InfoCatólica / Caritas in Veritate / Categoría: San Bernardo de Claraval

3.11.16

(144) "La Familia Católica, estandarte y trinchera" (XIX Encuentro de Formación Católica de Bs.As.)

EFC 2016Este es el título general que hemos elegido para el XIX Encuentro de Formación Católica que realizamos este año desde el Círculo de Formación S. Bernardo de Claraval, entre el 2 y 4 de diciembre, en la ciudad de San Miguel (Bs.As.).

Tras casi dos décadas, renovamos nuestra acción de gracias por las innumerables bendiciones que Dios nos ha dado a través de estos ciclos, tratando siempre de estar “en sintonía” con los temas más acuciantes para el corazón de los católicos y de sentir con la Iglesia.

Por ello hemos pensado que habiendo ya finalizado los Sínodos de la Familia, pero en pleno tránsito de sus consecuencias, es imprescindible mantenernos alertas, recordando la advertencia que sor Lucía le dio hace no tantos años al Card. Caffara: “La batalla final entre el Señor y el reino de Satanás será sobre el matrimonio y la familia”.

Leer más... »

23.08.16

(127) Sobre la Gracia y el Libre Albedrío -Mérito y culpa; misericordia y Justicia- (S.Bernardo de Claraval) - III

sbdoext

Cerramos esta serie con la publicación de la tercera y última parte de este Tratado, en que se detiene a considerar el tema del mérito y la culpa, refiriéndose especialmente, en un comienzo, a los mártires y los apóstatas.

Encomendamos a María Reina y al Santo Abad el fruto de esta obrita en cada uno de los lectores.

————————

TRATADO DE LA GRACIA Y EL LIBRE ALBEDRÍO (S.Bernardo de Claraval) -III

Capítulo 37

§ 1 Otras veces parece decirnos la Escritura todo lo contrario: A cada uno le viene la tentación cuando su propio deseo le arrastra y le seduce. EL cuerpo mortal es lastre del alma, y la tienda terrestre abruma la mente pensativa. O, como dice el Apóstol: Siento en mis miembros otra ley que repugna a la ley de mi mente, y me encadena a la ley del pecado, que está en mis miembros. Todo esto puede interpretarse como una coacción de la voluntad, por la que se le priva de la libertad. Sin embargo, por muchas que sean las tentaciones interiores y exteriores, la voluntad siempre permanece libre en cuanto a la libertad de elección, y siempre es libre  para juzgar y consentir. Por lo que se refiere a la libertad de deliberación o de complacencia, al tener que luchar contra la concupiscencia de la carne y las miserias de la vida se siente menos libre. Pero nunca es mala mientras no consienta en el mal.

Leer más... »