Llevamos este tesoro en vasos de barro

Primera lectura del martes de la decimosexta semana del Tiempo Ordinario:

Hermanos: nosotros llevamos este tesoro en vasos de barro, para que se reconozca que la sobreabundancia del poder es de Dios y que no proviene de nosotros: en todo atribulados, pero no angustiados; perplejos, pero no desesperados; perseguidos, pero no abandonados; derribados, pero no aniquilados, llevando siempre en nuestro cuerpo el morir de Jesús, para que también la vida de Jesús se manifieste en nuestro cuerpo.
Porque nosotros, aunque vivimos, nos vemos continuamente entregados a la muerte por causa de Jesús, para que también la vida de Jesús se manifieste en nuestra carne mortal. De manera que en nosotros actúe la muerte, y en vosotros la vida.
Pero teniendo el mismo espíritu de fe -según lo que está escrito: “Creí, por eso hablé"-, también nosotros creemos, y por eso hablamos, sabiendo que quien resucitó al Señor Jesús también nos resucitará con Jesús y nos pondrá a su lado con vosotros.
Porque todo es para vuestro bien, a fin de que la gracia, multiplicada a través de muchos, haga abundar la acción de gracias para la gloria de Dios.
2ª Cor 4,7.15

Si el apóstol San Pablo se considera a sí mismo un simple vaso de barro, de forma que toda su obra apostólica es fruto del poder de Dios obrando en él, ¿qué no diremos de nosotros y de cualquier cosa que hagamos para gloria del Señor?

Es fundamental, imprescindible, esencial, entender que somos simples instrumentos en manos de Dios para llevar a Cristo a quienes no le conocen y a quienes conociéndole, todavía no viven conforme a la dignidad que recibimos por la fe.

Quien se humilla sinceramente, será exaltado. Quien reconoce la primacía de la gracia y la soberanía divina, reinará con Cristo. Quien se pone en manos del Espíritu Santo dará fruto abundante.

Señor, moldéanos para ser vasos que contengan el agua viva de tu Evangelio para saciar la sed de tus elegidos.

Luis Fernando

3 comentarios

  
Óscar de Caracas
Alabado sea el Señor porque me ha abierto los ojos.
26/07/17 9:20 AM
  
Luis Fernando
Jordi, NO MÁS comentarios personales, ¿ok?
26/07/17 5:48 PM
  
Neftalí
Para hacernos vasos de barro tenemos que vaciarnos de nosotros mismos: aficiones, entretenimientos, apetencias, gustos, deseos, proyectos, etc. Si somos "la nada más el pecado", no hay nada que salvar o conservar de nosotros mismos. Todo anatema y a llenarnos del Señor.

---

LF:
De eso se encarga el Espíritu Santo, al que no debemos presentar oposición.
27/07/17 9:54 AM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.