Un compositor habla sobre el desastre de la música en la Iglesia

James MacMillan

Las “guerras litúrgicas” que sacuden la Iglesia desde el post Concilio han hecho correr ríos de tinta. Pero no es frecuente que quien aporte una reflexión sobre la deriva de la liturgia católica sea un compositor en activo, con experiencia directa en música sacra y que, además, lo haga desde un semanario de información general como Standpoint.

Quien ha escrito esas agudas reflexiones es James MacMillan, un compositor y director de orquesta escocés de prestigio, que cuenta entre sus obras con dos óperas. Su escrito me ha llamado la atención y me permito traducirlo y glosarlo para ustedes.

MacMillan parte de una constatación: en el pasado todos los grandes compositores han compuesta música litúrgica; esto ya no ocurre así hoy en día: “La música de nuestro tiempo ha ido por un camino y la música de las iglesias ha quedado como en conserva o ha tomado sendas populistas banales. El mundo internacional de la música tiene gran admiración por los compositores británicos: Elgar, Vaughan Williams, Britten, Walton, Tippett, Maxwell Davies, Tavener; pero suele pasar por alto el hecho de que en ocasiones escribían música para un uso real en la iglesia, para ser cantada por coros dentro de una liturgia real”.

A continuación señala MacMillan las tensiones crecientes en el ámbito de la música para la liturgia:

La profesionalización de la música en la iglesia es vista a veces con recelo por clérigos y laicos dedicados a la “modernización” y la “democratización” de la idea y práctica religiosas, nerviosos por las resonancias alienadoras del “elitismo” anticuado y jerárquico. Las iglesias también pasaron por las revoluciones de los años 60.”

En dos pinceladas, MacMillan retrata todo un cambio de época: los compositores de calidad han sido expulsados por aquellos empeñados en modernizar la liturgia.

Y continúa:

Esto ha sido especialmente grave en la Iglesia Católica, donde lecturas deliberadamente sesgadas del “espíritu del Vaticano II” han convertido gran parte de la práctica musical en la liturgia en un conjunto lamentable y risible. Los anglicanos también saben cuál es el problema: también padecen los bailes cogidos de los brazos y esos coros que se mueven atolondradamente, las cancioncillas sentimentales, la falsa música folk americana y los aires celtas. El musicólogo estadounidense Thomas Day describió este tipo de liturgia como “una dieta de nubes (marshmallows) románticas combinada indigestamente con artefactos que te agarran por el cuello y te sacuden hasta someterte a su mensaje social.

En la década de 1970, muchos tipos bien intencionados pensaron que la música “folk” y los derivados de la cultura pop atraerían a los adolescentes y jóvenes y los involucrarían más en la Iglesia, pero ha sucedido exactamente lo contrario. Ahora sabemos que esos experimentos en la música y la liturgia han contribuido a la creciente y ridícula irrelevancia del cristianismo liberal, y que la liturgia como ingeniería social ha provocado el rechazo de muchos. Al igual que la mayoría de las ideas forjadas por la ideología marxista de la década de 1960, ésta ha demostrado ser un fracaso total. Su mayor tragedia ha sido la deliberada e hipócrita des-poetización del culto católico. La Iglesia ha reproducido simplemente la obsesión del Occidente secular por la “accesibilidad", la “inclusión", la “democracia” y el antielitismo, lo que resulta en el triunfo del mal gusto, la banalidad y una deflación del sentido de lo sagrado en la vida de la Iglesia.”

En efecto, la calidad general de la música litúrgica postconciliar deja bastante que desear, limitándose a ser en demasiadas ocasiones una vulgar mímesis del mundo, y además ha fracasado estrepitosamente en su supuesta justificación de atraer a los jóvenes.

Acaba MacMillan con una interesante experiencia personal:

Los “progresistas” litúrgicos que han creado esto han estado enfrentados durante décadas con los músicos, a quienes acusan injustamente de ser reaccionarios y tridentinistas. Lo sé porque puedo mostrar las cicatrices que esto me ha dejado. Durante la visita papal al Reino Unido en 2010 hubo innumerables batallas entre bastidores sobre la naturaleza de las liturgias públicas y su contenido musical y estilo. Por ejemplo, los obispos me pidieron que escribiera una nueva misa para las liturgias al aire libre, y una poderosa facción luchó muy duramente para que eso no sucediera. Se dijo que un compositor clásico no podía tener la experiencia parroquial de base y la “comprensión pastoral” necesaria”… He abandonado las guerras litúrgicas desde entonces. Me he retirado de la música eclesiástica y ahora me siento sencillamente en los bancos de la iglesia, sufriendo junto al resto de fieles católicos”.

Y luego se extrañan de que las iglesias se vacíen.

54 comentarios

  
Denisovic
El mal gusto musical, la introducción de música profana que no tiene nada que ver con lo religioso, la introducción de guitarras, instrumentos de percusión, etc, ha conseguido lo que ni siquiera las heregías han conseguido: que la gente huya de la iglesia y no regrese más.
25/10/17 1:13 PM
  
Rafa
Resulta verdaderamente asombroso ver cómo vamos de victoria en victoria hasta la derrota final. Sobre todo cuando tantas y tan autorizadas voces claman por el desastre que produce el modernismo en tantos aspectos fundamentales de la vida de la Iglesia: la liturgia, la música, el arte sacro... Desde luego, si no es el misterio de la iniquidad, se le parece bastante.
Con todo (o contra todo) no quiero dejar aquí un mensaje de desesperanza. No nos desanimemos, cuanto peor, más cerca está la victoria. La verdadera, no la que nos venden algunos. Ya lo sabemos: Non prevalerunt.
25/10/17 1:19 PM
  
PG
Me agradaría que volviera el órgano y los coros en latín. Escuchar el Ave Verum Corpus, el Pater Noster, el Ave Maria, Tantum Ergo y los cantos gregorianos entre otros. No me agradan lo actual que acompaña a la misa.
25/10/17 1:28 PM
  
José Ángel Antonio
Mucha gente (solo en Internet) dice que le gustaría que "volviera" el órgano y los coros en latín pero:

- si se da en una iglesia en la otra punta de la ciudad, no se molesta en ir a esa iglesa

- si se pide pagar un sueldo al organista o director de capilla no piensa pagar

- aunque hay miles de Ave Verum Corpus, el Pater Noster, el Ave Maria, Tantum Ergo y cantos gregorianos en YouTube e internet, nunca se paran un rato, relajados, a escucharlos o rezar con ellos.

A mí me basta con que la música en misa "eleve", y si se puede, a que ayude a memorizar fragmentos bíblicos o litúrgicos; eso puede hacerse con varios estilos de música distintos.
25/10/17 1:42 PM
  
Percival
Lamentablemente creo que esto no tiene remedio. Se ha llegado demasiado lejos en el camino de la liberalización, banalización, y estética decadente. La inmensa mayoría de los cristianos va a las Eucaristías con la intención de encontrar un poco de paz psicológica, y poco más. Y con ciertas músicas y bailes en las naves, ni eso encuentran.
Ya no hay sentido ni de lo bello ni de lo sagrado. Se ha perdido la conexión con Dios.
Un suicidio consentido del mundo simbólico cristiano, y, por eso, del encuentro con Dios.
25/10/17 2:06 PM
  
maria
Completamente de acuerdo. La música y coros parroquiales, a veces, por ser benévola, son realmente horripilantes. El P. Javier Sánchez,que tiene su.blog en Infocatólica, sobre Liturgia, ha escrito varias veces sobre este tema, pero si los Obispos o la Conf. Episcopal Española, en lo q a nosotros nos concierne, no se involucran en éllo, de nada sirve que un compositor o un/os sacerdotes lo denuncien. Seguirá todo igual o cada vez peor. La realidad está ahí.
25/10/17 2:56 PM
  
Oscar
Es que ninguna de la musica típica moderna postconciliar eleva, ni ayuda a la oración, sino todo lo contrario, realmente dificulta la oración, es dañina para la misa, dificulta participar en la misa, distrae de los propósitos de la misa. Alguna si algo consigue es el sentimentalismo musical tipo protestante, pero es que eso es superficializar la oración y la fe, y de elevar nada.
Y me pregunto: ?Qué fe pueden tener los curas que permiten estas músicas dañinas postconciliares en sus misas?
Al final me parece que volvemos a lo mismo, la apostasía en la Iglesia. Lo mismo que la música sacra te eleva y eleva, hacía falta una música para ayudar y aompañar musicalmente la apostasía actual en la Iglesia, la musica postconciliar. Yo creo que si hubiera habido fe, no se habrían permitido las músicas guitarreras que tanto deselevan, o sea hunden y distorsionan, distraen de la oración en la misa. El gran engaño de la música postconciliar sigue la misma técnica demoniaca del modernismo, te vende una manzana atractiva, pero al tomártela te distrae, en realidad te aleja de Dios en la misa. En muchos casos sí te pone a tono con la misa, pero con la misa mundana del cura mundano, la no misa.
25/10/17 3:00 PM
  
Palas Atenea
La belleza es un componente sine qua non en la liturgia. Pero el canon de belleza de la liturgia no puede ir unida al canon del feísmo actual y la gente ha perdido ya el sentido del arte sacro. Todo el siglo XX ha ido experimentando con formas artísticas que ya no pretender ser bellas sino plasmar estados psicológicos o incluso el subconsciente, por influencia de Freud, y así tenemos el subrealismo, el dadaísmo o el dodecafonismo. Ninguna de estas corrientes sirven para trasmitir lo sublime, lo excelso, ni lo sobrenatural sino que inciden en las corrientes subterráneas de las pulsiones más bajas.
La Iglesia, pues, tiene que luchar contra corriente y se encuentra con un público que ya no percibe lo bello en el arte.
25/10/17 3:08 PM
  
chico
A mí me da pampurrias el oír las canciones en las Misas. ¡ Qué fealdad, Dios mío !.
25/10/17 3:28 PM
  
Luis H.
El problema no está ahí y aporto una experiencia personal reciente. Estuve por motivos profesionales en Alemania, donde prácticamente todas las iglesias cuentan con organista profesional y con música clásica que el pueblo, en general, sabe cantar. Su liturgia es bastante solemne y sus formas, cuidadas. El compás entre música y culto ofrece una dinámica casi rítmica de lo sagrado.

Sin embargo, su deriva es claramente decadente en lo doctrinal, apenas hay actividad comunitaria y la fe ha dejado de impregnar la vida de muchos ciudadanos. Diría que casi más rápido que en España. Es una iglesia burocratizada, de la que viven muchos (en el sentido de que trabajan en caridad, administración, etc) y que económicamente sostiene a muchas otras iglesias del mundo.

Para la reflexión, ahí lo dejo. Me eleva más otro tipo de música, pero pude apreciar y gozar de la belleza de lo clásico en la iglesia. Ahora, atribuirle otros efectos creo que es erróneo. Igual que habrá música sacra de calidad y otra que no, también hay quien da gloria a Dios con la guitarra y otros no. O con el fagot o con la percusión. Se puede discutir si determinadas canciones son litúrgicas, pero lo correcto sería aprovechar todos los instrumentos disponibles para evangelizar.

En los siglos pasados, no se tocaba ese tipo de música porque fuera más propia, es que la profana sonaba prácticamente igual. Sin pecar de modernismo musical, pensando que lo nuevo es mejor por el hecho de serlo, los oídos de cada generación perciben de forma distinta, aunque el aura de lo eterno se mantenga intacta
25/10/17 3:51 PM
  
fidel martinez
Pues como dice el dicho: "cada quien habla como le vá en la feria" yo en lo personal toco la guitarra en Coros Parroquiales, participando en Misas, Retiros, Horas Santas, etc. y he visto como nos eleva el canto hacia Dios... no somos "grandes coros y compositores litúrgicos" pero hemos visto y vivido la Gloria de Dios en los enfermitos, en los momentos buenos y malos .... no necesitamos tener un órgano y mil voces .... solo un corazón dispuesto al Señor y El hace lo demás ....
25/10/17 3:58 PM
  
Residente en Fátima
Lleva toda la razón y justificar lo contrario se llama soberbia: la de no saber reconocer el propio fracaso propio y colectivo. Y si no hay arrepentimiento humilde y sincero no hay ni perdon ni forma de empezar de nuevo. Me he criado con misa entre guitarras y aun sigo. En su momento me pudo ayudar aunque tampoco estoy muy convencido. Pero el techo es muy bajo y el Señor quiere que volemos muy muy alto. La liturgia como esencia y el arte como instrumento existen para eso. Y cercenar la liturgia y el arte a ras de la propia mediocridad solo puede ser una perversion
25/10/17 4:15 PM
  
Oscar
Mucho mejor el silencio que la musica guitarrera postconcilar. Y yo nací con la musica postconciliar, y claro que me ayudó a perder la fe, junto con las misas de autor postconciliares. Uno no se da cuenta porque no vio otra cosa.
El Santo Sacrificio de la Misa, con música sacra de verdad, el órgano con la buena música sacra me parece que te llega a hacer acariciar el cielo, pero también otros tipos de música sacra que te elevan mucho. Entonces tener que padecer la música guitarrera en la misa se torna un sufrimiento (parecido a soportar una misa novus ordo de autor), donde uno lucha en la oración contra la distorsión en la oración, contra la distracción que provoca, contra el ritmo pegadizo guitarrero horizontalizante que te retiene en la tierra y no te deja elevarte a Dios, contra el sentimentalismo protestantoide superficial. La misma dinámica de los curas progres, horizontalizantes, centrados en el otro, se va a Dios por el otro: una trampa demoniaca para retenerte abajo y no elvarte a Dios, porque al otro se le ama amando primero a Dios, elevandote a Dios se ama al otro. La música guitarrera es perfecta para el cura progre, el acompañamiento musical necesario para impedirte elevarte a Dios, el cielo esta en la tierra, hacía falta también una musica postconciliar que te obstruyera el sursum corda.
25/10/17 6:03 PM
  
Ricardo de Argentina
Lo que le ha pasado a este buen músico y buen católico, se entiende a la perfección si tenemos en cuenta los tres siguientes puntos:

1. LA Iglesia está sometida a un ataque continuado que busca su total aniquilación.
2. La liturgia (y por ende la música sacra) no queda a salvo de ese ataque, antes bien es un blanco predilecto.
3. Ese ataque se realiza desde el seno mismo de la Iglesia vía agentes infiltrados, a los cuales se los suele denominar la "falsa iglesia" y ya son mayoría en la jerarquía católica.
25/10/17 6:39 PM
  
Javier Calderón
Tengo 54 años y desde los 17 sirvo en coros parroquiales a sabiendas que musicalmente aporto poco.
Desde mi experiencia ¿Donde estan los músicos? Auquellos que saben de musica. Desde el microfono les he pedido que aporten su trabajo y lo pido con insistencia y no aparecen. Asi me he dado cuenta que es preferible dar lo que puedo a esperar a aquellos que tienen y no quieren.
25/10/17 8:01 PM
  
Rafael (Corrientes Argentina)
Tratando de ver el justo medio...si la guitarra es mala por ser guitarra o por cómo se la toca... si la música postconcilar es mala por por no ser de estilo clásico o por lo inapropiado de algunos patrones rítmicos o el contenido o de las letras. Busquemos las respuestas en la misma liturgia con humildad, si cometimos abusos tanto por relajamiento como por celo desmedido, pues pidamos perdón al Señor y busquemos enmendar el daño, con caridad, que parece que es lo que falta más
25/10/17 8:08 PM
  
Nicolas Antezana
dice el artículo: "han convertido gran parte de la práctica musical en la liturgia en un conjunto lamentable y risible."

¿Risible para quién? solo puede reírse y burlarse de la cultura de otra persona, el ignorante intolerante que no entiende, todavía recalca "me siento sencillamente en los bancos de la iglesia, sufriendo junto al resto de fieles católicos”. ¿Sufriendo qué? ¿su discapacidad para entender al prójimo, su terquedad y estrechez mental?

Preguntas simples:
¿en qué lengua predico Jesús?
¿a quienes predico?
¿qué música escucho y hasta bailo?
¿qué define una música religiosa o profana: el ritmo o la letra?
¿lo salmos del Rey David que los recitaba tañendo el arpa, valen más por la enseñanza de las letras o por el sonido del arpa?
¿las otras 24 iglesias que son parte de la iglesia católica deben tener cantos gregorianos y coros al estilo que se menciona en los comentarios?

Un poco de reflexión y sentido común no le viene mal a nadie, por eso Juan XXIII tuvo que realizar el Concilio Vaticano II, porque las "tradiciones" (muchas de ellas llenas de sincretismo con tradiciones paganas) habían obnubilado el verdadero mensaje del evangelio (que significa "buena nueva"), la gente no entendía, ni participaba de la liturgia solo ASISTÍA POR OBLIGACIÓN.

Así que mal que les duela a algunos entrenados a obedecer la tradición y costumbre, y así no les guste la música (y la sufran), deberán también saber que la iglesia Católica (universal) no está para satisfacer los gustos musicales de algunos, sino para llevar a su mensaje a todos, y facilitar que esas personas entiendan el evangelio.
25/10/17 9:14 PM
  
M Angels
la iglesia es la casa de Dios. Cristo nuestro Señor vive realmente en el sagrario igual que vive en el cielo. Todo en la iglesia debe ser digno del Dios que habita en ella: edificio, vasos sagrados, ornamentos...y evidentemente, la música también. Debe ser lo mejor que podamos ofrecerle, porque para Dios todo es poco. Dios es muy condescendiente con nosotros, pero eso no nos autoriza a ser cutres, que es la impresión que dan muchas músicas de iglesia, realizadas, eso sí, con la mejor intención, pero poco criterio.
25/10/17 9:52 PM
  
Palas Atenea
Nicolás: No es la cultura de otra persona sino la cultura de la Iglesia. Hasta a los guaraníes se les conquistó con la música barroca, que no era precisamente la que estaban acostumbrados a oír. El Barroco conquistó toda América, desde el Perú hasta el Brasil, quizás porque entonces no había otra. Yo tengo misas barrocas de todos los lugares del mundo, cada uno de ellos dejó su impronta en aquella música y no son lo mismo las misas de Chiquitos que las chinas, pero tienen algo en común que gustan a todo el mundo y recuerdan el ecumenismo de la Iglesia.
En aquella época era la Iglesia la que iba por delante, la que se anticipaba y la que creaba modelos, como lo había sido en siglos anteriores. Ahora lo que hace es copiar estilos que le son ajenos.
No digo que el proceso creativo de la música religiosa esté cerrado, pero, si no lo está debería tener más calidad.
25/10/17 10:41 PM
  
Albert L
En pocos ámbitos se puede encontrar una diferencia tan abismal entre la riqueza inagotable de la música litúrgica propiamente dicha (gregoriano y polifonía) y la espantosa banalidad de lo que actualmente se canta en misa (me niego a llamarlo música). Es algo tan incomprensible, que creo que es una estrategia deliberada de destrucción, con gran éxito por cierto.
25/10/17 10:57 PM
  
Palas Atenea
En cuanto a asistir por obligación no creo que hayamos mejorado mucho porque los que no gustamos de la música que actualmente se utiliza en la liturgia también la oímos porque no nos queda más remedio: o eso o dejar de asistir a misa. Así que no puede decirse que la música actual llegue a todos, lo que estás pidiendo es que algunos nos fastidiemos por los demás, la cuestión es si los forofos de esa música van a misa o se quedan en su casa, porque bien podía ser que así fuera. Si a un guaraní le gustaba la música barroca ¿crees que al Cardenal Sarah, por ser africano, no le gusta el Pange Lingua? ¿O no se puede distinguir entre la música del mundo y la música sacra?
Que yo sepa el Cardenal Van Thuan, que era vietnamita, cantaba la Salve Regina con gran contento de sus carceleros, lo dice en sus libros.
Precisamente el efecto de la música sacra en territorios de misión ha sido beneficioso y no ha alejado a nadie.
Si hubiera una imposibilidad metafísica de entender la música sacra o clásica no habría tantos cantantes líricos asiáticos y yo, que soy aficionada a la ópera, puedo asegurar que cada vez es más usual encontrar una Tosca cantada por una china, una coreana o una japonesa.
25/10/17 10:58 PM
  
Palas Atenea
Todo aquel que haya oído la música de Domenico Zipoli sabe que ese compositor, que fue contemporáneo de Scarlatti, era, por su época, un compositor barroco, quizás el más importante que fue a América, y su música se creó para las misiones guaraníes. Siglos después, y dado la expulsión de los jesuitas, los indios tocaban de oído, porque ya nadie sabía interpretar las partituras, y con instrumentos autóctonos pero un alemán que pasó por allí-no sé si era ingeniero-la oyó y se dio cuenta enseguida que era música barroca por deformada que estuviera. Los indios le llevaron a una misión derruida y allí aparecieron muchas partituras. Hoy en día en Chiquitos siguen interpretándola y la consideran su música tradicional porque ya no recuerdan la anterior.
25/10/17 11:24 PM
  
Nicolas Antezana
Palas Atenea: leo tus comentarios y me surgen más dudas... pero solo planteo dos: Dices: "El Barroco conquistó toda América," ¿en serio? ¿cuáles son las fuentes de tu afirmación? cuantitativa o cualitativamente.

También afirmas "debería tener más calidad." ¿qué es calidad? ¿en el contexto general quieres música con Certificación ISO 90001? ¿o si hablas de música considera que la que A TI te gusta tiene calidad y la que les gusta a los demás no lo tiene? Puedes definir calidad artística, o calidad musical... Para mí sería interesante leer esas definiciones, porque de no existir, solo hablamos de percepciones subjetivas, en el gusto personal de cada uno, y no de hechos concretos, relevantes y demostrados.

Lo que, si está demostrado, es que a partir del Vaticano II y todos los cambios que trajo, la iglesia paso por un proceso de transformación, de apertura, de incremento no solo población, sino de grupos de animación religiosa... Basta mencionar el Movimiento Carismático Católico (nacido en 1967), y varios otros.

A muchos les cuesta entender que los carismas del Espíritu Santo no dependen de la arquitectura de la iglesia, de lo bonito del altar o procesión, ni de la música que se use en la liturgia...

Si lees la Biblia, no hay una cita que mencione que tipo de música debe o no debe usarse para la adoración, lo que si dice 13 veces es que Dios no hace acepción de personas... Así que probablemente en el cielo te encuentres desde varios artistas del barroco que te agradan, hasta bandas de Heavy Metal (o White Metal), grupos folclóricos (y sus Misas Andinas), y otras centenas de grupos, ritmos y estilos musicales, interpretando al unísono, un concierto increíble, que evidentemente solo Dios podrá entender.
26/10/17 4:20 AM
  
Oscar
Nicolás Antezana: de que te sirviria la Certificación Iso 9001, si ante el mayor vaciado de iglesias de la historia de la Iglesia, ante una caída pavorosa de todos los sacramentos, de curas, religiosos, seminaristas, cierre constante de conventos ordenes, etc tu ves un incremento de población?

Hoy sale en Adelantelafe un excelente artículo escrito para ti de Cesar Félix Sanchez Martinez, sobre la popularidad de la reforma, toca también la música y hace en breve comentario muy atinado sobre el movimiento carismático. Este artículo lleva por lo menos el Iso 90001 y mas.
26/10/17 8:28 AM
  
José Ángel Antonio
"Si lees la Biblia, no hay una cita que mencione que tipo de música debe o no debe usarse para la adoración"

Bueno, hay muchas citas sobre la música en el culto a Dios, pero creo que lo más completo es el Salmo 150.

"Alabadle a son de trompetas;
Alabadle con salterios y arpas.
Alabadle con panderos y danzas;
Alabadle con cuerdas y flautas.
Alabadle con címbalos [platillos] resonantes;
Alabadle con címbalos de júbilo.
Todo lo que respira alabe al Señor"

Claro que muchos responden que como no somos judíos ya no podemos alabarle con platillos, con instrumentos de cuerda y mucho menos con panderos y danzas...

La Renovación Carismática (que suma entre 60 y 120 millones de católicos) ha sabido crear una música a la vez popular, que eleva el alma y que ayuda a rezar y alabar. También en África la música se usa en el culto (litúrgico o popular) con gran éxito. Y, de forma distinta, en el Caribe.

Pero cuando esas mismas canciones las toman en las parroquias españolas, ralentizadas, mal cantadas, sin unción, casi sin instrumentos, con mala amplificación, sin ensayar, con un pueblo envejecido y poco cantor y en general, descarismatizadas, pierden toda la fuerza.

Lo del organista profesional y el coro supermusical tampoco es solución, como han dicho al poner el caso de Alemania: magnífica música clásica-litúrgica y una iglesia progre y desangelada igualmente.
26/10/17 10:21 AM
  
Tikhon
El Catolicismo tiene como bases el Evangelio, la Tradición y el Magisterio.

En temas musicales el Evangelio no entra, pero sí la Tradición y el Magisterio.

Esta es la Tradición y el Magisterio de la Iglesia Católica sobre la Musica en las Iglesias:

http(dos puntos)//infocatolica.com/blog/conarpa.php/1307230801-a-vueltas-con-la-musica-march

Solo hay que seguir lo que se indica, confiando en que la Iglesia, expresandose a través de la Tradición y el Magisterio inspirado por el Espíritu Santo, es Madre y Maestra.

¿Tan difícil nos resulta obedecer y olvidarnos de nuestros "gustos" personales?

26/10/17 11:04 AM
  
Palas Atenea
Nicolás Antezana: Las fuentes de mi afirmación son tan amplias que no las puedo poner aquí. Búscalas si quieres, pero si te gustan los conciertos de órgano observarás que con frecuencia incluyen piezas de los maestros de Ouro Preto-Barroco Mineiro-que incluye arquitectura, imaginería y música.
Está el Barroco guaraní, el Barroco mineiro, el Barroco de la Nueva España y el Barroco del Virreinato del Perú. Tengo una gran colección de discos y un trabajo sobre el tema. Manoel Dias de Oliveira o Lobo de Mesquita están en youtube y, porque no tengo tiempo de buscar más, eres tú quién sin saber nada pretendes que te demuestren lo evidente. ¿Por qué no me demuestras lo contrario?
26/10/17 12:06 PM
  
Pepe
“La profesionalización de la música en la iglesia es vista a veces con recelo por clérigos y laicos dedicados a la “modernización” y la “democratización” de la idea y práctica religiosas, nerviosos por las resonancias alienadoras del “elitismo” anticuado y jerárquico".

Hablando en plata, el amigo lo que quiere realmente es que la Iglesia contrate a gente, que le contraten a él (porque él lo vale) y así poder ganar pasta.

Vamos, la Misa le importa un pepino. Quiere pasta.


"práctica musical en la liturgia en un conjunto lamentable y risible" Vamos, que si no eres un tenor, o un compositor de élite, tu música es deprimente... ¡Venga ya! A lo mejor Dios se siente más honrado por la música de alguien que toca la guitarra y tiene una vida santa que por la de un tenor de élite pero que después por dentro solo tiene podredumbre.

Ains... que poquita sociología tenemos. La gente no ha dejado de ir a misa por el Vaticano II. Investiguen, investiguen.

26/10/17 12:55 PM
  
Palas Atenea
Pepe: Los compositores de música sacra siempre han sido elitistas, si le das una guitarra a un principiante que pone mucha voluntad y poco talento lo único que conseguirás es hacer música de mercadillo. Todos los artistas de temas religiosos han sido elitistas por eso se aprecian los cuadros de El Greco y no las estampitas de chicha y nabo. Si la cultura pierde fuelle y la Iglesia le imita la liturgia se resiente.
26/10/17 1:25 PM
  
Néstor
Una cosa es no comprender la cultura de otro y otra cosa es comprender su incultura, más aún, sufrirla y padecerla. La banalización de la liturgia es uno de los pecados post-conciliares que claman al Cielo.

Saludos cordiales.
26/10/17 2:40 PM
  
Néstor
Porque además, atención: también el rock necesita buenos músicos, y tan "elitistas" en su ámbito son Eric Clapton o Ritchie Blackmore como puede serlo un músico clásico en el suyo. Y ciertamente que no ha habido ningún "elitismo" en las ejecuciones musicales post-conciliares habituales, ni mucho menos, ni nada que se le parezca, etc. Por tanto, se comprende perfectamente que un joven que quiera oir buen "rock" vaya al concierto de Pink Floyd (disculpen mis referencias algo atrasadas, de cuando uno era joven :) y no a la Misa.

Saludos cordiales.
26/10/17 2:51 PM
  
Palas Atenea
El que la gente vaya menos a misa puede obedecer a otras razones, pero es evidente que las decisiones del Vaticano II sobre liturgia han fracasado si pensaban que suprimir el latín y la música sacra tradicional iba a tener alguna consecuencia sobre la asistencia a la misa dominical. Para que pudiéramos decir que ese paso tuvo éxito las iglesias tendrían que estar llenas, por la misma razón podríamos decir que la vuelta a la liturgia anterior tampoco las iba a vaciar más de lo que están.
Así que eso es la pescadilla que se muerde la cola. ¿Fue antes el huevo o la gallina? ¿Espantaba el latín y la música sacra a la gente o ésta ha decidido no ir a misa la pongan como la pongan?
26/10/17 6:08 PM
  
JORGE DE JESUS GUZMAN SERRANO
dijo el Nazareno cuando le presentaron una moneda que llevaba impresa la imagen del Cesar... "hay que dar a Dios lo que es de Dios, y al cesar lo que es del cesar...
en nuestro mundo postconciliar es muy complejo tener a la vez la experiencia del mundo religioso que se vivía antes de los años 60 y de los tremendos que cambios que han surgido en nuestras sociedades, especialmente a partir de los años 80, 90 y 2000...
La música no está al margen de esta vorágine, el 90% de las estaciones de radio y televisión te presentan una asquerosa simplificación de las formas que implica el reinado de la imagen, de lo simple y de lo que no tiene necesidad de razonamiento alguno, por eso los sonsonetes de las canciones populares son los que más escuchamos en todas partes.
Pensar que la Iglesia esta a salvo de esto es como pedir peras al olmo, la Iglesia tiene como sentido principal el ser misionera, y su misión es difundir el mensaje del amor la libertad y la igualdad en cualquier circunstancia... ciertamente el respeto y la formalidad es un factor importante, pero sin perder esas características, la música que se interprete en la casa de Dios debe concordar con el pensamiento y el sentimiento del pueblo. No se trata de que el templo sea un escaparate para escuchar la excelsa música que compusieron los gigantes, pero tampoco puede ser una bacinica donde los aprendices frustrados vengan a tratar de improvisar con sonsonetes fuera de ritmo y de tono... eso no es el pueblo de Dios sino un subproducto de la falta de aprendizaje musical de nuestro tiempo.
La iglesia debe conservar como un tesoro todo el legado de la verdadera música sacra... pero también debe encontrar nuevas formas de trasmitir su mensaje de amor y caridad a todos los hombres de la tierra... por eso se han incorporado desde toda la historia de la Iglesia los ritmos y formas vernáculas a las acciones litúrgicas... el ejemplo mas elocuente es lo que sucedía antes de la imposición del canto gregoriano como único. La disparidad de los tonos, ritmos y formas musicales provenientes del norte de Africa eran tan incompatibles con el rito romano que se optó por hacerlo a un lado... pero tampoco las grandes obras de la música del romanticismo y el barroco, concuerda con una auténtica tradición popular, no se diga las voces operísticas mal interpretadas que convierten el templo en un traspatio del ... es por eso que la Iglesia vuelve a abrir sis oidos para incorporar la música vernácula auténtica.
Como medida práctica yo propondría tres cosas: 1 que los músicos interesados el escribir musica para la liturgia, llevaran en su hoja curricular un curso de teología actualizada posconciliar, esto ayudaría mucho a definir los objetivos y a entender lo que se está haciendo... es lamentable que excelentes músicos hablan y componen con un lenguaje preconciliar, a veces tridentino y con una pobreza espiritual aberrante. 2 que el todas las diocesis, los obispos se preocuparan de exigir una preparación musical a todos los cantantes, guitarreros, mariachis y bandas que pretenden tocar en las eucaristías... también a ellos se les debe dar unas nociones de canto, de armonía y sobre todo de teología... los curas que por congraciarse con la comunidad aceptan que se profanen las iglesias con improvisaciones sin un verdadero fondo pastoral, son los que con su tibieza y negligencia convierten el templo en un vodevil... 3 La Iglesia, como parte de su misión pastoral también debe crear instituciones que promuevan y preserven el arte sacro, pero eso debe estar muy al margen de la liturgia cotidiana o dominical... los actos litúrgicos son parte del culto divino, y las obras de arte son otra cosa, una tradición que debemos preservar como un valor autenticamente humano, los templos y las iglesias deben convertirse en verdaderas salas de concierto y promover a los artistas de todos los tiempos... esa no es su misión fundamental, pero mucho ayudaría a elevar el nivel cultural del pueblo,
26/10/17 9:01 PM
  
Pensador
No tiene sentido ninguna discusión, la Iglesia nació en 1960 y quienes cuestionan al autor, cuestionan en parte la cultura de la Iglesia misma, la cultura cristiana, que fue puliéndose a lo largo de los siglos y que es venerable por su antiguedad y calidad.
A los oídos de hoy esto no agrada, ya lo dijo Benedicto XVI, hay que aceptar lo que para nuestros antepasados fue grande, santo, sagrado, y nosotros debemos aceptarlo, custodiarlo, amarlo y trasmitirlo.
26/10/17 9:50 PM
  
Lorenzo
Renovarse o morir. Bendito Dios que inspiró a los participantes del Concilio Vaticano II a renovar nuestra Iglesia Católica. Yo que viví la Iglesia anterior al CV II, con sus celebraciones particulares entre el Sacerdote y acólito con un idioma ajeno a la feligresía, con cantos que los coros se aprendían de memoria sin saber que estaban cantando, con la obligación de las damas de cubrirse la cabeza para ingresar al templo, templo saturado de imágenes de santos cargados de veladoras, sin participación de los laicos en la Eucaristía, la prohibición de leer los libros santos, el sacerdote de espaldas a los fieles, etc. Como no voy a estar contento con la renovación de mi querida Iglesia Católica que ahora si, ha buscado renovarse, educar, integrar, comprometerse, etc. Gracias Divina providencia por eses regalo del CV II.

26/10/17 11:25 PM
  
Tulkas
Lorenzo:

Cuando un feligrés se acerca a venerar la imagen de un santo lo hace porque sabe, y ésa es la clave, que es algo santo, que pertenece a Dios en propiedad, que es de Dios.

La veneración de las imágines es lo más teocéntrico que hay. ¿Quién te ha engañado?

El ombliguismo emocionalista detesta muchas cosas de la piedad tradicional/popular por puro ego-centrismo: es un no saber salir de sí hacia la objetividad, sino quedarse en los estrechos círculos de mi psicología satisfecha.
27/10/17 12:08 AM
  
Aurora Boreal
“Buen rock”, dice un comentarista que acabo de leer. O sea, parece ser que hay rock bueno y rock malo. Y yo que creía que decir “rock”, sin adjetivos, era todo la misma “ basurilla “ . Otro comentarista más arriba alude a la posibilidad de que en el cielo haya bandas de heavy metal. Y yo que creía que todo eso del haevy y reggae y demás desechos ruidosos era todo estiércol del mismo basurero. Vaya, ¡habrá que volver a la universidad!
Ya no se contentan sólo con degradar el espacio sagrado de los templos con bandas generadoras de ruidos, bailoteos, movimientos de vaivén de celebrantes y feligreses como en cualquier subconcierto de esas bandas dedicadas a producir aullidos, gritos, zumbidos, etc., (algunos a esto lo llaman ¡Música!), sino que nos quieren llevar todo este sublime arte de delicados y dulces ruidos, estridencias, barahúndas, griteríos, etc. al mismísimo cielo donde, sin duda, ángeles, arcángeles, potestades, tronos, etc., bailarán deleitándose con estas celestiales armonías bien cargadas de decibelios, es de suponer, para no ser menos que en la Tierra.
Yo, la verdad, si en el cielo hay rock y no se puede escuchar el coral “O Haupt voll Blut und Wunden” de la Pasión según San Mateo de Bach, por poner un ejemplo entre mil, pues no me seduciría tanto ir al cielo. Ay, ¡pobre de mí! que llega el Adviento y me gustaría oír en las misas del domingo el Rorate Coeli, alguna obra en gregoriano, o cantar en cualquier domingo del año la misa de Angelis, o la de Cum Jubilo en alguna fiesta de la Virgen, o escuchar por Navidad alguna de las seis cantatas del Oratorio de Navidad de Bach, o en Semana Santa el Officium Hebdomadae Sanctae de Victoria, o en el Viernes Santo la Pasión íntegra según San Mateo de Bach (sí, tres horas seguidas de música; garantizado: ni guitarrillas ni un segundo de ruidos), o en Pascua… o en la fiesta de Pentecostés… o en el Corpus . Pido perdón, pues me atrevo a decir que me gustaría que, antes de que el sacerdote saliera para celebrar la Misa, se oyera alguna obra para órgano de Couperin, de Bruhns, de Buxtehude, de Böhm, de Bach, o en otras partes de la misa otras obras para órgano de Cabezón, de Bruna, de Frescobaldi, de Tournemire, de Messiaen, de Eduardo Torres, de Guridi; que se tocara también alguna pieza para órgano durante el Ofertorio o durante la Consagración, que las hay bellísimas; preguntádselo a Frescobaldi. Que durante la Comunión se interpretara con un buen coro, no de aficionados, el “Pan divino y gracioso” de Guerrero, o el Ave Verum de Byrd, de Mozart, de Saint-Saëns o algunas de las bellas cantadas al Santísimo de José de Nebra, de José de Torres, de Durón. Que el celebrante cantara en latín, por supuesto, el Prefacio, maravilla de obra en su aspecto musical en el contexto que ocupa en la Misa y como solemne preludio de acción de gracias al canto de alabanza del Sanctus, éste cantado por un buen coro o los fieles. Y me gustaría que el celebrante al cantar el Prefacio, si es posible, tuviera una bella voz, bien sonora; y esto que acabo de decir lo digo y lo afirmo sin complejos. Me gustaría también que las misas de los domingos terminaran con una obra solemne de órgano escrita expresamente para el final de las misas. Hay muchas y espléndidas. Y ¿por qué no interpretar en una festividad importante una misa de Morales, de Victoria, de Alonso Lobo, de Palestrina, de Lassus, de Monteverdi o una misa para coro y orquesta de Biber, Haydn, Mozart, Cherubini, Schubert, Liszt, Rheinberger y otros allí donde se pueda? Sí, he dicho con “orquesta” y mejor “buena”. Que esto también es “participar” activamente aunque algunos no lo entiendan. Algo de todo esto, doy fe, se puede ver y oír en Alemania, Austria, Francia, Inglaterra y en otros países europeos. Que todo esto podría parecerse a un buen concierto, pues mejor todavía. Sí, y que las rondallas guitarreras y esas cancioncillas cutres, vulgarotas e infantilizadas se vayan, de una vez por todas, de las iglesias, donde nunca deberían haber entrado. Ya está bien de aguantar tanta zafiedad.
27/10/17 2:14 AM
  
Jacinto
Concretando: no hay cristiano que rece con las horteradas con las que nos castiga en tantas Parroquias. Cualquier día se presenta Bob Dylan y la emprende a guitarrazos, que cuente conmigo.
27/10/17 9:51 AM
  
Jacinto
Nicolás.
Eres un "teorias", aquí de lo que se trata es de que la música sacra y los cantos nos ayuden a rezar..Prueba a ir, anda, y observa al personal y a ti mismo, y luego me cuentas.
He visto a muchísima gente poco practicante salir edificada de la Iglesia cuando se canta Gregoriano, por poner un ejemplo; con las de Bob Dylan, Mecano y cía jamás, nunca, a ver si te enteras.
Aunque de lo que sé verdaderamente es de Rock, pero a la Iglesia voy a rezar, no a que me entretengan con pachanguitas melosas y cursis, que lo único que me provocan es ganas de irme a buscar un sitio tranquilo para rezar. Y ganas de decir cuatro cosas, pero son buena gente, no son ellos los culpables.
27/10/17 10:18 AM
  
Oscar
Aurora Boreal:

Hay que distinguir entre un concierto de música sacra en la iglesia, y la Santa Misa.
Para pedir música en la Consagración, mejor vete a un concierto y deja la Misa.
No nos confundamos... como hacen los guitarreros postconciliares.

27/10/17 11:06 AM
  
Luis H.
A todos aquellos que gustan de la música sacra y del gregoriano: imagino son conscientes de que opciones no les faltan. Muy respetable el buen efecto que ese tipo de música dispone en ustedes. Ahora, las razones para que ese sea el único tipo de música de la liturgia me resultan peregrinas. No cualquier canción vale para la Eucaristía, pero considerar "ruido" a cualquier música que no sean Bach o Schubert es de una ignorancia supina. Para ser puristas, ¿por qué no rezamos con la música hebrea que bailaba Cristo? ¿Cómo se acercó la gente a Dios durante doce siglos hasta que se consolidó el gregoriano y luego la música polifónica?

Igual que cada generación alaba al Señor dentro de su cotidianidad, en cada región la Iglesia acoge unas particularidades en aquello que no es doctrinal. Se atribuye a diversos autores el siguiente dicho: "In necessariis unitas, in dubiis libertas, in omnibus caritas". Pues eso. Es una pena que no seamos capaces de apreciar la belleza del gregoriano, de lo que se canta en una misa de carismáticos, del Camino Neocatecumenal, los bailes del centro de África o las escolanías de niños que cantan música clásica.

Y un buen problema que tenemos es que hoy no hay músicos católicos que canten reggae, rock, pop, funky, folk, etc. Es decir, que en la música de hoy no ha entrado la fe. Y eso no quiere decir irreverencia ni nada por el estilo. Ni siquiera toda la música cristiana tiene que ser litúrgica. Falta cierta amplitud de miras, que no es igual a laxitud
27/10/17 12:31 PM
  
Néstor
No, por favor, clases de teología sin clases de catecismo antes, jamás de los jamases. Aprenderse bien el Catecismo de la Iglesia Católica, ampliamente ignorado hoy, y con eso muchas teologías ya salen sobrando. Eso sí, compositor o músico litúrgico que no conozca bien el Catecismo, nones.

Algún día llegará la gran hoguera de cancioneros en que será purificada la Iglesia de muchas letras que se cantan hoy día, empezando por esa del ofertorio que habla del pan y el vino "que consagraremos".

Y sí, hay buen rock, rock regular y mal rock, como sucede con cualquier género artístico. El Señor ha repartido sus dones con tal largueza y generosidad que el talento y hasta el genio pueden surgir en los ámbitos más insólitos.

Y me refiero a la música, que para las letras a veces es una gran ventaja no saber inglés.

Por supuesto que nada de eso se compara con Beethoveen o Mozart ni estoy hablando de meter el rock en la liturgia.

Saludos cordiales.
27/10/17 3:18 PM
  
Silvia
Según leo, los que más disfrutan de esa música contemporánea son los que tocan guitarra y los integrantes del coro.
La Misa no es una "fiesta alegre". ¿Os imagináis tocando guitarras, cantos, palmadas y bailes alrededor de Cristo crucificado? Lo que pasó en el Calvario era una ejecución. Y ya sabéis quién era el único que bailaba en ese momento antes de saber que había sido derrotado.
En ese sentido se puede hacer un paralelismo con la escena del sacrificio de Aslan en las "Crónicas de Narnia". ¿ Quien se alegra de ese sacrificio?
27/10/17 3:50 PM
  
Emiliano
No debe confundirse una celebración litúrgica con un espectáculo. El pueblo debe participar del canto como oferta y como respuesta. La música en el canto es la enfatización de la poesía, y exterioriza un estado de ánimo. Es una manera de manifestarse la comunión de los santos.
28/10/17 5:53 AM
  
Roque Oviedo
Aunque la música es importante en las liturgias cristianas...no es la música solamente que debe atraer a los jovenes o a las gentes sino el Señor Jesús...no?
29/10/17 9:06 PM
  
Angel
Es muiy cierto. Pero me parece que el gran problema es la falta de recursos, sobre todo económico y de formación. Cada parroquia debería tener un equipo de músicos trabajando para la música liturgica PAGADO y no a pulmón, como se está acostumbrado. En la actualidad el párroco solo atina a que haya algún grupo de gente con buena predisposición que cante en la Misa y punto. Y muchos tienen la delicadeza de insinuarte qué se puede cantar y qué no y arreglar el equipo de audio. Y entonces vamos desde showmans que arman un recital de música dentro de la Misa hasta desafinados que con buena predisposición ofrecen su servicio. Pero todo se solucionaría si hubiera un párroco que formara a alguien con capacidad musical, y con sensibilidad eclesial que le pagara para componer y/o ejecutar música para Misa. Es evidente que las prioridades en términos de Liturgia, son otras.
En Argentina tenemos la Misa criolla (zamba y folklore argentino) y en Corrientes, lugar donde vivo la Misa correntina (chamamé y otros ritmos autóctonos)...y nada mas. Podemos inferir que no se puede vivir solo de dos versiones de Misa, pueden haber muchos mas.
Saludos.
30/10/17 12:59 PM
  
Simplicio
Comparto muchas de las críticas a las moderneces pseudomusicales y declaro mi emoción por la música tradicional religiosa.
Pero quiero hacer una excepción: Cesáreo Gabaraín, que tiene himnos y canciones verdaderamente inspirados y maravillosos, capaces de emocionar a las almas.
La muerte no es el final. Te acuerdas, Madre. Un vaso nuevo. Pescador de hombres. Y muchas más.
30/10/17 10:03 PM
  
Dr. Miguel Ángel Aguilar Rancel
Comparto por completo lo expresado por MacMillan, y bastante de lo expuesto por los comentaristas, pero me interesaría aportar ciertas matizaciones.
1) Donde el tema es de suma gravedad es en la Iglesia Católica-Romana.
2) El problema no es ni de lejos tan grave en la Iglesia de Inglaterra, donde todas las caedrales, colegiatas, capillas reales y capillas universitarias (o casi) cuentan con capillas musicales normalmente dignas, y a veces incluso buenas o muy buenas.
3) El problema tampoco es tan tan grave en otros Iglesias de la Comunión Anglicana, como la Iglesia Episcopaliana de Escocia, la de Estados Unidos, o la Iglesia de Irlanda.
4) Hasta dónde conozco, tampoco se cae tan tan bajo en muchas catedrales de la Comunión Católica-Ortodoxa, concretamente en la Iglesia de Rusia.
5) Y en última instancia es un poco menos vergonzosa en la s catedrales de la Iglesia Católica Romana en Alemania, Austria y algunas en Inglatera... por la mayor cultura y tradición musical de estos países... de las parroquias no hablo, porque no lo conozco.
6) Pero como ejemplo, la liturgia y la música de mi parroquia es infinitamente más cuidada que la de las parroquias c
30/10/17 10:17 PM
  
Dr. Miguel Ángel Aguilar Rancel
católica- romanas españolas que conozco... Mi parroquia es la Iglesia de Todos los Sntos, Puerto de la Cruz, Tenerife, Obispado de Gibraltar y de Europa, Archidiócesis Primada y Metropolitana de Canterbury, Iglesia de Inglaterra
30/10/17 10:20 PM
  
claudio
La verdad que como guitarrista y estudiante de música, me parece ridículo la afirmación de que la música barroca conquistaría América en nuestros tiempos. Es cierto que la música de post conciliar es humilde, pero es muy patético comparar a un guitarrista post conciliar, que no se dedica a estudiar música, con un músico elitista como palestrina,
Si hoy en día le preguntaramos a una persona de clase media, cual es la diferencia entre la música clásica, barroca, y post romántica, se van a dar cuenta que la mayoría del pueblo, " no tienen ni idea " de sus diferencias, sólo son la minoría que son los elitistas de la universidad, los que se les puede ocurrir que esas antiguas misas con corales en latín es lo que hoy haría que fueran mucha más personas a misa. Totalmente falso, ya de por si que una comunidad religiosas tenga la suerte de tener un guitarrista que sepa que es I V I, sería demasiada suerte y ustedes quieren que un adinerado palestrina toque todos los domingos en misa? citó al papa "como me gustaría una iglesia pobre para un pueblo pobre "
Aunque sea la facultad de música, la universidad siempre a tenido la finalidad de crear elites... recuerden que dios prefiere al sencillo, que aquel que se cree a si mismo sabio.
31/10/17 1:12 PM
  
DylanBOB
Añado habiendo escuchado tantísimo rock, que justamente los que tocan en la Iglesias ni un buen punteo pueden hacer. Ni siquiera cantar los salmos (no les voy a pedir letras porque harían cualquier cosa) con melodías preciosas. NO tienen talento. Y es lamentable.
31/10/17 7:39 PM
  
Dr. Miguel Ángel Aguilar Rancel
Un querido y fallecido amigo británico, que era paradójicamente ortodoxo-griego y profesor defilosofía, decía que en cuanto a la liturgia y el ritual, “en las catedrales con esplendor, en las parroquias con dignidad y en capellanías o templos de zonas desfavorecidas, como Dios ponga su mano...” Pues eso, que tal vez también haya que ubicarse... 🤔
31/10/17 9:57 PM
  
Menka
Música actual apela al sentimiento, mientras que la tradicional al sentido.
Por eso la música actual es ñoña y ridícula, mientras que la tradicional es profunda. Por eso es capaz de edificar y fortalecer la fe.
03/11/17 11:09 AM
  
Eduardo
NADA MÁS SUBLIME Y ELEVADO QUE LA MÚSICA Y EL CANTO GREGORIANO EN LA LITURGIA Y EL RITUAL ROMANO.
LAMENTABLEMENTE TODO SE DEGRADÓ AL MAL GUSTO Y LO RIDÍCULO. HOY DÍA CUANDO ESTOY EN MISA, ME PARECE MÁS UNA PEÑA FOLCLÓRICA O UN RECITAL DE ROCK.
BUENO, NO HACE MUCHO TIEMPO EN ARGENTINA, TUVIMOS LA HORROROSA EXPERIENCIA DE VER AL CURA QUE SE PUSO A BAILAR Y CANTAR EL TEMA "DESPACITO" EN MEDIO DE LA MISA. ¿QUE SE PUEDE ESPERAR?????????.
11/11/17 12:34 AM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.