23.01.17

La verdadera muerte de Dios

Como dice San Agustín, el hombre muerto en cuerpo y alma como pena por su pecado, permaneció muerto hasta la muerte de Cristo. Y es que así como el cuerpo muere cuando se separa del alma, el alma muere cuando es abandonada por Dios. Es decir, como muere el alma cuando Dios la abandona, el cuerpo muere cuando el alma lo abandona, de modo que todo el hombre en cuerpo y alma muere cuando es desamparado por Dios, porque ni el alma vive con Dios ni el cuerpo vive con el alma.[1]

Leer más... »

11.01.17

Cristo es el centro de la historia

Indudablemente la vida del cristiano es un tránsito hacia el gozo supremo de la Verdad. Y es que nuestro ser creado y mutable depende del Ser y de la Verdad, del Verbo inmutable por el que todas las cosas son y por el que todas las cosas han sido creadas. Tanto las cosas que fueron como las que serán están en su unidad porque en Él están reunidas todas las cosas en cuanto en Él son inconmutablemente simultáneas. En sentido estricto, en el Verbo las cosas no fueron ni serán, sino que simplemente son en su presente. Porque en el Verbo todo lo que es, es unidad y todo lo que es, es vida. Y por eso mientras más perfecta sea la unidad, más perfecta es la vida porque en la suprema unidad que es Dios las cosas son vida participada de Él.

Leer más... »

7.12.16

Para una concepción cristiana de la Historia

Para comprender la Historia desde de la perspectiva cristiana, es preciso aclarar que su verdadero sentido se obtiene exclusivamente desde la Revelación. Es Dios mismo el que nos revela que el hombre ha sido creado en un momento preciso del tiempo teniendo como causa eficiente y final a Dios. Dios nos revela que actúa en el mundo que fue creado por Él y que actúa en un momento preciso. Mediante la Revelación, Dios también nos explica la presencia y el sentido del mal en el mundo. Nos aclara que el mal tiene una función en la Historia Universal en la que la Encarnación del Verbo constituye el acontecimiento central mediante el cual todo se encamina a la parusía y al Juicio final.

Leer más... »

26.11.16

Tres encíclicas de gran actualidad: Fides et ratio, Veritatis splendor y Evangelium vitae.

En la segunda mitad del siglo XX y en medio de una de las cumbres del secularismo y de la confusión relativista, aparecen tres Encíclicas cruciales en la Historia de la Iglesia y dentro del Magisterio de San Juan Pablo II: la Encíclica Fides et ratio, la Encíclica Veritatis splendor y la Encíclica Evangelium vitae. Estas tres Encíclicas son de gran actualidad en cuanto tocan temas fundamentales relacionados con los aspectos más importantes de la vida humana.

Leer más... »

3.11.16

¿Iglesia democrática?

Cuando hablamos de Iglesia democrática es necesario enfatizar que la doctrina católica se opone a cualquier organización política subjetivista, relativista y totalitaria. Como evidencia de esto tenemos que frente al capitalismo neoliberal y al marxismo, la Iglesia se ha pronunciado en muchas ocasiones. Y es que en el fondo, ambos sistemas son las dos caras de una misma moneda que es el materialismo que además pretende el dominio total del mundo. Cabe mencionar que la Iglesia nunca se ha pronunciado a favor o en contra de un sistema político legítimo. Pero cuando bajo el nombre de un sistema legítimo, se esconde la corrupción y la tiranía que contradicen el orden establecido naturalmente por Dios para el bien común, en ese caso la Iglesia ha sido muy clara al pronunciarse en contra.

Leer más... »