27.07.10

El burka y los trogloditas

La gente suele pensar que los cavernícolas vamos semidesnudos por ahí, pero no es verdad. Eso son cosas de las pelúquilas de Jólibu, que, para sacar más beneficio de las actrices guapas, prefieren que vayan ligeritas de ropa. Los cavernícolas somos muy decentes y elegantes, con nuestros chalecos de piel de búfalo, nuestros mocasines de ciervo y, por supuesto, nuestro inseparable garrote de encina u roble. Es cierto que, primitivos como semos, aún no hemos descubierto las modas y la necesidad de cambiar el vestuario cada dos por tres, pero algunos de nosotros consideramos ingenuamente ese atraso como una bendición.

Y ya que el arroyo Culebro pasa por la caverna de mi suegra y que estamos hablando de vestuario, voy a dar mi opinión sobre lo que está pasando últimamente en España con el burka o velo integral islámico. En los pueblos de Madrid, a semejanza de otros que ya lo hicieron en Cataluña, empieza a prohibirse el burka en los lugares públicos. Muchos se alegran por ello, pero a mí no me convence nada, la verdad.

Leer más... »

26.07.10

Reírse es muy sano

Entre los artículos de tema religioso, los hay muy buenos, buenos, regulares… y luego hay otros que, si no sirven para otra cosa, al menos nos permiten reírnos un poco, que también es muy sano.

Leo en multi-Religión Digital un artículo de los de esta última categoría. Se titula “El celibato denostable” y es para estar riéndose bien a gusto durante todo el día. El autor ofrece lo que considera que es un argumento irrefutable para rechazar el celibato sacerdotal y supongo que se queda muy satisfecho después de instruirnos a los demás, pobres cavernícolas ignorantes.

Leer más... »

19.07.10

...y en desacuerdo con Monseñor Camino

He leído un artículo de Monseñor Camino, publicado en Ecclesia Digital, sobre el diario El País. En él, Don José Antonio analiza muy acertadamente uno de los muchos casos en los que ese periódico ofrece una información errónea, disparatada y malintencionada sobre la Iglesia, sus santos y su doctrina. Como conclusión, dice Monseñor Camino que El País “debería buscarse mejores consejeros en materia religiosa”. Y, a juicio de este cavernícola, se equivoca.

Leer más... »

16.07.10

La Caverna está de acuerdo con Leonardo Boff

Es cierto que Leonardo Boff, ya en su época de franciscano, tendía a desbarrar bastante. En opinión de este cavernícola, su Teología de la Liberación era una mezcla de lucha de clases marxista, liberalismo teológico, justa indignación y tonterías varias a partes desiguales. Y, por supuesto, desde que dejó de ser franciscano y se ha convertido en defensor de un panteísmo ecológico-indigenista, aún dice más tonterías.

Nadie, sin embargo, se equivoca en todo lo que dice. De hecho, equivocarse en todo es estadísticamente tan difícil como acertar en todo. Y, aunque en la Caverna estamos dispuestos a dar un garrotazo al que se lo merece, también somos capaces de admitirlo cuando alguien tiene razón. Como dice uno de mis compañeros: Semos brutos pero Onraos.

Leer más... »

13.07.10

12.07.10

El juego de los teólogos disidentes

Hoy vamos a jugar al juego de los teólogos disidentes. Como ya sabrán los lectores, este juego utiliza un método similar al de acción católica: Ver – Juzgar – Actuar.

Vemos cómo razona un teólogo disidente, admirándonos del gran respeto que Dios tiene por nuestra libertad, aunque la utilicemos para meter la pata hasta el fondo. Juzgamos (poquito, porque eso de juzgar está muy feo) que lo que dice son, en gran medida, tonterías. Y actuamos aplicando esa misma forma de razonar a otras cosas, comprobando los resultados absurdos que se obtienen al hacerlo. Es decir, es una forma de demostrar que por ese camino no se va a ningún lado.

Leer más... »

11.07.10

9.07.10

Fotos inmundas en multi-Religión Digital

En el mundillo de la información religiosa, hay que hablar a veces de cosas que a uno no le gustan. Sería bonito hablar sólo de santos y buenos ejemplos, pero eso no reflejaría fielmente la realidad, que incluye también inmoralidades, herejías, barbaridades, errores y tonterías. Eso sí, hay una línea, no siempre muy clara, entre informar sobre una inmoralidad, un escándalo o una barbaridad y colaborar con los mismos o hacer apología de ellos.

Leer más... »