La alegría sacerdotal: "llega el Esposo, salgan a su encuentro"

“Llega el Esposo, salgan a su encuentro”

Estas palabras del Evangelio de hoy han resonado fuerte en mi interior estos días.

Días que han estado repletos de actividades, inundados de proyectos, de iniciativas y de concreciones.

Días donde Jesús me ha regalado no sólo el gozo de sembrar, sino la luminosa e inmerecida experiencia de -algo- cosechar.

Pero aunque la “onda verde” en varios asuntos es capaz de traer entusiasmo a cualquier corazón, hay una experiencia que es aún más luminosa y plenificante: “llega el Esposo, salgan a su encuentro".

Y es que en estos días las ALEGRÍAS más intensas, alegrías de Cielo, Jesús me las ha regalado en la administración de los sacramentos.

Alegrías inmensas, paz sin fronteras, unificación interior en el momento de adorar el Cuerpo Sacrosanto luego de consagrar; alegría profunda y duradera al oír la confesión de los pecados de niños de catequesis, entrecortada por sus sollozos y lágrimas; alegría desbordante al Bautizar un niño que reía divertido cuando su padres y padrinos decían “sí, creo…"; alegría y esperanza, regocijo sereno al entregar el Cuerpo del Señor por primera vez a un grupo de niños…; alegría y emoción al compartir la de unos novios que, decididos a comenzar una nueva vida, juran amor eterno ante el altar.

Alegrías tan intensas e inocultables que me he sorprendido a mí mismo, varias veces, sonriendo y hasta riendo en medio de la solemne ocasión de celebrar un sacramento

En cada uno de esos momentos que jalonan la vida sacerdotal -intercalados con idas y venidas, con algunos enojos y decepciones, con compras y ventas, con encuentros fraternos, y viajes, y clases y charlas- en cada uno de esos momentos he experimentado, con fuerza y realismo: “LLEGA EL ESPOSO, SALGAN A SU ENCUENTRO".

¡Gracias, Jesús, Amor mío!

¡Ayúdame, Madre, a tener siempre mi lámpara encendida!

2 comentarios

  
maru
Vd.si que demuestra alegria en su vida sacerdotal, Padre y éso se demuestra en lo que plasma en sus comentarios que me gusta mucho leer. Que el Señor y su santísima Madre lo guarden y lo llenen siempre de sus bendiciones. Desde España, le recuerdo en la oración.
12/11/17 4:48 PM
  
hornero (Argentina)
Sí, Padre, tiene toda la razón de alegrarse ante esta Venida de Jesús, el Esposo de su alma sacerdotal. Gracias por compartir con nosotros sus experiencias de ese dichoso Encuentro; en verdad, con su testimonio lo hace llegar hasta nosotros, que nos sentimos contagiados por su comprensible alegría. Como usted bien nos dice, entre el trajín de cada día, se hace presente Jesús que nos reanima, nos da de beber esa agua refrescante y revitalizadora de la Gracia. Y, María que nos alienta como Madre, a no aflojar, a guardar el íntimo silencio interior, el recóndito santuario de la paz.
12/11/17 9:12 PM

Esta publicación tiene 1 comentario esperando moderación...

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.