Sois reyes

Como llevamos varias semanas de artículos polémicos, necesarios pero fatigosos, creo que es buena idea traer al blog palabras de aliento, de gracia y de esperanza, así que he traducido para los lectores parte de un texto del Beato John Henry Newman. Se trata de uno de los sermones parroquiales que pronunció cuando aún era anglicano. Uno no puede evitar pensar que ojalá muchos sacerdotes católicos predicaran al menos como el Newman anglicano.

Este sermón en concreto versa sobre la ocasión en que David venció a Goliat con su honda, siendo todavía un muchacho. La formación bastante pelagiana que tantos han recibido hace que a menudo se tome la Escritura como algo puramente moral, pero la buena noticia es que los misterios anunciados se cumplen hoy en nosotros. Newman sabe que todo el Antiguo Testamento se cumple en Cristo y, por Él, también se cumple en nosotros. Leída así, la Escritura es el libro más emocionante que se ha escrito nunca, porque no sólo habla de luchas, batallas, aventuras, misterios y victorias maravillosas, sino de nuestras luchas, batallas, aventuras, misterios y victorias maravillosas en Cristo.

Que lo disfruten.

…………………………………………….

Todos los cristianos son reyes a los ojos de Dios; son reyes de su reino invisible, de su mundo espiritual, de la Comunión de los Santos. Parecen iguales que los demás hombres, pero llevan coronas en la cabeza y se cubren con vestiduras gloriosas y los ángeles los sirven, aunque nuestros ojos corporales no lo vean.

Así son todos los cristianos, de alta o baja condición, que permanecen en el estado en que los puso el santo Bautismo. El Bautismo os introdujo en este estado bienaventurado. Dios no esperó a que hicierais algo bueno para bendeciros. ¡No! Sabía que no podiais hacer nada bueno por vosotros mismos, así que se acercó primero a vosotros; os amó antes de que vosotros lo amaseis a Él; os encomendó una tarea que primero os hizo capaz de cumplir. Os introdujo en un estado nuevo y celestial, de manera que estéis seguros mientras permanezcais en él.

No os dijo “obedecedme y os daré un reino", sino “he aquí que os regalo un reino gratis y antes que nada; ahora obedecedme, porque podéis hacerlo, y permaneceréis en él". No os dijo “obedecedme y entonces os entregaré el Espíritu Santo como recompensa", sino “os entrego ese gran don para que podáis obedecerme".

Primero da y después ordena. Nos dice que lo obedezcamos, pero no para obtener su favor, sino para que no lo perdamos. Estamos enfermos e indefensos. No podemos complacerle. No podemos mover nuestras manos ni nuestros pies. No nos dice “curaos primero y os recibiré", sino que inicia nuestra curación, nos recibe y solo entonces dice “aseguraos de no volver atrás, protegeos y cuidado no volváis a caer; manteneos lejos del peligro".

Esta es vuestra situación, hermanos míos, a no ser que os hayáis separado de Cristo. Si estáis viviendo en su fe y en su temor, sois reyes, reyes del Reino invisible y espiritual de Dios. Y eso aunque, como David, no seáis más que pastores de ovejas o de vacas, trabajéis con vuestras manos, seáis los criados de una familia u os dediquéis a otro trabajo humilde. La mirada de Dios no es como la mirada de los hombres. Él os ha elegido.

[…] Y ahora, preguntémonos quién es nuestro Goliat. ¿Con quién tenemos que luchar? La respuesta es sencilla: nuestro Goliat es el demonio. Tenemos que luchar contra Satanás, que es más temible y poderoso que diez mil gigantes y que ciertamente nos destruiría si Dios no estuviera con nosotros, pero, bendito sea su nombre, Él está con nosotros. El que está en vosotros es más poderoso que el que está en el mundo. […]

Cuando Satanás os ataque, recordad que ya estáis consagrados y entregados a Dios. Sois de su propiedad. No tenéis nada que ver con Satanás y sus obras. Sois siervos de otro. Os habéis desposado con Cristo. Cuando Satanás os ataque, no temáis ni vaciléis, sino orad a Dios y Él os ayudará.

Decid con el mismo David a Satanás: “Vienes contra mí con espada, lanza y escudo, pero yo voy contra ti en el nombre del Señor de los Ejércitos”. “Tú vienes contra mí con la tentación, te gustaría seducirme con los placeres efímeros del pecado, querrías matarme o, mejor dicho, querrías hacer que yo me matase amí mismo con pecados de pensamiento, palabra y obra, te gustaría hacer de mí un suicida, tentándome con malas compañías, conversaciones vanas, espectáculos agradables y fuertes impulsos del corazón. Querrías que profanase el día del Señor con alborotos y te gustaría mantenerme lejos de la Iglesia y hacer que mis pensamientos fueran donde no deberían. Deseas tentarme para que me emborrache, maldiga, blasfeme, me mofe, mienta y robe, pero yo te conozco: tú eres Satanás y yo vengo contra ti en el nombre del Dios vivo, en el nombre de Jesucristo mi Salvador. Es un nombre poderoso que puede hacer huir a los enemigos. Al escuchar el nombre de Jesus tiemblan los demonios y pronunciarlo ahuyenta los malos pensamientos. Vengo contra ti en su nombre, que todo lo puede y todo lo conquista".

David llevaba un cayado; mi cayado es la Cruz, la santa Cruz en la que sufrió Cristo, en la que me glorío y que es mi salvación. David eligió cinco piedras lisas del arroyo y con ellas abatió al gigante. Nosotros también tenemos armas, que no son de este mundo sino de Dios, armas que el mundo desprecia, pero que son poderosas en Dios. David no tomó espada, lanza ni escudo, sino que mató a Goliat con una honda y una piedra.

Nuestas armas son igual de sencillas e igual de poderosas. La Oración del Señor es una de esas armas: cuando estemos tentados, alejémonos de la tentación, arrodillémonos con seriedad y solemnidad y dirijamos a Dios la oración que el Señor nos enseñó. El Credo es otra arma, igualmente poderosa por la gracia de Dios e igualmente despreciable a los ojos del mundo. En momentos difíciles, también podemos usar como arma uno o dos textos bíblicos, como hizo nuestro Salvador cuando se vio tentado por el demonio. El sacramento de la Cena del Señor es otra arma, aún más poderosa, santa, misteriosa y vivificante, pero igualmente sencilla. ¿Qué es más sencillo que un poco de pan y vino? En manos del Espíritu de Dios, sin embargo, son fuerza de Dios para nuestra salvación.

Dios nos conceda la gracia para usar las armas que nos ha entregado, para no descuidarlas y para no usar nuestras propias armas. ¡Que Dios nos conceda usar sus armas y vencer con ellas!

John Henry Newman, Sermones parroquiales, Sermón 4: La vocación de David

23 comentarios

  
Tyto Alba
¡Benditos tiempos en que los pastores aún animaban y exhortaban a luchar contra el demonio!
13/02/17 2:10 AM
  
Diego
Bendito sermón!
13/02/17 4:03 AM
  
Falstaff
Una maravilla.
13/02/17 7:23 AM
  
Bendito sea el Nombre del Señor
¡Bendito sea Dios ahora y por siempre!
¡Nuestro auxilio es el Nombre del Señor que hizo el cielo y la tierra!
13/02/17 8:15 AM
  
Bendito sea el Nombre del Señor
¡Bendito sea Dios ahora y por siempre!
¡Nuestro auxilio es el Nombre del Señor!
13/02/17 8:16 AM
  
keparoff
¿Qué parecido hay entre este sermón espiritual, y claramente católico, aunque sea anglicano, y los tostones progre asistencialista con el que nos bombardean hoy en nuestras iglesias? ¿qué tiene que ver esta fe con la cosa de ahora?

Este domingo el Evangelio fue sobre el divorcio, ese texto clarísimo donde Cristo en persona nos dice que no podemos divorciarnos de nuestra mujer, ni podemos irnos con una mujer divorciada. No hay discernimientos, ni psicologismos extraños.

La homilía, que esperaba con verdadero interés para ver como cuadraban el círculo, fue... sobre Manos Unidas.

Sin disimular, leyeron un texto plúmbeo del obispo, que nos instaba a no tirar comida a la basura, y no sé cuántas idioteces similares.

Se me ocurre, ahora que traes a Newman a escena, que una posible solución a la crisis que vivimos, podría ser crear un Ordinariato Católico en la Iglesia católica.

Un conjunto de parroquias donde nos dejen en paz y nos prediquen cosas antiguas y católicas.

13/02/17 9:07 AM
  
Guillermo PF
keparoff:

"leyeron un texto plúmbeo del obispo"
Esa frase, por desgracia, suele ser una redundancia. Pero no menos grave es que solamente le prestemos atención al obispo cuando saca el látigo contra los mismos de siempre. Suerte que no es lo habitual ni lo generalizado (que por algo será).

"que nos instaba a no tirar comida a la basura, y no sé cuántas idioteces similares"
Sí, vamos. A los que rebuscan en los contenedores, a los negritos esqueléticos de Etiopía o a los treintañeros que no alcanzan ni para poder casarse "honradamente", a todos esos les parece una idiotez los langostinos que nosotros tiramos a la basura... una cosa bárbara.
Pero sí, lo mismo del párrafo anterior, al obispo es mejor hacerle caso cuando se pone cañero. Lo demás son mariposadas.

"Un conjunto de parroquias donde nos dejen en paz y nos prediquen cosas antiguas y católicas".
Antigüedades sabes perfectamente dónde te las van a poder proporcionar. Y como los demás también sabemos a dónde acudir, pues aquí paz y después gloria.
13/02/17 9:23 AM
  
rastri
Somos reyes. Vale

-Mi reino no es de este mundo dijo el Rey de reyes. Y terminó como terminó.

-Pues yo no quiero ser rey de este mundo.
-Yo, en este mundo, nunca triunfé ni triunfaré. Ni cátedra con qué decir, tuve, sin hacer reír; ni bolsa con qué mercar y obligar a reír. Solo serví.

-Señor tú me dices que yo soy rey, le dije, que desciendo de reyes;
Que soy puerta de reino y reyes que cierra y nadie abre: Y que me amas.
Que antes de que todos los astros tornaran en mi rededor ya existía yo. Y me tienes aquí sirviendo a doquier y por doquier .

¿Para qué tanto servir?
-Para que nadie pueda decir que no serviste-. me
replicó.
13/02/17 9:51 AM
  
José María Iraburu
Gracias, Bruno.
Siempre viene bien que nos confirmen la fe católica maravillosa sobre la acción de la gracia de Dios, que nos da hacer lo que nos manda, lejos de luteranismos, quietismos, pelagianismos, semipelagianismos, etc.
"Es Dios quien obra en vosotros el querer y el obrar según su beneplácito"(Flp 2,13)
13/02/17 10:16 AM
  
Palas Atenea
Guillermo: ¿A dónde podemos acudir?
13/02/17 11:06 AM
  
Pepito
Pues sí Keparof, no estaría nada mal un Ordinariato para católicos cavernícolas y retrógrados. Puesto que hay que ser misericordiosos e inclusivos con todos, que nos incluyan también a los que pensamos distinto, en modo cavernícola, dentro de la Iglesia católica. Si la diversidad enriquece, también nuestra diversidad puede ser enriquecedora.
13/02/17 11:51 AM
  
Beatriz Mercedes Alonso (Córdoba - Argentina)
Excelente. Muchísimas gracias, Bruno. Que Dios te lo pague con creces. Bendiciones.
13/02/17 1:10 PM
  
Emilio
Pero Bruno, ¿puede salir algo bueno de la pérfida Albión?; y siento que tú me contestas (en este blog) "ven y verás" con ese precioso sermón parroquial del beato John Henry Newman. ¡Gracias!.
Por cierto, ¿conoces tú a ése tal que utilizó el pseudónimo de "copa amarga" para contestarme (y de qué maneras) a una pregunta que te había dirigido yo a ti en el blog del día 28-01-2017? Ni lo había leído antes ni lo he leído después, ¡y mira que le han dado oportunidad si es consecuente con su forma de pensar!.
13/02/17 9:25 PM
  
Almudena1
Quien así predica ama de verdad y da la vida por sus ovejas. Sabe bien Quien le envía, sabe bien lo que está en juego, es un auténtico creyente. Por eso sus palabras calan y hacen al hombre querer ser mejor.
Bruno, una joya.
13/02/17 9:38 PM
  
Yolanda
Edificante hermosura este sermón.
13/02/17 11:33 PM
  
Marisa
Gracias Bruno!! También yo necesitaba palabras de aliento, de gracia y de esperanza.
14/02/17 12:05 AM
  
Milagros
Buen sermón y gran actor Quique San Francisco.
14/02/17 7:57 AM
  
Javier Ejías
Yo soy republicano
14/02/17 12:03 PM
  
Pedro
Bruno,
Habría sido diferente este sermón del Newman catolico?
Quiero decir, habría añadido o suprimido algo en él?

Gracias
15/02/17 11:25 PM
  
Palas Atenea
Pedro: Creo que no. Los sermones del Cardenal Newman en su etapa anglicana son perfectamente católicos porque el pertenecía al Movimiento de Oxford y nunca estuvo muy lejos del Catolicismo.
Es más, si no me lo datan, soy perfectamente incapaz de saber si es un sermón de su etapa anglicana o católica.
Su conversión fue un paso que dio que, por ejemplo, C.S.Lewis no dio nunca aunque sus tesis eran más cercanas al Catolicismo que a la Low Church.
El anglicanismo tiene el problema de ser tan abierto que oscila entre el puritanismo, el catolicismo e incluso un ateísmo light. Hay que tener en cuenta que no nació a causa de una herejía concreta sino del capricho de un rey, por lo tanto quedó sumamente indefinido. Ya Hugh Benson dice que, según la parroquia que le tocara, se daba importancia o no a la confesión y había muchas diferencias entre unas y otras, esa fue una de las razones que le impulsó hacia la Iglesia Católica cuyos fundamentos eran más sólidos.
Hoy en día, en cambio, y al paso que llevamos esa solidez parece desmoronarse.
16/02/17 11:07 AM
  
Palas Atenea
Solo había unos temas concretos que los anglicanos suprimieron y que sacaban constantemente a la palestra: el Purgatorio que negaban, el culto a la Virgen que no tenían y la cuestión del idioma vernáculo como lengua de la iglesia en sustitución del latín (lengua papista). Es difícil encontrar alusiones a la Virgen María, aunque curiosamente en el Medievo Inglaterra se llamaba a sí misma Dowry of Mary (The Wilton Dyptich, 1935) y esa misma inscripción constaba en los colegios españoles que acogieron a jesuitas ingleses en Valladolid y Sevilla.
Sin embargo, la dulía fue suprimida en el anglicanismo. Por lo tanto será difícil encontrar un sermón del Cardenal Newman de ese periodo que haga alusión a la Virgen María porque hubiera sido demasiado escandaloso.
Después de la Gran Guerra la cesura que los anglicanos hicieron entre la Iglesia Triunfante y la Peregrina dejó a las viudas, hermanas, novias y madres inglesas sin comunicación con sus muertos, ya que su iglesia cortaba con esto-no sé cómo entienden la Comunión de los Santos-y después del funeral ya no se rezaba por ellos, ni se encendían velas ni se ofrecían misas (cosa lógica si no creen en el Purgatorio). Tal cosa produjo tal angustia que cientos de personas recurrieron al espiritismo.
16/02/17 11:32 AM
  
Palas Atenea
Perdón: The Wilton Dyptich es un cuadro de 1395 no de 1935 como veo ahora que había puesto. Y esto entronca con el acto en la catedral católica de Westminster en el que se consagrarán Inglaterra y Gales al Inmaculado Corazón de María, es decir que vuelven a ser Dowry of Mary. ¡Alabado sea Dios y María Santísima!.
16/02/17 9:32 PM
  
Javier Ejías
Los reyes no sirven para nada.
Me gustan más los presidentes elegidos por todos.
23/02/17 1:18 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.