« A Martínez Roca les va a comprar libros quien yo les digaLa batasunización de la sociedad española ante el aborto »

22.10.08

Lo que no puede ser, no puede ser. Y además, es imposible

A las 9:56 AM, por Luis Fernando
Categorías : General

Jesús Bastante acaba de publicar “Cisma", una novela histórica sobre las razones del cisma luterano, que dividió a la Cristiandad occidental en mil pedazos. En su blog podemos leer la entrevista que le hacen en el Ideal de Granada, de la cual quisiera comentar algunos aspectos. Parto de un hecho: aunque tengo entendido que Bastante tiene seres queridos próximos al protestantismo, creo tener un conocimiento más exacto que él sobre la realidad actual del protestantismo, siquiera porque yo fui evangélico durante casi diez años. Por tanto, sé cuál es el “ethos” protestante conservador. Dado que el protestantismo liberal va a desaparecer de aquí a dos o tres décadas -si no antes-, el protestantismo evangélico será el único que quede como heredero de la Reforma.

Dice Jesús al Ideal:

No escapa a nadie que el principal objetivo del Pontificado de Benedicto XVI es alcanzar la unidad entre los cristianos, y parece cercano una “vuelta a la unidad", tanto por parte de los luteranos como de buena parte de la Confesión Anglicana. Y, más cercano, por los ortodoxos. En pocos meses, seguramente tengamos noticias en este sentido.

Ciertamente la vuelta a la unidad con los ortodoxos parece cercana. Tan cercana, diría yo, como lejana la unidad con anglicanos y luteranos. El anglicanismo está en franco proceso de descomposición. La reciente Conferencia de Lambeth sólo ha servido para mantener en el seno de la comunión anglicana una unidad ficticia que no se corresponde con una verdadera comunión doctrinal, espiritual y eclesial. Los anglicanos conservadores, que representan el protestantismo evangélico en anglicanismo y que son mayoritarios en África e Hispanoamérica (en Chile hay bastantes), están más fuera que dentro aunque todavía no hayan dado el paso de crear una “iglesia paralela". Los anglocatólicos van siendo cada vez menos y poco a poco van pasándose al catolicismo o a las iglesias ortodoxas. Y los anglicanos liberales, que junto con la necedad de Rowan Williams han provocado la ruptura, tienen sus templos vacíos. Ante ese panorama, hablar de una comunión real de la Iglesia Católica con la Comunión anglicana es un claro síntoma de ceguera y/o de buenismo utópico. De hecho, los ortodoxos, que no se andan con tanta diplomacia eclesial de salón como en el Vaticano, ya les han dicho a los anglicanos que el ecumenismo con ellos está muerto mientras no desanden todo el camino andado desde que decidieron ordenar mujeres como presbíteras.

Respecto a los luteranos, que están también muy infectados de liberalismo teológico y moral, la situación puede parecer algo mejor debido sobre todo al documento conjunto sobre la justificación. Pero ocurre que dicho documento fue rechazado por la iglesia luterana danesa y por alrededor de doscientos teólogos luteranos de todo el mundo. Lo cual nos lleva a un hecho que parece que no acaban de comprender los “ecuménicos optimistas": el protestantismo no tiene, en ninguna de sus distintas confesiones, una autoridad eclesial superior que pueda imponer ningún acuerdo. Todas, absolutamente todas las denominaciones protestantes y sus congregaciones son, en la práctica, independientes. Esa independencia forma parte del ADN de la Reforma.

Pero incluso en el hipotético caso de que un sector muy importante del luteranismo se reconciliara con Roma, estaríamos hablando de un porcentaje muy minoritario dentro del seno del protestantismo mundial. En España tenemos la idea que que luteranismo y protestantismo es una misma cosa. Pero el luteranismo es sólo una parte, importante pero pequeña, del protestantismo en el siglo XXI. Es más, aunque Lutero fue el iniciador de la Reforma, la misma le debe infinitamente más a Calvino su asentamiento doctrinal e ideológico. Es Calvino, y no Lutero, el gran padre del protestantismo. Nada de lo que escribió Lutero puede compararse con el impacto causado por las Instituciones del teólogo reformado francés.

Dice Bastante:

No hay que olvidar que católicos, luteranos, anglicanos, ortodoxos, compartimos un mismo esquema de valores, basado en el Evangelio, los Mandamientos y las Bienaventuranzas, que han marcado la sociedad y la cultura de Europa y del mundo.

Me temo que tampoco eso es tan cierto como supone Jesús. Para empezar católicos y ortodoxos no tenemos un acuerdo con los protestantes respecto al mandamiento del decálogo que prohíbe las imágenes de ídolos. Para los protestantes ese mandamiento anula la posibilidad de cualquier tipo de culto a las imágenes de Cristo, de María y de los santos. No hace falta que explique cuál es la postura católica y ortodoxa, por todos conocida. Pero es que además, como he señalado antes, los anglicanos y luteranos liberales no comparten la misma moral en aspectos importantes. En todo caso, lo que nos une puede ser potenciado pero por sí mismo no basta para lograr una unión plena.

Finalmente, Jesús Bastante afirma que:

Hoy, como hace 500 años, la Iglesia necesita una profunda Reforma, que busque la unidad entre los cristianos, y no la separación. Medio milenio después, los cristianos todavía necesitan sacudirse los efectos del Cisma protestante. Gracias a Dios, ya no existe la Inquisición, aunque la Iglesia todavía tiene un camino muy complicado que realizar para abrir sus puertas y, como en la parábola del hijo pródigo, dejar volver a su casa a los hermanos en la fe. Sin vencedores ni vencidos. Con apertura y con fe. Y buscando siempre la verdad, pero también el diálogo con el mundo. Un trabajo que, lamentablemente, en nuestro país todavía está en mantillas.

Ganas me dan de decir que efectivamente la Iglesia puede necesitar otro Trento, pero sospecho que no iría en la dirección que quiere Jesús. En todo caso, él habla de un retorno a casa de los hermanos en la fe. Pero a la inmensa mayoría de los protestantes la idea de retorno les resulta totalmente ajena, por no decir ofensiva. Ellos, piensan, no tienen que retornar a ningún sitio porque creen estar en Cristo y con eso les basta. Su concepto sobre lo que es la Iglesia de Cristo no tiene mucho que ver con el concepto católico y ortodoxo del término. Hoy todavía son muchos los que ven a Roma como la Gran Ramera del Apocalipsis, de la que hay que salir en base al texto “salid de ella, pueblo mío” (Ap 18,4). Y no basta con llamar sectas a las denominaciones y congregaciones protestantes que creen que no hay nada que hacer con Roma salvo “convertir” a los católicos al cristianismo. Señores, esos son tan protestantes como los demás. De hecho, están más cercanos a los reformadores que los protestantes ecuménicos, en su mayoría liberales.

Además, las diferencias entre protestantes por un lado, y católicos y ortodoxos por otro (véase que en esto sitúo juntas a Roma y Bizancio) son tan fundamentales que es de todo punto imposible una unión plena de todos. Por ejemplo, no compartimos las mismas fuentes de Revelación. Para el protestantismo, la Tradición no es de ninguna manera una fuente fiable. Ni siquiera tenemos la misma Biblia, pues el Antiguo Testamento de las biblias protestantes no incluye los Deuterocanónicos. Y respecto al Magisterio, el protestantismo apenas está dispuesto a concederle un lugar bajo el sol, dada su adhesión al “libre examen de las Escrituras". Por no hablar de los dogmas marianos, de la misa como sacrificio, de la infalibilidad papal y conciliar en materias dogmáticas, etc, etc, etc. El protestante auténtico no dejará jamás de creer en el Sola Scriptura, en el Sola Fide y en el libre examen. Pretender que desechen eso es pretender que dejen de ser protestantes, cosa que no va a ocurrir. Y pretender que la Iglesia Católica, junto con los ortodoxos o sin ellos, niegue uno solo de sus dogmas es imposible. Eso tampoco va a ocurrir. Punto y final.

Luis Fernando Pérez Bustamante

15 comentarios

Exacto lo que dices, Luis Fernando. Totalmente de acuerdo.
22/10/08 10:05 AM
Comentario de Miguel Serrano Cabeza
"los luteranos,... están... muy infectados de liberalismo teológico y moral... Para empezar católicos y ortodoxos no tenemos un acuerdo con los protestantes respecto al mandamiento del decálogo que prohíbe las imágenes de ídolos. Para los protestantes ese mandamiento anula la posibilidad de cualquier tipo de culto a las imágenes de Cristo, de María y de los santos... no compartimos las mismas fuentes de Revelación. Para el protestantismo, la Tradición no es de ninguna manera una fuente fiable. Ni siquiera tenemos la misma Biblia, pues el Antiguo Testamento de las biblias protestantes no incluye los Deuterocanónicos. Y respecto al Magisterio, el protestantismo apenas está dispuesto a concederle un lugar bajo el sol, dada su adhesión al “libre examen de las Escrituras". Por no hablar de los dogmas marianos, de la misa como sacrificio, de la infalibilidad papal y conciliar en materias dogmáticas, etc, etc, etc. El protestante auténtico no dejará jamás de creer en el Sola Scriptura, en el Sola Fide y en el libre examen"

Eso es así, pero no deja de impresionarme la actitud de algunos luteranos de "convertir" el mundo que Cristo vino a redimir por medio de lo que llaman el "Mandato 28" (Gn.1:28; Mt.28:18-20):

1.- ¿Cuál es el problema?
http://www.americanvision.org/blog/?p=101

2.- ¿Cómo enfocarlo?
http://www.americanvision.org/blog/?p=92

3.- ¿Por dónde empezar?
http://www.americanvision.org/blog/?p=126

Los vínculos indicados no "están de relleno". Me parece que son importantes. Muestran el aspecto misionero que debe tener la fe en Cristo Jesús en la sociedad contemporánea. Conformarnos con menos equivale a la apostasía "de facto".

No sé por qué, pero me da a mí en la nariz que nadie de la Iglesia EN España tiene demasiado interés en cosas así.

Sí, ya sé que, gracias a Dios, los fieles no necesitamos la bendición espiscopal para movilizarnos. Pero sin una colaboración coordinada, activa e interesada, de nuestros obispos en la evangelización efectiva de la sociedad es muy difícil que sobrepasemos el puro nivel de supervivencia de la fe en la sociedad.

Estaría encantado de equivocarme. Si es así, espero ansiosamente que alguien tenga la caridad de sacarme rápidamente de mi gran error.

P.S. Oh, sí, claro, la "cultura" norteamericana no es "homologable" a la europea en general y a la española en particular. Pero, ¡vaya por Dios!, resulta que su "sano" laicismo sí que lo es. ¿No es curioso?
22/10/08 10:52 AM
Comentario de Apolinar
«Gracias a Dios, ya no existe la Inquisición», dice el tío. Gracias a Dios tampoco existen calvinistas con propensión a arrojar a la hoguera al personal, ni protestantes cazadores de multitudes acusadas de brujería, ni autoridades anglicanas que ejecutaban, torturaban y negaban derechos elementales a los católicos... El autor del libro tenía que haber vivido en la Ginebra de Calvino para apreciar hasta qué punto era intolerante y despiadada la Inquisición.
22/10/08 12:05 PM
Comentario de alexis
Su análisis me parece excesivamente reductivo y simplista. A juzgar por no pocos datos (publicaciones teológicas y de espiritualidad, páginas y portales web, etc.), la situación en el protestantismo no es tan catastrófica como Ud. la pinta, a mi juicio. Lo que no me parece en absoluto de recibo es que descalifique con tanto desprecio (y me parece que ignorancia) a una personalidad como Rowan Williams, que, además de Arzobispo de Canterbury, es un teólogo de extraordinario prestigio, tanto como pueda tener en el catolicismo nuestro querido Ratzinger. Otra cosa es que a Ud. su teología (si es que la ha leido) no le guste. saludos.
22/10/08 12:16 PM
LF:

Estando en principio de acuerdo contigo, si el "buenismo ecumenista" consigue que vuelva a la Iglesia uno solo de los hermanos separados (y me refiero a un solo fiel) más de los que pudiera alejar, ya habrá merecido la pena.

Es cierto que la unidad plena está lejos o es casi imposible, pero sigo diciendo que aunque sean muy pocos (o uno solo) hay que tenderles puentes para que vuelvan. Evidentemente, sin renunciar a los principios.
22/10/08 1:16 PM
Comentario de Isaac García Expósito
El problema de Bastante tiene nombre y apellidos: Ricardo García-Villoslada. La BAC va a reeditar el clásico Lutero.

22/10/08 3:33 PM
LF
Lo que dices,que comparto, no está en contradicción con las esperanzas que J.Bastante deposita en hechos y expectativas que describe en la entrevista. Sin las declaraciones del Archimandrita Ignatius y la presencia en el Sínodo del Patriarca Bartolomé I, sorpresas tan mayúsculas como gratas, tu postura respecto de la Ortodoxia, sería,digamos,menos esplendorosa.
En una entrevista se ha de sintetizar con las consecuencias ya conocidas,¿por qué no invitas al bueno de J.Bastante a que se explique un poco mejor?.¡Ah! y que nos haga un precio especial del libro a los asiduos de RL.
22/10/08 4:11 PM
Comentario de Camino
Jesús Bastante desconoce los asuntos en los que dice estar especializado. No es que no haya intentado conocerlos, sino que es imposible que se entere. Ni la Iglesia en el país vasco y navarra, ni Benedicto XVI, ni ahora el diálogo ecuménico o Lutero. Lamentablemente, su formación y actividades se sitúan en el sector de los periodistas-escritores que medran intentando dinamitar a la Iglesia desde dentro. Probablemente seguirá viviendo de esa traición o apostasía, puesto que hay quien le paga -editores, libreros, revistas- y quienes le compran -menos, pero suficientes para continuar la farsa- Si al menos desde la Conferencia habremos avanzado. Exactamente no sé quiénes son sus protectores. Algo aparece, por su curriculum:

Jesús Bastante Liébana (Madrid, 1976) es licenciado en Periodismo por la Facultad de Ciencias de la Información de la Universidad Complutense de Madrid y, desde enero de 2000 -con 24 años, ¿enchufe?- hasta febrero de 2008, responsable de información socio-religiosa del diario ABC.
Columnista de la revista 21RS. Fundador y miembro del Consejo Editorial de religiondigital.com -y blogger- Colaborador en la revista "Tiempo" y en programas de televisión de Telecinco y CNN+ y radio ¿? Profesor en la Escuela de Tiempo Libre de Cáritas Madrid.
Miembro de la Asociación de Periodistas de Información Religiosa (Apir), ponente en congresos sobre periodismo e Iglesia, y cursos para delegados de medios diocesanos y responsables de comunicación de congregaciones religiosas. Colaborador en Cáritas y Mensajeros de la Paz.
Libros publicados: Cisma 2008, El padre Ángel. Mensajero de la paz 2007, Los curas de ETA 2006, Setién. Un pastor entre lobos 2005, Benedicto XVI, el nuevo Papa
22/10/08 4:42 PM
Comentario de Hermenegildo
Para mí lo más disparatado del artículo de Jesús Bastante es que dice que Benedicto XVI ya no considera a Lutero como un hereje, sino como un "reformador". Entonces, ¿la declaración "Dominus Iesus", de la que fue artífice el entonces Cardenal Ratzinger?

En cuanto a la plena comunión con los ortodoxos, no creo que de momento sea posible con toda la Ortodoxia. Existen sectores de creyentes ortodoxos opuestos al ecumenismo.
No hace mucho tiempo, leí que un obispo ortodoxo rumano había participado en una Misa celebrada por otros obispos grecocatólicos. La reacción de los demás obispos ortodoxos de Rumanía fue exigirle que renunciara al episcopado. Y eso que la Iglesia Ortodoxa rumana es de las iglesias ortodoxas más próximas al Catolicismo.
22/10/08 6:45 PM
LF
Creo,tras haber leído la entrevista,vía el link que has dejado,que el bueno, no necesariamente buenista, de J.Bastante tiene sus ilusiones y expectativas,aun cuando comparto todo lo que expones en tu artículo.De hecho ya hemos tenido trifulcas varias,en el sentido que describes.Sin embargo creo,que tu, y todos nosotros,no podíamos prever respecto de la Ortodoxia las intervenciones,tan sorprendentes como gratas, del Archimandrita Ignatios y la de Patriarca Baltolomé.
El caso es que eso condicionó tu exposición, al colocar en la cancha de papel la pareja de dobles Catolico-Ortodoxa frente a la Luterano-Protestante.
Por otra parte en una entrevista se simplifica y eso tiene sus consecuencias,tal vez si invitaras a J.Bastante se explicase con más precisión.¡Ah! y precio especial de la novela para los asiduos de RL...¿no te parece?.
22/10/08 7:05 PM
Comentario de Luis Fernando
Alexis, Rowan Williams como teólogo anglicano era, o es, medianamente interesante aun siendo liberaloide. Por ejemplo, su mariología es bastante anglocatólica. Ahora bien, como primado anglicano es un auténtico desastre. A los hechos públicos de su "pontificado" me remito.

Dice usted que soy simplista. No mire, es que me conozco el paño. Sé bien la "prensa" que tiene el ecumenismo dentro del protestantismo evangélico. Sé bien el peso real que tiene el luteranismo dentro del protestantismo mundial. Por saber, sé lo que pinta el Consejo Mundial de Iglesias en la vida real del 95% de las congregaciones evangélicas de EEUU, Latinoamérica y España. Se lo digo: NADA.


Anido, el mejor puente que se puede tender hacia los protestantes para que se hagan católicos es plantear una apologética convincente que demuestre la belleza de la fe católica, su firmeza, su innegable aroma bíblico y su clara e inequívoca relación con el cristianismo de los primeros siglos de nuestra era.

Pero no olvidemos una cosa. El mero hecho de que nosotros planteemos el ecumenismo como la vuelta a cada de los protestantes, aparte de que es algo negado por el mismísimo Kasper -cosa curiosa, ciertamente-, es en sí ofensivo para la mayor parte de las comunidades eclesiales herederas de la Reforma.

Es más, tengamos en cuenta que si hay muchas denominaciones protestantes, es porque ellos mismos no están de acuerdo sobre un buen número de doctrinas, lo cual les hace dividirse constantemente. Es decir, no pensemos que los de tendencia arminiana van a conciliarse doctrinalmente con los del TULIP (predestinacionistas totales). Ni nos imaginemos que los que niegan el bautismo de niños aceptarán, así porque sí, el bautismo de infantes. Y si a ello le unimos el marasmo pentecostal, apaga y vámonos.

¿Quiero con esto decir que hay que desistir del diálogo ecuménico con los protestantes? No, siempre que se tenga muy claro que es imposible conseguir la unión del protestantismo al catolicismo. Se pueden lograr avances, se puede caminar por la misma vía a la hora de defender valores comunes para la sociedad. Se puede progresar en el ecumenismo de la oración. Pero no podremos sentarnos a la misma mesa eucarística, siquiera sea porque el protestantismo niega y negará la transubstanciación y el carácter sacrificial de la misa. Y eso, insisto, no va a cambiar.

Kino, que fue protestante como yo, volverá a darme la razón. Sabemos bien lo que es aquello que en su día dejamos atrás para entrar en la plenitud de la fe cristiana que sólo se da de la fe católica. Y ese es un paso que sólo se puede dar por gracia.

Por cierto, creo que en este caso sois algo injustos con Bastante. Mucho, mucho... no sabrá, pero sabe bastante más que la inmensa mayoría de los españoles sobre lo que es el protestantismo. Sobre todo el europeo. Aunque desde luego patina en relación a la supuesta rehabilitación de Lutero. Si leéis la encíclica Spe Salvi de Benedicto XVI, veréis que uno de los palos más gordos se lo lleva el "reformador" alemán, a quien acusa con razón de tener muy pocas simpatías por la epístola a los Hebreos.
22/10/08 8:27 PM
Comentario de Barón Rampante
Luis Fernando:
Gracias por la publicidad. No pude contestar antes porque, como sabes, estaba en Granada dando una conferencia. Evidentemente tú conoces más que yo las diferencias teológicas -insalvables en tu opinión- entre luteranos y católicos. Podríamos hablar mucho de ello. Sin embargo, como bien sabes -aunque no te hayas hecho eco de ello- la novela trata de un momento determinado de la historia -entre 1521 y 1523- en el que, ni de lejos, el cisma se ha llevado a cabo. Entiendo que no estés de acuerdo con mis opiniones, pero quisiera dejar claro que la novela va de lo que va.
Y, junto al agradecimiento, por alusiones, te rogaría dos cosas: primera, que no toleraras insultos personales -y gratuitos, por otro lado-, como los que sueltan Camino y Blanca.

"Evite insultos, blasfemias, palabras groseras, alusiones sexuales y comentarios racistas. No se aceptará la usurpación de nombres y nicks.
- Los comentarios deben estar relacionados con el tema planteado en el post. Los bloggers no están obligados a responder a los comentarios"
Eres tú quien pones las reglas, evidentemente, para eso es tu negociado.
En segundo lugar, me pongo a tu disposición, como han pedido algunos de tus comentaristas, para lo que quieras. ¿Recogerás el guante y me harás una entrevista?
Abrazos
22/10/08 10:11 PM
Comentario de Luis Fernando
En realidad mi post no iba tanto sobre la novela como sobre lo que afirmas en la entrevista del Ideal.
22/10/08 11:06 PM
Comentario de Hermenegildo
¿Por qué llamar cisma a lo que fue una herejía en toda regla? Un cismático sólo niega la autoridad el Papa, pero no cuestiona las verdades de la Fe. Enrique VIII fue un cismático, pero Lutero fue un hereje.
22/10/08 11:22 PM
Comentario de Luis Fernando
Hermenegildo, tienes razón pero no conozco muchos cismas que no hayan acabado en herejías. De hecho, la negación de la autoridad papal es una herejía.
23/10/08 12:59 AM

Dejar un comentario


Tu dirección email NO será mostrada en este sitio.
(Los saltos de línea se conviertan a <br />)
(Nombre, email y página web)
  • No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.
  • Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

Luis Fernando Pérez Bustamante

Luis Fernando Pérez Bustamante

Seglar, casado y padre de tres hijos. Dedicado durante años a la apologética católica en foros, chats y blogs de internet, en la actualidad es director de InfoCatólica. Los artículos de este blog pueden ser reproducidos citando la fuente, salvo prohibición expresa del autor.



El hilo invisible

El hilo invisible. Un candidato a presidente, Juana la Loca, sectas apocalípticas, tabernas, el genocidio de Ruanda, condenas a muerte, un parto, la Biblioteca de Babel, una tía monja, madres que esperan, padres que sufren, dioses griegos, personas corrientes, mártires y malvados.
Los veintidós relatos cortos recogidos en este libro difícilmente podrían ser más variados, amenos e impactantes. De alguna forma, reflejan la gran riqueza del ser humano, cuyos sentimientos, convicciones, conflictos y vivencias constituyen una fuente de inspiración inagotable para la literatura.

Quiénes somos | Contacta con nosotros | Política de Cookies | Aviso Legal y Condiciones de Uso