San Bernardo y la gracia

“No es cierto que la gracia haga una parte de la obra y la libertad haga la otra parte; cada una de las dos lo hace todo. La libertad hace la totalidad de la obra y lo mismo hace la gracia. Todo se hace en la libertad y todo se hace por la gracia".

San Bernardo de Claraval, De gratia et libero arbitrio XIV.

Coda: La gran mayoría de las herejías (y tonterías) en materia de la gracia de la historia de la Iglesia se han debido a no haber comprendido esto.

72 comentarios

  
Luis Fernando
La gracia hace posible que seamos verdaderamente libres. Por tanto, no puede ir una por un lado y la otra por otro. No van por vías paralelas. Van por la misma vía.
21/11/17 1:34 AM
  
Bruno
Ni son equivalentes, como si fueran dos hombres que levantan un tronco, el primero por un extremo y el segundo por el otro. La desigualdad es infinita.
21/11/17 1:34 AM
  
Tyto Alba
Claro, conciso y directo. Por si había dudas.

Pero se me antoja que con la última frase vale para explicar cualquier cosa: todo se hace por la gracia.

Y no hay más.
21/11/17 1:35 AM
  
Ricardo de Argentina
Es muy certera tu acotación, LF. Certerísima y certísima. Todo es gracia, incluso la libertad humana. La gracia está antes y por encima de la libertad de la criatura.
Dios concede gratis la libertad para que el hombre pueda salvarse haciendo el bien. Éso es lo que quiere, ésa es Su voluntad.
21/11/17 1:51 AM
  
Bruno
"Todo es gracia"

Así termina la magnífica novela Diario de un cura rural de Bernanos. Quien no se la haya leído aún, que no se la pierda. Merece la pena.
21/11/17 1:54 AM
  
Néstor
Breve y contundente. Leía recién en Bouyer ("Del protestantismo a la Iglesia") que para Erasmo era justamente lo contrario: una parte de Dios y otra parte del hombre. Y que por eso su réplica a Lutero, defendiendo de ese modo el libre albedrío, sólo sirvió para confirmar a éste en su error.

Saludos cordiales.
21/11/17 1:59 AM
  
Néstor
En lo de "todo es gracia", hay que matizar, porque existe la naturaleza, y la gracia es lo que está por encima de las capacidades naturales. El libre albedrío lo tenemos por naturaleza, otra cosa es que necesita de la gracia para poder hacer el bien salvífico, sobrenatural, e incluso, después del pecado original, para poder evitar siempre el pecado aún en el orden natural.

Saludos cordiales.
21/11/17 2:01 AM
  
Bruno
Néstor:

"En lo de "todo es gracia", hay que matizar, porque existe la naturaleza, y la gracia es lo que está por encima de las capacidades naturales"

La teología clásica dice que también la misma naturaleza se puede considerar gracia, en el sentido amplio de don gratuito de Dios, porque ninguno de nosotros ha merecido existir. Es lo que se suele llamar la "gracia natural".

Lo que normalmente llamamos "gracia" es, propiamente hablando, "gracia sobrenatural".

1Co 4,7: ¿Qué tienes que no hayas recibido?
21/11/17 3:28 AM
  
Bruno
Por supuesto, no entendiendo la gracia natural al modo de Pelagio, para quien no había distinción cualitativa entre gracia natural y gracia sobrenatural.
21/11/17 3:41 AM
  
Bruno
Néstor:

"para confirmar a éste en su error."

Sí. Muchas veces los protestantes solo conocen caricaturas del pensamiento católico sobre la gracia y rechazan esas caricaturas con toda la razón del mundo.

En su novela Perder y ganar (también muy recomendable), Newman dedica varias páginas a esas caricaturas, en particular en un momento en que varios protestantes discuten la muerte del Papa de la época y se asombran de que, al morir, el Papa dijera que confiaba únicamente en la misericordia de Dios y no en sus propias fuerzas.
21/11/17 3:47 AM
  
Ricardo de Argentina
Néstor, yo creo que el libre albedrío -potencia natural- si está "des-graciado" no te permite actuar con auténtica libertad, pues fatalmente el pecado original te llevará a pecar. Que me parece que es una de las tesis clave de Lutero, negador que fue del poder de la gracia.
LA gracia rompe ese fatalismo permitiendo la libertad, esto es, que te puedas sobreponer a la tendencia de la naturaleza caída y logres hacer el bien. Siempre que lo quieras, que puede que no.
O sea que sin gracia no habría libertad, sólo habría libre albedrío.
21/11/17 3:55 AM
  
Julio Caro
Ni son equivalentes, como si fueran dos hombres que levantan un tronco, el primero por un extremo y el segundo por el otro.

Lo del tronco es la definición de semipelagianismo. Exactamente contra esto luchó San Agustin primero, seguido de San Tomás y los jansenistas después, estos últimos contra el avatar molinista de la herejía. Una buena exposición del molinismo, en su contradicción con el tomismo, se puede encontrar nel tomo 2 del gran libro de Garrigou-Lagrange sobre Dios.
Como los molinistas fueron los primeros modernistas, precursores de Bergoglio, los jansenistas fueron los primeros tradicionalistas. La lucha continúa. Non praevalebunt.
21/11/17 5:10 AM
  
cosmicom
La salvación de Cristo es una sanación; el enfermo tiene que dejarse sanar por el médico, Cristo; y en esta terapia está la penitencia y el ayuno, y cumplir los mandamientos.

La humildad es hacer el bien sin racionalizarlo, gloriándose sólo en Cristo; como los niños que sólo confían en sus padres,sin que piensen que hacen nada meritorio; lo cual es certísimo.
21/11/17 5:13 AM
  
Oscar
En que se basa que uno que es mas bueno que otro es porque el uno es mas amado por Dios que el otro?
21/11/17 6:44 AM
  
Fulgencio
Gracia es la ayuda del padre y libertad es el esfuerzo del hijo.
21/11/17 8:47 AM
  
josep
la Gracia hace posible el buen obrar.
21/11/17 9:22 AM
  
Luis Fernando
El sobrevalorado Erasmo es una desgracia, una calamidad semipelagiana en pleno siglo XVI.
21/11/17 9:23 AM
  
Luis Fernando
Fulgencio, gracia y libertad son el don del Padre.
21/11/17 9:25 AM
  
Hugo Z. Hackenbush
[D. Hugo, puede usted hacerlo mejor. Incluso en trollear hay grados y este intento es muy pobre. Esfuércese un poco más, hombre. Yo entiendo que es peligroso, porque hacer las cosas lo mejor posible siempre conlleva un cierto riesgo de terminar reconociendo que existe el bien objetivo y por ese camino, si no se tiene mucho cuidado, se llega a Dios, pero sin duda usted será capaz de arrostrar valientemente ese riesgo]
21/11/17 9:42 AM
  
Guillermo PF
Sr. Bruno, hablando de herejías "y tonterías", le cité una vez el episodio de la denominada "lactación de San Bernardo" y no le sentó a usted demasiado bien que digamos. Como si fuera rollo mío. ¡La tradición, hombre, la tradición!
21/11/17 9:45 AM
  
Residente en Fátima
Santa Teresa de Jesús y San Juan de la Cruz entienden esto muy bien cuando dicen que el estado de unión con Dios en este mundo es una unión de voluntades en la voluntad divina. Ese es el efecto de la gracia: sanar la voluntad herida mortalmente la concupiscencia y convertir el cruel libre albedrío (que puede elegir incluso el infierno ) en verdadera libertad que en Dios es plena.
21/11/17 9:54 AM
  
T_Paz
Libertad es un don de naturaleza.

A diferencia de los ángeles en el hombre no solo hay libertad sino necesidad, ésta última por el pecado original. Por eso nuestra libertad no es plena, pues está condicionada por la animal que hay en nosotros, el instinto y los sentimientos.

No podemos disfrutar de la libertad plena de los hijos de Dios propia de los ángeles que carecen de naturaleza animal.

De ahí que sea preciso un nuevo don que no está en nuestra naturaleza, y que por tanto es un don de Gracia, y como tal se puede perder.

Ese don de Gracia es el que te da la plena libertad propia de los hijos de Dios.

Por eso en la obras de la Gracia "la libertad hace la totalidad de la obra y lo mismo hace la gracia".

Esa Gracia de la que habla San Bernardo no es más que Libertad donada que completa la Libertad propia de nuestra naturaleza caída, para constituir la Libertad plena de los Hijos de Dios.

Por cierto, rompo un lanza por Erasmo. Es fácil equivocarse en algo cuando estás luchando por algo importante, y eso le sucedió a Erasmo en su disputa batalla con Lutero respecto a la libertad del hombre. A Erasmo hay que leerlo en su contexto vital, como a Pascal en su lucha contra Descartes, o al mismo San Agustín que en sus batallas respecto a la Gracia y a la Naturaleza defendió posiciones que la propia Iglesia no dio por buenas.





21/11/17 10:00 AM
  
Francisco José Delgado
El lema de todo buen tomista (todo buen teólogo) en este punto debería ser: "totus ab utroque".
21/11/17 10:13 AM
  
Néstor
Sí, obviamente, que la misma naturaleza es un don gratuito de Dios Creador, pero no es gracia en el sentido sobrenatural, como lo dice el mismo término. Esto es importante, porque estrictamente hablando, si la naturaleza es gracia, entonces la gracia es naturaleza: todo termina naturalizándose, como sucede en De Lubac que hace del fin último sobrenatural una exigencia de la naturaleza humana.

Sobrevalorar a Erasmo es una auténtica tragedia cultural !! Una de las figuras más negativas en toda la historia de la Iglesia.

El error de Jansenio fue querer prescindir de la Escolástica para combatir al molinismo. Eso lo llevó a crear una especie de copia católica del calvinismo, negando el libre albedrío en el hombre después del pecado original, pues lo define simplemente como ausencia de coacción externa y no de necesidad interna.

Y es que tiene una visión mecanicista del obrar humano, que sigue necesariamente a la delectación que en el caso sea más fuerte: la de la gracia o la de la concupiscencia.

La gracia eficaz, por otra parte, la concibe, a diferencia del tomismo, como necesaria solamente por razón del pecado original, y no por la necesidad de que toda creatura sea movida a obrar por el Primer Motor ni por la sobrenaturalidad del fin último al que Dios ordena de hecho al hombre.

Por eso, a diferencia del tomismo, entiende que Adán, antes de pecar, necesitaba solamente gracia suficiente, y no gracia eficaz, mientras que después del pecado de Adán, dice, Dios da solamente gracias eficaces, que él llama, además, en coherencia con su negación del libre albedrío, "irresistibles".

Mal favor se les hace a los tradicionalistas actuales haciéndolos jansenistas, es decir, herejes.

En cuanto a la diferencia entre el tomismo y el "jesuitismo", está en que para los tomistas la gracia eficaz lo es de suyo, intrínsecamente, y por tanto no depende del libre consentimiento de la creatura, al que por el contrario suscita, mientras que para los teólogos jesuitas, por lo general, la eficacia de la gracia es extrínseca y depende del libre consentimiento de la creatura, previsto por la "ciencia media" divina.

Saludos cordiales.
21/11/17 10:14 AM
  
Néstor
El pecado original no es lo mismo que la animalidad humana. Ésta estaba ya en Adán antes del pecado, en el estado de justicia original, porque es parte de la naturaleza humana.

Saludos cordiales.
21/11/17 10:21 AM
  
Ramontxu
"La gran mayoría de las herejías (y tonterías) en materia de la gracia de la historia de la Iglesia se han debido a no haber comprendido esto"

Y si pides a los católicos que te expliquen la relación entre la gracia y la libertad te encontrarás con un 99% de herejes.

Porque lo que no se sostiene, no se sostiene. La libertad dirigida no es libertad, uno no puede actuar a través de la libertad de otro sin anular esa libertad.

Y ahora es cuando Néstor dice que no es contradictorio en sentido dividido y así nos convence a todos, incluído el 99% de católicos herejes.
21/11/17 10:39 AM
  
mauricio
Una cosa,

Al tipejo Hugo Z. Hackenbush, ¿ no se le puede bannear ?
A ver si le pillais la IP y lo baneais.

Es un tontarr@ cansino
21/11/17 11:13 AM
  
Oscar
Aquí estoy con Ramontxu, dudo que nadie pueda entender plenamente con la razon, lo que dice san Bernardo de Claraval, ni siquiera Bruno, ni Nestor, que cuando se enzarzan en discusiones sobre el misterio de la predestinación, gracia y libertad, se desatan las disputas entre los mismos infocatolicos y con demostraciones fallidas.
Agredezco la demostración y fundamentación de que alguien es bueno mas bueno que otro menos bueno, porque Dios lo ama mas que a quien es menos bueno. Clave en esta discusión, me parece.
21/11/17 11:17 AM
  
Julio Caro
Un punto importante y muchas veces olvidado sobre el problema jansenista es que el Concilio Vaticano I, con su definición moderada del dogma de la infalibilidad (según los votos de Newman), ha dado razón a los jansenistas en la cuestión de hecho contra los molinistas modernistas. Es hecho que las teses condenadas NO están en el Augustinus de Jansenius y que en cuestiones de hecho los papas SON falibles. Con Bergoglio lo sabemos hasta demasiado.
Otro punto olvidado es que Todas o casi todas las teses molinistas acusadas en las Provinciales fueron oficialmente condenadas por Roma. Pocos lo saben y 3 siglos de propaganda jesuítica lo callan.
Con Bergoglio y la apoteosis de la herejía pelagiano-jesuítica, ha llegado la hora de hacer justicia a los Messieurs de Port-Royal, mártires de la Tradición.
Sobre la oposición de los jansenistas a la escolástica y San Tomás, j'en passe. Obviamente quién lo dice no ha jamás leido una página de Port-Royal.
21/11/17 11:19 AM
  
mauricio
Ramontxu,

"Y si pides a los católicos que te expliquen la relación entre la gracia y la libertad te encontrarás con un 99% de herejes."

Vd. no comprende lo que es un hereje. Para que haya herejía ha de haber primero, conocimiento de la doctrina y segundo, porfiedad en el error.
21/11/17 11:21 AM
  
Roblete
El día que comprendí esto acudí a un confesionario llorando como una magdalena y salí con un gozo que no me cabía en el pecho. Todo es gracia, vaya que sí y Bendito sea Dios.
21/11/17 11:44 AM
  
antonio
Magnifico, claro siempre, primero, y después la Gracia, muy hermoso.Y Necesario.

Seguimos sumisos!!!!!!!!!!!!!!!!!Que Bien se está, lo recomiendo fervientemente, los nietitos, he escuchado en un casamiento de un hijo, verás a los hijos de tus hijos: Los nietos.
21/11/17 11:52 AM
  
antonio
De una magnifica autobiografia, de san Ignacio de Loyola, la primera que lei, en mi vida post converso.
Le llego un libro de Erasmo, le gusto, el Santo, y que Santo!!!, noto, que se enfrió la oración y su dusisima penitencia. Le tomo enquina, y lo prohibio en toda la Compañia de Jesús, y mando que se leyera, a Santo Tomas, y a San Agustin, si viera como está la compañia!!!La Iglesia, lo distingue, por su discernimiento espiritual.
21/11/17 11:59 AM
  
Néstor
Es evidente que la Iglesia nunca retractó el pronunciamiento de Alejandro VII en la Constitución "Ad Sacram beati Petri sedem" de 1656, en el cual definió que las tesis jansenistas habían sido condenadas en el sentido que tienen en el libro "Augustinus" de Jansenio.

Más aún, la doctrina sobre la infalibilidad papal relativa a los "hechos dogmáticos" está reafirmada en "Ad tuendam fidem", de 1998:

"3. Sin embargo, el segundo apartado, en el cual se afirma: «Acepto y retengo firmemente, asimismo, todas y cada una de las cosas sobre la doctrina de la fe y las costumbres, propuestas por la Iglesia de modo definitivo»[10], no tiene un canon correspondiente en los códigos de la Iglesia Católica. Este apartado de la Profesión de Fe es de suma importancia, puesto que indica las verdades necesariamente conexas con la divina revelación. En efecto, dichas verdades, que, en la investigación de la doctrina católica, expresan una particular inspiración del Espíritu divino en la más profunda comprensión por parte de la Iglesia de una verdad concerniente la fe o las costumbres, están conectadas con la revelación sea por razones históricas sea por lógica concatenación."

Ese "sea por razones históricas" incluye los llamados "hechos dogmáticos", como explica la Nota que acompaña al documento:

"En referencia a las verdades conectadas con la revelación por necesidad histórica, que deben ser creídas de modo definitivo, pero que no pueden ser declaradas como divinamente reveladas, se pueden indicar, por ejemplo, la legitimidad de la elección del Sumo Pontifice o de la celebración de un concilio ecuménico, la canonización de los santos (hechos dogmáticos); la declaración de León XIII en la carta apostólica Apostolicae curae sobre la invalidez de las ordenaciones anglicanas, etc."

Sobre tales definiciones dice esta Nota:

"8. En lo que se refiere a la naturaleza del asentimiento debido a las verdades propuestas por la Iglesia como divinamente reveladas (primer apartado) o de retenerse de modo definitivo (segundo apartado), es importante subrayar que no hay diferencia en lo que se refiere al carácter pleno e irrevocable del asentimiento debido a ellas respectivamente. La diferencia se refiere a la virtud sobrenatural de la fe: en el caso de las verdades del primer apartado el asentimiento se funda directamente sobre la fe en la autoridad de la palabra de Dios (doctrinas de fide credenda), en el caso de las verdades del segundo apartado, el asentimiento se funda sobre la fe en la asistencia del Espiritu Santo al Magisterio y sobre la doctrina católica de la infalibilidad del Magisterio (doctrina de fide tenenda)."

Por eso el nuevo apartado del canon en cuestión dice ahora:

"§ 2. Asímismo se han de aceptar y retener firmemente todas y cada una de las cosas sobre la doctrina de la fe y las costumbres propuestas de modo definitivo por el magisterio de la Iglesia, a saber, aquellas que son necesarias para custodiar santamente y exponer fielmente el mismo depósito de la fe; se opone por tanto a la doctrina de la Iglesia católica quien rechaza dichas proposiciones que deben retenerse en modo definitivo."

Saludos cordiales.
21/11/17 12:19 PM
  
Néstor
Los jansenistas, para contrarrestar la condena de las cinco tesis de Jansenio, decían que el Papa es infalible en doctrina, pero no en los "hechos dogmáticos", o sea, que las proposiciones estaban bien condenadas, pero, a diferencia de lo que decía la condena papal, no estaban en el libro de Jansenio con ese sentido herético.

Por eso Alejandro VII definió que fueron condenadas en el sentido que tienen en el libro de Jansenio, y dejó claro con ello que la infalibilidad papal no se extiende solamente a las doctrinas, sino que alcanza también aquellas realidades históricas que de algún modo están vinculadas con la Revelación y con la necesidad de exponerla y defenderla, por ejemplo, el sentido que tienen o no tienen las proposiciones de un autor en un libro determinado. A eso, junto con otras cosas, como las canonizaciones de los santos, etc., se los llama "hechos dogmáticos".

Saludos cordiales
21/11/17 12:24 PM
  
Julio Caro
Las teses no están en el Augustinus. Period.
Su presencia fantasmática en él no es un "hecho dogmático", es un error de facto.
Sería como hoy si Bergoglio, Paglia, Mandariaga escribieran una carta a los cardenales defensores de la Tradición para que condenen la frase "Todos los recasados van al infierno" presente en el texto de los dubia, so pena de excomunión.
Los cardenales responden que condenan absolutamente la frase, pero afirman que no está en el texto de los dubia.
Mutatis mutandis es exactamente eso.
21/11/17 12:48 PM
  
Néstor
Ud. dice que no están, la Iglesia dice que sí, la elección no deja lugar a dudas.

Por otra parte, la estrategia de vincular la desastrosa situación actual de la Iglesia con la causa del jansenismo es inútil. Estamos muy mal, pero eso no nos impone necesidad alguna de abrazar herejías antiguas. Y comparar a Alejandro VII con Paglia es errarle totalmente al asunto.

Saludos cordiales.
21/11/17 1:12 PM
  
JCA
Julio Caro:

«Con Bergoglio y la apoteosis de la herejía pelagiano-jesuítica, ha llegado la hora de hacer justicia a los Messieurs de Port-Royal, mártires de la Tradición.»

Ni de coña, ¡lo que faltaba, que se nos ponga en la disyuntiva de tener que escoger entre dos cosas malas! La falacia es considerar a esos soberbios de Port-Royal como tradicionalistas de nada, cuando fueron rupturistas y convirtieron el catolicismo en una caricatura odiosa, y poner a los jesuitas de aquel entonces como si fueran el horror modernista de hoy en día. Además, las condenas al molinismo fueron a sus planteamientos originales.

Pensaba que el jansenismo estaba extinto, junto con el galicanismo (ambos muy arraigados en Francia), pero vengo observando que, por desgracia, sobrevive en círculos de la FSSPX. Flaco favor hacen a la Tradición.
21/11/17 1:12 PM
  
Palas Atenea
Sí, yo también percibo en Erasmo algo que no acaba de gustarme y eso que, en España, tuvo muchos seguidores.
21/11/17 2:07 PM
  
Bruno
Antonio:

Muy apropiada la anécdota de San Ignacio, gracias.
21/11/17 2:19 PM
  
Pedro
Estimado Bruno
Gracias por el post

Como creo que está relacionado con la herejía protestante que tanto está dando que hablar ahora me viene al pelo para aclarar algunas dudas que arrastro:

Según Lutero el hombre no podía alcanzar la misericordia de Dios por sus propios actos, sino que el hombre pecador experimenta la gracia de Dios, sola y únicamente por la fe en Cristo,

En ese caso, cuando habla de actos se refiere aquí a la libertad no? Es decir, a la disposición del hombre para aceptar y pedir la gracia. También se podría llamar voluntad?

Me gustó mucho lo que comentó una vez creo q el Padre Iraburu o L.Fernando...

Maquineismo. 100% voluntad 0%gracia

Protestantes. 0% voluntad 100% gracia

Católicismo 100% y 100%

Mi duda es que Lutero hablaba de que solo creyendo que Dios te salvaba ya estabas salvado (La sola Fe). Pero tambien defendía la predestinación . Como se entienden ambas cosas? Es que según él, Dios ya creaba a unos hombres a que creyeran y a otros que no?? Si estas predestinado creerás y, si no, no.

Tengo alguna dudilla al respecto. Me parece que hoy en día uno de los males de la sociedad, por un lado es el maquineismo que es propio de la religiosidad natural del hombre, creo, hacer las cosas por tus fuerzas y, otra el halo protestante que existe en ciertas predicaciones o parte de la Iglesia de los últimos años

Lo dicho Bruno, gracias x la entrada. Saludos
21/11/17 2:25 PM
  
Luis Fernando
Julio, tiene usted una fijación con el jansenismo que no parece normal. Sobre todo cuando hoy es prácticamente inexistente.

21/11/17 2:26 PM
  
Bruno
Pedro:

Se refiere usted al pelagianismo, no al maniqueísmo, que es otra cosa.

"Según Lutero el hombre no podía alcanzar la misericordia de Dios por sus propios actos, sino que el hombre pecador experimenta la gracia de Dios, sola y únicamente por la fe en Cristo"

Eso también lo creemos los católicos. La diferencia está en que Lutero pensaba que la gracia actuaba extrínsecamente al hombre, simplemente declarándolo salvado, aunque siguiera en sus pecados. No entendía que la gracia santifica y transforma interiormente al hombre y, si no santifica, es que no es verdadera o que en realidad se ha rechazado.

Por eso las obras son fundamentales, porque son la forma en la que actúa la caridad. Nuestras obras son fruto de la gracia de Dios y a la vez verdaderamente nuestras. En ese sentido, Dios premia con el cielo nuestros méritos, que son verdaderamente nuestros aunque se deban completamente a la gracia que el mismo Dios nos da gratuitamente.

"la disposición del hombre para aceptar y pedir la gracia. También se podría llamar voluntad?"

Incluso para eso hace falta la gracia de Dios (gracia previniente, se llama). La gracia sana nuestra voluntad para que sea verdaderamente libre.

Todos los protestantes, en general, entienden mal la predestinación, porque no entienden bien la acción de la gracia. Lutero es bastante caótico en sus doctrinas. El que expone más sistemáticamente este tema es Calvino, para quien, indudablemente, Dios creaba a algunos para que se salvasen y otros para que no lo hicieran.

En efecto, abunda hoy el pelagianismo moderno (que es peor que el antiguo, porque proviene básicamente de la falta de fe).
21/11/17 2:45 PM
  
Pedro
Eso pelagianismo! Se me fue el santo al cielo (frase que deduzco nunca diría Lutero :)

Es q vengo de oír esas maravillosas tertulias de lágrimas en la lluvia sobre la guerra civil y posguerra, época tratada de forma muy maniquea en nuestro país

Como un libro abierto, gracias
21/11/17 2:57 PM
  
Julio Caro
La "Iglesia" no dice que las teses están donde no están, la Iglesia no dice tonterías. Tras más de 300 años de la condenación, no han podido encontrarlas en el Augustinus. Lo que hay es un error de facto de un papa forzado por los jesuitas y por el rey de Francia. Y sabemos hoy de fide que los papas pueden errar en cuestiones de hecho.
No tengo obsesión con los jansenistas, solo me maravilla la ignorancia arrogante sobre ellos de "teólogos tomistas" que no saben latin y afirman solemnemente que la gracia suficiente es una tese fundamental del tomismo, so pena de transformarse en refrigerador (un verre d'eau svp...).
Digo solo que lean las Provinciales, es un texto profético sobre el actual pontificado y el más genial texto polémico de la historia de la humanidad; no solo los católicos de hoy, sino todo hombre de mediana cultura lo deben leer. Sobre todo antes de pontificar sarcasticamente sobre la gracia.
Valete.
21/11/17 3:20 PM
  
Néstor
¿Tiene por ahí el documento del Magisterio donde dice que la infalibilidad papal no se extiende a los hechos dogmáticos? Además, en castellano se dice "tesis". También sería bueno que adujese el texto del Magisterio que dice que no he leído las "Provinciales". Siempre es bueno que nos saquen de posibles errores de hecho en los que nos encontramos.

Saludos cordiales.
21/11/17 3:38 PM
  
Julio Caro
Para ser un hecho dogmático hay primero que ser un hecho.
Las teses no están en el Augustinus, capito? Esto es un hecho, dogmático o no, pero es un hecho. Los papas no crean hechos o latinistas o "teólogos tomistas" ex nihilo. La presencia de un texto en un libro no puede ser un performativo papal, como tampoco el calentamiento global. No es por decir Bergoglio que sabes latin que podrás leer inmediatamente la Summa en el original. Hay que estudiar. Lo siento.
Un saludo y feliz Navedad.
21/11/17 4:04 PM
  
DJ L
No es tan fácil comprenderlo.
Todo es prestado, está claro, pero también hay que responder a la gracia con la libertad y he ahí nuestra responsabilidad
21/11/17 4:17 PM
  
Meditador
Interesante cita. La Gracia es lo que no está en nuestra mano hacer, no es cierto? No depende de nosotros. Cuando s. Bernardo habla de la libertad, entiendo que se refiere a aquello que sí depende de nosotros. Podemos pensar que sin Gracia no podemos llegar a Dios, y que no sirve de nada usar buesrea libertad, pero S. Bernardo habla desde una dimensión diferente: en esa dimensión, parece que Gracia y libertad son lo mismo, o se trascienden incluso. Entonces la libertad resulta ser Gracia, y la Gracia, libertad. Lo que no depende de nosotros, la Gracia, está YA con nosotros: es la libertad. No es necesario buscar, pedir ni recibir lo que siempre está presente, parece decir. Usando nuestra libertad, estamos Ya recibiendo la Gracia. No hay que pedirla, está aquí ya. Es un enfoque bien distinto al usual.

🙏
21/11/17 5:07 PM
  
carmelo
"La culpa no está en el sentimiento, sino en el consentimiento" San Bernardo
Hoy lo que nos sobra son los falsos pastores que formulan el arte del "atenúan el consentimiento" hasta extinguir la culpa. Que necedad del relbelde pretender que nadie vea.
Tremendo post para implorar intercesión de un gran Santo de la Iglesia Católica.
El siempre, oportuno, Bruno..
21/11/17 5:36 PM
  
Ricardo de Argentina
Meditador, por cierto que el tuyo es un enfoque distinto al usual, pero también -me temo- distinto al enfoque católico. Gracia y libertad no son lo mismo. Y de nosotros depende el EJERCICIO de la libertad, pero la libertad misma no depende de nosotros sino que nos la da Dios.
El libre albedrío, que es un don natural, nos llevaría a vivir de pecado en pecado por la tendencia fatal de nuestra naturaleza herida. Pero la Gracia convierte al libre albedrío en libertad, esto es, en poder hacer el bien, y ello con mérito para nuestra salvación.
21/11/17 5:50 PM
  
Meditador
Ricardo, al hablar de un enfoque distinto al usual, estaba refiriéndome al de S. Bernardo, no al mío.

🙏
21/11/17 6:12 PM
  
Bruno
Meditador:

"Ricardo, al hablar de un enfoque distinto al usual, estaba refiriéndome al de S. Bernardo, no al mío"

Es que eso que dice no tiene nada que ver con lo que dice San Bernardo.
21/11/17 6:26 PM
  
Bruno
Julio Caro:

Me temo que ha llegado ya al límite de la mala educación y la prepotencia. Todo eso de "Capito?", "Period", "pontificar sarcásticamente", "teólogos tomistas" y un largo etcétera sobra por completo. Entiendo que tenga usted una obsesión lindante con la patología, pero eso no le excusa de la cortesía básica en casa ajena.

En cuanto a lo que dice, resulta risible que todo su afán sea asegurarnos que el Papa se puede equivocar, como si el hecho de poder equivocarse fuera sinónimo de haberse equivocado de hecho en este caso, y su gran argumento sea que usted lo dice y es así, "period". Si no ve lo irónico del asunto no puedo ayudarle.
21/11/17 6:33 PM
  
Bruno
Palas Atenea:

Por recordar algo bonito de Erasmo: Erasmo y Nuestra Señora
21/11/17 7:04 PM
  
Bruno
Guillermo PF:

Creo que no lo recuerda muy bien, si es que se refiere a sus comentarios en este artículo: Polémicas matrimoniales VIII: San Jerónimo

Le censuré (en su antigua encarnación de Agustín Zamora) por un comentario irrespetuoso con San Jerónimo.

El patético intento posterior de ridiculizar algo que solo es chocante para el estúpido puritanismo poscristiano no suscitó más que un aburrido silencio por mi parte.

Y, si no le molesta, creo que lo mismo va a suscitar el nuevo intento.
21/11/17 9:10 PM
  
Haddock.
También creo que es un regalo de la Gracia esa extraña combinación entre las honduras teológicas y el humor zumbón llamada InfoCatólica.

21/11/17 9:55 PM
  
Haddock.
Y en cuanto a Erasmo, ese "ecuánime polígrafo dialogante y alejado de todo fanatismo" se merece un post. Anímese Bruno y yo aporto algo.

Tuvo que ser holandés. Ellos tienen junto con Inglaterra la fábrica de la Leyenda Negra contra España y la iniciativa europea en todo tipo de aberraciones morales.
Nosotros los Tercios de Flandes y el gol de Iniesta.

¡Ja!


21/11/17 10:08 PM
  
Meditador
Leyendo todas las contestaciones, no encuentro nada que aclare el asunto, escepto cuando leo a Fulgencio decir que gracia es el don del Padre y libertad el esfuerzo del hijo. Este es un punto de vista correcto, al menos desde una vision habitual. La gracia se da a quien pone los medios para obtenerla. Pero, es eso lo que duce S. Bernardo en esa cita? Yo diría que no. S. Bernardo parece expresarse desde una dimensión diferente, en la que gracia y libertad no son distintas. Eso es lo que me parece. Las palabras apuntan a eso, diría yo. Cómo lo interpreta usted, Bruno? No lo ha dicho.

🙏

22/11/17 12:09 AM
  
rastri
La Gracia es la capacidad que Dios da a sus hijos de ser libres, y responsables, de ser y estar con Él o contra Él.

Es en orden a esta capacidad de ser y estar antes de que este universo existiera que por ls Gracia de Dios el ángel de luz- Luz-Bell-, rebelándose contra Dios y su ser, se convirtió en ángel tenebroso príncipe de las tinieblas - Satanás-






22/11/17 12:22 AM
  
Guillermo PF
Precisamente porque su costumbre de censurar era por entonces irrefrenable, era por lo que echaba mano (como otros lectores) de diferentes nombres. Lo que recuerdo mucho mejor es que ya di las explicaciones y ya le pedí disculpas por ello, pero veo que no se queda usted a gusto si no saca los trapos sucios.

No intento ridiculizar nada, ahí está y ahí lleva siglos, cosa mía no es. Y chocante no es la palabra. Pero que me da igual, como tantas cosas por el estilo. Es notorio que le sienta mal, lo entiendo y mis disculpas de nuevo.
22/11/17 12:35 AM
  
Néstor
En cuanto a los hechos dogmáticos, la doctrina católica es que el Papa puede hacer, si quiere, respecto de ellos una definición infalible. Véase los textos citados por mí arriba de "Ad tuendam fidem".

El ejercicio de nuestra libertad también es de Dios, como Causa Primera, y nuestro, como causas segundas, según San Pablo, San Agustín y Santo Tomás de Aquino.

Al entrar en este tema no hay más remedio que enfrentar las discusiones en torno a la "premoción física" tomista. La eficacia de la gracia quiere decir que la gracia eficaz siempre logra su objetivo, infaliblemente. Esto lo aceptan tanto los tomistas como los molinistas. La diferencia está en que para los primeros es la gracia la que produce el libre consentimiento del hombre, mientras que para los segundos es éste el que hace eficaz a la gracia.

Y no hay otra posibilidad. La gracia eficaz lo es infaliblemente, o bien porque ella misma produce nuestros actos libres (tomismo), subrayando "libres", o bien, porque es aquella que Dios ha previsto con su "ciencia media" que sería libremente aceptada, de hecho, por nosotros (molinismo).

En el segundo caso, Dios depende de la creatura y la salvación del hombre depende en última instancia del hombre y no de Dios.

En el primer caso, estamos ante el misterio de la acción omnipotente de Dios en la libertad de la creatura, lo cual no debería sorprendernos.

Todo intento de "repartir" entre Dios y el hombre en este tema lleva directamente a lo que Bouyer le censuraba a Erasmo. Por un lado, una "parte divina" que no influye para nada en lo humano, y por otro lado, una "parte humana" totalmente independiente de Dios.

Saludos cordiales.
22/11/17 12:47 PM
  
Néstor
En esto se distinguen Lutero y Jansenio: el primero niega el libre albedrío, pero también niega la acción de Dios en el hombre. El hombre no es libre y Dios lo "declara" justo desde fuera, sin tocarlo (queda abierto el problema del acto de fe ¿es fruto sólo de las fuerzas humanas? ¿Es Dios el que cree, no el hombre?).

En cambio, Jansenio niega el libre albedrío porque lo somete a la acción "irresistible" de Dios, que no produce, dice él, necesidad de coacción, pero sí necesidad interna. Porque la voluntad, según él, sigue necesariamente (aquí está la negación del libre albedrío) a la delectación más fuerte, sea de la gracia, sea de la concupiscencia.

Si no hay coacción externa, es porque él toma a su manera el dicho de San Agustín: "nemo delectatur invitus" (nadie se deleita a la fuerza).

Saludos cordiales.
22/11/17 1:08 PM
  
Manoletina
Meditador:
"Leyendo todas las contestaciones no encuentro nada que aclare el asunto"

Jeje. Aunque creo que mas o menos lo entiendo (no se) luego creo que no lo entiendo. Sobretodo al pensar sobre cosas personales y partculares, a mi, por lo menos, se me queda la mente en stand by....

22/11/17 2:57 PM
  
Ricardo de Argentina
"La gracia se da a quien pone los medios para obtenerla." MEDITADOR
---

O sea que según esta opinión tuya, Dios se acomodaría a la decisión del hombre: cuando el hombre pone las condiciones apropiadas, ahí va solícito Dios a cumplir su parte....
¡esto es justamente lo que Néstor condena en su último comentario!:
"(Si) Dios depende de la creatura....la salvación del hombre depende en última instancia del hombre y no de Dios"

Lo cual es, católicamente hablando, un disparate.
22/11/17 3:24 PM
  
Bruno
Meditador:

"Leyendo todas las contestaciones, no encuentro nada que aclare el asunto"

Es que, no siendo usted católico, es difícil que entienda de qué estamos hablando. Este artículo requiere, además, unos ciertos conocimientos de teología.

"Pero, es eso lo que duce S. Bernardo en esa cita? Yo diría que no. S. Bernardo parece expresarse desde una dimensión diferente, en la que gracia y libertad no son distintas. Eso es lo que me parece. Las palabras apuntan a eso, diría yo"

No es así. Se lo parece porque no sabe de lo que se está hablando, me temo.

"Cómo lo interpreta usted, Bruno? No lo ha dicho"

Preguntar esto es como si me pidiera que le explicara toda la Física en un comentario de blog. Para entender este artículo y su interés, hay que conocer la doctrina y la teología sobre la gracia, que es uno de los temás más complicados.

A grandísimos rasgos, conviene saber que en ningún caso San Bernardo (ni ningún otro teólogo católico) identificaría gracia y libertad. Existen dos planos diferentes: el natural y el sobrenatural, lo que puede hacer la naturaleza humana y lo que requiere la intervención sobrenatural de Dios. La mera libertad pertenece al primero, la gracia es el núcleo del segundo. Todas las buenas obras que pueda hacer el hombre no le permiten alcanzar la salvación, porque eso es algo que supera sus fuerzas. La salvación consiste en el perdón de los pecados, la adopción por Dios del hombre como su hijo, la santificación de todo su ser, la inserción en la vida divina de la Trinidad, su entrada a formar parte de la Iglesia y la resurrección de la carne en el último día. Todo eso es imposible para las fuerzas humanas, para la libertad. Se necesita la gracia divina, que, de nuevo a grandísimos rasgos, es la presencia actuante de Dios y los efectos de esa presencia. Dios actúa en el hombre para que el hombre pueda ser santo y practicar las virtudes sobrenaturales: la fe, la esperanza y la caridad.

¿De qué está hablando entonces San Bernardo? Del gran problema que tienen los pensadores a la hora de pensar la gracia. Inevitablemente, pensamos como seres humanos, como criaturas limitadas, y por eso tendemos a imaginarnos a Dios como otra criatura limitada, quizá más poderosa, pero en el mismo orden de cosas que nosotros. Y Dios no es eso.

Por esa tendencia, muchos se equivocan al reflexionar sobre la relación entre la gracia y la libertad imaginando a Dios y al hombre, la acción de la gracia y la respuesta de la libertad, como semejante a la colaboración de dos personas. Se imaginan como si fueran dos hombres que levantan un tronco, el primero por un extremo y el segundo por el otro, como si la libertad y la gracia de Dios colaborasen haciendo cada una una cosa y el resultado fueran las obras de santidad. En esa reflexión, cuanto más hace Dios, menos hace el hombre y, de forma inevitable, cuanta más gracia de Dios, menos libertad humana hay.

Pero no es eso en absoluto. Dios y el hombre no están en el mismo plano, la desigualdad es infinita. Por eso la gracia puede actuar "desde dentro" de la libertad, sanándola y santificándola para que sea más ella misma, para que pueda ser más libre, llevándola a plenitud, de manera que cuanta más gracia de Dios, también hay más libertad. Por eso las buenas acciones son completamente don de Dios, pero también acciones del hombre meritorias, que merecen la recompensa del cielo.

¿Quiere decir eso que la gracia y la libertad son lo mismo? No, al contrario. Quiere decir que, precisamente porque son infinitamente diferentes no compiten la una con la otra.

Por supuesto, habría muchísimos otros temas que tratar para entender bien el asunto, pero espero que esto le dé una idea del tema del que se está hablando.

Un saludo.
22/11/17 3:37 PM
  
Meditador
Por supuesto que me da una 💡. Se ha explicado magníficamente. No hacía falta un tratado, basta con lo que ha escrito, de un modo claro y conciso. No es necesario más. Yo conocía ya todo eso, pero leerle a usted ha sido como poner en claro todos los conceptos.

Usted dice con mucho acierto, que gracia y libertad pertenecen a planos distintos. La gracia pertenece a Dios, y la libertad al ser humano. El ser humano, por sus medios, nada puede. Podria pasarse orando mil años, ayunando, meditando o haciendo actos de penitencia. Podría hacerse monje cartujo, y seguir una vida dedicada a la oración durante treinta años. Aun asi, por sus medios no conseguiría nada (un poco de tranquilidad sí, no seamos tan negatvos😊) pero por mas que pusiera de su parte, no se acercaría ni un paso a Dios.

Solo Dios puede acercar al ser humano a sí mismo, está usted de acuerdo? La gracia es solo suya. Sabemos que la gracia se da gratuitamente, no es verdad? No podemos ganarnosla con nuestras obras (nuestra libertad) No cabe duda de que la gracia de Dios está ya presente, aquí y ahora. No tiene sentido que Dios se la de a unos y se la prive a los demás.

El maesto Eckhart dice en uno de sus sermones, que la virtud mas grande, es la virtud de la santificacion. La santificacion, dice, limpia el alma e ilumina la consciencia. Y la santificacion, forma parte de la libertad humana, pues es algo que entra en nuestro libre albedrio.

La gracia la da Dios gratuitamente. No hay que merecerla. Bien, vamos a dejarnos penetrar por ella, no le parece, Bruno? Gracias por su contestacion.

🙏
22/11/17 5:14 PM
  
Bruno
Meditador:

"No tiene sentido que Dios se la de a unos y se la prive a los demás"

Si Dios fuera una "fuerza" impersonal, no tendría sentido. Pero Dios es alguien y da su gracia gratuitamente a quien quiere. Por eso da unas gracias a unos y otras a otros, según su Voluntad. La gracia no se puede exigir ni está Dios obligado a dársela a nadie. Además de eso, la gracia es una en cuanto a su fuente, pero hay infinidad de gracias diferentes en cuanto a sus efectos y solo Dios sabe qué gracias va a dar a una persona en concreto.

"El maesto Eckhart dice en uno de sus sermones, que la virtud mas grande, es la virtud de la santificacion. La santificacion, dice, limpia el alma e ilumina la consciencia. Y la santificacion, forma parte de la libertad humana, pues es algo que entra en nuestro libre albedrio"

No sé qué diría exactamente Meister Echkart en ese sermón, pero eso seguro que no. Carece de sentido decir que la santificación es una virtud. Virtudes (teologales) son la fe, la esperanza y la caridad y virtudes (cardinales) son la justicia, la prudencia, la fortaleza y la templanza (estas últimas divisibles en muchas otras más concretas).

Precisamente porque santificar es limpiar el alma e iluminar la conciencia, se trata de una obra de Dios. En ese sentido puede que su traducción no esté bien hecha y se refiera a una "fuerza" o "acción poderosa" de Dios en lugar de a una "virtud".

"La gracia la da Dios gratuitamente. No hay que merecerla. Bien, vamos a dejarnos penetrar por ella, no le parece, Bruno?"

Sin duda.
22/11/17 5:50 PM
  
Meditador
Estimado Bruno, he tenido que buscar con cuidado la cita apropiada del sermón de Meister Eckhart, que transcribo aquí (traducida del inglés):

"No encuentro mayor cualidad que la santificación o separación de todas las criaturas"

Por tanto tiene usted razón, M. Eckhart no habla de la santificación como una virtud. Más adelante escribe textualmente:

"La santificación real consiste en esto, que el espíritu permanece inmóvil y sin afectos ante cualquier impacto de amor u odio, gozo o tristeza, honor o vergüenza, como una montaña permanece inmóvil ante una brisa suave"

La cuestión es, ¿puede alguien, por medio de su libertad y de sus obras, hacer que su espíritu permanezca inmóvil y sin afectos? La respuesta última, sería que no, que nadie puede conseguir tal cosa por sus propios medios, por lo que tiene usted también razón aquí. La santificación no es una obra humana, sino una obra de Dios.

Muchas gracias por su interés.
23/11/17 12:57 PM
  
Hugo Z. Hackenbush
¿Será por eso que a Isabel II la llaman su graciosa majestad?
Yo creía que es que sabia muchos chistes
23/11/17 5:43 PM
  
Lo que comentáis aquí lo agradezco mucho porque el tema me importa mucho. ¿Las aportaciones incorrectas las refutáis todas, verdad?. Es para no llevarme a error. Supongo q también habréis publicado algún estupendo resumen en el portal sobre gracia-libertad- naturaleza etc con los errores q ha habido en la historia. Si existe os agradecería adjuntárais el link. Mil gracias!
24/11/17 4:56 PM
  
Luis Piqué Muñoz
En efecto, todo es Gracia. La Gracia no elimina, contradice la Naturaleza, sino que la Confirma, culmina. Todo lo que dicen los Santos es la Verdad y está lleno del Talento ¡como Oro espiritual! del Espíritu Santo. En efecto, la Gracia no se opone a la Libertad, sino que somos Libres sólo cuando hacemos el Bien Inspirados por la Gracia. Y la Libertad no se opone a la Gracia, actuamos bajo la Gracia porque somos Libres y elegimos la Libertad ¡la Gracia, el Bien, la Virtud! Si no hacemos el Bien, no somos Libres ni actúa la Gracia, y si hacemos el Mal, somos Esclavos de Satán. Como no somos Perfectos y somos Libres ¡también aunque no sea Libertad! de no hacer el Bien o hacer el Mal ¡el Libre albedrío, que tantas Veces usamos Mal y torpemente desde Adán y Eva! no siempre podemos hacer el Bien ¡sino seríamos Dios, diosecillos de pacotilla, autómatas sin Libertad! y somos Libres, en sentido restringido, de cometer numerosas Acciones que no son ni Buenas ni Malas, indiferentes, algo Bien y algo Mal ¡Y perdón por liarme, Amigo Bruno! ¡La Lección ¡Magistral y bellísima! como siempre, la da ese Gran Santo, y en breves Palabras! ¡Ahí está la Verdad y la Respuesta, como Bien dices Amigo Bruno, a tantas Herejías! Nada más.
30/11/17 5:10 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.