6.08.10

Acostumbrar nuestros ojos a la noche

De las experiencias que más me deleitan es permanecer más de una hora sin fluido eléctrico porque me da la sensación que salí de paseo fuera de mi casa. O es que acaso no es un deleite permitir a los ojos acostumbrarse a la noche y a los oídos a los sonidos de la oscuridad? Pues si, por eso mismo me encantan los apagones, máxime aquí en el campo, donde vivo.

Leer más... »

5.08.10

3.08.10

Resuelto el berenjenal de la corrección fraterna


Maricruz:- Padre, ¡qué bárbaro!
Ya van dos personas a las que les borra comentarios. ¿Por qué es así?
Luego tengo que andar arreglándole sus tortas,
luego no entienden los curas por qué la gente se va de la Iglesia
ni tampoco por qué todo el mundo los trata como chanchos…
Vea que se lo digo con cariño, que bien sabe que se lo tengo.


-oOo-



Miren, en esto de la corrección fraterna, entre más leo, más berenjenal se me hace. Lo único que me ha quedado claro y que se que podría –con la ayuda de Dios- llegar a manejar es lo que Royo-Marín señala como principio fundamental y que es que la corrección fraterna debe estar ante todo precedida, imbuida y proyectada dentro del ámbito de un amor entrañable y gran celo por la salvación de esa alma.

Leer más... »

2.08.10

31.07.10

Ingenuidad

Una ventaja, si es que me permiten llamarla así, de ser ingenua, como -efectivamente- lo soy, es que los astutos piensan que eres tonto o poco sagaz y, por otro lado, los tontos piensan que eres uno de ellos; así que –siendo ingenuo- por todo lado se gana, si es que de ganar se tratara.

Leer más... »