Las dos ciudades de San Agustín tienen dos cabezas.

La Ciudad de Dios que tiene como fin a Dios mismo y la ciudad terrena que tiene como fin el mundo, no están acéfalas sino que tienen respectivamente su cabeza. Análogamente al modo como la cabeza de un cuerpo gobierna a todos sus miembros desde dentro, Cristo es cabeza de la Iglesia y ordena a sus miembros a Sí mismo. Pero análogamente a como un general dirige a un ejército hacia un fin, el demonio es cabeza de los que rechazan a Dios. En efecto, aunque el demonio no puede establecer un dominio interior sobre los malos, los gobierna exteriormente y los tiene sujetos a sí mismo.[1]

El motivo de esto radica en que el amor desordenado a sí mismo conlleva la aversión a Dios y a admitir como cabeza al demonio, cuyo fin es la aversión a Dios. De hecho, ese es el motivo por el que el demonio pecó desde el inicio e indujo al hombre a pecar. El demonio que se amó más a sí mismo que a Dios, desde el inicio indujo al hombre al amor desordenado de sí mismo que al mismo tiempo implicó la aversión a Dios. Cuando el hombre se ama así mismo considerándose como fin, rompe sus ataduras a Dios y se coloca bajo la potestad del demonio (Jer. 2,20). Es así como Satanás se constituye en cabeza de los perversos, a los que gobierna exteriormente, aun cuando no pueda dirigir su intelecto desde dentro. Lo que hace Satanás es inducir al hombre sugiriéndole el mal. Y, como lo mencionamos anteriormente, como todo mal moral o pecado conlleva la aversión a Dios, se concluye que el demonio queda como cabeza de los que cambian el amor a Dios por el amor desordenado de sí mismos. La ciudad del mundo se constituye en el amor de sí que coloca al demonio como su cabeza.[2]

En suma, Satanás es el caudillo de la ciudad perversa y Cristo es el Rey de la ciudad de Dios desde la creación del mundo.[3] Cristo es el Fundador que legisla la ciudad de Dios por medio de la ley del amor de caridad, que desde la eternidad piensa y promulga en el tiempo.[4] De modo que hay dos ciudades y por tanto dos reyes y dos pueblos. Dios es nuestro Padre y la Iglesia nuestra madre en virtud del amor. Pero Satanás es nuestro padre y Babilonia nuestra madre según el siglo. Y entre estas dos ciudades, dos reyes y dos pueblos existe un antagonismo hasta el fin del mundo.



[1] Cfr. Aquino, Tomás de. S.Th., III, q.8, a.7.

[2] Cfr. San Agustín. De Civ. Dei, 18,41,2 col.601.

[3] Cfr. San Agustín. In Psal. 36, 3,4, t.36, col.385.

[4] Cfr. San Agustín. Epist. 138,17, t.33, col. 533.

5 comentarios

  
Ricardo de Argentina
¡Que hermosa manera de explicar la antítesis ignaciana de las Dos Banderas!

Uno de los síntomas de que el mundo intenta poner al hombre en el lugar de Dios, es el culto que se hace del "amor propio", al que se le atribuyen propiedades indispensables para "triunfar en la vida".
23/02/17 1:45 AM
  
Alfredo
Nosotros debemos elegir en qué ciudad estar.

La no elección de ninguno de los dos bandos nos alista automáticamente en la ciudad del mundo en la que reina Satanás. (Mt. 12:30, Lc 11:23).

La guerra entre las dos ciudades será hasta el fin del mundo y por lo tanto la sufriremos toda nuestra vida. No hay tierra de nadie, ni ciudades neutrales. Elijamos siempre a Cristo.

23/02/17 9:37 AM
  
Martinna
Cuando el hombre se ama así mismo considerándose como fin, rompe sus ataduras a Dios y se coloca bajo la potestad del demonio (Jer. 2,20)
Esto es lo que está pasando actualmente
En el año del discernimiento no discernimos.
Gracias por este post tan bien compartido y tan necesario para todos todos.
23/02/17 3:37 PM
  
Adrián Ferreira
Lindo escrito. Gracias por sus artículos pero sobretodo por su ejemplo de vida que se ven a través de los frutos de la gracia de Dios.
23/02/17 10:47 PM
  
chico
¡ Qué maravilla !. Parece un Obispo, un cura, este laico cristiano. ¿ Será que ahora los laicos tienen que enseñar a Obispos y curas las cosas que la gente de hoy quiere oír y no les oye decir ?. ¡ Qué extraño,!, ¿ no ?.
24/02/17 9:09 AM

Esta publicación tiene 2 comentarios esperando moderación...

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.