De rodillas, postura para participar (IX)

c) De rodillas

  En la liturgia, hay distintos momentos en que todos los fieles se ponen de rodillas. Es un modo de participación exterior, activa, en que el cuerpo nos ayuda a vivir las realidades interiores. Así, de rodillas, se pide perdón, se ruega, se hace penitencia y de rodillas también se adora.

 Por eso participar es también ponerse de rodillas en los momentos que la liturgia prescribe.

  Una súplica intensa y urgente queda reforzada con la actitud humilde de quien se arrodilla, humillándose, para lograr ser escuchado (cf. 2R 1,13). Es también el gesto de quien invoca a Dios, le suplica, eleva sus preces: Salomón reza una larga plegaria ante el altar del Señor “donde había estado arrodillado con las manos extendidas hacia el cielo” (1R 8,54); Daniel, “se ponía de rodillas tres veces al día, rezaba y daba gracias a Dios como solía hacerlo antes” (Dn 6,11); Ana se postra ante el Señor pidiendo un hijo (1S 1,19; 1,28).

 Ante Jesús mismo, el padre del paralítico implora la curación de su hijo “cayendo de rodillas” (Mt 17,14-15) y también del leproso que pide su sanación “suplicándole de rodillas” (Mc 1,40), así como un jefe de los judíos “se arrodilló ante él” pidiendo la curación de su hija a la que, finalmente, resucitó porque ya había fallecido (cf. Mt 9,18-26). El mismo Cristo, en su angustia ante la muerte, reza de rodillas al Padre en Getsemaní (cf. Lc 22,41) y el apóstol Pedro reza de rodillas antes de resucitar a Tabita (cf. Hch 9,40). En la playa de Tiro, antes de despedirse Pablo y embarcar, todos se arrodillan y rezan (cf. Hch 21,5).

  La petición de perdón, suplicando misericordia, se hace también de rodillas, como gesto penitencial elocuente y claro. Esdras invoca así el perdón de Dios: “con mi vestidura y el manto rasgados, me arrodillé, extendí las palmas de mis manos hacia el Señor, mi Dios, y exclamé: ‘Dios mío estoy avergonzado y confundido…’” (Esd 9,5-6; 10,1). Junto a las lamentaciones y el ayuno, postrarse de rodillas es uno de los gestos penitenciales ante Dios (2M 13,12). De rodillas tiene mayor fuerza la súplica del perdón, como aparece en la parábola en que el rey ajusta cuentas con dos de sus criados y uno de ellos, después, no tiene misericordia con el otro (cf. Mt 18,21-34).

  La adoración está vinculada espontáneamente al gesto de arrodillarse, de modo que uno se empequeñece ante la grandeza de Dios, a quien se reconoce como Único y Santo. La adoración busca un modo de expresarse ante Dios y la liturgia lo ha hallado, en el rito romano, y en la piedad personal, mediante la postura de rodillas.

  Cuando pasa el Señor y cubre con su mano a Moisés, éste “cayó de rodillas y se postró” (Ex 34,8) ante la majestad de Dios y el pueblo entero “se postró en señal de adoración” ante la promesa de liberación de Dios (Ex 4,31). El profeta Elías sube hasta el monte Carmelo buscando al Dios vivo e implorando la lluvia, “para encorvarse hacia tierra, con el rostro entre las rodillas” (1R 18,42). Doblar las rodillas ante Dios es reconocer su señorío, sin embargo doblarlas ante los ídolos es hacerse esclavo de ellos y recibir el rechazo de Dios (cf. 1R 19,18).

  En adoración, el pueblo está de rodillas mientras se ofrece el holocausto, y terminado éste, el rey y los sacerdotes también se postran: “toda la comunidad permaneció postrada hasta que se consumió el holocausto; se cantaban cánticos y sonaban las trompetas. Consumido el holocausto, el rey y su séquito se inclinaron y adoraron” (2Cron 29,28-29). Ante Dios “se doblará toda rodilla” (Is 45, 23), ante El “postrémonos por tierra, bendiciendo al Señor, creador nuestro” (Sal 94). A Dios le adora el pueblo de Israel postrándose ante Él (Jdt 6,18; 13,17).

 En la Iglesia, quienes participen en la asamblea litúrgica y oigan los cantos, vean las profecías, escuchen el don de lenguas, etc., caerá de rodillas adorando a Dios, postrado, reconociendo la presencia de Dios (cf. 1Co 14,24-25). San Pablo, “dobla sus rodillas” (Ef 3,14) ante el Padre por su designio de salvación y la revelación que nos ha entregado y al nombre de Jesús, exaltado a la derecha del Padre, “toda rodilla se doble” (Flp 2,10), como fue adorado por los Magos que “de rodillas” le entregaron sus dones: oro, incienso y mirra (Mt 2,11); después de la tempestad calmada, los discípulos en la barca “se postraron ante él diciendo: ‘Realmente eres Hijo de Dios’” (Mt 14,33) reconociendo su divinidad. En el cielo, la liturgia celestial del Apocalipsis, los veinticuatro ancianos de rodillas, se postran, adorando (cf. Ap 4,10; 5,8).

  La Iglesia naciente asumió pronto la postura de orar de rodillas:

“Lucas, en cambio, afirma que Jesús oraba arrodillado [en Getsemaní]. En los Hechos de los Apóstoles, habla de los santos, que oraban de rodillas: Esteban durante su lapidación, Pedro en el contexto de la resurrección de un muerto, Pablo en el camino hacia el martirio. Así, Lucas ha trazado una pequeña historia del orar arrodillados de la Iglesia naciente. Los cristianos, al arrodillarse, se ponen en comunión con la oración de Jesús en el Monte de los Olivos. En la amenaza del poder del mal, ellos, en cuanto arrodillados, están de pie ante el mundo, pero, en cuanto hijos, están de rodillas ante el Padre. Ante la gloria de Dios, los cristianos nos arrodillamos y reconocemos su divinidad, pero expresando también en este gesto nuestra confianza en que él triunfe” (Benedicto XVI, Homilía en la Misa in Coena Domini, 5-abril-2012).

 Todos estos significados se entrecruzan y se realizan en la liturgia.

   En el rito romano y sólo en este, la piedad desembocó en adoptar la forma de rodillas para la adoración en el momento central de la Misa, la consagración, después de muchos siglos, como un elemento nuevo. A raíz de las controversias eucarísticas del siglo XI y el incremento de la piedad eucarística en el s. XIII, la inclinación profunda de los fieles, que era y es el signo más tradicional, fue muy poco a poco sustituida por la postura de rodillas en la consagración; el ordo missae de Burcardo (1502) pide a los fieles que se arrodillen y de ahí pasó, fácilmente al Misal de san Pío V.

  Ahora, en el rito romano, de rodillas participamos en la Misa durante la consagración, y es obligatorio para todos los fieles y ministros (diáconos, acólitos):

“estarán de rodillas, a no ser por causa de salud, por la estrechez del lugar, por el gran número de asistentes o que otras causas razonables lo impidan, durante la consagración. Pero los que no se arrodillen para la consagración, que hagan inclinación profunda mientras el sacerdote hace la genuflexión después de la consagración” (IGMR 43).

 También se puede estar de rodillas para recibir la Comunión:

 “No está permitido a los fieles tomar por sí mismos el pan consagrado ni el cáliz sagrado, ni mucho menos pasarlo de mano en mano entre ellos. Los fieles comulgan estando de rodillas o de pie, según lo haya determinado la Conferencia de Obispos. Cuando comulgan estando de pie, se recomienda que antes de recibir el Sacramento, hagan la debida reverencia, la cual debe ser determinada por las mismas normas” (IGMR 160).

  En los demás ritos occidentales y sobre todo orientales, tanto en  la consagración (la plegaria eucarística entera) como en la comunión, los fieles están de pie, pero con inclinaciones profundas de adoración, siguiendo el uso más tradicional y primitivo.

  Una acción litúrgica propia y original del rito romano es la exposición del Santísimo y la bendición eucarística, de tanta raigambre y beneficio espiritual Su carácter de adoración y culto a Jesucristo presente real y sustancialmente se expresa con la postura de rodillas. Cuando se expone el Santísimo, los fieles están arrodillados y transcurrido el tiempo de la adoración, el sacerdote o diácono se acerca, hace genuflexión sencilla y a continuación, de rodillas, inciensa el Sacramento; tras rezar una oración, hace genuflexión e imparte la Bendición con el Santísimo. Todos mientras permanecen de rodillas (cf. RCCE 97).

El Viernes Santo, todos se arrodillan cuando se desvela la cruz en tres veces, en señal de adoración[1].

Y de rodillas se cantará “Et incarnatus est” en el Credo del día de la Natividad del Señor y de la Anunciación[2], adorando el Misterio, así como de rodillas estarán todos, en silencio, cuando leída la Pasión el Domingo de Ramos y el Viernes Santo, se llega al versículo en que Jesús expira[3].

 Distinto sentido tiene estar de rodillas penitencialmente. La Iglesia conoció desde el principio este uso, y lo prohibió expresamente en los domingos y en todo el tiempo pascual. Y oró de rodillas en señal de penitencia y aún hoy continúa. El sacramento de la Penitencia, al menos en el momento de la absolución en la Forma A, se recibe de rodillas, mientras el sacerdote impone las manos al recitar la fórmula de la absolución. También en la Forma B, celebración comunitaria de la penitencia con confesión y absolución individual, cuando todos juntos piden perdón a Dios antes del Sacramento, el diácono invita a todos a ponerse de rodillas (o profundamente inclinados) para recitar el “Yo confieso…” y las peticiones de perdón o letanías penitenciales (RP 27).

En cierto sentido es igualmente penitencial, en el rito romano, el inicio de la acción litúrgica de la Pasión del Señor en el Viernes Santo; mientras el sacerdote se postra por completo en el suelo, delante del altar, en profundo silencio –no hay canto de entrada-, todos los fieles se ponen de rodillas y oran a Dios: “El sacerdote y los ministros, hecha la debida reverencia al altar, se postran rostro en tierra; esta postración, que es un rito propio de este día, se ha de conservar diligentemente por cuanto significa tanto la humillación “del hombre terreno", cuanto la tristeza y el dolor de la Iglesia. Los fieles durante el ingreso de los ministros están de pie, y después se arrodillan y oran en silencio”[4].

 También la oración común y súplica se expresa con la postura arrodillada: las letanías de los santos en las Ordenaciones y profesiones religiosas se cantan estando todos de rodillas –y los candidatos postrados por completo en el suelo- excepto los domingos y los cincuenta días de Pascua[5]. La serie de oraciones en el Viernes Santo, después de la lectura de la Pasión, son un vestigio, un testigo, del modo en que el rito romano desarrolló la oración de los fieles u oración universal. Un diácono enunciaba la intención, a continuación se invitaba a la oración silenciosa de rodillas (“Pongámonos de rodillas”, “Flectamus genua”), transcurrido un lapso de tiempo se invitaba a ponerse de pie (“Poneos en pie”, “Levate”), y el sacerdote rezaba la oración[6]. Lo mismo habría que decir, antiguamente, para los dípticos de la Misa hispano-mozárabe donde se recitaban y los fieles se arrodillaban reforzando la plegaria común.

  La postura arrodillada concentra la súplica interior y la recepción del Don de Dios. De rodillas recibe el candidato la imposición de manos del Obispo en la ordenación y de rodillas permanecerá mientras se reza la plegaria de ordenación[7]. Los nuevos profesos de rodillas permanecerán mientras se reza la solemne plegaria de profesión[8] e igualmente en el rito de consagración de vírgenes[9]. Los nuevos esposos, en el sacramento del Matrimonio, después del Padrenuestro se pondrán de rodillas y el sacerdote con las manos extendidas sobre ellos recitará la solemne plegaria de bendición nupcial[10].

  ¿Qué es participar y cómo logramos que todos participen? Entre otras cosas, con las posturas corporales durante la celebración. Así, participar, es también ponerse de rodillas en los momentos en que la liturgia lo prescribe y no quedarse de pie.

 Será también un modo de participación más intenso para quienes reciben un sacramento (ordenación, matrimonio, penitencia…) o una consagración (profesión, consagración de vírgenes…) sin necesidad de buscar e introducir elementos añadidos para que “participen más”. Orar de rodillas, pedir perdón de rodillas o adorar juntos de rodillas son elementos para la participación de los fieles en la liturgia de manera interior y exterior, activa, consciente.

 



[1] Caeremoniale episcoporum (: CE), 321. 322.

[2] CE, 143.

[3] CE, 273.

[4] Cong. Culto Divino, Carta sobre la preparación y celebración de las fiestas pascuales, n. 65.

[5] Cf. CE, 507, 529, 580…

[6] “La Conferencia Episcopal pueden establecer una aclamación del pueblo antes de la oración del sacerdote o determinar que se conserve la tradicional monición del diácono: Pongámonos de rodillas, y: Podéis levantaros, con un espacio de oración en silencio que todos hacen arrodillados” (MR, Viernes Santo, n. 11).

[7] CE 509-510; 531-533.

[8] CE 762. 783.

[9] CE 733.

[10] Ritual del Matrimonio, n. 81. 112.

14 comentarios

  
Alonso Gracián
Me ha gustado mucho el sabor tomista de fondo y el análisis detallado en general.

*********

JAVIER:

Quedo agradecido por tus palabras.
26/10/17 12:22 PM
  
maria
Qué poco gusta arrodillarse! La razón no la sé pero es así. Siempre me arrodillé en la cpnsagración, pero desde hace dos años no puedo hacerlo, hago la inclinación prescripta pero ya habia comentado, q más de unavez me he sentido ridícula (es una forma de hablar) porque la mayoria se queda de pie y conoces appersonas q sabes positivamente q no tienen ninguna dolencia y si la tuvieran, para eso está la inclinación. Tampoco cuando se semana Santa se lee la Pasión. Yo, hecho la culpaa los sacerdotes,porque deberian advertirlo. Además harian más caso al sacerdote q a un seglar. Pero lamentablemente veo q todo sigue igual, ni misal nuevo ni nada.
Me gustaría preguntarle lo siguiente: en una parroquia, el párroco pertenece al movimientode ''los kikos'' cuando llega el rito de las ofrendas del pan y el vino, lo hace en silencio e lugar de decir la ofrenda envoz alta. Está bien? Y hacer la ofrenda del pan y el vino al mismo tiempo, en lugar de primero el pan y lyego el vino, está bien? Me gustaria saberlo..Gracias Padre.

**********

JAVIER:

Hacerlo en silencio es la primera forma prevista en el Misal; luego añade "se puede decir en voz alta...". Normalmente, yo lo suelo hacer en silencio para dejar tiempo para orar todos y unirse en oración silenciosa.
Eso sí, primero la patena y después el cáliz, no los dos a la vez según el Misal.
26/10/17 12:49 PM
  
maria
Muchas gracias P. Javier. Son varias las parroquias q hacen la ofrenda del pan y el vino al mismo tiempo, supongo q será para abreviar.... qué pena!!!!
26/10/17 1:33 PM
  
Diana
Buenas tardes, padre:

Hace poco escuché a un sacerdote enseñar que el momento de ponerse de rodillas en la consagración era después de acabar la epíclesis y que la gente lo hacía mal al ponerse de rodillas cuando se ponen las manos vueltas hacia las ofrendas. ¿Está esa enseñanza basada en algo? A mi siempre me habían enseñado que había que arrodillarse al inicio de la epíclesis, y siempre lo he visto hacer así, salvo contadas excepciones.

Muchas gracias, y gracias por su blog.

***************

JAVIER:

De rodillas en la epíclesis, de modo que durante la invocación a Dios para que descienda el Espíritu Santo, estemos arrodillados. La rúbrica que lo indica así viene en el Ceremonial de Obispos, explicando cuándo se ponen de rodillas los diáconos: "De rodillas desde la epíclesis hasta la elevación del cáliz" (CE 155).
26/10/17 2:52 PM
  
carmelo
muchas gracias P. Javier.
Ya un Obispo me golpeo el hombro que no me daba la eucaristía si no me levantaba.
Estos días al volverlo a ver hizo lo mismo y en público.
Yo confió en Jesús, me levantare para no entrar en polémica, pero está claro que tienen un gran problema de soberbia, y por lo tanto me tocara dejar eso a Jesús que es quien sabrá que hacer..
26/10/17 4:46 PM
  
Cordá Lac
"... los que no se arrodillen para la consagración, que hagan inclinación profunda mientras el sacerdote hace la genuflexión después de la consagración” (IGMR 43)". Entonces la pregunta es: si el sacerdote no hace la mencionada genuflexión, ¿cuándo han de hacer los fieles la profunda inclinación? La pregunta no viene de oídas sino de primera mano.

**************+

JAVIER:

Si el sacerdote no hace la genuflexión (!!!!), que los fieles hagan la inclinación en el momento en que él debería arrodillarse...
26/10/17 4:55 PM
  
antonio
Como no se va a estarr de rodillas, esta cucaracha, burro al cuadrado,que pide oraciones, para que le funcionen las neuronas.

An tanta GRANDEZA, el SANTISIMO SACRIFICIO, el unico,,UN DIOS, anonadado, para levantarnos,Desde la Entada a Jerusalen, el Cenáculo, , La Consagración, el Mandamiento Nuevo, amaos unos a otros como yo os he amado.
El Huerto de Los Olivos, su Oración sublime, sus miedos, temores, tristeza hasta la muerte, transpiraión de sangre, sus discipulos dormidos, juan, Santiago y Pedro, Padre Hagase Tu Voluntad, no la mia.Y la repite, hasta que en un momento endurece el rostro según las Escrituras, la Cara de Pedernal, y les dice, y Nos Dice, Levantaos y Vamos, he inicia su itenerario doloroso, escupido, flagelado, tomado como loco, la Resantisma Virgen Maria,contemblando sus dolores, hasta el Fin, lEL GOLGOTA, el CALVARIO, la SOLEDAD, INFINITA, su amor INFINITO, por cada hombre, todo infinito, su Justicia INFINITA, la Santisima Virgen Maria, su belleza fisica( La Vi y es de una belleza, que dan ganas de morirme ya para conteplarla, Santa Bernardita)
SE DEBE ESTAR DE RODILLAS!!!!!!!!!!!!! En ESE DOLOR supremo hay belleza, que no es de este mundo.
Y los altares despreciado, en tantos lugares, con musicas antropocentricas, sensibeleras,
Que lo hacen sufrir más, ahi estan mis pecados, los pecados de la humanidad, las herejias de todos los tiempos, de comeinzo hasta hoy!!!!
Que GRANDEZA, SEÑOR, eres GRANDE!!!!!!!!y a comparación una cucaracha, burro al cuadrado, maloliente!!!!


26/10/17 10:38 PM
  
Antonio Orgi
Observo con profundo pesar como personas sin impedimento físico permanecen de pie durante la Consagración.
27/10/17 12:45 AM
  
Marina
¡Robusteced las rodillas vacilantes¡ En mi parroquia, el anterior cura, cambió todos los bancos sin necesidad, para poner otros en los que te tienes que arrodillar en el suelo de piedra.
ha conseguido que nadie (salvo rara excepción) se arrodille.
Las monjas que también nos enseñaron ha hacerlo, tampoco lo hacen.
Yo con sesentaicinco años, no tengo problema en hacerlo. Lo que no se utiliza se atrofia.
De todos modos está muy generalizado en no hacerlo. Así nos va.
27/10/17 11:10 AM
  
antonio
Es asi, la DESACRALIZACIÖN, la alegria, el axiona del modernista, para mi igual al progresista. Primero siento y luego pienso., perdida de la belleza, sinceramente son ocasiones proximas de pecado. Estimado Padre está cucaracha, le agradece todo su artículo, es evidente que debe ser de rodillas. Pude ser que nadie, quiera escuchar su consciencia,, las guitarritas, como musica SACRA, la unica musica que vale, es la que relata Raúl de Toro, en su pots, que belleza sublime, Aparte, la cita de todo el Magisterio, es decir de CRISTO!!!!!!!!!!, agarrar la Eucaristia, con la mano, se que está perimitido, pero, agarrar a DIOS, con nuestras manos inmundas, no corresponde.
Grandulones, que desde los 15 años, vuelven loco a todo fiel, que tiene sentido de lo Sagrado.
La Belleza!!!!!!!!!!!!No tienen ni idea de lo que es la Vida Interior, tantos años , asistiendo al SANTISIMO SACRIFICIO, EL SAGRARIO, DIOS, en el CENTRO de todo, despreciado, abandonado.
Cuantas personas en la Historia de la Iglesia, se han convertido por la SACRALIZACIÖN.
CRISIS NOTABLE, de la CARIDAD, estar en gracia de Dios, en las tRES EDADES, vinculada a la Carta de San Juan, evidentemente estan nuestras iglesias llenas de Homicidas.Signos de decadencia, falta de Observancia, Falta de Caridad, de AMOR al Prójimo.
Que Dios lo bendiga y lo haga con la Iglesia.
27/10/17 12:41 PM
  
antonio
Pido perdón por mis ultimas, observaciones, en todos lados, y en todos los sectores, hay gente muy buena, y todo lo bueno viene de Dios, sobre todo si son de Independiente, Ja!!!ja!!!!

27/10/17 10:10 PM
  
Miguel García Cinto
Padre Javier:
Me da mucha pena ver tanta gente joven que no se arrodilla durante la Consagración, siendo los más viejos (no todos), los que sí se arrodillan.
Un amigo mío mayor operado de la rodilla, le digo que está exento, pero me contesta que mientras pueda aunque sea con una rodilla, seguirá haciéndolo durante la consagración del pan y el vino. Yo sonriendo le contesto AMEN.
Gracias una vez más. El Señor le Bendiga y le guarde.
28/10/17 1:36 PM
  
Forestier
Desconozco el motivo del por qué en Cataluña prácticamente en todas las parroquias e iglesias públicas la gente permanece en pie durante la consagración y por supuesto casi nadie se arrodilla al pasar delante del sagrario.
¿Será por los siguientes motivos?:
a). Porque la mayoría de sacerdotes no leen las normas del misal romano, ni las emanadas en el 2017 que en el nº 45 manifiesta el arrodillarse en la consagración. Benedicto XVI lo recordó en varias ocasiones durante su pontificado. Es una ignorancia culpable
b) Porque se ha corrido la voz de que el Concilio Vat. II dice que hay que estar de pie. Cosa que es falsa
c) Porque en amplios sectores eclesiales se dijo hace algunos años que es más digno estar de pie, pues el arrodillarse es más propio de los esclavos. Y les ha faltado tiempo, como denuncia un participante, de serrar los reclinatorios. Es un argumento absurdo, que no se sostiene, a parte de que habría que recordarles la oración del fariseo y el publicano.
d) En los primeros siglos los cristianos sólo se inclinaban, hecho que no corresponde con la realidad en la Iglesia Latina.
e) Es un derecho que tengo como fiel laico, el de decir con caridad aquello que me parece incorrecto. Así se lo dije al finalizar la misa al sacerdote que hacía poco había serrado los reclinatorios, haciéndole ver que aquello era un patrimonio de la parroquia, y sin consultarlo con nadie. No supo qué contestarme, pero me lo agradeció. Ya es algo.
28/10/17 8:09 PM
  
Alejandro Galván
Hago de mensajero de un amigo mío, italiano, que ha leído su artículo y quiere hacerle notar un punto:

www.vatican.va/news_services/liturgy/details/ns_lit_doc_20110420_gesti-fedeli_it.html

(Traducción de Google)
La conocida prescripción del vigésimo canon del primer Concilio de Nicea (325), para representar la oración litúrgica, imitando al Resucitado, se refiere específicamente a los domingos y el tiempo de Pascua, mientras que en los días de ayuno y en los días estacionarios se rezaba de rodillas, como se sabe en la oración personal diaria. Por otro lado, en una carta escrita en el año 400, San Agustín declaró que no sabía si el canon de Nicea era una costumbre para toda la Iglesia (véase Epístola 55 en Ianuarium, XVII, 32).

La ben nota prescrizione del canone ventesimo del primo Concilio di Nicea (325), di stare in piedi per la preghiera liturgica, ad imitazione del Risorto, si riferisce specificamente alle domeniche e al tempo pasquale, mentre nei giorni di digiuno e nei giorni stazionali si pregava in ginocchio, così come attestato riguardo alla preghiera personale quotidiana. D’altronde, già in una lettera scritta nel 400, sant’Agostino dichiarava di non sapere se la prescrizione di Nicea fosse una consuetudine propria a tutta la Chiesa (cf. Ep. 55 ad Ianuarium, XVII, 32).
02/11/17 10:08 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.