InfoCatólica / La Esfera y la Cruz / Etiquetas: evangelios

2.04.14

5 cosas sobre el encuentro con la samaritana que tal vez no conocías

SamaritanaComo veíamos en el mensaje anterior, la cuaresma comenzó cubriendo bases importantes del cristianismo, con el relato del Pecado Original y la tentación de NSJC, para seguir en el segundo domingo de este tiempo litúrgico con la transfiguración.

Esta semana, sin embargo, volvemos a reflexionar sobre un evento que no parece tener nada sobrenatural: el encuentro de Jesús con la mujer samaritana. Aquí les dejo algunos detalles de ese encuentro que tal vez sirvan para comprende mejor lo que está ocurriendo.

#5. El Pozo de Jacob evoca un contexto nupcial

El episodio comienza con Jesús en camino a Galilea, y descansando en el pozo de Jacob. La historia de ese pozo la encontramos en el capítulo 29 del Génesis, donde Jacob conoce a su esposa Raquel, cuando ella llega a dar de beber a los animales de su padre Labán en este pozo, y él va de camino a Padán Aram, luego que Isaac le prohíbe casarse con una mujer cananea.

Leer más... »

Páginas: 1 · 2

23.02.14

Compaginando los relatos de la resurrección (parte III)

En esta tercera parte concluimos nuestra breve revisión de los eventos que rodearon la resurrección de NSJC, según se encuentran relatados en los cuatros evangelios. Ya hemos visto quién fue al sepulcro, y que pasó cuando lo encontraron vacío. Ahora veamos…

¿Qué ocurrió después?

  • Mateo: Las mujeres, atemorizadas pero llenas de alegría, se alejaron rápidamente del sepulcro y fueron a dar la noticia a los discípulos.
  • Marcos: Ellas salieron corriendo del sepulcro, porque estaban temblando y fuera de sí. Y no dijeron nada a nadie, porque tenían miedo.[María Magdalena] fue a contarlo a los que siempre lo habían acompañado, que estaban afligidos y lloraban
  • Lucas: Cuando regresaron del sepulcro, refirieron esto a los Once y a todos los demás.
  • Juan: [María Magdalena] Corrió al encuentro de Simón Pedro y del otro discípulo al que Jesús amaba, y les dijo: «Se han llevado del sepulcro al Señor y no sabemos dónde lo han puesto».

Marcos y Lucas agregan que los discípulos no les creyeron; y Lucas y Juan, que Simón Pedro partió a verificar por sí mismo al sepulcro.

Los cuatro relatos que habían empezado tan ordenados y fáciles de compaginar, llegado este punto parecen apuntar todos en diferentes direcciones. Si se quiere, no es difícil apuntar contradicciones en esta etapa de la resurrección: ¿Las mujeres estaban temblando o llenas de alegría? ¿Contaron lo ocurrido o no lo dijeron a nadie? ¿Los discípulos les creyeron o no?

Leer más... »

21.02.14

Compaginando los relatos de la resurrección (parte II)

En esta segunda parte, abordamos algunos de los aspectos que más llaman la atención del del relato de la resurrección: la intervención de los ángeles.

¿Quién quitó la piedra del sepulcro?

Todos los evangelios mencionan de una u otra forma la piedra que cubría la entrada del sepulcro, incluso San Marcos señala que las mujeres se preguntaban quién podría quitarla para que ellas pudieran entrar, pero el de San Mateo es el único que registra la intervención de un ángel para removerla. Esta obvia intervención sobrenatural ha generado dudas acerca de que tal evento haya realmente ocurrido, y por eso livianamente se ha atribuido este párrafo a una interpolación posterior.

El segmento en cuestión señala:

2 De pronto, se produjo un gran temblor de tierra: el Angel del Señor bajó del cielo, hizo rodar la piedra del sepulcro y se sentó sobre ella. 3 Su aspecto era como el de un relámpago y sus vestiduras eran blancas como la nieve. Al verlo, los guardias temblaron de espanto y quedaron como muertos.

Ya hemos explicado nuestros cuestionamientos a la teoría de la interpolación y lo difícil que sería ejecutarla, pero en este caso hay otros datos en contra de esa posibilidad.

De partida, este párrafo no está aislado dentro de la narrativa, sino que se encuentra precedido por el énfasis que San Mateo pone en el gran tamaño de la piedra que tapaba la entrada al sepulcro, y una larga explicación que justifica la presencia de los guardias en el lugar. Esto implica que, para introducir este párrafo en una copia temprana de evangelio original, el supuesto falsario habría tenido que intervenir no sólo agregando este párrafo, sino que además la mitad del capítulo anterior, referido a los preparativos de la sepultación, lo que hace mucho más difícil cometer la adulteración, y más improbable que haya ocurrido.

Leer más... »

19.02.14

Compaginando los relatos de la resurrección (Parte I)

Entre los comentaristas de la entrada anterior, acerca de la historicidad de los evangelios, vivo interés han provocado las presuntas incoherencias que creen observar los escépticos entre los relatos de la resurrección de NSJC que nos proporcionan los cuatro evangelios canónicos.

Es un tema por demás interesante y desde luego fundamental para la teología cristiana (ya que “si Cristo no resucitó, vana es nuestra fe” y todo eso), de modo que dedicaremos esta entrada a leer con atención esos relatos, y verificar si existen tales contradicciones.

Un par de “claves” para la interpretación, que nos ayudarán a dilucidar este enigma, son la distinción que debemos hacer entre los evangelios sinópticos y el de San Juan, y el principio de que el silencio no implica contradicción.

La primera clave se refiere a la marcada diferencia que desde un inicio los cristianos notaron entre los evangelios de Mateo, Marcos y Lucas, por una parte, y el de Juan. En efecto, los evangelios sinópticos siguen una estructura similar en cuanto a la secuencia de los hechos, los milagros e incluso las palabras que emplean para relatar los mismos episodios; mientras que el de San Juan parece esmerarse en relatar hechos no contenidos en los otros tres evangelios, consignar otros milagros –a los que llama “signos”—, y en general entregar una perspectiva diferente, mucho más elevada o teológica, de los eventos de la vida de NSJC. A partir de estas observaciones, en general se entiende que el evangelios según San Juan fue el último en ser escrito y que su autor tuvo a la vista el trabajo previo de los otros tres evangelistas.

Leer más... »