« Por qué la gente no se confiesa¿Nos quiere Dios a todos lo mismo? »

12.07.09

Letanías de la humildad

A las 10:55 AM, por Bruno
Categorías : General, Moral, Liturgia

Ayer decía Luis en el blog que “en el Cielo, nos alegraremos no sólo del Amor con que [Dios] nos ama, sino que nos alegraremos de que ame más a otros. Ciertamente esa será la prueba de que estemos en el Cielo, la alegría porque los demás reciban más que nosotros”. Ese rápido vistazo a algo de lo que disfrutaremos en el cielo, me recordó una oración del Cardenal español Merry del Val, las letanías de la humildad, que piden la gracia para ir practicando ya aquí en la tierra lo que decía Luis (quien espero que no me reproche el inequívoco aire jesuítico que tienen).

En mi opinión, lo más importante para adquirir humildad es fijar los ojos en Dios y no mirarse mucho a uno mismo, aunque sea de forma bienintencionada. Sin embargo, creo que esta oración puede ser un buen correctivo cuando veamos que la tentación de soberbia o vanidad nos amenaza, nos ataca o nos vence vergonzosamente y sin que opongamos resistencia. El propio Merry del Val era hijo de embajador y fue nombrado arzobispo con tan solo 35 años de edad y cardenal y Secretario de Estado del Vaticano con 38, así que debió de conocer de primera mano el peligro de creerse mejor que los demás.

Y sí, antes de que alguien lo diga, es cierto que el autor del blog necesita mucho este correctivo.

ADVERTENCIA IMPORTANTE: Las oraciones para pedir humildad son extremadamente peligrosas, porque Dios suele conceder lo que se pide… y, a menudo, el camino de la humildad es la humillación. Luego no nos quejemos.

………………………………………………….

Jesús manso y humilde de corazón, óyeme.

Del deseo de ser lisonjeado, líbrame Jesús
Del deseo de ser alabado, líbrame Jesús
Del deseo de ser honrado, líbrame Jesús
Del deseo de ser aplaudido, líbrame Jesús
Del deseo de ser preferido a otros, líbrame Jesús
Del deseo de ser consultado, líbrame Jesús
Del deseo de ser aceptado, líbrame Jesús

Del temor de ser humillado, líbrame Jesús
Del temor de ser despreciado, líbrame Jesús
Del temor de ser reprendido, líbrame Jesús
Del temor de ser calumniado, líbrame Jesús
Del temor de ser olvidado, líbrame Jesús
Del temor de ser puesto en ridículo, líbrame Jesús
Del temor de ser injuriado, líbrame Jesús
Del temor de ser juzgado con malicia, líbrame Jesús

Que otros sean más estimados que yo. Jesús dame la gracia de desearlo
Que otros crezcan en la opinión del mundo y yo me eclipse. Jesús dame la gracia de desearlo
Que otros sean alabados y de mí no se haga caso. Jesús dame la gracia de desearlo
Que otros sean empleados en cargos y a mí se me juzgue inútil. Jesús dame la gracia de desearlo
Que otros sean preferidos a mí en todo. Jesús dame la gracia de desearlo
Que los demás sean más santos que yo con tal que yo sea todo lo santo que pueda. Jesús dame la gracia de desearlo

Oración:

Oh Jesús que, siendo Dios, te humillaste hasta la muerte, y muerte de cruz, para ser ejemplo perenne que confunda nuestro orgullo y amor propio. Concédenos la gracia de aprender y practicar tu ejemplo, para que humillándonos como corresponde a nuestra miseria aquí en la tierra, podamos ser ensalzados hasta gozar eternamente de ti en el cielo.

Amén.

104 comentarios

Comentario de Yolanda
Desde ayer me está como repeliendo la expresión de luis """nos alegraremos de que ame más a otros""" y, claro, es que no me cuadra que los adverbios "más" o "menos" sirvan en la vida eterna. Puedo entender que aquí necesitemos hablar de distancias, de tiempos y de cantidades. Pero, para Dios y entre los santos, ¿qué sentido tiene el amar más o amar menos? Yo sí creo que seremos amados sin más, como somos ahora amados sin más, sin cuantificar.
---------------
¿Te has rezados ya estas letanías, Bruno? Es que tu "advertencia importante" suena tan amenazadora... :)
12/07/09 11:13 AM
La cuestión es que Dios no ama a otros más que a ti, porque a ti te ama totalmente como tú, exactamente igual que a los otros los ama totalmente, a cada uno, como él es. En el cielo nos alegraremos de estar unidos todos en esa comunión de amor que aquí no existe. Probablemente no diferenciemos entre yo - ellos, ni entre nosotros - ellos. Porque el nosotros que nos une a los que comparten nuestros puntos de vista, nuestra forma de ser, nuestros intereses, no es superación del egoísmo sino un ego multiplicado por el refuerzo de "los nuestros". En el cielo no existirán "los otros".
Ya sé que aunque ese es el comienzo del post no es el tema central, pero es que para mí la humildad es la verdad, de modo que a Dios le pediría no que me insulten etc sino ser capaz de ver la verdad, de aceptar la verdad, de estar en la verdad.
Por otra parte la oración está muy bien. Que Dios os conceda lo que pedís. :D
12/07/09 11:19 AM
Comentario de Ano-nimo
Estoy totalmente de acuerdo con los comentarios de Yolanda y de Asun. Tampoco yo creo que sea una cuestión de más o menos.

Un cordial saludo.
12/07/09 12:16 PM
Es el tipo de plegarias que se rezan con el temor de que sean atendidas.
De hecho, Merry del Val después de ser la mano derecha de san Pío X y la gran promesa de la curia, quedó totalmente relegado a la muerte del Pontífice.
Dios lo escuchó, como escucha invariablemente, dice Leon Bloy, a los que piden el sufrimiento y la humillación.
12/07/09 3:15 PM
Comentario de Yolanda
Ya despierta la Argentina, por lo que veo. Aquí es la hora de la siesta y hace un calor brutal. Asíque me voy a echar la siesta, no sin antes preguntar intrigada a luis:

¿Tú nunca has rezado estas letanías u otros ruegos similares, verdad?
¿O es que, a pesar de rogar con insistencia, el Señor se resiste a concederte lo que en ellas se ruega?

;-)
12/07/09 4:04 PM
Pues te confieso que no las puedo rezar sinceramente. Hay dos o tres cosas que no soportaría. Dos o tres, nada más.
12/07/09 4:12 PM
En particular, "el temor de ser juzgado con malicia" "preferidos a mí EN TODO" y "el deseo de ser consultado". La virtud no requiere el aplastamiento de lo natural, sobre todo si es bueno y útil para el bien común. Así que hay que interpretar bien lo que dice el buen Siervo de Dios, al que le tengo por otra parte mucha devoción (fue uno de los principales impugnadores del modernismo).

Sí, tiene razón Bruno, hay un poco, muy poco, de influencia barroca en esto. Esa exasperación por ahogar el yo a veces puede ser peligrosa. Tanto como el yo.
12/07/09 4:18 PM
Y está bien lo que dice Bruno, es un correctivo. Como buen correctivo, es hiperbólico (para enderezar un árbol hay que inclinarlo para el lado contrario al que está).
Como buen correctivo, no hay que tomarlo como normativo: buena regla para todo lo que tiene aire jesuitico, habitualmente correctivo. Lo correctivo es una verdad provisional, es decir, no clásica, valida para todo tiempo y lugar.
Lo normativo para la humildad es la frase inmortal y clásica, nada barroca, de santa Teresa: humildad es andar en la verdad. La humildad es la verdad.
12/07/09 4:24 PM
Pues siento decirte que acabas de coincidir conmigo. Lo de la humildad como verdad, lo dije más arriba. Aunque no cité a Santa Teresa, porque pensaba que era una opinión común a mucha gente.
Lo que ocurre es que la verdad es más difícil de reconocer y aceptar de lo que parece a primera vista.
Devuelvo el ordenador a mi sobrino.
Hasta otra.
12/07/09 4:37 PM
Comentario de Yolanda
Ja ja ja ja ja ja, ja... no podré hoy dormir la siesta de la risa. Claro, tu " deseo de ser consultado" es algo muy """ bueno y útil para el bien común"""

Yo creo que, en efecto, no es que Dios no te lo conceda, es que eres incapaz de pedirle a Dios que te prive de ese insano placer de ser consultado, placer que disfrazas de """bueno y útil para el bien común""" Ay, que me parto, ja, ja ja ja ja ja.

Se me ocurre un "correctivo provisional", similar a torcer muy forzadamente el árbol hacia el lado contrario para enderezarlo: ¿y si durante una temporada no sólo no te consultamos nada -aun a sabiendas de cuánto pierde el bien común, pero sería por el bien de uno de sus miembros, un sacrificio colectivo por TU bien- y no sólo NO te consultamos nada sino que en todos los temas se excluye la posibilidad de tener en cuenta, o siquiera escuchar, tus opiniones y aportaciones?

Por ejemplo: Plantea Bruno una cuestión y después de su clásico Quid vobis videtur? se añade que luis queda excluido del vobis.

No lo digo en serio. Pero admite que te vendría bien, precisamente por ser eso lo que más te cuesta.

El bien común se resentiría temporalmente. Pero una vez pasado tu soponcio al no ser consultado y al verq ue el mundo sigue girando sin consultarte, a lo mejor dejabas de desearlo tanto.

No te preocupes, que no ocurrirá tal cosa. Y te seguiremos pidiendo opinión, que nos ilustres, que nos cites la Catena Aurea, la Summa, o a la monja Roswita; o, igual da: a Kierkegaard, a Filón de Alejandría, a Bakunin o a tu compatriota Sábato. A todo el paganismo y a toda la cristiandad en todos sus idiomas originales. Para la mayoría de los habituales también es un placer.
12/07/09 4:50 PM
Comentario de rastri
Dicen que en el cielo, donde se disipan todas ecuaciones y diferencias del más-menos: Siendo todos los vivientes, que como partes limitadas forman un todo de la infinita jerarquía de vivientes: Todos son iguales y distintos: Y allí el mayor en jeraquía, siempre creciendo y evolucionando, ama tanto al menor que le precede de dicha jerarquía; Como así este menor, siempre crecienco y evolucionando, admira al mayor.

12/07/09 4:53 PM
Yolanda, trabajo de asesor y consultor. Sirvo para eso y poco más que para eso, y soy bueno en eso. Así que desear no ser consultado es como aniquilarme.
12/07/09 4:56 PM
Comentario de Yolanda
Del temor de ser aniquilado, líbrame Jesús
12/07/09 5:03 PM
No, ni Dios me aniquilaría, a eso no puedo temerle.
12/07/09 5:10 PM
Comentario de Pedro-1
Bruno, en el post anterior decías y repites en éste que el cielo no es igual para todos y que dice la Iglesia que cada uno recibirá una recompensa distinta, que no todo el mundo recibirá la misma. Pero yo Jesús dijo:
1 Porque el Reino de los Cielos se parece a un propietario que salió muy de madrugada a contratar obreros para trabajar en su viña.
2 Trató con ellos un denario por día y los envío a su viña.
3 Volvió a salir a media mañana y, al ver a otros desocupados en la plaza,
4 les dijo: "Vayan ustedes también a mi viña y les pagaré lo que sea justo".
5 Y ellos fueron. Volvió a salir al mediodía y a media tarde, e hizo lo mismo.
6 Al caer la tarde salió de nuevo y, encontrando todavía a otros, les dijo: "¿Cómo se han quedado todo el día aquí, sin hacer nada?".
7 Ellos les respondieron: "Nadie nos ha contratado". Entonces les dijo: "Vayan también ustedes a mi viña".
8 Al terminar el día, el propietario llamó a su mayordomo y le dijo: "Llama a los obreros y págales el jornal, comenzando por los últimos y terminando por los primeros".
9 Fueron entonces los que habían llegado al caer la tarde y recibieron cada uno un denario.
10 Llegaron después los primeros, creyendo que iban a recibir algo más, pero recibieron igualmente un denario.
11 Y al recibirlo, protestaban contra el propietario,
12 diciendo: "Estos últimos trabajaron nada más que una hora, y tú les das lo mismo que a nosotros, que hemos soportado el peso del trabajo y el calor durante toda la jornada".
13 El propietario respondió a uno de ellos: "Amigo, no soy injusto contigo, ¿acaso no habíamos tratado en un denario?
14 Toma lo que es tuyo y vete. Quiero dar a este que llega último lo mismo que a ti.
15 ¿No tengo derecho a disponer de mis bienes como me parece? ¿Por qué tomas a mal que yo sea bueno?".
16 Así, los últimos serán los primeros y los primeros serán los últimos».
Mateo, 20


12/07/09 5:48 PM
Pues Pedro 1, la Iglesia siempre ha enseñado que los grados de gloria en el Cielo son muy distintos para cada uno de los bienaventurados, precisamente porque cada persona es única e irrepetible. Y por cierto, que como dice Jesús, en el Reino de los Cielos hay muchas moradas, y habrá grandes y pequeños en ese Reino, como hay jerarquía entre los ángeles.

Es la enseñanza de santo Tomás. El grado de caridad es diverso, mayor o menor, en cada uno de los elegidos, en los ángeles y en los hombres.

La parábola enseña dos cosas: que en esencia, el Señor paga con lo mismo a todos desde el punto de vista de la salvación, no de los grados de gloria; que tales grados de gloria no dependen de criterios cuantitativos sino de la intensidad de la caridad, que puede ser mayor en alguien que se convierte en la última hora de su vida que quien ha vivido toda su vida en gracia. Todo depende del grado de aceptación de esa gracia por parte del hombre, y de la misteriosa dispensación que la Providencia hace de esa gracia.

Es natural que chirríe al natural igualitarismo del hombre moderno eso de que todo es desigual en la Creación de Dios, incluidos los ángeles.
Porque en el ideologismo moderno impregnado de socialismo, desigualdad=injusticia.

No es así en Dios, ciertamente.
12/07/09 5:58 PM
Comentario de Pedro-1
Estoy completamente de acuerdo con el primer comentario de Yolanda sobre el amor de Dios en el Cielo. Además, ¿quién nos dará la perspectiva para discernir la cantidad o calidad del amor que estaremos allí recibiendo de Él. Nos cuesta comprender y asimilar medianamente el amor de Dios en la tierra ¿y nos vamos a poner a aquilatar el del Cielo? Yo respeto que santos y teólogos hayan podido especular sobre esto, pero me parecen ensoñaciones.
12/07/09 6:01 PM
Más que ensoñaciones, es doctrina catolica, definida por su magisterio en los Padres y en los Concilios Ecuménicos.
12/07/09 6:06 PM
Comentario de Pedro-1
luis, Jesús lo deja bastante claro:
14 Toma lo que es tuyo y vete. Quiero dar a este que llega último lo mismo que a ti.
15 ¿No tengo derecho a disponer de mis bienes como me parece? ¿Por qué tomas a mal que yo sea bueno?".
16 Así, los últimos serán los primeros y los primeros serán los últimos».
Tú defiendes que el Señor hará distinciones cuando la parábola de Jesús nos enseña que no las hará porque es bueno.
Sacas a relucir el ideologismo moderno impregnado de socialismo, pero aquí no se habla de eso sino de la recompensa a los cristianos, que será la misma. Dice: " lo mismo que a ti".
Se habla de igualdad y tú dices: En Dios desigualdad no es igual a injusticia. Y concluyes con un "ciertamente" para darle empaque y tronío a la frasecita.
12/07/09 6:37 PM
Pues la parábola de los talentos podría iluminarte un poco Pedro-1, claro que Dios hace distinciones. No hace acepción de personas, que es distinto.
La misma recompensa en cuanto al objeto de la visión beatífica que es el mismo para todos, no en cuanto al grado de tal visión, que difiere en cada bienaventurado.

¿O crees que la gracia que le dió a María, total según los teologos, es la misma que me ha dado a mí? ¿Y que la gloria de Maria será la misma que la mía?
¿Qué sentido tendría el "llena de gracia" del ángel?
¿Qué sentido "quien desprecia el menor de estos mandamientos, será el menor en el Reino de los Cielos"? ¿o la referencia a san Juan Bautista?

Es un tema tematizado en la tradicion bimilenaria del magisterio ad nauseam, o crees que aquí vamos a inventar la rueda. Está en el magisterio dogmatico y en el depósito de la fe. En los doctores, en los Concilios, en los Papas.
Es obvio y evidente para cualquiera que examine las fuentes de la Revelación, es decir, las Escrituras y la Tradicion.

Hay grados de gloria, sí señor. Uno por cada bienaventurado.
12/07/09 7:03 PM
Y por cierto que el Señor hará distinciones, por de pronto a su derecha y a su izquierda. Hacer distinciones no es discriminar, contra lo que el pensamiento único igualitario y socialista sostiene.
12/07/09 7:11 PM
Pedro,
Creo que tienes razón. No creo que sea ningún dogma de fe que haya jerarquías. Lo de distintas moradas es apropiado por lo que dijimos de que a cada uno nos quiere específicamente y todos somos distintos.
Pero creo que si el cielo es participar plenamente del amor de Dios, allí las cosas no se miden en cantidad sino en plenitud, y el cacharrito pequeño está tan pleno como el grande. Todos recibimos ese denario de la parábola, el de la plenitud del amor.
No sé si te sirve.
12/07/09 7:12 PM
Es algo así como lo del principio de Heisenberg. Si te da por medir la cantidad se te escapa la plenitud.
Que se lea esto dentro de una hermenéutica de la totalidad, y en continuidad con el evangelio. :D
12/07/09 7:18 PM
La parábola de los talentos la tenemos en dos versiones diferentes para que se completen, y las dos se tienen que completar a su vez con la de los trabajadores que llegan tarde y reciben lo mismo que los primeros.
La conclusión a la que llego la resumo en mi comentario anterior.
12/07/09 7:21 PM
Pues lee atentamente, luis. Ya se me ha ha contagiado tu "pues" impertinente.
¿Quieres la parábola de los talentos?
¡Chintatachín! Aquí está:
14 El reino de los Cielos es también como un hombre que, al salir de viaje, llamó a sus servidores y les confió sus bienes.

15 A uno le dio cinco talentos, a otro dos, y uno solo a un tercero, a cada uno según su capacidad; y después partió. En seguida,

16 el que había recibido cinco talentos, fue a negociar con ellos y ganó otros cinco.

17 De la misma manera, el que recibió dos, ganó otros dos,

18 pero el que recibió uno solo, hizo un pozo y enterró el dinero de su señor.

19 Después de un largo tiempo, llegó el señor y arregló las cuentas con sus servidores.

20 El que había recibido los cinco talentos se adelantó y le presentó otros cinco. "Señor, le dijo, me has confiado cinco talentos: aquí están los otros cinco que he ganado".

21 "Está bien, servidor bueno y fiel, le dijo su señor, ya que respondiste fielmente en lo poco, te encargaré de mucho más: entra a participar del gozo de tu señor".

22 Llegó luego el que había recibido dos talentos y le dijo: "Señor, me has confiado dos talentos: aquí están los otros dos que he ganado".

23 "Está bien, servidor bueno y fiel, ya que respondiste fielmente en lo poco, te encargaré de mucho más: entra a participar del gozo de tu señor".

24 Llegó luego el que había recibido un solo talento. "Señor, le dijo, sé que eres un hombre exigente: cosechas donde no has sembrado y recoges donde no has esparcido.

25 Por eso tuve miedo y fui a enterrar tu talento: ¡aquí tienes lo tuyo!".

26 Pero el señor le respondió: "Servidor malo y perezoso, si sabías que cosecho donde no he sembrado y recojo donde no he esparcido,

27 tendrías que haber colocado el dinero en el banco, y así, a mi regreso, lo hubiera recuperado con intereses.

28 Quítenle el talento para dárselo al que tiene diez,

29 porque a quien tiene, se le dará y tendrá de más, pero al que no tiene, se le quitará aun lo que tiene.

30 Echen afuera, a las tinieblas, a este servidor inútil; allí habrá llanto y rechinar de dientes".

31 Cuando el Hijo del hombre venga en su gloria rodeado de todos los ángeles, se sentará en su trono glorioso.

32 Todas las naciones serán reunidas en su presencia, y él separará a unos de otros, como el pastor separa las ovejas de los cabritos,

33 y pondrá a aquellas a su derecha y a estos a su izquierda.

34 Entonces el Rey dirá a los que tenga a su derecha: "Vengan, benditos de mi Padre, y reciban en herencia el Reino que les fue preparado desde el comienzo del mundo,

35 porque tuve hambre, y ustedes me dieron de comer; tuve sed, y me dieron de beber; estaba de paso, y me alojaron;

36 desnudo, y me vistieron; enfermo, y me visitaron; preso, y me vinieron a ver".

37 Los justos le responderán: "Señor, ¿cuándo te vimos hambriento, y te dimos de comer; sediento, y te dimos de beber?

38 ¿Cuándo te vimos de paso, y te alojamos; desnudo, y te vestimos?

39 ¿Cuándo te vimos enfermo o preso, y fuimos a verte?".

40 Y el Rey les responderá: "Les aseguro que cada vez que lo hicieron con el más pequeño de mis hermanos, lo hicieron conmigo".

41 Luego dirá a los de su izquierda: "Aléjense de mí, malditos; vayan al fuego eterno que fue preparado para el demonio y sus ángeles,

42 porque tuve hambre, y ustedes no me dieron de comer; tuve sed, y no me dieron de beber;

43 estaba de paso, y no me alojaron; desnudo, y no me vistieron; enfermo y preso, y no me visitaron".

44 Estos, a su vez, le preguntarán: "Señor, ¿cuando te vimos hambriento o sediento, de paso o desnudo, enfermo o preso, y no te hemos socorrido?".

45 Y él les responderá: "Les aseguro que cada vez que no lo hicieron con el más pequeño de mis hermanos, tampoco lo hicieron conmigo".

46 Estos irán al castigo eterno, y los justos a la Vida eterna».



¿Cómo son los versículos 21 y 23? Casi idénticos.
21 "Está bien, servidor bueno y fiel, le dijo su señor, ya que respondiste fielmente en lo poco, te encargaré de mucho más: entra a participar del gozo de tu señor".

23 "Está bien, servidor bueno y fiel, ya que respondiste fielmente en lo poco, te encargaré de mucho más: entra a participar del gozo de tu señor".

¿Qué nos enseña esta parábola? Que los justos irán al Cielo y los infiernos al infierno.

¿Se habla en algún momento de distinciones entre aquellos a quienes Dios diga:"Está bien, servidor bueno y fiel, ya que respondiste fielmente en lo poco, te encargaré de mucho más: entra a participar del gozo de tu señor"? No, ciertamente.

¿Se habla en algún momento de distinciones entre aquellos a quienes Dios diga:
"Vengan, benditos de mi Padre, y reciban en herencia el Reino que les fue preparado desde el comienzo del mundo, porque tuve hambre, y ustedes me dieron de comer; tuve sed, y me dieron de beber; estaba de paso, y me alojaron;desnudo, y me vistieron; enfermo, y me visitaron; preso, y me vinieron a ver"? No, ciertamente. Qué bonito queda el "ciertamente".
12/07/09 7:37 PM
Comentario de Captain
Para los temerosos de esta oración: fijáos que no pide "ser humillado, despreciado, reprendido, calumniado" etc. sino que Dios nos libre del deseo contrario y del temor de esas cosas. Luego, se pide que el Señor nos dé la gracia de desearlo...
Claro está que hay cosas que sólo se aprenden a desear cuando se experimentan....
PD: Puedo asegurar que Bruno ha rezado esta letanía...
12/07/09 8:06 PM
Comentario de cristhian
Entiendo perfectamente la advertencia de Bruno, ¿como se prueba la humildad sino a través de la humillación?

Es tan dificil aprender a callar! sobre todo cuando uno considera que tiene la razón, eso es algo que solo Dios puede regalar, porque de adentro de uno solo nace la soberbia y la autojusticia. Incapaces de usar la empatia, incapaces de no autojustificarnos, incapaces de justificar al otro, incapaces de no abrir la boca para defendernos, incapaces de quedarnos callados ante la tentación de dar un "consejo". Eso es lo que hay dentro de nosotros SOBERBIA y nada mas.

Por eso es dificil pedir la cura para eso, porque la cura es algo para lo que no estamos preparados y esa es LA HUMILLACION. Medicina tremenda, pero como dijo un tipo realmente sorprendente: "NADIE PUEDE SER MAS QUE SU MAESTRO, si a MI me han tratado asi ¿Como serán tratados ustedes?"
12/07/09 8:13 PM
Pedro1, iba a citar la infinita gama de documentos pontificios y conciliares que hablan de jerarquía y grados de gloria en la visión beatífica, pero me di cuenta que es inútil, desde san Pablo pasando por Dionisio Aeropagita, todos los Padres, Agustín, Tomás hasta Dante Alighieri, toda la cristiandad y los Concilios lo han hecho. Hasta la ultima doctora de la Iglesia, santa Teresita, se cansa de hablar del tema. Von Balthasar escribe acabadamente sobre esto. No conozco un teologo catolico serio que lo niegue, así que argumentar sobre esto me parece una falta de respeto.
Todos los teologos lo hacen, así que lo invito a estudiar. La Biblia sin instruccion y sin interpretacion catolica es muy peligrosa, ya lo sabemos por la experiencia de los últimos veinte siglos.
12/07/09 8:17 PM
Bueno, no pude resistir ir al Denzinger. Es dogma de fe definido por el Concilio de Florencia y el Concilio de Trento que hay diversos grados de gloria, conforme la gracia y los diversos merecimientos de la criatura (Denz 693 y 842)
12/07/09 8:39 PM
Comentario de Norberto
Bruno
Creo que la letanía tiene sentido desde muchas ópticas diferentes,todas reveladas y testimoniadas por los santos.Sin embargo me fijaré,en esta ocasión,en María y el canto del Magnificat.Utilizo la traducción comúnmente usada para el rezo del mismo.
"Proclama mi alma la grandeza del Señor,se alegra mi espíritu en Dios mi Salvador,porque ha mirado la HUMILLACIÓN de su esclava,desde ahora me felicitarán todas las generaciones...Derriba de trono a los poderosos y enaltece a los HUMILDES..."
MARÍA PUEDE PROCLAMAR ESTO PORQUE HA OBEDECIDO,cuando lo hace está encinta y responde a su pariente Isabel,a quien ha ido a atender en su embarazo tardío.
María es humilde,de espíritu,porque ha obedecido (obedecer=ob audire,estar a la escucha) a la voluntad de Dios y ha pasado por la aceptación de la voluntad de Dios.
El cardenal quiso,antes, ser santo que Papa y su letanía tiene el aroma inconfundible de la obediencia,y,la humildad auténticas.No vive esa humildad falsa,impostada,ñoña,de beatería,que tanto se produce en nuestra Iglesia,y tanto nos encontramos,no, esa no es la humildad que vivió el Señor,que "aprendió,sufriendo a obedecer",Porque no hay humildad sin verdad,tampoco puede darse auténtica humildad sin obediencia,y,eso no tiene nada que ver con la condción temperamental, sino con una opción personal,por amor, de vivir la verdad,perdón la VERDAD,o sea que "ya no vivo yo,es Xto. quien vive en mí".Ése es el sentido de la letanía,que encaja con el consejo de Theresita a su hermana Celina."Busquemos siempre el último lugar,porque ése nadie nos lo disputará",yo,personalmente,hago lo posible para comulgar el último,y,mientras voy en la fila le digo al Señor:"Señor yo el último de todos y el servidor de todos".En ello estoy,mientras voy camino de la cruz al encuentro del Crucificado,no quiero perderme la Resurrección,pero sin humillación y cruz...
Mi texto elegido:
"Que otros sean preferidos a mí en todo. Jesús dame la gracia de desearlo"
Bruno,tienes razón en lo que dices acerca de cómo Dios te toma la palabra respecto de la humildad,tengo experiencia de ello,pero lo cuento otro día.
12/07/09 8:55 PM
Comentario de Yolanda
Pero luis, nadie tiene el Detzinger en la mesilla (excepto tú) ni, aunque lo tuviéramos a mano, estmos en condiciones de absorber tanto dogma, tanto concilio y tanta abstracción. Luego no te extrañes de que te digan lo del """empaque y tronío""".

Si lo definió el concilio de Florencia, pues vale. Eso es lo de menos. Lo grave es imaginar, "diversos grados de gloria, conforme la gracia y los diversos merecimientos de la criatura". ¿Que nos no tenemos que creer porque un concilio ecuménico del siglo XV -acabo de enterarme de ese concilio- lo definió? Pues diremos que lo creemos. Pero, ¿lo creemos? Pues una acaba diciendo:

"Señor, yo lo que leo es el Evangelio que me resulta familiar; y ahora sé que en el concilio de Florencia, hace casi 600 años, tu Iglesia definió no sé qué. Doctores tiene tu Iglesia que te sabrán interpretar y yo soy sólo una pobre mujer; así que te ruego que si llego la última a la viña, me des el mismo salario que al primero que llegó y que el concilio de aquí o allá siga hablando para los sabios como luis, porque yo estoy hecha un lío con tanta teología, desde san Pablo pasando por Dionisio Aeropagita, todos los Padres, Agustín, Tomás hasta Dante Alighieri, toda la cristiandad y los Concilios, hasta la ultima doctora de la Iglesia, santa Teresita, o Von Balthasar. Que si llego a saber que la Biblia sin instruccion y sin interpretacion catolica es tan peligrosa, no la hubiera tocado jamás sin antes llamar a luis para que me diga qué capítulos del Detzinger son pertinentes para la lectura de cada día"

O fe de carbonero, o sensu fidei,o Dionisio Areopagita o teólogos progres, acabará una por no fiarse de nada. De la Biblia, visto lo visto, de lo que menos, luis.
12/07/09 9:01 PM
Mira, Yolanda, si se quiere hablar de teología hay que saber teología en sus fuentes. Si se trata de la fe del carbonero, pues el carbonero no impugna a los teologos. Se limita a aceptar la fe como viene. El carbonero no se deja permear por el igualitarismo del siglo y si encuentra una discrepancia entre su fe y el espíritu del mundo, pues acude a las fuentes de la tradicion catolica. La Biblia, interpretada a la luz de la Tradición, porque de lo contrario sale cualquier cosa,como ya lo demostró Lutero.

Y desde ya, el Evangelio está lleno de referencias. Que alguien me explique por qué Jesus dice que el que desprecie el menor de los mandamientos será el menor en el Reino de los Cielos.

(Entre nos, hay una edición muy buena del Denzinger on line. No hace falta tenerlo, como yo, en la mesita de noche).
12/07/09 9:18 PM
Y eso el sensus fidei de cualquier carbonero lo percibe claramente: que el grado de gloria de María Santísima, de San José o de almas bienaventuradas como las de san Francisco o santa Catalina es muy distinto del de otros como yo, que si llegamos al Cielo lo haremos con la espalda mojada como los mejicanos que se meten de contrabando en USA.
12/07/09 9:27 PM
Comentario de Carmen
Yolanda:
termino de dejarte una nota en el hilo anterior. De este sólo puedo decir que Dios ama tanto a Yolanda como a Luis, ni más ni menos. Salvo que luis diga lo contrario porque determinado Concilio le otorgó un grado superior de Amor.

O lo que es lo mismo, si para creer en Dios necesitamos conocer todos los Concilios habidos y por haber, la mitad de la cristiandad estaba arruinada, por pardilla.

Buenas noches.
12/07/09 9:58 PM
Pues Carmen, si para hablar de Dios cada uno habla conforme su capricho, sus fantasías y sus fobias, pues me temo que habrá tantos dioses como opiniones haya.
12/07/09 10:01 PM
Y que quieres, entre las Carmenes infinitas que debe haber y los Concilios, que expresan una sola fe catolica y son apenas 24, me quedo con los Concilios.
12/07/09 10:04 PM
Comentario de Yolanda
luis, no te me pongas farruco, que me has entendido bien. Hablaba del "empaque y tronío" que te reprocha Pedro-1.

Y, la verdad, luis, yo aún aspiro a que si llego la última a la viña, me dé el mismo salario que al primero que llegó, como a san Francisco o santa Catalina, pues sí, ni más ni menos, ¿por qué no voy a aspirar a ello, aunque hoy por hoy esté muy lejos?. Si llego en patera o cayuco o saltando muros de noche (así llegan los inmigrantes ilegales aquí), pues el caso es llegar; pero no pienso aspirar a menos que los santos.

(Entre nos: tengo un suportátil -un pequeño netbook- en mi mesilla de noche: a eso me refería. Así el Detzinger pesa menos; y no te digo nada si lo meto en la PDA. Mejor digitalizado porque para cruzar Río Grande -o el Estrecho de Gibraltar- podría ser un impedimento y una impedimenta de fatales consecuencias llevar un voluminoso, pesado y farragoso Detzinger en formato libro-papel) :-D
12/07/09 10:11 PM
Comentario de Pedro-1
Luis, cuando te expongo un texto o un argumento que no te gustan para tus tesis, no los miras, te enrabietas, lo contradices aunque sean parábolas de Jesús con las explicaciones que Él mismo da de ellas. Ahora resulta que acudir a los evangelios es actuar como Lutero. Es un arma peligrosa. Lo tuyo es alucinante.
¿Qué dice la Tradición sobre Mateo,20,1-16? ¿Qué dice la Tradición sobre la paráabola de los talentos? Si lo sabes, por favor, dilo. Y si no lo sabes, por favor, di que no lo sabes. Que es lo que te pasa, que no lo sabes.
Te repito que no es el igualitarismo del siglo XX. Es el amor de Jesús. Pero claro, se me olvidó que está en los evangelios. Perdona.
No me refutas lo que te digo. Te vas por los cerros de Úbeda. Así no vale. Déjate de Dezinger y vamos a Jesús de Nazaret. Y deja ya de insultar.
12/07/09 10:21 PM
Comentario de Yolanda
luis,

A las infinitas Cármenes Dios las tiene contadas una a una. Y no cae un cabello de la cabeza de ninguna de ellas sin su voluntad. Para ti, una Cramen es un grano de arena en tre millones de Cármenes, y hasta puede que sea un grano de arena más fastidioso que otros que se te pegan en la playa y no hay forma de quitárselo de encima. Pero- ¡misterios de Dios!- a cada la una la ama por ella misma y en particular. Como nos recuerda Bruno, a cada Carmen la llama por su nombre.

Venga, que viene de retiro y aunque unos y otros no nos podemos resistir a clavarnos alguna pulla, nadie te pide que des más credibilidad a una Carmen que a un concilio ecuménico.

Pero, hijo, qué quieres que te diga. No me considero lerda, ni tonta ni poco instruida. Pero como mi salvación dependa del Detzinger apañada estoy, porque me cuento entre la humanidadd pardilla de la que habla Carmen.

Cuando vaya a juicio me examinarán del amor. Y a lo mejor suspendo. Procuraré que no. Pero como me examinen del Detzinger... diré que soy amiga tuya (¿puedo?) a ver si con esa recomendación me dan entrada.
12/07/09 10:29 PM
Comentario de Yolanda
¡Andá! ¿Es Dezinger sin tz? Pues corregido
12/07/09 10:32 PM
Pedro, Asun, Yolanda y Luis:

Creo que es necesario hacer una pequeña aclaración exegética sobre lo que habéis estado discutiendo. Esta parábola de los viñadores que van siendo contratados no se refiere, en principio, a la recompensa de la vida eterna. Habla de la salvación para judíos y gentiles. Los judíos fueron llamados primero (soportaron "el calor del día y de la jornada"), pero no por eso son superiores a los gentiles, que durante mucho tiempo parecieron privados de la salvación ("nadie nos ha contratado") pero también son llamados al Reino que inaugura Jesucristo. Las razones para esto son múltiples: el contexto, las preocupaciones propias del Evangelio de Mateo, la imagen de la viña que en la Escritura se refiere siempre al Pueblo de Dios, la relevancia de este tema para los primeros cristianos, el magisterio eclesial...

Que yo sepa, es la exégesis más habitual y fundada de este pasaje. Por supuesto, luego pueden realizarse otras interpretaciones más espirituales o existenciales en su aplicación a nosotros, pero sin perder de vista su intención original, para evitar sacar conclusiones totalmente ajenas al texto.

Como ya ha dicho Luis, que la recompensa eterna será distinta en cierto sentido para cada persona lo han enseñado siempre el conjunto de Padres de la Iglesia, Santos, Papas, Concilios, Escritura, Doctores de la Iglesia, etc. Este es el dato del que partimos: es parte de la Revelación divina. Otra cosa, como sugiere Yolanda, es cómo podemos imaginar esto o armonizarlo con las demás cosas que sabemos de Dios. Para esto, creo que el ejemplo de las hermanas de Santa Teresita en el post anterior es el mejor: un dedal y un vaso llenos de agua. ¿Cuál está más lleno? Los dos están totalmente llenos, aunque tienen distinta capacidad. Lo mismo sucede con los bienaventurados en el cielo. Todos estarán llenos a más no poder del amor de Dios, pero su capacidad de recibir ese amor será diferente, en virtud de cuál haya sido su vida y sus respuestas a ese amor durante su vida. Dios nos va ensanchando el corazón con su gracia, para que podamos recibir más y más su amor.

¿Injusticia? Ni la más mínima. ¿Infelicidad de algunos? En absoluto. ¿Causa fundamental de esto? El respeto y el amor inmenso que tiene Dios por nuestra libertad. Nos ha tomado en serio. Al final de nuestra vida no dice: vuestra vida no ha importado nada, aquí en el cielo todo es igual para todos. Lo que hará será tomar nuestro propio ser y, en función de la realidad concreta de cada uno, llenarlo de su misericordia. Como Cristo, llegaremos al cielo con las llagas de lo que hayamos sufrido por Dios y por los hombres... y el Señor las hará gloriosas.

Un saludo.
12/07/09 10:33 PM
Por cierto, un texto de la Escritura en el que se habla explícitamente de la recompensa eterna y se dice muy claramente que la gloria del cielo no es igual para todos (se pueden citar más si interesa):

"He aquí que dice el Señor: Vengo presto, y conmigo mi recompensa, para dar a cada uno según sus obras". Ap 22,12

Sólo Dios puede conseguir que la recompensa del cielo sea, a la vez, totalmente gratuita y sea una verdadera recompensa de nuestras obras y no arbitraria.
12/07/09 10:43 PM
No había visto lo del dedal y el vaso llenos, pero eso era lo que yo pretendía explicar al decir que no es cuestión de cantidad, sino de plenitud.
Y la plenitud se logra con el vacío de uno mismo, para eso entre otras cosas no hay que compararse con otros ni pensar en términos de "poseer" una cantidad.
Quien piense que todos vamos a estar igualmente plenos tiene toda la razón. Y cada uno es cada uno, único irrepetible y precioso a los ojos de Dios, que no mide como nosotros.

Lo que dices de la parábola aplicada a los judíos y los gentiles, es cierto, pero también es aplicable a los "judíos" y los "gentiles" actuales. Los que se consideran pueblo elegido de Dios y los que están sentados esperando a que ocurra algo que les libre de "sin provecho"
12/07/09 11:12 PM
Por supuesto estoy totalmente de acuerdo con lo de que Dios nos va ensanchando más y más a medida que nos abrimos a él.
No tenemos un tamaño fijo como recipientes.
Pero pensar en términos de cantidad que poseerás gracias a tus obras es todo lo contrario que vaciarte de ti para dejar que Dios haga su obra en ti y a través de ti con tus obras.
12/07/09 11:14 PM
Respecto a ese texto de las obras y la recompensa:
Claro que no es igual para todos, porque cada uno es distinto y se adecua a cada uno, pero no a sus méritos, sino a su dejar hacer a Dios. Y las comparaciones son odiosas.
Además no sabemos juzgar ni juzgarnos, ni deberíamos hacerlo. Sólo Dios sabe en qué lugar está realmente el que parece una escoria o el que parece un santo.
Como han dicho por ahí, todo lo más los frutos de amor que demos pueden indicar algo, pero habrá sorpresas cuando nos examinen de amor, porque se trata de un amor desinteresado que no se busca a sí mismo, y tenemos más capas que una cebolla.
12/07/09 11:24 PM
Comentario de Yolanda
Pues ¿cómo no hacer """interpretaciones más espirituales o existenciales en su aplicación a nosotros"""?

Bruno, las exégesis apegadas al momento y el lugar acaban sonando a la crítica textual que tanto denostáis.

Y, como dice asun, también hoy hay judíos y gentiles.

Pero bueno, yo, mientras aún voy de camino, no renuncio a ser de los que lleguen con un recipiente de lo más hermosote, como el más santo de los asntos, no creo que sea tarde para proponérselo. Incluso proponérselo todos los días no es mala cosa, mientras ss está a tiempo.
12/07/09 11:54 PM
Bueno, en el fondo estoy de acuerdo con Bruno, excepto en ese matiz de "Al final de nuestra vida no dice: vuestra vida no ha importado nada, aquí en el cielo todo es igual para todos" (en el fondo el que llegue a última hora puede abrir en sí mismo un pozo profundo para llenarlo de Dios, y el que lleve toda la vida "haciendo méritos" puede no darse cuenta de que está lleno de barro)
Pero totalmente de acuerdo con: "Lo que hará será tomar nuestro propio ser y, en función de la realidad concreta de cada uno, llenarlo de su misericordia"
A mí el Evangelio me hace abrirme a Dios, y el Dezinger no, así que me quedo con los evangelios, sin negar que el Dezinger será muy necesario y tal...
Buenas noches, que descanséis. Ya me callo. :D
12/07/09 11:57 PM
Totalmente de acuerdo, Bruno.
Hay otra frase alusiva en el Evangelio, "ni un vaso de agua quedará sin recompensa".
13/07/09 12:33 AM
Efectivamente Bruno, revisando la Catena Aurea se ve que la interpretación abrumadora de los Padres de la Parábola del Viñador es la Historia de Israel y de los gentiles, llegados a último momento.

Pero mira esta perlita, que viene al caso:

"San Agustín, de sancta virginitate, 26
Da a todos un denario, recompensa de todos, porque a todos será igualmente dada la misma vida eterna. Habrá en la vida eterna, en la casa del Padre, muchas moradas y resaltará en ellas, de un modo diferente, el brillo de los méritos de cada uno. El denario, que es el mismo para todos, significa, que todos vivirán el mismo tiempo en el cielo y la diferencia de mansiones, indica la gloria distinta de los santos".

13/07/09 12:50 AM
Comentario de Yolanda
Bueno, pero ¿qué es lo que estamos diciendo? ¿Que la Gloria es distinta porque todos somos distintos? Vale, como no me imagino bien la Gloria, con que haya una Gloria-al-estilo-de-Yolanda, yo feliz.

Pero, eso sí, sin los adverbios más/menos porque me imagino que la Gloria no se mide en centímetros lineales, cuadrados ni cúbicos, ni en kilos, ni en litros, ni en fanegas, onzas, pulgadas, denarios, euros o pesos, ni en amperios o años-luz, no es cuantificable. Bien, ahora en serio, creo que venimos todos a decir lo mismo: a cada uno lo suyo. Y si os fijáis, Pedro-1 en realidad dice lo mismo.

Y me alegro de que en la Catena Aurea -cómo no- se glose el tema y de los judíos y los gentiles. Como Mateo escribió para su tempo (pero no sólo para su tiempo) podemos seguir viendo judíos y gentiles hoy.

13/07/09 1:50 AM
Comentario de pilatos
Y ¿´que es la verdad? Y Jesús calló.
13/07/09 6:04 AM
Comentario de pilatos
Bruno: magníficas las letanías, y preocupantes si fueran o son de obligado cumplimiento. En cuanto al término "jesuitico" que pueda molestar a Luis diga usted a este señor, que en los tiempos de la vida terrena de Merry del Vall, había sin número de jesuitas más santos y que más ayudaron a pasar por la vida a su generación que el propio Merry y los ya decantes Dominicos. Que Dios nos reuna en el Cielo; tambien al verdadero Pilatos y a su mujer. ¡que personaje¡ (la mujer, digo). Yo me encomiendo a ella como a una santa. Para escribir más de un artículo. Siga en su línea, si puede. Gracias.
13/07/09 7:22 AM
Comentario de Ano-nimo
"Recompensa". No me gusta la palabra "recompensa", casi es opuesta a gratuidad, a generosidad. Cuando se espera "recompensa", entonces es que se hace algo por un interés calculado, y no por responder a ese Infinito amor de Dios.

Y en cuanto a los "lugares" o "moradas" o como se le quiera decir, es un modo de pensar muy humano. Como lo que se dice en ese texto: "que todos vivirán el mismo tiempo en el cielo". En la vida eterna, no existe el tiempo, y tampoco el espacio.

Un cordial saludo.
13/07/09 8:40 AM
Pilatos:

Gracias a Dios, las letanías no son ni pueden ser de obligado cumplimiento. Son una expresión de la locura de la cruz y una medicina necesaria en algunos casos/momentos. Y, sobre todo, son una gracia de Dios. Tanto en su cumplimiento como incluso en el decicirse a rezarlas. No hay que agobiarse con ellas.

Tengo mucho cariño a San Ignacio, San Francisco Javier, San Francisco de Borja, San José María Rubio y a los jesuitas en general. Su contribución a la evangelización y a la vida de la Iglesia a lo largo de la Historia ha sido espectacular. Y Luis lo sabe y lo acepta, pero, como buen dominico, tiende a aceptarlo críticamente. Es, simplemente, una pequeña broma del blog.

Muy interesante lo de la mujer de Pilatos. Me lo apunto.

Un saludo.
13/07/09 9:11 AM
Yolanda:

Creo que el error no está en hablar de más o de menos, sino en intentar nosotros medir o pesar, porque, en esencia, equivale a colocarnos como jueces y eso sólo le corresponde a Dios.

En esta vida, por ejemplo, la bondad no se puede medir ni pesar. Y, sin embargo, es evidente que hay personas más bondadosas que otras (aunque a veces no esté claro en casos concretos). Lo mismo sucederá entiendo yo, con la gracia de Dios que es el núcleo de la Gloria del cielo.

Saludos.
13/07/09 9:19 AM
Me tengo que ir un rato a llevar al médico para una revisión a uno de mis pequeñajos. Hay tantas preguntas interesantes abiertas que no me da tiempo a comentarlas. Poco a poco.

Saludos.
13/07/09 9:21 AM
Comentario de nachet
Si el primero y más grande pecado es la soberbia, apartar a Dios o querer ser como Dios (el pecado original de Adán y Eva), supongo que la mejor de las virtudes es la humildad. De hecho, la primera bienaventuranza es para los pobres de espíritu, porque de ellos será el Reino de Dios.
Esta noche las rezaré.
13/07/09 9:37 AM
Comentario de rastri
Con tanta letra perdida sea:

"Bienaventurados los mansos y humildes de corazón. Porque ellos poseerán la tierra del planeta Tierra.

Dicho sea: Dentro de muy poco, si seguís las Escrituras, podréis ver cómo este preñado y gimiente en partos planeta Tierra. En la parte y el todo de sí misma, reventará como por efecto de pirotecnia. Y así ésta en este efecto de explosión desprovista de su maldad. Por efecto de implosión volverá a recomponerse como fuera allá en tiempos de Paraiso Terrenal. Y allí a ésta los resucitados que serán los mansos y humildes de corazón la poseerán.

Incidir en esta cuestión es, hoy día más que ayer y menos que mañana: capital.
13/07/09 10:52 AM
Comentario de Yolanda
Hombre, qué bien que nombres a San José María Rubio, que es el santo number one del ranking de mi familia (mi madre, qpd, tenía una especie de top-ten, supongo que Dios habrá entendido su estilo de piedad)

Tanto es así, que yo, que no soy muy de santos, y menos aún al estilo de mi madre, desde pequeña le tuve una especial atención al P. Rubio. Cuando le canonizaron fue una fiesta para mí. Allí fuimos el mayor y yo a Colón. Compré hasta el cómic de su vida porque mis hijos eran más pequeños. Y "como lámpara encendida" andaba por cada rincón de mi casa. Fuimos al estreno de la Cantata de Lamet. Empapelé la casa de posters y a ninguna señora mayor de mi pueblo dejé sin estampitas con oraciones del P. Rubio. Durante años he llevado flores a su mausoleo, en primavera flores de mi propio jardín, las calas más hermosotas; aunque sea una práctica de lo más impropia de mí, ¿verdad? (¿quién imagina a una progre llevando flores al túmulo de un santo?), me impresiona su vida, su ejemplo y su predicación. Y durante la quimio de Carlos, que se la daban en San Camilo, me pillaba cerca y, si alguien venía a relevarme un rato, me plantaba en los Jesuitas de Claudio Coello en un pispás porque además me gusta confesar con jesuitas (bueno, la verdad es que confesar NO me gusta nada, pero si hay que hacerlo, mejor un jesuita).

El biógrafo del P. Rubio, el P. Lamet SJ es amiguete mío desde mi adolescencia, cuando daba EE en mi cole. Aunque lo tienen ahora silenciado (por progre lenguaraz)es un personaje espiritualmente de lo más interesante.

Y a humildad pocos habrán ganado a San José María Rubio. No sé qué humildómetro usarán en el Cielo pero el P. Rubio habrá roto la escala. :-) Estas letanías no le harían ninguna falta en vida terrena al P. Rubio porque era un ejemplo de cumplimiento cada una de esos ruegos. (En honor a la verdad, el Hermano Gárate se llevará la palma de la humildad cuando los jesuitas y nosotros alcancemos que su causa prospere, recomiendo conocer un poco al hermano Gárate).

Este panegírico de San José María Rubio es bastante off-topic, que diría luis, pero ya que lo has nombrado, yo no desaprovecho ocasión de hacer propaganda a un santo excepcional de verdad, tan cercano en el tiempo y tan olvidado. Recomiendo la biografía escrita por Pedro Lamet, en serio, una delicia para el alma, como todo lo que escribe este hombre.

Y espero que, por mi culpa, no le vayan a coger manía al pobre San José María Rubio los que me la tienen a mí. Pensad que él no tiene la culpa de cómo sea yo. Y que si tengo (a veces y sólo un poquito) algo bueno, en buena medida es por el ejemplo de este santo.

13/07/09 11:13 AM
Muy acertado el comentario de Ana_MS.
Son formas humanas de hacerse el planteamiento. Los discípulos estaba todo el día con lo mismo, pero esa no es la forma de pensar de Dios, aunque se adapte.
El juicio de Mt 25, 31-46 es una auténtica sorpresa para todos, porque los que amaban desinteresadamente no esperaban recompensa y los que no amaban al prójimo pensaban que eso no tenía trascendencia.
Nos examinarán de amor del bueno, desinteresado y universal.
Lo que hacemos, claro que importa, pero sólo nos sirve de algo, para dejar espacio a Dios, si lo hacemos olvidándonos de nosotros mismos.
Sin embargo, hay tantos caminos como personas y si a otros les preocupa el asunto de los méritos y la gloria, a lo mejor les sirve para empezar, aunque no creo que luego sea más que un pedrusco dentro de su dedal o de su vaso que impide que Dios lo llene. Peor sería que la falta de motivación para actuar inmovilizase a la persona. Quizás cada uno debería seguir su camino sin discutir el de otros, teniendo en cuenta todo lo que se dice en los Evangelios, porque unos textos completan otros.
Respecto a la parábola de los obreros de la viña, aunque se crea que en su tiempo va dirigida a judíos y gentiles, la cuestión es que las palabras no son exclusivamente de Mateo y para su tiempo y el conflicto de judeocristianos y paulinos, sino que son palabras de Jesús para todos los tiempos. Y la prueba es que la misma actitud de indignación ante la falta de méritos del que llega a última hora existe hoy como en tiempos de Mateo. Además el dueño de la viña no es que saliera a primera hora y a última, es que salió a muchas horas distintas recogiendo gente. Por supuesto que se refiere a los judíos frente a los gentiles, pero también frente a los pecadores de todas las horas. No habla simplemente Mateo para el siglo I, habla Jesús para todos los tiempos.

Interesante la puntualización de Captain respecto a las letanías. Es cierto que lo que se pide es que nos libre de esos deseos y de esos temores, no que nos insulten, desprecien etc. La rezaré resumida: líbrame de deseos y temores, que acepte las cosas tal como vengan, que te pida luz en la oración y que me olvide de mí misma en la acción.

Saludos cordiales
13/07/09 11:40 AM
Yolanda,
Por lo pronto a mí has conseguido interesarme en San Jose Mª Rubio, del que no sé absolutamente nada.
Así que me informaré.
Hablando de confesión. En el blog del P Guillermo creo que habla hoy del tema. Me voy a leerlo
Hasta luego.
13/07/09 11:46 AM
Comentario de Fredense
Bruno, gracias por las letanías, que no conocía. Tienes razón con lo de la advertencia ... ;-)

Como siempre, he aprendido mucho de todos los comentarios de estos últimos días, gracias a todos.

luis:

Me han parecido muy pertinentes tus comentarios sobre el Faraón. Me ha recordado uno de mis midrash favoritos (cito de memoria): cuando los egipcios perecieron en el mar, los israelitas cantaron un cántico muy bello, de victoria y alabanza a Dios. A los ángeles les gustó tanto que comenzaron a dar palmas y a unirse a él. Pero Dios los reprendió diciendo: "¿Qué es ésto? Mis hijos, los egipcios, acaban de morir en el mar, y vosotros cantando?" Y los ángeles, avergonzados, callaron. Sólo a los hijos de Israel les estaba reservado cantar, porque habían visto con sus ojos las obras de Dios en su historia...

Yolanda:

Me impresiona lo que has contado, porque es exactamente igual a lo que yo he vivido. También con 12 años. Recuerdo aquellas noches de pesadilla y aquella rebeldía contra Dios. Como si fuera ayer. Hay un arma inmensamente poderosa para ayudar a tu hijo: la oración. Y la esperanza. Espera en Dios y no quedarás defraudada. Ni tus hijos tampoco. Tiene mucha razón Gallizo cuando dice que a un niño de 12 años no le sirve ningún argumento. Y es cierto también que pueden pasar muchos años. Años de desierto en los que uno sólo percibe el silencio de Dios. En mi caso fueron más de 10. Tú persevera, ten paciencia, atiende a tu hijo como lo haces. Que tenga un hogar, una familia, unas seguridades. Un buen día se dará cuenta del infinito amor de Dios. De que Él nunca lo abandonó, ni un sólo minuto de su existencia. Y verás que habrá merecido la pena la espera.

Un saludo muy cordial.
13/07/09 12:19 PM
Fredense,
Lo último que me imaginaba de ti es que fueras el tipo de persona que cree que hay que cantar y alegrarse de que "perezcan los egipcios". Claro que no debería tener ninguna imagen de un nick, pero te imaginaba sensible y bondadoso, más allá de tu amor a la cultura y la educación y tu rechazo a la falta de educación y las personas incorrectas.
En cambio, tu comentario sobre tu propia experiencia me parece el más apropiado para el caso. Sabes de lo que hablas. Gracias por compartirlo con toda clase de gente y gentuza.
Un saludo cordial
13/07/09 12:34 PM
Lo de gentuza ha sido un lapsus que se me ha escapado. Dejo claro que me refiero a mí, por si alguien cree otra cosa.
13/07/09 12:36 PM
Asun:

Creo que no has leído bien el comentario de Fredense sobre lo de los egipcios, porque dice exactamente lo contrario.
13/07/09 12:51 PM
Pues sí, dice lo contrario respecto a Dios, por eso precisamente que los hombres puedan alegrarse es una debilidad comprensible, pero que se piense en serio que Dios endurece el corazón del faraón va en la línea opuesta.
No está mal equivocarse de vez en cuando, así compruebo que estoy aquí.
Queda en pie todo ese disparate de que Dios manda exterminar a pueblos, y todas esas insinuaciones que dan lugar a que otros acaben creyendo en la predestinación. No hablásteis de la controversia de auxiliis pero es igual, está de fondo.
Cuando Jesús cita a Isaías en la sinagoga de Nazaret, según Lucas, habla de que ha llegado el día de la misericordia, pero omite lo que se dice sobre el día de la venganza. A Dios habrá que entenderlo desde Jesús, no desde esos pasajes en los que se supone que Yahveh manda exterminar pueblos enteros. Esa es la visión que tenían ellos.
Gentuza y hereje. :)
13/07/09 1:08 PM
Sigo refiriéndome a mí, no a ellos. Más vale que lo deje.
Pero sigue sin estar claro el asunto de la libertad humana y la predestinación. Para mí no, yo lo tengo claro: somos libres y Dios respeta nuestra libertad, no se dedica a endurecernos el corazón, aunque nos avise de que se nos puede endurecer. Por supuesto todo esto ocurre porque Dios quiere. Es El el que ha creado el mundo con sus leyes autónomas que permiten seres libres. Y quiere que todos los hombres se salven. Actúa en el interior de nuestra conciencia, pero si no le queremos oir no le oimos, y además nos advierte que el oido se embota. Así funcionan las cosas y estamos advertidos, porque nos ama y su amor no cambia nunca, pero nosotros sí.
Sigue sin estar claro por qué si se trata solamente del momento en que se abre la predicación a los gentiles por qué habla Jesús de que salió el dueño de la viña a tercia, a sexta, a nona....a contratar obreros. Parece que se refiere claramente al contraste del que está "dentro" desde el principio con los que "entran" en diversas horas de la vida, incluso al final. Porque además el evangelio no es para los pueblos sino para las personas en primer lugar, personas que forman parte de pueblos y manifiestan culturalmente sus creencias, eso sí.
13/07/09 1:25 PM
Comentario de Norberto
Ya me habéis aplicado la letanía:
Del temor de ser olvidado, líbrame Jesús
Y se ha cumplido la petición:
Que otros sean alabados y de mí no se haga caso. Jesús dame la gracia de desearlo.

Seguid con lo vuestro.
13/07/09 1:29 PM
Pues no Asun, esa es una forma fácil de borrar todo el Antiguo Testamento. Y no es la tradicional, ni la que ha recibido la Iglesia.
Dios efectivamente interviene a favor de su pueblo, defendiendo su causa y castigando a quienes se opone. No se puede decir que el paso del Mar Rojo es "como lo veían ellos". Que las plagas de Egipto son "como las veían ellos". El pueblo de Israel, su historia, es una profecía viva, una figuración de la realidad que luego actualizará su Ungido.
Bajo esta historia, solo signos y figuras, se esconde la realidad de Cristo. Hay que saber leer este lenguaje compuesto por hechos proféticos que tienen sentido en función de Cristo, pero que tienen también su realidad. No todo es fabulita.

Ya hemos dicho, siguiendo a los Padres, que esas catástrofes temporales eran signo y figura de realidades futuras, que se cumplen en Cristo. Por ello, los Padres ven en el Mar Rojo el símbolo del bautismo, aguas que confieren la muerte y la vida. O en el exterminio de los primogénitos, la profecía del Mesías.

Y como dijo Bruno, las dispensaciones de la gracia, en el AT, con frecuencia nos son ocultas (se revelan recién en Cristo). Por lo que no sabemos cómo los designios misericordiosos de Dios se cumplen en los egipcios, como contrapaso de sufrir la justicia en esta tierra. En realidad, el subjetivismo es ver como definitivos esos castigos temporales, cuando todo hombre muere. Si se piensa bien, las muertes de los egipcios tienen un sentido, adquieren una relevancia dentro del marco ordinario de que todos los hombres en definitiva, por causa del pecado original, mueren.

Los primeros siglos de la Iglesia sufrieron esta tentación de evacuar el AT o bien atribuyendo estos sucesos a un dios malo o bien subjetivizando en los judíos todo el relato. Y la Iglesia siempre ha defendido la canonicidad y la revelación de Dios (en forma imperfecta, por supuesto) en la vieja economía.

Simone Veil es una representante -ilustre y valiosa por otra parte- de esta vieja herejía que rechaza al "Dios del AT y los judíos". Pero el problema con ella es que era la judía más antisemita que conozco.
13/07/09 1:34 PM
Comentario de Pedro-1
Bruno, he vuelto a leer tu artículo y observo alguna contradicción, pero debo de estar equivocado. Escribes:

"Si bien Dios nos quiere así, nos quiere a cada uno de esta forma maravillosa, lo que si que hay que recordar es que no todos recibimos ese amor de la misma forma. El amor de Dios es gratuito, se nos regala. Dios nos lo da, nos lo ofrece gratis a cada uno de nosotros, pero en nuestra mano está recibir más o menos de ese amor, podemos cerrarnos al amor de Dios. En ese sentido, Dios no nos quiere a todos igual, no porque su amor sea menos para unos o para otros, sino porque no todos recibimos o queremos recibir ese amor, porque Dios nos hace libres, ayudados por la gracia, para recibir más o menos de ese amor".

Si el amor que Dios no es "menos para unos o para otros" es porque es igual, es el mismo, hay la misma cantidad para unos y para otros.

Para recibir te tiene Alguien que dar y para rechazar te tiene Dios que dar, que ofrecer y tú no quererlo. Pasándonos al amor humano, una madre puede querer a un hijo con toda su alma y con todo su corazón, y ese mal hijo no quererla. El hecho de que el hijo se niegue a "recibir" el amor de su madre no lo disminuye.
Pues lo mismo, pero de una forma más sublime, sucede con el amor de Dios.
Si yo me encuentro en apuros económicos y tú me ofreces 450.000 euros para solventar el problema, y yo sólo te tomo 38.423,65 euros, o no te acepto ni un miserable euro por orgullo y porque me caes fatal, no por ello disminuye el aprecio que me has demostrado, la generosidad, el ofrecimiento de los 450.000 euros.


Sin embargo, en otro párrafo, dices: "¿Porque Dios quiere más a unos que a otros? No, porque cada uno, durante su vida, va abriendo más o menos su corazón a la acción de Dios, al bien, a la verdad, a la bondad, al cariño y a la misericordia de Dios.

Luego, Dios no nos quiere a todos igual, pero Dios no quiere más a unos que a otros.


13/07/09 1:45 PM
(Pilatos: efectivamente en la época del cardenal Merry del Val y del bienaventurado San Pío X había un gran jesuita al cual los tomistas debemos muchísimo, el cardenal -luego ex cardenal- Louis Billot, refundador del tomismo del siglo XX y gran maestro de toda una generación de neotomistas como Sertillanges O.P., Gilson y otros gigantes.
Y gran impugnador de la filosofía oficial de la Compañía, el suarecianismo.
No es cuestión de ordenes ni de compañías, es cuestión de corrientes de pensamiento)
13/07/09 1:47 PM
Pedro 1, tu razonamiento funcionaría sólo si la gloria de Dios fuera un continuum cuantitativo.
Pero como han señalado Yolanda y Ana MS, se trata de un discreto cualitativo, que no es mensurable ni homogéneo.
Es distinta para cada ser humano, porque la gracia es un accidente, sobrenatural por cierto y con todos los caveats que se quiera, pero un accidente: sólo existe en una sustancia, una persona concreta.
Del mismo modo que no hay un color verde caminando por la calle, no hay vida divina (gracia, gloria en el Cielo) más que en un sujeto que la vive, de un modo peculiar y distinto para cada sujeto.
Como los ángeles,como cada ángel, la gloria de cada persona es una especie en sí misma.
Por eso es diferente, por eso no se puede medir. Sólo es susceptible de decir, de una manera muy rudimentaria para esas realidades, que en alguien -por ejemplo la bienaventurada Virgen María- hay mayor gracia, o "plenitud" de gracia que en otro.
13/07/09 2:03 PM
Yo no rechazo el A T para nada. Lo asumo desde la óptica de Jesús. Es en el blog de Piñero donde dicen que como Jesús era judío tenía que pensar así y asao y que lo demás es un invento de las comunidades paulinas procedentes de la gentilidad. Yo ya le digo que el judeocristianismo pervive en el cristianismo, que la IGlesia lo es de Pedro y de PAblo y que la tendencia a negar el judaísmo, de algunas herejías, como los marcionitas, por ejemplo, no funcionó.
Claro que asumimos el AT, pero pasando por los evangelios que anuncian la buena noticia de Jesús. Y él, ante la indignación de los que le oían, se saltó lo del día de la venganza.
Pero además me he dado cuenta de que ese no es el tema del post. Me despistó Fredense que se ha referido a dos temas del post anterior.

Norberto,
Tú sí tratabas el tema del blog. Lo que ocurre es que probablemente no sabemos qué decir. Tienes razón en que la humildad está ligada a la obediencia y en que ponerse el último es un buen consejo (lo dio Jesús antes que otros santos) Comprendo que sea para ti significativo ir el último a comulgar, aunque para otras personas no signifique nada, pero cada uno tiene su propio lenguaje con Dios.
Me dejaste intrigada con lo que dijiste que tal vez contarías en otra ocasión.
Parece pertinente diferenciar entre la falsa humildad y la verdadera.
Creo que es evidente que cuando digo que yo soy gentuza no se trata ni siquiera de falsa humildad, sino simplemente de reconocer que esa es la opinión de otros, y que si tienen razón, tanto peor para todos. Soberbia, claro. De primera categoría :) que pone a prueba la verdadera humildad de otros. Después ya me tocará a mí, descuida, pero primero soy señales de reconocimiento. Así nos ayudamos a mejorar :)

Y a mí me encantaría que nos contaras eso de cómo Dios escucha tu oración. Esto lo digo totalmente en serio.
Y gracias por recordarnos el magnificat en el que sí que se afirma que Dios derriba del trono a los poderosos y a los ricos los despide vacíos. Esto sí es evangélico, lo del día de la venganza no.
Y es que no es lo mismo. Cuando Dios quiere que seamos todos hermanos y reivindica al pobre lo hace también por la salvación del rico. Es para bien y por amor a todos.
Y ya no digo nada más, porque comprendo que mi opinión carece de importancia, para nadie que no sea yo misma, pero ahí queda, para bien o para mal.
Despedida cordial
13/07/09 2:03 PM
Pedro:

"Luego, Dios no nos quiere a todos igual, pero Dios no quiere más a unos que a otros".

Pues sí. Hay que tener varias cosas en cuenta:

- En primer lugar, una precisión previa. "Más" y "menos" son dos ejemplos de diferencias, de cosas que no son iguales. Pero hay muchas otras diferencias que no son de cantidad: el color, la intensidad, el tiempo, etc. Con esto quiero decir que afirmar por un lado que "Dios no nos quiere a todos igual" y por otro que "Dios no quiere más a unos que otros" son afirmaciones perfectamente compatibles, porque el amor de Dios a las personas puede ser igual en magnitud pero diferente en muchas otras cosas.

- En magnitud, el amor que Dios tiene a cada hombre es infinito. No puede ser de otra forma el amor de Dios. Por eso, resulta absurdo decir que Dios quiere más a unos que a otros.

- ¿Dónde están las diferencias? En primer lugar en que el amor que Dios tiene a cada hombre es específico y concreto. Dios no ama en general, sino concretamente a cada uno de nosotros. Es decir, no es un amor abstracto sino personal. En ese sentido, Dios tiene una Historia de amor con cada uno de nosotros, que es diferente para cada uno de nosotros.

Si un hombre enviuda y se vuelve a casar, probablemente no dirá que quería más a una de sus esposas que a la otra, pero sí será consciente de que el amor por cada una era especial y no transferible ni igualable. Con cada una tuvo una historia de amor distinta, que fue la realización concreta de ese amor.

- La otra diferencia fundamental es que el amor es cosa de dos. Si una chica se enamora de un chico, pero éste nunca le hace caso, el amor de la chica no fructificará como lo haría si llegase a ser su esposa. El amor de la chica no es algo puramente individual suyo, que no dependa de la respuesta del otro. El amor es una relación recíproca y es cosa de dos. Cuando sólo es cosa de uno, le falta algo para fructificar.

El caso de Dios es análogo y el amor sigue siendo cosa de dos. Aunque resulte increíble, Dios ha dado libertad al hombre para rechazar su amor, para impedir que fructifique en él. En cierto modo, se ha puesto a merced de nuestra libertad. Aunque el ofrecimiento, como dices, es el mismo y aunque el amor de Dios siempre fructifica en lo fundamental, ya que es el fundamento mismo de nuestra realidad, hay un cierto ámbito en el que su fructificación depende de nuestra aceptación: el ámbito de nuestra libertad. Podemos cerrar el corazón a Dios y rechazarlo. No existe mayor tragedia en el universo.

En este sentido, también resulta apropiado hablar, de forma análoga, de que el amor de Dios es diferente en cada uno porque unos le cierran la puerta y otros no.

Espero haberme explicado mejor. Todavía estoy redactando el post prometido para responder a tus otras preguntas.

Saludos.
13/07/09 2:06 PM
Postdata:
No sin antes decir que respecto al tema del post anterior que ha seguido tratándose aquí, pienso exactamente lo mismo que Ana y Yolanda, y que en la segunda parte de la contradición de Bruno.
Dios nos quiere a todos igual, cada uno aceptará más o menos. En el cielo todo el mundo tendrá plenitud, que es lo que importa. El que piense en términos de más y menos y haga méritos buscando tener más, tendrá menos, por culpa de ese enorme pedrusco en su interior que es el deseo de hacer méritos y tener más gloria.
El ejemplo es Jesús y su descentramiento de sí mismo por amor a los demás, hasta dar la vida.
13/07/09 2:11 PM
Acabo de ver el último comentario de Bruno, con el que sí estoy totalmente de acuerdo.
Total que puedo irme tranquila dandoos el visto bueno :)
13/07/09 2:15 PM
Comentario de Pedro-1
Me he pasado toda la mañana buscando en las librerías a Dezinger.Por fin lo he encontrado y me temblaban las piernas de la emoción. He copiado los números que nos pasó ayer Luis, Dez 693 y 842.


693 [Sobre los novísimos (2)] Asimismo, si los verdaderos penitentes
salieren de este mundo antes de haber satisfecho con frutos dignos de
penitencia por lo cometido y omitido, sus almas son purgadas con penas
purificatorias después de la muerte, y para ser aliviadas de esas penas, les aprovechan los sufragios de los fieles vivos, tales como el sacrificio de la misa, oraciones y limosnas, y otros oficios de piedad, que los fieles
acostumbran practicar por los otros fieles, según las instituciones de la Iglesia. Y que las almas de aquellos que después de recibir el bautismo, no incurrieron absolutamente en mancha alguna de pecado, y también aquellas que, después de contraer mancha de pecado, la han purgado, o mientras vivían en sus cuerpos o después que salieron de ellos, según arriba se ha dicho, son inmediatamente recibidas en el cielo y ven claramente a Dios mismo, trino y uno, tal como es, unos sin embargo con más perfección que otros, conforme a la diversidad de los merecimientos. Pero las almas de aquellos que mueren en pecado mortal actual o con solo el original, bajan inmediatamente al infierno, para ser castigadas, si bien con penas diferentes [v. 464]

842 Can. 32. Si alguno dijere que las buenas obras del hombre justificado de tal manera son dones de Dios, que no son también buenos merecimientos del mismo justificado, o que éste, por las buenas obras que se hacen en Dios y el mérito de Jesucristo, de quien es miembro vivo, no merece verdaderamente el aumento de la gracia, la vida eterna y la consecución de la misma vida eterna (a condición, sin embargo, de que muriere en gracia), y también el aumento de la gloria, sea anatema [cf. 803 y 809 s].

Es decir, que las almas en el Cielo "ven claramente a Dios mismo, trino y uno, tal como es, unos sin embargo con más perfección que otros, conforme a la diversidad de los merecimientos".(693)

Es decir, que el hombre que hace buenas obras merece verdaderamente el aumento de la gracia.(842)

El que haya santos y otras personas que tienen más merecimientos y más gracias recibidas que nosotros, significa que verán mejor a Dios y disfrutarán más de su presencia, pero no que Dios les haya ofrecido más amor, porque Dios nos quiere a todos por igual, aunque luis lo vea como igualitarismo socialista.

En una comparación burda: un melómano erudito y gran amante de Mahler, escucha una sinfonia junto a otro que es medio sordo, que no ha educado el gusto musical y prefiere "Omá viasé un corrá". ¿Es por eso distinta la música que interpreta la orquesta?







13/07/09 2:23 PM
Comentario de Yolanda
Norberto:

A mí también me encantaría que nos contaras eso de cómo Dios escucha tu oración. lo que pasa es que a veces no me atrevo a dirigirme a personas con las que a lo mejor he discutido en otros posts. En serio que a veces da miedo. pero ayer lo pensé. De verdad.
13/07/09 2:43 PM
Comentario de Yolanda
Fredense:

gracias de todo corazón
13/07/09 2:52 PM
Comentario de Yolanda
Pedro-1:

estupenda metáfora la del melómano y la sinfonía de Mahler,me he reído un montón pero es buena analogía, debe de ser algo así
13/07/09 2:54 PM
Perdón por el technichality, pero vuelvo a insistir que la comparación de la gracia con el agua que llena los dedales puede ser traicionera, como todas las comparaciones si nos aferramos a ella. La gracia es un accidente, màs específicamente un "hábito", es decir una relaciòn, una "disposición" cualitativa.

Tendemos a pensar en la gracia como una "cosa en sí". La cosificación de la gracia de que hablaba el cardenal Journet. Es decir, como rayos de luz que salen de Dios, o como agua que llena el vaso, etc. Una especie de mercadería a granel, fungible y al por mayor, que Dios vuelca sobre nosotros. Es útil para ayudar a pensar, pero no es la realidad. Por eso, caemos en la cuantificaciòn que con tanta razòn abomina Yolanda: más gracia, menos gracia. No es así, es una cualificación de cada persona.

Sucede que la gracia no es otra cosa que la vida de Dios. Y en Dios no hay nada distinto a El mismo.
Por lo tanto, no "existe" la gracia por sí misma, no existe la "gloria" por sì misma, no existe la "visiòn beatífica sin visionarios.

Existe Dios y existimos las criaturas, en una particular relación con ese Dios, que llamamos gracia: participación de la vida de Dios en nosotros. Y esa vida se da en la criatura, al modo peculiarísimo de cada uno. Ergo, distinta es la gracia cuanto distinta es cada criatura, distinta es la gloria y la visión de Dios cuanto distinta ha sido el actuar de esa criatura en su historia de salvación, más noble cuanto más noblemente la criatura ha desarrollado esa vida y Dios la haya alentado en nosotros.
13/07/09 3:00 PM
Y sí Pedro, es distinto a la sinfonía de Mahler. En realidad, cada persona interpreta su propia partitura de la gracia, única e irrepetible, escrita por el Mahler Cósmico para cada uno de nosotros.
13/07/09 3:04 PM
Comentario de Yolanda
technichality

>-(
13/07/09 3:08 PM
Como le decían a Jack Lemmon, Yolanda, nobody's perfect, sobre todo en medio de una pandemia. Gracias por corregir el lapsus teclati, no releo lo que escribo y se nota.
13/07/09 3:15 PM
Que sí Pedro, que tienes razón con lo de Mahler, y se entiende mejor que la ¡¿technichality?! Aunque cuando hablamos del amor de Dios siempre somos metafóricos. Pero mucho mejor la música que el hábito.
Y sí que ese amor de Dios que es la sinfonía la escucha cada uno desde sus limitaciones o escribe la sinfonía desde sí mismo, como finalmente dijo luis, pero poco importa un ejemplo o el otro porque la escucha también es activa y personal e intransferible.
Se agradecen también esas otras explicaciones de otros, pero en definitiva no decimos cosas distintas, es cuestión de matices. Todos reconocemos que todo es gracia y que somos libres, que Dios es amor y que está en nuestra mano aceptarlo o rechazarlo.
Y no están de más otras explicaciones más elevadas, pero sin buscar tres pies al gato, sino intentando comprender que en el fondo estamos todos de acuerdo.
Digo yo. Con ánimo conciliatorio.
Hora de almorzar en la costa sur. Y después de la siesta ya veremos.
13/07/09 3:26 PM
No, Asun, no estamos diciendo lo mismo. Lo que digo es que la gracia no es fungible, no es indeterminada, no es igual para todos. El amor de Dios a granel no existe. Por eso hay personas en quienes se complace con mayor predilección, como atestiguó el Padre en el Jordán respecto del Hijo y el angel Gabriel en su saludo a María.
13/07/09 3:35 PM
Es más: sostener que la diferencia de gloria parte de la criatura, porque cada uno responde en forma diferente a una pretendida gracia igual para todos, es reducir a Dios a un papel mecánico y despersonalizado, una especie de erzatz de nuestro Estado igualitario moderno.
No es así. La relación con Dios que llamamos gracia y después gloria es dialogica y personal y depende más de la eleccion divina que de la respuesta humana. Ergo Dios tiene una intensidad distinta, cualitativa, para cada uno.
13/07/09 3:42 PM
Pedro:

El ejemplo de la música es atrayente, pero tiene un inconveniente fundamental: la música es algo totalmente independiente del oyente. La orquesta interpreta a Mahler igual si hay público que si no lo hay. La música no exige al oyente. Es algo objetivo y no intrínsecamente personal.

En cambio, el amor no tiene sentido sin persona amada. Es algo esencial e intrínsecamente personal y relacional. Por eso, porque no hay dos personas iguales, no hay dos amores iguales, ya que las personas son elementos fundamentales del amor, que es una relación entre ellas.

No sé si has leído mi último comentario. ¿Qué te ha parecido lo que decía?

Saludos.
13/07/09 4:25 PM
Comentario de Gallizo
Hola a tod@s.
Leyendo los interesantes mensajes de este hilo, me surgen dos dudas ( bueno, algunas más, pero prefiero no abusar ). En los ejemplos que presentan Bruno y Pedro ( el del viudo y el de la música ) veo, supongo que ppr simplificar la "parábola" una humanización de Dios y del alma, que no me parece demasiado acertada. El viudo es humano y como tal limitado e incapaz de reproducir con exactitud sus sentimientos ( ni siquiera podemos recrear con fidelidad nuestros recuerdos ), pero Dios se supone exento de tales limitaciones así que no parece muy lógico que disponga su amor con diferencias de ningún tipo, ni con alguna condición.
En el caso de la música sucede algo parecido, no tiene mucho sentido pensar que el alma está dotada de los mismos atributos y limitaciones que el ser material, así que no parece razonable que en el estado más próximo a la naturaleza de Dios que se puede alcanzar, se planteen "sorderas" o "cegueras" de ningún tipo.
Un saludo.
13/07/09 4:40 PM
Bueno, Bruno, tú lo dices sin las "technichalities" pero en forma más plástica. Ventaja de tener virtudes de publicista.
13/07/09 4:41 PM
Yo había dicho: "Todos reconocemos que todo es gracia y que somos libres, que Dios es amor y que está en nuestra mano aceptarlo o rechazarlo"
¿O no es así?
Que a otros les dé por ponerse además a analizar que si la gloria es esto o aquello no contradice que estemos de acuerdo en lo único importante. Si les divierte especular o aprenderse lo que otros han especulado que lo hagan, pero que no nos digan que los demás somos los que hemos hablado de la gracia como fungible y otras "gracias"
Yo desde luego paso de eso.
Tengo claro que Dios no hace acepción de personas, que nos quiere a cada uno totalmente, individualmente, y que tenemos libertad para acoger su amor o no porque nos ha hecho libres.
Todo lo demás para mí son pedruscos dentro del recipiente. A quien le venga bien que se dedique a elucubrar sobre el asunto. Yo paso.
13/07/09 5:25 PM
Comentario de Alejandro
Bruno, muy buena el comentario de las 14:03, ahora me queda más claro.
13/07/09 5:39 PM
Comentario de Pedro-1
Bruno, he leído los dos últimos comentarios me has escrito. Estoy de acuerdo en casi todo lo que dices, pero hay afirmaciones que me suscitan más preguntas:

"En este sentido, también resulta apropiado hablar, de forma análoga, de que el amor de Dios es diferente en cada uno porque unos le cierran la puerta y otros no."
¿Puede el hombre cerrar la puerta a Dios? La oscuridad y el frío en esa alma serían tremendos. ¿De dónde nace la voluntad del hombre de rechazar a Dios, que es el Sumo Bien? ¿Por qué se da esta voluntad de cerrarle la puerta hasta en los más santos? ¿Qué hace un ser tan vulnerable y tan limitado haciéndose daño y buscando su mal? ¿Por qué nuestro Creador nos hizo tan dignos de compasión y con tanta maldad cuando los cielos y la tierra debieran glorificarlo siempre? ¿Por qué esta rebeldía de los más amados en la Creación?

Por otra parte, quizás hablar del Amor de Dios es, en gran medida, hablar de algo inefable, porque nos sobrepasa.
13/07/09 10:44 PM
Pues Pedro-1, aprovecha ahora que te compraste el Denzinger y sácale provecho a tu inversión.
13/07/09 11:39 PM
Comentario de Pedro-1
Se lo he prestado a un amigo. A ver cuándo me lo devuelve.
14/07/09 1:28 PM
Comentario de no lo puedo decir
dios no se merece todos estos comentarios!!
por q io tengo 13 años i dios se a llevado a mis 2 primos uno de 18 i otro de 12 i aora se llebara a mi abula de 67 i eso es malo!
dios es malo!
aver si os dais cuentadios es malo io prefiero morirme i aora me tirare desde un 8 piso aver si dios me une con mis primos !
ia me sinto mejor gracias por leer eso
posdata:
ia me vereis en las noticias
15/09/09 7:10 PM
Querida amiga:

Todos tenemos que morir algún día, aunque no nos guste y no lo comprendamos.

La prueba de que a Dios no le da igual es que mandó a su Hijo Jesucristo a que compartiera nuestra muerte. Eso sólo lo haría un Padre que nos quiere de verdad y estoy convencido de que a ti, en particular, te quiere muchísimo.

Saludos.
16/09/09 12:18 AM
Comentario de victor
estas oraciones de humildad me parecen de lo mas estupida y hipocrita que he escuchado y no decir que deprimente, al leer y repetir esto firmo mi sentencia de ser toda la vida un perdedor,creo que cualquier persona que admita ser humilde en mi opinion es una muestra del clasico, exagerado y eclesiastico santurron que todos conocemos(fariseo),pienso que para ser humilde es precisamente negar a ser reconocido como humilde,sin embargo estoy deacuerdo en la advertencia que da el articulo, al pedir humildad realmente uno se somete voluntariamente a ser pisoteado y degradado,por lo tanto ser humilde no es cosa de juegos amigos, es una de las "otras armas de doble filo".
16/09/09 7:50 AM
Víctor:

Eso de lo que hablas no es verdadera humildad en absoluto, sino la hipocresía de fingirse pequeño para que los demás digan: "qué grande es". Es decir, exactamente lo contrario que la humildad.

Santa Teresa lo decía muy claramente: la humildad es la verdad. Simplemente. Todos tenemos una idea de nosotros mismos que está muy por encima de la verdad, tanto en nuestra relación con los demás como, sobre todo, en nuestra relación con Dios.

Como muy bien dices, humanamente nadie quiere ser pequeño y sin importancia. Todos deseamos ser lo más grandes e importantes posible. Sin embargo, los cristianos hemos descubierto con sorpresa que, reconociéndonos pequeños ante Dios y poniéndonos al servicio de otros, Dios mismo será quien nos ensalce y nos considere importantes. Como la Virgen María, una mujer hebrea sin importancia, a la que todas las generaciones llaman la "llena de gracia".

Un saludo.
16/09/09 9:29 AM
Comentario de juan carlos
Con todo respeto para los aqui reunidos, es mi punto de vista el siguiente.

Si Dios nuestro Padre, me concediera el honor de poseer HUMILDAD, Bruno creo yo deberé ignorar tu advertencia.

Puesto que ya con la Fortaleza Dios, todo me importará un soberano comino, ¡¡ venga SEÑOR MIO Y DIOS MIO!!... hazme merecedor de tan grande DON.

Amén! Bendiciones para todos.
25/08/11 11:16 PM
Juan Carlos:

Me parece muy bien que pidas humildad a Dios, pero no hay que ser idealistas: no es cierto que si Dios nos concede la humildad ya todo nos da igual o que con la fortaleza de Dios no nos importarán los sufrimientos, porque la fortaleza de Dios no funciona así. Dios no nos quita el sufrimiento, sino que nos da la fuerza para soportar ese sufrimiento y le da un valor eterno unido a la pasión de Cristo. Pero el sufrimiento sigue doliendo.

Saludos.
26/08/11 9:09 AM
Comentario de Antonio
Hola a todos
Me gustaron mucho sus comentarios; ¡gracias!

La letanía es impresionante, sobre todo en su eficacia. El buen cardenal, que debe haber sido un santo, nos invita a pedir liberación de temores y deseos dolorosos, a pedir el deseo genuino del bien de los demás. En mi caso, lo último sólo puede provenir de sentirme a salvo. En fin, a mí lo que me regala esta oración es alivio de la angustia de la soberbia amenazada.

¡Que todos sean más santos que yo, y que pueda yo también serlo, Señor!
24/11/11 5:05 PM
Comentario de maria klaudia gomzales
no pz me guztharon esas letaniaz valezithas graziaz kule baina mk es algo muy chevre vye que muchos niños pueden aprender
18/04/12 12:57 AM
Yo rezo a diario estas letanias con mucha fe y se estan cumpliendo en mi vida una por una. Les puedo asegurar que cambio totalmente mi vida. Acuerdense lo que dijo Santa Teresa: "La Verdad es la humildad".
31/05/13 12:55 AM

Dejar un comentario


Tu dirección email NO será mostrada en este sitio.
(Los saltos de línea se conviertan a <br />)
(Nombre, email y página web)
  • No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.
  • Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

Bruno Moreno

Bruno Moreno

Bruno Moreno es laico y ha sido bendecido por Dios con tres hijos y una esposa mucho mejor de lo que merece. A pesar de su escasa habilidad literaria, se empeña en ofrecer al mundo sus ocurrencias sobre todo y nada en este blog, siempre desde la fe católica y la razón. También colabora regularmente con Radio H.M. Para purgar sus pecados, forma parte del Consejo de Redacción de InfoCatólica.

Su correo electrónico es espadadoblefilo@hotmail.com.



En este blog

Libros escritos por Bruno Moreno


Romero a Roma

Bruno Moreno

Precio: 12,50€ papel

Precio:  4,00€ electr.

Carmina Catholica

Bruno Moreno

Precio: 10,90€ papel

Precio:  4,00€ electr.

El hilo invisible

VV. AA.

Precio: 12,95€ papel

Precio:  4,00€ electr.

El aborto: la vergüenza de nuestra época

Bruno Moreno

Precio: 12,50€ papel

Precio:  4,00€ electr.

-

Libros recomendados por Bruno


Julio 2014
Lun Mar Mié Jue Vie Sáb Dom
 << <   > >>
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31      
Quiénes somos | Contacta con nosotros | Política de Cookies | Aviso Legal y Condiciones de Uso