Gestos y posturas corporales para participar (VII)

La participación de todos los fieles en la santa liturgia ha de ser también exterior, activa. Todos toman parte con las diversas posturas y algunos gestos, según los distintos momentos de la liturgia, para unirse al Misterio que se celebra también de forma externa, significativa. La participación no es sólo un sentimiento interior de devoción o recogimiento como tampoco es la continua intervención, el movimiento, los inventos para que “muchos participen” añadiendo moniciones, ofrendas, etc… Benedicto XVI, elegantemente, escribía:

“Pero no hemos de ocultar el hecho de que, a veces, ha surgido alguna incomprensión precisamente sobre el sentido de esta participación. Por tanto, conviene dejar claro que con esta palabra no se quiere hacer referencia a una simple actividad externa durante la celebración” (Exh. Sacramentum caritatis, n. 52).

 Las mismas posturas, que todos adoptan unánimemente en la celebración litúrgica, son expresión clara de participación, de modo que estar de pie, sentado, de rodillas o trazar el signo de la cruz o hacer una inclinación, etc., son formas de participación de todos. Así lo interior se hace también exterior, manifestación del corazón que se adhiere a la liturgia:

 “Los fieles cumplen su función litúrgica mediante la participación plena, consciente y activa que requiere la naturaleza de la misma liturgia; esta participación es un derecho y una obligación para el pueblo cristiano, en virtud de su bautismo.

Esta participación:

a) Debe ser ante todo interior; es decir, que por medio de ella los fieles se unen en espíritu a lo que pronuncian o escuchan, y cooperan a la divina gracia.

 b) Pero la participación debe ser también exterior; es decir, que la participación interior se exprese por medio de los gestos y las actitudes corporales, por medio de las aclamaciones, las respuestas y el canto” (Instrucción Musicam sacram, n. 15).

  Una visión panorámica de la participación del pueblo cristiano en la liturgia la señala la Ordenación General del Misal al decir: “Formen, pues, un solo cuerpo, al escuchar la Palabra de Dios, al participar en las oraciones y en el canto, y principalmente en la común oblación del sacrificio y en la común participación de la mesa del Señor. Esta unidad se hace hermosamente visible cuando los fieles observan comunitariamente los mismos gestos y posturas corporales” (IGMR 96).

 a) de pie

 Es la postura clásica de la oración cristiana, de hijos rescatados que pueden estar de pie ante Dios orando, sin temor servil ni esclavitud humillante. Así se representan en las catacumbas la imagen del orante y de la orante: de pie, manos extendidas en forma de cruz. Orar de pie es un signo o memoria del Señor resucitado que no yace en el sepulcro, sino que vence y está levantado, de pie, sobre la muerte y el pecado.

 De pie, asimismo, se recibe a quien va a entrar, como signo de honor, respeto y veneración, y de pie se escucha el saludo de quien es superior o su breve discurso y quedarse sentado sería una descortesía, gesto de poca educación. De pie se está como servidores del Señor, atentos a lo que Él, sentado, pueda indicar: Abraham sirve a los tres ángeles en la encina de Mambré y mientras están sentado comiendo, permanece en pie (cf. Gn 18,8).

Elías debe esperar de pie, ante la gruta, el paso del Señor (cf. 1R 19,11-13). Ante el Señor, los reyes y príncipes de la tierra se pondrán en pie (cf. Is 49,7) como homenaje y reconocimiento. De pie debe ponerse Ezequiel para escuchar las órdenes del Señor y recibir la visión (cf. Ez 2,2); de pie están miles y miles, mientras el Señor se sienta en su trono (cf. Dn 7,9-10; 16); el ejército celestial rodea el trono de Dios permaneciendo de pie a derecha e izquierda (cf. 2Cron 18,18).

  Ester habla de pie ante el rey para interceder por su pueblo (cf. Est 5,2; 8,4) como elocuente tipo de la oración cristiana. Salomón ora de pie ante el altar del Señor (2Cron 6,12ss). En la asamblea litúrgica de Israel, “todos los de Judá, con sus pequeños, mujeres e hijos, permanecían en pie ante el Señor” (2Cron 20,13). El rey, de pie ante el Señor, ratifica y se compromete a seguir la Alianza (cf. 2Cron 34,31). La muchedumbre, en aquel día solemne del retorno del exilio, se pone en pie para recibir el libro de la Ley que Esdras abre sobre un estrado de madera (cf. Neh 8,5).

 Ante el trono y el Cordero hay una muchedumbre inmensa que nadie podría contar, de pie, cantando (cf. Ap 7,9) y ante el trono estarán de pie los muertos, pequeños y grandes, cuando se abra e libro de la vida (cf. Ap 20,12).

 El Señor estará en pie, dominando, gobernando y pastoreando a Israel (cf. Mq 5,3). Cristo resucitado se aparece de pie a María Magdalena (Jn 20,14) como vencedor que se ha acostado, dormido y que se puede levantar sobre la muerte, y de pie, en medio de los apóstoles, se presenta Jesús en medio del Cenáculo (cf. Jn 20, 19). Esteban ve a Jesús, de pie, a la derecha de Dios (cf. Hch 7,55-56), reconociendo su señorío y divinidad. Es Cristo el Cordero que está de pie delante del trono (Ap 5,6), el Cordero “que estaba de pie sobre el monte Sión, y con él ciento cuarenta y cuatro mil que llevaban grabados en la frente su nombre y el nombre de su Padre” (Ap 14,1).

 La Iglesia celebró de pie la liturgia: de pie el sacerdote eleva las oraciones a Dios y así pronuncia la gran plegaria eucarística, sacrificial, porque de pie se ofrece el Sacrificio; y de pie asisten y oran los fieles[1].

 En razón del tiempo pascual y los domingos, los fieles nunca se arrodillarán ni para las oraciones ni para las letanías de los santos sino que permanecen en pie sin ningún signo penitencial: orar de pie es lo propio del tiempo pascual (y de los domingos). El Concilio de Nicea determinó:

 “Sobre el rezar de rodillas.

Ya que hay algunos que se arrodillan en los días domingo y en el tiempo de pentecostés [hoy diríamos “en tiempo pascual"] para que en todos los lugares haya un perfecta uniformidad, le parece bien a este santo concilio que las oraciones a Dios se hagan de pie” (cn. 20).

 Por eso los cristianos no deben ayunar durante este tiempo pascual ni orar de rodillas (Tertuliano, De corona, 3). O san Basilio Magno: “No sólo porque hemos resucitado con Cristo y debemos buscar las cosas de arriba traemos a nuestra memoria, estando de pie mientras oramos en el día consagrado a la resurrección, la gracia que nos ha sido dada sino porque ese día parece ser en cierto modo la imagen del siglo venidero” (De Spir. Sanc., 27,66). En el Occidente cristiano, será san Ireneo de Lyon el que enseñe que “la costumbre de no arrodillarnos durante el día del Señor es un símbolo de la resurrección por la que, gracias a Cristo, hemos sido liberados de los pecados y de la muerte, que por él fue destruida”[2].

 Durante la celebración eucarística, se participa estando de pie en los siguientes momentos, a tenor del Misal:

 “Los fieles están de pie

-desde el principio del canto de entrada, o bien, desde cuando el sacerdote se dirige al altar, hasta la colecta inclusive;

-al canto del Aleluya antes del Evangelio;

-durante la proclamación del Evangelio;

-mientras se hacen la profesión de fe y la oración universal;

-además desde la invitación Orad, hermanos, antes de la oración sobre las ofrendas, hasta el final de la Misa” (IGMR 43), excepto durante la consagración y después de la Comunión, como veremos en su momento.

 Si atendemos a la Liturgia de las Horas, Todos los participantes estarán de pie:
a) durante la introducción del Oficio (Invitatorio) y la invocación inicial de cada Hora (Dios mío, ven en mi auxilio);
b) mientras se dice el himno;
c) durante el cántico evangélico (Benedictus, Magnificat, Nunc dimittis);
d) mientras se dicen las preces, el Padrenuestro y la oración conclusiva

e) también estarán de pie al canto del Te Deum[3] y, en el oficio de Vigilias, a la lectura del Evangelio dominical[4].

En las celebraciones sacramentales, todos estarán de pie en el rito sacramental (consentimiento matrimonial, imposición de manos, unción del altar, etc.) y durante la plegaria solemne (plegaria de ordenación, dedicación de iglesias, etc.).

 Vigilantes y orantes, de pie recibimos al Señor, le escuchamos, oramos y asistimos a la Gracia del Misterio que se hace presente en el Sacramento, en cada Sacramento.

 

 



[1] El mismo Canon romano dice “et omnium circumstantium”, es decir, y “de todos los que están de pie alrededor”, aunque la traducción oficial mutila el sentido: “y de todos los aquí reunidos, cuya fe y entrega…”. El antiguo testimonio del apologeta san Justino lo avala: “Después nos levantamos todos a la vez y recitamos preces; y a continuación, como ya dijimos, una vez que concluyen las plegarias, se trae pan, vino y agua: y el que preside pronuncia con todas sus fuerzas preces y acciones de gracias, y el pueblo responde «Amén»” (I Apol., 67).

[2] S. Ireneo, Fragm. 7 de un tratado sobre la Pascua (PG 6,1364-1365).

[3] Cf. Caeremoniale episcoporum, 216.

[4] Cf. IGLH 263-264.

8 comentarios

  
maria
Cuánto les cuesta a muchos levantarse después de las ofrendas! Qué hermosa explicación del por qué estar de pie! Muchísimas gracias Padre.
05/10/17 12:44 PM
  
Mario
Padre: ¿Se puede deducir de esta explicación que tampoco habría que arrodillarse durante la Consagración en la misa dominical y de tiempo pascual? Gracias y bendiciones!

**************

JAVIER:

No, no se puede deducir eso. He citado la legislación antigua, que duró siglos. Pero la legislación vigente no dice eso. Para la consagración, en el rito romano, siempre de rodillas independientemente del ciclo litúrgico: eso es lo que está mandado, por el sentido de adoración.
Queda, como vestigio de la antigüedad cristiana, que las letanías de los santos, por su sentido de oración y súplica, no se cantan de rodillas sino de pie los domingos y el tiempo pascual.
07/10/17 8:16 PM
  
Norberto
Constato horrorizado, la proliferación, en pocos años de la proliferación, en los templos, de pantallas que, durante los sacramentos, proyectan cosas varias como la letra del canto correspondiente y otras, distrayendo la atención en momentos como la consagración, cuya única mirada es hacia el altar.

************

JAVIER:

Coincido. A mí tampoco me gustan las pantallas.
08/10/17 5:07 PM
  
Francisco
Padre Javier,
Usted señala que "de pie se ofrece el Sacrificio". ¿Por qué, entonces, la postura durante el relato institucional ha de ser de rodillas, según lo plantea la OGMR? Si es justamente en ese momento en que se ofrece el Sacrificio...
Y una segunda pregunta. Luego de la presentación de las ofrendas, ¿cuándo deben ponerse en pie los fieles? ¿Justo antes del "oren, hermanos"? ¿Durante el "oren, hermanos"? ¿Después de "El Señor reciba de tus manos"? Entendiendo que está claro que hay que estar en pie en la oración sobre las ofrendas...

Saludos!

*******************

JAVIER:

Quien ofrece propiamente el Sacrificio es el sacerdote, y éste está de pie. Los fieles, arrodillados, ofrecen el Sacrificio por manos del sacerdote (cf. Mediator Dei, nn. 113-114).

Al decir "Orad hermanos", es el momento oportuno.
09/10/17 6:36 AM
  
maria
P. Javier, cuando debe acceder al altar el ministro extraordinario de la comunión? El resumen del nuevo misal, en el número 162 cita q no lo deben hacer hasta q no hayacomulgado el celebrante, pero veo en varias iglesias q suben en el momenti del Padrenuestro. Gracias.

**************

JAVIER:

Pues habrá que atender lo que dice el Misal: cuando esté comulgando el sacerdote suben, y entonces reciben la comunión y el copón con el Santísimo para distribuir la sagrada comunión.
09/10/17 3:55 PM
  
maria
Ay Dios mío, lo q hsy que corregir y no se corrige!!!
09/10/17 7:15 PM
  
maria
Después de '' y no se corrige'' olvidé darle de nuevo las gracias por su aclaración que, por supuesto, me servirá solo para mí, pero la situación es la que es.
09/10/17 7:19 PM
  
Francisco
Muchas gracias por su atenta respuesta, padre Javier.

Podría dedicar alguna de sus entradas al uso de los espacios celebrativos, en particular el altar, la sede y el ambón. En mi país existe una distorsión muy grande en el uso (o no uso) que se le da a estos lugares. Se lo agradecería muchísimo, pues nos ayudaría a corregir algunas prácticas en nuestras comunidades.

Saludos!

*****************

JAVIER:

Propuesta aceptada. Tengo artículos sobre los distintos lugares litúrgicos. Los prepararé e iré alternando con esta serie de artículos sobre "la participación".
10/10/17 4:52 AM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.