La Palabra del Domingo - 26 de febrero de 2017

 

 

 

Mt 6, 24-34

“24 Nadie puede servir a dos señores; porque aborrecerá a uno y amará al otro; o bien se entregará a uno y despreciará al otro. No podéis servir a Dios y al Dinero. 25 «Por eso os digo: No andéis preocupados por vuestra vida, qué comeréis, ni por vuestro cuerpo, con qué os vestiréis. ¿No vale más la vida que el alimento, y el cuerpo más que el vestido? 26 Mirad las aves del cielo: no siembran, ni cosechan, ni recogen en graneros; y vuestro Padre celestial las alimenta. ¿No valéis vosotros más que ellas? 27 Por lo demás, ¿quién de vosotros puede, por más que se preocupe, añadir un solo codo a la medida de su vida? 28 Y del vestido, ¿por qué preocuparos? Observad los lirios del campo, cómo crecen; no se fatigan, ni hilan. 29       Pero yo os digo que ni Salomón, en toda su gloria, se vistió como uno de ellos.30   Pues si a la hierba del campo, que hoy es y mañana se echa al horno, Dios así la viste, ¿no lo hará mucho más con  vosotros, hombres de poca fe? 31         No andéis, pues, preocupados diciendo: ¿Qué vamos a comer?, ¿qué vamos a beber?, ¿con qué vamos a vestirnos? 32 Que por todas esas cosas se afanan los gentiles; pues ya sabe vuestro Padre celestial que tenéis necesidad de todo eso. 33 Buscad primero su Reino y su justicia, y todas esas cosas se os darán por añadidura. 34 Así que no os preocupéis del mañana: el mañana se preocupará de sí mismo. Cada día tiene bastante con su propio mal.”

 

COMENTARIO

Saber a Quién hay que servir

 

Jesús sabía que la misión que tenía que cumplir tenía mucho que ver con el “despertar” de los corazones y las mentes de aquellos a los que había sido enviado. Por eso muchas veces recomendaba lo que era importante para aquellos que le escuchaban y, luego, a lo largo de los siglos, para los que, de una manera o de otra, hemos tenido conocimiento de aquello que dijo, de aquello que predicó. 

Pues bien, si había algo que fuera importante tener en cuenta era lo que tenía que ver con la consideración que Dios tiene de sus criaturas, los hombres, y de lo que eso significaba de cara a una existencia que iba, que va, más allá de lo que solemos pensar. 

Nos conviene, antes que nada hay que decir, saber a quién tenemos que tener como Señor de nuestra existencia. Luego, lo que venga después, será consecuencia de tal decisión y de tal elección. 

Así, de escoger al mundo con sus mundanidades, estaremos por lo carnal y no prestaremos atención a realidades espirituales porque las consideraremos algo inservible. En realidad, para tal forma de pensar, es verdaderamente inservible, no nos conviene ni nos interesa nada de nada, saber, por ejemplo, que hay y existe Dios y que nos mira, nos contempla y nos ama. 

Pero podemos escoger a Dios. 

Elegir a Dios y tenerlo en cuenta en nuestra vida sobre todas las cosas y amarlo con todo nuestro corazón y con toda nuestra mente no es, sólo (aún siéndolo) una realidad que se ve reflejada en las Sagradas Escrituras sino que es, más que nada, un pensamiento que nos lleva, directamente, a conocer la voluntad del Padre y, luego, a la vida eterna. 

Dice Jesús, sabiendo eso (y sabiéndolo siendo Dios) que no se puede servir a dos señores… 

En realidad, al único que podemos servir a quien es Único y es Todopoderoso. Lo demás ni nos conviene ni nos debería venir nada bien pues sabemos, por otra parte, lo que conlleva olvidarnos de Dios: nos estamos labrando la muerte eterna. 

No podemos, pues, servir, al mundo sino a Dios y sólo a Dios. 

Además, esto es tan así que dependemos de la Providencia del Creador. Jesús bien lo dice con los ejemplos que ponen y a los que se podrían añadir muchos otros pues la creación es grande y a cualquiera se le ocurrirían más y más. Y es que Dios cuida de lo que creó pues nunca ha dado de lado a su creación. 

Y hay algo más que es, además, muy importante.

 Jesús, que conoce todo y que sabe lo que hay más allá de este mundo, querría que todos acudiésemos a la Casa del Padre y al Cielo, morada definitiva de las almas que alcanzan al Padre Eterno. Por eso nos recomienda que busquemos al Reino de Dios y lo que eso supone. De lo demás nada debería preocuparnos por muy importante que nos pueda parecer la tal nada. 

Buscar a Dios y a su justicia… no es mala recomendación venida, precisamente, de Dios mismo.

PRECES 

Por todos aquellos que no prefieren el mundo a Dios.

Roguemos al Señor.

Por todos aquellos que no quieren acumular para la vida eterna.

Roguemos al Señor.

ORACIÓN

 

Padre Dios; ayúdanos a vernos repletos de ansias por buscarte, encontrarte y amarte en tu creación. 

  

Gracias, Señor, por poder transmitir esto.

 

El texto bíblico ha sido tomado de la Biblia de Jerusalén.

  

Eleuterio Fernández Guzmán

 Nazareno

INFORMACIÓN DE ÚLTIMA HORA

A la venta la 2ª edición del libro inédito del beato Lolo

Segunda edición del libro inédito del beato Lolo

Ya está disponible la 2ª edición de Las siete vidas del hombre de la calle, libro inédito de nuestro querido beato Lolo. La acogida ha sido tal que hemos tenido que reeditarlo para atender la creciente demanda del mismo: amigos de Lolo y su obra, para regalar, para centros de lectura y bibliotecas, librerías,… innumerables destinos para los hemos realizado una segunda edición de hermoso e inédito libro.


Si aún no lo compraste o si aún no lo regalaste ¡ahora es el momento de pedirlo!
 
portada del libro Las siete vidas del hombre de la calle, segunda edición, del beato Lolo

Recuerda que, con la adquisición de estos libros…

  • … enriqueces la vida espiritual de quién lo lea.
  • … colaboras a difundir la obra y devoción hacia nuestro querido Beato Lolo.
  • … colaboras a sufragar los gastos de la Fundación.

Ahora puedes adquirir tu ejemplar de la 2ª edición del libro inédito del Beato Lolo, escrito en el año 1960, “Las siete vidas del hombre de la calle”, pidiéndolo en:

Teléfono: 953692408

E-mail: amigoslolos@telefonica.net.

Colaboración económica: 6 € + gastos de envío

¡No pierdas esta oportunidad!

………………………

Por la libertad de Asia Bibi. 
……………………..

Por el respeto a la libertad religiosa. 
……………………..

Enlace a Libros y otros textos.

……………………..

Panecillos de meditación

Llama el Beato Manuel Lozano GarridoLolo, “panecillos de meditación” (En “Las golondrinas nunca saben la hora”) a los pequeños momentos que nos pueden servir para ahondar en determinada realidad. Un, a modo, de alimento espiritual del que podemos servirnos.

Panecillo de hoy:

Hay que estar más que ciego para servir al mundo antes que a Dios. 

Para leer Fe y Obras.

Para leer Apostolado de la Cruz y la Vida Eterna.

…………………………….

InfoCatólica necesita vuestra ayuda.

 

Escucha a tu corazón de hijo de Dios y piedra viva de la Santa Madre Iglesia y pincha aquí abajo:

 

da el siguiente paso. Recuerda que “Dios ama al que da con alegría” (2Cor 9,7), y haz click aquí.

Todavía no hay comentarios

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.