Creo por las bicicletas

Como bien sabe todo epicúreo que se precie, hacer eses montando en bicicleta es uno de los grandes placeres de la vida. Algunos desdichados solo lo experimentan en la niñez y más tarde lo olvidan, bajo la presión de otros placeres más sofisticados y mucho menos placenteros. Lo cierto, sin embargo, es que puede disfrutarse a cualquier edad si uno conserva la capacidad de admiración común a niños, poetas, filósofos y santos.

En un terreno plano o ligeramente cuesta abajo, la sensación es fantástica. Parece que la bicicleta se moviese sola, deslizándose velozmente al girar, impulsada por el viento o por algún espíritu juguetón que habita en bicicletas, patines y triciclos. Mejor aún, se diría que la bicicleta se hace una sola cosa con su dueño, formando una especie de criatura mitológica, un centauro hombre-máquina, con ruedas en lugar de patas.

Uno podría estar horas disfrutando de la sensación de libertad que ofrece un mundo sin rozamiento, en el que puede moverse a su antojo de un lado a otro y cambiar de dirección sin esfuerzo ni perder velocidad. El cansancio, la inexorable gravedad y los problemas de los simples peatones quedan atrás, olvidados e insignificantes, y el conductor de la bicicleta recorre, triunfante y sin prisas, un reino perfectamente dispuesto para su goce y disfrute.

Como todos los grandes placeres de la vida, es humilde, fugaz y, a los ojos del mundo, intrascendente e infantil. Como todos los verdaderos placeres de la vida, no es casual ni arbitrario, sino que encierra un secreto, un gran Misterio oculto para los que tienen ojos pero no ven y tienen oídos pero no escuchan. Nos habla del cielo.

El ser humano es un ser monstruoso, una mezcla asombrosa y legendaria de opuestos aparentemente irreconciliables: materia y espíritu, cielo y tierra, finito e infinito, bien y mal, muerte y eternidad. Si no cerramos intencionadamente nuestros ojos, podemos entrever el espíritu presente en nuestra materia, anhelar la eternidad en la presencia misma de la muerte, vislumbrar el infinito subidos a la atalaya de nuestra pequeñez y nuestras limitaciones y gustar ya en la tierra una pizca de lo que será el cielo.

Con solo alzar la mirada y dejar, por un instante, de afanarnos por lo que no sacia, nos daremos cuenta de que el gran gozo que se puede encontrar zigzagueando despreocupadamente en una bicicleta, nadando en verano en una piscina o en el mar, patinando, balanceándose en un columpio o incluso saltando en paracaídas de aviones en perfecto estado de funcionamiento es una prefiguración del cielo. A inmensa distancia de lo que será el Reino celeste, por supuesto, pero en la dirección correcta, como una señal de carretera, que no es nuestro destino pero apunta hacia él.

Hemos sido creados para el cielo y todo nuestro ser desea llegar allí, aunque no seamos conscientes de ello e incluso aunque no creamos en su existencia. Como un caballo que piafa nervioso en el establo mientras lo ensillan para dar un paseo por el campo, nuestro cuerpo está impaciente por convertirse en lo que un día, si Dios quiere, llegará a ser: un cuerpo glorioso, a imagen del Cuerpo mismo de Cristo resucitado.

Nadar sin preocupaciones o burlar unos instantes la gravedad sobre una bicicleta nos acerca fugazmente a los cuerpos gloriosos, que, como dice la teología, gozarán de impasibilidad, sutilidad, agilidad y claridad. Los cuerpos de los bienaventurados en el cielo no estarán sometidos a las férreas limitaciones del espacio y las leyes de la física, sino que reinarán sobre ellas, al igual que Cristo resucitado, que pudo aparecerse corporalmente a los discípulos aunque estuvieran reunidos con las puertas cerradas.

También a nosotros Dios nos ha llamado a ser sus hijos y, como hijos del Rey, nuestro destino es reinar sobre el mundo creado, en lugar de vernos esclavizados por el pecado, el sufrimiento y la muerte. Somos una raza elegida, un sacerdocio real, una nación consagrada, un pueblo adquirido por Dios para proclamar las hazañas del que nos llamó a salir de la tiniebla y a entrar en su luz maravillosa.

Por eso cualquier pequeño placer honesto e inocente proporciona tanta alegría a quien sabe apreciarlo. Somos ciudadanos del cielo y, si bien podemos olvidarlo y vender nuestra primogenitura por un plato de lentejas, Dios se encarga de poner en nuestro camino esas pequeñas alegrías terrenas que, sin necesidad de razonamientos o teorías, hablan directamente a nuestro corazón de aquello que deseamos más que ninguna otra cosa.

Todo eso y mucho más podemos experimentarlo con sólo montar en bicicleta o disfrutar de cualquier otro sencillo placer que Dios nos regale. Siempre que abramos los ojos a las maravillas que Dios nos tiene preparadas y sepamos darle gracias en toda ocasión.

Bicicletas, patines y columpios, bendecid al Señor.

27 comentarios

  
Haddock.
Espero que también nos reserve todos los Madelman que no pude conseguir.

:) :) :)

19/06/17 3:55 PM
  
Silvia sueyro
Excelente articulo.Asi es yo me senti siempre libre andando en bicicleta.No cambiemos nuestra primogenitura por un plato de comida!!!! Felicitaciones.
19/06/17 4:27 PM
  
Carlos
Y que juguemos buenas partidas de ajedrez.

"Por mi parte, si me notificaran que dentro de una hora se acabaría el mundo… seguiría jugando mi partida de ajedrez."

San Carlos Borromeo
19/06/17 4:34 PM
  
Jaume
Pronto se inventarán bicis mucho más ligeras y potentes, no las eléctricas. Será cuestión de ingenio. Me reservo tan magnífica alabanza de la bicicleta para cuando llegue el momento.
19/06/17 5:03 PM
  
Tyto Alba
Perfecto, Bruno, perfecto.

Pero....
¿has probado el vuelo sin motor?

Que Dios te bendiga.
19/06/17 5:40 PM
  
Scintilla
Se ve que Dios nos cría y nos junta. A los que hacemos eses con las bicis. Sin prisas ni carreras.
19/06/17 5:56 PM
  
rastri
Los cuerpos de los bienaventurados en el cielo no estarán sometidos a las férreas limitaciones del espacio y las leyes de la física, sino que reinarán sobre ellas,
_________________

Digamos mejor que los bienaventurados seres en el cielo, cuando lleguen, no estarán sometidos al las férreas limitaciones del TIEMPO que pasa.

Antes que existiera el Tiempo limitado solo existía el infinito Espacio. Y el infinito Espacio, que fue, es y será; es de infinita Luz iluminado y de infinita Vida poblada la morada del único Dios; El que siendo Unidad como único Dios; sin dejar de ser Unidad es Dualidad como Luz y Vida que es; y sin dejar de ser Unidad y dualidad es Trinidad, como Dios Padre principio de todo principio infinita Luz que es; como Dios Hijo fin de todo fin, infinita Luz que es; y como medio centro de todo medio centro infinita Vida que es Espiritu Santo que de entre el principio y el fin de este infinito Espacio procede.


En el infinito Espacio, o cielo, donde el Dios que es infinita Luz e infinita Vida tiene su morada y no pasa; no existe el limitado Tiempo que es oscuridad y muerte que se hizo a sí mismo, y pasa.


Y en el medio centro de aquel infinito Espacio perfectamente jerarquizado, de infinita Luz iluminado y de infinita Vida poblado, por rebeldía, apareció el limitado Tiempo que es oscuridad y muerte.

Y aquí el principio del movimiento continuo o control de la energía libre ilimitada: Toda energía libre -(la luz y la vida que de Dios procede) sometida a otra igual en grado y potencia ( la oscuridad y la muerte que se hizo a sí misma limitada) experimenta una tercera energía, libre negativa y de carácter liberalizadora (el pecado, la masa divisible el Tiempo Universo) igual a la potencia de la primera por la potencia de la segunda por infinito. Esta tercera energía ( el universo, la masa, el hombre) está en relación de proporción directa al Tiempo (que pasa) más su naturaleza sometida, e inversa al Tiempo (que pasa) más su naturaleza libre.
Queda deducido pues, que a si como a mayor Tiempo que pasa se corresponde menor naturaleza libre; a menor Espacio vital que no pasa se corresponde menor naturaleza sometida.



19/06/17 6:31 PM
  
Bruno
Haddock y Carlos:

"Espero que también nos reserve todos los Madelman que no pude conseguir."

"Y que juguemos buenas partidas de ajedrez."

Amén.

El cielo es la suma de todos los bienes sin mezcla de mal alguno así que, de alguna manera, esos dos bienes estarán allí. Y mucho más, claro.
19/06/17 6:42 PM
  
Luis Piqué Muñoz
¡Formidable y maravilloso Artículo, Amigo Bruno, lleno de infinita y deliciosa Carga de Profundidad! La Felicidad ¡el Cielo! ¡como el Infierno! ¡Ay! ya existe en la Tierra. Y son los pequeños y largos, extensos momentos que Gozamos gloriosa, espiritualmente ¡Dios, Cristo, el dulce Jesús, el Cielo, el Paraíso ya están en la Tierra, ya los podemos disfrutar, paladear, Triunfar ahora en la corrupta y lmitada Tierra, como nuestro Cuerpo Terrenal! ¡porque todo consiste, todo es el Amor de Dios, el intenso apasionado Amor de Dios! ¡Cada vez que nos dejamos Amar por Dios, el Infinito, la Eternidad, la Felicidad nos inunda y hace estallar y resplandecer como estrellas, el Amor hace nuestro Espíritu divino, nos convierte en Dios, sois dioses ¡no el luciferino seréis como Dioses! y ya aquí en las Penas y Miserias de la triste y putrefacta Tierra podemos Gozar del Paraíso anticipado, el Premio de los bienaventurados, con el cuerpo glorioso por un instante que domina la Materia, y eso no evita sino que sublima y da maravilloso sentido al Sufrimiento, los más cercanos a Dios son los Viejos y los enfermos ¡los Pobres! ¡los más felices! ¡La Felicidad es algo pequeñito y humano, al alcance de todos, que el Creador, el dulce Jesús diviniza con su cálido y dulcísimo Amor! ¡Viva la Felicidad! ¡Viva el Amor! ¡Viva Dios!
19/06/17 6:44 PM
  
Dylanbob
Y los pájaros, todos los pájaros los que tuve y tengo y los que nunca ví ... Un Cielo repleto de pájaros posándose en nuestras manos y cantando en Alabanza...

Dije al Almendro: Hermano, háblame de Dios... Y el almendro floreció. Rabindranath Tagore
19/06/17 6:53 PM
  
Bruno
Jaume:

"Pronto se inventarán bicis mucho más ligeras y potentes".

Lo cierto es que han mejorado bastante desde sus orígenes.


19/06/17 7:04 PM
  
Bruno
Tyto Alba:

"¿has probado el vuelo sin motor?"

Me gustaría, pero a mi esposa no le hace mucha gracia la idea, así que...
19/06/17 9:20 PM
  
Bruno
Dylanbob:

"Y los pájaros, todos los pájaros los que tuve y tengo y los que nunca ví"

Buena frase. Me ha recordado a los versos de Tolkien: "In every wood in every spring / There is a different green"

No hay nada que no lleve el sello de la inagotable Belleza de Cristo.
19/06/17 9:22 PM
  
Albert
Y la moto, Bruno, la moto, que ofrece esos efectos de ingravidez pero multiplicados.
19/06/17 9:24 PM
  
Haddock.
Lo de los Madelman iba un poco de broma (solo un poco, no se equivoque) pero yo que creo absolutamente en todos los Dogmas de la Iglesia, que su Magisterio es el camino más seguro para llegar a buen término y procuro seguirlo con mis escasas y enfermas fuerzas, y que la devoción a la Santísima Virgen es un regalazo para los católicos, siempre me ha desconcertado la desproporción de dar "lo que ni ojo vio, ni oído oyó ni mente imaginó" para un calzonazos como yo que intenta -sin conseguirlo siempre- ser fiel. Aquí falla mi fe.

Por cierto Carlos: 1.P4D, y haga lo que haga, 2. P4AD.

Uno es de Capablanca.



19/06/17 10:54 PM
  
Juanjo
RASTRI

No me diga usted que el espacio es superior al tiempo. porque me da un yuyu....
19/06/17 11:01 PM
  
Carlos
Haddock: ya me gustaría jugar con usted una partidita, pero le saturaríamos los comentarios al bueno de Bruno.

Un saludo cordial.
19/06/17 11:40 PM
  
chico
Hay dos modos de vivir y disfrutar la vida: UNo, fruto del pecado, y es un disfrute frenético, buscando sensaciones, hartarse de novedades porque.... la vida es corta. Pero esto es malo y produce enfermedades corporales, después de las del alma empecatada. OTro, el que aquí se muestra, que es disfrutar la gratuidad, gozar lo simple, lo normal de las cosas y de las personas. Esto es fruto de la santidad y produce sanidad corporal.
20/06/17 9:12 AM
  
Luis López
"Pero como está escrito: "lo que el ojo no vio, ni el oído oyó, ni se le antojó al corazón del hombre, eso preparó Dios para los que le aman" (1 Cor. 2,9).
20/06/17 9:30 AM
  
rastri
Juanjo RASTRI No me diga usted que el espacio es superior al tiempo. porque me da un yuyu.... _______________ Digamos mejor que hay dos tipos de espacios: Uno- el celestial- que es de infinita Lu iluminado y de infinita Vida poblado como morada del infinito Dios; Sin mácula de Tiempo, de oscuridad y muerte, limitada. Y otro espacio -el temporal- o limitado- el que como luz y vida limitada está sometido a otro igual al llamado Tiempo de oscuridad y de muerte que limitado, donde el Hombre morada. Lo digo en el axioma del Principio del Movimiento Continuo o Control de la Energía libre Ilimitada (PMCCELI): Toda energía libre( o espacio de luz y de vida) sometida a otra igual en grado y potencia ( o el tiempo de oscuridad y de muerte)... EN NUESTRO UNIVERSO COMO EQUILIBRIO NEGATIVO SÍ; El espacio, vital, como luz y vida, en grado y potencia, es igual al mórbido tiempo como oscuridad y muerte. Esto no quiere decir que llegado el momento, el Dios que todo lo puede, no vaya a romper este equilibrio negativo temporal insuflando de su Espiritu en el Hombre. Y el Tiempo que pasa o Universo de oscuridad y muerte, como tumba del Hombre, no vaya a abrirse y desaparecer.
20/06/17 7:44 PM
  
Falco Lombardi
Ya que a esas vamos, tal vez haya galaxias enteras hechas de chocolate 😋 (eso de tener qué cuidarse el azúcar lleva a uno a querer ganarse el cielo. Bien se dice que Dios obtiene bienes de cualquier cosa... y bueno, si Nuestro Señor comió ya resucitado...).
21/06/17 12:18 AM
  
Palas Atenea
Yo creo por los pájaros: golondrinas, palomas, gaviotas, vencejos, canarios y por el mar. Todos los días cambia, hoy estaba enfadado, ayer también, anteayer sonreía. A veces es verde, como hoy, y otras azul, a veces es plata y otras oro... Cientos de golondrinas chillando y volando a gran velocidad encima de la iglesia y yo viéndolas desde el mar, haciendo cruces en el cielo mientras rezaba. ¿Hay algo más grande que eso?
21/06/17 9:39 AM
  
Pedro
Sí, la sonrisa de un bebé.
21/06/17 10:57 PM
  
Pedro
Y la sonrisa de un anciano.
21/06/17 10:58 PM
  
Pedro
Las risas de los niños son preciosas y las palabras de los ancianos con sus hijos y sus nietos son el amor de Dios.
21/06/17 11:04 PM
  
Néstor
Eso, las 64 casillas, una especie de bicicleta mental (en los raros momentos, digo, en que uno juega bien). ¡Y San Carlos Borromeo, socio del club, lo que se viene uno a enterar!

Saludos cordiales.
23/06/17 2:14 AM
  
antonio
Los niños,veo a mis neñitos, con sus ojos bellos y hermosos, mirada de asombro, no le rompan la inocencia!!!!!y veo a los niños de mi patria y a los jovenes, y los quiero también mucho, son el futuro. Las personas mayores con su experiencia, el dolor tremendo como soy médico siempre con el sufrimiento, en la soledad los atienden la familia, cuando está la mentablemente, no mucho. Los vecinos tienen que atender a los enfermos, para mi es muy doloroso, la soledad del dolor y la de una persona unica e irrepetible San Juan Pablo II, y la de un Dios, como habla el Cardenal Sarah, la vida es un infierno. Muchas veces lo primero me alegra, los niños, pueden gritar en la iglesia, no me molestan, me molesta la desacralización, aunque gracias a Dios, es mucho menor, la falta de consideración a CRISTO, en el Sagrario, la falsa humanización, se nota afuera, hay hermanos que los veo, y los quiesiera ayudar, son personas recientes en la Iglesia, oro siempre por ellas,. Frente a Cristo hay que experimentar que uno siempre esta empezando.Y si leen estas lineas fuera de la re Santa Misa que trato de vivir, para humanizar, los ayudaré.
Que Dios te bendiga, bendiga a tus niños, y siempre sumisos, es la alegria más grande que tengo en la tierra y estudiar la belleza del conocimiento.
26/06/17 12:27 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.