¿Sincretismo en la diócesis valentina?

Un apostolado muy singular

Jesús Belda nació en Vallada (Reino de Valencia) en 1959, se ordenó sacerdote en 1984, y tras pasar 6 años en Cuba, ha dedicado esfuerzos diversos al auxilio a la Iglesia en esa isla. Actualmente es párroco en su pueblo natal y director de la revista Cresol , órgano de la Unió Apostólica del Clergat (Unión Apostólica del Clero) valenciano, una de las más importantes organizaciones regionales de clérigos nacionalistas valencianos, cuya principal actividad conocida es el impulso al empleo del valenciano normalizado en la liturgia y medios eclesiales (véase esta dirección). También han publicado artículos y entrevistas suyas en portales como Redes Cristianas o Atrio. Asimismo trabaja en la integración de inmigrantes africanos junto a otros sacerdotes y laicos en la Asociación Valenciana de Solidaridad con África.

Con ese objetivo, hace un tiempo dicha asociación logró la cesión de una parcela, llamada “Pinar dels Sants”, donde se han puesto en marcha proyectos para inmigrantes, como talleres de bioconstrucción y permacultura. He tenido que mirar lo que son por internet y, sintetizando mucho, se trata de construcción y agricultura ecológicamente sostenibles.

Nada hay contra de la doctrina y las sanas costumbres en defender la introducción de una lengua vernácula en la liturgia (toda vez que es legal su uso desde el Concilio Vaticano II), o la promoción de cultivos más o menos ecológicos. En el pasado, cuando la evangelización estaba hecha, y la ratio de sacerdotes y religiosos por 100 habitantes era mucho más baja que ahora, era frecuente encontrar clérigos que empleaban sus conocimientos aprendidos en el seminario para todo tipo de estudios que poco tenían que ver con su oficio religioso: desde astrónomos a lingüistas, pasando por botánicos o historiadores. Pero me pregunto si, en una sociedad mayoritariamente secularizada, en la que la apostasía avanza a pasos agigantados, pueden ser esas las inquietudes por las que sea mayormente conocido un párroco. Máxime un párroco que dirige el órgano oficial de la Unión Apostólica del Clero. ¿No debería ser la reevaneglización de la sociedad, la conversión de los pecadores, una urgencia lacerante en nuestros días y en nuestro país? Al menos, antes que otras iniciativas.

La respuesta la tengo cuando la prensa contaba hace apenas 3 semanas que se ha puesto en marcha en dicha finca un proyecto llamado la Catedral de la Natura (catedral de la naturaleza en castellano) de “diálogo interreligioso e interconfesional”, consistente en un templo ecuménico, una sinagoga, una mezquita y un “ágora”. Lo del ágora es de suponer que para personas que no tengan religión alguna, aunque, bien pensado, el no-dios está en todas partes, así que no veo porqué necesitarían un espacio específico. En fin.

Digamos pues que el reverendo don Jesús no tiene a la evangelización de los inmigrantes del Sahel (entre los que sin duda hay muchos musulmanes, cristianos protestantes y algunos animistas, además de católicos), como una de sus prioridades. Actualmente el proyecto sólo son solares marcados en el suelo “acotados por elementos naturales como piedras, troncos, maderas y cañizos”, en palabras del sacerdote.

Obviamente, no comparto ni la iniciativa ni su oportunidad (sin contar con el impropio uso de la palabra “catedral”). No encuentro sentido a que sacerdotes y seglares católicos se dediquen a buscar financiación para construir mezquitas, sinagogas o templos para corrientes cristianas cuyo único nexo en común es rechazar a la Iglesia católica y al papado. Me parece deleznable que clérigos y fieles católicos se empleen en construir una “catedral” sincrética que induce a grave confusión. De hecho, me parece esencialmente contraproducente, pues da a entender que todas las religiones son iguales, un ideal puramente ateo-escéptico.

Para poder levantar los templos previstos, hace falta financiación. Para ello, don Jesús se ha puesto en contacto con el arzobispado valentino, y hete aquí que el día 20 de enero pasado, su eminencia reverendísima el cardenal-arzobispo de Valencia, don Antonio Cañizares, dio su espaldarazo al proyecto, acudiendo (acompañado de periodistas, claro está) a respaldar simbólicamente los trabajos con la bendición de un pequeño monumento en cerámica valenciana dedicado a la encíclica Laudato Sii. Tuvo unas palabras muy oportunas en el breve acto: “junto a los preferidos de Dios, los más necesitados y a las distintas confesiones, el Espíritu Santo haga que nuestra fe se reavive y así nos reconciliemos con el mundo y nuestra casa común, que es la naturaleza”, y por “el cuidado de la madre tierra”.

Supongo que los asistentes eran todos católicos, o bien muy discretos, pues salvo el cristianismo, no hay religión que crea en el Espíritu Santo, de modo que la primera petición carece de sentido para los musulmanes y los judíos que van a ocupar la mezquita y la sinagoga previstas. Por otra parte, desconocía que estuvieramos “peleados con el mundo” (¿el mundo en sentido geológico, teológico, antropológico?) y que hubiéramos necesidad de “reconciliarnos” con él (en este caso, prefiero suponer que no se trataba del mundo en sentido teológico). Tampoco me atrevo ya a preguntar de cuál naturaleza habla monseñor cuando se refiere a la “casa común”. De la “madre tierra” sí había oído hablar: se trataría de la diosa primigenia, madre de la vida.

Sin duda se trata de mi torpe entendimiento. Seguro que si tuviera la oportunidad de hablar en persona con su eminencia reverendísima, me lo aclararía.

Por cierto, he extraído los datos de estas tres crónicas: una de un periódico generalista regional, otra del ayuntamiento del pueblo (en valenciano) y la última de la agencia católica Aciprensa.

Me evoca este proyecto (naturalmente, en un plano mucho más modesto) al templo ecuménico el Salvador que en su momento planeó el arzobispado de Valencia en la playa del pueblo valenciano de Oliva (para que los turistas protestantes pudiesen también usarlo) a iniciativa del arzobispo don Agustín García-Gasco (q.e.p.d). Una obra cuasi faraónica, con base de 8.000 metros cuadrados en un solar de más de 25.000 (junto a varias mega-urbanizaciones), en suelo cedido por el ayuntamiento local en manos entonces del partido popular en 1998, y que pese a la subvención concedida por la propia Generalitat (nada menos que 4,8 millones de euros) no salió adelante por no lograr reunir el dinero necesario (15 millones presupuestados). Pasados 5 años de la fecha tope que el contrato de cesión marcaba, el ayuntamiento de Oliva (con mayoría diferente) acudió a los tribunales y ganó el juicio para recuperar el solar en 2009. Me pregunto cuánto dinero de los valencianos (católicos y no católicos) habrá costado esta fracasada iniciativa, entre cimentaciones y abogados.

_

Los guiños interreligiosos

Por si tenía dudas, no obstante, su eminencia reverendísima convocó hace apenas un mes un encuentro interreligioso en el salón de actos de la facultad de teología de la universidad católica san Vicente Ferrer de la ciudad de Valencia para orar por la paz en “Tierra Santa, esa zona donde está desatada de forma tan cruel la violencia, ante el despiadado conflicto en aquella región y otras regiones del mundo, como Irak, Afganistán o Nigeria”. Habrá que suponer que la tierra donde “está desatada de forma tan cruel la violencia” es Siria, pero vale.

Ante todo, sorprende la declaración de don Antonio María, que ha sido resaltada por los medios como titular: “ninguna religión fomenta ni alienta la violencia”.

Dejando de lado los literarios- pero históricos- casos de algunas sectas religiosas como los thugs estranguladores adoradores de la diosa Kali en la India, o los Nizaríes o Hashshahin (de ellos proviene la palabra “asesino” para más señas) chiíes ismaelitas del célebre “Viejo de la Montaña”, lo cierto es que son muchos los casos de sectas religiosas que emplean la violencia como instrumento.

De hecho, la propia Iglesia autoriza el empleo de la legítima defensa personal y social (véase el CIC 1909) cuando el Bien Común y la seguridad y el orden social están amenazados. Los puntos 2263 a 2267 del Catecismo se dedican, precisamente, a este asunto, y legitiman el uso de la fuerza con una serie de condicionantes: que sea imprescindible, que sea proporcionada, que sea decretada por la autoridad legítima, que cese cuando se recobre el orden perdido, etc. Ello implica que, en casos seleccionados, el uso de la violencia como medio defensivo puede estar justificado para un católico. Naturalmente, ello no es fomentar la violencia, pero tampoco excluirla categóricamente y sin matices, como de una primera lectura apresurada de las declaraciones del cardenal-arzobispo parece desprenderse. Hablar de cosas complejas de forma simplista en la actual sociedad es el camino directo a titulares burdos y desinformación garantizada a los sencillos.

Hubiese sido más sencillo que directamente se dijera que el islam no alienta ni fomenta la violencia, dado que es precisamente la secta salafista (una rama radical de la ya radical de por sí escuela coránica hanbalí) la que, por medio de diversos grupos terroristas, lleva más de 40 años, y sobre todo los 20 últimos, dedicándose a asesinar, torturar, extorsionar, secuestrar y violar a sunníes poco devotos (a su juicio), chíies e “infieles” (sobre todo cristianos nativos) en muchos territorios del mundo donde la Sunna es mayoritaria, sin privarse de graves atentados en otros países, so excusa de la yihad o “guerra santa”, que es de lo que realmente se trataba.

Aunque me pregunto qué necesidad tenemos de hacer la cobertura al islam en España. Más allá del obligado respeto por las personas, la cortesía y la firme voluntad de llevar una buena relación institucional, me pregunto porqué es necesario o bueno para la Iglesia católica en Valencia montar este disimulado soporte al islam. ¿Porque el catolicismo y el islam son ambas religiones? También el culto a la santa muerte, o la brujería vudú, pretenden comunicar a los seres humanos con el mundo sobrenatural. ¿También hemos de soportar cualquier cosa que hagan?

Me caben muchas reservas acerca de la necesidad de este apoyo al islam por parte del arzobispado de Valencia. Me caben muchas más acerca de la renuncia a la violencia de la enseñanza musulmana en general, a pesar de los insistentes mensajes de los mass media repitiendo machaconamente que “el islam es una religión de paz”. El AlCorán no excluye la violencia y la guerra como instrumentos de defensa y de propagación del mensaje de Mohammed (de hecho, la mayor parte de los países musulmanes fueron adoctrinados por la espada). De modo que la legitimidad de su aplicación es contingente para los doctores de la ley islámica, y por ello han existido, y existen, muchos imanes que defienden diversos grados de violencia, incluyendo la yihad salafista. Una cosa es que la mayor parte de los musulmanes de a pie sientan horror ante la agresión, el asesinato y la barbarie, como cualquier persona. Otra muy distinta afirmar que el islam no alienta ni fomenta la violencia.

Pero no entraré más a fondo en dicho debate, pues entiendo que simplemente su eminencia reverendísima, el señor cardenal-arzobispo ha tratado de mandar al Occidente ateo-escéptico local un gesto contra la violencia y la guerra que reunía a todas las confesiones religiosas, para que no se asocie religión con violencia.

En realidad, la violencia acompaña al hombre desde la expulsión del paraíso y el asesinato de Abel por Caín, y mancha cualquier actividad, iniciativa o idea humana que se aparte de la Verdad revelada por Dios. Y eso incluye también a las religiones. Sobre todo a las falsas. A mi juicio, un poco de enseñanza cristiana sobre el asunto sería más eficaz que una colección interminable de gestos bienpensantes. Y de cara a la galería, con perdón. Uno cree que tal vez, quizás, es posible, que esa sea la misión de un obispo católico.

Por otra parte, comprendería estos gestos en aquellas situaciones en las que la religión juega un papel en un conflicto, bien como raíz, bien como excusa. Sin duda sería muy beneficioso que declaraciones como esta fuesen pronunciadas por ejemplo por obispos católicos y ortodoxos en Ucrania, o por obispos cristianos e imanes musulmanes con peso en Siria, Irak, Nigeria, República Centroafricana y tantos otros sitios donde los mártires cristianos derraman su sangre continuamente. O por ejemplo por los mismos junto a rabinos respetados en Israel, cuyo conflicto permanente con los palestinos es una gangrena sangrante desde 1948. Tampoco estaría de más que los líderes hinduistas de Orissa y otros estados de la India realizasen una declaración similar con imanes y obispos cristianos. O los sacerdotes budistas con los mismos en Tailanda. Etcétera, pues la lista se podría alargar mucho (sin contar las persecuciones de regímenes comunistas como el chino o el norcoreano a día de hoy).

Pero ¿en Valencia? ¿Qué conflicto religioso tenemos en mi querida región para merecer semejante despliegue interreligioso? ¿Acaso hay tensiones o altercados entre católicos, judíos, musulmanes, otros cristianos… hindúes, en Valencia? Por supuesto que no. La única reunión por la paz que tendría algo de sentido sería la de don Antonio con algún dirigente anarquista en la que este se comprometiera a terminar con las pintadas amenazantes en iglesias, las agresiones a sacerdotes y religiosos, los destrozos y conatos de incendio, o las performances blasfemas en nuestros templos. O con algún sacerdote negro satánico, asegurando que no iba a haber más profanaciones ni destrucción de cruces ni robo de hostias consagradas en nuestras tierras… que esas son las tensiones religiosas que sí están sucediendo actualmente en el reino valentino.

Inciso: que nadie se escandalice por nombrar una declaración conjunta con satanistas. Si un cardenal puede llamar hermanos a los masones, y decir que compartimos con ellos valores comunes, con mayor motivo a los cultistas diabólicos, a los que nos unen verdades profundas: ambos creemos en Dios y en el demonio. No se puede decir lo mismo de cualquier otra sociedad secreta.

Esa diferencia me hace pensar también que el acto interreligioso del otro día, amén de confuso, es innecesario, y un tanto efectista. Me pregunto a quién le importa en España (no digamos en el resto del mundo) que un montón de líderes religiosos se reúnan en una universidad a proclamar la paz en Siria o Irak.

Por último, me llama la atención el batiburrillo de invitados a esta oración por la paz. Además del señor arzobispo-cardenal, había representantes de la comunión anglicana, de la iglesia ortodoxa griega y de la unión evangélica. La ruptura de la que Cristo quiso fuese Iglesia única es una herida dolorosa y lacerante para los católicos. Dicha separación no es meramente superficial: desde el mero cisma hasta la herejía más profunda, son muchas las razones teológicas, litúrgicas o disciplinares que nos separan. Las conversaciones para la reunificación (cuyo fin siempre será la reintegración amorosa en la Iglesia católica de nuestros hermanos equivocados), llevadas a cabo por comisiones teológicas bilaterales, son siempre discretas. El ecumenismo es una acción deseable, pero que se debe hacer con el recato debido. Las ostentaciones continuas, innecesarias y llenas de buenas palabras de prelados de la Iglesia con cismáticos o heresiarcas son a mi juicio contraproducentes, por dar carta de normalidad a lo que jamás debería de dejar de ser considerado una anormalidad. Por presentar como definitivo lo que, en términos escatológicos, no es sino una separación temporal.

Si las acciones públicamente ecuménicas pueden tener un valor positivo puntual (pensemos en la reunión del papa Francisco con el patriarca fociano de Moscú, Cirilio), lo que no se entiende es la ligereza con la que se convocan reuniones con rabinos judíos o imanes musulmanes. Habrá que recordar que unos para otros, judíos, cristianos y musulmanes somos infieles. Para los judíos, nosotros seguimos una secta nazarena, y para los musulmanes, somos obstinados renuentes que nos negamos a aceptar la revelación hecha a Mahoma. En algunas suras del AlCorán (lo cual revela su origen humano) se pide que se nos respete, como “religión del Libro”, mientras en otros se anima a exterminarnos si no nos convertimos al Islam. En aquellos países donde son la religión dominante, ni los cabecillas judíos ni los musulmanes hacen nada por aparecer junto a los cristianos para darles carta de legitimidad. Como digo anteriormente, toda medida de buena convivencia y cortesía es imperativa. Pero de ahí a darles una posición preeminente, en pie de igualdad con la religión verdadera, media un abismo. Máxime cuando es totalmente innecesario, como es el caso de la archidiócesis valentina, donde no existen conflictos religiosos.

Pero lo más sorprendente es invitar a estos saraos a representantes del budismo (sea zen, o lamaísta), o del hinduísmo, que en Valencia son marginales y en la mayoría de los casos asociados a poblaciones extranjeras. El budismo es una filosofía trascendente y, en sí misma, atea. Por tanto, cabría hablar de espiritualidad, pero jamás de religión (que no es sino la relación del hombre con Dios). En cuanto al hinduísmo, es un politeísmo idólatra, un tipo de fe directamente condenado en las Escrituras (Antiguo y Nuevo Testamento) y en diversos documentos magisteriales. ¿Qué declaraciones conjuntas podemos hacer con ateos e idólatras? ¿No son, en sí mismos, lo opuesto a la Buena Noticia? Si proclamamos juntos nuestro amor a la paz con budistas e hinduístas, ¿por qué no hacerlo con chamanes animistas, con druidas neopaganos de la wicca o con adoradores del fuego zoroastrianos? O, ya que estamos ¿por qué no hacerlo junto a sociedades de cazadores, orquestas filarmónicas o grupos antitaurinos?

¿O acaso no ve el señor cardenal-arzobispo que lo más sencillo para el que presenta esta noticia en los medios de comunicación, o el que la lee y está escasamente formado, es considerar que todas las religiones son lo mismo, y que todas están en pie de igualdad, o, aún más probable, que todas dicen la verdad y que- al contradecirse- todas mienten?

No sé lo que pensará don Antonio. Yo le voy a decir lo que la mayor parte de mis amigos bautizados y apóstatas de facto entenderán: que el sincretismo religioso que hoy en día se alienta desde todos los organismos mundiales es aceptado y promovido en Valencia por la Iglesia católica.

No tengo duda de que si su eminencia reverendísima tuviera la ocasión de hablar conmigo, me explicaría convincentemente el porqué de estos gestos que inducen a confusión sincretista, aclarando mis dudas y despejando las posibles zozobras que un católico seglar de a pie siente al leer estas noticias de confusión religiosa.

Si yo tuviese la oportunidad de hablar con él, le diría que tiene una misión mucho más grande, más importante, y más genuina para un sucesor de los apóstoles que la de aparentar dar a entender que todas las religiones son más o menos lo mismo. Le diría que conozco a muchos valencianos, feligreses y no feligreses, enfermos de materialismo, con una relación totalmente rota con Dios, alejados de Cristo, ignorantes en materias de fe, confundidos y engañados por las ideologías de lo contingente, aterrados ante la muerte, sedientos de lo trascendente sin apenas ser conscientes, salvo por el vacío existencial de sus vidas, huérfanos de guías que les ayuden a marchar por los caminos del Bien, la Verdad y la Belleza. Le diría que lo que necesitan de sus pastores es que les enseñen los caminos de Nuestro Redentor, únicos que dan vida eterna; que necesitan que les expliquen el catecismo de los cristianos, adaptado al lenguaje que cada uno pueda entender, pero sin ocultar una coma o tilde del mensaje de Cristo; que el mundo les tiene intoxicados y ahogados de metas cortas, anhelos vulgares y exclusivamente terrenales, ahítos de apetitos materiales (insaciables a la postre) como único móvil de su existencia, desorientados por un torrente de mensajes que les impulsan a producir más, a consumir más, y a buscar la felicidad en lo efímero y banal.

Que las palabras de sus pastores no pueden ni deben confundirse con un mundo que ignora a Dios, que se burla de Cristo y sus sacramentos. Muy al contrario, deben ser radicalmente diferentes, pues cuanto más se aleja el mundo de Dios, más lejos del mundo hemos de quedarnos los que amamos a Dios.

26 comentarios

  
O. V.
Observo una grave falta de discernimiento en los sacerdotes y obispos de nuestro tiempo, manifestada desde el primer Sinodo de la Familia. Si no fueron capaces de discernir el verdadero mal que afecta a la raíz de las familias para ayudarles a mantenerse unidas, ¿por qué habrían de discernir adecuadamente en esto?
No hay discernimiento porque no se está buscando la Verdad donde se la puede encontrar. El que es de la Verdad oye la voz de Cristo. Estos son cantos de sirena, pero es una sirena muy bien disimulada, para que no parezca que lo es. Una sirena que está intentando expulsar a Cristo de su Iglesia. Solo así se puede hacer esto.
Gracias por comentar esto.
11/03/16 10:32 PM
  
Luis Fernando
Ay, ay, ay....

El día menos pensado el Señor hace algo con su Iglesia. Y gordo.
11/03/16 11:05 PM
  
Juan Andrés
Estimado Luis, transitamos una época de tanta irracionalidad en la cual todo el tiempo hay que explicar lo obvio. Leyendo algo de historia de la Iglesia siempre me ha impresionado la, quizás, facilidad, con la que personas consagradas a Dios se dejan llevar por las ideas o ideologías del momento, dejando de predicar a Jesucristo. Pasó desde el arrianismo en adelante, y estos tiempos no son excepción. Ya pondrá Dios fin a todo este descalabro, de una manera u otra.
11/03/16 11:37 PM
  
Santiago Clavijo
El sincretismo religioso es la super-herejía de la New Age, la religión universal que prepara el camino del Anticristo para el Gobierno mundial.
En Garabandal-Cantabria (18 Jun 1965), 2º Mensaje de la Virgen del Carmen:
"Como no se ha cumplido y no se ha dado mucho a conocer el mensaje del 18 de octubre de 1961, os diré que éste es el último. Antes la copa se estaba llenando, ahora está rebosando. Los Sacerdotes, Obispos y Cardenales van muchos por el camino de la perdición y con ellos llevan a muchas almas. A la Eucaristía cada vez se le da menos importancia. Debemos evitar la ira de Dios sobre nosotros con nuestros esfuerzos. Si le pedís perdón con alma sincera, Él os perdonará. Yo, vuestra Madre, por intercesión del Ángel San Miguel, os quiero decir que os enmendéis. Ya estáis en los últimos avisos. Os quiero mucho y no quiero vuestra condenación. Pedidnos sinceramente y nosotros os lo daremos. Debéis sacrificaros más, pensad en la Pasión de Jesús".
12/03/16 9:03 AM
  
Rosa María
Querido Dr. Amorós (fui paciente suya): Dice que "Cresol" es una de las más importantes publicaciones del clero nacionalista valenciano (nacionalista-separatista). Y "Saò" , que nació en el seno de una parroquia de Valencia... Y los "Capellans -o retors, no se- del dissabte" Estos no se si tienen publicación o no pero ¿es que solamente son sacerdotes-curas los sábados y los demás días no?

Usted tendrá más información sobre el tema que yo no tengo para poder comentar.

Le agradezco el artículo. A ver si espabilamos los católicos valencianos.

Laudetur Iesus Christus.



----------

LA

Estimada Rosa, no tengo más información que usted para poder juzgar la labor pastoral de "els retors dels dissabtes" u otras organizaciones similares. Sí sé que son conocidos principalmente por su labor en pro del uso del valenciano en la liturgia y su cercanía a grupos sociales nacionalistas. No conozco otras de sus iniciativas.

Un cordial saludo.
12/03/16 10:12 AM
  
Almudena 1
Esto es "la primavera" que andaba hundiendo hace tiempo, la que logró desplazar a ese "gran otoño" tan fustigado e incomprendido. Un otoño que ya sólo reza, apartado y silente. Y va dando sus frutos, para muchos, los llamados otoñales, amargos, ácidos y podridos. Una "primavera" que nos ofrece la manzana aquella que un día ofreció en el Paraíso. ¡Dios no permita que todos la muerdan!
Gracias por mantenernos alerta.
Saludos.
12/03/16 7:48 PM
  
gringo
-En serio estás comparando religiones milenarias como el budismo y el hinduismo con asociaciones de cazadores y orquestas filarmonicas?.
Luego hablamos de respetar los sentimientos religiosos.
Cuando yo era católico me enseñaron que una cosa es la verdadera religión y otra la religión verdadera.
Que la Iglesia católica se reconoce como la única religión verdadera, es decir la única que garantiza la salvación, pero también reconoce que hay verdaderas religiones es decir grupos humanos con sus ritos, clero, sistema de creencias, lo suficientemente serias como para ser consideradas religiones diferenciadas de simples sectas engañabobos o asociaciones de otro tipo, y con las que se puede mantener un diálogo interreligioso.
Igual también está de más hacer referencia a que el budismo y el hinduismo suelen estar asociados a extranjeros. Algo malo hay en eso? .
Acaso el cristianismo nació en Europa? .
Y en India y Japón no se ve también al cristianismo como algo que viene de fuera, y no se quejan uds de ese desprecio? .
Qué tendrá que ver digo yo para invitarlos a lo que sea.
A lo mejor el arzobispado tiene que pedir que se lleve el DNI.


-Reunirse con alguien no es ponerlo en pie de igualdad.
Que entonces habría que rechazar todos los textos empezando por el Vaticano II que invitan al diálogo interreligioso, y reformar la curia y acabar con todos esos órganos de diálogo y ecumenismo, y protestar cada vez que un Papa visite una sinagoga o una mezquita.
Y que no hay que esperar a que haya un conflicto religioso para dialogar en contra de dichos conflictos, porque para eso existe el verbo prevenir.
No veo nada malo en ponernos de acuerdo en que las personas sean ateas o creyentes deberíamos respetarnos y que en las discusiones la sangre nunca debe llegar al río.
12/03/16 10:20 PM
  
Palas Atenea
Me parece, gringo, que has dejado a un lado tus intervenciones históricas para meterte en otras que no competen a un ateo. Hablar contigo está bien, lo mismo que con un budista, pero cuando tengamos tiempo y ganas. Lo primero son la misa, los sacramentos, el rosario, el via-crucis, las meditaciones y todo aquello que corresponde a nuestra fe; si los sacerdotes se dispersan organizando encuentros interreligiosos, ecumenismo a tutiplén y cosas por el estilo puede que no tengan tiempo para meterse en un confesionario y menos ahora que son pocos.
Lo más importante no es contrastar con otros pareceres sino cimentar nuestra fe.
En mi parroquia observé que hacía años no rezábamos el Credo Nicenoconstantinopolitano y le pregunté la razón al párroco, el cuál me contestó que era un tratado de teología difícil de entender? Mi madre me pidió que se lo escribiera porque empezaba a olvidarlo y lo rezábamos las dos. Entonces le pregunté a ella qué veía en ese credo que el otro no tuviera y me contestó: "Es el Credo de la Trinidad, especifica mucho más que el otro quién es el Espíritu Santo porque dice: "Creo en el Espíritu Santo/Señor y Dador de vida/que procede del Padre y del Hijo/que con el Padre y el Hijo/recibe una misma adoración y gloria/y que habló por los profetas", mientras que el de los Apóstoles sólo dice: "Creo en el Espíritu Santo"; gracias a este Credo no olvido La Trinidad"
Mi madre invirtió toda su vida en ser católica, era respetuosa con todos pero se centró en lo suyo y, gracias a ella y a mis familiares, puedo leer a los Padres de la Iglesia, que son muchísimos. Para lo demás no tengo tiempo y mi interés es muy limitado.
Mucho me temo que los católicos metidos en esos mejunjes interreligiosos presten menos atención a su propia fe de la que debieran para picar de allí y de aquí sin enterarse de nada.
13/03/16 10:36 PM
  
Palas Atenea
Además esos diálogos, como todo, son parciales y casi siempre van dirigidos al Islam o a las religiones orientales, que son las que molan; en cambio a los testigos de Jehová estoy autorizada por el mismo cura interconfesional para darles con la puerta en las narices; por no hablar de ti mismo, gringo, y las ganas que tienes de hablar con los creacionistas norteamericanos a los que continuamente fustigas. Yo les dejo a todos en paz, pero les digo aquello que decía mi padre: "desde que te vi venir/te conocí la ventaja/tú serás buen albañil/pero a mi no me trabajas".
Los teólogos que no tienen más nada que hacer que su teología pueden reunirse con quién quieran, pero el resto de los mortales no estamos para aventuras exóticas.
13/03/16 10:47 PM
  
Chimo de Valencia
Excelente artículo, Luis Ignacio, de esos que merece guardar. Lo que hace el sr. Cañizares Llovera con la diócesis valentina hubiera sido impensable antes de marzo del 2013, pero es lo que se espera una persona que siguiendo a Francisco también quiere una Iglesia "pobres y para las pobres". Pobre de razones, de argumentos y de medios económicos para evangelizar e iluminar al mundo desde la fe.
14/03/16 1:49 PM
  
Mª Pilar Villanova Borja
Puede usted perfectamente escribirle una carta al Sr. Arzobispo Cañizares. Mi marido lo ha hecho en dos ocasiones, por lo menos, y le han respondido (creo que las dos veces). A veces pensamos que están muy alejados de nosotros y que, con la gran cantidad de cartas que se supone que recibirá, es imposible que tan siquiera lea la nuestra, pero no tiene porqué ser así.
Le animo a que no se quede con la duda y lo intente. Los sacerdotes también necesitan de la corrección fraterna, y creo sincerametne que el Su Eminencia la podría aceptar con humildad.
Un saludo

------------

LA

Estimada Pilar, más que hacer una corrección fraterna al señor arzobispo, lo que estoy es confundido. No estoy seguro de que don Antonio se equivoque. Sencillamente, no lo entiendo.
El artículo no pretende ser una reprimenda, o una queja, sino una reflexión en voz alta.

Un saludo.
14/03/16 2:17 PM
  
JUAN NADIE
GRINGO
Es que es superior a tus fuerzas, me descuido un momento y estas hablando de religión y de ecumenismo.
¿Pero no decías que un ateo como tu estaba en este portal por política?

Por cierto si a estas alturas hay que explicarte la reducción al absurdo que hace el autor al hablar de las sociedades de cazadores, mal vamos. No supone ningún desprecio a ninguna religión.
14/03/16 4:09 PM
  
JUAN NADIE
Magnifico post aunque siento discrepar en una cosa, yo creo que si me reuniera con Cañizares seguiría siendo incapaz de explicarme y mucho menos de convencerme de que no esta haciendo el [...].
Se supone que Cañizares no es malo, así que no me quiero imaginar los que son peores.
En otro portal están comentando las memorias de Sebastian y es horroroso comprobar el nivel de obispos que no son considerados de los malos. No me extraña que el rebaño este desperdigado con estos pastores.

---------

LA

Edito un adjetivo tal vez un tanto excesivo.
14/03/16 4:13 PM
  
JUAN NADIE
GRINGO
No entiendes lo que es el ecumenismo, aunque cites el Vaticano II, lo cual hasta cierto punto es lógico, lo que no es lógico es que pretendas dar lecciones de ello aquí.
En tu caso lo mas lógico sería dar lecciones de ecumenismo en un foro ateo planteando opciones de dialogo con los creyentes.

Aunque tu problema es que eres marxista, y por tanto si eres coherente tu no deberías considerar al creyente el otro, sino un enemigo de clase al que hay que exterminar o someter. Es una postura muy parecida a la del islamismo radical.
Notese que no acuso y que hablo en condicional.

Y por cierto donde este oir a una buena filarmónica que se quiten todos los diálodos ecuménicos.
No voy a quitar la errata, la mayoría de los supuestos diálogos ecuménicos son eso lodos, ruido, basura, promovida por enemigos de la Igleisa o por retrasados con insuficiencia mitral y síndrome de Estocolmo con muy poco sentido común.
14/03/16 4:23 PM
  
gringo
JUAN NADIE:

1) Participo en este post porque me da la gana y Luis me lo permite.
No tengo que darte más explicaciones.
Aunque veo que te has autonombrado sheriff de esta web.
En cualquier caso puedo añadir que la religión no es algo exclusivo de los creyentes porque no sereis de este mundo pero estais en el.
Si tú mismo afirmas que los hijos de los no creyentes deberían dar clase de religión.
Como español me interesa que en mi país no haya conflictos religiosos.
Y como persona interesada en las religiones, para lo que no hace falta ser creyente como no hace falta ser ateo para estudiar el ateismo, me chirría que se ponga a religiones más antiguas que el cristianismo y con miles de millones de seguidores, a la altura de un club de caza.

2) No conozco ningún documento doctrinal sobre el diálogo con orquestas filarmonicas.
Sí conozco la declaración Nostra aetate del Vaticano II y la encíclica Ut unum sint de san Juan Pablo II.
Pero como soy ateo no tengo por qué hacerles caso.
Lo raro es que algunos que van de super católicos siempre dentro de la doctrina y obedientes al magisterio, y cum Petro y sub Petro etcetc, luego digan lo que dicen del diálogo interreligioso y el ecumenismo.
14/03/16 8:48 PM
  
JUAN NADIE
GRINGO
Me obligas a explicarte lo de la sociedad de cazadores.
Desde el punto de vista católico, y en los tiempos de confusión generalizada y tan promovida que corren, no tiene ninguna utilidad, ni apostólica ni religiosa realizar supuestos contactos ecuménicos con según que gente, y lo que explica muy bien el autor haciendo una reducción gradual al absurdo es que sería de la misma utilidad que si el obispo se reúne con una sociedad de cazadores, que puede ser dignísima. No quiere decirse que una sociedad de cazadores sea lo mismo que una representación religiosa, ni que esta no merezca un respeto, sino que en lo que a utilidad religiosa o pastoral servirían de lo mismo, nada o casi nada.

Sobre las orquestas esta la declaración Deo gratias sonatae angelorum, que explica como la música puede ser una forma de acercarse a Dios.

Y si lees con atención los documentos que citas sobre el ecumenismo, verás que para que se produzca hace falta un suelo mínimo, una base de diálogo o entendimiento que en estos momentos no se produce. El único ecumenismo eficaz en estos tiempos es el que hizo Ratzinger, cuando, no se si era en Ratisbona, pidió a todos los líderes del mundo firmar una declaración universal en la que condenasen expresamente cualquier intento de promover la difusión de cualquier religión por la fuerza o la imposción, de suerte que todos se comprometieran a aceptar como único método la palabra y el absoluto respeto a la libertad humana, y por supuesto no condenar a muerte al que apostata, cosa que en estos momentos sucede en el Islam.

De verdad que resulta sorprendente tu interés siendo ateo en el ecumenismo buenista protestante, que el que, tu realmente pareces defender.
15/03/16 10:38 AM
  
gringo
JUAN NADIE, me conformo con que los creyentes resuelvan sus diferencias hablando y no traigan a España los conflictos de otras latitudes.
Lo que opines sobre ecumenismo no me interesa.
Igual le interesa más al actual Papa, que como su predecesor San Juan Pablo II ha visitado mezquitas. Le puedes mandar un mail.
Eres muy libre de seguir leyendo mis comentarios o de pasar de ellos. Te agradecería lo segundo.
15/03/16 2:50 PM
  
Pub
El cardenal Antonio Cañizares escribe cada semana una carta pastoral, que publica "Aleluya" y "Paraula"dirigida a toda la archidiócesis de Valencia que es una verdadera gozada por su profundidad espiritual, su oportunidad, su claridad y su valentía. Podéis leerlas en Paraula.es. Además, los domingos celebra Misa en la Catedral con liturgia y homilía muy cuidadas.Es un gran arzobispo.
16/03/16 3:49 AM
  
JUAN
Luis Ignacio Amorós (¿familiar de Cirilo Amorós?) dices “Si yo tuviese la oportunidad de hablar con él…”. Permíteme que te pregunte si has hecho algo por conseguirlo. Lo conozco desde hace años y me he entrevistado varias veces con él. En todas las oportunidades me llevé la sorpresa de que yo pensaba serían breves y él no manifestaba ganas de terminarlas. Prueba y después me cuentas.
Como manifiestas que “el artículo no pretende ser una reprimenda, o una queja, sino una reflexión en voz alta” y te refieres a él en una oportunidad como “su eminencia reverendísima el cardenal-arzobispo de Valencia, don Antonio Cañizares”, dos veces como “su eminencia reverendísima”, otras dos como “el señor cardenal-arzobispo”, una como “don Antonio María” y solamente otra como “don Antonio”, puedo compartirte que yo siempre lo traté de Don Antonio y tengo la impresión de que le agradó.

------------------------

LA

No, no soy familiar de Cirilio Amorós. El título es el que corresponde a su cargo, según el manual de protocolo eclesiástico.

Gracias por el consejo. Por mi parte, no dudo (ni he puesto en duda) que su trato personal sea agradable.
17/03/16 11:48 AM
  
Rosa María
El título que corresponde al cardenalato es "Su Eminencia". Cuando el cardenal es, además, titular de una diócesis, el tratamiento es de "Su Eminencia Reverendísima".

P.D. Por si alguien no sabe a lo que me refiero.
El obispo sólo es titular de su diócesis. Si ésta es cabeza de provincia eclesiástica recibe el nombre de Archidiócesis y su titular el de Arzobispo. Ya se que esto es "de cajón" pero puede que haya alguien que no lo sepa y "enseñar al que no sabe", una obra de Misericordia.

Por cierto. D. Luis, la semana pasada, en la parroquia de mi pueblo, cuando estaba preparando las lecturas para el sepelio de mi hermano, vi en la sacristía un ejemplar de "Cresol" y en el ambón dos libros litúrgicos de...caramba, de Sor Lucía Caram. No hubo homilía, sino una biografía de mi hermano. Todo lo que dijo el párroco era verdadero, pero ni una sola vez nombró a Jesucristo, ni la Resurrección, ni la esperanza en la vida eterna...

Perdón por salirme del tema.

Laudetur Iesus Christus.

-------------

LA

Por lo común, los sacerdotes nacionalistas suelen además estar afectados de modernismo litúrgico y teológico.

Un saludo cordial.
17/03/16 4:42 PM
  
rastri
Pero ¿en Valencia? ¿Qué conflicto religioso tenemos en mi querida región para merecer semejante despliegue interreligioso?
----------------

Pues eso: Que ya no hay conflicto, celo, religioso entre fe y no fe por la casa de oración, Si lo hubiera, ya no lo habría.

Eso del celo por la casa de oración es cosa pasada.
18/03/16 7:18 PM
  
gringo
Atentados en Bruselas.
Como ya no vivimos en la Europa feudal lo que pasa en Bélgica afecta a los madrileños o andaluces tanto como lo que pasa en Valencia.
Claro que hay conflicto religioso y no vale decir que hasta que no pase algo en mi barrio no me doy por enterado.


---------------

LA

Estimado gringo: que el único problema religioso de Europa lo provoca la secta salafista del islam es algo que ya cito en el artículo.
Obviamente, mil reuniones interreligiosas no hubiesen evitado los atentados de Bruselas. La solución es otra.
22/03/16 7:41 AM
  
gringo
Las soluciones son varias. También las reuniones interreligiosas. Que cada cual se quede en su gueto o microcosmos no ayuda. Con que un musulmán no se vuelva salafista ni un cristiano un fascista, ya habrá valido la pena.
Leo en cierto medio de la ultraderecha española (Alerta Digital) que unos "patriotas" han lanzado bengalas contra la mezquita de la M30. Y los llaman así, patriotas, no gamberros ni criminales.
Ese no es el camino, llevarnos a una guerra civil religiosa.

----------------

LA

No, sin duda quedarnos en nuestro gueto como única acción no sirve. Vivimos en un mundo intercomunicado, y hemos de relacionarnos con los otros. No obstante, conservar ese pequeño mundo de características culturales propias es también importante para mantener viva la identidad (que no es algo artificial o sobrevenido, sino innato).

No creo que las reuniones interreligiosas sirvan para evitar que un musulmán se haga salafista, o un cristiano fascista (o un ateo comunista o anarquista). Máxime cuando se apoyan en afirmaciones inciertas, o dan a entender que todas las religiones son igualmente inclinadas al empleo de la violencia, cosa que no responde a la realidad.

La amenaza en España no es una guerra civil religiosa, sino ideológica. Y contra esa guerra nos llevan. Y poco o nada se hace desde los núcleos de poder en nuestro país para evitarlo: los mensajes se radicalizan, el odio al prójimo es visto cada vez más como un arma útil y justificable siempre que el objetivo sea políticamente correcto.
Así es como comienzan las guerras civiles.
23/03/16 6:50 AM
  
Eiztarigorri
El artículo excelente. El problema es que el mal viene de lejos. El Padre Johannes Dörmann en sus comentarios a la teología de Juan Pablo II en relación a Asís que se basa en sus tres principales Encíclicas dogmáticas: "Redemptor Hominis" sobre Jesucristo como Hijo de Dios, "Dives in Misericordia" sobre Dios el Padre y "Dominum et Vivificantem" sobre el Espíritu Santo resalta que Juan Pablo II, desde el personalismo, es decir desde el existencialismo dentro del cristianismo reinterpreta las relaciones intertrinitarias remontándose a de De Lubac y su obra Surnaturelle condenada por la Umani Generis de Pío II. La interpretación "antropológica" de la Encarnación se parece muchísimo al naturalismo y a través de él se deriva hacia el ecumenismo, es decir el sincretismo sin ese nombre y, al hacerlo, el magisterio nuevo se aparta considerablemente de la Mortalium Animos de Pío XI que condenaba la "comunicatio in sacris", es decir orar con otras religiones, como un pecado que "destruye completamente el fundamento de la Fe" y que va contra el primer mandamiento de la ley de Dios: "Amarás a Dios sobre todas las cosas, no tendrás dioses extranjeros delante de mí." Y si algunos han conquistado una reputación de conservadores se debe menos a su conservadurismo en materia dogmática que en materia moral lo cual ha confundido a muchos católicos y sobre todo a muchos tradicionalistas.
26/03/16 3:11 PM
  
José Fco. Ferrando
Me gustaría que aceptaras el reto de intentar entrevistarte con D. Antonio .
Reitero el comentario de Juán
"Luis Ignacio Amorós dices “Si yo tuviese la oportunidad de hablar con él…”. Permíteme que te pregunte si has hecho algo por conseguirlo. Lo conozco desde hace años y me he entrevistado varias veces con él. En todas las oportunidades me llevé la sorpresa de que yo pensaba serían breves y él no manifestaba ganas de terminarlas. Prueba y después me cuentas.
Anímate y nos cuentas

-----------

LA

Estimado José: al igual que a las otras dos personas que me sugieren lo mismo, le diré que lo consideraré muy seriamente. Estoy convencido plenamente de la bonhomía, cercanía y simpatía personal de mi cardenal-arzobispo. Pero es que el asunto de este artículo no son esas tres cualidades que no dudo posee.

Me servirá principalmente esa entrevista para resolver mis dudas sobre las motivaciones de los actos que comento. Más que nada, para poder resolver similares congojas y zozobras de buenos amigos míos, coherentemente católicos, que empiezan a no entender nada. Y algo me dice que hay muchos otros católicos en la misma situación. Seguro que al secretario de su eminencia reverendísima le podría interesar aclarar este tema públicamente, y no por medio de entrevistas privadas infinitas, que a la postre cargarían la agenda y fatigarían a nuestro querido prelado.

Quien realiza actos públicos, está sujeto a debate público, en uso de la libertad. No se trata una corrección fraterna (líbreme Dios de tamaña osadía hacia mi pastor), que siempre se ha de realizar primeramente en privado. Sino de opinión.

A usted y a las otras dos personas que me insisten en que pida una entrevista con él, les hago, a mi vez, otro reto: ¿podría usted dar una opinión escrita sobre lo que se trata en este artículo? ¿Le parece correcto, comprensible, admirable... que un arzobispo católico bendiga públicamente una pseudocatedral sincrética?

Un abrazo en Cristo y bendiciones.
30/03/16 8:45 PM
  
Manuel Argento
Déjenlo a Gringo que exista, Sócrates necesita de su tábano
04/08/16 5:01 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.