Pilar Sordo y la Iglesia del Siglo XXI

En estos días di con un video de Pilar Sordo, la reconocida psicóloga y conferencista chilena, titulado: “Los adolescentes del Siglo XXI”. (Atención: no estoy proponiéndola como modelo de vida ni avalando todas sus opiniones en todos los temas, sólo remito al contenido de éste video)

Con su estilo pasional, divertido y profundo a la vez, va describiendo las inconsistencias de los padres modernos, que son la causa de la peculiar forma de ser de los adolescentes en la actualidad. A pesar de la utilización de lenguaje vulgar, recomiendo vivamente el video a padres y educadores por el enorme cúmulo de verdades impopulares allí contenidos.

 

Del video me llamaron la atención algunas expresiones. Da a entender que uno de los graves problemas y decisivos obstáculos para la formación de niños y jóvenes es que el principal objetivo de los padres modernos es “caerle bien” a los hijos, “complacerlos”.

Dado que ésta es su principal meta–si es que se puede llamar así a esa irracional actitud- muchos padres modernos suelen ser incapaces de sostener un “NO” ante sus hijos si éste les hace perder “popularidad” ante ellos. Los niños descubren este mecanismo y logran manipular cada vez más la endeble voluntad de sus mayores, hasta lograr tomar el control de cada situación. Los padres siguen empeñados en ser “amigos”, “compinches” y “cómplices” de sus hijos cuando esto –dice Pilar- no reviste ningún mérito.

El verdadero mérito es ser padres, y eso implica –así lo expresa ella- “ser jodidos”, decir muchas veces “no", poner límites.

Ser padres implica soportar estoicamente que el hijo en la adolescencia o incluso antes le diga “papá/mamá: te odio. Todos los demás papás o mamás son mejores que vos”

El adulto formado y consistente sabe resistir sin inmutarse, al menos externamente, esta tormenta, convencido de que el “no” para su hijo es una forma de amor. No se asusta. No se desespera. Aunque el hijo llore, patalee, grite, amenace, el papá/mamá que tiene convicción se sostiene.

 

Pensaba en esto durante estos días aciagos donde todo parece indicar que hay quienes, en la Iglesia, están decididos a tomar el camino de la inconsistencia.

Parece estar de moda el pensamiento según el cual la Iglesia ya no debe ser Madre y Maestra, sino “amiga, compinche o cómplice” de todo lo que el hombre de hoy quiera hacer.

Parece estar de moda asustarse ante el reclamo de los “hijos” -aunque la referencia a ellos y su sufrimiento parece ser sólo una excusa, un camuflaje de los propios “reclamos"-, y estar dispuestos a modificar toda enseñanza y toda norma que pueda caer impopular o parecer demasiado exigente. Incluso si estas enseñanzas proceden con toda claridad de quien es el único Maestro, nuestra Cabeza y Fundador, Cristo.

Parece estar de moda en la Iglesia querer “caerle bien” a todos, justificándolo todo, atenuando toda responsabilidad, minimizando lo que nuestro Maestro condenó, sonriendo ante el pecado. Todo con tal de evitar el odio del mundo.

 

¿Hemos olvidado acaso que Jesús dijo: “Si el mundo los odia, recuerden que también me ha odiado a mí” (Jn 15, 18)?

¿Hemos olvidado las dos últimas bienaventuranzas de Mateo, o, más aún –en las bienaventuranzas de Lucas- las palabras duras que el Señor dice a aquellos a quienes todos alaben y honren (cfr Lc 6, 26)?

La inconsistencia mostrada por algunos pastores, que parecen avergonzarse de la Tradición y hasta de la mismísima “rigidez” de un tal Jesús, no sólo conducirá a la ruina espiritual a muchos de sus hijos, sino que, además, acabará por debilitar y hacer completamente prescindible a la Iglesia misma.

¿Para qué existe ya la Iglesia, si no hay un camino, si todos los caminos conducen a la misma parte, o, más bien, a ninguna? ¿Para qué existe la Iglesia, si la Gracia de la que ella es portadora ya no es capaz de sanar y elevar al hombre, haciéndolo eludir el pecado, mostrado hoy con descaro como inevitable?

Una Iglesia así merece el repudio, merece “ser pisoteada por los hombres” (Mt 5, 13), como la sal que ha perdido ya definitivamente su sabor. No es de extrañar que a medida que avanza el “permisivismo” eclesial, ella y sus símbolos y sus tesoros más valiosos son objeto de burla y profanación.

 

Pilar Sordo dice que ésta “es la única generación de padres que ha tenido miedo a los padres y tiene miedo –terror- a los hijos”.

Muchas veces veo una Iglesia dominada y paralizada por el miedo al mundo, por el miedo a los hombres, por el miedo a la opinión pública.

Pero -a diferencia esta vez de lo señalado en la conferencia- me temo que en nuestra generación eclesial hay algunos que han perdido el único temor importante: el temor del Padre, el temor del Señor.

8 comentarios

  
Kalel
Aviso a navegantes:
Ojo con esta señora que está a favor del aborto y el matrimonio gay aunque ella "no abortaría"
https://www.clarin.com/viva/pilar-sordo-verdadera-curacion-ponemos_0_E1FeAzflb.html
Si bien lo que dice en el video que describe el padre Bonnin no es como para tomarla de modelo.
24/08/17 10:43 PM
  
drkalel
Digo: Si bien lo que dice en el video es bueno no es para tomarla de modelo.
25/08/17 3:48 AM
  
chico
A media que leía lo pasaba a la relación : Obispos, Curas y Cristianos. Y es lo mismo. El clero hoy es para caer bien a todos, decir a todo que sí, y entonces los fieles en general a hacer lo que se les antoje. Ejemplo: contemplemos la majada de Comulgadores en las Misas, la tranquilidad con que los jóvenes viven amancebados...... etc. .
26/08/17 11:00 AM
  
Maria
Que pena ver un sacerdote necesitando perder tiempo escuchando a esta mujer ...es que no basta la formación, la vida interior...para hablar desde el Esppiritu Santo ....que moderno usar estos lamentables recursos.
26/08/17 8:35 PM
  
chico
Al leer el comentario de MARIA pienso: Verdaderamente qué diferentes que somos los humanos, lo que a uno le parece bien al otro, mal, lo que a uno gusta a otro disgusta, lo que a uno parece una preciosidad, a otro le parece un adefesio. Pero lo necesario es que en la diversidad siempre haya caridad.
28/08/17 9:29 AM
  
Ignacio
Estimado P. Leandro: Como chileno, que conozco a Pilar Sordo y lo que piensa, por sus habituales apariciones mediáticas, puedo afirmar que si bien muchas veces ha dicho cosas acertadas, su línea de pensamiento base es totalmente contraria a la enseñanza de la Iglesia, pues está de acuerdo con el aborto, el matrimonio homosexual, y además es cercana a un sacerdote progresista chileno, Felipe Berríos, quien habría "bendecido" el nuevo "matrimonio" de esta sra., que no tenía por dónde obtener la nulidad eclesiástica. Por ende, no la recomendaría en ningún caso.
28/08/17 3:14 PM
  
Luis Piqué Muñoz
¡El Temor de Dios es Santo, es Amor de Dios! En efecto, la Iglesia moderna tiene miedo, no quiere Persecuión ni Sufrimiento ¡no quiere ¡no Cree en ella! defender la Verdad y la Virtud! ¡pese a que Jesús dice continuas veces que se gloríen en la Persecución y el Odio del Mundo! No lo dice para llamar la Atención y perder el Tiempo ¡es que el Mundo, el Demonio y la Carne, siempre perseguirán al Justo y a la Iglesia! El que quiera comodidad y Tranquilidad ¡no se llame Cristiano, Católico, responsable de una Gran Misión de Sacrificio por Amor ¡la Pasión! en el Mundo ¡como Cristo! ¡El Evangelio, la Palabra de Dios, Cristo, es la Revolución del Bien, la única y la más sufrida y sangrienta! Nada más.
28/08/17 4:38 PM
  
Grace del Tabor - Argentina
La comparación me parece excelente.
En una parroquia cercana cuyo nombre es "Parroquia del Espíritu Santo", colgaron unos carteles con los Dones de Él : Sabiduría, Entendimiento, Consejo, Ciencia ...Y Fortaleza. ¡No figuraba el Temor de Dios !
Para muestra, basta un botón ...
30/08/17 10:09 AM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.