21.12.10

CJTM se querella contra las JSA a raíz de su campaña “Que no te den una hostia. Ponte el condón”.

Ayer recibí el correo del Centro Jurídico Tomás Moro en el
que anunciaban su querella contra las Juventudes Socialistas de Andalucía por presunto delito contra los sentimientos religiosos del artículo 521 del Código Penal (“incurrirán en la pena de multa de ocho a doce meses los que, para ofender los sentimientos de los miembros de una confesión religiosa, hagan públicamente, de palabra, por escrito o mediante cualquier tipo de documento, escarnio de sus dogmas, creencias, ritos o ceremonias, o vejen, también públicamente, a quienes los profesan o practican”).

Como indica el título del post, la querella se debe a la campaña de las JSA, “Que no te den una hostia. Ponte el condón”. Recordamos que la campaña fue acompañada de un cartel promocional con el lema “Bendito condón que quitas el sida del mundo”. Naturalmente, no me da la gana de reproducir aquí esa imagen, bastante tenemos con tener que recordar una ofensa a lo más sagrado para un católico.

Ni decir tiene que la decisión del CJTM cuenta con el apoyo de tantos católicos, en particular padres y docentes, porque lo burdo, lo insensato, lo blasfemo, debe ser parado en seco.

Leer más... »

19.12.10

Profe, no hables de jamones a un alumno musulmán

Por desgracia, hasta eso hemos llegado. Resulta que un profesor en Andalucía fue denunciado por la familia de un alumno musulmán, de primero de la ESO (doce años), por hablar el profesor en la clase… ¡de jamones! ¡Resulta que el alumno musulmán fue ofendido en sus creencias al oír hablar que en España se procede a la curación de jamones! Y no solo estaba ofendido, sino su familia veía a bien denunciar a un profesor con veinte años de experiencia por menosprecio de las creencias religiosas de dicho alumno. Por colmo, el asunto está siendo investigado por la policía. ¡Kafka se queda corto!

Leer más... »

10.12.10

Las verdaderas causas del fracaso educativo

En el post anterior, sostuvimos que la causa principal del constante descenso del nivel de nuestro sistema escolar (acreditado por los informes internacionales PISA) no era la insuficiente financiación. Llega ahora el momento de analizar los verdaderos motivos.

El primero de ellos es, a mi modo de ver, la desintegración familiar. La gente cada vez se casa menos y se divorcia más. La cifra absoluta de matrimonios disminuyó un 23.4% en la UE-27 entre 1980 y 2008 (a pesar de que la población aumentó en 43 millones), en tanto que el número de divorcios y separaciones aumentaba en un 53%. En países como Suecia, Francia, Estonia o Eslovenia, el porcentaje de niños nacidos fuera del matrimonio supera ya el 50%.

España, un país de tradición católica que exhibía hasta hace 30 años unas estadísticas familiares muy saludables (nupcialidad y natalidad altas, baja tasa de ilegitimidad, etc.), recupera posiciones con entusiasmo respecto a la media europea: el número de matrimonios al año por cada mil habitantes ha descendido de 5.88 (1980) a 4.70 (2006); el porcentaje de nacimientos extramatrimoniales ha pasado del 3.9% (1980) al 26.5% (2005); el número anual de rupturas familiares (separaciones y divorcios) ha pasado de 16.334 en 1980 a 145.919 en 2006 [1].

Leer más... »

1.12.10

Pacto educativo … ¡a buenas horas!

La debacle económica en que anda sumido el país oscurece todos los demás temas, incluidos los educativos. Así, todo el mundo ha olvidado que el gobierno se despachó en enero de 2010 con una propuesta de “pacto por la educación”. El extenso borrador del ministro Gabilondo merece una lectura detenida. Estructuraré mis comentarios al hilo de pasajes literales del texto oficial:

El punto 103 propone “establecer como objetivo la equiparación con la Unión Europea en lo que se refiere a la inversión total en educación en relación con el PIB antes de 2015” (y el resto del texto está salpicado de referencias a la necesidad de incrementar la financiación).

Leer más... »

21.11.10

Por una educación tomista (IV tercera parte)

D) Los nuevos valores: los contenidos. De la persona a la familia, la sociedad y el Estado.

Las instituciones que enseñan sólo una moral y sólo un tipo de moral, son nocivas para la formación de los nuevos ciudadanos, para la sociedad y para el Estado. Bajo esta denominación de nocivas se incluirían, especialmente, la Iglesia Católica, la “familia tradicional” y las escuelas y centros de enseñanza de ideal cristiano.

La Persona

El cristianismo sostiene que la persona es creada por dios a su imagen y semejanza y como ser moral, racional, libre y, por lo tanto, es responsable. Es un ser moral por/en su propia naturaleza. Aquí se asienta la Dignidad y Libertad de la persona.

El Catecismo recoge que la Ley Moral es obra de la sabiduría Divina, la define como “instrucción paternal” de Dios que prescribe al hombre los caminos y las reglas de conducta. Es el orden racional establecido por Dios para el bien. Es una ordenación de la razón o conciencia. Tienen su fuente en Dios: en su Ley Eterna. El Catecismo también señala que la Ley Moral Natural es la que expresa el sentido moral original que permite al hombre discernir mediante la razón o conciencia lo que son el bien y el mal, la verdad y la mentira.

De tal manera el hombre mediante la libertad puede y está llamado a participar así de la bondad y sabiduría de Dios, quien le confiere el dominio de sus actos y la capacidad de gobernarse a sí mismo. Por lo tanto la persona es la titular de los derechos y deberes establecidos por la Ley Moral Natural.

La herramienta para llevar a cabo nuestra vida en conformidad con la Ley Moral Natural es la conciencia o razón. Como diría Santo Tomás la conciencia es “la luz de la inteligencia puesta en nosotros por Dios” para conocer y discernir la verdad de la mentira y el bien del mal y saber lo que es preciso hacer. El hombre descubre la existencia de una ley que es “norma suprema de la vida humana es la misma ley divina, eterna, objetiva y universal”[1].

Leer más... »