"Me confieso sólo con Dios". - No vale.

“Me confieso con Dios…”. –No vale.

¿Qué decir a alguien que dice «yo ya me confieso con Dios» y no quiere confesar sus pecados en la confesión sacramental? Me cuesta confesar mis pecados, incluso a veces siento vergüenza. Tal vez sí seria más fácil confesarse directamente con Dios o que la Iglesia suprimiera la obligación de confesar los pecados…

Hay que aceptar la salvación que Dios nos ofrece y de la forma con que Él nos la ofrece.

Lo que me convendría, me gustaría, me apetecería… tiene muy poca importancia cuando es Dios mismo quien nos dice lo que quiere de nosotros. Y el Señor ha establecido ofrecernos su misericordia de manera ordinaria a través de la realidad de la Iglesia y de sus sacramentos.

Voy a responderle con unas palabras textuales del papa Francisco:

«Es la comunidad cristiana el lugar donde se hace presente el Espíritu, quien renueva los corazones en el amor de Dios… He aquí por qué no basta pedir perdón al Señor en la propia mente y en el propio corazón, sino que es necesario confesar humilde y confia- damente los propios pecados al ministro de la Iglesia. En la celebración de este sacramento, el sacerdote no representa solo a Dios, sino a toda la comunidad, que se reconoce en la fragilidad de cada uno de sus miembros, que escucha conmovida su arrepentimiento, que se reconcilia con Él… Sí, tú puedes decir: yo me confieso sólo con Dios pero nuestros pecados son también contra los hermanos, contra la Iglesia. Por ello es necesario pedir perdón a la Iglesia, a los hermanos, en la persona del sacerdote… También desde el punto de vista humano, para desahogarse, es bueno hablar con el hermano y decir al sacerdote estas cosas que tanto pesan en mi corazón.»

Como ve, en la enseñanza de la Iglesia, la confesión de los pecados graves no solo es necesaria sino que es, además, muy saludable y conveniente. Para una fundamentación más dogmática me remito a una columna que escribí hace años con el título de Ex- homologesis. Y respecto a la vergüenza, también dice el Papa:

«Cuando una persona no tiene vergüenza, en mi país decimos que es un sinvergüenza… incluso la vergüenza hace bien, porque nos hace humildes, y el sacerdote recibe con amor y ternura esta confesión, y en nombre de Dios perdona.»

No viviremos a fondo este Año de la Misericordia si no redescubrimos en nuestra propia vida la maravillosa experiencia de recibir la misericordia de Dios en el sacramento de la penitencia. En la bula El rostro de la Misericordia, dice el papa Francisco: «De nuevo ponemos en el centro con total convencimiento el sacramento de la Reconciliación porque nos permite tocar en carne propia la grandeza de la misericordia.»

Por tanto, si pudiéndote confesar no te confiesas, no vale.

8 comentarios

  
DavidQ
Voy a agregar algo a este excelente artículo, corto, concreto, bien fundamentado y al grano.

Hay algo más en la confesión vocal que la mental "con Dios" no tiene: Es brutalmente específica.

Cuando uno hace su oración mental y "se confiesa con Dios" divaga mucho. Anda uno por las ramas pensando "Tú sabes lo que hice y que está mal... pero es que ya sabes que soy débil... además no es mi culpa si mi mujer hace tal cosa... y es que las preocupaciones del trabajo ¿me entiendes? O sea... tampoco es que sea tan grave, ¿verdad?" Y termina uno justificándose en lugar de confesándose.

En cambio, cuando uno tiene que hacer de tripas corazón y decir con pelos y señales, en naturaleza y número cuál ha sido el pecado que ha cometido, el asunto es mucho más concreto. "Hice esto, soy culpable. Me arrepiento y prometo que no lo vuelvo a hacer".

Ese valor de ser específico es maravilloso para la mente, el corazón y el alma. Encapsula el pecado en un hecho concreto, evitable. Deja de ser un concepto etéreo, "fruto de mi debilidad" y se vuelve algo puntual que podemos mejorar.

Aunque la confesión no tuviera ningún valor espiritual -que lo tiene y en abundancia- el sólo hecho de concretar "hice esto mal" nos haría mejores personas por sí mismo.

Los pilotos de aviones comerciales lo saben muy bien: Cada vez que cometen un error, tienen que documentarlo minuciosamente para que no se repita nunca más. Por eso volar sigue siendo el medio de transporte más seguro. Lo mismo podemos lograr con nuestra vida, con la confesión sacramental.
29/02/16 9:13 PM
  
JOSÉ IGNACIO
Propongo ver y escuchar el vídeo: (13,54 minutos) del
"Padre Jorge Loring (La Confesión)" ... Una Joya más.
Un Saludo
29/02/16 9:51 PM
  
Guillermo
Recordemos que en tiempos apostólicos y hoy en el Oriente cristiano existe y existía la confesión pública, ante el Pueblo de Dios para remitir los graves pecados cometidos contra él. Fijémonos en la suerte que tenemos los latinos entonces no teniendo que pasar por la vergüenza de relatar a todo un pueblo nuestros propios pecados, que en realidad es aflicción por el qué dirán/pensarán.
29/02/16 10:54 PM
  
hidaspes
LA renovación espiritual de la Iglesia pasa necesariamente por recuperar la centralidad que el sacramento de la confesión ocupa en nuestra fe. Y en esto todos hemos de implicarnos en nuestra vocación diaria de santidad, no delegar en el responsable de la diócesis o esperar pasivamente a que otros implanten iniciativas. Personalmente, estoy intentando frecuentar la oración, la confesión y la comunión como nunca antes lo había hecho. Y estoy comprobando, con cierto pesar, que me habría ahorrado mucho dolor e infelicidad en el pasado si hubiera frecuentado esos sacramentos como lo intento ahora. A Dios gracias, siempre encuentro sacerdotes que me abrazan como el padre al hijo pródigo, ningún reproche, ningún escándalo, todo alegría y gozo por el hijo perdido que reconoce sus pecados y admite que sólo nada puede, que necesita de la mano atenta y misericordiosa de la Iglesia de Cristo. Pese a mi básica formación espiritual, cuanto más profundizo en el sacramento de la confesión más admiración y gozo experimento.
01/03/16 10:15 AM
  
ana
Un papa que les dice a los misioneros de la misericordia que deben perdonar los pecados de quienes se les acerquen aunque por vergüenza no los digan verbalmente, es un falso profeta que altera las condiciones del sacramento de la Confesión: la confesión verbal de los pecados mortales y su número es indispensable para que el sacerdote juzgue y se absuelva al penitente

-------------
Hay que leer con atención lo que ha dicho realmente el Papa. Se refiere a casos excepcionales de gravísimas dificultades para verbalizar. Mi próximo post será sobre el tema.
07/03/16 10:35 PM
  
Silveri Garrell
Hay opiniones de todo tipo. Por cierto que la Imitación De Cristo de Kempis, libro de máxima espiritualidad del Medievo, habla de confesar los pecados a Dios, no menciona para nada confesar al sacerdote.

_______

Para un católico el Magisterio no es opinión. La práctica espiritual que usted comenta y que se encuentra en muchos autores no suplanta el sacramento sino que lo precede y conduce a él.
18/03/16 12:43 PM
  
DJ L
"¿Qué decir a alguien que dice «yo ya me confieso con Dios» y no quiere confesar sus pecados en la confesión sacramental?"

Se le contesta esto: "El problema es que no sabes si Dios se confiesa contigo". Punto.
25/03/16 3:37 PM
  
Maribel Valero Abril
Yo empecé a confesarme después de muchos años con el párroco que había en mi iglesia. Para mí era como un hmno mayor, y sentía confianza cuando me confesaba con él...hasta que un día me dijo: No te puedo admitir de CATEQUISTA, xq a mí me han dicho que TÚ PEGAS A LOS NIÑOS, y yo me fie de la persona que me lo dijo... hubiese querido haberme muerto o que me hubiese tragado la tierra.
A día de hoy estoy avergonzadisima de haberme confesado con este individuo, y creo que es una de las peores cosas que he hecho en mi vida, xq si jamás me hubiese confesado con él, y muchas cosas de mi vida JAMÁS las hubiese conocido, con seguridad que el hubiese tenido un mejor concepto acerca de mi persona.

____________

Lamentable experiencia. Pero no podemos hacer categoría de un caso particular. Ningún sacerdote puede hacer uso fuera de la confesión de lo que se ha manifestado en el confesionario.
20/02/17 6:19 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.