Transubstanciación

Modernistas: ¡Ojo con tocar el “concepto” de transustanciación! 

Eso no se toca.

Nunca hubiera imaginado que yo, pobre hombre y pecador, tuviera que llegar a escribir un artículo para defender la fe católica: la fe de mis padres, de mis abuelos; la fe de mi pueblo, de mi Iglesia…

La transubstanciación (o transustanciación: de las dos maneras se puede escribir) es el milagro al que asistimos y que contemplamos cada vez que vamos a la Santa Misa. Cuando el sacerdote repite las palabras de Jesús en la Última Cena en el momento de la consagración, el pan y el vino dejan de ser pan y vino para convertirse realmente en el cuerpo y en la sangre de nuestro Señor Jesucristo. Cristo se hace presente realmente en su cuerpo, su sangre, su alma y su divinidad en el pan y en el vino y se nos da como alimento para nuestra salvación. Por eso nos arrodillamos en ese momento en la Eucaristía: nosotros solo nos arrodillamos ante Dios, Nuestro Señor.

Pero no voy a entrar a explicar el concepto de “transubstanciación” porque no soy teólogo y hay quienes saben más y lo explican mejor de lo que yo podría hacerlo. Por ejemplo, José Miguel Arráiz lo explica maravillosamente aquí: http://apologeticacatolica.org/Eucaristia/EucaristN02.htm

La Eucaristía es el sacramento de nuestra fe. Ni más ni menos.

Pero hoy he leído un artículo en 1Peter 5 (que pueden leer aquí https://onepeterfive.com/italian-liturgist-alleged-to-be-working-on-ecumenical-mass-transubstantiation-is-not-a-dogma/) que ha hecho que vuelvan a encenderse para mí todas las alarmas.

Al parecer, hay unos cuantos iluminados que pretenden reformar la liturgia para que se pueda dar la intercomunión entre católicos y protestantes. Y eso pasa por eliminar la transubstanciación. Y hasta ahí podíamos llegar.

Ya en 2013, se publicó un informe de la Comisión Luterano-Católico Romana titulado Del Conflicto a la Comunión para la Conmemoración Conjunta Luterano-Católico Romana
de la Reforma en el 2017 que llegaba a decir lo siguiente:

  1. Tanto luteranos como católicos pueden afirmar en conjunto la presencia real de Jesucristo en la Cena del Señor: «En el sacramento de la Cena del Señor, Jesucristo, verdadero Dios y verdadero hombre, está presente total y enteramente, con su cuerpo y su sangre, bajo los signos del pan y del vino» (Eucaristía 16). Esta declaración en común afirma todos los elementos esenciales de la fe en la presencia eucarística de Jesucristo sin adoptar la terminología conceptual de «transustanciación». 
(el subrayado es mío).

Claro… Si prescindimos de la terminología conceptual de “motor, cuatro ruedas y volante”, seguramente un coche sería una bicicleta.

Y ahora viene el profesor Andrea Grillo y nos dice que “la transubstanciación no es un dogma, y ​​como explicación [de la Eucaristía] tiene sus límites. Por ejemplo, contradice la metafísica”. Este señor le está enmendando la plana a todos los santos de la Iglesia y a todo un concilio dogmático como fue el de Trento. Nada más y nada menos. Ahí es nada…

Este profesor parece ser que pertenece a un grupo de expertos que está trabajando en una “Misa Ecuménica”, en una especie de liturgia interreligiosa. Y dicen que esa nueva liturgia va a prescindir del concepto “anticuado” de transubstanciación. Y dicen que esa nueva liturgia que permitiría la comunión conjunta de católicos y protestantes modificaría la anáfora de la consagración: la fórmula que, repetida en cada Misa, permite el milagro de la transubstanciación. Así que tendríamos misas falsas, donde ya no estaría realmente presente el Señor.

¡OJO! Quieren privarnos de la presencia real de Cristo. Ese es el objetivo final de Satanás: que no tengamos a Cristo con nosotros.

En el documento El sacerdote y el canon de la Santa Misa, o Plegaria Eucarística, se dice lo siguiente:

La Plegaria Eucarística, conocida en la tradición oriental como Anaphora (“ofrenda”), es verdaderamente el “corazón” y el “culmen” de la celebración de la Santa Misa, como explica el Catecismo de la Iglesia Católica. En la tradición romana, la Plegaria Eucarística tomó el nombre de Canon Missae (“Canon de la Misa”), expresión que se encuentra en los primeros Sacramentarios y que se remonta al menos al papa Vigilio (537-555), el cual habla de la prex canonica.

La Anáfora o Canon es una larga oración que tiene forma de acción de gracias (eucharistia), conformada al ejemplo de Cristo mismo durante la Última Cena, cuando Jesús tomó el pan y el Cáliz y “dio gracias” (Mt 26,27; Mc 14,23; Lc 22,19; 1Cor11, 23). San Cipriano de Cartago (muerto en 258), uno de los testigos más importantes de la tradición latina, proporcionó una formulación clásica del vínculo inseparable entre la celebración litúrgica y el acontecimiento de la institución de la Eucaristía en el Cenáculo, cuando enfatizó que el celebrante debe imitar de cerca los actos y las palabras que el Señor usó en aquella ocasión, y de los cuales depende la validez de los sacramentos.

Para que el acontecimiento sucedido en un tiempo pasado se haga presente, deben por tanto ser pronunciadas las palabras: Esto es mi Cuerpo – Esto es mi Sangre. Pero en estas palabras se supone que habla el Yo de Jesucristo. Solo Él puede decir estas cosas; son Sus palabras. Ningún hombre puede pretender declarar el Yo de Jesucristo como propio. Ninguno puede decir aquí de forma apropiada ‘Yo’ y ‘Mio’. Y sin embargo, esto debe decirse, si el ministerio salvífico ya no es un pasado lejano. Por eso se puede decir a partir de un munus [Vollmacht] que nadie puede darse a sí mismo . Un munus que ni siquiera la comunidad o muchas comunidades pueden transmitir, sino que solo puede fundarse en la autorización ’sacramental’ dada a toda la Iglesia por el mismo Jesús. […] Y esto es exactamente la ‘Ordenación sacerdotal’ y el ‘Sacerdocio’”.

Sin orden sacerdotal, sin sacerdocio, no hay Eucaristía: no hay transubstanciación. Sin imitar de cerca los actos y las palabras que el Señor usó en la última cena, el sacramento no sería válido.

Dice el Concilio de Trento:

Can. 1. Si alguno niega que en el santísimo sacramento de la Eucaristía se contiene verdadera, real y sustancialmente el cuerpo y la sangre, juntamente con el alma y la divinidad, de nuestro Señor Jesucristo y, por ende Cristo entero; sino que dijere que sólo está en él como en señal y figura o por su eficacia, sea anatema.
Can. 2. Si alguno dice que en el sacrosanto sacramento de la Eucaristía permanece la sustancia de pan y de vino juntamente con el cuerpo y la sangre de nuestro Señor Jesucristo, y negare aquella maravillosa y singular conversión de toda la sustancia del pan en el cuerpo y de toda la sustancia del vino en la sangre, permaneciendo sólo las especies de pan y vino; conversión que la Iglesia Católica aptísimamente llama transubstanciación, sea anatema.
Can. 3. Si alguno niega que en el venerable sacramento de la Eucaristía se contiene Cristo entero bajo cada una de las especies y bajo cada una de las partes de cualquiera de las especies hecha la separación, sea anatema.
Can. 4. Si alguno dice que, acabada la consagración, no está el cuerpo y la sangre de nuestro Señor Jesucristo en el admirable sacramento de la Eucaristía, sino sólo en el uso, al ser recibido, pero no antes o después, y que en las hostias o partículas consagradas que sobran o se reservan después de la comunión, no permanece el verdadero cuerpo del Señor, sea anatema.
Can. 6. Si alguno dice que en el santísimo sacramento de la Eucaristía no se debe adorar con culto de latría, aun externo, a Cristo, Hijo de Dios unigénito, y que por tanto no se le debe venerar con peculiar celebración de fiesta ni llevándosele solemnemente en procesión, según laudable y universal rito y costumbre de la santa Iglesia, o que no debe ser públicamente expuesto para ser adorado, y que sus adoradores son idólatras, sea anatema.
Can. 7. Si alguno dice que no es lícito reservar la Sagrada Eucaristía en el sagrario, sino que debe ser necesariamente distribuida a los asistentes inmediatamente después de la consagración; o que no es lícito llevarla honoríficamente a los enfermos, sea anatema.
Can. 8. Si alguno dice que Cristo, ofrecido en la Eucaristía, sólo espiritualmente es comido, y no también sacramental y realmente, sea anatema.
Can. 9. Si alguno niega que todos y cada uno de los fieles de Cristo, de ambos sexos, al llegar a los años de discreción, están obligados a comulgar todos los años, por lo menos en Pascua, según el precepto de la santa madre Iglesia, sea anatema. (…)
Can. 11. Si alguno dice que la sola fe es preparación suficiente para recibir el sacramento de la santísima Eucaristía, sea anatema. Y para que tan grande sacramento no sea recibido indignamente y, por ende, para muerte y condenación, el mismo santo Concilio establece y declara que aquellos a quienes grave la conciencia de pecado mortal, por muy contritos que se consideren, deben necesariamente hacer previa confesión sacramental, habida facilidad de confesar. Mas si alguno pretendiere enseñar, predicar o pertinazmente afirmar, o también públicamente disputando defender lo contrario, por el mismo hecho quede excomulgado.

Esta es nuestra fe.

No se puede comulgar en pecado mortal, sin antes confesarse sacramentalmete y recibir la absolución. No se puede comulgar si no aceptas la fe de la Iglesia, si no se profesa nuestro Credo y se creen nuestros dogmas. No se puede comulgar si no estás bautizado. No se puede comulgar si no estás en gracia de Dios. No se pueden admitir blasfemias y sacrilegios con el Santísimo Sacramento. 

Hay límites, líneas rojas, fronteras, que los católicos no vamos a permitir que se traspasen. No sé si quedaremos muchos o pocos pero, si los modernistas tocan las verdades de nuestra fe, si se atreven a alterar sustancialmente la Santa Misa o cualquier otro de los dogmas de la Iglesia (todos, pero especialmente los que se refieren a la Santísima Virgen María), las consecuencias serán muy graves, extremadamente graves. 

En cualquier caso, le pido al Señor la gracia de permanecer fiel a la fe de la Iglesia Católica: la fe de San Agustín, de Santo Tomás de Aquino, de Santo Tomás Moro, de Santa Teresa de Jesús, de San Ignacio de Loyola, de San Juan Bautista de La Salle, de San Juan Bosco, de San José de Calasanz, de San Juan Pablo II; de todos los santos y las santas de la Corte Celestial. Esa es mi fe. Y no me moveré de ahí ni un milímetro con la ayuda de Dios.

Los herejes, los apóstatas, los siervos de Satanás no prevalecerán. El poder y la gloria es de Nuestro Señor Jesucristo. Que la Virgen Santísima nos ampare y nos defienda de nuestros enemigos en estos tiempos llenos de confusión.

Recomiendo vivamente que, para saber más sobre este tema, lean al P. Iraburu en este artículo:

http://infocatolica.com/blog/reforma.php/1611011101-402-transubstanciacion-ya-no

 

 

 

40 comentarios

  
Luis Fernando
Esa es la trinchera que no estaremos dispuestos a rendir. Que lo sepan.
María es la otra.
28/10/17 11:35 PM
  
Rexjhs
Pues aquí tenéis a otro. Por gracia de Dios, yo y los míos serviremos a Cristo y veneraremos a María Santísima! Non praevalebunt!
29/10/17 12:24 AM
  
Ana
Pues aquí estoy yo también!!
Que La Santisima Virgen ,nuestra capitana nos agarré fuertemente para q podamos resistir y dar Gloria a Nuestro Señor.
29/10/17 12:38 AM
  
Ramvel
A medida que avanzaba en la lectura de este gran y efusivo artículo, en mi mente cruzaba como ráfaga, un llamado, primero sutil y después más fuerte, de preparar las "armas" para un combate que exigirá lo mejor de nosotros mismos, aunque dependa más de Dios que de nosotros. Un combate que parecía lejano, casi fantasioso, y que se hace más palpable día tras día. Un combate en el que tendremos que tomar partido: con Dios, o contra Él.
Que el Señor tenga piedad del mundo y nos dé la gracia de salir airosos.
María, destructora de todas las herejías, ruega por nosotros.
29/10/17 12:55 AM
  
Jose
Pedro L. Llera
No voy a publicar blasfemias. No lo vuelva a intentar y que Dios le perdone. No sabe lo que hace ni lo que dice.
29/10/17 2:22 AM
  
Juan Pablo
Estad atentos : todos nosotros los fieles del Cuerpo y la Sangre de nuestro Señor Jesucristo , y de su Santísima madre y de la nuestra según las palabras de su hijo . Solo espero la gracia , y así poder tener el honor de defender nuestra Fe Católica . Unámonos en oración . como tanto se los pedía el Señor a los apóstoles en el Huerto de Getsemaní .
29/10/17 2:24 AM
  
Ana
Anoche lo último que leí fue first things y onepeterfive...y ese artículo no estaba. Pero me dormí pensando en todo lo que ha pasado en estos días relacionado a liturgia, Sarah, Galantino, Welby; recuerdo haberle dicho a mi esposo que no se extrañara de cualquier cosa q podría pasar. Pensé q iba a tener pesadillas, pero no; la pesadilla es real. Ahora más que nunca hay q aferrarse a las 2 columnas del sueño de Don Bosco : la Eucaristía y María Auxiliadora. Suficiente con haber ridiculizado el sacrificio de Laura Vicuña y de tantos otros santos, con A.L.
29/10/17 2:47 AM
  
Juan (Argentina)
Apreciados Hnos. en la FE:
Gracias a Dios, soy Católico Apostólico Romano. La Sagrada Escritura nos enseña que la Palabra de Dios HACE: "HÁGASE la luz, y la luz se hizo.....etc. En el Sacramento de la Reconciliación, el Sacerdote, en nombre de Dios, dice: " YO TE ABSUELVO..." y Dios me absuelve. Durante la Santa Misa, en el momento de la Consagración, cuando el Sacerdote repite las Palabras de Nuestro Divino Maestro, el pan DEJA DE SER PAN y el vino DEJA DE SER VINO y aunque conservan su aspecto SON, (no representan) SON : "ESTE ES MI CUERPO Y ESTA ES MI SANGRE"....Como dijo N. Señor en La Última Cena. Porque la Palabra de Dios pronunciada por el Sacerdote HACE que sean el Cuerpo y la Sangre de Nuestro Señor.
Por creer así están matando a miles de nuestros Hnos.
Siempre Dios molestó en la historia. "Últimamente" empezaron con legalizar el divorcio, luego el aborto, ahora la ideología de género.
Algunos Sacerdotes y Religiosas se avergüenzan de usar públicamente su hábito o alguna señal que los identifique. Los laicos escondemos nuestros Crucifijos o medallas de algún Santo. Quitan las Cruces de las oficinas públicas porque escandalizan.
Me reservo otros comentarios para no dar ideas...
"De nada debe huir el hombre prudente como de vivir de la opinión de los demás"
Quisiera, por favor que alguien me responda:
¿¿¿QUÉ ESTAMOS ESPERANDO???
Dios escuchó pacientemente el "regateo" de Abraham defendiendo a Sodoma y Gomorra... Así terminaron. ¿Eran peor que nosotros?
Que María Auxiliadora nos proteja con su Manto y Dios continúe siendo misericordioso.
Fraternal saludo
¡¡¡¡Gracias!!!

29/10/17 6:04 AM
  
Grego Bagon
Preparémosno para tal abominación, puesto que así está escrito:

‎"En los tiempos finales... el sacrificio perpetuo será abolido,
la iniquidad se posará sobre él; el santuario profanado
y la verdad arrojada a tierra". (Daniel, VIII, 11).
29/10/17 9:22 AM
  
Strauch
Esa es también mi trinchera. Y aunque caigamos defendiéndola, ni por un momento hay que dudar de la victoria. Si Dios está con nosotros, ¿quién contra nosotros?.

Santa María, Madre de la Iglesia, ora pro nobis.
29/10/17 10:22 AM
  
Alonso Gracián
Contundente, como siempre. Y llamando al pan pan y al vino vino. Gracias Pedro.
29/10/17 10:26 AM
  
Rafael de Higuera
Muy pecador, pero se puede por gracia de Dios, espero que me la conceda, contar conmigo
29/10/17 10:33 AM
  
Residente en Fátima
!Alabado sea el Santísimo Sacramento del Altar y la Virgen concebida sin pecado original! Ha llegado la madre de todas las batallas y la misericordia de Dios nos permite saber donde estamos y que estamos en el lado correcto. Para mi que en mi juventud me movi en un ambiente modernista y que en mi diocesis el ambiente mayoritario sigue siendo ese, me maravillo del milagro que Dios ha hecho conmigo cuando además no hice nada para merecerlo.
En nuestra total debilidad bastará la gracia del Señor para servirle en esta hora decisiva. Que el nos permita perseverar Hasta el final
___________________________________________________________
Pedro L. Llera
La experiencia y el recorrido de fe que usted cuenta es también la mía. Yo tampoco hice nada: fue el Señor quien me fue conduciendo y educando, sin yo merecerlo. Gloria a Dios.
29/10/17 10:49 AM
  
Daniel Iglesias
¿Cómo Andrea Grillo puede decir que la transubstanciación no es un dogma de fe? Al parecer, él (junto con otros "progresistas") pretende reescribir la historia para borrar los dogmas definidos en el Concilio de Trento.
29/10/17 12:23 PM
  
María López
“PECADOR , MÁS QUE NADIE; HEREJE, NUNCA”.

Pues cuando la Tansustanciación no sea el centro de la Misa, yo mejor me quedaré en casa, porque para ir a una reunión de vecinos prefiero hacer otras cosas.
Nos situamos en tiempos de la reforma protestante. Un grupo de “reformados” acudió a un sacerdote católico solicitándole pasara a engrosar sus filas. Era un sacerdote de vida parece del todo licenciosa con desprecio práctico absoluto al llamado sexto mandamiento. Por eso les sorprendió la negativa del presbítero a abandonar la iglesia católica y pasarse a los seguidores de Lutero. Pero hombre, le decían, con esa vida que llevas, mejor estarías siendo pastor protestante. Respondió el sacerdote: “pecador, más que nadie; hereje, nunca”.

Ninguno de nosotros será un santo, pero tenemos una cosa clara, más vale ser pecador en la Iglesia de Cristo que santo en nuestra propia iglesia. No queremos una iglesia adaptada al Mundo, no queremos que se nos diga que el Pecado ha dejado de serlo, porque el 6º Mandamiento es de Dios y nadie puede suprimirlo porque no tiene potestad, y sobre todo queremos rememorar el Sacrificio de Cristo y alimentarnos de su Cuerpo y Sangre y si nos quitan eso, el Cisma será inevitable porque no podremos seguir a una falsa iglesia sin Cristo y sin María.

Sin Transustanciación ya no habrá Misa, será una reunión, una comida, una asamblea pero sin ningún valor, que no cuenten conmigo.
29/10/17 1:04 PM
  
Alejandros
Y por otra semana confirmará el pacto con muchos; a la mitad de la semana HARÁ CESAR EL SACRIFICIO Y LA OFRENDA. Después con la muchedumbre de las abominaciones vendrá el desolador, hasta que venga la consumación, y lo que está determinado se derrame sobre el desolador. (Daniel 9:27)
Y desde el tiempo en que el SACRIFICIO PERPETUO SEA ABOLIDO y puesta la abominación de la desolación, habrá mil doscientos noventa días. Bienaventurado el que espere y llegue a mil trescientos treinta y cinco días.…(Daniel 12,11 y 12).
El diablo elimina la Eucaristía para provocar el Cisma. Debemos entender que se obligará a todos los consagrados a realizar la falsa misa o santa memoria. La mayoría se vincularán al anticristo, pero habrá un resto fiel a Jesucristo que seguirán realizando la Santa Misa ocultamente.
Gálatas 2,11,No debemos obedecer a la autoridad eclesial cuando se desvía. Y en (Gálatas 1,8) : Si yo mismo o incluso un Angel del cielo os anuncia un evangelio distinto, sea maldito.
Hechos 5,29: Hay que obedecer a Dios antes que a los hombres.
La Virgen en El Escorial: El anticristo, hija mía, se apoderará de Roma. Hay muchos secuaces del anticristo; y él quiere sentarse en la Sede. Pedid mucho por mi Hijo, mi Vicario. Es muy perseguido, hijos míos; y el anticristo ESTÁ cerca para hacerle sufrir…
Apariciones de Tre Fontane en Roma: “Lo que nunca había podido imaginar se ha hecho realidad, es muy doloroso, y espero que el Señor no me permita ver que el Papa niega todas las verdades de la fe, de modo que se puso en el lugar de Dios”.
La Beata Ana Catalina Enmerich: VI UNA FUERTE OPOSICIÓN ENTRE DOS PAPAS. (Cisma).
Arzobispo Fulton Sheen: Del interior de la verdadera Iglesia surgirá una falsa iglesia, la iglesia del anticristo.
S. Francisco de Asis: Al final de los tiempos un hombre, elegido NO canónicamente, se elevará al pontificado, y con su astucia se esforzará por llevar a muchos al error y a la condenación eterna.
29/10/17 1:26 PM
  
Fray Escoba BCN
Visto lo que se nos viene encima, la única trinchera real que queda es la Sta Misa en latín.

Slds

__________________________________________
Pedro L. Llera
Yo nací en 1964 y no conocí la misa en latín. Siempre fui a misa en español. Lo importante es que se mantenga la liturgia y no nos quiten al Señor de la Santa Misa. Lo demás me parece accidental.
29/10/17 2:28 PM
  
Esteban de Alemania
Leo en el artículo del P. Iraburu enlazado al final, que Benedicto XVI dijo el 15 de Junio del 2010, en un discurso pronunciado en San Juan de Letrán, refiriéndose a la conversión–transformación obrada en la Eucaristía, lo siguiente:

«Para explicar esta transformación, la teología ha acuñado la palabra “transubstanciación”, palabra que resonó por primera vez en esta basílica, durante el IV Concilio Lateranense [1215], del que se celebrará el octavo centenario dentro de cinco años. En esa ocasión, se introdujeron en la profesión de fe las siguientes palabras: “su cuerpo y sangre están contenidos verdaderamente en el sacramento del altar, bajo las especies del pan y del vino, pues el pan está transubstanciado en el cuerpo, y la sangre en el vino por el poder de Dios» (Denz, 802).

Pues ya pasó ese octavo centenario del IV Concilio Lateranense [1215], anunciado por Benedicto XVI en el 2010, y no me acuerdo de que en el 2015 se haya celebrado perceptiblemente ni en Roma, es decir el Vaticano, ni en la Iglesia universal. En ese entonces, que yo me acuerde, solamente se estaba preparando subterráneamente el engaño del 2do Sínodo Kasperiano de Obispos, que culminaría en el extremadamente dudoso documento "Amoris Laetitia". Y el año siguiente, 2016, el Vaticano a esas alturas ya estaba plenamente ocupado con los preparativos para celebrar el quinto centenario de la herejía luterana en el 2017, tanto que no le restaba tiempo ni para responder a cinco dubia de cuatro cardenales.

Reclamo como católico fiel, que la Iglesia universal celebre a lo grande, aunque sea a posteriori, el octavo centenario de este gran Concilio Ecuménico, tal como fue anunciado por Benedicto XVI en el 2010, reafirmando el dogma de la transubstanciación y reiterando los anatemas contra quienes lo nieguen o pongan en discusión, abierta- o veladamente!
29/10/17 4:45 PM
  
Salvador Carrión
Dada la importancia y esencialidad del dogma de LA PRESENCIAL REAL DE CRISTO EN LAS ESPECIES EUCARÍSTICAS, trataré de aportar alguna idea, procedente de quien tampoco es teólogo, pero que comparte al cien por cien la preocupación de los católicos (entre los que me incluyo) ante formulaciones, sugerencias e ideas, que en definitiva apuntan a negar o desvirtuar ESA PRESENCIA REAL. El término "transustanciación" nace, como tal término, en un momento histórico muy concreto: el de la reforma luterana, es decir, el siglo XVI. Es pues un término propio de la Contrarreforma católica, y adoptado en el Concilio convocado para combatir esa reforma luterana. La negación de la PRESENCIA REAL DE CRISTO EN LAS ESPECIES EUCARÍSTICAS, se conecta así-- con matices en los que ahora no procede entrar -- a Lutero, Calvino,, Zwinglio, y otros (así, Lutero admitía que CRISTO está en la Eucaristía, pero juntamente con la sustancia del pan y del vino). Ahora bien: ¿acaso cabría sostener que, con anterioridad a la reforma del XVI, se negara en la Iglesia esa PRESENCIA REAL?: Obviamente, se impone una respuesta negativa. Y sin embargo, esa PRESENCIAL REAL no se "conectaba" al término "transustanciación" que, insisto, hay que situar en el XVI. ¿Acaso Pablo en la 1ª a los Corintios se sirve de ese término, o de otro semejante, para fundamentar esa PRESENCIA REAL?. En conclusión: distingamos lo que de verdad importa (LA PRESENCIA REAL Y SUSTANCIAL de CRISTO EN LAS ESPECIES) y el término adoptado históricamente para fundamentarla en Trento.
________________________________________________________________
Pedro L. Llera
Allá usted. Yo no pienso moverme ni un milímetro del término "transubstanciación". Y pienso repetirlo hasta el aburrimiento. No pienso ceder. Quien ceda, allá él.
29/10/17 6:29 PM
  
Juan Argento
Esteban de Alemania, no es muy probable que luego del Concilio Ecuménico Vaticano II la Iglesia Católica celebre el aniversario de un Concilio Ecuménico que dispuso, (canon 3):

"Moneantur autem et inducantur et si necesse fuerit per censuram ecclesiasticam compellantur sæculares potestates quibuscumque fungantur officiis ut sicut reputari cupiunt et haberi fideles ita pro defensione fidei præstent publice iuramentum quod de terris suæ iurisdictioni subiectis universos hæreticos ab Ecclesia denotatos bona fide pro viribus exterminare studebunt"

"Las autoridades seculares, cualquiera sea su oficio, serán advertidas e inducidas y si es necesario compelidas por censura eclesiástica, de que si desean ser reputadas y tenidas entre los fieles, entonces para la defensa de la fe deben prestar juramento público de que en las tierras sujetas a su jurisdicción procurarán de buena fe y en la medida de sus posibilidades exterminar todos los herejes denotados por la Iglesia;"

El canon luego dispone que, si una autoridad temporal no cumpliese ese deber, el Sumo Pontífice declararía a sus vasallos libres del deber de obedecerlo y ofrecería sus tierras a ocupantes católicos que, luego de exterminar a los herejes, podrían gobernarlas.

www.documentacatholicaomnia.eu/03d/1215-1215,_Concilium_Lateranense_IIII,_Documenta,_LT.pdf
29/10/17 6:42 PM
  
Juan Argento
El concepto de transubstanciación no implica la entrada triunfal del aristotelismo en el dogma más que lo implicó el homoousios en Nicea. Si substantia tradujo ousía entonces, significando el ser, transubstantiatio significa el cambio en el ser.

ousía - substantia
homoousios - consubstantialis
metousiosis - transsubstantiatio

Querer abandonar el término transubstanciación en la doctrina sobre la Eucaristía es como querer abandonar el término consubstancialidad en la doctrina trinitaria.

Por otro lado, la noción luterana de consustanciación es la que es incompatible con la metafísica y con la cristología calcedónica.
29/10/17 7:06 PM
  
Juan Argento
Salvador Carrión, Jesús no dijo "Acá está realmente presente mi Cuerpo", sino "Esto es mi Cuerpo". Lo que era pan, ahora es su Cuerpo. Hay un cambio en el ser.

castellano / griego / latín
cambio / meta / trans
ser / ousía / substantia

29/10/17 7:10 PM
  
Juan Argento
La declaración citada por el artículo:

«En el sacramento de la Cena del Señor, Jesucristo, verdadero Dios y verdadero hombre, está presente total y enteramente, con su cuerpo y su sangre, bajo los signos del pan y del vino»

afirmaría "todos los elementos esenciales de la fe en la presencia eucarística de Jesucristo" si y sólo si fuese enunciada en conjunción con una posición realista de filosofía de la ciencia según la cual, en cualquier región determinada del espacio, pueden existir solamente una de las siguientes dos sustancias: el cuerpo de un ser humano o pan. En ese caso, afirmar que en una región del espacio está presente realmente el cuerpo de un ser humano implicaría automáticamente afirmar que en esa región del espacio no hay pan.

Pero los luteranos, al afirmar que «En el sacramento de la Cena del Señor, Jesucristo, verdadero Dios y verdadero hombre, está presente total y enteramente, con su cuerpo y su sangre, bajo los signos del pan y del vino», NO lo hacen en conjunción con una posición realista de filosofía de la ciencia, sino sosteniendo que en la región del espacio ocupada por la hostia consagrada estan presentes a la vez el pan y el Cuerpo de Cristo. Por lo tanto, en boca de ellos la declaración en cuestión NO "afirma todos los elementos esenciales de la fe en la presencia eucarística de Jesucristo".

En la raíz del error luterano sobre la transubstanciación reside un error más básico en el entendimiento del dogma cristológico de Calcedonia.

El Acta V del Concilio de Calcedonia define que la única Persona de Jesucristo tiene, a partir de la Encarnación, dos naturalezas, una divina y una humana. Por lo tanto, todos los atributos y acciones de su naturaleza humana pueden ser verdaderamente predicados de su Persona divina. A esto se lo llama "communicatio idiomatum", "comunicación de propiedades".

El problema es que Lutero, y luego su seguidor y colaborador Johannes Brenz, entendieron el "communicatio idiomatum" como que las propiedades de ambas naturalezas pueden ser intercambiadas! Obviamente ese entendimiento es crasamente erróneo porque contradice de plano la definición de Calcedonia:

«Se ha de reconocer a un solo y mismo Cristo Señor, Hijo único en dos naturalezas, sin confusión, sin cambio, sin división, sin separación. La diferencia de naturalezas de ningún modo queda suprimida por su unión, sino que quedan a salvo las propiedades de cada una de las naturalezas y confluyen en un solo Sujeto (Prosopon) y en una sola Persona (Hipóstasis).» (Concilio de Calcedonia; DS, 301-302. Citado del Catecismo #467).

A partir de este entendimiento crasamente erróneo del "communicatio idiomatum", Lutero y Brenz propusieron que la propiedad divina de la ubicuidad u omnipresencia permitía que la humanidad de Cristo pudiese estar presente donde Él dijese que lo está, junto con la sustancia que antes estaba presente en esa región del espacio (y que sigue estándolo luego).

Por lo tanto, la doctrina luterana de unión sacramental se basa en dos errores. Ante todo uno teológico, negar la definición del Concilio de Calcedonia que cité. Y luego uno filosófico, negar que en una cierta región del espacio puede estar presente pan o el cuerpo de un ser humano, pero no las dos cosas a la vez.
29/10/17 7:36 PM
  
pedro de madrid
Si no hubiese transustanciación yo no iria a misa diaria, no perdería el tiempo, creo profundamente y además después de la consagración, se que el Señor pasa a estar en cuerpo, sangre, alma y divinidad, le doy los buenos días, tardes o noches y abundantes peticiones.
29/10/17 7:39 PM
  
Maribel
Pero ... estos modernistas , si verdaderamente son cristianos y son buenas personas, por que tanto interes en esplicar las cosas de otra manera distinta.
A mi me parece que lo que quieren es sembrar el caos en nuestras creencias por que son enemigos de la verdad revelada por Cristo.
Sin miedo se que el Señor dará luz a los suyos, aunque esto es gravisimo.
29/10/17 7:45 PM
  
Ana
Amén, don Pedro, como siempre suscribo sus palabras de principio a fin.Esta línea no se puede cruzar bajo ningún concepto. Yo también defenderé esta trinchera hasta sus ultimas consecuencias, si Dios me concede esa gracia.Y por supuesto la de Nuestra Santísima Madre!!
Yo creo firmemente en la promesa de Nuestro Señor de que las puertas del infierno no prevalecerán. Se que vamos a tener que dar n buen combate, que no nos lo van a poner fácil, pero si Dios está con nosotros , quien contra nosotros?
Que El,con su Gran Poder, esa advocación preciosa con la que lo invocamos con tanto amor en mi ciudad , Sevilla, nos proteja siempre y Su Santisima Madre nos cubra con su manto.
29/10/17 8:07 PM
  
rmartinhe
Yo también digo Amén y otra más para las filas de ese ejército, por Jesús y con María. Que Dios disponga de nuestras vidas y nos sostenga con su gracia hasta que volvamos a ver los rayos más hermosos del nuevo amanecer.
29/10/17 10:31 PM
  
maria
La Iglesia siemore dijo q la eucaristia era ek centro, el culmen de la fe, precisamente porque en la Eucaristia está presente Jesucristo, con su cuerpo, su sangre y su divinidad, después de la epíclesis. Me uno a los q dicen que si ésto va a dejar de ser así, tampoco iré a ''esa reunión''. Cada vez entiendo menos y me pregunto,cómo dedpués de dos mil años hemos llegado a ésto?. Realmente la jerarquía romana no tiene fé. Son unos, más q herejes, sinvergüenzas.
29/10/17 10:36 PM
  
Milton
bla bla bla todavía nombrando a trento que usaba un lenguaje anacrónico que ya nadie entiende.
Eucaristía es sacrificio, resurrección, encuentro, experiencia, amor y gracia. No es un premio para los santitos o los perfectos (infocatólica) sino medicina para nosotros los débiles y pecadores. (Los católicos de a pie)


________________________________________________________________
Pedro L. Llera
He aquí un ejemplo de modernista.
30/10/17 4:06 AM
  
Enoc y Elias
¿Quien puede acaso obligar a Dios hacer su voluntad?
La verdadera iglesia no se encuentra en las paredes físicas que se ven en roma (babilonia).
La verdadera iglesia es el verdadero Papa y el resto fiel. Es aquella que sufrira el mismo destino que nuestro Señor Jesucristo.
¡Viva Cristo Rey!
30/10/17 5:22 AM
  
Residente en Fátima
Jesús del Gran Poder , divina y buena Persona, salvamos! !!!
30/10/17 10:51 AM
  
Néstor
¡Contradice la Metafísica! ¡Los modernistas preocupados por la Metafísica! Jaaaaaaa. No tienen vergüenza.

Además, explíquenle a Santo Tomás que la transustanciación contradice la Metafísica. Claro, primero van a tener que estudiar un poco de Metafísica al menos para poder darle una apariencia de sentido al discurso.

Saludos cordiales.
30/10/17 12:08 PM
  
Néstor
"Es", ésa es la palabrita que los modernistas no tragan, y la quieren sustituir por "está presente". Sí, claro que está presente, pero porque "es". También está presente Dios en el árbol y en la piedra, pero el árbol y la piedra no son el Cuerpo y la Sangre de Cristo. Y también está Dios presente en Jesucristo, pero porque Jesucristo ES Dios, no como Dios está presente en todos sus santos, que NO SON Dios.

¡La transustanciación contra la Metafísica! ¡Caraduras! Son ellos los que no quieren la Metafísica, porque es la ciencia del ser, del "ES".

Saludos cordiales.
30/10/17 12:13 PM
  
Luisa
"Señor mío y Dios mío" … aquí estoy para servirte, postrada ante ti presente en la Sagrada Eucaristía…creo realmente que estás presente en ella…ven a mi corazón…

¡Santo, Santo, Santo, Señor Dios de los Ejércitos Celestiales, llenos están el cielo y la tierra de tu gloria…!
30/10/17 12:23 PM
  
Juan Francisco
Entre tantas otras cosas, recuerdo hoy especialmente el sueño de San Juan Bosco de la Nave, la Ssma Virgen y la Sagrada Eucaristía.
Lo más triste es que está todo preparado para que cambien la Consagración y casi nadie se de cuenta. Como ejemplo, este fin de semana asistí a la Primera Comunión de un sobrino y el sacerdote practicamente tenía el Misal como simple ayuda memoria, y la celebración la realizó en base a sus inspiraciones del momento. De hecho, si no supiera que Dios suple me quedarían ondas dudas de la validez de la celebración. Pero para todos "estuvo muy lindo".
30/10/17 1:07 PM
  
antonio
He escrito, lejos del San Pio de Pietralcina, pero esta cucaracha Indignisima, burro al cuadrado, y que pide oraciones por sus neuronas. Contempla con los ojos , del alma, saben el alma tiene ojos, segun mi Madre Santa Teresa de Jes´sus.
La epopeya del rey de Reyes, la SACRATISIMA PASIÖN, desde la entrada a Jerusálen, el Cenaculo, las Palabras de la Consagración, que los Sacerdotes repiten, una y otra vez, lo mismo, EL SANTISIMO SACRIFICIO, todo el itineracio doloroso, hasta que el SEÑOR, FRUTO DE SU ABANDONO, SOLEDAD, con LA RESANTISIMA VIRGEN MARIA,,muere, dejandonos sobre el ALTAR la SANTISIMA EUCARISTIA, su presencia viva, el PAN VIVO QUE UNE EL CIELO CON LA TIERRA.
EL CIELO EN LA TIERRA, CRISTO VIVO!!!!,en cada partícula, con su Cara endurecida , de pedernal,arrancada la barba, segun las escrituras,
Serenidad apabullante, HUMILDAD sin limites, anonadamiento, TOTAL!!,
SE anonada, por la extrema Malicia del Pecado ORIGINAL, y de todos los que cometemos, cada hombre, nadie se puede considerar justo frente a EL, En el Huerto de los OLIVOS, sufre el abandono de sus discipulos, y de nosotros, Padre si puede pase este momento pero no se haga mi volunatad sino la tuya, con temor, tristeza hasta la muerte, transpirando gotas de sangre, y de alli sale con el ROSTRO SAGRADO; DIOS!!!!!!!!!!LA CARA DE PEDERNAL; SEGUN LAS ESCRITURAS, alli están mis pecados, y las de cada hombre, por lo que tendremos que dar cuenta, en relación al SUFRIMIENTO DE UN DIOS.
LAS HEREJIAS, de todos los tiempos, las de HOY!!!!!!!!!, abre el CIELO, Y EL INFIERNO,
Levantaos y vamos, su grito de guerra, les dice a sus discipulos y a nosotros a cada instante, en cada misa, la CRUZ PERMANECE, la RESANTISIMA MISA; SACRIFICIO, el mundo MIRA, nuestras palabras pasaran , las DE EL NO, Pasa la FUIGURA de ESTE MUNDO, que son 100 años de VIDA, frente a la ETERNIDAD, UN PUNTO.
30/10/17 2:30 PM
  
Gloria Ramírez
Bajo ningún concepto de nada, se puede permitir que ensucien el Dogma de nuestra fe católica, única Iglesia fundada por nuestro Señor JESUCRISTO y que gente que no le gusta seguir regla básicas pretenden menospreciar, eso sería menospreciar lo que nuestro Señor JESUCRISTO nos viene a enseñar, seguimos teniendo fariseos e hipócritas que a través de los siglos no han aprendido nada, yo también soy fiel seguidora de nuestro Señor JESUCRISTO y su amada Madre, la siempre Santísima Virgen María, la primera que dio su SI sin pensarlo dos veces y la que lucho por su Santo Hijo hasta el momento de la Resurrección, tenemos lo mas valioso y sagrado que EL nos dejo y no podemos permitir que cualquiera lo manche, y si, QUE VIVA CRISTO REY por los siglos de los siglos.
30/10/17 2:44 PM
  
gustavo perez
Con tal de dar gusto a los protestantes es muy probable que la Iglesia actual llegue a transigir en cuanto a la transustanciación. No lo dudéis...
30/10/17 5:35 PM
  
Jose2
Al final va a resultar que la misma existencia de Dios no es dogma y así se podrá celebrar una misa-guateque chupiguay con comida y baile con los ateos.
30/10/17 9:02 PM
  
Tulkas
¿Misa sin Transubstanciación?

Sí. Yo he visto algunas: cuando éramos niños pequeños jugábamos en casa de la abuela a "misa y procesión", con total solemnidad. Nos parecía que mi abuela "no salía de la iglesia" y a lo mejor era esa la motivación. El celebrante se revestía y todo, un cenicero servía de patena, un vaso lustroso de cáliz (no puedo recordar si en alguna ocasión usamos vino), y decíamos las palabras de la institución según nos acordábamos, pero en sustancia eran las palabras.

Bueno, pues esta misa de mis juegos infantiles vale tanto como TODAS las pseudocelebraciones que llevan haciendo los protestantes desde hace 500 años. Con bizcocho y zumo de uva las he visto...

03/11/17 6:59 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.