26.08.11

¿En qué se le habrán ido sus días a nuestro Señor Jesucristo?

Sentados esta mañana en una cafetería en una soleada mañana de invierno y mientras el sacerdote amigo nuestro funcionario de Ecclesia Dei hablaba de sus experiencias, de su vocación, de su trabajo, lo escuchaba en silencio y de pronto surgió en mí la pregunta: ¿Por qué diantre deseo la misa antigua? Nunca he participado en ella y conozco tan, pero tan poco del rito que me avergüenza por lo que me veo obligada a tratar de explicarme por qué. Si, por qué deseo la misa antigua?

Leer más... »

24.08.11

Serán cuatro misas

Aquí llego de pasadita porque es tarde y necesito urgentemente parar de trabajar.

Vengo a decirles que mañana llega al país nuestro amigo sacerdote funcionario de Ecclesia Dei y que según lo planeado y si Dios así lo quiere estaremos celebrando cuatro misas públicas según la forma extraordinaria del rito latino en nuestro país cosa que no sucede desde la década de los sesenta.

Quedan enterados para que desde este momento nos pongan en sus oraciones.

Más tarde será imposible para mi no hablarles sobre las gracias que hemos venido recibiendo desde que conocimos sobre el viaje de vacaciones de nuestro amigo sacerdote.

Ahora también ya saben por qué andaré poco por estos rumbos esta semana.

No olviden rezar por las intenciones del Santo Padre y por nosotros. No lo olviden. Confíennos a los brazos amorosos de nuestra Santa Madre así como a sacerdotes y obispos.

Gracias,

21.08.11

20.08.11

17.08.11

«Hace falta que te suceda algo bello para fiarte, para que el deseo de cambiar emerja con toda su fuerza»

Al leer estos testimonios uno se da cuenta que las consecuencias del pecado en su vida no han sido muy diferentes de las de un chico de la calle pero el caso es que la semejanza se hace más evidente justamente porque tanto al chico como a uno aquello que provocó el que emergiera con fuerza el deseo de cambiar fue el que algo bello sucediera para fiarte.

Leer más... »