En el tanatorio

Hace unos días tuve que ir al tanatorio, lo que empieza a ser habitual. La verdad es que estaba lleno. No exagero si podría haber unas mil personas en total.

Al terminar de saludar a los allegados del difunto, entré en la capilla para rezar un rato. La capilla en cuestión -más bien un oratorio, por el tamaño- tiene capacidad para unas 400 personas y está situada en uno de los pasillos centrales del tanatorio. Vamos, que no hay que buscarla para encontrarla.

Pues allí me puse a rezar. 40 minutos a media distancia entre el Sagrario, al frente y la puerta a mi espalda. Según pasaba el tiempo, empecé a pensar en cuánto tiempo tardaría en entrar la próxima persona, pero allí no entraba ni un alma. Por fin al cabo de un rato entró un grupo de seis o siete personas de mediana edad. ¡Qué sorpresa cuando entraron! y… ¡Qué sorpresón cuando pregunté! No, no, no iban a rezar, ni a celebrar una misa, sino a hacer una cosa que se llama despedida civil. Allí entraron todos juntos, pasaron por delante del sagrario como si nada y -en este momento me hicieron salir- abrieron el féretro para despedirse del difunto. Pocos minutos después salieron todos, en silencio y cabizbajos. Luego entraron unas señoras a limpiar, que se llevaron un susto de muerte al ver a alguien en la capilla (lo digo de verdad, gritaron y todo) y, pasando por delante del sagrario varias veces, terminaron su faena. Poco después me fui.

Al salir vi otra vez lo de antes, las mismas caras tristes, la misma gente desgarrada de dolor, familias destrozadas sin saber qué decirse y mucha, pero que mucha gente, sin esperanza. Vidas rotas que no encuentran consuelo porque no tienen una razón para vivir y porque no tienen una razón para morir.

Y es que con Dios ya no compartimos ni las tristezas. ¿Quién nos ha llevado a este extremo? ¿Dónde ha quedado la esperanza? ¿Quién dejó de creer primero, tu generación o la mía? ¿Quién rompió la cadena de la fe, lo mayores o los pequeños? ¿Los de dentro, o los de fuera? Los jóvenes tenían derecho a conocer a Dios, pero los mayores se lo ocultaron y así, en aras de no «truncar su libertad» cometieron el bien intencionado error de truncar sus vidas, de crear individuos sin esperanza. El derecho a decidir se ha convertido en obligada indecisión, porque la estupidez humana no tiene límites y, tal vez, no tiene cura.

Me dieron ganas de gritar a todos: ¡Ciegos! ¡Despertad! ¡Salid del ruido diario y constante de la absorbente vida moderna! ¡Dedicad ratos de sosiego y de paz a pensar en qué es la vida y en quién os la regala, segundo a segundo! ¡Pensad, y descubriréis que Dios es más real que vosotros mismos! ¡Pensad, y entenderéis que no ver a Dios detrás de todo es no ver nada en absoluto! ¡Hablad! ¡Hablad, con ese amigo creyente de verdad! ¡Con ese cura que te ayudó aquella vez! Y sabed que Dios es un caballero que no entra en la casa del que no le invita pero que, como dijo Jesucristo, al que le da paso Él y su Padre lo amarán y harán morada dentro de Él y su alegría llegará a plenitud.

Y nosotros rezar, y rezar y rezar para que todos despertemos, cada vez un poco más, de nuestro letargo.

Jaime Varela

12 comentarios

  
JuanM
Aún puedes dar "gracias" que tenéis capilla en vuestro tanatorio. En el de mi población, población importante, de unos doce mil habitantes, ni capilla en el tanatorio ni puertas abiertas de las tres Iglesias que tenemos hasta las horas de misa.
02/05/16 11:18 AM
  
Silvia Inés
"Dios es un caballero..." : hermosa reflexión. Y comparto lo de que cada vez es más difícil encontrar una capilla con el Santísimo.
02/05/16 11:42 PM
  
Jose Luis
Yo cometí el delito de divorciarme y casarme por lo civil. Tengo ahora un hijo y soy plenamente feliz. Estoy por ello excomulgado, por lo que no hay confesión posible y no puedo ni podré comulgar, ni transmitir a mis hijos mi fe como me gustaría.

Un terrorista o violador puede arrepentirse y estar mejor visto; yo no. En el colegio religioso de Sevilla al que fui me ponen problemas por estar divorciado.

Son demasiados impedimentos, y algunos se rinden. El problema está fuera, pero también dentro, y deberíamos reflexionar todos.

---

LF:
Por gracia de Dios usted puede arrepentirse vivir en castidad, no manteniendo relaciones sexuales con quien no es su mujer a los ojos de Dios.

03/05/16 2:15 PM
  
Miriam Hasson
Un precioso artículo que me devolvió la esperanza!!!!
Una sola persona basta!! Para dar testimonio....yo soy de México... Y cuando fui a vivir a Coruña me sentí muy muy triste....de ver el desánimo y la desesperanza que hay en la gente ...no tema gritar y decir que Dios está vivo!!!! Y los espera en el sagrario!!
Le mando un abrazo en Cristo
Dra Miriam Hasson
04/05/16 1:25 AM
  
Begoña
Necesitamos, las iglesias abiertas,dónde entrar a cualquier hora para estar con Nuestro Padre,son la Casa del Señor,no museos.
04/05/16 5:09 PM
  
Puri Sáiz
Gracias Jaime Varela, por tu comentario. Pienso que tenía que haber más personas con tu forma de ver la vida, para que la pueda explicar a las otras personas que no saben a donde dirigirse y donde van a ir a parar. Gracias, muchas gracias.
05/05/16 11:23 AM
  
Santiago
Me alegra que tengas un mensaje que pueda ayudar a mucha gente y además que quieras llevar ese mensaje para ayudar (como te ayuda a ti) a los demás. Eso te honra como persona y lo admiro. Por otro lado, del mismo modo que coge fuerza esa parte enérgica, en mi opinión pierde fuerza el mensaje, pues parece que te afecta que tu creencia no sea compartida por mucha gente y esa necesidad de hacer masiva la verdad de uno mismo suele suponer lucha interna y temor (cosa que por otro lado puede ser más útil de lo que pensamos). Encontrar una respuesta a dudas, hacerla tuya y dejar que te acompañe es un tesoro. No lo sueltes nunca, pero permite (en mi opinión) que aquellos que no la tenemos (por la razón que sea) jueguemos nuestro papel en la vida como queramos o podamos. A veces la línea entre creer estar ayudando a otro y estar intentando ayudarse a uno mismo es muy delgada. Gracias por el post
05/05/16 4:03 PM
  
Miguel
Nos va a despertar la realidad a base de palos. Esa es mi intuición, aunque es sabido por los que me conocen que soy una persona naturalmente pesimista. Las próximas décadas van a ser muy interesantes. Interesantes en el sentido del proverbio chino. Todo cambiará.
05/05/16 8:08 PM
  
Francisco
Que dolorosa verdad.La vida sin Dios no tiene sentido y la mayoria no se da cuenta.Hay veces que saco el tema a amigos a los que quiero y el tema parece que les molesta.Gente buena que vive a espaldas de Dios.Que pena
05/05/16 9:04 PM
  
Uveimar
Ha pasado siempre, es cuestión de cultura. En los tiempos de Jesús los fariseos cumplidores de la ley, con sus preceptos y normas, sin embargo no tenian la experiencia de un Dios vivo, cercano, por eso no reconocieron a Jesucristo. A nosotros como católicos nos pasa lo mismo, no somos conscientes de que se nos entregó a Jesucristo en la Eucaristia y en otras presencias como el sagrario , hemos dado por tanto la espalda a la santidad, a la gracia, por eso nuestra vida es un constante esfuerzo por subsistir. 'Dios no te quita nada, te lo dá todo', deciá el Papa Emérito Benedicto XVI.
Bueno, lo único que salva al mundo, al hombre, es dar la vida por él, asi ha sido en todos los tiempos, asi lo ha querido Dios en Jesucristo. Ánimo, no os desaniméis! Oraciones.
11/05/16 5:38 AM
  
Elisa Murillo
Jose Luis tu no estás excomulgado. Tienes el derecho y la obligación de educar a tu hijo en la fe. Puedes y debes asistir a misa todos los Domingos prepararlo para su Primera Comunión. Rezar el Rosario. La Fe no es solo la Comunión. No podrás comulgar pero puedes hacer mucho bien a los que están a tu alrededor. Habla con tu párroco. Te recomendara algún buen libro. La Iglesia te necesita. No te apartes. DTB
15/05/16 2:42 PM
  
sara
Este tema ya viene en la Argentina desde hace mucho tiempo.En algunos lados se resolvio cuando se entendio que el atuendo para la playa es uno,para fiestas es otro y para el trabajo otro y para la iglesia también otro. Felicito al cura que trata de enseñar respeto,algo que hoy es escaso.No se respeta a los padres ni a los maestros menos a los sacerdotes.Y la enseñanza debe empezar en el hogar.........Pidamos al señor sepamos ubicarnos como el nos pide.........
23/05/16 3:27 AM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.