Lo "eclesialmente correcto"

Dedicado al Padre Leonardo Castellani 

A menudo hoy, incluso en muy altas esferas, “lo eclesialmente correcto” es anticatólico.
Ahora bien, cualquier tipo de adhesión que se preste en estos casos, no solo no es virtuosa -aunque parezca humildad u obediencia- sino una vil actitud llamada servilismo, vicio este al que en la Cristiandad se le tenía asco.

Ante la dictadura progresista de lo “eclesialmente correcto”, la actitud no puede ser la del silencio sistemático ni la actitud “trepadora” ni la timidez de los cobardes y mucho menos la aprobación cómplice o el disimulo obsecuente de la Verdad. La actitud debe ser la del combate parresíaco, lo que implica vivir con radicalidad el divino mandato del “sí, sí; no, no” evangélico. La parresía exige la predicación corajuda y feliz de la Verdad absoluta ante los que, sin salir de las instituciones eclesiales, quieren entrar en componendas con el mundo.

La parresía es necesaria y es un deber. Haya sido cual haya sido su intención -la cual sólo Dios juzga-, el Papa Francisco en esto fue muy claro, como se ve en el mensaje del 6 de octubre del 2014, a los Cardenales, en el que el Santo Padre los exhortaba con estas palabras:

“hay que decir todo lo que en el Señor se siente que se debe decir: sin respeto humano, sin temor (…). Por ello les pido, por favor (…) hablar con parresía (…)".

No nos referimos, valga aclararlo, a una promoción del sentimentalismo ni de la locuacidad verborrágica y mucho menos a un dar lugar a pretextos para la heterodoxia.

En efecto, “hay que decir todo lo que en el Señor se siente que se debe decir". Ahora bien, este sentir se entiende según la acepción usada por San Ignacio en el libro de los Ejercicios, suponiendo, por tanto, un recto discernimiento a la luz de la Fe Católica.

La parresía siempre levantará polvareda ya que implica imitar a Cristo en Su ser “signo de contradicción". La parresía asusta a los tibios, inquieta a los mediocres, calma a los justos, alegra a los Héroes, indigna a los fariseos, incomoda a los mercaderes del templo y, a la vez, es capaz de convertir multitudes, como se ve en la vida de tantos Santos, que predicaban llenos del fuego del Espíritu Santo, sin temor al “que dirán", sin prudencias carnales o humanas, sin acomodarse al siglo, sin ceder ante las “modas culturales", sin omisiones culpables, sin silencios cómplices, sin usar eufemismos y sin disimular un ápice su más decidida y apasionada adhesión a la única Fe Verdadera.

Los predicadores parresíacos son admirados después de muertos, mas en vida son perseguidos, aunque no por todos sino generalmente solo por un haz de enemigos, tantos externos como internos. Sin embargo, los peores enemigos son los internos -incluso los que tengan buena intención y buena doctrina, sean purpurados o pretendan la vera prudencia-, pues estaban llamados a la lealtad y a la camaradería militante, a entusiasmar al compañero y alentarlo y no a ponerle trabas infundadas en sus trabajos y, mucho menos, a difamarlo, calumniarlo, marginarlo, desterrarlo, expulsarlo o traicionarlo.

¿Cuáles son las consecuencias de la parresía? Vistas humanamente, pueden ser muy serias y a ellas debe prepararse todo aquel que aspire al heroísmo misional: trabajos, humillaciones, afrentas, tormentos, dolores, persecuciones, incomprensiones, contrariedades, oprobios, menosprecios, vituperios, calumnias, muerte… Agreguemos otros: aislamientos forzados, destrucción de las propias obras, horfandad de sus hijos espirituales -quizás escandalizados por los perseguidores-, suspensiones, remoción de las licencias, expulsiones, excomuniones, prisiones y azotes.

Finalicemos estas notas, recordando una verdad referida por un hagiógrafo de San Pablo de la Cruz: “las obras de Dios siempre se vieron combatidas para mayor esplendor de la divina magnificencia”. Por eso, esta persecución debe ser recibida por el Apóstol como una inmensa gracia. Más aún, en el fondo, la misión parresíaca es la misión anclada en las bienaventuranzas -paradigma de la acción donal y virtuosa-, especialmente en la octava, que, sin quedar manchada por la apelación que a ella hacen los hipócritas, es la cifra y cumbre de todas y que es, junto con la primera, lo que más hace fecundo al apostolado. Tengamos, entonces, siempre en el corazón grabada a fuego la letra y sobre todo el espíritu de la máxima bienaventuranza jamás proferida:

¡Bienaventurados los perseguidos por causa de la justicia porque de ellos es el Reino de los Cielos!“.

¡Dios nos alcance la gracia de la parresía!

Padre Federico, S.E.

Misionero en Extremo Oriente

(14-1-15, Taichung, Taiwán)

PD: si algún lector me quiere ayudar de modo habitual con la inserción de imágenes en las entradas (y/o otros quehaceres virtuales como ser pegar el link en facebook o armar un Twitter) , es bienvenido. Pido esta ayuda ya que desde estos himaláyicos lares y de esta carencia de medios en la que me encuentro, se hace difícil trabajar con imágenes. Muchas gracias. PF.

12 comentarios

  
Ricardo de Argentina
La "corrección política" es algo así como el "espíritu de la democracia". Muy parecido al famoso "espíritu del CVII", instrumento que fue (y que es) de las mafias eclesiales responsables de la "autodemolición".

La corrección política es la herramienta de la democracia para imponer su tiranía. Quien la desafíe no tendrá paz ni futuro mundano.

Siempre hubo una "corrección eclesial", y eso es bueno. Pero en las últimas décadas la corrección eclesial paso a identificarse con la corrección democrática, y eso es terrible.
Es lo que estamos padeciendo.
11/01/17 1:06 PM
  
josep
lo correcto es hacer la voluntad de Dios.
11/01/17 1:42 PM
  
José María Iraburu
Muy de acuerdo, Federico.
Cuanto más sordos a Cristo están los mundanos (cristianos o paganos), más fuertemente hay que hablarles para que oigan.

Una nota: yo quitaría el SJ a Castellani,
que no se entendió precisamente muy bien con los SJ
y salió de la Compañía, como sabes.

.....


¡Muchísimas gracias caro Padre por sus líneas!
Ya le saco el SJ.

En Dios
PF
11/01/17 5:01 PM
  
susi
Dios lo bendiga en su labor misionera.Cuente con mis oraciones diarias.


.....


¡Muchísimas gracias Susi!

+ Con mi bendición

PF
11/01/17 5:36 PM
  
Manuel Sánchez
Dígame de qué manera quiere la ayuda con las imágenes, si enviándoselas para trabajar con ellas (que supongo que el problema será la conexión a internet) o si pediría la imagen que quiere que se busque para luego dejársela agregada al texto.
Un saludo.

......


Estimado Manuel

Muchísimas gracias por tu deseo de ayudar con las imágenes.
Pasame por favor tu whatsapp por mail y te explico.

In Domino

PF
11/01/17 10:33 PM
  
Néstor
Así sea, excelente artículo.

Saludos cordiales.
11/01/17 11:45 PM
  
Luis Piqué Muñoz
¡Bravo, bravísimo, Padre Federico! ¡Con dos Narices! ¡Predicación corajuda y feliz de la Verdad, la Verdad absoluta que también existe y que sin saberlo están defendiendo y Utilizando todos los que defienden Fanáticamente ¡como Verdad absoluta! el relativismo! En efecto qué decir de los Mártires, los Santos que han defendido siempre la Verdad con su Vida o con su Libertad, o con atroces Tormentos ¡Para esta Iglesia moderna, unos Fanáticos y fundamentalistas ¡Integristas! ¡yo Creo en los fundamentos y la Integridad de la Verdad, soy ¡Ay! fundamentalista e Integrista! verdaderos memos bientencionados que estaban equivocados ¡como toda la Tradición, Doctrina y Magisterio de la Iglesia, Obra anticuada de Otros Tiempos que tenemos ¡nosotros los modernos ¡los Iluminados! que corregir y Negar! Y la Persecución más Feroz a la Verdad ¡a Cristo! ha acostumbrado venir de la Propia Iglesia ¡con la diferencia que ahora la quieren secularizar, modernizar y Destruir! ¡Piedra a Piedra! Finalmente, es Cierto que la Oposición y Persecución, no siempre, pero son Frecuencia indica la Obra de Dios ¡sobretodo cuando viene de la propia Iglesia y sin duda en estos tiempos revueltos y confusos, (...)! y sirve para la Mayor Gloria de Dios, al Sagrado Nombre de Jesús. Nada más.
12/01/17 4:52 PM
  
Luis Piqué Muñoz
Querido y admirado Padre Federico, le pido Humildemente Perdón por haber Criticado Feroz ¡y quizá equivocadamente! a Su Santidad, El Santo Papa y la Santa Iglesia Católica (...) ¡Pero lo siento, la Verdad, me sale del Alma! Nada más.
13/01/17 4:04 PM
  
Andrés B.
Padre, yo compartiré este post en forma de nota en la página de FB Scio qui credidi facebook.com/scioquicredidi , desde donde trato de difundir la Fides Catholica. In Domino...


....


Adelante!!!
PF
14/01/17 6:39 PM
  
Andrés B.
facebook.com/notes/scio-qui-credidi-2tim-112/lo-eclesialmente-correcto/727302337445241

Laus Deo Virginique Matri!

Sus post sobre la misión en el Himalaya, junto con los del P. Javier, son un bálsamo, pero también un sacudón para nosotros. ¡Dios le pague! (y lo hará).
15/01/17 3:41 AM
  
Gregory
Es muy cierto sobre la necesidad de parresia hoy en día dentro de la Iglesia, aunque en honor a la verdad es el papa Francisco quien lo ha dicho y usted cita. Lo políticamente correcto ha entrado a la iglesia desde hace tiempo. Es un anhelo por agradar a todos pero que en si mismo no es bueno ni malo salvo cuando la salvación esta de por medio.
15/01/17 10:40 PM
  
Padre Federico
Estimado Gregory

Como sabes,el Papa Francisco no inventó la noción de parresía. Te remito a los Hechos de los apóstoles.


En Dios

PF
16/01/17 6:06 AM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.