16.05.08

La grandeza de la unidad

right

Les sitúo.

Sábado al mediodía en una masía del Ampurdan catalán.

La excusa: un campeonato familiar de padel.

Un grupo de amigos sentados a la mesa alrededor de un cochinillo asado, mientras nuestros niños , recién comidos, corretean y se divierten por el jardín.

Un tema de conversación muy actual: el animado y beneficioso intercambio de opiniones sobre cómo entusiasmar a los jóvenes con un proyecto de matrimonio cristiano alegre y sólido. Y por supuesto, cómo ayudarles a encontrar la clave del éxito para hacer realidad un matrimonio que valga la pena.

Un privilegio: vivir en primera persona la grandeza de la “unidad en la diversidad” de la Iglesia. Cada una de las personas allí reunidas éramos diferentes, nos sabíamos con carismas distintos. En muchas cuestiones, nuestras opiniones diferían. Pero nos unía lo más importante: una llamada universal a la santidad, la obediencia al Magisterio de la Iglesia, el cariño filial por el Santo Padre y la certeza de que sin Jesucristo, sin Su Gracia, cualquier proyecto humano es imposible.

Leer más... »

12.05.08

"Jolanta" ha muerto

“No se plantan semillas de comida. Se plantan semillas de bondades. Traten de hacer un círculo de bondades, éstas las rodearán y las harán crecer más y más”. Irena Sendler

No conocía nada de la vida de Irena Sendler hasta que hace no mucho tiempo un amigo me envió un PowerPoint sobre esta maravillosa mujer.La vida de Irena Sendler, la madre de los niños del Holocausto, es sin duda un ejemplo de humildad y de coraje digno de admiración y respeto.

Esta mujer valiente -que no se reconocía una heroína porque según decía “Podría haber hecho más, y este lamento me seguirá hasta el día en que yo muera", arriesgo su vida durante la ocupación nazi para salvar la vida a más de dos mil quinientos niños judíos. Gracias a su estatus de enfermera se las ingenió para rescatar a los niños del gueto judío de Varsovia en cubos de basura, en ataúdes, con supuestas enfermedades contagiosas como el tifus,… y los repartía por familias y conventos católicos de Europa. Para llevar el control y al acabar la guerra, poder devolverles a sus autenticas familias, Irena escondía los nombres de los niños y la identidad de sus nuevos padres en botes de conserva, que luego enterraba bajo un manzano frente a los barracones de los alemanes cercanos a su casa.

Torturada por la GESTAPO, ella nunca reveló el paradero de los niños. Cuentan que lo único que le mantenía con vida en esa situación fue una estampita ajada de Jesús Misericordioso con la leyenda: “Jesús, en vos confío”; la conservó consigo hasta el año 1979, momento en que se la obsequió a Juan Pablo II. Y seguramente el rostro del Señor lo veía en las caritas de esos niños hambrientos y asustados.

Ella siempre prefirió mantenerse en el anonimato, porque como decía: “Yo no hice nada especial, sólo hice lo que debía, nada más".Pero años más tarde, gracias al trabajo de investigación de unos jóvenes estudiantes norteamericanos, su historia apareció en los periódicos. Al ver su foto muchos de esos niños reconocieron a Jolanta y no tardaron en ponerse en contacto con ella para decirle: “Recuerdo tu cara… soy uno de esos niños, te debo mi vida, mi futuro y quisiera verte…".

Hoy, sin duda, Jolanta habrá sido recibida con miles de besos a las puertas del cielo. Cientos de padres y madres la habrán abierto las puertas de par en par por haber salvado la vida de sus hijos arriesgando la suya propia.

Y seguramente todos ellos junto a Jolanta toman prestadas las palabras de Juan Pablo II en su saludo a los participantes del 60° aniversario de la insurrección de Varsovia : “Pido a Dios que, con su gracia, haga cada vez más noble el corazón de todos los polacos, para que el recuerdo de las gestas heroicas de nuestros antepasados no sea sólo una evocación de la historia remota, sino también un ejemplo estimulante de amor a la patria que, incluso en tiempos de paz, se exprese poniendo el bien común por encima de los intereses personales.”

11.05.08

Tarde de fútbol

Después del triste y patético “pasillo” que ofreció el F.C.Barcelona para homenajear al ya campeón de la liga, el Real Madrid, me vino a la memoria un hecho que me ocurrió hace ya varios años durante la final del campeonato de fútbol escolar en la que participaba uno de mis hijos.

En medio del fragor del partido, la madre de uno de sus compañeros de equipo, avergonzada de ver cómo se estaba comportando su hijo en el terreno de juego, se levantó, bajo las gradas con gran serenidad y dirigiéndose al entrenador le dijo: “Saca ahora mismo a mi hijo del campo y siéntalo en el banquillo hasta que aprenda que hay que saber ganar y saber perder. No he madrugado cada sábado para verlo jugar, para encontrarme ahora con esta falta de deportividad y con este juego sucio.”

Leer más... »

8.05.08

Provoca, que algo queda

http://ahorainfo.com.ar/wp-content/uploads/2007/02/mafalda-strip1822-image4.gif

La capacidad de atención del hombre es limitada y debe ser constantemente espoleada por la provocación.(Albert Camus)

Llevo varios meses dándole vueltas a la necesidad de hablar o no hablar sobre la provocación como táctica de “hacer hacer” atractiva la virtud, de “hacer pensar” a esta sociedad adormecida o, simplemente, de compartir la Verdad para evitar que el materialismo, el hedonismo y el relativismo dominen nuestra vida y nos alejen del Camino.

Lo malo es que como viene siendo habitual, muchos de nosotros confundimos los vocablos. A la incoherencia de los que se “arrugan” y evitan plantear un toque trascendente en las situaciones humanas, le llamamos moderación; a los comprensivos les llamamos indiferentes; a los intransigentes con el pecado, a los que no se avergüenzan de gritar a los cuatro vientos que Dios existe, les llamamos provocadores. Quiero pensar que al utilizar la palabra provocación confundimos, paradójicamente, las acepciones de la palabra provocar.

Leer más... »

5.05.08

Ladrillazos

“El sufrimiento, el dolor, el disgusto, la humillación, la experiencia de desolación,… no son más que un beso de Jesús, un signo claro de que están tan sumamente cerca de Él, que ha podido besarlos.” Madre Teresa

Necesito su ayuda.Les cuento.

Hace unos días, un matrimonio joven con varios hijos nos invitaron a cenar. Se trasladaron a mi ciudad hace un par de años, única y exclusivamente porque alguien les habló de un centro que podía ayudarles a sacar adelante al segundo de sus hijos con una enfermedad desconocida y sin curación, que le provoca la discapacidad de por vida.

El amor paternal -sin límites- les llevó, con una valentía ejemplar y mucha esperanza, a abandonar todo lo que tenían. Su magnifica casa, su trabajo, la familia, los amigos. Nada de todo eso les importaba. Sólo vivían por y para la felicidad de su hijo.

Pues bien, al poco tiempo, tras superar el miedo inicial, un miedo legítimo, a lo que les depararía el futuro con un nuevo embarazo, nació su cuarto hijo. Un niño sano y alegre, que les devolvió la confianza, la serenidad y, sobretodo, la paz. Pero de repente su vida ha dado un vuelco. Parece ser - todavía quedan muchas, muchísimas pruebas por hacer- que su bebe sufre los mismos síntomas que su hermano.

Leer más... »