Pecador, más que nadie. Hereje, nunca

He oído la historia varias veces, aunque sin demasiadas concreciones. En resumidas cuentas, era más o menos de este tenor:

Nos situamos en tiempos de la reforma protestante. Un grupo de “reformados” acudió a un sacerdote católico solicitándole pasara a engrosar sus filas. Era un sacerdote de vida parece del todo licenciosa con desprecio práctico absoluto al llamado sexto mandamiento. Por eso les sorprendió la negativa del presbítero a abandonar la iglesia católica y pasarse a los seguidores de Lutero. Pero hombre, le decían, con esa vida que llevas, mejor estarías siendo pastor protestante. Respondió el sacerdote: “pecador, más que nadie; hereje, nunca”.

Un amable lector me ha refrscado la memoria. Gracias. Estamos hablando de  S.ANDRÉS WOUTERS. 

Cuento este suceso sin poder confirmar su veracidad. En todo caso, “se non è vero, è ben trovato".

Viene la cosa a cuento porque de cuando en cuando aparecen comentaristas cuestionando la santidad de un servidor y de mis lectores y comentaristas, así como la calidad y eficacia de la acción pastoral de mi parroquia.

No hacen falta que cuestionen mi santidad personal, de la que estoy, desgraciadamente para mí y para todo el cuerpo místico, bastante lejos. Les escribe un pecador, un hombre con demasiadas contradicciones en su vida, un necesitado de la misericordia de Dios. Tampoco necesitan abrir interrogantes sobre la perfección de los comentaristas. Conozco a varios, algunos incluso en confesión y dirección espiritual, y ya les digo yo que no son angelitos del cielo.

En cuanto a la vida pastoral de la parroquia, a pesar de las pequeñas cosas que vamos consiguiendo, no es que haya lagunas, es que los grandes lagos se nos quedan chicos.

Dicho esto, no me saquen conclusiones, no me vengan ahora que entonces mejor callados, porque si para hablar de algo hay que ser coherentes al cien por cien, me temo que se extenderá por toda la tierra en general, y por la Iglesia en particular, un silencio que solo podrá romperse con la lectura de la Sagrada Escritura, y eso contando con que hubiera una grabadora que tomara todas las palabras ad pedem litterae.

Pecadores si, y si quieren más que nadie. Parroquia deficitaria pastoralmente, también. Pero una cosa es que seamos imperfectos y otra que eso sea excusa para dar por bueno lo que no es, por correcto lo errado, por doctrina una herejía y por liturgia dos ocurrencias. Es que el hecho de que servidor sea pecador no me impide hablar de la maldad del pecado, y una cosa es que este que escribe rece menos de lo que debiera, y otra que ponga en duda el valor y la necesidad de la oración.

Dicho esto, no hace falta que nos recuerden las propias imperfecciones. Ahora bien, si por ser pecadores se piensan que vamos a callar, dar por bueno lo que no lo es, tragar mosquitos y abejorros, y convertir la doctrina de Cristo y de la Iglesia en un vacuo y simple lo importante es que nos queramos, ya les digo que por ahí no van a encontrarnos.

¿Está claro? Me alegro. 

45 comentarios

  
Anónimo
Prefiero ser pecador en la Iglesia de Cristo. Que santo en mi propia iglesia

Porque siendo pecador con Cristo puedo salvarme por su infinita misericordia. Mientras que yo no puedo salvarme a mi mismo con mi autocomplaciencia
14/07/17 11:01 AM
  
Joan Planas Pahissa
OK, don Jorge. Todos somos pecadores, pero no por eso debemos dejar de luchar contra el pecado y esperar en la misericordia de Dios. Yo, cuando veo una cosa que está mal según mi conciencia, tampoco me callo.
14/07/17 11:13 AM
  
CR65
Padre Jorge:

No está Vd. solo, ni estamos solos; hay un pequeño resto de Israel que trata de ser fiel al Señor. Él permite que haya imperfecciones y pecados en nosotros simplemente para que no seamos soberbios. Llevo meses pidiendo todos los días un corazón humilde y sencillo. Se lo pido todos los días a la Virgen, a la cual me he consagrado.

Nos toca vivir una época apasionante e impresionante, un período en el que la blasfemia contra el Espíritu Santo (a lo bueno se le llama malo y viceversa) se ha hecho manifiesta.

Ánimo, necesitamos de sacerdotes valientes, sencillos, con sentido del humor y que nos alienten a las familias a seguir luchando por ser coherentes.

Que la Virgen nos conceda el don de la fidelidad hasta el final de nuestros días.

Conozco algo su parroquia. Soy adorador en la capilla perpetua de adoración. Es un pequeño oasis en Madrid. Se respira una PAZ tan profunda.....

Un abrazo muy fuerte
14/07/17 11:27 AM
  
Pedro L. Llera
Clarísimo.
14/07/17 11:35 AM
  
José Luis
Esto es una reflexión.


Si el Señor me quiere santo, eso mismo deseo yo. Porque sin la santidad nadie puede ver a Dios.

Ya ser pecador, de por sí es una carga que nos estorba, ¡inmensos estorbos son mis pecados veniales!.

Cuando por nuestra debilidad, nos ensuciamos con las porquerías del pecado, nos pesa mucho. Nos empañamos, y Cristo quiere que seamos puros y castos, por eso, si hay alguna salpicadura de pecado, un descuido, un mal pensamiento, y descubrimos el daño que nos hemos provocado, entristeciendo al Espíritu Santo, nos duele. No podemos consentir el más mínimo de nuestros pecados, porque poco a poco, el riesgo de que el corazón se vaya endureciendo, insensible a los dones del Espíritu Santo. Y recordemos que el Señor no nos quiere tampoco que seamos tibios, sino perfectos y santos.

Para conseguirlo, debemos perseverar, y nunca en este mundo nos creamos perfectos, porque en el último momento de nuestra muerte en esta vida, que por creernos ahora santos, nos podríamos encontrar lejos del Señor, por la soberbia, por el orgullo.

Estamos en una sociedad terrible, que nos ha convencido que somos pecadores. Pero reflexionando a la luz de la Sagrada Biblia y la doctrina de los Padres, si caminamos en la justicia de Dios, no somos pecadores por afición, y mucho menos como profesión, que nos arrastraría a la condenación eterna.

"Ser pecador es mejor que ser corrupto", es algo que por ahí he leído. Pero el pecado en sí, es la puerta de la corrupción, aunque sea pecado venial de por sí, había dicho que es demasiado incómodo.
14/07/17 11:48 AM
  
José M
A quien usted hace referencia es a S.ANDRÉS WOUTERS, mártir en la Holanda del siglo XVI en las revueltas calvinistas. Fue sacerdote borracho, mujeriego y con varios hijos. Apartado del sacerdocio por su superior, llegada la persecución, pudiendo salvarse negando la fe católica, se ratificó en ella. La frase famosa fue: "Fornicador he sido, pero hereje nunca"


- - - - -
Jorge:
¡Gracias!
14/07/17 12:17 PM
  
Opinando
Exacto; no me canso de decir esto mismo... Soy un pecador, muy lejos de la santidad que Dios quiere para mí, pero que muy lejos; sin embargo, nunca me encontrarán diciendo que pecar es bueno, moderno y 'molón'. Hice un comentario esta mañana -que está por publicar aún- en el blog del padre Iraburu, que pareciera que nos hemos despertado esta mañana pensando en lo mismo. Junto a Dios me di cuenta de mi ridícula pequeñez y de la abundante basura acumulada en mi alma; cuando digo que soy pecador es porque es así, no es un juego de palabras, ni ponerme medallas ni echarme cruces para parecer yo que sé; es lo que hay. Comentaba la diferencia entre ser un toxicómano y ser un narcotraficante; entre ser un pecador, o ser un vocero del pecado y animador del mismo, pues hay un abismo de diferencia.

Comentaba que cuando en clase de Derecho Penal nos explicaban el Código Penal en vigor, no nos estaban juzgando, sino exponiendo la ley -incluso si hubiera delincuentes en la sala-; esta evidente diferencia no la quieren ver.

Yo siempre recuerdo la anécdota (también si no es verdad, es tan buena que debería serlo) que comentaban de uno que era muy mala gente y le preguntaron:
- '¿Cómo dices que eres católico siendo tan H. de P.?' (palabras textuales omitidas y perdón pero era así la historia).
A lo que contestó:
- 'Y dad gracias de que sea católico porque no imagináis lo H. de P. que ´podría llegar a ser si no lo fuera'. Pues eso mismo.

Un saludo
14/07/17 12:41 PM
  
Juan Mariner
En efecto, no es exactamente igual ser un "pecador" que reunir la doble condición de "hereje y pecador".

El mal pastor, el pastoreador, embauca a sus subordinados con el miedo, infundiendo temor, apelando a la responsabilidad y a la pruudencia, pidiendo obediencia ciega para salirse con la suya y sus más abyectos intereses de grupo social al que pertenece:: "Cuidado, no digáis esto, no escribáis aquello, es hora de estar unidos y cohesionados, el silencio es lo más efectivo, hay peligro real de cisma, dejad que dialoguen los representantes, no entremos en polémicas estériles, hablar nos puede acabar perjudicando, no os enfrentéis entre vosotros, seamos tolerantes, colaboremos con los que mandan porque pueden retirar su apoyo a la Iglesia..." Todo tretas y argucias para acallar a los que denuncian el mal camino seguido por la jerarquía según su leal entender y saber.
14/07/17 1:16 PM
  
Haddock.
"Pecador, más que nadie. Hereje nunca"

Qué hermosa frase. Quizás me la imprimo en una camiseta y voy con ella a misa de ciertos celebrantes. La frase "Hay sacerdotes que de tanto querer estar muy próximos al pueblo se quedaron muy alejados de lo divino" es demasiado larga para imprimirla.
Y un traumatólogo puede operar aunque padezca él mismo desgaste de cadera.

S. Andrés Wouters, intercede por nosotros.



14/07/17 1:19 PM
  
Rufus T. Firefly
Interesante.
Bien visto eso también se puede volver por pasiva.
Algunos tratan sin embargo de ser lo menos pecadores posible (aunque es evidente que el nivel de cumplimiento es siempre insuficiente) pero herejes lo que haga falta.
A fin de cuentas el pecado es una traición a Dios y la herejía es la discusión sobre lo que algunos hombres afirman es la doctrina que su Dios demanda.
Ya dijo Francisco que el cielo está lleno de herejes
Blanco y en botella
Que cada uno se apunte al carro que le parezca bien
14/07/17 1:42 PM
  
Palas Atenea
En la que fue famosa, y ahora no se menciona, novela de Graham Greene "El poder y la gloria", la única que toca la persecución en México, se trata el tema en la figura del sacerdote amancebado y borracho que se consideraba así mismo un miserable indigno del ministerio sacerdotal. La suerte quiere que caiga en un poblacho en que el gobierno había matado al único sacerdote y que, por lo tanto, no se podían oficiar funerales, celebrar bodas ni bautizos. A pesar de su silencio los vecinos caen en cuenta de que "sabe latines" y sus maneras denuncian a un sacerdote y le piden que se haga cargo de la feligresía, él se resiste porque no es digno, pero los feligreses-que entienden maravillosamente lo que es el ministerio sacerdotal-le dicen que por muy pecador que sea les va en ello los sacramentos y la continuidad de la comunidad. Finalmente el sacerdote se queda arrostrando la posibilidad de la persecución y la muerte. Algo parecido al caso de S. Andrés Wouters.
También en "El americano impasible" aparece la figura degradada del católico inglés, hundido en el fango pero que no se divorciaba de su lejana mujer inglesa porque el matrimonio es un sacramento.
El pecador no discute las leyes que vulnera, por eso sabe que es pecador y por eso regresé yo arrepentida a la Iglesia Católica.
El pretender adaptar las Leyes de Dios a la medida de mis pecados lleva a la herejía por pecado de orgullo. En realidad el santo, pero también el pecador, son la antítesis del hereje.
14/07/17 1:43 PM
  
Anacoreta
A mi pobre entender, aquí es donde podemos ver el gran engaño del maligno para perdernos, justificar el pecado como imposible de salir de el debido a nuestra naturaleza caída. Por causa del maligno, por haber caído en la seducción de su sibilina propuesta en el Paraíso, caemos una y otra vez, y aunque algunos prestos y al acecho nos digan: "no sé para que te confiesas si vas a volver a caer". Por los méritos de Jesucristo tenemos la gracia de Dios Padre que abundantemente derrama sobre nosotros si nos acogemos a Él siempre que acudimos al sacramento de la reconciliación, que es medicina y antídoto contra el pecado; y con esta disciplina de compunción y perdón, a lo largo de nuestra vida, seremos pecadores pero pecaremos menos. Es decir, somos pecadores pero no queremos vivir en el pecado. Y eso, le molesta mucho al maligno porque la gracia es un obstáculo para él, ya que no puede arrebatar las almas a Jesucristo, el Señor. Por eso es tan doloroso que desde las misma altas instancias de la Iglesia se anime a vivir en pecado en vez de animarnos a acogernos a la gracia de Dios, y encima es gratuita, porque es el amor del Padre que nos comprende y acoge y tiernamente nos corrige.
14/07/17 1:47 PM
  
JuanM
Juan Mariner... Supongo que te refieres al sempiterno "tardofranquismo" aún no del todo desaparecido en la "meseta" (es ironía)...Por cierto, un buen pastor tiene que infundir temor, y tanto que sí, porque verás, el infierno del que ya ningún "pastor" habla, precisamente para no infundir temor, no es el cuarto oscuro en el que te pueden castigar media hora por no hacer los deberes o por no comerte las lentejas y encima pegarle a tu madre. ¿Cómo que no hay que apelar a la responsabilidad? Entonces ¿el propósito de enmienda que se pide en la confesión, qué es?
En fin... yo lo hubiera dicho de otro modo, pero entonces tendría que haber hablado del "prucés", y ahora no toca.
14/07/17 1:48 PM
  
Palas Atenea
¡Ah! Y yo sí veo justos, los veo porque me fijo en ellos porque si no lo haces no los ves. Y digo justos, y no santos, porque la santidad no es algo que esté en mi mano proclamar. Hay gente que tiene virtudes muy claras, en mi abuela brillaba la justicia y en mi abuelo la fortaleza, mi madre y mi padre eran misericordiosos, de los que reparten vasos de agua clara y buenos consejos. El testimonio de mucha gente, y no sólo el mío, lo confirma, por eso me he especializado en ver las virtudes en los demás. Las virtudes se conocen por inducción, no por deducción, porque existen los prudentes llegamos a la Virtud de la Prudencia, porque existen los justos a la de la Justicia, porque existen los templados a la Templanza y porque existen los fuertes a la Fortaleza. Fijaos y veréis como hay gente a vuestro alrededor que tiene virtudes sin conocer lo que son. Yo tengo una amiga que es la Lealtad en persona y mi padre tuvo uno que era el Agradecimiento con dos patas.
14/07/17 1:56 PM
  
María López
Otra pecadora pero consciente de que NO TODO VALE, no sé si próximamente veremos la canonización de Lutero, pero si esto es así prefiero ser pecador, porque la Iglesia está perdiendo el norte a una velocidad que da vértigo. Y digo yo ¿Porqué no se hacen todos estos modernistas Protestantes y nos dejan a nosotros seguir con las enseñanzas de siempre?.

Es verdad que en tiempos de Jesucristo no había grabadoras pero algunos tenemos muchos años ya de oir el Evangelio y las enseñanzas de la Iglesia de una manera y no aceptamos que ahora nos digan que lo que nos han enseñado no vale.

Que sería más fácil aceptar las nuevas enseñanzas donde todo es misericordia y podemos pecar libremente porque la fe nos salva..... Seguramente, pero me da la sensación, como dice el Evangelio, que "ancha es la puerta que conduce a la perdición y son muchos los que pasan por ella". Parece que Jesucristo no ha leído las enseñanzas de la Iglesia.
14/07/17 2:06 PM
  
Claudio
Padre, permitame compartir con usted y quien quiera algo que escribí hace un tiempo: elcieloesmihogar.blogspot.com.ar/2016/11/en-el-cielo-solo-hay-santos( y aqui agreguen un punto y html)

Dios lo bendiga y la Virgen le sonria. Se lo desea un pecador contemporaneo.
14/07/17 2:26 PM
  
Teresa
Me gusta mucho esta entrada. Desde Suiza. Gracias Don Jorge!
14/07/17 2:38 PM
  
Juan
Don Jorge, el relato debe estar inspirado en este apotegma de los padres del desierto:
Decíase de abba Agatón que fueron a verlo algunos que habían oído acerca de su gran discreción. Para probar si se airaba, le dijeron: “¿Eres tú Agatón? Hemos oído que eras fornicador y soberbio”. Respondió: “Sí, así es”. Le dijeron: “¿Eres tú Agatón el charlatán?”. Respondió: “Yo soy”. Todavía le dijeron: “¿Eres tú Agatón el hereje?”. Respondió: “No soy hereje”. Le rogaban entonces, diciendo: “¿Dinos por qué, habiéndote llamado tantas cosas, lo toleraste, pero no aceptaste esto último?”. Les respondió: “Aquello me lo atribuyo, porque aprovecha a mi alma, pero la herejía es separación de Dios, y yo no quiero alejarme de Dios”. Al oír estas palabras admiraron su discreción y se alejaron edificados.
14/07/17 2:41 PM
  
doiraje
Excelente post, D. Jorge, que hago mío en su totalidad de punta a cabo.

Mucho ánimo y un abrazo. Y aunque no sea perfecto (perfecto sólo Dios), no deje de ser como es.
14/07/17 3:17 PM
  
Mery
Todo es consecuencia de la capilla de Adoración. Por tenerla le perseguirán, le calumniarán ...le crucificarán.
Cree acaso usted que tener una Capilla de Adoración le iba a salir gratis??
Pero no se preocupe.Ya le pagarán...El ciento por uno!
14/07/17 3:51 PM
  
Filemón
La verdad es que no se puede llegar a ninguna conclusión cierta sobre la vida de un pecador contumaz que se considera no hereje si no fuese porque se proclama arrepentido y su pecado no va más allá del daño que se causa principalmente a sí mismo.

Se puede predicar el evangelio sin llevar una vida intachable y no ser un hipócrita. La hipocresía denunciada por Jesucristo conlleva un fruto aciago que es el del cinismo, el de aquel que aparentando creer no cree, siendo algo que no se puede disimular. Cualquiera que defienda una doctrina de manera apasionada es digno de ser escuchado, al menos por una vez, porque podrá estar equivocado pero cree en ella.
14/07/17 5:05 PM
  
perenolasc
Hay una frase que he visto que unos atribuyen a Oscar Wilde ( que a nosotros nos parece más pecador que santo) y otros a G.K. Chesterton ( que a nosotros nos parece más santo que pecador), que dice así: "La Iglesia Catóica es únicamente para santos y pecadores,Para la gente respetable la Iglesia Anglicana ya es suficiente"
Entendamos que la frase fue pensada en la Inglaterra de finales del XiX, principios del XX. Y también que la expresión "respetable" está usada en su sentido más convencional y más cercano a mediocre.
14/07/17 5:10 PM
  
Martinna
Todos somos pecadores, también los que nos acusan de serlo, pero nosotros por gracia de Dios nos acogemos a su perdón y perfeccionamiento. No es lo mismo estar muerto o desahuciando que con un buen tratamiento para sanar. De joven pensaba que era imposible ser buenos cristianos hasta que vi que lo somos por fe, ya Dios nos está haciendo buenos cristianos mientras vivimos, y es tan ayudador que cuando vamos envejeciendo y nos faltan fuerzas para lidiar con nuestras rebeldías estas van desapareciendo. No solamente nos perdona, nos cambia, nos da sus bendiciones y gracia en abundancia para sobrevivir,es que nos consuela y nos protege haciéndonos sentir que todo irá bien solo por estar con El.
Así que allá los perfectos y acomodados en sus opiniones... Virgencita que me quede como estoy.
D. Jorge, nosotros agarramos a los pies de Cristo hasta que nos lleve con El, y orando para que los demás hagan lo mismo, no importa nada más.
14/07/17 5:17 PM
  
Miguel García Cinto
Querido Padre Jorge:
Excelente post, me ha encantado, pero vaya por delante mis felicitaciones a tantos comentaristas que lo lo han engrandecido tan notablemente.
Disfrute de sus vacaciones, y no se olvide de llevarse a Socio.
El Señor le bendiga.
14/07/17 6:16 PM
  
Juan Mariner
JuanM: No me refiero al tardofranquismo (mejor pasar pagina de él y de lo que ha venido detrás). Me refiero a obispos que mandan callar a los díscolos de buena fe, sacerdotes de piedra picada. que osan dudar de sus dudosas y más que opinables consignas con mentiras y amenazas valiéndose de la obediencia debida.
14/07/17 6:26 PM
  
Palas Atenea
perenolasc: El término "gente respetable" en la Inglaterra de la época hacía mención al concepto victoriano o post-victoriano de que la gente respetable es la que nunca habla de religión. La religión estaba incorporada a lo que en Cataluña llaman "seny", un saber estar que dejaba el tema para las discusiones de los grupos de intelectuales de Oxford o Cambridge, pero que en la sociedad era una mesura displicente y repetitiva que consideraba que el "exceso" de celo religioso era molesto. Es decir: para los ingleses era una virtud lo que en España los escritores de la época, como Pérez Galdós, fustigaban constantemente: la hipocresía de las beatas y las señoras del ropero de los pobres. Eso se aprecia perfectamente en las mismas novelas de Dickens en contraste, por ejemplo, con Victor Hugo. Españoles y franceses diferían mucho del concepto inglés de "gente respetable" cuyas virtudes burguesas eran muy apreciadas en Inglaterra.
Santos y pecadores con sus excesos, hacia arriba y hacia abajo, eran más comunes en España y Francia pero en Inglaterra era considerado como una especie de hybris religiosa de mal gusto.
14/07/17 6:48 PM
  
Palas Atenea
Una idea muy británica de la época era la de la inferioridad de las sociedades mediterráneas que celebraban fiestas religiosas donde se comía y se bebía mucho, se cantaba y se hablaba hasta por los codos, así como el barroquismo de los templos. Consideraban al vino como "la bebida papista" por excelencia y se dedicaban a fustigar el alcohol desde la tribuna de los Comunes y la sociedad del Ejército de Salvación.
Su idea de lo políticamente correcto llevaba a pecados de hipocresía, mezquindad y, sobre todo, pecados de omisión.
Sin embargo, esa apariencia de que "aquí nunca pasa nada porque somos una sociedad comedida y respetable" se quebró de súbito al final de la IGM. Los miles y miles de jóvenes muertos a los que una iglesia tan estirada no daba salida incrementó de manera alarmante el esperitismo y la pansofía, fenómeno que fue mucho menor en las naciones católicas en las que las misas de difuntos, la Virgen María y los Santos como intermediarios, y las oraciones por los difuntos (ellos no tienen conexión alguna entre la Iglesia de Aquí y la de Allí) daban consuelo.a los familiares. Los que hayan leído a Chesterton encontraran referencias de esto en sus escritos.
14/07/17 7:11 PM
  
Vilma
Hermanos:

Tengo 64 años de edad y desde que tengo uso de razón, a diario digo la jaculatoria: "Jesús, manso y humilde de corazón, haz mi corazón semejante al tuyo"......y también a diario reconozco que la humildad es una virtud que la siento inalcanzable pues me confieso soberbia. Rueguen por favor a Dios por mí.
14/07/17 8:25 PM
  
Haddock.
Rufus:

"El cielo está lleno de herejes"
O el Papa Francisco ha estado en el cielo dándose un garbeo, o alguien del cielo se lo ha revelado, supuestos ambos de poca consistencia.
El carro al que yo me apunto es el de" iota Unum" que no se puede calificar como " la discusión de lo que ALGUNOS hombres afirman es la doctrina que SU Dios demanda"
Cuidado con el blanco y en botella: La estricnina es un polvo blanco que suficientemente diluido en agua, puede parecer leche, pero es veneno mortal.
Su alter ego:
Otis P. Driftwood.



14/07/17 8:28 PM
  
Chimo de Valencia
Sr. Rufus T. Firefly. Serénese y no se confunda. El problema, como indicaba S.S. Pio XII, no es pecar, sino perder la conciencia del pecado. El hereje niega verdades de fe, el pecador al menos sabe que vive errado, gracias a lo cual puede reconducir su vida de fe.
14/07/17 9:18 PM
  
Palas Atenea
Vilma: ¿Estás segura? Puede que sea orgullo, un punto menor que la soberbia. La soberbia es un pecado muy fuerte.
Cuando San Francisco de Asís se presentó ante el Papa Inocencio III y éste autorizó su orden algunos consejeros le dijeron que tal vez se había precipitado porque con anterioridad había habido movimientos heréticos inspirados en la pobreza, pero el Papa dijo: "Todo hereje no puede disimular su soberbia, este fraile es humilde".
No puedo creer que mantengas la soberbia recitando todos los días esa oración, y, de cualquier manera, si eres humilde ante Dios y no discutes su doctrina sería importante que hablaras con un sacerdote porque tal vez lo que llames soberbia sea obstinación u orgullo. Yo lo intentaría.
14/07/17 9:35 PM
  
claudio
Estimado y respetado Párroco. EL Derecho establece en el Canon 751"Se llama herejía la negación pertinaz, después de recibido el bautismo, de una verdad que ha de creerse con fe divina y católica, o la duda pertinaz sobre la misma". Como se enseñaba antes era uno de los peores pecados ya que era de los que se consideraban de infidelidad. Como pecado de infidelidad implica un conocimiento de mayor grado de la regla de la fe y de las verdades que hay que creer. Para ser un hereje hay que conocer la doctrina en forma tal que se pueda proponer libremente una contradoctrina y esa debe ser propuesta con pertinacia que significa obstinación, terquedad o tenacidad en mantener una opinión, una doctrina o la resolución que se ha tomado. Por eso es tan grave ya que es una rebelión de la inteligencia. No es simple ni sencillo ser hereje. Pero es normal que no consideremos en el día, en el tratamiento diario, el uso cotidiano, que la herejía sea un pecado de los de confesionario, nos contentamos con cosas diferentes más cotidianas, inclusive algunas mucho más graves como el aborto y el homicidio y toda gama de menudencias pecaminosas que hacemos y que violan la voluntad de Dios sus mandamientos. Pongamos a la herejía entre los pecados contra los dos primeros mandamientos. Seamos pecadores "normales, comunes y corrientes, los de todos los días". Esos que Cristo quiere salvar vía conversión.
Dejemos a los herejes con Mc "15.16 Y les dijo: «Id por todo el mundo y proclamad la Buena Nueva a toda la creación. El que crea y sea bautizado, se salvará; el que no crea, se condenará."
14/07/17 10:25 PM
  
Francisco de México
"El cielo está lleno de herejes"

Me imagino que hubo filmación de ellos en tan selecto lugar para que los podamos ver. Con seguridad el video fue realizado por los mismos que afirman que no había grabadoras por la época de Jesucristo.

Son encantadores los comentarios anticatólicos. Ya Quevedo lo afirmaba, aunque no del cielo, sino de las estrellas.

Mentir de las estrellas
es muy seguro mentir
porque ninguno ha de ir
a preguntárselo a ellas.
14/07/17 10:32 PM
  
Manuel d
Don Jorge, estoy de acuerdo con este mensaje hasta en las faltas ortográficas (si las hubiere).
Alabado sea Nuestro Señor Jesucristo, aunque lo sea por seres pecadores como es mi caso.
15/07/17 12:19 AM
  
rastri
En pecado me concibió mi madre (Salmo 51,5)

En causa y por causa de mi Pecado de Origen fui engendrado y engendrador de pecado y pecador.

Y de la misma manera, los que me precedieron y los que me sucedieron, faltos de la virginidad por causa de mi Pecado Original, en pecado de Origen, pecaron.

Hasta el día próximo llegado donde, restablecida la ley del poder de Dios en el crecer y multiplicarse; Ni ellos ni ellas serán dadas en matrimonio.

Y poseeré la Tierra a nunca jamás.


15/07/17 8:13 AM
  
Maramoare
Gracias por su blog, D. Jorge. Y a Haddock por sus comentarios.
15/07/17 8:30 AM
  
PEPE
Don Jorge, que lástima que no haya más Sacerdotes tan sinceros e íntegros como es Vd.
Si así fuera, otro gallo nos cantara. Siempre rezo a la Virgen que nos de buenos y Santos sacerdotes, también para los sacerdotes indignos, que de todo hay en la viña del Señor.
15/07/17 11:38 AM
  
Maribel
Cada dia , está mas acertado con sus ideas y mira que no es facil el tema.
Yo , tambien creo , que esto de meterse con usted, va ligado a su capilla de adoracion perpetua.
Se lodigo por esperiencia .No hay nada que un hereje odie mas que la adoracion al Santisimo.
Gracias y que Dios le bendiga.
15/07/17 11:47 AM
  
*
*pido encarecidamente que los encargados de velar por la sana doctrina, no callen y velen (¿lo hacen?), que determinen dónde hay herejía (en el decir, el escribir, el hacer, el dar a entender, el omitir) para que el Pueblo de Dios no se lleve a engaño, ponga un pie donde no debe ponerlo y ponga en riesgo su salvación...
*S.Juan Pablo II es santo, por tanto no fue hereje, ¿verdad?. Si no fue hereje, la VS es correcta. Si lo es, las afirmaciones contrarias a ella no pueden ser verdaderas. Idem para Trento.
Corregidme si me equivoco por favor. Gracias.
15/07/17 4:29 PM
  
Jose Luis Martinicorena
Don Jorge: ¡ Ñaca que ñaca, dale que dale. . . ! las espaldas de los curas son anchas, grandes y atléticas. LAS NECESITAN ASI....para aguantar la estupidez de los listillos. . . . HE DICHO.. . J.L.M.
15/07/17 5:57 PM
  
Néstor
Eso es lo que el moralismo moderno no puede entender, porque en el fondo están convencidos de que la fe es un artilugio que sirve para que la gente se porte bien.

Saludos cordiales.
15/07/17 7:15 PM
  
Luis Piqué Muñoz
¡Totalmente de acuerdo, Gran Padre Jorge! Yo soy ¡para mi Desgracia, me conozco Bien y Confieso a menudo mis abundantes y repetidos Pecados! Pervertido, Corrupto, Gran Pecador y Carne de Infierno ¡Pero Hereje, cuando la Herejía, además, es siempre un Gran Disparate y Engaño ¡para subnormales, con Perdón! ¡Nunca! al menos conscientemente, puede que lo sea ¡Igual la Santa Iglesia Católica es herética! ¡pero de ninguna manera lo quiero ser! Y está en mi Mano evitarlo ¡como el Pecado! Nada más.
16/07/17 1:32 PM
  
MariCris de Jesús Ocds
Sólo cabe la frase nunca dicha por Don Quijote, aunque se la adjudiquen: "Ladran, Sancho, señal que galopamos."
18/07/17 3:05 AM
  
Damian
Los ejemplos se multiplican. Pero es verdad. Los "buenecitos" calladitos, mejor. Y los caraduras a vivir del rollo. Los curas de la opción por los pobres se cascan dos meses de vacaciones. Agotados de atender las mejores parroquias urbanas. Los obispos invisibles, incoloros, insaboros desperdigados por los aeropuertos del globo. Y mira que el Papa les ha dicho" no quiero obispos de aeropuerto". Eso sí .... todo postureo y parabienes con el santo padre. La decadente iglesia del occidente apóstata se ha convertido en un teatro; en un cabaré de mal gusto, con trasuntos de hombres mujeronas de la noche y champán. Mientras la iglesia arde por los cuatro costados.
18/07/17 6:23 PM
  
Damian
Los ejemplos se multiplican. Pero es verdad. Los "buenecitos" calladitos, mejor. Y los caraduras a vivir del rollo. Los curas de la opción por los pobres se cascan dos meses de vacaciones. Agotados de atender las mejores parroquias urbanas. Los obispos invisibles, incoloros, insaboros desperdigados por los aeropuertos del globo. Y mira que el Papa les ha dicho" no quiero obispos de aeropuerto". Eso sí .... todo postureo y parabienes con el santo padre. La decadente iglesia del occidente apóstata se ha convertido en un teatro; en un cabaré de mal gusto, con trasuntos de hombres mujeronas de la noche y champán. Mientras la iglesia arde por los cuatro costados.
18/07/17 6:26 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.