Jesús + Juanes, Pedros y Tomases = Iglesia.

Pesca MilagrosaYo sé que el texto de la “segunda pesca milagrosa” (Jn 21, 1-14) admite muchísimas lecturas y aplicaciones a nuestra vida personal y eclesial.

Pero hoy quiero compartirles una que me ayudó muchísimo, y que creo que puede servirles a todos los que trabajan/trabajamos en la Iglesia, y, en el fondo, en cualquier institución civil.

Juan, Pedro y Tomás.

Cuando luego de haber tirado la red a la derecha, “la red se llenó de peces", los discípulos reaccionaron de diversa manera.

Juan -el discìpulo amado- fue el “capo” que leyó primero, que entendió antes que el resto, que creyó, que supo ver detrás de la niebla matinal y los 153 bichos escamosos algo más que lo que se veía… Juan tenía el corazón atento y la mirada vigilante, y fue el que dijo, fuerte, clarito: “Es el Señor".

Pedro, hasta ese momento, estaba dando órdenes a los demás, entre la euforia de semejante pesca y el cansancio de la noche… Pedro estaba todavía tan en la superficie del asunto como la barca que conducía con diestra mano. Pedro ni por casualidad había intuido aún lo que Juan. 
Pero apenas oyó, Pedro no dudó. Con la velocidad de un rayo, con pericia de viejo lobo de mar y a la vez con audacia casi infantil, se tiró al agua, sin pensar, sin meditar. Algo le dijo que no podía demorar más tiempo lejos del Señor, y sin vacilaciones se zambulló en el agua, sin saber si estaba fría o era demasiado hondo…

¿Y los otros? Tomás y los otros escucharon y vieron a Juan y a Pedro, se alegraron, quizá gritaron de júbilo o se abrazaron… pero se dieron cuenta que alguien tenía que tomar el timón, y que agún otro debía agarrar la red -para que no perdieran semejante pesca- y que los restantes debían remar. Si ellos no hubieran hecho esto, o no hubieran regresado a la orilla, o los peces hubieran vuelto al fondo del mar, y el “desayuno pascual” no hubiera sido completo.

Jesús + Juanes, Pedros y Tomases = la Iglesia.

Me hizo mucho bien imaginármelos por un momento, y descubrir que en la vida de la Iglesia y de los grupos cada uno de nosotros tiene un lugar, una misión, un carisma, un espacio donde poner en juego su propio y peculiar modo de ser.

Algunos tienen una mirada profunda y penetrante, clarividente. Se dan cuenta antes que el resto de las cosas -por lo cual a veces no son creídos de inmediato- y lo dicen en alta voz. Son importantes porque ven más allá de la neblina, más allá de la epidermis de la realidad social o pastoral la presencia del Señor. Los hombres de acción suelen referirse a ellos casi despectivamente, diciendo algunas veces: “a este le encanta hablar, tiene lindas ideas, pero no hace nada". Pero es que muchas veces su carisma, su rol en el grupo, es aportar ideas, y decirlas con claridad. Y eso ¡es clave!

Otros tienen por virtud la audacia -parresía- de la decisión. Puede ser que no sean tan “pensantes", y que incluso no tengan como principal virtud la perseverancia en el tiempo. Pero son los que van al frente, sin detenerse en obstáculos. Una vez descubierto el objetivo, hacen de “punta de lanza” y realizan -a veces solos y criticados- lo que a otros parece imprudente o arriesgado. Inician movimientos, son como esa primera pieza del dominó eclesial, cuyo empuje arrastra y marca rumbos.

Y otros, muchos otros, tienen la maravillosa tarea de trabajar en silencio, de sostener las obras con su constancia, con su sentido común, con su fidelidad a las pequeñas cosas. Se ocupan del detalle, de la persona singular, del foco que se quemó, del cumpleaños del fulano y de llamar a mengano que dejó de venir. Apoyan con gusto y energía lo que otros han visto y comenzado, sin reclamar para ellos un particular reconocimiento. Son absolutamente imprescindibles, aunque sus nombres no suelan aparecer en los libros históricos de las instituciones.

Para que esa diversidad funcione y sea verdaderamente Iglesia, es prioritario que el punto de partida sea siempre Jesús. Escucharlo y obedecerlo. Es evidente tambien que cada uno de nosotros puede ir interpretando, en el transcurso de la vida y a través de los años, el papel de Juan, de Pedro o de los otros discípulos. Y que ninguno es sólo uno de ellos, sino que tiene más de alguno que de otro.

Lo importante es saber que todos somos importantes.

Y que los Juanes no deben enojarse con los Pedros y los Tomases, y que éstos no deben irritarse ni competir con los Juanes, y así sucesivamente. Que hay espacio para todos en la Barca de Jesús.

Y que sin el aporte de cada uno, Jesús Resucitado quedaría allí, solo, en la orilla, y que nuestros hermanos -todos y cada uno de los “peces” que tenemos que llevar junto a Él- no llegarían a conocerlo.

Esos peces que luego serán pescadores, desde la conciencia de haber sido pescados del mar del sinsentido y del pecado. Gracias, en primer lugar, a Jesús, pero también al clarividente Juan, al decidido Pedro, y a la tarea de los otros cinco.

Gracias a esa Iglesia -Cabeza y Cuerpo- que cada día el Señor me enseña a querer más y más.

1 comentario

  
Opinando
Padre... ¡Me encantó el post! Maravilloso, cuanta y cuanta sabiduría contiene para nosotros la Biblia. Sabe, hace tiempo que me di cuenta que podríamos aprender de ella eternamente y nunca terminar de entender e interiorizar todo lo que transmite; aunque después de empezar a verte y a reconocerte en ella, en formas, lugares y personajes tan diversos -hasta llegar al que importa-, ya nada puede agarrar a uno de sorpresa. Hay que pedir constantemente al Santo Espíritu que nos permita ver y entender, con la cabeza y con el corazón. Y, aprovecho para humildemente dar un pequeño consejo a los hombres, cunado recen a Nuestra Santísima Madre en el cielo, pídanle con humildad que les ayude a captar -y entender- todo aquello que, por ser varones, nos es más lejano, confuso, extraño, o pasamos sin percibir, en todo el mensaje de su Hijo... Un buen día me asaltó aquella duda, ¿y si por ser hombre hay cosas que paso por alto en todo esto? ¿Qué me resaltaría en cada lectura o meditación si fuera una mujer? ¿Vería cosas que se me escapan? Hagan la prueba... A mí me asombró, me ayudó a entender cosas que ni imaginé, pude cerrar el círculo y entender... ¡Ay! ¿Acaso que crees que por ser varón no puedes concebir un nuevo ser en tu interior? ¿Tan poca fe tenemos? Cuando levantes al Hijo del Hombre empezará el viaje; ¿De qué te conoce? Debajo de la higuera amigo, debajo de la higuera; el día que veáis... ¡Uf! GRANDIOSO, ni imaginamos lo grande, grande de verdad que es todo esto. Lo malo es que la espiritualidad profunda, la mística y la profecía -que no es contar novedades sino gritar lo de siempre y que ya está dicho, que nadie se equivoque- se ha ido evaporando del católico 'de base' como les gusta llamarse.

Un abrazo desde el otro lado del charco y bendiciones.
21/04/17 4:27 PM

Esta publicación tiene 1 comentario esperando moderación...

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.