30.08.16

De la inutilidad del diálogo con el consejo de los impíos

Meditaciones de un cristiano. Sobre los salmos 1-51 La BAC publicó hace ahora aproximadamente un año un libro del reputado filósofo alemán, Robert Spaemann, Meditaciones de un cristiano. Sobre los salmos 1-51. Probablemente no vaya a ser un superventas, pero les aseguro que quien se acerque a él encontrará mucha enjundia en estas meditaciones, más profundas que extensas. Es lo que me ha ocurrido a mí durante estos días de asueto.

Ya el comentario al primer salmo nos da el tono de lo que vamos a encontrar en esta sugerente obra, que nos hace redescubrir la plena actualidad de los salmos, siempre tan ricos, siempre tan bellos, siempre tan adecuados a cada momento.

El salmo hace referencia al «consejo de los impíos». Escribe Spaemann: «La impiedad es aquella orientación fundamental en la que el hombre rechaza a Dios o vive como si no existiera. El impío se pone a sí mismo, como individuo o como colectivo, en el centro a partir del cual juzga lo que es bueno y lo que es malo, lo que es bello y lo que es feo, lo que ha de hacerse y lo que ha de omitirse». ¿Cómo no reconocer aquí uno de los rasgos más característicos de nuestro tiempo, en el que los hombres no aceptan otro criterio que el suyo mismo y en el que creen que pueden decidir, a su antojo, sobre cualquier cosa, pretendiendo incluso reconfigurar la naturaleza?

Leer más... »

5.08.16

Islam, violencia, terrorismo

Islam

Las palabras del Papa sobre el terrorismo islámico en el avión de regreso de la JMJ, unas declaraciones que expresan sus opiniones personales sobre un tema complejo y que no suponen ninguna enseñanza magisterial, han llamado la atención de muchos.

En primer lugar llama la atención el esfuerzo, mejor o peor fundado, del Papa por no agravar la delicada situación que vivimos, por rebajar la tensión, por intentar no quebrar aún más el precario equilibrio en que se debate el mundo. La aportación del Papa en favor de la paz es pues meritoria y de gran importancia.

Pero también llama poderosamente la atención la equiparación que hace entre “violencia islámica” y “violencia católica". En sus propias palabras: “todos los días cuando leo los diarios, veo violencia, aquí en Italia, alguien que mata a la novia, otro que mata a la suegra. Y estos son católicos bautizados, son católicos violentos”. Y añadió que si habla “de violencia islámica, debo hablar de violencia católica y no, los islámicos no todos son violentos, no todos los católicos son violentos”.

Una de las trampas retóricas que se utiliza, por ejemplo, en los debates políticos es tomar un concepto del adversario y cambiarle el sentido para así poder ridiculizarlo y dejarlo en evidencia. Suele ser bastante eficaz… pero no deja de ser una trampa. Algo similar ocurre en esta equiparación: nadie emplea el término “violencia islámica” en el sentido de “actos violentos perpetrados por musulmanes"; el término se usa para significar “actos violentos motivados por lo que enseña el Islam” (el Corán, sus suras, los hadiths…).

Leer más... »

28.07.16

Lo que Girard nos explica sobre la persecución de los cristianos en nombre del amor a las «víctimas»

Lo que Girard nos explica sobre la persecución de los cristianos en nombre del amor a las «víctimas»René Girard es, por fortuna, cada vez menos un autor minoritario y desconocido para convertirse en referencia de un creciente número de personas interesadas en pensar a fondo. El último libro de Domingo González, que muestra su profundo conocimiento del pensador francés, René Girard, maestro cristiano de la sospecha, es una magnífica introducción a la obra de Girard y una muy buena ocasión de reflexionar sobre la misma.

Hacia el final de esta recomendable obra, encontramos unas reflexiones que, me parece, arrojan luz sobre la situación que vivimos.  Nos recuerda Domingo González que, al hilo de la explicación girardiana, Satán, privado por Cristo de su gobierno del proceso mimético, “en un último giro de su proceso de rivalidad envidiosa con Dios, va a competir por el prestigio cristiano mediante la reivindicación emulativa de la legitimidad moral de las víctimas”. Es decir, va a presentarse como víctima y va a intentar engañarnos para que pensemos que la causa de nuestros males, el chivo expiatorio, es el mismo Cristo y su Iglesia.

Leer más... »

4.07.16

Se confirma que el terrorismo no es hijo de la pobreza

Hace un año y medio escribí una entrada titulada El terrorismo no es hijo de la pobreza en la que argumentaba sobre la falsedad de ese tópico tan extendido que dice que la pobreza es la causa del terrorismo. Más allá de lo opinable, me hice eco de los datos que manejan los estudios que han analizado realmente quiénes son los terroristas y cuáles son sus motivaciones.

Llamaba la atención sobre los análisis de Alan Krueger que avalan que “los terroristas proceden de las filas de las personas más instruidas en mucha mayor proporción que de las masas ignorantes y no escolarizadas” y que “no existe ninguna correlación significativa entre terrorismo y variables económicas como la renta”.

También señalaba las conclusiones de Claude Berrebi: “un mejor nivel de vida y un nivel de instrucción más alto están correlacionados positivamente con una mayor participación en organizaciones como Hamas o el la Yihad Islámica y a convertirse en un terrorista suicida”.

Y a Jitka Maleãková, que tras analizar los datos sobre actos terroristas en Cisjordania, la Franja de Gaza y el Líbano concluye que “Ni la pobreza ni la falta de instrucción tienen un impacto directo o causal sobre el terrorismo“.

Para acabar con el estudio clásico de Charles Russell y Bowman Miller, que tras analizar a 18 grupos terroristas, no dudan en afirmar que “los terroristas no son hijos de la ignorancia ni de la pobreza, sino que provienen de ambientes más o menos acomodados y a menudo entran en contacto con el extremismo en la universidad”.

La entrada causó un cierto revuelo, como lo demuestran los 246 comentarios que generó.

Leer más... »

30.06.16

Conocer a Comte para entender nuestro mundo

No es muy frecuente encontrarse, en nuestro mundo de tuits, tertulianos y opinadores varios, con alguien que ha estudiado a fondo un tema, que lo ha pensado de veras, que lo conoce y domina y que, en consecuencia, es capaz de explicarlo y hacerlo comprensible. Cuando uno se topa con alguien así ha encontrado un tesoro y puede darse por satisfecho. Es lo que ocurre con el libro de Estanislao Cantero sobre Comte, publicado recientemente por Marcial Pons.

Estanislao Cantero lleva años “conviviendo” con Comte y con su tiempo, con sus amistades, seguidores, detractores. Ha vivido sus polémicas, le ha acompañado en sus momentos de gloria y en aquellos otros de fracaso y soledad; incluso ha estado junto a él, observándole, cuando parecía perder el juicio. Todas estas experiencias, nacidas de tantas lecturas (ya entenderán que lo de convivir es metafórico, estando Estanislao Cantero felizmente entre nosotros), se plasman en este libro, Auguste Comte, revolucionario a su pesar. El control social contra la libertad y el derecho, completísimo compendio de la vida, obra y alcance del padre del positivismo.

Leer más... »