5.03.14

Francisco de Peñalosa: Inter vestibulum et altare

Quizá el texto musicalizado más identificativo del Miércoles de Ceniza es el versículo del profeta Joel (2, 17) que en latín empieza con las palabras Inter vestibulum. Pertenece a la primera lectura de la Misa, además de aparecer, más o menos literalmente, en diversos momentos de la liturgia tradicional como la imposición de la ceniza al propio celebrante o el capitulum de los días de feria cuaresmales.

Leer más... »

1.03.14

30.12.13

Puer natus est: cuatro versiones muy diferentes

Un lector habitual y especialmente cualificado de este blog me hacía ver el otro día que el vídeo del introito Puer natus que incluí en el artículo anterior no hace justicia a la melodía por las imperfecciones técnicas que contiene, no tanto por la interpretación en sí, como por las precarias circunstancias de toma de imagen y sonido. Todo lo cual es cierto, y como ya avisaba en el artículo, la razón de elegirlo fue su mayor elocuencia respecto al contexto vivo, real, en el que debe darse normalmente el canto gregoriano.

Leer más... »

24.12.13

Puer natus est nobis. Cuando la música sí une la tierra al cielo.

No es posible recoger en el blog toda la riqueza musical que la  liturgia de la Iglesia tiene dispuesta para cada momento. Lo mismo ocurre con la solemnidad que celebramos mañana. Así que me limito hoy tratar un poco sobre el maravilloso canto de entrada o introito de la llamada Misa del día de Navidad.

Al igual que en otras grandes solemnidades, la liturgia de la Navidad incluye varias misas, cada una con sus lecturas, oraciones y cantos propios. De modo que tenemos la Misa vespertina de la vigilia (el 24 de diciembre por la tarde); la Misa de medianoche (“del gallo”), sobre la cual escribí el año pasado por estas fechas; la Misa de la aurora (al amanecer) y la Misa del día.

Fuera de aquellos lugares donde se celebra la liturgia en toda su profundidad y amplitud (actualmente sólo en algunos monasterios, que yo sepa), las misas que se celebran suelen ser sobre todo la de medianoche y la del día. En algunos lugares se ha cedido a la comodidad celebrando o llamando “misa del gallo” a la misa que se celebra el 24 de diciembre por la tarde, es decir, la hora que en realidad corresponde a la misa vespertina de la vigilia.

Tampoco la tradición de la cena familiar de Nochebuena parece aconsejar, al menos en todos los lugares, la celebración de la misa de la aurora en el amanecer del 25 de diciembre. De modo que el segundo gran eje de la solemnidad es la Misa del día, esto es, la del 25 de diciembre ya avanzada la mañana.

En esta Misa del día es donde resuena desde hace siglos una de las más bellas y conocidas melodías litúrgicas del rito romano: el introito Puer natus est que proclama el pasaje de Isaías 9, 6 seguido del salmo 97. Este es el texto original latino  con la traducción que aparece en la edición española del Misal Romano:

Leer más... »

20.12.13

Rorate caeli

Con estas palabras comienzan tanto la antífona de entrada del cuarto domingo de Adviento como un hermoso y popular canto religioso tradicional en este tiempo litúrgico. Aunque el comienzo de su texto sea el mismo se trata de dos cosas distintas:

La antífona de entrada o Introitus del cuarto domingo de Adviento es una pieza absolutamente litúrgica, con un lugar propio y específico en el culto, que es la llegada al altar del celebrante al comienzo de la Misa de este domingo de Adviento.

El canto “Rorate caeli” no es estrictamente litúrgico, en cuanto no tiene un lugar propio y específico en el culto. Es costumbre tradicional cantarlo durante el Adviento al comienzo de la Exposición del Santísimo Sacramento, y también en el Ofertorio, después del canto propio, allí donde hay cantores capaces de entonar el ofertorio propio de cada domingo.

El comienzo del texto está tomado de Isaías 45, 8:

Leer más... »