« Las monjas que esperan la muerteCuarenta "sin techo" andan por Jaén »

19.11.08

Un difunto con un móvil

A las 6:37 PM, por Tomás de la Torre Lendínez
Categorías : General

Una familia amiga ha perdido a un ser querido. Están en el tanatonio el tiempo estipulado por la ley. Por allí pasaron un montón de personas al ser unos vecinos muy queridos en la localidad. Durante las largas horas de velatorio los teléfonos móviles no paran de sonar para expresar las condolencias correspondientes.

Un momento antes del funeral de entierro de cuerpo presente, los funcionarios del tanatorio le sugieren a la familia que si desean despedirse directamente del difunto, lo van a colocar en la capilla, donde le abrirán la parte del arcón que da a la cara del muerto, estarán a puerta cerrada y despues se comenzará la ceremonia fúnebre.

Así lo hacen. Todo resultó tal como estaba previsto. Estuvimos varios sacerdotes concelebrando la Eucaristía. Acabada la ceremonia litúrgica, se formó la comitiva camino del cementerio. Ya en el mismo, la caja fue introducida en el nicho. Los operarios comienzan a poner los ladrillos con el yeso sobre la entrada. Están terminando y perfilando con la plana para que luego se pudiera colocar la correspondiente lápida.

Pero, en ese momento, surgió algo inesperado. El silencio sepulcral del cementerio se rompió ante el sonido de un móvil. Todos se miraron unos a otros. Nadie era el culpable. Todos con sus caras de miedo, reafirmaban no ser el dueño del móvil insistente, que llegó a pararse. Los sepultureros están recogiendo los avíos de su trabajo, y el móvil vuelve a sonar, uno de ellos acerca el oído al nicho mortuorio, y pasmado constata que el sonido sale del interior de la tumba. Las treinta personas asistentes se retiraron despavoridas.

Uno de los hijos del difunto se mete la mano en el bolsillo de la camisa y comprueba que no tiene el móvil. Rapidamente cae en la cuenta: cuando le ha dado un abrazo al difunto, el teléfono se le ha caído dentro de la caja. El jefe de los sepultureros manda abrir el nicho para encontrar el dichoso móvil. Lo hacen y todo era como había pensado el hijo. Todo se acaba con volver a lodar la entrada mortuoria.

La familia consternada se retira de allí. Nadie desea recordar las escenas de miedo que han vivido. Pero la realidad es que los móviles sacan de muchos apuros y tragedias: accidentes de tráfico…pero también dan unos sustos inmensos a unos pobres familiares doloridos por la muerte del abuelo.

Ahora han celebrado la Eucaristía del mes siguiente a la muerte. Ahora lo narran entrecortandose las risas con las lágrimas. Como es la vida misma: sonrisas y lágrimas.

Tomás de la Torre Lendínez





2 comentarios

Tomás, con tu permiso voy a reenviar este post a una amiga a la que la muerte le da tanto miedo que me ha hecho prometer que cuando muera le coloque el movil en la caja por si despierta jajaja
19/11/08 6:47 PM
Comentario de vicente
Es una historia interesante. Enseña muchas cosas. Una de ellas: que nadie puede pasar sin un movil.
20/11/08 11:16 AM

Los comentarios están cerrados para esta publicación.

En este blog

Libros recomendados


Julio 2014
Lun Mar Mié Jue Vie Sáb Dom
 << <   > >>
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31      
Quiénes somos | Contacta con nosotros | Política de Cookies | Aviso Legal y Condiciones de Uso