Lo que de verdad aleja de Dios

Lo que aleja de Dios no es el pecadosino el empeño en disculparlo”.

Nicolás Gómez DávilaEscolios a un texto implícito

………………..

Coda: Ni siquiera el pecado puede alejarnos permanentemente de Dios si nos arrepentimos de él. En cambio, lo que hace imposible que recibamos el perdón es la obstinación en decir que no hemos pecado, que no tenemos la culpa, que hoy ya se admite hacer tal cosa o tal otra, que Dios no condena a nadie, que Jesús nunca habló de esto o lo otro, que una cosa es el ideal y otra la vida, que tenemos derecho a ser felices, que lo hacemos con un buen fin y un largo etcétera.

¿No es triste que precisamente eso que nos priva del perdón y nos aparta sin remedio de Dios sea lo que tantas veces se vende hoy como misericordia y evangelio?

El profeta de la consolación y la misericordia, el que se enamoró del Cristo que aún no había nacido, levanta su voz a través de los milenios: ¡Ay de aquellos que llaman bien al mal y mal al bien, que cambian las tinieblas en luz y la luz en tinieblas, que dan lo amargo por dulce y lo dulce por amargo!

60 comentarios

  
Natanael
El antievangelio se ha convertido en en nuevo evangelio. Es un dolor ver como Cristo no importa y como se vende como sus palabras, mensajes y hechos lo contrario a lo que dijo.

Se prefiere la pregunta, ¿qué haría Jesús? A aquella otra, ¿qué hizo Jesús? Porque con la primera pueden inventar a su gusto... convirtiéndola en un: ¿qué quiero justificar ahora?
12/01/18 2:47 PM
  
Bruno
Natanael:

"Se prefiere la pregunta, ¿qué haría Jesús? A aquella otra, ¿qué hizo Jesús? Porque con la primera pueden inventar a su gusto... convirtiéndola en un: ¿qué quiero justificar ahora?"

Clarividente observación.
12/01/18 2:49 PM
  
Luis López
Ya que citas al gran Gómez Dávila, aquí va otro memorable aforismo, que explica muy bien esa tendencia a disculpar el pecado:

"La proclamación de nuestra soberanía es el acta fundacional del infierno"
.

12/01/18 3:04 PM
  
Tyto Alba
Y peor, a veces ni se vende como misericordia o evangelio, sino "porque yo lo valgo, ea, y me sale de ahí..."

En el fondo no deja de ser una consecuencia más del relativismo.

Con lo que cabe pensar si el relativismo no ha sido el caballo de Troya, la herramienta perfecta para la disidencia perfecta sobre cualquier cosa en el futuro.
12/01/18 3:04 PM
  
Bruno
Tyto Alba:

"Con lo que cabe pensar si el relativismo no ha sido el caballo de Troya, la herramienta perfecta para la disidencia perfecta sobre cualquier cosa en el futuro"

Lo curioso es que es un relativismo unidireccional, que solo se utiliza para debilitar y luego destruir la ortodoxia y la moral tradicional hasta sustituirlas por "nuevas ortodoxias" y "nuevas morales". Porque, esas sí, tienen que considerarse absolutas y ¡ay de quien las relativice! Y si no que se lo digan a los pasteleros u hoteleros que sufren multa tras multa si se niegan a colaborar con actos tradicionalmente inmorales, a los jueces que han tenido que dimitir por no oficiar en bodas entre parejas del mismo sexo, a los colegios a los que se amenaza día sí y día también por ser católicos de verdad, a los que resulta que son "rígidos" e "intolerantes" por señalar que la verdad es la verdad y no lo que Fulano "siente", a los calumniados y vilipendiados por tener "demasiados" hijos...

Es lo que podríamos llamar el relativismo del embudo, ancho para mí y estrecho para los demás.
12/01/18 3:10 PM
  
Miguel Antonio Barriola
Coincidiendo de "pe a pa" con tan sólidas, enraizadas en el Evangelio y
más que lógicas consecuencias con nuestra fe, insisto en que es muy
propio de Jesús, recibir a todo el mundo, publicanos y pecadores, pero, como hoy leemos en el Evangelio del día, antes de sanar la parálisis corporal,el Señor curó la peor enfermedad: "Tus pecados te son perdonados" (Mc 2, 5) y, a la pecadora "misericordiada", no dejó de exigirle: "Vete y no peques más"(Jn 8, 11).
La auténtica misericordia no consiste s{olo en sonrisitas y caricias, sino en lo que conviene en verdad al enfermo (en medicina, por más que no guste la dieta o el remedio) o al desviado en las costumbres: "Yo a los que amo, los corrijo y los reprendo" (Apoc 3, 19).
12/01/18 3:13 PM
  
Tyto Alba
En efecto, Bruno.

En el campo, por ejemplo, de la educación, me ha tocado infinidad (literalmente) de veces proclamar el teorema que acabas de enunciar. Los que tenemos una cierta edad nos criamos con las maravillosas pegatinas (con frecuencia propugnadas por "maestros" de colegios "de curas") aquellas de "Cuando enseñes, enseña a dudar de lo que enseñas" que tanto gustaban de enarbolar bienpensantes progresistas por la pedagogía moderna y rompedora. Porque no existían verdades absolutas y así había que educar a los "ciudadanos"...

Ahora encuentro a muchos de ellos (compañeros de épocas adolescentes y juveniles y hogaño docentes) que no permiten -ni bajo pena de muerte- poner en duda las verdades que hoy en día son bandera en la ideología meinstrim. Tanto ideológica como educativa.

O sea, ahora que conseguisteis arramblar con el sistema educativo que odiabais, en contenidos y formas, ¿ya no vale poder dudar -ni cartesianamente- del sistema que se utiliza? Esta libertad y nueva vida del ser humano, ¿si es absoluta, en contra de toda vuestra bilis, lucha y creencia anterior?

En fin....
12/01/18 3:51 PM
  
Tyto Alba
De todas formas....

Esto en el fondo es sobre todo un problema muy concreto de infiltración. Técnica de manual (o sea, demasiado conocida) marxista. Esto es, del maligno.

No hay mejor forma, literalmente, de destruir algo que desde el interior. Me meto como "grupo" dentro. Mantengo (de boquilla) algunas de las creencias fundamentales y además muy ostentosamente. Ataco frontal y deliberadamente otra u otras. Digo que somos muchos, aunque seamos dos gatos, haciendo mucho ruido. Soy (por eso) muy pesado y repetitivo en todo, pero sobre todo con mis reivindicaciones. Exijo mis derechos. Apelo al buenismo y me hago el bueno. Y así le como el coco y me gano a los más bienintencionados del grupo. Un buen día me hago con el control.... y, ¡conseguido!

En este caso, mantener obstinación y connivencia con el pecado no es más que una estrategia (si se sabe ver desde lejos y con ojos de observador total) y no un error. "Sed astutos como serpientes y sencillos como palomas." Mt. 10, 16. Si esto es así, justificar, perdonar, permitir u obviar al pecador relapso en aras de una falsa misericordia, es colaborar con el plan de destrucción.

No sé si me explico...

Wir sind Kirche. Somos iglesia.
12/01/18 4:10 PM
  
Juan Pablo Lizcano
Razón tenía, tiene, y tendrá, Cristo al decir, que el único pecado, que no tiene perdón es contra el Espíritu Santo. Alejados por la Soberbia, y/o falta de fe.
12/01/18 5:39 PM
  
Palas Atenea
Nunca me ha quedado muy claro cuál es el Pecado contra el Espíritu Santo porque no sé si es la soberbia o la pérdida de la Esperanza.
En una página web católica aparecen como tal los siguientes:
* Desesperación de salvarse (pérdida de la Esperanza, parece)
* Presunción de salvarse sin merecimientos (esto parece cerrar las puertas de la salvación a los luteranos)
* La impugnación de la verdad conocida (ay, ay, ay)
* La envidia o pesar de la gracia ajena.
* La impenitencia final.
Échame una mano, Bruno, por favor. Es importante dejar claro este punto.
12/01/18 9:02 PM
  
Emilio
Al hilo de la consulta anterior de Palas Atenea, y apoyándola: ¿presunción de condenarse de cualquier modo a un futuro sin futuro, negando la trascendencia, lo que, aparentemente, nos libera de toda responsabilidad también al no existir sentimiento alguno de culpa?.
Yo también espero tu respuesta, Bruno.
12/01/18 10:22 PM
  
Curro Estévez
El catecismo de niño me decía que el pecado más grave es el de la apostasía, como pecado contra el Espíritu Santo. Esto significa que el pecado más grave lo podemos cometer los bautizados en la única Iglesia de Jesucristo, nuestro Señor. Consiste en renunciar a la fe transmitida, y también en esta actitud soberbia tan común en teologuillos afamados según la cual ya no nos gustan los dogmas de la fe católica, que deben ser reconsiderados (modificados) dada nuestra madurez. Esto es apostasía también.
El silencio cómplice de los prelados merece también lo suyo.
12/01/18 10:35 PM
  
lindor covas
El pecado contra el Espíritu Santo, es un pecado de Católico , pues implica un conocimiento total de la VERDAD .
De ahí su gravedad
12/01/18 10:57 PM
  
Rexjhs
¿Para cuándo un post sobre los pecados contra el Espíritu Santo, Bruno? Muchas gracias
12/01/18 11:13 PM
  
Pedro (1)
San Juan Pablo II:
"Por tanto, el que rechaza el Espíritu y la Sangre permanece en las « obras muertas », o sea en el pecado. Y la blasfemia contra el Espíritu Santo consiste precisamente en el rechazo radical de aceptar esta remisión, de la que el mismo Espíritu es el íntimo dispensador y que presupone la verdadera conversión obrada por él en la conciencia. Si Jesús afirma que la blasfemia contra el Espíritu Santo no puede ser perdonada ni en esta vida ni en la futura, es porque esta « no-remisión » está unida, como causa suya, a la « no-penitencia », es decir al rechazo radical del convertirse. Lo que significa el rechazo de acudir a las fuentes de la Redención, las cuales, sin embargo, quedan « siempre » abiertas en la economía de la salvación, en la que se realiza la misión del Espíritu Santo. El Paráclito tiene el poder infinito de sacar de estas fuentes: « recibirá de lo mío », dijo Jesús. De este modo el Espíritu completa en las almas la obra de la Redención realizada por Cristo, distribuyendo sus frutos. Ahora bien la blasfemia contra el Espíritu Santo es el pecado cometido por el hombre, que reivindica un pretendido « derecho de perseverar en el mal » —en cualquier pecado— y rechaza así la Redención El hombre encerrado en el pecado, haciendo imposible por su parte la conversión y, por consiguiente, también la remisión de sus pecados, que considera no esencial o sin importancia para su vida. Esta es una condición de ruina espiritual, dado que la blasfemia contra el Espíritu Santo no permite al hombre salir de su autoprisión y abrirse a las fuentes divinas de la purificación de las conciencias y remisión de los pecados".
12/01/18 11:15 PM
  
Juan Pablo Lizcano
Catecismo #1864 :
No hay límites a la misericordia de Dios, pero quien se niega deliberadamente a acoger la misericordia de Dios, mediante el arrepentimiento, rechaza el perdón de sus pecados y la salvación ofrecida por el Espíritu Santo (Cf. DV 46). Semejante endurecimiento puede conducir a la condenación eterna.
El pecado contra el Espíritu Santo consiste, pues, en la negación de parte de la persona, a aceptar la salvación y el perdón dado por Dios. Cuando el corazón de una persona se obstina de tal manera que no acepta que necesita arrepentirse de sus pecados y se resiste a esta gracia, comete el pecado contra el Espíritu Santo el cual puede llevarlo al infierno. ¿ por qué? No porque la Iglesia y el Señor no puedan perdonarle, todo lo contrario, sino más bien porque la persona misma, voluntariamente ha rechazado este perdón y salvación Dadas por Dios .
13/01/18 12:19 AM
  
Juan Pablo Lizcano
Según Santo Tomás de Aquino es un pecado " irremisible por su misma naturaleza porque excluye los elementos gracias a los cuales se concede la remisión de los pecados".
La blasfemia contra el Espíritu Santo es presumir y reivindicar el " derecho" de perseverar en el mal. Es un rechazo a al perdón y a la redención que Cristo ofrece. La blasfemia contra el Espíritu Santo es la obstinación contra Dios llevada al final. Es negarse deliberadamente a recibir la misericordia divina .
13/01/18 12:30 AM
  
Juan Pablo Lizcano
La respuesta siempre nos la dio Bruno con su artículo .
13/01/18 12:32 AM
  
Palas Atenea
Catecismo Mayor de San Pío X

Todo el que hubiere hablado contra el Hijo del Hombre será perdonado. Si, no obstante, habla contra el Espíritu Santo, no alcanzará perdón ni en este siglo ni en el venidero. (Mt. 12, 32)


Pero hoy en especial trataré de los PECADOS CONTRA ELESPIRITU SANTO para los cuales no hay perdón.

Los pecados contra el Espíritu Santo son seis y se llaman estos pecados particularmente pecados contra el Espíritu Santo, porque se cometen por pura malicia, lo que es contrario a la bondad que se atribuye al Espíritu Santo
(Tercer Catecismo de la Doctrina Cristiana de San Pío X )

1° Desesperanza de la salvación:
Ocurre cuando la persona ha pecado tanto que entra en desesperación encontrando que no hay más salvación para ella. Queda convencida de que no hay solución y que su destino es el infierno. NOTESE QUE EN ESTE CASO LA PERSONA NO SE CONFIESA PORQUE CREE QUE NO VALE LA PENA Y QUE ESTA DEFINITIVAMENTE CONDENADA.

2° Presunción de la salvación sin merecimiento:
Ocurre cuando la persona se haya tan virtuosa que piensa que ya está en el Cielo y por eso por más que haya hecho algún pecado, Dios la perdonará. Implica un sentimiento de orgullo hallando que esta salvada por lo que ya hizo en la vida. NOTESE QUE EN ESTE CASO LA PERSONA NO SE CONFIESA PORQUE LO HAYA INECESARIO; CREE QUE YA ESTA SALVADA.

3° Negar la verdad conocida como tal:
Ocurre cuando la persona se juzga “dueña de la verdad” y por eso no cree las verdades de fe por puro orgullo. NOTESE QUE EN ESTE CASO LA PERSONA NO SE CONFIESA PORQUE HAYA QUE ESTA CORRECTA Y QUE NO HAY NADA QUE CONFESAR. NI CONSIDERA EL PECADO DE DUDA DE LAS VERDADES DE AL FE O ASÍ MISMO NEGAR LAS VERDADES DE LA FE. LA PERSONA ENCUENTRA QUE ESTA CORRECTA Y QUE ESA CERTEZA ES ABSOLUTA. CONSIDREA QUE SABE MAS QUE LA MISMA IGLESIA Y CON ESO NIEGA QUE EL ESPIRITU SANTO AUXILIA AL SAGRADO MAGISTERIO DE LA IGLESIA.

4° La envidia de la gracia fraterna:
Ocurre cuando las personas tienen envidia de la gracia que Dios da a otro. E envidioso se enoja porque su prójimo alcanzó algo bueno y por eso se rebela contra Dios. Es el caso de Caín y Abel. Caín mató a Abel por envidia. NOTESE QUE EN ESTE CASO LA PERSONA NO SE CONFIESA PORQUE SE REVELA CONTRA DIOS Y NO TIENE ARREPENTIMIENTO EN SU CORAZON.

5° La obstinación en el pecado:
Es quien peca no por debilidad, sino por malicia. Peca no simplemente porque tuvo una tentación, sino porque AMA pecar. AHORA, SI AMA PECAR, NO SE CONFIESA, PORQUE QUIERE CONTUNUAR EN EL PECADO.

6° La impenitencia final:
No es difícil de entender este pecado, pues una persona que viene pecando la vida entera, al final de su existencia continúa siendo impenitente y no arrepintiéndose de todo lo que hizo de malo. Es el supremo y final rechazo a Dios. Aunque estando al final de la vida y sabiendo que va a morir, la persona no quiere cambiar de vida. ESTA NO SE CONFIESA PORQUE RECHAZA A DIOS HASTA EN ESTA HORA EXTREMA.

CONSIDERACIONES FINALES: Como se puede ver, lo pecados contra el Espíritu Santo son pecados de pura maldad, no de debilidad, o sea, la voluntad de la persona está endurecida de tal forma que ella JAMAS SE CONFESARA porque NO SE QUIERE CONFESAR. Dios da a todos la oportunidad de salvarse y de ir al Cielo, pero quien peca contra el Espíritu Santo, no quiere salir de la situación en que se encuentra, entonces Dios no puede salvar a quien no se quiere salvar y por eso mismo no tiene perdón.

LO QUE DIFERENCIA LOS PECADOS CONTRA EL ESPIRITU SANTO DE OTROS PECADOS ES LA VOLUNTAD DE LA PESONA, NO EL ACTO EN SI…O SEA, ES LA VOLUNTAD LA QUE HACE QUE LA PERSONA NO QUIERA CAMBIAR DE VIDA. Por eso se peca contra el Espíritu Santo por un acto de pura malicia, no por mera debilidad.
13/01/18 12:43 AM
  
rastri
Palas Atenea

La función del Espiritu Santo, como Señor de vida que es, consiste en dar fe día a día y hora a hora ante el Dios padre y el Dios Hijo, que el ser libre y responsable donde Él habite sigue siendo un elegido digno de salvación.

De aquí que si llegas a entender que:: "El hombre es directamente proporcional en grado de inteligencia y evolución alcanzada, igual, al tiempo que le separa del principio de la Creación y el fin de la misma"

Habrás entendido que quien en modo y manera de tiempo y lugar interfiriere el curso natural de esta universal vivificadora evolución del del Espíritu Santo, atenta contra la función del mismo.

Y aquí la interferencia del ser humano donde el aborto de éste en su más inocente e incompleta evolución, como dice el Evangelio, siendo esto la inmisericorde blasfemia, pecado y atentado contra la vida que propia del Espiritu Santo, no será perdonado ni en este siglo antes del fin del mundo; en el que viene, después de la resurrección de los muertos.













13/01/18 1:20 AM
  
rastri
Lo que de verdad aleja de Dios, al ser responsable, no es ni más ni menos que el estar convencido de que no existe otro Dios que lo que éste siente y percibe con los sentidos del cuerpo.

Dicho sea: Consiste en perder la fe, siempre y cuando en algún momento la tuviere. Y aquí el estar forrado y recubierto de oscuridad y de muerte de tal modo que la luz y la vida de su profundo ser fuere como caña de vida tronchada y pabilo de luz apagado.
13/01/18 1:37 AM
  
rastri
Lo que más aleja de Dios al hombre responsable es santificar el sexo, en todo momento y lugar, como cosa de amor natural inherente a la naturaleza que Dios ha creado y que hay que justificar y practicar.

Y nadie quiere entender que al día y hora que todas las cosas sean restablecidas a como fueran antes del pecado original ; el todo ser y poblar de este planeta Tierra ya no crecerá y se multiplicará por causa pecaminosas de la cópula carnal sino por el poder de Dios

Por causa del Pecado Original, que fue de Adán y Eva, el practicar el sexo en cópula carnal quedó interferido el natural crecer y multiplicarse de la Creación por el poder de Dios. Y de este cambiar se pecó hasta morir y, genéticamente en continuidad, trasferir la muerte de este pecado a la descendencia de su descendencia

.

-¿Y cómo será este crecer y multiplicarse, después, en la resurrección? -Lo dicho: Por el poder de Dios que todo lo puede.

Quien como fuere con el Hijo de Dios, Jesús el Cristo, y su divino poder: que desde sus alturas en la parte de su infinita divinidad, vino a este mundo, se arriesgó a morir; murió, resucitó y se volvió a su lugar de origen.

13/01/18 9:49 AM
  
Manoletina
Creo que hay otro pecado contra el Espiritu Santo, que no seria el séptimo, sino tal vez un subtipo de los otros seis. Estaria dentro de ellos, pero no se suele decir por que a la mayoria de personas nos cuesta, creo, incluso pensarlo.
Es cuando alguien finge ser cristiano, con plena deliberación y conciencia, para aprovecharse de la comunidad cristiana y hacer el mal. Esto existe y tal vez con más frecuencia de lo que pensamos. No necesariamente se da en los casos escandalosos de algunos obispos y cardenales de cosas que ya sabemos, sino tambien en cualquier parroquia. Un fiel, un catequista, un parroco comun....
Cuando una personalidad psicopatica encuentra en la Iglesia un lugar idoneo para ejercer de psicópata integrado, puede ser alguien que se confiesa, va a misa, reza, hasta defiende la moral de la Iglesia, pero es pura mentira.
He conocido gente asi. Solo despues de años te los calas y es muy dificil.
13/01/18 10:02 AM
  
Manoletina
Y ademas son gente peligrosa. Robert Hare ponia ejemplos de como los psicopatas integrados les encanta aprovecharse de la religion y las comunidades religiosas. Y la mayoria los tenian por ejemplo de fe y santidad. Como es de EEUU la mayoria de ejemplos eran de protestantes, pero en la Iglesia catolica pasa exactamente lo mismo.
Pueden confesarse, no solo de modo que parezcan verosimiles ante el confesor, que los crea personas de recta conciencia, sino incluso usar este sacramento para "triangular", una de las tecnicas favoritas de estos perversos.
Puede incluso haber dejado una vida de vicios o pecados objetivos para ser mas convincentes en su rollo de como se han convertido.
Y de la misma forma que un psicopata integrado puede ir cometiendo fechorias, sin hacer nada constitutivo de delito, también saben, ir haciendo de las suyas sin llegar a hacer nada "explicito" constitutivo de pecado mortal desde un punto de vista externo. Suelen cometer pecados mortales externos, pero los ocultan mut bien. Si despues de años sale a la luz alguno, la mayoria de la comunidad de creyentes no da credito.

"Peligro entre falsos hermanos" que decia San Pablo...
13/01/18 10:13 AM
  
Miguel García Cinto
Juan Pablo Lizcano:
Completamente de acuerdo. Es muy claro cuanto expresa el núm. 1864 del Catecismo de la Iglesia Católica.
Paz y Bien en el Señor.
13/01/18 12:39 PM
  
Daniel Milan
Gracias a Bruno por su brevísimo post y a los comentaristas por sus explicaciones. Infocatólica es la única web donde considero tan obligatorio leer los comentarios como el contenido del post mismo.
13/01/18 3:36 PM
  
Alejandros
Siendo aún Cardenal el Papa Juan Pablo II dijo en el congreso eucarístico en Filadelfia: “Estamos ante la confrontación histórica más grande que los siglos jamás han conocido. Ante la lucha final entre la iglesia y la anti-iglesia; entre evangelio y anti-evangelio… pero ahora hemos llegado al final de esta batalla que muy pocos realmente perciben en el mundo actual y que los hace incapaces de discernir los signos de los tiempos y entender lo que está pasando en el mundo de hoy en sus más profundas causas ontológicas, porque viendo no ven, y oyendo no oyen, ni tampoco entienden.” En efecto, en ellos se cumple la profecía de Isaías, que dice: Ustedes oirán una y otra vez y no entenderán; mirando, no verán. Porque el corazón de este pueblo se ha vuelto insensible, han cerrado sus ojos y tapado sus oídos, con el fin de no ver con los ojos y no oír con los oídos, ni comprender con el corazón.

Arzobispo Fulton Scheen: de la Verdadera Iglesia surgirá la falsa iglesia del anticristo...
13/01/18 4:33 PM
  
Falco Lombardi
Todo ser humano tiene una noción de ciertos actos que no deben cometerse nunca. Como si lo tuviéramos en nuestro firmware. De ahí que toda moral requiere principios absolutos. Como dijo Bruno, el relativismo es una herramienta para tirar la moral actual e imponer una nueva, con todo y sus principios inamovibles.
13/01/18 4:44 PM
  
Palas Atenea
Manoletina: La malicia, desde luego, es algo sutil y venenoso que todos hemos visto alguna vez y suscita escalofrío. Los chismosos, afortunadamente, son más abundantes que los maliciosos pero hay una diferencia muy grande entre ellos. El chismoso es alguien que se divierte comentado la vida de los demás, pero no es necesariamente una mala persona.
En sociedades cerradas chismosos que vigilan entradas y salidas de otros y hacen cábalas sobre la conducta de los demás hay muchos, pero, con frecuencia, puedes contar con ellos en casos de necesidad o alternan su curiosidad con la ayuda porque de verdad se interesan por los demás.
Los maliciosos introducen dudas en las almas sembrando descontento en las personas que, en su inocencia, viven felices. Suelen centrarse en ellos sugiriendo cosas que alteren su paz de espíritu, no soportan el elogio sincero a otros, les pone nerviosos encontrar una familia armónica...siempre hacen un comentario vitriólico ante una manifestación a favor de alguien:
-Mis padres nunca han hecho distinción entre mis hermanos y yo.
-Seguramente, pero ¿no has observado que tu madre no hace pastel de manzana mas que cuando viene tu hermano X?, claro que eso es natural porque todo el mundo sabe que las madres quieren más a los hijos que a las hijas, sobre todo si están ausentes.

-Tengo que reconocer que en toda mi vida no he tenido que sufrir ningún tipo de violencia machista, así que he debido ser afortunada.
-¿Y tú jefe, qué?
-Mi jefe fue un hombre de conducta irreprochable.
-Y aquellos pañuelitos de cuello que os traía a las chicas de la oficina cada vez que iba de viaje.
-Era una atención, jamás se propasó con ninguna.
-Sí, una atención, su mujer los compraba a granel y os pagaba salarios de mierda.
-Pagaba según regulación, estábamos en la SS y aquello correspondía a un tipo de conducta anticuada pero correcta.
-Tú nunca reconocerás el machismo. Para D. Fulano las oficinistas eran seres humanos de segunda y, si eran mujeres más porque a los hombres no les ofendía con los pañuelitos.
Y así hasta conseguir lo que querían que en este caso era introducir la duda sobre el afecto imparcial de mi madre y la conducta de mi jefe, un hombre de costumbres anticuadas, pero no un paternalista despreciable.
Si no consiguen lo que quieren porque te resistes el siguiente ataque consiste en sugerir que no te enteras de la fiesta porque eres una bobalicona, con el fin de que empieces a ver la vida a la manera retorcida que ellos la ven y así destruir tu alma. Si perciben en alguien la falta de envidia o que se alegra sinceramente del bien ajeno insisten hasta conseguir sus fines.

13/01/18 5:02 PM
  
Manoletina
Palas, es terrible. Lo que describes, en terminologia psiquiatrica se llama " gaslighting" o luz de gas. Es otra tecnica de manipulacion de esa gentuza. Se suelen presentar en primer lugar como un espejo de la propia personalidad y creencias. Luego, poco a poco, van haciendo a la persona dudar sutilmente de sus convicciones, de la percepcion de la realidad, de lo que ha sucedido o no, y sobretodo, alejan a la victima de sus seres queridos (como la madre) o cualquier otro vinculo afectivo real.
Y eso que dices lo hacen incluso con convicciones religiosas. Alguien que te estudia, sabe que eres catolico, aprovecha la confianza que se deposita en hermanos en la fe, etc.
Luego, poco a poco, quien durante un tiempo se hizo pasar por catolico impecable va usando la propia moral de la iglesia para hacer dudar del bien y del mal (si, esto es posible, y esas sanguijuelas son expertas), de los consejos de buenos sacerdores y familia, hacen creer que la familia te dice tal o cual porque se opone a la "voluntad de Dios". Son luciferinos.
Mientras llevan conductas intachablemente catolicas. Se creen más listos que Dios.
Como dices, a veces, su unica gratificacion es ver la desolacion moral y el daño que provocan. Destruir cualquier atisbo de bondad en el mundo. Hacer dudar unos de otros. Crear confusion. Sacar lo peor de quien los rodea.

Esa gentuza está por todas partes, pero cuando lo hacen en nombre de Dios.....

Y lo peor, es que hay gente así que sí se confiesa, y para ser mas convincentes aun, incluso confiesan pecados reales..... Me suelo preguntar, que les esperara el Dia del Juicio?
13/01/18 5:29 PM
  
Palas Atenea
Con el tiempo he conseguido averiguar si la persona es una chismosa al uso o una persona maliciosa. El talón de Aquiles de los maliciosos es que no soportan el sentimiento de admiración, que yo he cultivado desde niña. Nunca me ha importado reconocer la superioridad moral de otras personas, incluso las busco entre la multitud aprendiendo a reconocer las virtudes.
Si tú hablas bien de alguien delante de un chismoso/a no suele contraerse ni contraatacar, pero si es alguien malicioso se revuelve como un áspid y saca argumentos de donde sea para reducir la estatura del elogiado, le es imposible reconocer en otros bien alguno.
He probado a sacar en conversaciones a abnegadas esposas que cuidan a sus maridos con Alzheimer, a maridos fieles, a hijos amantes de sus padres, y siempre he obtenido las rebajas del Tío Paco: que si la malas prestaciones del gobierno han convertido a la esposa en esclava del marido, que si el marido fiel es un hipócrita del que no sabemos nada, que si los amantes hijos lo que quieren es hacerse con la herencia (aunque tengamos constancia de que no tienen nada para heredar), etc...Todo menos reconocer la bondad, por no decir simplemente: "Realmente es admirable la conducta de esa persona".
13/01/18 8:09 PM
  
Palas Atenea
Y, si es verdad que una de las personas más malas que he conocido, una de las maliciosas, no ha dejado de ir a la iglesia, que yo sepa. Lo mejor que puedo decir de ella es que no sabe lo que hace.
13/01/18 8:23 PM
  
Bruno
Me han parecido especialmente interesantes los párrafos del catecismo de San Pío X que ha aportado Palas. Como tantas veces sucede con las formulaciones tradicionales, tienen una gran profundidad y a la vez una admirable sutilidad.

Hasta donde puedo ver, los pecados contra el Espíritu Santo que se describen, en realidad, son uno solo: la impenitencia, no estar dispuesto a convertirse.

¿Por qué entonces señala más de uno? Porque hablando simplemente de "impenitencia" o de "condenarse libremente", tendemos a pensar que eso no nos puede ocurrir a nosotros. A fin de cuentas, nadie desea condenarse, nadie quiere sufrir las penas del infierno para siempre, de manera que uno tiende a pensar que eso de la impenitencia es cosa de otros pero no mía, o quizá de casi nadie salvo Hitler y alguno más, pero en cualquier caso no mía.

Frente a eso, los párrafos del catecismo nos muestran, con gran claridad, cómo se puede llegar, como yo puedo llegar, a esa impenitencia.

- En primer lugar, por el endurecimiento de corazón que se produce por los pecados contra la esperanza, ya sea la desesperanza (por defecto) o la presunción (por exceso). Aunque quizá sean los pecados de los que menos se confiesa la gente, están presentes en algún grado en casi todos nosotros: "¿Para qué esforzarme, si siempre me confieso de lo mismo?", "A fin de cuentas, nadie es perfecto", "La santidad es para otros, yo no puedo cambiar", "No hay que exagerar", "Hay que ser buenos, pero no tontos", etc. O "Soy una buena persona", "Gracias, Señor, porque no soy como esos", "Yo cumplo la ley", etc. Una manifestación de esto es la acedia, de la que ya hablamos hace tiempo.

- También la envidia endurece el corazón de una manera terrible, porque es el más malicioso de los siete pecados capitales, ya que no busca nada bueno, sino casi puramente el mal, aunque sea el del prójimo (tristeza del bien ajeno y alegría del mal ajeno). De ahí al rechazo del Bien con mayúsculas no hay más que un paso muy pequeño. Por eso, su virtud opuesta es nada más y nada menos que la caridad (contra envidia, caridad).

- La negación de la verdad que nos incomoda es una tentación especialmente presente en esta época, porque el relativismo hace que sea muy fácil camuflarla como "tener otra opinión", "no ser dogmático", "ser misericordioso", "no ser rígido", "no quedarse en el pasado", "evolucionar", etc. Pero la realidad es que siempre ha estado presente. Los grandes heresiarcas de la historia nos suenan a todos, pero lo cierto es que en cada uno de nuestros corazones acecha un pequeño heresiarquilla, que nos empuja a engañarnos sobre nosotros mismos, a justificar nuestros pecados, a llamar mal al bien y bien al mal, a ser como dioses.

Esas tres vías hacia la impenitencia, hacia el pecado contra el Espíritu Santo no nos resultan ajenas, ni propias solamente "de Hitler y alguno más". Son conocidas e inquietantemente cercanas. ¡Cuánto tenemos que rezar al Espíritu Santo para que no nos apartemos nunca de su lado!

Ven Espíritu Creador;
visita las almas de tus fieles.
Llena de la divina gracia
los corazones que Tú mismo has creado.
13/01/18 9:10 PM
  
Palas Atenea
Bruno: El Espíritu Santo, siendo Espíritu de Amor y Sabiduría, es la Persona de la Trinidad más olvidada. La Oración al Espíritu Santo, que es un bálsamo para el espíritu, se reza poco. Tengo un libro "El Gran Desconocido. El Espíritu Santo y sus dones" del Padre Antonio Royo Marín, publicado por la BAC que es muy bueno. Creo que se puede descargar por internet.
13/01/18 11:08 PM
  
Martinna
Hablemos sobre el Espíritu Santo.
Lo que voy a escribir os parecerá tonto porque lo voy a decir de manera muy básica. La teología está muy bien para los teólogos, pero la verdad del evangelio es sencilla y para sencillos porque así nos lo dijo Jesús.
Dios Padre para darse a conocer mejor nos envió a Jesucristo quien nos enseñó con su vida y muerte quienes somos y cómo amar y ser amados por Dios. Cuando regresó al Padre nos envió el Espíritu Santo porque lo necesitamos para vivir como hijos de Dios. Jesús Dios hecho hombre cuando recibió el bautismo descendió sobre El el Espíritu de Dios y así igual es para los cristianos, lo recibimos al bautizarnos y se queda con nosotros, en nosotros, guiándonos, dándonos entendimiento, discernimiento, orando en nosotros por nosotros al Padre...Pecamos contra el Espíritu Santo cuando nos cerramos a su acción en nosotros, porque nuestras obras, nuestra fe, caridad etc son nada ante Dios sino son santificadas por el Espíritu que recibimos por los méritos de Jesucristo. Si contristamos al Espíritu Santo perdemos la gracia de Dios, nuestra oracion, obras y vida tienen que ser santificadas por El que nos presenta ante Dios como hermanos de Cristo e Hijos suyos. Para Dios nuestros sacrificios u ofrendas no valen nada, lo que le agrada es que recibamos su amor incondicional y nos convirtamos a Él lo cual solo lo conseguimos por lo que hizo Cristo y la accion continua de su Espíritu Santo.
Los pecados mortales o veniales se perdonan sacramentalmente si nos arrepentimos. Pero si vivimos por libre, según nuestra voluntad, no hay perdón porque es como dar la espalda a Dios. Nuestro cordón umbilical con El hasta nacer a la Vida verdadera es el Espíritu Santo, si lo perdemos estamos muertos aunque nos creamos vivos.



14/01/18 5:15 AM
  
Palas Atenea
El Espíritu Santo aparece en la Encarnación, en el Bautismo de Jesús y en Pentecostés, es decir está desde la Eternidad, lo que ocurre es que su presencia entre nosotros es difícil de detectar. La Gracia procede del Espíritu Santo, Espíritu Paráclito, y está con los mártires, los confesores, las vírgenes y todos los santos. La expresión "Lleno del Espíritu Santo" indica el estado de Gracia. Y, efectivamente, como dice Martinna, es Espíritu de Vida sin el cual hay una especie de muerte en vida cuando la materia no está vivificada por el Espíritu.
Me parece que la Iglesia debería enseñar mejor y acostumbrarnos a rezar al Espíritu Santo porque últimamente observo que las enseñanzas se centran demasiado en Jesús y olvidan la Trinidad.
A mi me impresiona mucho que la Oración más conocida, que es "Ven, Espíritu Divino" termine así:
"Salva al que busca salvarse
y danos tu gozo eterno".
En ese "salva al que busca salvarse" está condensado todo lo que hemos hablado sobre el pecado contra el Espíritu.
14/01/18 9:45 AM
  
Palas Atenea
Perdona, Bruno, que después de pedirte consejo, que amablemente nos has dado, nos dediquemos a expresar cada uno cómo entendemos el misterio de la Persona del Espíritu Santo en la Trinidad, pero me alegra que estemos de acuerdo porque es fundamental entenderlo bien. Creo el Padre y el Hijo son invocados mucho más, tenemos el Padrenuestro, que el mismo Jesús nos enseñó, tenemos continuas apelaciones al Cordero de Dios y a su Sacrificio que celebramos en la Misa, pero el Espíritu Santo-aún presente continuamente en la jaculatoria "Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo, como era en un principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén"-sigue siendo, como dice el P. Royo O.P, el Gran Desconocido y sus dones los confundimos muchas veces con méritos propios.
14/01/18 10:01 AM
  
rastri
...Creo en el Espiritu Santo, Señor y dador de Vida que procede del Padre y del Hijo, Que con el Padre y el Hijo recibe una misma adoración y gloria,...

...y el nombre de la ciudad de mi Dios, y mi nombre nuevo -FOTOGONIOTOM- (Apocalipsis 3,12)

Fotogoniotom quiere decir allí dónde y cómo la luz se divide y se traduce en vida espacial celestial o temporal universal

Dicho de otro modo:

El Espiritu Santo es la infinita morfología, espiritual celestial y material temporal, que dando la razón de su ser como vida cubica, procede de entre el infinito foco de Luz esférica que es el Dios Padre y de entre el infinito foco de Luz esférica que es el Dios Hijo.

O dicho de otro modo: Así como el Dios Trino es la infinita dimensión cúbico-esférica de infinita Luz iluminada y de infinita Vida poblada. Así el espíritu Santo es la infinita Vida cúbica -Nueva Jerusalén- que procede de entre el Dios Padre Luz y el Dios Hijo Luz


14/01/18 10:25 AM
  
rastri
Ahora bien Atenea si quieres algo más explícitamente temporal como Movimiento Continuo o Control de la Energía Libre Ilimitada te diré que el Espiritu Santo es esa energía libre de luz y vida que en movimiento continuo da razón de ser a todo lo que es nuestro Universo. Y que reza de la siguiente manera:

Toda energía libre ( la luz y la vida) sometida a otra igual en grado y potencia (la oscuridad y la muerte) experimenta una tercera energía libre negativa y de carter liberalizadora (el pecado en el universo y su circunstancia) igual a la potencia de la primera por la potencia de la segunda por infinito. Esta tercera energía( el universo y población) está en relación de proporción directa al tiempo que pasa ( la historia universal y su consecuencia pecaminosa) más su naturaleza sometida e inversa al tiempo que pasa más su naturaleza libre (la historia universal y su consecuencia ante Dios graciosa)

De aquí que el Tiempo limitado o Universo -que pasa- sea inversamente proporcional al infinito Espacio donde Dios mora -que no pasa-

O que tanto más grande sea la presencia de Dios en este mundo Universo como luz y vida; tanto menos será la presencia del pecado en el mismo como oscuridad y muerte. Y viceversa.

Atenea a tu servicio. Sin esa falsa modestia que pueda desdecir de la cualidad de mi Maestro: Nadie, hoy día, en este mundo conoce al Dios, en su Unidad, Dualidad y Trinidad como yo lo conozco.

14/01/18 10:59 AM
  
Juan Pablo Lizcano
Para las personas que estamos iniciando, y estamos sedientos, de las enseñanzas de Cristo,escuché una conferencia de Monseñor Munilla,referente al pecado sobre el Espíritu Santo, basandose en el Catecismo de la Iglesia Católica, y Santo Tomás de Aquimo, en YouTube.
14/01/18 12:54 PM
  
Roblete
El Evangelio no habla de buenos y malos, sino de pecadores y pecadores arrepentidos. Dios vino al mundo para rescatarnos del pecado, no a darnos palmaditas en la espalda. Pensar que no tenemos nada de que arrepentirnos es como decirle que no hacía falta que viniera; y no se me ocurre ingratitud más mezquina.
14/01/18 1:02 PM
  
Manoletina
Pecadores somos todos, todos necesitados de redencion. Pero eso no quita que toda la Escritura, el Evangelio incluido hablen muchas veces de buenos y malos.
"Hace salir su sol sobre buenos y malos"
"El hombre bueno, del buen tesoro del corazon, saca lo bueno, el hombre malo..."
"No lo recibieron porque sus obras eran malas. Pero a cuantos lo recibieron...."
" uno vosotros es un demonio"
Etc, etc, etc.
14/01/18 1:17 PM
  
Manoletina
Y si fueramos anotando como son ciertas caracteristicas de los malos segun la Escritura, no suele ser la de alguien manifiesta y publicamente malvado. Sino la de alguien que aparentando bien ante todos, y discerniendo correctamente el bien del mal (no tiene ignorancia al respecto) y sabiendo que la misericordia de Dios es infinita, opta deliberadamente por el mal y por enfrentarse a Dios y por odiar gratuitamente al projimo.
" el malvafo escucha en su interior un oraculo del pecado. No tiene miedo a Dios ni en su presencia. Acostado medita el crimen. Se hace la ilusion de que su culpa no sera descubierta ni aborrecida Se obstina en el mal camino. No rechaza la maldad...."
Porque los llama Jesucristo sino "sepulcros blanqueados" "raza de vivoras" "lobo con piel de cordero"....
Nadie es bueno salvo Dios, pero Cristo esas durisimas palabras no se las dirigió a todos sino solo a algunos.
14/01/18 1:36 PM
  
Palas Atenea
Cierto. Las Escrituras hablan de justos. ¿Quiénes son los justos? No pueden ser los que no han pecado porque sabemos que sólo Jesús y su Madre estuvieron libres de pecado. Puede ser que sean aquellos que pecan por debilidad, pero no por maldad. Una vez conté los llamados así en el NT, versión Nácar Colunga, porque en el AT aparecen muchos y encontré pocos, pero haberlos los había. A bote pronto recuerdo a San José, Simeón, San Juan Bautista, José de Arimatea, y en los Hechos al Centurión Cornelio. Simeón y San Juan Bautista profetizaron, con lo cual el Espíritu de Dios se apoderó de ellos: Espíritu Santo, Señor y dador de Vida que procede del Padre y del Hijo, Que con el Padre y el Hijo recibe una misma adoración y gloria y Que habló por los Profetas", los demás podían ser lo que en otras versiones bíblicas, en la que justo ya no aparece, llaman buenos. Hay pecados como la ira, la lujuria, la pereza o la gula que, aún siendo pecados puntuales, pueden proceder más de la debilidad de la carne que de la malicia del corazón; el soberbio y el envidioso, en cambio, tienen el corazón corrompido todo el tiempo. Es más fácil que los primeros caigan en cuenta de sus pecados que los segundos porque, al volver a la presencia de Dios, su pecado se presenta nítido ante sus ojos.
El pecador que llega a hacer un gran acto de misericordia, como el fue el caso de Oskar Schindler, por ejemplo, no está totalmente corrompido. Schindler fue un mal católico, con unos antecedentes desastrosos pero puede que su corazón no fuera malvado. Descansa bajo una cruz en territorio de Israel y espero que Dios haya tenido piedad de su alma; en otro blog aparece el caso de Raimundo Pannikar, que se alejó de la Iglesia por ideas sincretistas, pero parece que al final de su vida, arrepentido, volvió a la Casa del Padre. Me parece que ninguno de los dos fue soberbio ni envidioso, Schindler fue un oportunista y Pannikar un equivocado.
14/01/18 5:03 PM
  
Palas Atenea
¡Vaya! Parece que he memorizado mal el apellido, es Panikkar.
14/01/18 5:35 PM
  
Martinna
Palas Atenea,
Leo siempre tus comentarios inteligentes, cultos, llenos de sabiduría. Quiero decirte afectuosamente que a los católicos hay detalles del Evangelio muy importantes que se nos quedan algo desdibujados porque no se nos ha enseñado a escudriñar las Escrituras como hacen judios y protestantes, que hacen estudios sobre temas doctrinales buscando concordancias por toda la Biblia viendo cómo la revelación de Dios se va dando por todos los libros.
Esto que comentas sobre el Espíritu Santo se va siguiendo por las concordancias como una enseñanza hilvanada y lo entiendes mejor que si alguien te lo dice, porque la Escritura te habla a ti según tu necesidad personal, ya que el Espíritu Santo que vive en ti ora en ti intercediendo por ti al Padre.
Sobre quienes en la Biblia llaman justos se refieren a los llamados por Dios para ser por El justificados. Los patriarcas en algún momento de sus vidas hicieron su voluntad creyendo hacer la de Dios y tuvieron que ser corregidos. Solo Dios es Justo y Santo los demás somos santificados y justificados por El, incluso los santos.
Dices que *la presencia del Espíritu Santo entre nosotros es difícil de detectar* claro, es por fe, la presencia de Dios vivo entre nosotros, la de Cristo en la Eucaristía. Pero si oramos sin cesar, conscientes de ser templos del Espíritu aprendemos a vivir abiertos a sus indicaciones, fijándonos en cuando nos dejamos llevar por El y hacer su voluntad, o por lo que parece mejor pero es nuestra mente.
Tenemos que leer y meditar mucho el Evangelio, leer todas las Epístolas despacio pensando y memorizando cada detalle para adecuar nuestra conducta como cristianos. Es la Palabra encarnandola en nosotros que nos cambia la mente, el corazón y nos convierte, nos lleva a ser y hacer según su palabra.
La publicidad de los medios nos hace mundanos.
La palabra de Dios nos hace verdaderos cristianos.



14/01/18 10:48 PM
  
Palas Atenea
El libro de Royo Marín explica muy bien todo esto.
15/01/18 7:11 AM
  
Martinna
Royo Marín lo explica muy bien porque lo encontró leyendo y orando sobre la Palabra de Dios y dejándose enseñar por El. Lo encontró y lo comparte porque es muy importante que todos lo sepan.
No es lo mismo oír las noticias que investigarlas y vivirlas.
Ayer domingo en misa leyeron que Samuel estaba con su maestro Eli y durante el sueño oyó que le llamaban tres veces y tres veces se levantó a ver que quería Eli, pero como aeste no le había llamado se dio cuenta de lo que pasaba y le dijo que si alguien le llamaba respondiera: Habla, Señor, que tu siervo te escucha.
También en el evangelio Jesús pregunta que buscan a dos que le seguían y cuando le preguntaron dónde vivía les dijo: Venid y veréis. Fueron, vieron y se quedaron con El.
Pues eso es lo que tenemos que hacer, buscar, escuchar al Espíritu para conocer a Dios. No es extraordinario como en Pentecostés, es cotidiano y sencillo. Tenemos un Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo que no nos deja sin su asistencia, porque sin El nada podemos hacer, si no pudieramos conocerle, escucharle, sentirle, verle, estar con El... ¿Como creer, esperar, amar? Los apóstoles creyeron porque le vieron resucitado, comieron, le tocaron y recibieron el Espíritu Santo para no quedarse aquí sin nada más que un recuerdo, una historia, una doctrina.
Creemos en Dios que vive con nosotros en espíritu y en verdad, no nos pide imposibles, no son ideologías, doctrinas, historia. Es espíritu puro pero tiene recursos suficientes para hacerse cercano y verdadero, para darse a conocer, para intimar con nosotros que también nos dotó de espíritu, de entendimiento, de libertad.
Escuchamos a los sabios, maestros, obispos, a quienes utiliza para darse a conocer, también utiliza circunstancias, y todo lo que quiere porque es muy creativo y amoroso. Pero tenemos que preguntarle dónde vive, que hace, quién es, que quiere, tenemos que vivir con El para comunicarnos, entendernos y servirle, porque estamos aquí para hacer su voluntad.
Esta bien leer libros, ver películas, estudiar historia, filosofía, matemáticas, música. Y hablar. Pero con las antenas puestas a recibir el comunicado de corazón a corazón del Señor.
Que catolicismo este que cada día se ve más atosigado con asuntos añadidos que no nos dejan ver los milagros de Dios en nuestras vidas.


15/01/18 4:11 PM
  
Palas Atenea
Martinna: Ambas cosas son necesarias, pero nosotros no somos protestantes de sola lectura, nos guiamos por la Doctrina. Leer libros no es oír noticias, ni investigar significa hacer interpretaciones en solitario. Efectivamente, las manifestaciones del Espíritu Santo en nuestra vida necesitan de un oído fiel y limpio de corazón para ser interpretadas correctamente, pero Quién es el Espíritu Santo y la Doctrina de la Iglesia sobre Él no me es lícito a mi inventármela.
15/01/18 4:22 PM
  
Martinna
No he sabido comunicarme. No te animo a solo leer la Biblia, ni a interpretarla por libre, ni que te compliques con nada contrario a la fe católica. Al contrario, es que eres tan competente en todo que me pareció que te gustaría dar un pasito corto para mirar por una rendija el catolicismo auténticamente cristiano tradicional de siempre que no dejan ver algunas “buenas costumbres” añadidas.
Ya te dejo en paz, discúlpame.
15/01/18 5:23 PM
  
Palas Atenea
Martinna: De verdad que esa afirmación tuya sobre mi competencia no se ajusta a la realidad. Yo me crié en el catolicismo tradicional que tú dices y, desde luego, es suficiente, porque si no fuera así sólo los muy doctos podrían ser católicos. Lo que pasa es que algunos personas necesitamos ahondar más en los libros. Solo eso. Si tú tienes sensus fidei, como lo tenía mi madre, siempre serás católica; otros más doctos, por carecer de él, se desviaron.
15/01/18 9:25 PM
  
Alejandro Nava
Querida Palas Atenea:
Yo también leo con mucho gusto tus comentarios y me gustaría que el equipo de Infocatólica te incluyera dentro de sus comentaristas. Aunque sé que este comentario no sigue en nada esta publicación, pero es pertinente dada tu interesante intervención. De antemano muchas gracias.
15/01/18 9:50 PM
  
Palas Atenea
Alejandro: Eres muy amable pero Infocatólica está bien como está y los que aportamos lo que podemos con nuestros comentarios, si de algo sirven, ya damos nuestra medida.
Aunque Chesterton, curándose en salud, dice que todo el que tiene algo que decir está deseando decirlo, e incluso tiene un elogio a los pesados-muy gracioso, por cierto-cada uno debe de saber sus limitaciones.
Gracias a ti.
15/01/18 10:06 PM
  
Manoletina
Jejeje. Me apunto. Creo que queda claro que la mayoria de comentaristas nombramos a Palas bloguera de Infocatolica por aclamacion popular.
Fuera de bromas, la mayoria de blogueros son hombres, ampliar el repertorio femenino con buena solera vendria muy bien. Yo me hacia parroquiana de tu blog.
15/01/18 10:18 PM
  
Palas Atenea
¿Por qué no lo intentas tú, graciosa? Los católicos nos sometemos a la jerarquía y yo no soy ni monaguilla.
15/01/18 10:32 PM
  
Manoletina
Pues no lo intento por que sinceramente, no veo muy claro como encajaria en aqueste nuestro portal un blog sobre recetas de cocina y metodos para dormir a tres niños a la vez. Útil, si. Relevante para la evangelizacion? Pos ya no sé.
15/01/18 10:57 PM
  
Roblete
Yo también me declaro rendido admirador de Palas Atenea.
15/01/18 11:12 PM
  
Palas Atenea
Manoletina: Sé que eres chestertoniana, como la mayoría de las personas con buen gusto. El haberme leído su desperdigada obra al completo, o casi al completo, ha hecho que lo tenga bien calado. Cuando protesta por la idea generalizada de que todas las personas silenciosas, que van por el mundo como en una rumia perpetua de sus pensamientos, sean consideradas sabias y dice que no conoce a nadie que teniendo algo que decir no esté deseando decirlo, se retrata a sí mismo; cuando dice que el pesado es un entusiasta de cualquier tema al que su interlocutor, que es un muermo, no comprende, también se retrata a si mismo.
Yo a G.K.Chesterton le quiero y le quiero porque ambos somos entusiastas y exuberantes, lo que Goethe llamó "afinidades electivas", ambos hemos tenido vidas sencillas y hemos sido felices, ambos preferimos una chuleta y una jarra de cerveza a comidas más sofisticadas, a ambos nos gusta más la gente sencilla que la burguesía... Pero, sin pizca de envidia lo digo, a él el Espíritu Santo le dio diez talentos que devolvió con creces; a mi me dio uno y hago con él lo que puedo. ¡Esa mirada transversal! ¡Esas paradojas! ¡Esos juegos con el lenguaje! ¡Esa capacidad de sacarle todo el jugo a un cajón que no cierra o a un lápiz mordido! Fue el siervo fiel que manejó sus talentos y los hizo fructificar. Modestamente yo trato de hacer algo con mi único talento y celebro que para algunas personas sea interesante, y el Dueño cuando me pregunte que hice con él pondré nombrar a esas personas y dado lo cortito de la donación espero que sea suficiente.
15/01/18 11:25 PM
  
Manoletina
Nada, nada. Ni Chesterton ni moñas.

Comentaristus locutus, causa finita.
16/01/18 12:17 AM
  
blanca
Pues yo me limito meramente a leerles y de vez en cuando opinar. Gracias a Bruno y los comentaristas por sus palabras y enseñanzas, de verdad que vale la pena leerles porque también aportan mucha sal a infocatólica.
20/01/18 8:05 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.