La causa de Cristo siempre está en su última agonía

Por alguna extraña razón, las verdades más terribles de nuestra religión siempre me consuelan de una forma especial en mi debilidad. El pecado original, las infidelidades de Israel, la agonía y la muerte de Cristo, la traición de Pedro y los apóstoles, los innumerables pecados de clérigos y seglares en la historia de la Iglesia y el Juicio Final siempre han sido para mí una garantía de que la fe católica es cierta y no una teoría humana más o menos placentera, una mera ideología que somete la realidad a moldes estrechos y falsos.

Es cierto, soy débil, pecador, inconstante, necio y nada de fiar, pero precisamente por eso, cuando soy débil, entonces soy fuerte. Porque la salvación no depende de mí, sino de Cristo, que ha vencido al mundo. Es cierto, la Iglesia es un desastre, sus dirigentes a menudo parecen empeñados en destruirla, sus soldados rehúyen la batalla, sus santos escasean y da la impresión de que hasta sus vírgenes se han dormido. Pero sabiendo que esto había de suceder, Cristo la amó y se entregó por ella, para santificarla.

Con el deseo de animar a los lectores en estos tiempos difíciles, traduzco para el blog un pequeño texto de Newman (de sus tiempos anglicanos) en el que el gran cardenal hablaba de estas cosas. La Iglesia siempre ha sido un desastre y siempre lo será hasta el último día. Por supuesto, esto no quita gravedad a la situación actual, pero sí nos da una perspectiva diferente, de eternidad. Poned los ojos en las cosas de arriba y no en las de la tierra.

………………………………

En verdad, cuando analizamos toda la historia del cristianismo desde el principio, encontramos que no es más que una serie de problemas y desórdenes.

Cada siglo es como los demás, pero, para aquellos que viven en él, parece peor que todos los tiempos anteriores. La Iglesia siempre está enferma y permanentemente débil, llevando siempre en su cuerpo el morir de Jesús, de modo que se manifieste también en su cuerpo la vida de Jesús.

Siempre parece que la religión está a punto de perecer, que los cismas triunfan, que la luz de la Verdad se apaga y que sus defensores huyen derrotados. La causa de Cristo siempre está en su última agonía, como si solo fuera cuestión de tiempo que sea definitivamente derrotada uno de estos días. Los santos siempre están desapareciendo de la tierra y Cristo siempre está llegando. De este modo, el Día del Juicio está literalmente a las puertas y es nuestro deber estar esperándolo siempre, sin desanimarnos por haber dicho tantas veces “ahora es el momento", antes de que, en el último momento, contra lo que esperábamos, la Verdad vuelva a levantar la cabeza.

Esa es la Voluntad de Dios al reunir a sus elegidos, primero uno y luego otro, poco a poco, en los días soleados entre tormenta y tormenta o arrebatándolos de las garras del mal, incluso cuando las olas baten con mas furia.

Bien hacen los profetas en exclamar: ¿Cuando llegarán a su término, Señor, estas cosas asombrosas?, ¿Cuánto ha de durar este misterio? ¿Por cuánto tiempo este mundo que perece será conservado por las débiles luces que se esfuerzan por sobrevivir en su atmósfera malsana? Solo Dios sabe el día y la hora cuando se cumplirá lo que ha de pasar, como Él siempre nos advierte. Mientras tanto, nos consuela contemplar lo que ha sucedido en el pasado, para que no desesperemos ni nos desalentemos ni nos angustiemos por los problemas que nos rodean. Siempre ha habido problemas y siempre habrá problemas; son nuestra heredad.

Levantan los ríos su voz, Levantan los ríos su fragor, pero más que la voz de aguas caudalosas, más potente que el oleaje del mar, más potente en el cielo es el Señor.

Beato John Henry Newman, Conferencias sobre el oficio profético de la Iglesia, Conf. 14.

26 comentarios

  
Bruno

PUBLICIDAD RELACIONADA:



Título: San Atanasio contra el mundo
Autor: F. A. Forbes
Páginas: 92
Colección Santos, Nº 6
Editorial Vita Brevis

San Atanasio vivió en tiempos turbulentos para la Iglesia. Arrio y sus seguidores negaban que Jesucristo fuera verdaderamente Dios, intentando hacer el cristianismo menos escandaloso a los ojos del mundo. A pesar de que el Concilio de Nicea condenó sus enseñanzas, los arrianos se extendieron por toda la Iglesia con ayuda de los emperadores romanos.


Puede adquirirse directamente a la editorial y también en diversos distribuidores a través de Internet, como Amazon.com, Amazon.es, lulu.com, itunes, Barnes & Noble, Scribd, Kobo, 24 Symbols, Inktera, etc.



20/03/17 2:59 PM
  
Néstor
Por eso digo yo que leer Historia de la Iglesia es lectura espiritual de primera categoría. En los tiempos actuales hay que revolver las páginas de Llorca, Hertling, Lortz, o cualquier buen historiador católico de la Iglesia. Eso sí, ojo con Alberigo, que es progre.

Saludos cordiales.
20/03/17 3:09 PM
  
Guillermo
Néstor: ¿Vale Jedin?
20/03/17 3:46 PM
  
Néstor
Jedin tiene mucha información, pero es de tendencia progresista, más moderado, pienso, que Alberigo.

Saludos cordiales
20/03/17 4:39 PM
  
Haddock.
A mí me estremece, me desconcierta y me asusta, que Cristo-Dios espere algo de un calzonazos como soy yo. Que siempre esté ahí, aguantando con infinita paciencia mis desvíos, errores y pecados, y de cuya amorosa mirada jamás podré sustraerme.
La Iglesia parece que va de culo, -Bocasanchas, herejes, cobardes silenciosos- pero en la Eucaristía, la Confesión, la Adoración, y en la gotiita más pura del lagar de la humanidad, esto es, la Santísima Virgen, tengo la extraña sensación de que no pasa nada, que no debo desesperar porque todo está controlado.

Por cierto: Hablando de historias de la Iglesia, no olvidemos los 14 volúmenes de Daniel Rops.. A mi juicio, la mejor.

20/03/17 4:47 PM
  
Percival
Néstor: Fliche-Martin. Si se tiene mucho tiempo.
Bruno: Newman, magnífico como siempre. Recto, preciso, y ¡breve!
20/03/17 4:49 PM
  
Juvenal_
Qué consuelo nos trae el gran Newman!!!
Leyéndolo me he acordado de otro texto no sé de C S Lewis o de Chesterton que habla que a cualquier católico le basta recordar la multitud de los Santos cuyo visión es capaz de aterrorizar a los demonios pues es como un potente ejército terrible con sus banderas desplegadas al viento.
Lo que no sabía es que Newman era devotísimo de la Virgen María, tengo un libro del editorial Monte Carmelo con escritos marianos del beato Newman que me encanta.
20/03/17 5:10 PM
  
Juan Mariner
La Iglesia siempre ha tenido problemas, uno tas otro; si ha aguantado 2.000 años es porque la sustentan desde Arriba, pero desde abajo también hacemos lo que podemos para que los infiltrados del Maligno no se salgan con la suya.
20/03/17 5:30 PM
  
Oscar
Has llenado mi alma de esperanza, he vuelto a confiar y a sonreír
Gracias
20/03/17 5:57 PM
  
Juan Stuse
Estimado Bruno: Las zozobras no se eliminan pensando que en todas las épocas ha habido problemas IGUALES para la Iglesia. Por el contrario, este es un error que provoca mayor desesperanza porque la realidad no puede ocultarse ni minimizarse sin sucumbir al engaño, y su gravedad descoloca a las conciencias desinformadas.
La actitud correcta es entender los signos de los tiempos - que la Iglesia está en vísperas de su muerte TEMPORAL, análoga a la de Cristo (Catecismo nº 677) y que su actual situación es la culminación sin parangón de un proceso. .
Esto lo explicó muy bien Karol Wojtila en los Estados Unidos, dos años antes de ser Papa, durante su intervención en un congreso eucarístico. El texto es fácil de encontrar en la red y conviene leerlo ENTERO.
20/03/17 6:25 PM
  
chico
Por eso, lo mejor....¡ Rezar rosarios!. ¡Y cuantos más, mejor !.
20/03/17 6:42 PM
  
Sss
-No podrán vencer eternamente! -dijo Frodo.
20/03/17 7:38 PM
  
Luis Fernando
Por gracia de Dios, de la mano de Newman y de los Padres de la Iglesia regresé a la fe católica. Y es cierto lo que dice en ese texto que nos ofrece Newman. La historia de la Iglesia está plagada de crisis. Pero es igual de cierto que las circunstancias actuales no han tenido parangón por razones que no me voy a poner a explicar ahora. Baste con que diga que creo que esta crisis es peor que la arriana. Aun así, sigue siendo más actual que nunca el consejo del Beato inglés.
20/03/17 7:46 PM
  
Roberto Ibarra Videla
Luis Fernando

Creo que es similar a la Arriana la que al parece nunca fue totalmente superada. Esta lleno de bautizados arrianos que en el fondo desconocen la Divinidad de Jesucristo. De allí nace la cantidad de sandeces que cualquier teólogo(a) de 3/4 sostiene. Con todo, gran palabra del Beato Inglés nos entrega Bruno que nos sostiene. La Paz.
20/03/17 8:31 PM
  
Curro Estévez
No estoy de acuerdo con que la Iglesia siempre ha sido un desastre. Siempre ha sido mejorable porque los hombres de Iglesia son de barro, en ciertos momentos muy mejorable, pero lo de ahora sobrepasa todos los límites porque está en solfa, además de otros aspectos cruciales, la doctrina misma, discutida y despreciada desde altísimas jerarquías, lo que resultaba inimaginable hace años.
Nosotros, los adultos, a duras penas podemos soportarlo, yo al menos, pero ¿y las nuevas generaciones? A ver cómo le decimos a nuestros hijos que hay que creer en la fe de la Iglesia, pero según qué se predique y quiénes lo prediquen porque ahora es irreconocible si no se discierne convenientemente. Estoy con Luis Fernando, la situación que vivimos en la Iglesia es ahora peor que cualquier otra: Es la identidad católica la que está en juego. Newman tendría mucho que decir de vivir en esta pesadilla.
Lo que me consuela es comprobar que hay cristianos más preparados que yo que comparten esta misma impresión, y no ocultan su preocupación como si fuese un pecado nefando. Y, claro que sí, el saber que el Señor no nos desamparará en las tribulaciones que nos restan por pasar.
20/03/17 9:14 PM
  
Luis López
Nunca olvidemos que la imagen que define con exactitud lo que es nuestra fe es un crucificado.
20/03/17 9:58 PM
  
Ricardo de Argentina
La crisis arriana fue provocada por los emperadores que querían una religión más "razonable". Y consiguieron muchos consagrados lamebotas y con altísimos cargos que les rieron las gracias.
Esta crisis también está causada por el Poder. Pero éste ni quiere que se hable de Dios, ni de un orden inmutable, ni de naturalezas ni de esencias. Y también cuenta con obsecuentes arrastrados que venden sus jerarquías por un plato de lentejas. Y en todos los niveles. Esto es muchísimo más grave porque no es que se quiera determinado tipo de religión, sino que no se quiere ninguna religión.

Ambas crisis tienen en común el intento de los poderosos de poner a la religión a su servicio, acomodándola a sus categorías mentales y a sus intereses terrenos. Con Arrio fracasaron por causa de San Atanasio y tantos otros. Con Lutero et al. triunfaron en media Cristiandad. Ahora vienen a por todo.

El tte.Cnel. Alonso, argentino, un francotirador de Dios y de la Patria insobornable, grafica la resistencia de quienes nos atrevemos a enfrentar al mundo de esta manera cuasi humorística: "Nos tienen rodeados, ¡no los dejemos escapar!".

20/03/17 10:05 PM
  
Marisa
Ya sea ésta la peor crisis de la Iglesia, o sea una más entre todas, no hay dudas acerca de la existencia de dicha crisis (otra cosa es empeñarse en negar la realidad). Pues bien, Dios ha de estar brindándonos su gracia "a baldazos" y, al "estilo de Dios", sin hacer ruido, bastándole el silencio del compromiso férreo de nuestra siempre débil voluntad. No podemos ver todo el panorama, pero no deja de estar porque no podamos verlo. Nos pide a cada uno lo que ya nos dio, y si parece que nos pide más será porque ya nos dio más.
21/03/17 6:44 AM
  
Un hombre que...
Gracias por esta belleza. Y siempre gracias y en todo momento al Padre que nos sostiene en nuestra debilidad, nuestro dolor, y ocasiones, nuestra breve desesperación. La Virgen Madre también está a nuestro lado. Ningún miedo ni ningún mal pueden prevalecer!!!!
21/03/17 10:34 AM
  
Néstor
Sí, Fliche-Martin es muy buena, por lo que conozco de ella. Daniel-Rops también, aunque leyendo a Paupert, que fue socio suyo en cuestiones editoriales, me entero de que era de tendencia más bien liberal, aunque no lo manifestaba mucho.

No sé si será histórica, pero es gráfica la anécdota de aquel Cardenal a quien Napoleón amenazó con destruir a la Iglesia: "¡Emperador! ¡En 18 siglos no hemos podido destruirla nosotros!"

Saludos cordiales.
21/03/17 1:27 PM
  
Esteban de Alemania
Al leer el artículo, la frase de Newman sobre que "La Iglesia siempre está enferma ...", me ha hecho reflexionar sobre lo que últimamente se ha puesto de moda decir: que la Iglesia estaría enferma de autoreferencialidad y la terapia consisitiría en "salir" de sí misma. Dejando de lado el gran margen de amigüedad interpretable tanto de ese diagnóstico como de la terapia sugerida, la lectura de "Dominus Iesus" me ha hecho entender de donde viene esa idea y hacia donde apunta -me refiero ahora a la idea actualmente difundida, no a la de la frase de Newman-. Parece provenir de una concepción de "reinocentrismo" visto en oposición a un supuesto “eclesiocentrismo” del pasado. Acerca de esto, la Declaración "Dominus Iesus" de la Congregación para la Doctrina de la Fe dice en su punto 19:

"Al considerar la relación entre Reino de Dios, Reino de Cristo e Iglesia es necesario, de todas maneras, evitar acentuaciones unilaterales, como en el caso de « determinadas concepciones que intencionadamente ponen el acento sobre el Reino y se presentan como “reinocéntricas”, las cuales dan relieve a la imagen de una Iglesia que no piensa en sí misma, sino que se dedica a testimoniar y servir al Reino. Es una “Iglesia para los demás” —se dice— como “Cristo es el hombre para los demás”... Junto a unos aspectos positivos, estas concepciones manifiestan a menudo otros negativos. Ante todo, dejan en silencio a Cristo: El Reino del que hablan se basa en un “teocentrismo”, porque Cristo —dicen— no puede ser comprendido por quien no profesa la fe cristiana, mientras que pueblos, culturas y religiones diversas pueden coincidir en la única realidad divina, cualquiera que sea su nombre. Por el mismo motivo, conceden privilegio al misterio de la creación, que se refleja en la diversidad de culturas y creencias, pero no dicen nada sobre el misterio de la redención. Además el Reino, tal como lo entienden, termina por marginar o menospreciar a la Iglesia, como reacción a un supuesto “eclesiocentrismo” del pasado y porque consideran a la Iglesia misma sólo un signo, por lo demás no exento de ambigüedad ». Estas tesis son contrarias a la fe católica porque niegan la unicidad de la relación que Cristo y la Iglesia tienen con el Reino de Dios."

Así que aquellos que, en aras de la construcción del Reino -como siempre lo quieran entender- prometen "curar" la Iglesia de sus enfermedades, recetándole su automarginamiento -cuando no autodemolición- y menosprecio de sí misma y recomendándole en cambio tirarse a los brazos del mundo "afuera" -tanto más distante de la Iglesia tanto mejor-, para que este le infunda sangre supuestamente fresca y sana, no obran -como nos hacen creer- en mayor fidelidad al Evangelio, sino que siguen su propia ideología inmanentista, que no soporta ver a la Iglesia como una realidad esencialmente sobrenatural, como el Cuerpo Místico de Jesucristo, verdadero Dios y verdadero hombre. La forma cristiana de vivir las enfermedades y debilidades de la Iglesia en cambio es, sufriéndolas y soportándolas por amor a Cristo y su Iglesia, en el espíritu expiatorio con que Cristo sufrió y cargó con nuestras enfermedades -nuestros pecados- en su Santa Pasión, Cruz y Muerte. Las enfermedades de la Iglesia se curan santificándonos y no menospreciando la Esposa de Cristo.

Incluso parece a estas alturas, que aquellos "reinocentristas" quieren divorciarlo a Cristo de su verdadera Esposa, la Iglesia, porque -dada las marcas de su antigüedad- ya no estaría atractiva para nuestra época, y arrejuntarlo a la fuerza en Amores con una ramera, la Leticia tan mundanamente maquillada y llena de misericordia incondicional como carente de la luz de la Verdad, siempre dispuesta a justificar de antemano todos los pecados, supuestamente inevitables debido a las siempre grises situaciones, en vez de perdonarlos una vez arrepentidos y confesados como lo que son: negros a la blanca luz de Cristo. Pero la Iglesia no es sólo un signo, potencialmente intercambiable por otro, sino una realidad mística, divina y humana, inmaculada desde su Cabeza divina y constituída por miembros humanos maculados, "immaculata ex maculatis", como decía San Ambrosio. Y porque la santidad de su Cabeza supera infinitamente los pecados de sus miembros, es justamente llamada santa y prefigurada y representada por la Santísima Vírgen, Madre de Dios, Inmaculada desde el primer momento de su existencia, su Concepción.

En esta ahora de la última agonía de la Iglesia de Cristo en la tierra, nos puede ser un gran consuelo, saber con el Catecismo de la Iglesia Católica (675-677), que sólo pasando por esta "prueba final que sacudirá la fe de numerosos creyentes", "a través de esta última Pascua en la que seguirá a su Señor en su muerte y su Resurrección", "la Iglesia [..] entrará en la gloria del Reino", que "no se realizará, por tanto, mediante un triunfo histórico de la Iglesia en forma de un proceso creciente, sino por una victoria de Dios sobre el último desencadenamiento del mal que hará descender desde el cielo a su Esposa."
22/03/17 5:48 PM
  
Claudio
1. Estimado amigo. La Iglesia (Cuerpo Místico de Cristo del cuál es Cabeza) no es un desastre ni lo podría ser por su propia naturaleza, origen Divino. Cuando uno advierte que es de origen Divino también advierte claramente que con otro origen (humano) no hubiera sobrevivido. Los que somos un desastre somos algunos de los humanos que formamos la "pata" humano terrena de la historia, no todos claro....pero bueno....
2. Pero la Fe requiere y enseña que "de la Lectura del santo evangelio según san Lucas 21, 12-19 En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
-«Os echarán mano, os perseguirán, entregándoos a las sinagogas y a la cárcel, y os harán comparecer ante reyes y gobernadores, por causa mía. Así tendréis ocasión de dar testimonio. Haced propósito de no preparar vuestra defensa, porque yo os daré palabras y sabiduría a las que no podrá hacer frente ni contradecir ningún adversario vuestro. Y hasta vuestros padres, y parientes, y hermanos, y amigos os traicionarán, y matarán a algunos de vosotros, y todos os odiarán por causa mía. Pero ni un cabello de vuestra cabeza perecerá; con vuestra perseverancia salvaréis vuestras almas.»
3. Es la perseverancia en la Fe la que triunfa, es muy difícil y está llena de tropiezos, pero está garantizado el resultado.
Mt 15 "22. En esto, una mujer cananea, que había salido de aquel territorio, gritaba diciendo: «¡Ten piedad de mí, Señor, hijo de David! Mi hija está malamente endemoniada.» 23.Pero él no le respondió palabra. Sus discípulos, acercándose, le rogaban: «Concédeselo, que viene gritando detrás de nosotros.» 24.Respondió él: «No he sido enviado más que a las ovejas perdidas de la casa de Israel.» 25.Ella, no obstante, vino a postrarse ante él y le dijo: «¡Señor, socórreme!» 26.El respondió: «No está bien tomar el pan de los hijos y echárselo a los perritos.» 27.«Sí, Señor - repuso ella -, pero también los perritos comen de las migajas que caen de la mesa de sus amos.» 28.Entonces Jesús le respondió: «Mujer, grande es tu fe; que te suceda como deseas.» Y desde aquel momento quedó curada su hija."
Abrazo en Cristo Nuestro Señor
22/03/17 8:49 PM
  
Luz
...¡¡Qué precioso texto de Newman !!. Mil gracias por recordarnos estas palabras tan lúcidas y llenas de Fe.
Un saludo!
23/03/17 12:18 AM
  
Javier Ejías
Si este hombre hizo "regresar" a la "fe católica" a LF, hay que retirar sus libros de la venta.
Menudo ladrillo nos ha dejado, cuando ya pensábamos que nos habíamos librado de él.
24/03/17 12:32 PM
  
Luis Piqué Muñoz
La desesperación es la Trampa, el engaño del Diablo ¡el Padre de la Mentira! La Esperanza es una Virtud bellísima, cardinal, primaria, que nos lleva a la Fe espléndida y la ferviente y amorosa Caridad ¡la Misericordia! Es Cierto que el Mundo siempre ha sido y será pecador y Monstruoso ¡aquí ya está el Paraíso y el Purgatorio, pero sobretodo ¡Ay! el Infierno! pero nunca como Hoy el Pecado transcendental ¡Vital! que no Perdona Dios, Jesús ¡El Pecado contra el Espíritu Santo, confundir ¡y defender, propagar! el Bien por Mal y el Mal por Bien! Y es paradigma se esta época siniestra de Fascismo democrático y satánico y todopoderoso Nazifeminismo la fanática y odiosa supuesta antidiscriminación ¡no Discriminar el Bien del Mal, sino a la Cárcel o esquilmado con Multas disparatadas ¡fascistas! y abusivas! ¡Los Ultimos Tiempos! Por fin, qué Gran y Hermosa Verdad es que un solo Hombre ¡Cristo, Jesús! ¡los Santos! ¡los Héroes! son capaces de la Omnipotencia que les regala Dios amoroso y apasionado ¡la Pasión siempre de estos mártires, de Dios, Jesús! y que asusta y es mucho más reprimida por el Poder ¡Hormigas a Cañonazos! que sabe que es el Peligro Real mucho más que cualquier Grupo opositor ¡que carece del Amor, la Fe y la Valentía, el Ejemplo de un Hombre solo! Y finalmente ¡queridísimo Amigo Bruno, que escribe como los Angeles! qué débil y Pecador es el Hombre ¡yo el primero, un Pervertido, Gran Pecador, Carne de Infierno! y qué Grande, qué Majestuosidad de Cristo Rey en su Infinito y eterno Amor que ennoblece y hace ¡Ay! poderosa, importante a esta despreciable, modesta y humilde Criatura ¡y sobretodo siente el cálido, dulce y Tierno afecto Eterno e Infinito del Creador que la convierte en Dios! Nada más.
24/03/17 6:38 PM
  
Marisa
Esteban de Alemania: gracias por transcribir ese texto de la Declaración "Dominus Iesus". Me ha permitido constatar y comprender qué sucede.

Saludos cordiales
25/03/17 4:39 AM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.