Consejos para laicos sobre cómo hacer apologética (Parte 3)

Conversando tranquilamente

Tal como mencioné en la entrega previa a esta serie, prometí compartir una serie de consejos que considero útiles para aquellos que les gusta la apologética católica y tienen ocasión de dialogar/debatir con cristianos de otras denominaciones.

Como digo en cada ocasión, es solo mi opinión basada en mis experiencias personales. Soy solo un laico como cualquier otro, y no pretendo que mis opiniones en este tema sean tomadas como Magisterio ni nada parecido.

Importancia de la empatía

Definido de la manera más simple, la empatía es la capacidad de ponernos en lugar del otro. Según algunos expertos psicólogos como Daniel Goleman, es un componente importantísimo de la inteligencia emocional de la persona, y como tal se puede desarrollar.

La Biblia, Palabra de Dios, contiene un sin número de consejos para desarrollarla y uno de ellos es por ejemplo, el de tratar a los demás como nos gustaría que nos tratasen a nosotros. Ya en el libro de Tobías se nos aconseja esto (Tobías 4,15), y lo mismo hace Jesús cuando nos pide que “todo cuanto quieran que les hagan los hombres, háganlo también ustedes a ellos; porque aquí está contenida toda la Ley y los Profetas” (Mateo 7,12)

Una persona con una empatía bien desarrollada es capaz de darse cuenta como están “cayendo” sus palabras a la persona con la que habla, y percibe si lo está ofendiendo o le está incomodando, mientras que una persona con una deficiencia empática es incapaz o tiene dificultades para hacerlo.

Una persona con una empatía bien desarrollada también es capaz de ponerse en lugar del otro y tratar de ver las cosas desde su punto de vista. Trata de comprender sus motivaciones y preocupaciones. Evita los juicios temerarios, y no tiende a ver mala voluntad en él.

Es por eso que considero que desarrollar bien nuestra inteligencia emocional nos puede ayudar mucho a quienes nos dedicamos al ministerio de la apologética, a ser más eficientes y obtener mejores resultados.

Sin más preámbulo, comencemos:

No asumas mala voluntad en el hermano separado

Doctor Malito

A veces pareciera que vemos a los hermanos separados como personas que tienen la intención de engañarnos y embaucarnos con sus falsas doctrinas, pero la gran mayoría no es así, sino que están genuinamente convencidos de que están en la verdad y de buena fe quieren llevarnos a lo que ellos toman por verdad.

De esto hablaba el Papa Juan Pablo II cuando decía que la nueva apologética que necesita la Iglesia “tendrá que estar animada por un espíritu de mansedumbre, la humildad compasiva que comprende las preocupaciones y los interrogantes de los demás, y no se apresura a ver en ellos mala voluntad o mala fe[1] .

Inclusive aquellos que son más radicalmente fundamentalistas, aunque muy equivocados, suelen estar bien intencionados. El conocido autor y apologista católico Karl Keating en su libro “Catolicism and Fundamentalism” explica como el fundamentalismo protestante se propaga: primero convence a los adeptos de que el Catolicismo es la epíclesis de la maldad, y luego motiva a sus adeptos convenciéndolos de que sacar personas de la Iglesia Católica es hacerles un bien. Los nuevos conversos se convierten a su vez en replicadores perpetuando el círculo vicioso.

jóvenes

Su forma de pensar no es la de una especie de “Doctor Malito” que busca arrastrarnos con él al infierno, sino precisamente a la inversa: quieren salvarnos de lo que para ellos es un infierno seguro, y entre más fundamentalistas, más celo en ellos por lograr nuestra “conversión". Son más como un Saulo de Tarso antes de caer del caballo (Hechos 9,4), por lo que más que verlos como enemigos, debemos comprender que son víctimas de un sistema que les ha engañado haciendoles creer que la Iglesia Católica es algo que no es.

Evita referirte a ellos con adjetivos que les ofendan

Discusión católico versus protestante

Si alguno se da una pasada por cualquiera de los grupos en las redes sociales donde debaten católicos y protestantes, encontrará que es muy frecuente ver que terminamos insultándonos mutuamente. Es muy común que nos ofendan llamándonos idólatras, adoradores del Papa y cosas similares, y nosotros reaccionemos llamándoles “herejes", “cismáticos", etc.

Aunque el uso de algunos adjetivos como por ejemplo el término “hereje” refleja la situación objetiva de una persona, pocas veces es prudente hacer uso de él cuando se dialoga con hermanos separados. Las razones son bien simples:

Primero: Ya ambos tienen claro que en cuestiones de doctrina piensan distinto. Cada uno es subjetivamente un hereje a los ojos del otro. No hace falta repetir algo que ya ambos asumen.

Segundo: Porque llamarle “hereje” sólo va a servir para que la persona se sienta ofendida y se cierre a considerar nuestro punto de vista. Si este llega a ser el caso, las oportunidades de lograr un diálogo constructivo desaparecen.

El Concilio Vaticano II nos ha pedido hacer todos los intentos de eliminar palabras, juicios y actos que no sean conformes, según justicia y verdad, a la condición de los hermanos separados, y que, por tanto, pueden hacer más difíciles las mutuas relaciones en ellos”[2]

Es comprensible que cuando nos sentimos ofendidos nos sintamos impulsados a devolver la ofensa, pero si por la gracia de Dios logramos salir del círculo vicioso de la retribución por medio de la violencia, estaremos actuando conforme al más puro espíritu del Evangelio. Es a esta actitud a la que seguramente se refería Cristo cuando nos hablaba de poner la otra mejilla (Mateo 5,39).

Evita colocar a todos en el mismo “saco”

Meme católico despectivo

Otro adjetivo que solemos utilizar como dardo es el de “sectario” para dirigirnos a los hermanos separados. Pero como la propia Iglesia siempre ha enseñado ni todos los protestantes son sectarios ni todas sus comunidades son sectas. Las sectas tienen características muy específicas que las identifican como tales y entre las que se pueden catalogar denominaciones como los testigos de Jehová, adventistas, mormones, entre otros. La gran mayoría son reconocidos por la Iglesia como “comunidades eclesiales“.

A este respecto el Catecismo de la Iglesia Católica enseña que “los que nacen hoy en las comunidades surgidas de tales rupturas “y son instruidos en la fe de Cristo, no pueden ser acusados del pecado de la separación y la Iglesia católica los abraza con respeto y amor fraternos […] justificados por la fe en el Bautismo, se han incorporado a Cristo; por tanto, con todo derecho se honran con el nombre de cristianos y son reconocidos con razón por los hijos de la Iglesia católica como hermanos en el Señor[3]

El “memé” que ilustra esta sección lo tomé de uno de estos grupos donde debaten católicos y protestantes y lo guardé como un ejemplo ilustrativo de lo que no debemos hacer: menospreciar y denigrar las comunidades religiosas protestantes, y mucho menos cayendo en generalización.

Evita basar la apologética en la debilidad humana y el amarillismo

Una práctica común en muchos protestantes consiste en difundir noticias de escándalos de la Iglesia Católica cada vez que ocurren. Ventilan sin cesar casos de sacerdotes acusados de pederastia, corrupción, etc. No es algo nuevo, ocurre desde hace años y en algunos casos casi parece que se gozan cuando un caso así sale a la luz. Es una forma amarillista y falaz de hacer apologética.

Piensan que hacer ver que hay corrupción en la iglesia Católica es motivo para que muchos católicos se hagan protestantes, y me consta que en algunos casos ha sucedido así. Tuve un amigo que era converso a la fe católica que no pudo soportar los continuos escándalos de pederastia, y regresó al protestantismo.

El problema es que he visto muchos católicos recurrir a la misma “táctica”. Difundir cada vez que ocurren escándalos dentro del protestantismo: pastores que cometen abusos de menores, violaciones, actos de corrupción, etc. e incluso generalizar insinuando que todos los pastores son así.

Aparte de que es inaceptable porque es injusto generalizar, también comete el error de buscar la conversión de nuestros hermanos por las razones equivocadas. No somos católicos porque dentro de nuestro rebaño no haya pecadores, ni ellos lo son porque dentro de ellos no los haya. Los protestantes que tienen suficiente camino recorrido entienden que en todas partes se “cuecen habas", y si alguien no obra conforme a la sana doctrina ya tendrá que dar cuenta de sus actos a Dios. Incluso en tiempos de la Reforma protestante el propio Lutero admitía que dentro de sus comunidades vivían de forma más inmoral que las de muchos católicos.

Pero si somos católicos por las razones correctas es porque creemos que en la Iglesia Católica tenemos la plenitud de la verdad, de allí que toda apologética debe estar centrada principalmente en la doctrina.

Este blog ya va a cumplir 9 años y pueden ver cuanta necesidad he tenido de hacer mención a algún escándalo ocurrido en comunidades protestantes, y no ha sido porque no haya tenido oportunidad.

ApologeticaCatolica.org tiene ya 14 años y las pocas veces que hice referencia a estos casos fue para hacer ver que este tipo de escándalos ocurre en todas partes. Como Cristo mismo enseñó, la Iglesia es como un sembradío donde hay “trigo” y “cizaña".

Consejo para finalizar

Si quieres ser un buen apologeta, mi consejo es que no olvides que no se trata de “vencer” al otro, sino de “convencer". Como explicó una vez Monseñor Miguel Antonio Barriola en un comentario en este blog, «si hemos de “dar razón de nuestra esperanza” (I Pedro 3, 15), no veo cómo se podrá evitar “convencer". Notando además, que “cum - vincere", significa que vencen ambos, no uno solo de los dialogantes. Se “vence - junto con” el otro». 

La apologética no está para que ganemos notoriedad, alimentemos nuestro ego aplastando a los protestantes, tampoco es un deporte o un Hobbie. Está para ganar almas.

Y el propio San Pedro cuando nos dejó el primer consejo sobre como hacer apologética, nos exhortó “hacerlo con dulzura y respeto” (I Pedro 3, 16).

NOTAS

[1] Juan Pablo II, Discurso a los obispos de las Canadá con motivo de la visita Ad Limina, Octubre 1999

[pienota:2] Unitatis Redintegratio, 4

[pienota:3] CEC 818

——————————————————————————————————————

Suscríbete a nuestra revista digital gratuita Apologeticum

9 comentarios

  
Gabriela de Argentina
Estimado José Miguel: yo tengo una amiga que es un poco de todo: algo agnóstica porque ella no asegura nada, también dice "buscar a Dios", cree que Cristo es un "maestro" que cambio la historia, por otro lado se apega a practicas de la Nueva Era, etc. No es bautizada, no se la educó jamas en la fe, y tiene bastantes prejuicios contra la iglesia católica, aunque dice admirar a muchos de nuestros santos. Cómo puedo tratar de entablar un diálogo fructifero con ella, que tenga alguna chance de generar en su alma un genuino interés por conocer nuestra religión y deshacerse de sus prejuicios y creencias erroneas? Es que le tengo mucho aprecio y quisiera ayudarla a encontrar la Verdad. Pero no sé ni como empezar. Quizas Ud. pueda darme alguna sugerencia... Muchas gracias de antemano.

-------------------
JM: Te sugeriría compartir con ella tus experiencias y tu fe, intentar evangelizarla con tu testimonio y explicándole la coherencia de la fe católica. Yo por ejemplo tengo un amigo que es judío y me comentó que aceptaba que Jesucristo era un maestro e incluso que creía el Mesías y yo partía de allí para que dedujera otras cosas: Si Cristo realmente era un maestro, o era el Mesías, entonces hay que tomar en serio lo que enseñaba. No decía ser un maestro más, así que o decía la verdad o era un farsante, porque aquí no hay términos medios. Si se es coherente, no se puede aceptar a Cristo como un maestro y seguir adoptando creencias sincréticas. Eso le haría ver.
17/02/17 7:43 PM
  
Gabriela de Argentina
Justamente hoy tuve una pequeña conversación inesperada con ella sobre estos temas durante el almuerzo en nuestro lugar de trabajo. Creo que el asunto del "maestro" es clave.
Ud. dice: "si Cristo realmente era un maestro, o era el Mesías, entonces hay que tomar en serio lo que enseñaba. No decía ser un maestro más, así que o decía la verdad o era un farsante, porque aquí no hay términos medios. Si se es coherente, no se puede aceptar a Cristo como un maestro y seguir adoptando creencias sincréticas. Eso le haría ver".
Y es que nunca se me ocurrió agarrar el asunto por ese lado! Es genial. Me ha dado una idea excelente! Muchisimas gracias! Dios quiera que algún dia consiga hacerle ver algo mas, aunque sea un minimo. Y luego Dios dira.

-------------------------
JM: Siempre a la orden.
17/02/17 8:08 PM
  
miriv
Hoy día se encuentran muchas personas que alardean de ser agnósticas o ateas y que al hablar con ellas lo que descubres es que son unos pobres ignorantes en lo fundamental de la fe católica, que sin tener apenas unos
conocimientos de religión niegan, por seguir la corriente, lo que han oído de otros más influyentes.
Paciencia y oración en el trato con estas personas, invitándoles a que ellos recen pidiendo LUZY FUERZA PARA SUS VIDAS.
17/02/17 8:33 PM
  
Eduardo
Haces un buen trabajo.

Saludos.
17/02/17 9:23 PM
  
DJ L
Hoy en día los herejes los tenemos dentro de la Iglesia católica. Existe un cisma doctrinal real desde hace décadas en la Iglesia católica y lo paradójico del asunto, es que fieles y herejes coexisten bajo el mismo paraguas.

- Hable usted con un sedevacantista, fosilizado en 1958, y le dirá que él es muy católico.
- Hable usted con un marxista convencido y le dirá que él también es muy católico porque Jésus fue el primer comunista y que él inspiró la teología de la liberación.
- Hable usted con la progresía "católica" y le dirán que quien sobra de la Iglesia Católica son los cavernícolas que impiden que la Iglesia se asimile con los nuevos tiempos (anticoncepción/aborto/homosexualismo/sincretismo nueva era...)
- Y hay muchos más ejemplos: lefebres, etc

La apologética católico vs protestante (hermanos separados somos todos) viendo lo que tenemos en casa...
17/02/17 11:08 PM
  
Llanesa garcia
Hola.soy catolica y la verdad que los evangélicos o protestante no sirven a un dios vivo por que tengo una vecina africana que es de una iglecia de esas y un día me llevo y eramos muy buenas amigas y de la noche a la mañana esa señora me dejo hablar y yo le doy el saludo y ni me lo responde yo digo si tu crees en dios creo que esa señora no por que como negar un buenos días a una vecina solo digo que a dios que la perdone y fuera satanás que tu no esta en nada yo con la fuerza de mi jesus que murió por mi y por ti que vivan los católicos y Santa Iglecia y el batacano y los sacerdotes dios les bendiga grande mente a todas y todos catolicas y que nunca se alejen de la verdadera Iglecia fundada por un verdadero dios

-----------------------
JM: Una de las consejos que señalo precisamente en el blog es no generalizar a partir de un caso particular. Yo tengo muchos amigos evangélicos que aprecio mucho y no nos hemos dejado de hablar porque yo sea católico y ellos protestantes.
17/02/17 11:35 PM
  
Luiscar73
"Si nuestro cristianismo no busca la salvación del ateo sino que sólo la victoria sobre él, entonces nuestra defensa de la fe ha fracasado."
Donde dice ateo, digase tambien protestante.
Lo que incapacita para la apologetica y en definitva, para el ser cristiano y dar un testimonio en el Espiritu Santo,es no tener a raya,en buena medida, con la Gracia de Dios, al orgullo y a la soberbia.
La Paz de Cristo.
18/02/17 4:41 AM
  
chico
Yo opino que de Religión hay que hablar poco a la gente. Explico: Si ves que eso no les interesa, cállate. Nos discutas con los de otros credos. Ni los convencerás ni te convencerán. Reza a la Vrgen. Habla de Religión a los que de veras les interesa. Te oirán. No seas cargoso. Encomiéndalos mucho a la virgen María.
18/02/17 9:21 AM
  
JESUS SAYAGO MCBO VENEZUELA
Personalmente creo que lo fundamental es elevar nuestro nivel de conocimiento primero de la verdadera y sana doctrina de la iglesia, quedo asombrado como Cristianos Catolicos practicantes miembros de grupos de Apostolado desconocen lo que enseña el Magisterio en Dodmas esenciales como purgatorio, indulgencias, pecado original, infierno, comunion de los santos, fe y obras, Inmaculada Concepcion,Tradicion Apostolica etc; todas disponibles para todos con solo leer el Catecismo, "mi pueblo perece por falta de conocimiento" (Oseas 4,6) y hay que reconocer la MAYORIA de los Catolicos aunque con gran celo defienden su fe, no manejan la Biblia y eso es vital para hacerle ver la Verdad a un Protestante, "Toda la palabra de Dios es util para enseñar" (2 Tim 3,16) pues, estan inmersos en el Luterano precepto sola escritura, yo siempre escucho con atencion para ripostar con criterio y fundamento Biblico, Apostolico e historico recordemos que nosotros tenemos la verdad INMUTABLE que los Apostoles recibieron del Señor y son la Base de nuestra Iglesia (Apoc 21, 14) Dios los bendiga y Jose sigue ayundandonos a dar respuesta de nuestra esperanza para proclamar el Evangelio y tener la conciencia limpia (1 Pe 3,15-16)
18/02/17 3:42 PM

Los comentarios están cerrados para esta publicación.