Reseña: “Dios”

 

Dios             Dios

Título: Dios.

Autor: Eleuterio Fernández Guzmán.

Editorial: Lulu.

Páginas: 86.

Precio aprox.: 3.90 € en papel – 0.99€ formato electrónico.

ISBN: 5800122175076, papel; 978-0-244-30331-0, electrónico.

Año edición: 2017.

 

Los puedes adquirir en Lulu.

 

“Dios”,  de  Eleuterio Fernández Guzmán.

 

Continuamos con la publicación de textos dentro de la Colección Fe sencilla. Este libro pertenece al apartado de título Dios.

 

Vayamos, pues, con la reseña aunque, permítasenos, como ejemplo del libro, reproducir el apartado 1 de título “¿Es importante conocer a Dios?”

 

“Yo soy Yahveh, no hay ningún otro; fuera de mí ningún dios existe. Yo te he ceñido, sin que tú me conozcas,  para que se sepa desde el sol levante hasta el poniente, que todo es nada fuera de mí.  Yo soy Yahveh, no ningún otro;  yo modelo la luz y creo la tiniebla, yo hago la dicha y creo la desgracia, yo soy Yahveh, el que hago todo esto.”

(Is 45, 5-7)

  

Para un creyente en Dios Todopoderoso, si alguien le plantea la pregunta acerca de si es importante conocer a Dios manifiesta un gran desconocimiento de su fe por parte de quien eso ose preguntar. 

En realidad, la importancia de conocer a Dios es tan importante que no otra cosa debería hacer todo hijo suyo. 

La cosa, sin embargo, no resulta tan sencilla. Es decir, no es que sea imposible conocer a Dios sino que no somos capaces, muchas veces, de saber, a tal respecto, a qué atenernos. 

El texto bíblico con el que hemos dado comienzo a este capítulo es, ciertamente, una clara indicación de la necesidad que tenemos de conocer a Dios, de la importancia que tiene todo eso. 

Es decir, la propia Creación llevada a cabo por el Todopoderoso es una de las razones que nos deben impulsar a conocer a nuestro Creador. Y es que a través de ella sabemos, con seguridad absoluta, que Dios es sabio y que es Todopoderoso; también reconocemos que no tiene defecto alguno ni limitación alguna Quien eso es capaz de llevar a cabo. Pero no olvidamos que Dios es eterno y empezamos a comprender, con tal entendimiento, que algún día alcanzaremos la vida eterna. 

Hay, sin embargo, un instrumento espiritual que resulta esencial para conocer a Dios: la revelación. Y es que a través del conocimiento de la revelación de lo que Dios ha revelado a través de su Hijo Jesucristo alcanzamos a ver, con suma claridad, que Dios premia a los buenos con el Cielo y castiga a los malos con el Infierno. Pero también conocemos que en Dios hay tres personas que son, a saber, el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. 

Hay, sin embargo, algo que nunca debemos olvidar a tal respecto: Dios ama tanto a su semejanza (y todos somos sus hijos) que envió al mundo a Jesucristo para que el hombre, que había caído en una fosa inmensa, pudiese salvarse. Así, con eso, conocemos que Dios tiene un Amor más que especial por nosotros, sus hijos. 

No vaya a creerse, de todas formas, que no hay ninguna forma más de conocer a Dios. No. A través de la oración conocemos que Dios quiere una intimidad con cada uno de nosotros. Y la quiere porque ansía que estemos siempre a su lado y no lo abandonemos. Pero es que, como bien sabemos y aplicamos tantas veces, en la oración podemos dirigirnos a nuestro Padre del Cielo para presentar nuestras peticiones que, siendo cierto que no siempre son atendidas (¿Sabemos siempre lo que nos conviene?; Dios sí lo sabe) no por eso vamos a dejar de perseverar en las mismas. 

Todo esto, por decirlo así, se puede resumir en algo que, además, es un presupuesto, se presupone de nosotros, los hijos de Dios: debemos ansiar llevar una vida perfecta, santa, porque el Todopoderoso quiere que llevemos una vida santa. Por eso su Hijo dijo aquello de que debíamos ser santos como su Padre del Cielo era santo (cf. Mt 5, 48). 

Por tanto, resulta de vital importancia para nosotros, los creyentes en Dios Todopoderoso, conocer a Quien nos ha creado y nos mantiene aquí, en el mundo. Por eso debemos mantener en alto la voluntad de cumplir la que es del Creador porque es la única manera de mostrar y demostrar que lo conocemos, que lo hemos conocido y que eso lo vamos a tener en cuenta. 

De todas formas, hay algo que es muy sencillo y que tiene que ver con la necesidad de conocer a Dios porque sólo Dios puede llenar nuestro corazón y nuestra alma de esa felicidad que tanto ansía alcanzar el ser humano.  Y es que, siendo bien cierto que sólo se ama lo que se conoce, hay algo que es obvio: debemos conocer a Dios porque la felicidad está en Dios. Y si alguien pudiera pensar que eso no es posible para un ser humano, al menos que intente buscar y encontrar a Jesucristo que es lo mismo que buscar y encontrar a Dios. Así nos lo dice San Josemaría en el número 382 de su libro “Camino”:

 

“Al regalarte aquella Historia de Jesús, puse como dedicatoria: “Que busques a Cristo: Que encuentres a Cristo: Que ames a Cristo".

—Son tres etapas clarísimas. ¿Has intentado, por lo menos, vivir la primera?”

 

Buscar, encontrar y amar. Es un proceso que, a lo mejor, no resulta del todo sencillo. Sin embargo, de tal encuentro con el Hijo de Dios surge el amor verdadero hacia Quien nos ha creado. Por eso es tan importante conocer a Dios: porque nos conoceremos mejor a nosotros mismos. 

 

Por otra parte, les ponemos aquí el Índice de este libro:

Presentación                            

Conocer a Dios                     

1. ¿Es importante conocer a Dios?      

2. ¿Podemos saber de Dios; cómo?    

3. ¿Cómo es Dios?        

      

Esencia Metafísica de Dios          

 

4. ¿Qué significa que Dios es

infinitamente Perfecto? 

Esencia Física de Dios

          

5. Eternidad de Dios.                 

6. Divina Providencia de Dios.     

7. Misericordia de Dios.         

8. Omnipotencia de Dios              

 
Versículos de la Biblia relativos    

al conocimiento de Dios.

Salmo 27                    

Títulos de la colección “Fe sencilla”      

Eleuterio Fernández Guzmán

 Nazareno

Para entrar en la Liga de Defensa Católica

INFORMACIÓN DE ÚLTIMA HORA

A la venta la 2ª edición del libro inédito del beato Lolo

Segunda edición del libro inédito del beato Lolo

Ya está disponible la 2ª edición de Las siete vidas del hombre de la calle, libro inédito de nuestro querido beato Lolo. La acogida ha sido tal que hemos tenido que reeditarlo para atender la creciente demanda del mismo: amigos de Lolo y su obra, para regalar, para centros de lectura y bibliotecas, librerías,… innumerables destinos para los hemos realizado una segunda edición de hermoso e inédito libro.


Si aún no lo compraste o si aún no lo regalaste ¡ahora es el momento de pedirlo!
 
portada del libro Las siete vidas del hombre de la calle, segunda edición, del beato Lolo

Recuerda que, con la adquisición de estos libros…

  • … enriqueces la vida espiritual de quién lo lea.
  • … colaboras a difundir la obra y devoción hacia nuestro querido Beato Lolo.
  • … colaboras a sufragar los gastos de la Fundación.

Ahora puedes adquirir tu ejemplar de la 2ª edición del libro inédito del Beato Lolo, escrito en el año 1960, “Las siete vidas del hombre de la calle”, pidiéndolo en:

Teléfono: 953692408

E-mail: amigoslolos@telefonica.net.

Colaboración económica: 6 € + gastos de envío

¡No pierdas esta oportunidad!

 ……………………….

Por la libertad de Asia Bibi. 
……………………..

Por el respeto a la libertad religiosa 
……………………..

Enlace a Libros y otros textos.

……………………..

Panecillos de meditación

Llama el Beato Manuel Lozano GarridoLolo, “panecillos de meditación” (En “Las golondrinas nunca saben la hora”) a los pequeños momentos que nos pueden servir para ahondar en determinada realidad. Un, a modo, de alimento espiritual del que podemos servirnos.

Panecillo de hoy:

Dios es Creador pero es, sobre todo, Padre nuestro. 

Para leer Fe y Obras.

Para leer Apostolado de la Cruz y la Vida Eterna.

…………………………….

InfoCatólica necesita vuestra ayuda.

Escucha a tu corazón de hijo de Dios y piedra viva de la Santa Madre Iglesia y pincha aquí abajo:

 

da el siguiente paso. Recuerda que “Dios ama al que da con alegría” (2Cor 9,7), y haz click aquí.

Todavía no hay comentarios

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.