Frases solemnes rellenas de nada (IV): lo importante es caminar

Vamos con otra: “lo importante es caminar”. Pues no. Porque si uno está al borde del abismo y camina, se pega la leche.

Vamos por partes. Lo primero para caminar es saber dónde narices está uno. En el frontispicio del templo de Delfos estaba escrita la frase “conócete a ti mismo”. Por tanto, antes de empezar a andar, a ver dónde está cada uno, porque difícilmente se emprende una ruta sin definir el punto de partida. Punto de partida: el propio conocimiento. Y ya es asunto complejo.

Sigo. Vamos  a poner un ejemplo. Supongamos que el punto de partida es Madrid, lugar de trabajo de un servidor. ¿Y el punto de llegada? ¿Dónde quiero ir? Imaginen respuestas: busco el sol; quiero ir a la felicidad plena; mi meta es la plenitud; solo deseo ser yo; el amor me puede. Genial… Y eso ¿está al norte, al sur, al este…? Mientras se lo piensa podría darse una vueltecita por El Escorial, que tiene mucho que ver. Malamente una ruta definida sin detallar dónde quiero llegar.

Al final resulta que, en ejercicio de mayeútica que haría palidecer al mismo Sócrates, y sigamos con los griegos, hemos conseguido arrancar que lo que a uno realmente le apetecía era conocer Monforte de Lemos. ¿Puedo saber por qué? ¿Para comer lacón con grelos con unos primos, para una reunión de trabajo, para descansar en vacaciones, para recorrer caminos rurales, para…? Porque claro… eso también hace que nos planteemos el viaje de una manera o de otra. Pues ya sólo queda definir el cómo llegar. ¿Avión a Santiago? ¿Tren? ¿Coche? ¿Caminar? ¿Acémila o afín? Uno evalúa, elige, decide… Y hasta se vuelve  a preguntar si realmente hay un por qué para ir a Monforte. Y entonces sí, comienza el camino que le llevará al destino soñado.

Es que si no se dan estos pasos uno corre muchísimos peligros. El primero el de estar al borde de un precipicio y como no era consciente, despeñarse y palmarla. Pero hay otros no menos peliagudos. Por ejemplo, acabar como los locos en el patio del frenopático. Andar dando vueltas como burro atado a la noria. Mucho cansarse para no ir a ningún sitio. Y otro más. Porque si uno echa a andar sin pensar por dónde y a dónde, le puede pasar que de repente se encuentre a la altura de Ocaña, agotado, y diciéndose que qué leches hace ahí cuando le están esperando sus primos de Monforte con el lacón con grelos.

Caminar es peligroso si no se sabe a dónde o por dónde. Un servidor pretende el encuentro con Cristo. Y como camino, la vida en la iglesia. Y camino, aunque a veces me canso e incluso voy para atrás. Pero como no sepas ni desde dónde, ni a dónde, ni cómo, ni por qué… cuanto más camines, peor. Y encima, te agotas.

21 comentarios

  
jose 2 catolico español
Querido D. Jorge:
Cada día se le entiende mejor aunque hable en parábola.
Y gracias por enfatizar que el modelo es Cristo.
In Domino.
18/10/17 7:12 PM
  
Francisco de México
Absolutamente de acuerdo, caminar sin saber donde estoy y a donde quiero llegar es temerario y muchas veces fatal.
18/10/17 7:13 PM
  
Haddock.
Efectivamente, D. Jorge.
Progreso en su segunda acepción en el diccionario de la RAE de 1956 (repare usted que eludo las prostituciones que los masones añadieron a partir de 1970) significa "perfeccionamiento" Saltar al vacío cuando te haces un selfie -yo prefiero llamarlo autofoto- mientras sonríes al cruzarte en la caída con empresas que te abandonan, con la herencia de tus mayores, con la médula que te constituyó antes que te onanizaces con la historia (¡toma ya, acabo de crear un neologismo!) y cambiar tu nombre de Ataulfo por el de Vanessa, no me parece prudente ni sensato.

18/10/17 7:15 PM
  
Palas Atenea
Los kakure kirishitan, según REL y según mis propias informaciones, caminaron durante 250 años sin sacerdotes pero no sin rumbo. El jesuita mártir Sebastián les había dejado una profecía, que en el trascurso de 7 generaciones los sacerdotes volverían, pero les dejó tres pistas para encontrarlos. Las tres pistas para encontrar a los nuevos sacerdotes eran:
1) ¿Es usted célibe?
2) ¿Cómo se llama su jefe en Roma?
3) ¿Dónde está la imagen de Santa María?
Las contestaciones a estas preguntas conducían a los cristianos ocultos a la Iglesia Católica y a ninguna más. Por lo tanto podemos decir que aquellos cristianos no dejaron de caminar generación tras generación en la buena dirección.
Saber hacia donde uno se encamina es el paso previo para empezar a andar por largo, tedioso, doloroso o amargo que el camino sea.
Yo respeto mucho a Antonio Machado pero, como católica, nunca he estado de acuerdo con una de sus frases más citadas: "Caminante no hay camino/se hace camino al andar". Hasta Odiseo sabía que su destino era Ítaca, de lo contrario la Odisea sería un sinsentido.
18/10/17 7:49 PM
  
josep
caminar siguiendo a Cristo, el único verdadero camino.
18/10/17 7:59 PM
  
Palas Atenea
Bueno, según los médicos y con fin terapéutico, es posible que sea lo mismo tener un objetivo que dar vueltas por una habitación, pero entonces el caminar puede ser sustituido por una bicicleta estática u otro tipo de ejercicios, si el dicho se refiere a eso está bien, si tiene otras pretensiones no porque entonces el punto de llegada es sustancial para que el caminar tenga sentido.
18/10/17 8:03 PM
  
Charo García
MUY cierto! :)
18/10/17 9:01 PM
  
Tannhäuser
Lógica absoluta y con mucha gracia, como siempre.
Eso sí, Pater, ya que ha emprendido el camino de diseccionar las frases solemnes rellenas de nada, me permito sugerirle una que me fastidia especialmente, para que le aplique la zurra de rigor; la frasecita es: "cada uno tiene su verdad".
Aunque esta no estoy tan seguro de que esté rellena de nada, sino mas bien de muy mala leche. En cualquier caso, la sugerencia está hecha por si quiere utilizar la frase como "sparring".
18/10/17 9:50 PM
  
Sergio Sanchez Carballido
Me gustaría recordar en este día a una mujer que sí sabía el rumbo que tenía que tomar en su vida. Me refiero a Santa Laura mártir cordobesa del siglo IX, que ni el látigo ni el plomo hirviendo la hicieron renegar de la fe. En pleno califato musulmán. Claro ejemplo de saber adónde se va. Muchas gracias. Al final mi Inmaculado Corazón triunfará.
18/10/17 10:40 PM
  
Palas Atenea
Tannhäuser: Esa frase es más o menos la misma que: "En este mundo cruel/nada es verdad ni es mentira/todo es según el color/del cristal conque se mira". Supongo que es el cristal lo que colorea la verdad de cada uno.
18/10/17 10:49 PM
  
Macabeo
Pues anda, que el cancionero litúrgico actual (¡¡¡!!!), si de algo rebosa, es de caminos y caminantes...que no parece que vayan a un sitio concreto, sino que ...eso: simplemente caminan. Juntos o por libre. Solos o acompañados. Dios mío, que cansancio de tanto ejercicio gratuito.
18/10/17 11:28 PM
  
Haddock.
Item mas:
Estas frases, como la de los futbolistas o los ganadores del Concurso de Queso Regional, me suscitan cierta ternura. Bien es cierto que no llegan a la altura lírica ni a la profundidad metafísica de una hija tuya que tras un momento de silencio, te mira fijamente para decirte: " Aita, caca"
¡Si no necesitamos teología ni patrología ni filosofía!
Basta la contemplación de lo inmediato. Admirar lo ridículos que somos, para sumergirnos en el enorme misterio que significa que a nosotros, polichenelas con pretensiones, Dios nos ama infinitamente.
En cuanto me entere por qué, escribo otro comentario.

18/10/17 11:42 PM
  
Jacinto
Haddock.:

He impreso su comentario en una magnífica octavilla que seguro me da mucho juego. Y me he echado buenas risas.
Aunque me da que el mérito está en su magnífico desayuno. . . .
19/10/17 11:03 AM
  
Palas Atenea
Hombre, Sergio, si hay personas que tienen muy en cuenta el punto de llegada son precisamente los mártires.
19/10/17 12:08 PM
  
doiraje
En mi experiencia profesional he tenido pacientes de perfiles obsesivos, cavilosos, que rumian cada pensamiento una y otra vez, para evitar tomar decisión alguna, cosa que les da pánico, casi como Rajoy ahora con el tema catalán, aunque en este caso es más vaguería que obsesión (lo de Rajoy es una suerte de "narcisismo catatónico"). También he conocido a pacientes con el perfil opuesto: impulsivos, descontrolados, incapaces de pasar por el pensamiento previamente lo que van a hacer. Bueno, pues en uno y otro caso, tampoco en los primeros, a ninguno le viene bien eso de que lo importante es caminar o aquella otra frase parecida de que el movimiento se demuestra andando.

El hombre siempre debe saber por qué hace lo que hace, hacia dónde se dirige, qué es lo que busca y qué es lo que evita o debe evitar. Es cierto que para el obsesivo la infinita cavilación es un modo de no avanzar, y que para el impulsivo la infinita actuación es un modo de hacer siempre lo mismo y no avanzar. Pero ambos necesitan, desde su circunstancia personal, saber para qué se mueven, cuáles son sus intereses y objetivos.

Es cierto que la vida es muy imprevisible en multitud de ocasiones, pero la dirección de nuestras vidas no podemos dejarla al azar. En verdad jamás actuamos por azar, sino condicionados (que no determinados) por nuestro perfil de personalidad. Si uno piensa o actúa demasiado es porque desde su corazón se sitúa así frente a toda realidad. Luego, en efecto, la vida tiene sus circunstancias que no controlamos y nos influyen, pero nunca hasta el punto de decir que lo importante es caminar. El caminante debe saber que existe su camino, y que éste seguirá existiendo lo recorra o no.
19/10/17 12:33 PM
  
Diáconus
Como decía un político: Estamos al borde del abismo.... y tenemos que dar un paso adelante....¡¡¡¡¡
Así sucede con nuestras vidas, que sabemos que estamos al "borde del abismo" y, como bien dice usted, antes de "dar un paso adelante", primeramente y por seguridad, retroceder un paso, reflexionar el porque he llegado al borde del abismo y como puedo continuar sin "descalabrarme".
19/10/17 2:35 PM
  
Palas Atenea
doiraje: Lo del narcisismo catatónico es impagable, pero es verdad que el exceso de "prudencia" puede sacar de quicio a cualquiera, sobre todo cuando el que está al otro lado de la trinchera parece estar afectado por el baile de San Vito *: manifestaciones, referendum, declaración de independencia sí, declaración de independencia no... Pues sí, la toma de decisiones es muy difícil para la inmensa mayoría de las personas por una razón u otra, lo que implica la pérdida de la dirección buscada: o se paran o vagan sin rumbo, y es difícil saber que es mejor, si "lo importante es caminar" o quedase clavado en el sitio. Los que caminan sin rumbo a alguna parte llegan, aunque no sea la deseada por ellos, y los que se quedan clavados son movidos por la vida misma y acaban también en otro lugar porque las circunstancias lo desplazan. El mismo proceso de niñez-pubertad-envejecimiento ya es una especie de caminar sin moverse.
*¡Qué gracia, mirando en la wikipedia esta célebre frase dice que fue una manía de bailar colectiva en los s. XV al XVII provocada por el cornezuelo del centeno!
19/10/17 3:56 PM
  
Jose
Cuando dicen ese tipo de slogans llevan siempre una intención, que en este caso es el reduccionismo de Jesús, reducido al que caminaba por Palestina y al que despojan de todo lo demás. El Jesús andante; quieren olvidar que no caminaba porque sí, sino en busca de las almas y a ellos sólo les interesan los cuerpos y antes de nada el suyo propio. Pero el Camino es Jesús, el Jesús al completo, y el Jesús al que hay que llegar por el camino que El mismo nos da.
El caminar de estos es el de los que caminaban junto a Jesús, pero durante el vía crucis.
19/10/17 5:39 PM
  
doiraje
Jajaja... Sí, Palas, es que Rajoy es un caso clínico muy particular. Debería haber precisado, porque la catatonia presenta un modalidad que cursa con excitación. La de Rajoy sería la estuporosa. O sea, un narcisista catatónico estuporoso. O un estuporoso narcisista... Todo un caso...
19/10/17 9:03 PM
  
Palas Atenea
Como yo no soy del gremio lo calificaría de flemático, pero es que me he quedado en Hipócrates porque en mis tiempos todavía los temperamentos se estudiaban así...en la Escuela Normal. Hay que reconocer que la clasificación de Hipócrates tiene su punto porque facilita mucho las cosas a grosso modo, ahora lo de estuporoso ya es para nota, aunque evidentemente alguna relación tiene con el estupor. En los debates se nota la incapacidad que tiene cuando se encuentra ante un individuo de los que yo llamaría sanguíneos, como Rufián.
Estos tipo de individuos, registradores de la propiedad, se defienden mal ante la irracionalidad y en situaciones extremas.
Lo mismo le pasó a la Iglesia Católica con Lutero, que era un sanguíneo de libro, y que, como tal desarrolló una propaganda anticatólica que fue un antecedente de la de Goebbels, y la Iglesia Católica, como el registrador de la propiedad, entró en profundo estupor y ante un libelo de monjas echando pedos y frailes con morros de cerdo contestaba con un sesudo tomo sobre los riesgos de tomarse en serio la sola fe (500 páginas de filosofía tomista). La consecuencia fue que en Flandes y en Alemania hasta los analfabetos lograron un estereotipo del católico y en cambio nosotros, nos tomabámos en serio a los protestantes.
El individuo que conoce al que está delante tiene que hablarle en su misma lengua, porque una formal no entiende, y machacarles utilizando los mismos medios que ellos. De lo contrario tiene la batalla perdida.
La anticipación le cuesta mucho y siempre va al rebufo de lo que los otros irraciales e intuitivos hacen.
20/10/17 12:41 AM
  
Luis Piqué Muñoz
En efecto, Gran Padre Jorge ¡Caminar es peligroso, sobretodo si caminas a Ciegas, o miras sólo al Frente o al Suelo, y agotador! Ja, Ja, Ja. Es la Manía del Mundo moderno ¡verdadera Enfermedad Mental! de la Acción y el materialismo frente al Cristiano y Humano Espíritu y Contemplación ¡En la Contemplación está la Verdad, la Sabiduría y la Felicidad! ¡Ah, pero no se Camina! Ja, Ja, Ja ¡Cuantos choques y atropellos por la Velocidad de la Modernidad, la satánica Acción por la Acción! En fin. Nada más.
21/10/17 6:08 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.