Inclinaciones, postura para participar (X)

Prosiguiendo con los gestos y posturas corporales, veremos cómo su variedad permiten expresar en cada momento los sentimientos interiores, el afecto y la devoción, celebrando la liturgia. El cuerpo se expresa en la liturgia a la vez que permite crear disposiciones internas para un culto verdadero.

 Así, participar es estar de pie, sentados, de rodillas… según lo requiere cada parte de la liturgia. Esta participación es sencilla e implica estar atentos y conscientes en la celebración litúrgica, buscando además la unidad en gestos, posturas, palabras y oraciones de todo el pueblo cristiano.

 

            d) Inclinaciones

  La liturgia lleva al hombre a inclinarse ante Dios, reconociéndole y adorándole. No es la postura erguida, de dura cerviz que le cuesta inclinarse ante Dios, sino la del hombre que se inclina, que adora, que se hace pequeño porque él mismo es pequeño ante la grandeza de Dios.

  Es, pues, un modo de adorar al Señor. El criado de Abraham, al encontrar a Rebeca, “se inclinó en señal de adoración al Señor” (Gn 24,26). Los levitas, a petición del rey Ezequías alabaron al Señor con canciones de David, “lo hicieron con júbilo; se inclinaron y adoraron” (2Cron 29,30).

 Es también un modo reverente de saludar a alguien superior o más importante, o simplemente una deferencia cortés, como Abraham ante los hititas para dirigirles su discurso (Gn 23,7) o los hijos de Jacob ante José en Egipto que “se inclinaron respetuosamente” (Gn 43,28). Betsabé saluda al rey David inclinándose ante él y luego postrándose (cf. 1R 1,16) y Betsabé es saludada con una inclinación por su hijo el rey Salomón (1R 2,19). Ya aconseja el Eclesiástico: “Hazte amar por la asamblea, y ante un grande baja la cabeza” (Eclo 4,7).

  Inclinarse es siempre signo de condescendencia, de bondad. Dios mismo se inclina hacia el hombre que le grita en el peligro: “Inclinó el cielo y bajó, con nubarrones debajo de sus pies” (Sal 17,10); “él se inclinó y escuchó mi grito” (Sal 39,2). Dios se inclina, como una madre hacia su pequeño, cuidando a Israel: “fui para ellos como quien alza un niño hasta sus mejillas. Me incliné hacia él para darle de comer” (Os 11,4).

El orante suplica que Dios se incline o que incline su oído a la súplica: “inclina el oído y escucha mis palabras” (Sal 16,6), “inclina tu oído hacia mí; ven aprisa a librarme” (Sal 30,3), “inclina tu oído, Señor, escúchame, que soy un pobre desamparado” (Sal 85,1).

 Un hombre bueno, imitando la condescendencia de Dios, inclinará su oído ante el pobre que le suplica: “Inclina tu oído hacia el pobre, y respóndele con suaves palabras de paz” (Eclo 4,8). Jesús mismo, viendo a la suegra de Simón con fiebre, “inclinándose sobre ella, increpó a la fiebre” (Lc 4,39) y propone al buen samaritano como modelo, que se acerca al hombre herido, lo toma en sus brazos y lo monta en su propia cabalgadura (cf. Lc 10,34).

 Y quien se resiste a inclinarse, es el de dura cerviz, el orgulloso y altanero, que se resiste a Dios y que es incapaz de inclinarse hacia quien sufre con un corazón duro.

 Estos valores, este sentido claro, tan visual, posee la inclinación en la liturgia: es adoración y reconocimiento de Dios, es saludo reverente, es humildad y docilidad. Bien hechas las distintas inclinaciones, provocan un clima espiritual, subrayan la sacralidad de la liturgia; sin embargo, omitir las inclinaciones, hacerlas precipitadamente y sin hondura, empobrecen el aspecto no sólo ritual, sino también espiritual, de la liturgia.

  Todos los fieles participan en la liturgia cuando se inclinan profundamente en el Credo a las palabras “Y por obra del Espíritu” hasta “y se hizo hombre” (IGMR 137).

   Si por causas justificadas –estrechez del lugar, o por enfermedad- están de pie en la consagración, harán inclinación profunda cuando el sacerdote adora cada especie con la genuflexión: “Pero los que no se arrodillen para la consagración, que hagan inclinación profunda mientras el sacerdote hace la genuflexión después de la consagración” (IGMR 43).

 En el momento de acercarse a comulgar, todos deben expresar la adoración al Señor, con una inclinación profunda y después acercarse al ministro: “Cuando comulgan estando de pie, se recomienda que antes de recibir el Sacramento, hagan la debida reverencia, la cual debe ser determinada por las mismas normas” (IGMR 160).

Por último, y como elemento habitual, en la oración super populum (cada día de Cuaresma) y en la bendición solemne a la que se responde con triple “Amén”, el diácono (o el sacerdote si no hay diácono) advierte “Inclinaos para recibir la bendición” (IGMR 186) y todos participan inclinándose para la bendición final.

 Además, todos cuantos pasan por delante del altar (o del Obispo) para proclamar una lectura, o para hacer la colecta, etc., hacen inclinación profunda o en el momento de entregar las ofrendas al Obispo o sacerdote, hacen inclinación.

  Hay dos tipos de inclinaciones, pensando sobre todo en el sacerdote y los ministros, la inclinación de cabeza y la inclinación profunda (de cintura). El Misal prescribe:

 “Con la inclinación se significa la reverencia y el honor que se tributa a las personas mismas o a sus signos. Hay dos clases de inclinaciones, es a saber, de cabeza y de cuerpo:

 a) La inclinación de cabeza se hace cuando se nombran al mismo tiempo las tres Divinas Personas, y al nombre de Jesús, de la bienaventurada Virgen María y del Santo en cuyo honor se celebra la Misa.

 b) La inclinación de cuerpo, o inclinación profunda, se hace: al altar, en las oraciones Purifica mi corazón y Acepta, Señor, nuestro corazón contrito; en el Símbolo, a las palabras y por obra del Espíritu Santo o que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo; en el Canon Romano, a las palabras Te pedimos humildemente. El diácono hace la misma inclinación cuando pide la bendición antes de la proclamación el Evangelio. El sacerdote, además, se inclina un poco cuando, en la consagración, pronuncia las palabras del Señor” (IGMR 275).

  También se hace inclinación profunda antes y después de incensar (al sacerdote, a los fieles, a la cruz) exceptuando las ofrendas en el altar.

 Y es costumbre antiquísima de la Iglesia, que hoy mantienen algunas Órdenes monásticas, saludar al Santísimo en el Sagrario con una inclinación profunda (no simplemente con la cabeza), ya que éste es el gesto más tradicional de la liturgia; el Catecismo lo recuerda:

“En la liturgia de la misa expresamos nuestra fe en la presencia real de Cristo bajo las especies de pan y de vino, entre otras maneras, arrodillándonos o inclinándonos profundamente en señal de adoración al Señor” (CAT 1378).

 Estas inclinaciones, tanto las que hacen los fieles como las que realizan los ministros en el transcurso de la liturgia, son un medio de participación de todos.

 

 

9 comentarios

  
Eclessiam
Dos dudas padre.

La primera: ¿los fieles deben inclinarse cuando pasa al lado de ellos el sacerdote celebrante durante la procesión de entrada?

Y la segunda: cuando el Obispo, en la procesión de salida, va realizando el gesto de bendición hacia los fieles, éstos, ¿deben inclinarse también cuando el Obispo realiza el gesto hacia ellos?

Son costumbres que he observado, pero no sé si están prescritas, o si acaso están permitidas.

Muchas gracias.

******************

JAVIER:

A la primera pregunta, la respuesta es fácil: no hay motivo alguno para inclinarse cuando pasa el sacerdote en la procesión de entrada.

A la segunda: sí, es costumbre inclinarse para recibir la bendición. Si el obispo sale bendiciendo (y es lo que debe hacer desde luego) los fieles se inclinan al santiguarse.
09/11/17 12:23 PM
  
maru
Padre Javier le hago una pregunta:'' cuando hay dos lecturas, el primer lector debe esperar al segundo y hacer los dos juntos la correspondiente reverencia, o termina el primer lector, hace su reverencia y se va y llega el segundo, hace la reverencia.y sube al ambón? Es q hasta ahora en la parroquia se.hacia de la segunda manera y ahora el nuevo párroco, pide q se haga de la primera manera. Hay algo prescrpto a nivel litúrgico?. Aunque luego, cana la paz y omite recitar ''cordero de Dios....''. muchas gracias y bendiciones.

**************

JAVIER:

Hasta tal punto no llegan las rúbricas. Queda más armónico que un lector que baja espere al otro, y hagan los dos la inclinación a la vez.
09/11/17 1:30 PM
  
Néstor
Al final resulta que hay tanta participación que es agotadora! Gracias, muy buena serie.

Saludos cordiales.

**************

JAVIER:

Todo para que se ve qué decimos cuando hablamos de participación y desterrar la perniciosa idea de que "participar" es hacer algo, lo que sea, p.e., hacer una lectura, una monición, llevar algo como ofrenda... ¡Participar es algo más! En el fondo, es vivir bien la liturgia, meterme de lleno en ella.
09/11/17 1:54 PM
  
María A
Muchísimas gracias por todo esto que nos enseña.

¿En qué doxologías se hace inclinación?

Cuando después de la Misa pasa el sacerdote con el Santísimo para cambiarlo de sagrario (de la Iglesia a la capilla o al revés) Se levanta uno, se inclina o se arrodilla? Antiguamente nos arrodillábamos. Ahora no sé bien qué hacer si estamos orando, dando gracias porque se hace sin ninguna solemnidad.

Muchas gracias

************

JAVIER:

Doxologías: por ejemplo, el Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo, con el que se concluye cada salmo de la liturgia de las Horas.

La liturgia no prescribe ponerse de rodillas o de pie, porque no es una procesión en la que todos participan -como la reserva del Jueves Santo-. Por tanto, cada cual permanece en su sitio, sentado, rezando.
09/11/17 2:14 PM
  
solodoctrina
Gracias Padre Javier por instruirnos en la liturgia, enseñanza que tanta falta nos hace a los católicos. La liturgia es espíritu en conserva y debemos saber cómo manejarnos en ella y sus profundos significados.

Una consulta: en todos los casos, estando fuera de misa o participando de ella, hago siempre reverencia al altar cuando paso delante de él - altar que junto al cuerpo de Cristo entiendo que es la cumbre del cristiano- y quisiera saber si es correcta mi actitud o se debe limitar a ciertas situaciones concretas.

Aguardando su respuesta, gracias desde ya.

**********************

JAVIER:

Al altar siempre. ¡Siempre! Dentro y fuera de la celebración... (Sin olvidar la genuflexión al pasar delante del Sagrario fuera de la Misa).
09/11/17 3:04 PM
  
Sergio Sanchez Carballido
Querido don Javier. Este verano tuve el honor de participar en una Misa en rito católico oriental, fue en julio, en Tihaljina (Bosnia), me impactó la cantidad de jóvenes que había en plena siesta, y con un calor sofocante. Yo me puse en el último banco y observaba con que respeto inclinaban la cabeza, se arrodillaban y cantaban durante toda la celebración. Solo quería compartir este regalo que viví en esos días. Muchas gracias. Al final mi Inmaculado Corazón triunfará.
09/11/17 9:00 PM
  
Manoletina
Hola padre. Y cuando se sale a leer y tanto el sagrario como el sacerdote estan en el altar? Yo supongo que hay que hacer genuflexion al sagrario, pero he visto algunos que hacen reverencia al sacerdote.

*****

JAVIER:

Durante la liturgia, sea de la Misa o de la Liturgia de las Horas, etc., inclinación al altar, no genuflexión al Sagrario, porque las rúbricas sólo señalan esa inclinación al altar (sin añadir que si está el Sagrario, se haga genuflexión): eso es, pues, lo que tienen que hacer los lectores.
10/11/17 4:41 PM
  
maru
Le hago este comentario que es de liturgia, aunque no es sobre su último tema:
Estoy viendo la misa del domingo, en la catedral de la Almudena, con muchos sacerdotes, varios obispos y presidida por el cardenal Osoro. Al lkegar a la oración de los fieles, no intervinieron ni uno ni dos, sino que cada petición la hizo una persona distinta. Si en una celebración con tantos sacerdotes, obispos, cardenal y vista por miles de personas a través de la televisión, como va.uno a decir ''la oración de los fieles la debe hacer solo una persona'' y así, como este caso, pues otros muchos todos los dias y en todas las eucaristias. Perdone P. Javier, pero queria hacerle saber, vd. ya lo sabe, lo difícil q es transmitir a los demás lo que uno va aprendiendo. Gracias.
12/11/17 11:30 AM
  
Daniel Milan
Pregunta: ¿en el "Gloria" no se debe inclinar uno cuando se dice (o canta) el nombre de Jesucristo (ambas veces)?

*************

JAVIER:

Efectivamente, al nombre de Jesucristo se inclina la cabeza.
16/11/17 1:51 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.