InfoCatólica / Cor ad cor loquitur / Categoría: Liturgia

17.06.07

Señores obispos: en la Iglesia sobra Fray Quintín o sobro yo.

Esta mañana leí en Atrio un panfletillo demagogo en forma de artículo de un fraile dominico llamado Fray Quintín García González, que parece ser que ha sido publicado en El País. También se puede leer en el blog de 21RS.

Para defender la liturgia de Entrevías, este sujeto, cuya sola presencia en la Orden de Predicadores es una profanación de la memoria de Santo Domingo, dice lo siguiente de la misa a la que asistimos la inmensa mayoría de los católicos:

"…la repetida y repetida misa de 12 dominical, costumbrista, cumplidora en la mayoría de los casos -no en todos-, desgranada en un lenguaje oficial e impuesto, amputados y amordazados sus participantes y agentes pastorales por leyes y rúbricas litúrgicas ajenas, simples repetidores de ritos y oraciones inadaptadas y angelicales, sin conexión apenas con la memoria del maestro Jesús"

Y luego añade:

Leer más... »

10.05.07

Como creemos, celebramos. Por Patianum en Germinans germinabit

Prudentius de Bárcino vuelve por sus fueros. Como ya se nos adelantó desde el blog de la Cigüeña de la Torre, el alma mater de "De Bello Pallico" estaba preparando una nueva embarcación para navegar por las procelosas aguas de la red, cual barco pirata con alma de Robin Hood que aborda a los "malos" para ayudar a los "buenos". Y es que ante la pasividad o complicidad de la gobernación conviene no permanecer impasible. En esta nueva aventura, llamada Germinans germinabit, Prudentius se ha rodeado de corsarios de corazón noble, experimentados en la lid de limpiar los mares de piratas malos, que son los que roban el tesoro de la fe al pueblo llano.

Desde "Cor ad cor" felicito la iniciativa y pido al Señor que la guíe en medio de las tormentas, que se presentarán en forma de críticas, presiones y desprecios por parte de los que se las prometían muy felices ante la desaparición del blog que revolucionó, siquiera en parte, el panorama eclesial en Cataluña.

Y ya de paso, animo a todos a echar un vistazo a los artículos inaugurales, uno de los cuales trata precisamente sobre un asunto que ayer abordé indirectamente en este blog:

Como creemos, celebramos.

9.05.07

El espíritu de Judas "el tesorero"

Entonces María tomó una libra de perfume de nardo puro, de mucho precio, y ungió los pies de Jesús, y los enjugó con sus cabellos; y la casa se llenó del olor del perfume. Y dijo uno de sus discípulos, Judas Iscariote hijo de Simón, el que le había de entregar:
¿Por qué no fue este perfume vendido por trescientos denarios, y dado a los pobres?
…..
Entonces Jesús dijo: Déjala, para el día de mi sepultura ha guardado esto.
Porque a los pobres siempre los tendréis con vosotros, mas a mí no siempre me tendréis.

Jn 12,3-8

Es típico el escuchar de boca de protestantes fundamentalistas, anticlericales varios y católicos quintacolumnistas, la acusación de que la Iglesia no cumple con su obligación, al no vender todo el oro que tiene para dárselo a los pobres. O sea, a la institución que más ha hecho, hace y hará por los pobres de este mundo, se le pide que se desprenda de todo lo bello que tiene para…. que haga lo que viene haciendo desde hace siglos.

Detrás de todas esas críticas subyace lo que yo llamo "el espíritu de Judas". Al apóstol traidor en realidad le importaba un pimiento la suerte de los pobres. Lo que le molestaba era tener menos dinero para robar. Los Judas modernos no quieren robar, sino aprovechar cualquier cosa para atacar a la Iglesia. Pero unos y otros son hijos del mismo padre.

No hace falta decir que tan digna es una Eucaristía realizada con el más modesto cáliz de barro como la que se hace con el mejor cáliz de oro y piedras preciosas. Pero, mientras la Iglesia no falte a su misión de atención a los más necesitados, ¿por qué va a ser criticable que quiera usar "el más caro de los perfumes" para honrar al Señor en la Misa? ¿acaso no se hace presente Cristo en la consagración? Pues a tal Rey, tal copa. A tal Dios, tal culto.

No busca la Iglesia exhibir su riqueza material sino honrar a su Señor. Y si para la liturgia del Antiguo Pacto el Dios de Israel mandó usar materiales preciosos, para la liturgia del Nuevo Pacto, superior en todos los sentidos, la Iglesia no puede ser menos. Y la idea de que tal cosa va en contra de la adoración en espíritu y en verdad es, sencilla y llanamente, gnosticismo del malo, pues poco tan espiritual hay como invertir en la belleza del culto a Dios y poco hay tan verdadero como la intención de la Iglesia al hacer tal cosa.

Luis Fernando Pérez Bustamante

4.05.07

Hipnotizado como en una sesión de magia

Estimados lectores, tengo un problema. He leído de la pluma de uno de los más insignes bloggers de Religión Digital el siguiente párrafo:

En esta Galilea de Entrevías comprendemos que la mesa de Jesús no es la de un medium de sortilegios, ni la de un mago hipnotizador. Tampoco es una mesa donde sacrificar animales como en las religiones primitivas. Su mesa es de comedor: para partir, repartir y compartir. Por eso no hemos cerrado los ojos cuando Enrique decía "Esto es mi cuerpo". Ni nos hemos quedado hipnotizados como en sesión de magia, como quien aguarda a que cambie de color una oblea alucinantemente ensangrentada.

Bien, yo tengo la extraña y cada vez menos extendida manía de arrodillarme y cerrar los ojos durante la consagración para abrirlos cuando el sacerdote levanta la hostia. Tengo el defecto de creer que la Iglesia dice la verdad acerca de lo que ocurre en esos momentos. Soy tan ultramontano, tan preconciliar, tan tridentino, tan católico de los de antes, tan católico como los chinos de la foto que ilustra este escrito, que me creo que el pan y el vino pasan a ser, después de la epíclesis, el cuerpo y la sangre de Cristo. Es más, confieso que en esto no me diferencio gran cosa de lo que creían esa panda de locos fanáticos que en el siglo II se debajan comer por los leones antes que negar su fe. Y si no, lean, lean ustedes:

Leer más... »

3.04.07

Vía Crucis, por el padre Joaquín Climent

Os presento una breve meditación sobre las estaciones del Vía Crucis, obra del padre Joaquín Climent Abad, párroco de Sant Genís dels Agudells (Barcelona), fundador y director de la asociación de fieles Civitas Dei. Él es mi director espiritual y a quien debo gran parte de lo mucho o poco que soy como cristiano.

VIA CRUCIS
Escrito por P Joaquín Climent
Director de Civitas Dei
Con licencia de Mons. Oscar A. Salazar Gomez, obispo de La Dorada Guaduas (Colombia)

Por la señal de la Santa Cruz…
Oración inicial

Jesús, Señor y Redentor nuestro, delante de Ti y arrepentido de todos mis pecados cometidos hasta hoy, triste por haber ofendido a un Dios tan bueno propongo firmemente no pecar más y confío en Tu divina misericordia para poder ser fiel y coherente con estos propósitos. De todo corazón te doy gracias, por el don de la vida y por la salvación que nos das con Tu muerte en Cruz. Amén.
Padrenuestro, Avemaría y Gloria

I estación
Jesús es condenado a muerte
Te adoramos, Cristo, y te bendecimos…

Porque por Tu cruz has redimido al mundo. Con facilidad y sin pensar decimos que se muere tal y como se ha vivido. Jesús, Tú nos enseñas a vivir y a morir en fidelidad: Defendiendo la libertad, la verdad, el ser hombres y mujeres, el ser hijos de Dios, para poder vivir el amor hasta las últimas consecuencias. Para amar de verdad el amor de Dios. Para vivir la vida a plenitud. Danos, Señor el don de la fidelidad y de la perseverancia.
Padre nuestro, Avemaría y Gloria.

II estación
Jesús carga y lleva la Cruz
Te adoramos, Cristo, y te bendecimos…

Nos cuesta aceptar la propia responsabilidad. Es arriesgado. Pero cueste lo que cueste es la única manera de ser fieles con lo que creemos, pensamos y sentimos y así dar testimonio de nuestra fe con nuestras obras. Cargar con la cruz también es ser consecuentes con la fe y así, manifestarla en la vida de cada día siendo sal de la tierra y luz del mundo. Danos Señor, el don de la coherencia y la autenticidad.
Padre nuestro, Avemaría y Gloria.

Leer más... »