19.11.15

"Nosotros tenemos flores"

Corre por la red una carta del periodista francés Antoine Leiris que tras perder a su mujer en uno de los ataques en Paris escribió: “Ustedes no tendrán mi odio…No les daré el privilegio de odiarlos…Queréis que tenga miedo, que mire a mis conciudadanos con sospecha, que sacrifique mi libertad por la seguridad. Y no, no lo conseguiréis”.

Y estas palabras, me hacen preguntarme esta mañana: ¿Cómo reaccionar ante este grandísimo mal del terrorismo? ¿Debería renunciar a la venganza, a los recelos, la indignación, a la cólera de estos actos tan dolorosos? ¿Tendría que endurecer mi corazón para que estas tragedias humanas- y otras acaecidas en otros países de los que hoy nadie habla -, no me afecten?

Es normal que la ira , el odio, la revancha, sea una primera reacción ante ciertos acontecimientos brutales contra nuestro modo de vida, nuestra libertad, nuestros valores, y la dignidad humana. La violencia y el mal no nos pueden dejar indiferentes. Debemos reconocerlo y, en lo posible, repararlo. Pero, la solución no es malgastar nuestra vida buscando resurgir de nuestras heridas a cualquier precio. “Un refrán chino dice: “El que busca venganza debe cavar dos fosas”1 .Solo respondiendo a la violencia con comprensión, sin odio, sin prejuicios podremos construir un mundo mejor. “Nosotros tenemos flores”, como le explica este padre a su hijo los atentados en París en un video recogido por un periodista del programa francés Le Petit Journal.

Como decía Juan Pablo II: “No podrá emprenderse nunca un proceso de paz si no madura en los hombres una actitud de perdón sincero. Sin este perdón las heridas continuarán sangrando, alimentando en las generaciones futuras un hastío sin fin, que es fuente de venganza y causa de nuevas ruinas. El perdón ofrecido y aceptado es premisa indispensable para caminar hacia una paz auténtica y estable (…)E l dolor por la pérdida de un hijo, de un hermano, de los propios padres o de la familia entera por causa de la guerra, del terrorismo o de acciones criminales, puede llevar a la cerrazón total hacia el otro (…) Sólo el calor de las relaciones humanas caracterizadas por el respeto, comprensión y acogida, pueden ayudarles a superar tales sentimientos. La experiencia liberadora del perdón, aunque llena de dificultades, puede ser vivida también por un corazón herido (…) A cada persona de buena voluntad, deseosa de trabajar incansablemente para la edificación de la nueva civilización del amor, repito: ¡ofrece el perdón, recibe la paz!”.2

Aun así, muchos de vosotros lo sabéis por experiencia, el dolor, las lágrimas, la herida, y el sufrimiento no desaparece de nuestras vidas.

“Quizá nunca será posible perdonar de todo corazón, al menos si contamos sólo con nuestra propia capacidad. Pero un cristiano cuenta, además, con la ayuda todopoderosa de Dios. “Con mi Dios, salto los muros,” canta el salmista. Podemos referir estas palabras a los muros que están en nuestro corazón. Con la ayuda de buenos amigos y, sobre todo, con la gracia de Dios, es posible realizar esta tarea sumamente difícil y liberarnos a nosotros mismos. Perdonar es un acto de fortaleza espiritual, un gran alivio. Significa optar por la vida y actuar con creatividad.

Sin embargo, no parece adecuado dictar comportamientos a las víctimas. Hay que dejar a una persona todo el tiempo que necesite para llegar al perdón. (…)

En un primer momento, generalmente no somos capaces de aceptar un gran dolor. Antes que nada, debemos tranquilizarnos, aceptar que nos cuesta perdonar, que necesitamos tiempo. Seguir el ritmo de nuestra naturaleza nos puede ayudar mucho. No podemos sorprendernos frente a tales dificultades, tanto si son propias, como si son ajenas.

Si conseguimos crear una cultura del perdón, podremos construir juntos un mundo habitable, donde habrá más vitalidad y fecundidad; podremos proyectar juntos un futuro realmente nuevo. Para terminar, nos pueden ayudar unas sabias palabras: “¿Quieres ser feliz un momento? Véngate. ¿Quieres ser feliz siempre? Perdona."3

1 Jutta Burggraf, Aprender a perdonar, Nuestro Tiempo, nº 643

2 JUAN PABLO II, Mensaje para la Jornada Mundial de la Paz Ofrece el perdón, recibe la paz, 1-I-1997.

3 Jutta Burggraf, Aprender a perdonar, Nuestro Tiempo, nº 643

18.10.15

Con el rabo entre las piernas

Mucho me temo que el Maligno va a salir con el rabo entre las piernas sin conseguir lo que tan empeñado esta en encizañar durante estos días del Sínodo de los Obispos.

Peligro hay, no hay duda, y mucho. La aparición de casos “controvertidos”, murmuraciones, engaños, escándalos, … no son más que una batalla más del Diablo  para eliminar a Dios de nuestras vidas, para separarnos de Él, para desunir, dividir y desorientar a los que están llamados a servir, gobernar y a orientar al pueblo de Dios hacia el Reino de Dios”..

Pero, a pesar del daño que causa a una humanidad, en muchas ocasiones, desnortada y  manipulable, nuestras armas son poderosas y efectivas: oración, sacrificio y acción.

Son las armas que Dios utilizó para no dejarse vencer por el Demonio en el desierto. Y no me cabe la más mínima duda de que las oraciones de muchos fieles, el empeño por  llevar la Palabra de Dios hasta los más remotos rincones de la tierra,  y el sacrificio ofrecido durante estos días por el buen hacer de nuestros pastores ,serán la gran solución  para que la Iglesia no se aparte de su camino.

Pero como decía San Pablo: “Lleven con ustedes todas las armas de Dios, para que puedan resistir las maniobras del diablo. Pues no nos estamos enfrentando a fuerzas humanas, sino a los poderes y autoridades que dirigen este mundo y sus fuerzas oscuras, los espíritus y fuerzas malas del mundo de arriba.

 Por eso pónganse la armadura de Dios, para que en el día malo puedan resistir y mantenerse en la fila valiéndose de todas sus armas. Tomen la verdad como cinturón, la justicia como coraza; tengan buen calzado, estando listos para propagar el Evangelio de la paz.

Tengan siempre en la mano el escudo de la fe, y así podrán atajar las flechas incendiarias del demonio.

Por último, usen el casco de la salvación y la espada del Espíritu, o sea, la Palabra de Dios. Vivan orando y suplicando. Oren en todo tiempo según les inspire el Espíritu. Velen en común y perseveren en sus oraciones sin desanimarse nunca, intercediendo en favor de todos los santos, sus hermanos.

Rueguen también por mí, para que, al hablar, se me den palabras y no me falte el coraje para dar a conocer el misterio del Evangelio”.

Es más, como señaló  el Papa Francisco en la homilía de la Misa que celebró en Santa Marta el jueves 30 de octubre de 2014,  “la vida del cristiano «es una milicia» y se requieren «fuerza y valentía» para «resistir» a las tentaciones del diablo y para «anunciar» la verdad. Pero esta «lucha es bellísima», porque «cuando el Señor vence en cada paso de nuestra vida, nos da un gozo, una felicidad grande» (…) El Señor está con nosotros. Quien nos ha dado todo, nos hará vencer nuestra batalla cotidiana, con la «gracia de la fuerza, de la valentía, de la oración, de la vigilancia y la alegría».

 

24.09.15

Empezar con buen pie

Tengo que confesar que me impresionó el exquisito recibimiento del Santo Padre  por el presidente Barack Obama. Más aún, si consideramos que la religión de Obama es el protestantismo,  y no precisamente de la línea de los que podemos considerar muy “complaciente” con los dogmas del catolicismo.

Pero pocos líderes mundiales han sido recibidos a los pies de la escalerilla del avión por el presidente, el vicepresidente  de Estados Unidos y sus familias. Y este extraordinario gesto hay que valorarlo cuanto menos como elegante, un “saber estar” ejemplo para muchos líderes políticos del mundo.

No quisiera frivolizar sobre este tema pero si dejar constancia de que la elegancia, el “saber estar”, no fue que el vestido de Michelle Obama y sus niñas fuera el más adecuado para el momento. Más bien, fueron las palabras, miradas, gestos, y por supuesto, la finura en el trato que evidenciaron al “emperador de la paz” en ese pequeño instante.

Y esta cortesía, afabilidad,  es una cualidad necesaria para la convivencia humana, puesto que aprender a ser, aprender a conocer, aprender a hacer, y por supuesto, aprender a convivir son las grandes pautas que nos enseña a vivir, a empatizar con los demás, a ser generosos, amables y leales. En definitiva, desarrollamos  los valores que todos los seres humanos llevamos en nuestro interior pero que muchas veces necesitamos de una preparación para desarrollarlos..  

Como decía Ricardo Yepes en su artículo La elegancia, algo más que buenas maneras,   “ser cortés no es sólo tratar correcta y educadamente a las personas, lo cual implica ya reconocerlas dignas de buen trato, sino todavía más: omitir decididamente todo detalle que resulte molesto o vergonzoso, e incluso buscar la compostura, la finura y el donaire en el decir y actuar, de modo que se merezca por ello la estimación, el aprecio, y aún la admiración”.

Y añadía: “Si el hombre habla, no sólo con sus palabras, sino también con su expresión, con su gesto, con su figura, con su vestido y apariencia, decir las cosas bellamente se torna no sólo bueno, sino deseable, pues al ejercerse nos dignifica como personas y eleva al nivel de lo verdaderamente humano la comunidad de vida que tenemos con los demás”.

De estos pequeños detalles dependerá  una muy buena sintonía para, como señaló el Papa Francisco en la Casa Blanca: “edificar una sociedad que sea verdaderamente tolerante e inclusiva, para salvaguardar los derechos de los individuos y las comunidades, y para rechazar toda forma de discriminación injusta. Al igual que incontables personas de buena fe, están preocupados que sus esfuerzos por construir una sociedad justa y ordenada sabiamente respeten sus intereses más profundos y su derecho a la libertad religiosa. Esa libertad sigue siendo una de las posesiones más preciosas de América. Y tal como nos han recordado mis hermanos, los Obispos de Estados Unidos, todos son llamados a estar vigilantes, precisamente como buenos ciudadanos, para preservar y defender esa libertad de todo lo que pudiera amenazarla y comprometerla (…)Quisiera que todos los hombres y mujeres de buena fe de esta gran nación apoyaran los esfuerzos de la comunidad internacional de proteger a los vulnerables en nuestro mundo y de estimular los modelos de desarrollo integrales e inclusivos, para que nuestros hermanos y hermanas en todos lados conozcan las bendiciones de paz y prosperidad que Dios quiere para todos sus hijos. ”

 

 

 

 

5.09.15

¡Perdón, Señor!

“¡Cómo deseo que los años por venir estén impregnados de misericordia para poder ir al encuentro de cada persona llevando la bondad y la ternura de Dios! A todos, creyentes y lejanos, pueda llegar el bálsamo de la misericordia como signo del Reino de Dios que está ya presente en medio de nosotros”. (Misericordiae Vultus, n.5)

La imagen del niño de tres años muerto como si fuera un ballenato varado en playa está dando la vuelta al mundo mostrando el drama que están viviendo miles y miles de refugiados que abandonan sus países por la guerra, por sus creencias, por la pobreza,el odio, el maltrato,….

Sirios, iraquíes, afganos,…. buscan refugio en los países de la Unión Europea. La desesperación les lleva a emprender su camino a pie, por mar, en trenes abarrotados, en camiones frigoríficos,… La mayoría de ellos muere en el intento, mientras, la parsimonia y/o inacción de nuestros gobiernos, los discursos rimbombantes de nuestros líderes,  los poderosos, los “grandes", buscan - sin prisa- una solución ambigua a esta “cadena de muerte”. 

Leer más... »

21.07.15

La homosexualidad en verdad. Romper, por fin, el tabú

“No podéis pertenecer a Cristo sin crucificar la carne con sus pasiones y sus deseos” (Gal 5:22, 24)

El cardenal emérito Georges-Marie Cottier, O.P, señalaba hace algún tiempo que “la  acción pastoral de la Iglesia se dirige a las personas y, por tanto, tiene que caracterizarse por la comprensión y el respeto . Hay que pensar más en la maternidad de la Iglesia: personas homosexuales o personas heterosexuales, célibes o casadas, todos somos amados por la Iglesia, pues la Iglesia es el sacramento del amor de Cristo para todos” Y añadía: “son personas como cualquier otra, y para quienes vale la misma llamada a la santidad del resto de los demás hombres y mujeres. Lo repito: tenemos que tener presente la maternidad de la Iglesia que ama en nombre de Cristo a todos los hombres. También a aquellos que tienen grandes problemas.”

Como dice el Catecismo de la Iglesia Católica (nn. 2358-2359), “un número apreciable de hombres y mujeres presentan tendencias homosexuales profundamente arraigadas. Esta inclinación, objetivamente desordenada, constituye para la mayoría de ellos una auténtica prueba. Deben ser acogidos con respeto, compasión y delicadeza. Se evitará, respecto a ellos, todo signo de discriminación injusta. Estas personas están llamadas a realizar la voluntad de Dios en su vida, y, si son cristianas, a unir al sacrificio de la cruz del Señor las dificultades que pueden encontrar a causa de su condición.

Las personas homosexuales están llamadas a la castidad. Mediante virtudes de dominio de sí mismo que eduquen la libertad interior, y a veces mediante el apoyo de una amistad desinteresada, de la oración y la gracia sacramental, pueden y deben acercarse gradual y resueltamente a la perfección cristiana.”

Leer más... »