« Carta abierta al Molt Honorable Sr. MontillaDamaris y la dignidad de la mujer »

29.09.08

La llamada divina de las hijas de Felipe

A las 7:24 PM, por Reme
Categorías : General, Las mujeres de San Pablo

left

“Al día siguiente partimos y llegamos a Cesarea; entramos en casa de Felipe, el evangelista, que era uno de los Siete, y nos hospedamos en su casa. Tenía éste cuatro hijas vírgenes que profetizaban” (Hch 21, 8-9)

En este pequeño fragmento de la vida del apóstol, nos encontramos con unas jóvenes que han tomado un camino difícil. El espíritu de servicio y el afán apostólico de Felipe el Diácono, uno de los siete varones de buen testimonio elegidos por los Apóstoles (Hechos 6:5), debió ser un ejemplo extraordinario para sus hijas, puesto que dedicaron su vida por entero a servir al Señor y a predicar el Evangelio con “firmeza, aliento y consuelo”.

Para ello, no dudaron en aceptar de buen grado una entrega total a Jesucristo como único destinatario de su amor. Es más, la elección de estas cuatro jóvenes de entregar su cuerpo y su corazón al servicio de Dios y de los hombres les permite servir plenamente y de un modo específico e insustituible a las necesidades apostólicas de la incipiente Iglesia , y más aun, a la formación de los fieles que se acercaban a ella “de un modo total e indiviso” .

Tal vez, estoy segura de ello, esta llamada divina a vivir la virginidad por el Reino de Cristo pudo, como ocurre hoy en día, suscitar suspicacias e incomprensiones. Pero, ¿quién dice que la mujer es libre para tomar esposo y no para consagrarse a Dios? ¿Cómo podemos afirmar que vivir este compromiso con Dios es anti-natural, fanatismo, o peor aún, impide al hombre y a la mujer realizarse plenamente?

No, ni mucho menos. Esta decisión libre y responsable no sólo reafirma la dignidad de la mujer, sino que realiza su personalidad dándose por entero, al igual que la entrega de los esposos es total y permanente.

Como dice Jesucristo en el Evangelio, “Quien pueda entender, que entienda”.

Virginidad y matrimonio, una misma vocación, dos caminos diferentes.

Porque para servir a la misión dado por el Padre, se necesita no únicamente de la santidad de los matrimonios fieles, padres honrados y madres ejemplares, sino también de hombres y mujeres con una exclusividad de cuerpo y corazón, libre e indivisa. Como nos recordaba Juan Pablo II en la Carta a las mujeres “que a ejemplo de la más grande de las mujeres, la Madre de Cristo, Verbo encarnado, te abres con docilidad y fidelidad al amor de Dios, ayudando a la Iglesia y a toda la humanidad a vivir para Dios una respuesta “esponsal", que expresa maravillosamente la comunión que El quiere establecer con su criatura”.

Y es que todos estamos llamados a la santidad, a ser trabajadores de la viña del Señor. Pero, cada uno de modo diferente, cada uno con carismas diversos. De esto deriva la grandeza de “la unidad en la diversidad” de la Iglesia, “llamada a transmitir la verdadera paz de Cristo a toda la humanidad”, como nos recordaba Benedicto XVI en la solemnidad de Pentecostés.

Es más, me atrevo a afirmar que el que no conoce el valor del misterio del matrimonio es incapaz de comprender la fecundidad de la virginidad, pues como bien leemos en un himno litúrgico, “donde hay caridad y amor, allí está Dios”

Tiempo para servir

“Todo aquel que haya dejado casas, hermanos, hermanas, padre, madre, hijos o hacienda por mi nombre, recibirá el ciento por uno y heredará vida eterna” dijo el Señor.

¡El ciento por uno! prometió el Señor a todos aquellos que, como estas cuatro mujeres, y otras muchas a lo largo de la historia de la Iglesia, aceptaron esta extraordinaria misión: Servir de modo eficaz con un corazón grande. Un servicio que como manifestación concreta y efectiva de ese compromiso divino no se detiene en pequeñeces, y no pierde la oportunidad de difundir el mensaje de Dios.

Puesto que se sabe comprometida, no sólo a una total disposición para una mayor dedicación a las tareas formativas encomendadas, para acompañar al afligido, o para rezar por los vivos y los difuntos. No, no sólo para eso, no, aunque ya sea muchísimo. Sino también, como viene siendo habitual en las tareas de muchas mujeres consagradas, una entrega de contemplación y acción, para dar de comer al hambriento, de beber al sediento, vestir al desnudo, visitar a los enfermos, enseñar al que no sabe, asistir al preso,…En definitiva, servir a los hombres y a la Iglesia, sabiendo que este servicio es amor. Un amor de quien ya sabe que Alguien le ama.

7 comentarios

Comentario de Jaume Canals
Curioso que habiéndose quedado allí (en la casa de Felipe) varios días, fuera el profeta llamado Agado el que bajara y le advirtiera que sería atado y entregado a los gentiles…

Hay un hermoso pasaje que refleja a las familias y la comunidad y es un poco anterior a tu cita y viene a decir: “salimos, e iban acompañándoles todos con sus mujeres e hijos hasta fuera de la ciudad. Allí puestos de rodillas en la playa, oramos…”.
29/09/08 11:48 PM
Comentario de Jaume Canals
Es decir, que la cita que nos has traído: “Tenía éste cuatro hijas vírgenes que profetizaban” tiene más que ver con las profecías de Bernadette que con el tema que desarrollas.
30/09/08 12:14 AM
Comentario de miguel
Es una pena que confundamos la profecía con la adivinación. El espíritu de profecía, tanto entre los cristianos como entre los judíos, se refiere más a la dirección espiritual que a la adivinación, quedando ésta como un subproducto o un apoyo a aquélla.
De ahí que todos los cristianos, por nuestro bautismo, participamos del Sacerdocio de Cristo, porque estamos llamados a ser "pontífices" (los que hacen puente) entre Dios y los hombres, del Espíritu de Profecía de Cristo, porque nuestra vocación es la guía espiritual de la Humanidad hacia Dios y de su Majestad, porque, bastándonos en nuestra vida con el Amor de Dios, reinamos sobre la Naturaleza, viviendo de igual forma en pobreza y en riqueza, en soledad o en medio de la multitud.
30/09/08 5:45 PM
Comentario de miguel
Por cierto, en nuestra sociedad, el papel de las vírgenes consagradas se ciñe especialmente bien a estas tres facetas de la vida cristiana: oran, dan testimonio de Cristo con su vida y viven en la pobreza evangélica.
30/09/08 5:47 PM
Comentario de Jaume Canals
Me he ido al diccionario y parece que la diferencia esta en si hay “inspiración divina” o no.
Profecía: don sobrenatural que consiste en conocer por inspiración divina las cosas distantes o futuras.
Adivinar: predecir lo futuro…
Pero, tanto una (la profecía) como la otra (la adivinación) te hacen palpar el futuro.
Ahora bien el término de: “espíritu de la profecía” podrían entenderse como las enseñanzas que en muchos casos se transmiten a través de los relatos de los profetas… Que podría ser lo que usted denomina “dirección espiritual”, pero poner el futuro como subproducto no creo que sea adecuado.
Por otro lado, comparto el papel de las virgenes actuales, en las tres facetas de la vida cristiana.
30/09/08 7:29 PM
Comentario de miguel
Efectivamente, el DRAE recoge la concepción popular que asimila profecía con adivinación. La segunda acepción "Don sobrenatural para pronunciar oráculos en nombre y por inspiración de Dios" se ciñe mejor a la idea cristiana de profecía. De hecho, no tiene más que leerse alguno de los profetas menores, Abdías, por ejemplo, o Habacuc, que son cortitos y se repasan en un rato. Las predicciones que realizan son como las de un padre cuando dice a su hijo: "Si sigues sin estudiar vas a ser un burro y no encontrarás trabajo". No hay que tener el don de adivinación para decir eso, pero es la forma de educar. Por supuesto, en el caso sobre todo de los profetas mayores, hacer predicciones concretas que luego se cumplían, o incluso milagros como Elías o Eliseo reforzaban el crédito del enviado de Dios, pero no eran su misión, sino un apoyo, como lo fueron en la misión de Jesús o como lo han sido en la Iglesia.
De ahí que puedan verse a estas cuatro mujeres como orientadoras de la comunidad cristiana de Cesarea, más que como adivinadoras.
Por otro lado, la "profecía" de Ágabo no es más que la representación visual, simbólica, de un temor que todos los discípulos tenían en aquél momento, ya en Tiro le decían a Pablo "iluminados por el Espíritu" que no subiera a Jerusalén.
01/10/08 1:02 PM
Comentario de Jaume Canals
Apreciado Miguel.
Si decimos que es mas acertada la segunda definición del DRAE y recogemos la cita de la cuatro hijas que profetizaban, lo importante de esas hijas, no es la cualidad de vírgenes, sino que tuvieran el don sobrenatural para pronunciar oráculos en nombre y por inspiración de Dios. Eso explica mejor que el profeta Agado fuera el protagonista y advirtiera del futuro (primera definición de DRAE), dejando que el “espíritu de la profecías” (segunda definición del DRAE) se desarrollara en las hijas de Felipe.
Es decir, muestra otra forma de dar servicio al pueblo de Dios y que es diferente al papel que hoy en día se da a las vírgenes consagradas en sus tres facetas anteriormente mencionadas en los comentarios y que se desarrolla en el artículo.
02/10/08 1:03 PM

Dejar un comentario


Tu dirección email NO será mostrada en este sitio.
PobreExcelente
(Los saltos de línea se conviertan a <br />)
(Nombre, email y página web)
  • No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.
  • Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

Remedios Falaguera

Remedios Falaguera

Diplomada en Magisterio por Edetania (Valencia) y en Periodismo por la Universidad Internacional de Cataluña (UIC). Casada desde hace 25 años actualmente compagina su trabajo de madre y de periodista con su gran afición: reivindicar el «genio femenino» como columna vertebral que humanice al ser humano en el ámbito familiar, educativo, político, económico, cultural y eclesial.

En este blog

Algunos libros de Reme


Septiembre 2014
Lun Mar Mié Jue Vie Sáb Dom
 << <   > >>
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30          
Quiénes somos | Contacta con nosotros | Política de Cookies | Aviso Legal y Condiciones de Uso