23.01.17

22.01.17

Respetar la dignidad del pobre. Sigo con lo de la iglesia de Santa Anna de Barcelona (y van dos)

El otro día hablaba de este asunto desde el lado, digamos, de lo “pìadoso". Hoy quiero hacerlo desde algo tan simple como la dignidad humana.

Treinta indigentes. Treinta sin hogar que malviven de manera habitual en las calles de Barcelona y ante los cuales la iglesia en Barcelona se siente urgida a dar una respuesta. Por lo que vemos en la noticia, en esa respuesta están implicados el arzobispado de Barcelona, la iglesia de Santa Anna, la monja teresiana Vicky Molins, la Fundació Arrels y la congregación de las Germanetes de l’Anyell, con el apoyo del padre Ángel y Mensajeros de la Paz. Es decir, el arzobispado mismo, dos fundaciones, dos congregaciones religiosas. Y entre todos ellos lo único que han sido capaces de aportar para estos treinta indigentes son treinta camastros en una sala capitular y una mesa corrida en una antigua capilla para que haga las veces de comedor. Ignoro cómo tienen resuelto el problema de baños y duchas, prefiero no entrar.

Leer más... »

19.01.17

Iglesia de Santa Anna de Barcelona: "la sala de oración al Santísimo se ha convertido en el comedor"

Siento ser el que vaya contra corriente, pero servidor es así, y lo que pienso lo digo. Supongo que las redes sociales se llenarán de ¡oh! ¡ah! y exclamaciones de júbilo evidentemente en catalán al contemplar la iglesia de Santa Anna, en Barcelona, abierta para que no pasen frío en la calle los sin techo. Qué buenos y misericordiosos, qué caritativos y solidarios, qué chachi guay esa gente tan estupenda y comprometida con los pobres.

Vale. A mí me parece una barbaridad por muchos motivos.

Leer más... »

18.01.17

Lo de la Amoris Laetitia es un cachondeo y algo del todo insufrible

Lo de la Amoris Laetitia se está convirtiendo no sé si en un escándalo de enormes proporciones o directamente en un cachondeo, pero lo que llevamos visto desde su publicación me parece del todo inaceptable. Nueve meses en la calle y ya hemos leído de todo.

Que haya opiniones de todo tipo entre los fieles, en la prensa, las redes sociales o los Hare Krishna es algo que no me inquieta lo más mínimo. El asunto es que las discrepancias y las interpretaciones del todo divergentes las vemos en obispos y cardenales, y esto sí que es una cosa muy seria.

Leer más... »

16.01.17

De encontronazos entre párroco y feligreses, o que se fastidie el capitán que yo no como rancho

Nadie es billete de cien euros que a todos viene bien. Los curas no somos una excepción. A unos les caemos bien, a otros mal, y para otros somos del todo indiferentes. Para la inmensa mayoría de los fieles no pasamos de ser sus sacerdotes, con nuestras pequeñas o grandes manías, pero que, salvo casos extremos, son perfectamente soportables.

Alguna vez, no hay más remedio, puede ocurrir que haya algún encontronazo con un feligrés o una familia en concreto. Bien porque el feligrés pedía lo que no puede ser y además es imposible, bien porque ese día el señor cura párroco se había levantado con el pie izquierdo y andaba para pocas bromas. El caso es que se produce choque de trenes y, desgraciadamente, la cosa se pone fea.

Leer más... »