¿Una cosa es ser bueno y otra ser tonto?

En el último post, un lector hizo una interesante consulta:

“Con respecto a la frase tan manida “una cosa es ser bueno y otra ser tonto”, siempre tengo dudas. Está claro que hay que ser paciente y perdonar siempre, pero, ¿qué pasa cuando alguien cercano, y para colmo también perteneciente a la Iglesia, tiene comportamientos maliciosos o mezquinos que no cambian? ¿Cuál es la frontera entre la paciencia y aguantar una toxicidad que encanalla la fraternidad o directamente la destruye? La única respuesta que he encontrado es que el perdón requiere al menos la voluntad de cambiar por parte del agraviador, con lo que siempre hay que ofrecer la paciencia y el perdón, pero con la colaboración del que parece empeñado en ofender”.

Es una buena pregunta. A mi entender, en este caso de aparente conflicto de deberes, antes de hablar de la paciencia, conviene hablar de la caridad, que es superior a ella. Por lo tanto, debemos partir de que Cristo nos enseñó a amar a los enemigos. Cuando alguien “tiene comportamientos maliciosos o mezquinos que no cambian", eso lo único que quiere decir es que continúa siendo tu enemigo. Y, por lo tanto, sigue siendo de aplicación la regla fundamental: amar a los enemigos. Por eso dice San Pablo en la primera carta a los Corintios que el amor cristiano, la caridad, todo lo aguanta, todo lo cree, todo lo espera, soporta todo, no se acaba (1Co 13,7-8).

“Todo”, significa “todo” (con la gracia de Dios, por supuesto). Cuando te flagelen, expongan al escarnio público, insulten, escupan y crucifiquen, entonces puedes empezar a pensar si ya has hecho bastante por amor… E, inmediatamente, te darás cuenta de que eso palidece al lado de que el mismo Dios haya sufrido esas cosas por nosotros. Todo lo que podamos sufrir por caridad hacia los demás no es nada en comparación con la caridad que Dios ha tenido con nosotros. En ese sentido, siempre debemos ofrecer el perdón por las ofensas que alguien nos hace, aunque, como se ha indicado, es posible que el interesado no quiera aceptar ese perdón. Ni siquiera el mismo Dios nos obliga a aceptar el perdón si no lo queremos. De ahí la existencia del infierno.

Así pues, es falso que haya que ser buenos pero no tontos, en el sentido de que “todo tiene un límite” y sólo haya que tener caridad o ser buenos hasta ese límite. Por eso dice San Pablo que los cristianos somos tontos por Cristo. Por eso San Pedro nos pide: no devolváis mal por mal, ni insulto por insulto, sino al contrario, responded con una bendición, porque para eso habéis sido llamados, para heredar una bendición (1Pe 3). Por eso el mismo Jesús nos llama a poner la otra mejilla, a dar la túnica al que nos robe el manto, a orar por los que nos persiguen. ¿Es eso actuar como tontos? Si lo es, ojalá todos los cristianos seamos tontos. Tontos por Cristo.

Dicho eso, no hay que confundir “amar” con otras cosas. Amar cristianamente no es lo mismo que permitir cualquier cosa, que callar cuando se debe hablar, que fingir que está bien lo que está mal, que dejar que se dañe a otras personas, etc. Confundir esas cosas es otro tipo de tontería, que sí es incompatible con la verdadera bondad.

Amar es buscar el bien del otro. Y el bien del otro puede requerir que, en algunos casos, callemos ante una ofensa, pero en otros que nos opongamos a ese comportamiento. Por ejemplo, recuerdo unos padres que tuvieron que prohibir a uno de sus hijos, ya crecido, que entrara en su casa, porque dañaba a los demás hijos y los llevaba por mal camino. Esos padres actuaron por amor (y con gran sufrimiento). Si no hubieran actuado así, habrían faltado a la caridad para con sus otros hijos.

En este contexto, conviene recordar que la paciencia es una de las dimensiones de la virtud cardinal de la fortaleza y consiste en soportar el mal invencible. Pero la fortaleza tiene otra dimensión, que es la de la valentía, para luchar contra el mal vencible. Estos padres tuvieron que ejercer la fortaleza en su aspecto de valentía para cumplir su obligación de defender a sus hijos. Lo mismo puede decirse de las autoridades (y especialmente las eclesiásticas), que tiene el deber de defender a los pequeños y débiles que han sido puestos a su cuidado.

Del mismo modo, la caridad puede requerir que corrijamos al que obra mal, porque el primero que es perjudicado por el pecado es el que peca. Es más, por muy grave que sea el perjuicio que te pueda causar a ti, siempre es mayor el daño que él mismo sufre, porque el mal moral es infinitamente peor que el físico. En ese sentido, “callar y aguantar” puede ser en ocasiones faltar a la caridad para con el que obra mal y necesita que le ayudemos a salir de ese mal.

Como la caridad también debe ejercerse con uno mismo (amarás al prójimo como a ti mismo), en algunos casos uno tiene el deber de apartarse de otra persona, porque estar cerca de ella te hace daño o incluso te lleva a pecar. Por eso la Iglesia permite la separación de los esposos en casos graves, por ejemplo. En esos casos, persiste el deber de amar, pero a una distancia prudencial.

En todos estos casos, hay que actuar con caridad, pero eso tampoco implica necesariamente hablar con dulzura. Puede haber alguien que necesite dulzura y puede haber otro que lo que necesita es dureza y franqueza, aunque duelan. Generalmente, como ya dijimos otro día, generalmente conviene tratar con dulzura y consolar al pecador arrepentido que sabe que ha hecho al, mientras que el que se cree bueno, el satisfecho de sí mismo y el que hace daño a los indefensos suelen necesitar que se les hable con dureza. Basta observar la forma tan distinta en que el mismo Cristo trató a la adúltera o a Zaqueo, por un lado, y a fariseos, saduceos o Herodes, por otro. El Señor trataba a todos con caridad (porque Él es la Caridad misma), pero usaba la dulzura o la dureza según conviniese en cada ocasión.

Se pueden dar muchos más ejemplos, pero estos bastan para entender que no se debe confundir el amor cristiano a los enemigos, que está basado en la verdad y en el bien real de las personas, con idealizaciones pacifísticobuenistas y politicamentecorrectoides.

Entendamos bien el amor cristiano para no ser tontos en el mal sentido de la palabra. Una vez bien entendido lo que es amar cristianamente, sea nuestro lema: siempre caridad, en todo caridad y a todos caridad. Sin límite y aunque el mundo nos considere tontos. En esto consiste el amor, en que siendo nosotros pecadores, Cristo murió por nosotros. Si Él pudo hacer esta divina tontería para salvarnos, ¿cómo no vamos a ser nosotros tontos por Cristo?

35 comentarios

  
Roberto Ibarra
Perfecto. Gracias. La Paz .
03/08/16 3:52 AM
  
José María Iraburu
Esa es la verdad de Cristo y de la Iglesia en el mundo.
La luz incide en las tinieblas no para destruirlas, sino para iluminarlas.
Es muy distinto.
Si la luz se vela, se atenúa, se debilita, para facilitarle al mundo su recepción, el mundo sigue en penumbras y sombras de muerte.
........................
¡Más luz! ¡Más Evangelio! ¡Más Cruz, escándalo para los judíos y locura para los paganos!
In hoc Signo vinces.
03/08/16 6:58 AM
  
Pedro
Bruno
Y donde estaría la frontera entre el amor al enemigo, no resistirse al mal... Y actuar en legitima defensa?
Porque la Iglesia también nos enseña a proteger a los mas débiles..por ejemplo ante el ataque del cura en Normandia un cristiano esta llamado a protegerle y si es necesario terminar con el agresor no?
Como se explica esta situación??

Abrz
03/08/16 9:31 AM
  
Palas Atenea
El bueno puede parecer tonto ante los ojos de los "listos" de este mundo, pero los tontos no parecen buenos sino simplemente tontos. Hay un libro que se llama "La bondad insensata" de Gabriele Nissim que trata, precisamente, de que en algunos tipos de bondad extrema hay un punto de insensatez debido a que es difícilmente explicable su comportamiento.
Quizás lo de insensato sea más preciso que lo de tonto. Cuando alguien llega a perjudicarse a si mismo por ayudar a otro o por un elemental sentido de la justicia no hay rastros de tontería pero, para muchos, podría parecer insensatez.
"A donde fueres haz lo vieres" es un refrán que previene sobre la insensatez de significarse: el cristiano tibio es más sensato que el fervoroso; el silente más sensato que el que amonesta; el que reclama sus derechos sin importarle los de los demás es más sensato que el pone ambos en paridad, etc...
Es más que evidente que el campesino que no es capaz de establecer relación entre la palabra racimo y la palabra uva no es bueno sino cortito del todo. Mi padre era bueno, según aclamación popular, y era capaz de atender una petición de ayuda hasta agonizando pero, en cambio, también era singularmente agudo en los juegos de palabras y muy ameno. Jamás nadie lo tomó por tonto, mas bien lo contrario.
03/08/16 9:38 AM
  
JUAN NADIE
Como siempre lo que dices esta muy bien y el tema no puede ser mas interesante.
Probablemente el eje del cristianismo es el perdón y la misericorida, bien entendida, no como salvoconducto para hacer lo que se quiera.

El perdón es imperativo, pero si uno te roba un coche, y te pide perdón y no te lo devuelve, ni hace esfuerzos por pagártelo, ¿Cómo gestionas ese perdón y ese amor por tus enemigos? Hay un perdón básico que es no odiar y rezar por tus enemigos, pero, si no te quiere devolver el coche o pagarlo, entiendo que no tienes que ir mas allá de ese perdón básico, y que no tendrías ni que hablarle.
Y en el perdón hay dos excepciones muy importantes que a menudo se olvidan en el evangelio, salvo que otro me corrija: Una los pecados contra el Espíritu Santo, y el perdón del conyuge que sufre una infidelidad, al que se le permite separarse por mucho que la otra parte este sinceramente arrepentida, sin que eso suponga ningún tipo de demérito por su parte.
03/08/16 9:53 AM
  
Palas Atenea
El bueno suscita muchas reacciones en los demás, reacciones que van desde considerarlo un insensato hasta la envidia secreta.
"La envidia de la virtud/hizo a Caín criminal" dice Machado, y hay muchas ocasiones en que se quita al virtuoso de en medio porque sus acciones interpelan a los demás y los dejan en evidencia. Han tenido que pasar tres generaciones para que en Alemania veamos liceos con el nombre de Willi Graf, cuarteles con el nombre de Anton Schmid o gimnasios con el nombre de Cato Bontjes van Beek. Durante décadas estos nombres estuvieron enterrados en el olvido y, en los últimos diez años, han aparecido. Para que el mundo creyera que nadie podía hacer nada contra los nazis, que fue lo que los alemanes se pusieron de acuerdo en decir, estas personas no podían aparecer. En el segundo milenio los "tontos" han resurgido del olvido y ya no son tales sino ejemplos a seguir. Ya no importa las acciones que parecieron insensatas en su momento. En cuanto a los "insensatos" anónimos, son legión, y para eso está el lema de los carlistas: "Para Dios no hay héroe anónimo" y los buenos tienen mucho de heroico, en las muchas acepciones que tiene esa palabra: desde ofrecer la hacienda o la vida hasta aguantar enfermedades dolorosísimas sin que el clima familiar se vea afectado por ello.
03/08/16 10:03 AM
  
rastri
¿Cuál es la frontera entre la paciencia y aguantar una toxicidad que encanalla la fraternidad o directamente la destruye?
_____________


Yo te lo diré.

La frontera está allí donde el poder de este mundo, en nuevo Pecado original, puede poner en peligro de salvación hasta a los elegidos de Dios.

De aquí que Dios dijo al Hombre:

-Debes destruir este mundo; Mira que si la ciencia de la investigación de la genética (en nuevo Pecado Original) llega hasta donde ves; Hasta los elegidos perderán la fe.

Y el Hombre, con trémula voz y turbado por tal requerimiento, dijo a su Dios:

¿Cómo lo haré, Señor; Cómo lo podré hacer?

Y el Señor dijo al hombre:
Te baste que Yo inunde con mi espíritu el equilibrio negativo de la oscuridad y muerte que sofoca la luz y la vida que tu eres; para que de esta ruptura se produzca una reacción en cadena de divisiones progresivas a potencia de potencia de todo lo que en tu mundo, siendo opaca y oscura masa carbónica, es sea destruido.
03/08/16 11:36 AM
  
doiraje
Excelente post, Bruno. ¡Qué pocos entienden y practican lo que aquí has explicado! Muchas gracias; este post ha sido para mí un consuelo.
03/08/16 12:11 PM
  
Palas Atenea
rastri: ¡Esa sintaxis! La destrucción de la sintaxis es la destrucción del pensamiento racional, y lo tuyo va siendo peligroso.
03/08/16 2:04 PM
  
Bruno
Pedro:

"Y donde estaría la frontera entre el amor al enemigo, no resistirse al mal... Y actuar en legitima defensa? Porque la Iglesia también nos enseña a proteger a los mas débiles..por ejemplo ante el ataque del cura en Normandia un cristiano esta llamado a protegerle y si es necesario terminar con el agresor no? Como se explica esta situación??"

Buena pregunta. La respuesta tiene dos partes:

1) Fíjate que Cristo dice "al que te golpea en una mejilla, preséntale también la otra". No dice "si golpean a tu vecino en una mejilla, pon la otra mejilla de tu vecino". Es decir, te anima a no resistirte al mal que te hacen a ti, no al que le hacen a otros.

De hecho, tenemos el deber de defender a los demás, especialmente a aquellos que nos han sido encomendados. Un padre tiene el deber de defender a sus hijos y, si no lo hace, está pecando. Un gobernante tiene el deber de defender a sus gobernados y, si no lo hace, está pecando. Un obispo tiene el deber de defender a sus ovejas de los lobos y, si no lo hace, está pecando.

Un gobernante no debe poner la otra mejilla de sus gobernados, ni un padre la de sus hijos, ni un obispo la de sus fieles, porque no son sus mejillas para poner.

Del mismo modo que uno responde al mal con bien por amor a la persona que le causa ese mal, uno debe defender a sus hijos por amor a esos hijos. Defenderlos no es una falta de amor, sino una exigencia de ese amor. Cristo nos manda amar al enemigo, pero está claro que también al amigo, al hijo, etc. Es más, nuestro deber de amar al amigo, al hijo, etc. es mucho mayo que nuestro deber de amar al enemigo, porque son más prójimos, ya que están más próximos.

2) Incluso cuando el ataque es contra uno mismo, tenemos el derecho de defendernos contra el que nos ataca. También podemos no resistirnos al mal, para parecernos más a Cristo y seguirle de cerca, pero no es obligatorio. Es lo que se llama técnicamente uno de los consejos evangelico, como el voto de castidad o de pobreza. Un consejo, no un mandato. La diferencia está en que incumplir un mandato es pecar, mientras que no seguir un consejo es solamente vivir de forma menos perfecta.

La parábola del joven rico lo muestra de forma muy clara. El joven rico cumplía los mandamientos desde pequeño, algo que es estupendo. Al verlo, Jesús le dice: Si quieres ser perfecto, vende tus bienes y sígueme. Pero él no quiere hacerlo. Esa decisión no le lleva al infierno ni nada por el estilo (como sí le llevaría al infierno incumplir los mandamientos), pero sí le priva de las obras maravillosas que Dios habría hecho en él si hubiera dejado todo para seguir a Cristo. Imagínate: quizá habría sido uno de los apóstoles, un gran santo de la Iglesia, el evangelizador de Mongolia o de Japón, donde hoy habría millones de católicos. ¿Quién sabe?

Si no ha quedado claro, dímelo.
03/08/16 2:56 PM
  
Bruno
D. José María:

"¡Más Cruz, escándalo para los judíos y locura para los paganos! In hoc Signo vinces."

Por eso estamos de retirada en toda Europa. Porque ya no llevamos en nuestros estandartes el signo de la Cruz, sino que nos avergonzamos de ella.

En cambio, enarbolamos orgullosos estandartes con los emblemas del Gran Sofá de la Vida Burguesa, del Sublime Adolescente de Nadiemediceloquetengoquehacer y del Mundo Mundano Mundanillo. Así nos va.
03/08/16 3:02 PM
  
Bruno
Palas Atenea:

"El bueno puede parecer tonto ante los ojos de los "listos" de este mundo, pero los tontos no parecen buenos sino simplemente tontos"

Je, je. Buena frase.
03/08/16 3:08 PM
  
Bruno
Juan Nadie:

"El perdón es imperativo, pero si uno te roba un coche, y te pide perdón y no te lo devuelve, ni hace esfuerzos por pagártelo, ¿Cómo gestionas ese perdón y ese amor por tus enemigos? Hay un perdón básico que es no odiar y rezar por tus enemigos, pero, si no te quiere devolver el coche o pagarlo, entiendo que no tienes que ir mas allá de ese perdón básico, y que no tendrías ni que hablarle"

Hace mucho tiempo, hablamos justo de eso, en un post titulado Al que te quite la cartera, dale también el móvil.

Me temo que la respuesta es escandalosa, pero es la única que tengo. Si te roban el coche y no te lo devuelven y no hacen esfuerzos por pagártelo, Jesús te sigue diciendo lo mismo: Al que te quita la túnica, entrégale también el manto. Al que te roba el coche, regálale también tu bicicleta. Ama a tus enemigos y no resistas al mal.

Ojo que no dice simplemente que no odies, sino que ames a tu enemigo. Y que al que roba no sólo no se lo reclames, sino que le des aún más de lo que te robó.

Esto no tiene sentido, a no ser que Dios te de la gracia de hacerlo, pero Él está deseando dártela. y con esa gracia, es posible. Yo lo he visto: he visto a personas que, por amor a Dios, daban dinero a quien les había timado, pedían perdón a quien había abusado de ellos años atrás por haberle juzgado, no denunciaban a los ladrones que les habían robado, elegían los últimos los días de vacaciones en el trabajo a pesar de que les tocaba ser los primeros, bendecían como respuesta a maldiciones, daban sus bienes a los pobres, perdonaban adulterios y multitud de cosas más.

Sólo así puede convertirse el mundo: viendo a Cristo en los cristianos por la obra de la gracia. Porque así actuó Cristo: no le robaron un coche, que a fin de cuentas no es nada, sino que le torturaron y clavaron en una Cruz y Él, que podía hacerlo, no se bajó de esa Cruz, por amor precisamente a los que le matábamos. Lo mismo hicieron los mártires, que murieron perdonando.

Ve a Barbastro y podrás decir que has visto un milagro con tus propios ojos. Allí se conservan los mensajes que dejaron los seminaristas martirizados (¡todo un seminario mártir!), escritos en trozos de papel o en la parte de abajo de los pupitres. Lee a un chico que va a ser asesinado de forma totalmente injusta, diciendo que va a dedicarse en el cielo a rezar por los que le matan. Y quizá Dios, como a mí, te dé lágrimas de vergüenza por ser un mediocre y no atreverte a seguir del todo a Cristo.

Dicho eso, como señalaba en el otro comentario, todo esto no es obligatorio. Como dices, lo obligatorio es no odiar y ese perdón básico. Pero si quieres ser perfecto...

"Y en el perdón hay dos excepciones muy importantes que a menudo se olvidan en el evangelio, salvo que otro me corrija: Una los pecados contra el Espíritu Santo, y el perdón del conyuge que sufre una infidelidad, al que se le permite separarse por mucho que la otra parte este sinceramente arrepentida, sin que eso suponga ningún tipo de demérito por su parte".

1) Hay que entender bien los pecados contra el Espíritu Santo. En general, la Tradición de la Iglesia considera que ese pecado es la impenitencia o la desesperanza. Es decir, el hecho de no querer convertirse o perder la esperanza de hacerlo. Si uno no quiere convertirse, ni siquiera Dios va a obligarle a ir al cielo. Dios no deja de ofrecer el perdón, pero si uno no quiere recibir ese perdón de Dios, entonces Dios no le obligará a recibirlo. En ese sentido, ese pecado no puede ser perdonado, porque consiste en no aceptar el perdón.

2) La posibilidad de la separación no se limita a la infidelidad, sino a cualquier causa grave (como, por ejemplo, los malos tratos). Se trata de un caso de legítima defensa, que siempre es un derecho como decíamos en el otro comentario. No hay pecado en ello. Sin embargo, según los casos, el cónyuge inocente también puede optar por seguir el consejo de Cristo y no resistirse al mal, sino amar a su enemigo (que en este caso es su esposo o su esposa) y mantener la convivencia, como Santa Rita, Santa Mónica, la Beata Humiliana, la Beata Isabel Canori, etc.
03/08/16 3:39 PM
  
Bruno
Roberto y Doiraje:

Me alegro de que os haya gustado.
03/08/16 3:47 PM
  
Francisco de México
Bruno, no puedo estar mas de acuerdo con tu artículo.

Amar a nuestros enemigos es desearles el bien no el mal, esto es que se unan a Cristo y dejen de ser enemigo de Él, estamos seguros que así será al final de los tiempos. Pero mientras eso sucede, la legítima defensa contra sus agresiones es un legítimo derecho y una obligación para salvaguardar nuestra fe.
03/08/16 5:39 PM
  
rastri
Palas Atenea

rastri: ¡Esa sintaxis! La destrucción de la sintaxis es la destrucción del pensamiento racional, y lo tuyo va siendo peligroso.
______________
La sintaxis, como todo, según sea el modo y manera de tiempo y lugar dónde y para qué se emplea no es ciencia exacta; mis palabras cuando se entienden sí que lo son porque lo que dicen, dicen en conocimiento de causa.

Por lo demás: lo mío no es que vaya siendo peligroso, es que ya es irreversible y peligrosísimo. Según sea para quién, claro está.

Palas Atenea, por muy diosa que te creas, si a tus ídolos solo les queda ya más que el rechinar de dientes; Imagínate qué te quedará a ti cuando este planeta sea volatilizado, como deber que así sea (II de S. Pedro -3,10)

Y esto lo que en compromiso formal, de por sí solo el Hombre no lo puede conseguir. Siendo posible solo para Dios; ( Mt.19,26;Lc. 18,27) Está a punto de escandalizar a las gentes de esta nuestra actual babilónica circunstancia temporal.

Este Universo, pese a quien pese, es un todo en perfecta jerarquía, jerarquizado. Y baste saber el lugar que uno ocupa en esta jerarquía, para que lo restante como inmediato inferior , siempre, se vea obligado a obedecer a su inmediato superior.

A este poder de mandar y obedecer, Jesús, que lo llamaba tener fe; Otros lo llaman Simonía.

Palas Atenea. En este mundo nada, absolutamente nada, es indivisible; Dicho sea: nada es atómico. Solo el infinito Dios que mora en el infinito Espacio es atómico, solo Él es indivisible.

Y lo dicho: - ¡Divide y vencerás!
-Divide y separa; despelleja lo que en este mundo siendo vestimenta de oscuridad y muerte de aquello que en movimiento continuo egocéntrico genera masa carbónica, tiempo babilónico. Y verás quién como réprobo es oscuridad y muerte, y quién como bienaventurado es luz y vida.










03/08/16 6:52 PM
  
JUAN NADIE
Gracias por las respuestas, no solo por la mía. El problema es que despues de leerte me doy cuenta de que soy muy muy mediocre y muy básico. Vamos que si yo hubiese estado en el huerto de los olivos, no corto una oreja sino varias cabezas, y no es una fanfarronada, eso si me hubieran ensartado a mi, pero un samurai no teme morir a espada.
03/08/16 8:24 PM
  
JUAN NADIE
Perdon, se me ha ido el intro. Te agradezco el ejemplo de los seminaristas, pero es que yo me imagino en situación y no puedo, yo aunque estuviese atado me cargo aunque solo sea uno a cabezazos, como dijo no se si Onesimo Redondo o Ledesma Ramos cuando le daban paseo, moriré donde yo quiera no donde querais vosotros.
A mi me va mas otro ejemplo posterior de seminaristas al que tu comentas, que ojo los que tu dices me parece de santos de altar, el de los seminaristas de Belchite, que cuando apareció la columna republicana, como sabían que les iban a matar, dijeron, ¿Ah si? Pues vamos a divertirnos y vendieron caras sus vidas, muy muy caras. Carísimas. Tal vez no sea tan perfecto como tu ejemplo, pero yo consciente de mis limitaciones reconozco que me tira mas morir matando, eso si por una causa justa y etica, no por un beneficio egoista.
03/08/16 8:32 PM
  
Javier Ejías
El Sr. Don nadie, sigue viviendo en el siglo pasado.
Entre el año 34 y el 36 concretamente
04/08/16 1:47 PM
  
JUAN NADIE
JAVIER QUEJIOS
Hacía tiempo que no veía tus bobadas por un blog. Que ocurre que a ti los ejemplos de seminaristas que murireron mártires o combatiendo contra la república criminal y asesina del 36 te repugnan, claro es que tu serías de los de la columna que atacó Belchite. Yo comprendo que o de mucha rabia porque perdisteis una guerra que teníais ganada de antemano por inútiles y por cobardes. Y todavía es mas duro que se os haya caído el muro de Berlin, aunque algunos todavía no os habéis enterado.
Pues nada hombre si tanto te gustan esos, vete con ellos a Cuba o a Corea del Norte. Venga menos hablar y mas hacer.
04/08/16 4:12 PM
  
Feri del Carpio Marek
«¿Qué queréis? ¿Iré a vosotros con vara, o con amor y espíritu de mansedumbre?» (1 Cor 4,21)

El apóstol de las gentes no se anda con muchos dilemas al respecto. Cuando hay que dar vara, da vara, cuando hay que dar amor y mansedumbre, lo propio.
04/08/16 6:46 PM
  
Javier Ejías
Amigo Don Nadie
Yo no he perdido ninguna guerra, porque en ninguna guerra luché, ni lucho.
Yo soy de la generación que ganó la transición y que os puso en vuestro sitio de forma pacifica, legal y democrática. Es decir, como Dios manda.
Sitio del que ya no podréis salir, porque vuestro nostálgico tiempo no volverá.
En cuanto a la supuesta república asesina. Yo no la viví. Y en mi familia nadie fue asesinado por ella.
Rece usted por sus muertos, yo rezaré por los míos que, gracias a Dios, no hay ninguno por mano violenta (y que así sea por muchos años)
05/08/16 12:59 PM
  
Palas Atenea
Javier Ejías: Pues algo compartimos: tampoco en mi familia hubo asesinatos ni en la República, ni en la Guerra, ni en la posguerra. A eso se le llama suerte, creo yo. Hubo quién salió ileso de la época del Terror estalinista y del III Reich y, seguramente, aunque nos parezca increíble, alguna familia habrá que salga indemne de Siria en llamas. De particularibus non est scientia.
05/08/16 2:06 PM
  
rastri
Juan Nadie

Menos mal que dices ser Juan Nadie; porque si fueras Juan Algo o Juan mucho,..

Allá tú que creas que sea justo eso de morir matando por una causa justa. Entiende mejor que quien mata antes de morir, es porque, de antemano, ya está muerto.

Por lo que respecta a esos seminaristas y otros que de su misma filosofía en diferentes conflictos pudieron haber muerto; Yo, personalmente, me alegro por ellos; y envidio su buena suerte.

Máxime si murieron diciendo:- Perdónales Señor porque no saben lo que hacen.

No sé si es más desgraciado aquel quien se suicida porque para si no ve un futuro mejor que el que le da esta vida; O aquel que contra toda buena nueva "de nuevo cielo y nueva Tierra·, persiste en querer vivir en terrenal eterna primavera

Te dire: Cuando yo era joven y andando por eso mundo la circunstancia me llevó a pernoctar durante una semana en casa de un anarquista: quien con tiempo suficiente para que esta persona me hiciera algunas confidencias de su causa justa en el vivir. Y entre éstas fuere que él había matado a "diez y ocho" curas.
-Yo era joven como tu. -me decía- Donde me decían que había un cura yo iba y le mataba; así hasta 18. Me relataba como aquel quien quería y no sabía como descargarse de aquel peso.
- Tú que como dices eres creyente- me espetó. -Porqué , pues, permite Dios -no me dijo tu Dios; sino Dios- que haya tantas guerras y tantas injusticias.
-Porque somos libres,- le respondí- porque somos libres.
Y se quedó pensativo

06/08/16 10:19 AM
  
Albert L
Hay que tener cuidado en no confundir la caridad con el "consentidor". El consentidor es quien tolera o incluso facilita comportamientos inadmisibles. Un ejemplo clásico es el del alcohólico. En muchas ocasiones, la familia del alcohólico le encubre y le protege de las consecuencias de su comportamiento. Esto puede equivaler a facilitarle seguir con su alcoholismo, por lo que la actitud consentidora en realidad resulta muy perjudicial para el propio adicto y le perpetúa en su adiccion. Este mismo razonamiento es aplicable a otros muchos supuestos
07/08/16 8:08 PM
  
Gregory
En la relación cercana con personas toxicas la relación ha de ser reciproca perdonar si pero de la persona toxica se le pide o mejor dicho se espera una menor toxixidad. Hay que perdonar si pero es necesario cambiar
08/08/16 2:11 AM
  
RafaelC
Buen tema Bruno, aunque creo que muy escabroso. Precisamente por eso merece ser discutido, para que los cristianos sepamos cómo actuar. En varias ocasiones he tenido que dar mi opinión al respecto, ya sea en privado o en encuentros, retiros, etc.; y confieso que nunca he tenido TODO claro. Además hay muy pocos casos de violencia física en los Evangelios. Yo siempre contrapongo dos: la expulsión de los mercaderes del Templo vs. Jesús ordenándole a Pedro envainar nuevamente la espada. A reserva de seguir reflexionando, creo que se sigue el mismo principio que sugieres, en un caso se defiende la casa del Padre, la dignidad de un lugar sagrado; mientras que en el otro caso Jesús voluntariamente se entrega.


Ahora, por lo que respecta estrictamente al perdón, mi primera pregunta es si realmente uno siempre debe perdonar, o poniéndolo en términos bíblicos ¿realmente perdonar hasta setenta veces siete equivale a “siempre” o es algo que damos por supuesto por interpretación tradicional? Quizás “setenta veces siete” tiene un significado sensiblemente distinto, teológicamente más rico. Quizás no.


Otro punto importante es, para mí, el arrepentimiento del ofensor. Pongo un ejemplo (desafortunadamente muy frecuente): supongamos que un esposo es infiel a su esposa de forma constante. ¿Realmente decir “perdón” sería suficiente? ¿Qué puede perdona la mujer que sabe que volverá a ser infiel? ¿No se supone que durante el sacramente de la confesión, debemos tener la auténtica voluntad de no volver a pecar para obtener el perdón de Dios? Ciertamente Dios perdona, pero también siempre exige arrepentimiento, de lo contrario, pienso, el “perdón” no se perfecciona. O quizás el perdón sí se perfecciona (la mujer auténticamente perdona a su marido y Dios perdona al pecador), pero lo que no se perfecciona es la relación, porque también habrá que definir qué es perdonar ¿implica volver a poner la confianza en alguien en quien no se puede confiar? ¿debe la mujer engañada ponerse en manos de su marido y el defraudado en manos de su administrador infiel? El tema no es tan sencillo. Ahora, si substituimos la infidelidad por violencia física entonces la cosa puede ponerse un poco más delicada. La esposa puede perdonar, pero sabe que quedarse en el hogar le implica el riesgo de volver a ser golpeada una y otra vez y, desde luego, la confianza nunca se establecerá.


Normalmente Jesús hacía algún milagro o intervención y perdonaba los pecados de la persona en cuestión (“tus pecados quedan perdonados”, “tu fe te ha salvado”, etc.) pero leyendo cuidadosamente el pasaje de la mujer adúltera vemos que Jesús no otorga ningún perdón sino únicamente dice “vete y no vuelvas a pecar”. María Valtorta narra que la mujer no estaba arrepentida y que, efectivamente, volvió a pecar. Quizás resulta que el arrepentimiento es fundamental para el perdón.
09/08/16 12:38 AM
  
JUAN NADIE
JAVIER QUEJIOS
Tu ignorancia solo es pareja a tu osadía.
Es que me parto, osea que vosotros los socialistas y comunistas, trajisteis la transición y nos pusisteis en "nuestro sitio". Tu no es que seas una victima de la Logse, es que eres bobo como decís vosotros "sin paliativos".
Si te tomas la molestia de informarte, y hay que leer unos pocos libros, verás que la transición se debió a:
1 La prosperidad extendida hacia amplias capas de población que había en España, su clase media.
2 La reconciliación que había hecho el régimen, cambiando la percepción de la guerra civil, en vez de una lucha por la supervivencia de los católicos y no marxistas, por una guerra entre "hermanos".
3 La despolitización del régimen.
4 El proyecto de D. Juan Carlos secundado por importantes figuras del regimen.
5 La izquierda, salvo Carrillo, si Carrillo, a pesar de su pasado y de su posterior futuro, solo puso palos en las ruedas, y mas que eso.
6 La Izquierda solo quería revancha por la inutilidad y cobardía de sus padres y de sus abuelos basada como siempre en el odio y la mentira. En esta ocasión no pudieron recurrir al asesinato, porque no tenían el poder, pero ya ves que cuando les apretaron un poco en seguida montaron un Gal desde las mas altas instancias del Estado.
7 No hay cosa mas estupida que un católico de izquierdas. Lo siento Quejios, pero esto es axiomático. Haztelo mirar, o una cosa o la otra, pero las dos es de ser un imbécil o tener serias discapacidades cognitivas.
09/08/16 12:14 PM
  
Charo
Cándidos como palomas y astutos como serpientes...
09/08/16 4:49 PM
  
Palas Atenea
Gregory: El psicólogo inventor del término "persona tóxica" no puede ser cristiano. Es curioso que en un mundo de buenistas este término esté teniendo tanto éxito. Existe el malo, el envidioso, el manipulador pero tóxica, según el diccionario, es una sustancia no una persona. Resulta que el pecado se sustituye por la toxicidad y eso nos parece mejor. ¿Al envidioso, al trepa y al manipulador de toda la vida le llamamos tóxico y queda más light? Evidentemente una sustancia tóxica no es más culpable por matar que el célebre áloe vera es santo por curarlo todo. Es curioso que caigamos en las redes del materialismo que acaba por atribuirlo todo a la química.
09/08/16 4:52 PM
  
cidchaf


Esto me pareció muy bien:

" “callar y aguantar” puede ser en ocasiones faltar a la caridad para con el que obra mal y necesita que le ayudemos a salir de ese mal"

Y yo lo aplicaria al caso aborto. Seguir sosteniendo la hipócrita postura de que "los malvados políticos españoles y los hombres machistas orillan a la mujer a abortar por ofrecerle el aborto como única alternativa", en realidad corrompe a la mujer, al perdonarle absurdamente crimenes horribles en los que ella tiene la principal responsabilidad.

Son las mujeres españolas las que obligan a los políticos a apoyar sus crímenes abortivos (so pena de negarles sus votos), y obligan a los hombres a apoyar su barbarie (so pena de negarles su afecto). Y si no les señalamos a ellas que están en un error moral, flaco favor les hacemos.




10/08/16 12:54 AM
  
Mas
Mira Juan Nadie, tu visión sobre el régimen franquista y demás,que siempre olvida los fusilamientos masivos TRAS la victoria Nacional, la rapiña y robos de los vencedores.... y tantas cosas, esa visión franquista que manejáis en este y otros foros, además de hacer mucho daño al catolicismo, es indigna. Los mártires de Barbastro lo fueron por la fé, pero los ajusticiados tras la guerra, por qué lo fueron? Los ejecutaron los vencedores por amor a Cristo?
10/08/16 11:57 AM
  
JUAN NADIE
MENOS
lobos campeón.
¿De que fusilamientos masivos me hablas después la victoria?
Eres un ignorante o un cínico. Todos los fusilados después de la victoria eran juzgados. No había fusilamientos masivos como los hubiera habido si hubierais ganado la guerra vosotros.
Vosotros los republicanos de la república asesina y liberticida del 36 solo os moveis en la trola, la mentira o el asesinato en cuanto podeis.
Los únicos que hicieron fusilamientos masivos y sistemáticos fueron tus amiguitos republicanos.
Hace falta tener mucha desvergüenza mucho cinismo o ser imbécil, para decir que exponer la realidad de lo que ocurrió con la II república asesina hace daño al catolicismo. Una República que creo una persecución atroz contra los católicos, no solo con exterminaciones masivas, sino con torturas horribles.
Haz el favor menos, vete a decir tus chorradas al foro de yahoo o de El País, que ahí te las compran porque aunque no son bobos son mas cínicos que tu todavía.
Hace falta tener muy pocas neuronas para hablar de la rapiña y robo de los vencedores. ¿Pero de que guerra hablas? Anda campeón léete las declaraciones de Agapito García Atadell, como se dedicaba a robar y a matar sistemáticamente en Madrid, anda majete, léete el diario de un pistolero anarquista en Barcelona. Hay que ser muy majadero para hablar de robos y rapiñas de los vencedores cuando fueron los vencidos los que en cuanto tuvieron el mas mínimo poder se dedicaron a robar sistemáticamente, pero no a los ricos, sino sobre todo a los pobres. ¿Se te ha olvidado el tesoro del Vita en Mejico, majadero? Ese tesoro se obtuvo robando el monte de piedad, donde tenían sus pertenencias los mas pobres, y se lo llevaron y con el vivieron a cuerpo de Rey Prieto y sus mariachis. Y que decir del robo a todos los españoles que fue dar el oro del banco de España sin ningún control a la URRS. ¿Y tu hablas de robo cretino?. Pero si el robo el asesinato y la mentira es la especialidad de la izquierda. Y sobre todo por favor no me hables de catolicismo. A mi lecciones de catolicismo de un bobo o de un mentiroso como tu ninguna, bueno lecciones tuyas de nada. No hay cosa mas estúpida que un católico de izquierdas. O eres de izquierdas o católico, salvo que seas mu mu, pero que mu tonto y te salves por tener un ecefalograma plano.
11/08/16 11:22 AM
  
GONZALO DE CHILE
Tienes una teología antigua y atrasada. Tus interpretaciones aunque bien intencionadas, están basadas en consideraciones que hoy en día ya están totalmente superadas y responden a realidades del siglo 18 y 19. Se puede entender, si piensan los Obispo Españoles igual que ustedes y que son más papistas que el Papa, del por qué las Iglesias en España están vacías o se están cerrando, porque no convencen a nadie, porque son reaccionarios, viven de la doctrina pero no han sabido entregar el Evangelio a el hombre de hoy que está sediento de Dios. Entregan Religión no Evangelio y lamentablemente no son sinónimos.Menos mal que la realidad pastoral, teológica e eclesiológica en toda el resto de Europa y ahora también en América Latina es muy distinta. Dicho eso, eres muy buena persona Bruno.
11/08/16 5:55 PM
  
JUAN NADIE
GONZALO DE CHILE
Sin acritud, si no eres un trolillo, si realmente te crees lo que dices tienes un grave problema de comprensión y de conocimiento si no de algo mas.
Transcribo tus hallazgos:
- ¿teología antigua y atrasada? la teología o es o no es, es decir, o es autentica y cierta, o no es teología. Hoy en día hay mucho supuesto teólogo que en realidad es licenciado con nulo aprovechamiento, es decir tontologo. Por desgracia hay demasiados tontólogos haciendo tontologías. No te des por aludido no digo que tu seas necesariamente tontólogo sino probablemente una víctima. Si fueses español seguro que serías una víctima de la Logse, fijo.
- ¿Iglesias vacías? Se ve que hablas de oidas. Anda anímate y haz un viaje a España y verás que precísamente las iglesias mas llenas son las de los sacerdotes mas fieles a la doctrina y al Evangelio.
- ¿Que bobada es esa de que "viven de la doctrina pero no han sabido entregar el Evangelio a el hombre de hoy que está sediento de Dios"? Ten cuidado porque esas bobadas pomposas son las peores, porque puedes llegar a creertelas e incluso llegar a soltarlas en algún sitio serio y darías verguenza ajena. !Pero si el Evangelio es pura doctrina, pero si Cristo a la primera de cambio habla de conversión y la doctrina es la forma de vida para no errar.! En confianza, dinos, esta chorrada, ¿se te ha ocurrido a ti solo o se la has leido al Tucho Fernandez en un colocón psicodélico?
- Y por último que ¿majadería es esa de que Religión y evangelio no son sinónimos? ¿Desde cuando? ¿Desde que lo dices tu? Vaya llevamos 2000 años de religión y gracias a ti nos damos cuenta de que no teníamos ni idea. Yo creo que debes ir raudo al Papa y decirle que quieres escribir una adenda de tu puño y letra al Nuevo Testamento. Con estos hallazgos vas a deslumbrar a la Iglesia entera en Roma y al Papa.
Cuando se lo digas y veas que de repente se echan a reir a carcajadas, no pienses que lo hacen de ti, no, es que estan felices por tus aportaciones.
Mira majete, debe de ser que de andar tanto boca abajo, te cuesta pensar. Lo que no es sinónimo del Evangelio es la Antireligión, la de Kasper y toda esa patulea de herejes que pululan por la Iglesia enredando y confundiendo.
Ah, y hazte otro viaje a Reino Unido y allí también comprobarás como en la Iglesia anglicana con sus nuevos modernismos estan ganando fieles a espuertas, vamos que no caben en los templos.
11/08/16 8:46 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.