Más posturas corporales para participar (VIII)

b) Sentados

  La postura de estar sentados, juntos, a la vez, es otro modo de participar activamente en la liturgia y es expresión de nuestro interior orante.

Es una postura relajada, cómoda, que tiende a que podamos recogernos mejor y estar disponibles para una escucha atenta. Favorece el silencio. Sentados también esperamos y aguardamos la salvación que siempre nos viene de Dios, nunca de nosotros mismos.

 Sentados lloraban ante el Señor los hijos de Israel: “los hijos de Israel y todo el pueblo subieron a Betel. Allí lloraron sentados ante el Señor. Aquel día ayunaron hasta el atardecer” (Jue 20,26), “sentados ante Dios” (Jue 21,2).

  Quienes gobiernan (1R 1,46; 22,10; Est 5,1), quienes juzgan, como ancianos (Rut 4,4) o como jueces (Ex 18,13; Jr 26,10; Ez 8,1; Hch 16,15; Mt 27,19; Hch 25,6),  y quienes enseñan están sentados como expresión de su autoridad “en la cátedra de Moisés” (Mt 23,2). Reinar es estar sentado en el trono como señorío y dominio (1R 1,48; 3,6; Prov 20,8).

  Dios mismo está sentado en su trono para juzgar (cf. 1R 22,19; Is 6,1; 40,22; Mt 23,22), “el Señor se sienta como rey eterno” (Sal 28,10), “Dios reina sobre las naciones, Dios se sienta en su trono sagrado” (Sal 46) “sentado sobre querubines, vacile la tierra” (Sal 98).

  Jesús será el verdadero Hijo de David, que “se sentará en el trono de David, padre, reinará sobre la casa de Jacob para siempre” (Lc 1,26ss).  Junto al Señor, el Cordero degollado, están sentados los veinticuatro ancianos que reinan junto a Él (Ap 4,4; 11,16). Cristo está sentado a la derecha del Padre (Mc 16,19; Col 3,1): el Señor triunfante (Ap 3,21; 7,10; 21,5). Y vendrá con gloria para juzgar a vivos y muertos: “se sentará en el trono de su gloria y serán reunidas ante él todas las naciones” (Mt 25,31).

  Para enseñar como maestro y para estar atentos como discípulos, la postura sentada es la más expresiva; en un caso, el del maestro, por autoridad delante de los discípulos; en el otro caso, para escuchar atentamente, dócilmente.

  Como auténtico Maestro, Jesús enseña sentado a sus apóstoles en casa (Mc 9,35) y en una montaña (Mt 24,3), y se sienta en el monte para predicar a sus discípulos (Mt 5,1); sentado en la barca, enseña a la multitud que está en la orilla (Mt 13,1-3) y sentado en la montaña va curando a la multitud de enfermos que le acercan (Mt 15,29s). En la sinagoga, Jesús enseña, predica, sentado (Lc 4,20).

  Alrededor de Jesús, la multitud estaba sentada pendiente de sus palabras (Mc 3,32) y ejemplo y tipo de docilidad y escucha obediente será María, hermana de Marta, que “sentada a junto a los pies del Señor, escuchaba su palabra” (Lc 10,39).

 Los apóstoles mismos se sientan el sábado en la sinagoga para escuchar la ley y los profetas antes de intervenir, anunciando a Jesucristo (Hch 13,14). El paralítico de Listra escuchaba sentado hablar a Pablo (Hch 14,9) así como los fieles de Tróade (Hch 20,9).

 En la liturgia hoy tanto los fieles como el sacerdote se sientan en diversos momentos de la liturgia participando así de la acción común, pero con valor y sentido distintos.

  Los fieles en la liturgia están sentados para orar, meditar en silencio o escuchar más atentamente las lecturas bíblicas y la homilía. Dice la Ordenación del Misal:

“En cambio, estarán sentados mientras se proclaman las lecturas antes del Evangelio y el salmo responsorial; durante la homilía y mientras se hace la preparación de los dones para el ofertorio; también, según las circunstancias, mientras se guarda el sagrado silencio después de la Comunión” (IGMR 43).

En la Liturgia de las Horas, todos estarán sentados durante la salmodia, para la escucha de las lecturas, para la homilía y además, en el Oficio de Vigilias, para los cánticos. En las demás celebraciones sacramentales, permanecerán los fieles sentados durante los escrutinios o interrogatorios (Profesión solemne, Ordenación, matrimonio).

 Fundamentalmente, sentados escuchamos las Palabras divinas, las lecturas de la Escritura, por las que Dios continúa hablando a su pueblo y Cristo sigue anunciando el Evangelio[1]. La Palabra de Dios debe ser acogida con fe y docilidad, en clima meditativo: “La liturgia de la palabra debe celebrarse de tal manera, que favorezca la meditación; por eso se ha de evitar toda clase de prisa, que impide el recogimiento. El diálogo entre Dios y los hombres, que se realiza con la ayuda del Espíritu Santo, requiere breves momentos de silencio, adecuados a la asamblea presente, para que en ellos la palabra de Dios sea acogida interiormente y se prepare una respuesta por medio de la oración” (OLM 28); sin duda, estar sentados es lo más conveniente para esta interiorización.

“Por medio de la palabra de Dios escuchada y meditada, los fieles pueden dar una respuesta llena de fe, esperanza y amor, de oración y de entrega de sí mismos, no sólo durante la celebración de la Misa, sino también en toda su vida cristiana” (OLM 48).

 Los fieles reproducen aquello mismo que María hizo en Betania: estar a los pies del Señor, sentados, para escuchar su Palabra.

 Por su parte, aquel que preside, obispo o sacerdote, reproducirá a Cristo Maestro que sentado en medio de sus hermanos, enseña, instruye y exhorta. La sede del sacerdote -¡y cuánto más la cátedra del Obispo!- posee un valor simbólico, no meramente funcional: es algo más que un asiento para que se siente como todos. La sede es el signo del mismo Cristo, Cabeza y Maestro, que un día vendrá con gloria y se sentará para juzgar a vivos y muertos.

 “La sede del sacerdote celebrante debe significar su ministerio de presidente de la asamblea y de moderador de la oración. Por lo tanto, su lugar más adecuado es vuelto hacia el pueblo, al fondo del presbiterio, a no ser que la estructura del edificio u otra circunstancia lo impidan, por ejemplo, si por la gran distancia se torna difícil la comunicación entre el sacerdote y la asamblea congregada, o si el tabernáculo está situado en la mitad, detrás del altar. Evítese, además, toda apariencia de trono. Conviene que la sede se bendiga según el rito descrito en el Ritual Romano, antes de ser destinada al uso litúrgico.

Asimismo dispónganse en el presbiterio sillas para los sacerdotes concelebrantes” (IGMR 310)

  La sede del sacerdote debe tener su relieve, destacada, sin que quede ocultada por el altar, sino elevada. Además es única, y, por tanto, es reprobable la costumbre de disponer tres sillones exactamente iguales juntos; como signo de Cristo Cabeza y Maestro, la sede del sacerdote es única en su forma y realce, y los demás concelebrantes y ministros deben disponer de asientos funcionales, discretos. “La sede (cátedra) del obispo o del sacerdote debe significar su oficio de presidente de la asamblea y director de la oración” (CAT n. 1184).

 En la sede, el sacerdote eleva las oraciones a Dios, moderando la oración de los fieles, entona la alabanza divina (el Gloria) y también en la sede puede, y es más significativo, realizar la homilía, ya sea sentado o de pie: “El sacerdote celebrante dice la homilía desde la sede, de pie o sentado, o desde el ambón” (OLM 26). En la sede, al final de la Misa, recita la última oración e imparte la bendición.

 Por su parte, el Obispo en su cátedra realiza las grandes acciones sacramentales como ungir con el santo crisma en la Confirmación, o el rito de Ordenación ya sea de diáconos, ya sea de presbíteros.

   Algo tan sencillo como sentarse, juntos, a la vez, es ya participar en la acción litúrgica: primero por el valor de las posturas comunes de todos, que expresan la unidad, y segundo por lo que suponen y conllevan de oración, meditación, recogimiento, escucha y disponibilidad ante la Palabra (lecturas y homilías), ante la presencia de Cristo (después de comulgar), ante la oración eclesial (la salmodia en la Liturgia de las Horas).

 



[1] Cf. SC 33.

5 comentarios

  
Alberto GT
Una pregunta: el misal manda inclinarse cuando el «Te ofrecemos humildemente...»
¿Hasta cuándo se debe estar inclinado desde esas palabras?
Gracias.

**********

JAVIER:

En el Canon romano, profundamente inclinado reza: "Te pedimos humildemente Dios todopoderoso" hasta "aquí en este altar" inclusive, se endereza y se signa al decir: "seamos colmados de gracia y bendición.
19/10/17 1:11 PM
  
josep
sentados escuchamos, de pie rezamos, arrodillados adoramos.
19/10/17 2:51 PM
  
Manoletina
Habitualmente en el " Orad hermanos para que este sacrificio..." me pongo de pie, pero veo que la mayor parte de los fieles lo hacen en "El señor esté con vosotros... y con tu Espíritu. Levantemos el corazón....".

También suelo ponerme de pie, al terminar la consagración. Otros se esperan hasta "anunciamos tu muerte, proclamamos tu .....". Otros se quedan de rodillas desde el Santo toda la plegaria....

Sólo he visto que mi marido y yo hagamos una inclinación de cabeza en el Credo " que fue concebido por obra y gracia del Espiritu Santo, nació de SAnta María Virgen"

Dice el misal cuándo debe hacerse tales cosas o es libre?

*****************

JAVIER:

Sí, hay que levantarse al decir el sacerdote "Orad hermanos para que este..." y no después. De rodillas en la consagración y nos levantamos cuando el sacerdote hace la genuflexión al cáliz porque una aclamación ("Anunciamos tu muerte") se canta de pie. En el Credo igualmente, todos hacen inclinación a las palabras "Y por obra del Espíritu Santo..."

Todo esto viene en la Ordenación General del Misal Romano y en el Ordo Missae.
20/10/17 10:06 AM
  
Manoletina
Perdón, Padre, otra pregunta. Orar postrado se puede para los fieles dentro de la oración pública?

************

JAVIER:

¿Postrado? ¿Se refiere de rodillas? De rodillas se puede -según la indicación del diácono- en las preces solemnes de la liturgia del Viernes Santo y, también según se indique, en el canto de las Letanías de los santos. No recuerdo ahora otro momento más.
20/10/17 10:12 AM
  
Manoletina
Gracias padre, yo suelo repetir los gestos de mi marido, que entiende mucho más de liturgia que yo. El sí se pone de rodillas en las preces de Viernes Santo (sólo él en todas las parroquias que lo hemos celebrado, jeje), lo hace además porque dice que en esas preces pidieron por él años atras cuando era ateo.
Por postrado me refiero, perdón por el símil, a la postura como rezan los musulmanes. Como creo que rezó Jesús en Getsemaní y algunos personajes del Evangelio se acercaban a él. He visto personas en esa postura (por tierra, con rodillas flexionadas y rostro en el suelo) en la Adoración Eucarística. A veces he sentido deseos de ponerme así en la consagración o postcomunión, pero por no saber si se puede, por vergüenza y timidez y por no dar el cante, no lo he hecho.

****************

JAVIER:

Entendido. En la oración litúrgica en común, no. En privado, lo que desee.
20/10/17 11:14 AM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.