Observaciones bioéticas a la técnica de corrección de mutaciones genéticas en embriones humanos

Observaciones bioéticas a la técnica de corrección de mutaciones genéticas en embriones humanos

Los experimentos publicados han creado deliberadamente al menos 142 embriones humanos vivos para fines de investigación exclusivamente. Ello constituye una afectación del derecho a la vida y una inadmisible instrumentalización de la persona humana.

La revista Nature publica el 2 de agosto de 2017 un artículo titulado «Corrección de una mutación genética patogénica en embriones humanos» (Correction of a pathogenic gene mutation in human embryos», doi: 10.1038/nature23305) en el que Shoukhrat Mitalipov y 30 investigadores más comparten los resultados de experimentos realizados en embriones humanos vivos para lograr la corrección de una mutación genética vinculada con la miocardiopatía hipertrófica (HCM).

La noticia tuvo impacto mundial porque los autores afirman haber logrado corregir una mutación genética en embriones humanos que está asociada a la HCM que poseía el varón que proveyó los gametos masculinos en el gen MYBPC3. Al mismo tiempo, muchas voces se levantaron para reclamar que se detenga la edición genética en la línea germinal de gametos y embriones y no se generen más embriones para fines de investigación y posterior descarte. El experimento involucró la fecundación de al menos 142 embriones que fueron eliminados. Los investigadores utilizaron la técnica conocida como «edición genética humana» (CRISPR-Cas9) sobre la que nos hemos pronunciado en otras ocasiones, y nos remitimos a esos trabajos en forma complementaria.

El experimento:

La miocardiopatía hipertrófica es una enfermedad de aparición tardía que consiste en el engrosamiento del músculo cardíaco. Afecta a 1 de cada 500 adultos y ha provocado muertes súbitas especialmente en atletas jóvenes. Los investigadores citan un estudio publicado por Dhandapany y otros en 2009 (A common MYBPC3 (cardiac myosin binding protein C) variant associated with cardiomyopathies in South Asia. Nat. Genet. 41, 187–191) que señala una asociación entre una mutación del gen MYBPC3 y la HCM. Estas mutaciones son responsables del 40% aproximadamente de los defectos genéticos que pueden causar HCM.

Para el ensayo que comentamos se seleccionó un paciente masculino con antecedentes familiares de HCM que presentaba una mutación heterocigótica dominante de 4 bases químicas (GAGT) en el exon 16 del gen MYBPC3 y que aceptó donar muestras de piel, sangre y semen. Los óvulos fueron donados por 12 mujeres sin antecedentes de la enfermedad.

Se realizaron dos estudios:

a) Primero, a partir de cultivos de fibroblastos de la piel se crearon células estaminales pluripotenciales (iPSCs) heterocigóticas del paciente. En estas células se utilizó la técnica CRISPR-Cas9 para procurar corregir las zonas del ADN donde se verificaba la supresión de la secuencia de bases químicas en el gen MYBPC3. La técnica demostró eficiencia en 17 de 61 clones iPSCs (27,9%).

b) En un segundo experimento, fecundaron un total de 142 embriones humanos. 131 de ellos llegaron hasta el tercer día de vida. Estos embriones vivos se dividieron en tres grupos. En un primer grupo, 19 fueron usados como «control», es decir, que no se les aplicó la técnica CRISPR-Cas9. De ellos, 9 no presentaban la mutación (47,4%).

El segundo grupo estuvo formado por 54 embriones. En ellos se inyectó el sistema CRISPR-Cas9 en el estadio de cigoto pronucleado, es decir 18 horas después de la fecundación, en la fase S de síntesis celular.

En el tercer grupo se introdujo el sistema CRISPR-Cas9 más precozmente, junto con el espermatozoide en la fase M (mitosis) del ovocito a través del método ICSI (inyección intracitoplasmática de espermatozoides) en el momento mismo de la fecundación, obteniéndose un total 58 embriones.

Todos los embriones (inyectados y controles) fueron cultivados por tres días y al cabo de ese tiempo fueron destruidos para extraer sus células (blastómeras) y comprobar si se había corregido la mutación heredada del dador, y si se constataban otras anomalías del genoma.

Entre los 54 embriones del segundo grupo, 36 presentaban una corrección del alelo paterno, de tal manera que no tenían la mutación asociada a la enfermedad (66,7%), 5 no mostraron ningún cambio (tenían la mutación) y 13 fueron mosaicos.

En el tercer grupo compuesto por 58 embriones inyectados más precozmente que llegaron al tercer día de vida, 72,4% (42 embriones) corrigieron la mutación y 27% (16 embriones) no. Sin embargo, a diferencia del estudio anterior, no se verificó mosaicismo.

¿Reparación natural o técnica?

Uno de los elementos que ha sorprendido en esta publicación es que, según señalan los propios investigadores, en algunos de los embriones la corrección genética se produjo por un mecanismo de acción conocido como HDR (Homology-Directed Repair) que se basa en correcciones que se realizan desde el alelo normal hacia el alelo deleccionado o borrado en el cigoto. Ello no era el mecanismo inicialmente planeado. En efecto, la técnica CRISPR, al tiempo que «corta» el gen, lleva una plantilla con la versión correcta de la secuencia del gen a insertar en el lugar indicado. La corrección de la mutación se hace a través de una técnica conocida como NHEJ (Non-Homologous End-Joining). Sin embargo, según afirman los autores, en los casos del estudio que comentamos el cigoto ha actuado «por sí mismo» por HDR y sin recurrir a la plantilla provista por los investigadores. Este elemento señala un mecanismo natural de reparación de células presente en gametos y en el cigoto que sería más fuerte y sólido que el de células adultas. Según los autores del experimento, los cortes de ADN inducidos por la endonucleasa Cas9 probablemente atraigan mecanismos nativos del ovocito reservados para reparar problemas genómicos en las recombinaciones meióticas. Así entienden que de comprobarse ello no haría falta acompañar la técnica de «cortado» CRISPR con la secuencia externa correcta que debe ser insertada en el lugar indicado del ADN. Sin embargo, también advierten que algunos de los embriones presentaron inserciones y supresiones genómicas en el lugar de la corrección inducidos por NHEJ, que podrían afectar gravemente su desarrollo.

Reflexiones bioéticas

Como hemos sostenido en otras ocasiones, la técnica conocida como «edición genética» puede ser aplicada a células somáticas, o en gametos, o embriones. En tal sentido, mientras que los problemas éticos vinculados con las aplicaciones en células somáticas tienen que ver con la ausencia de riesgos para la integridad física o la salud que sean desproporcionados respecto a la patología que se quiere curar, la eficacia y seguridad técnica, el consentimiento informado y la certeza de que no haya consecuencias no deseadas ni imprevistas, ni se afecten otras zonas del ADN (off-target), en el caso de las aplicaciones en embriones humanos y gametos (línea germinal) los problemas éticos son mayores y son muchas las voces que se levantan para reclamar que no se avance en este sentido.

A continuación, compartimos algunas de esas observaciones:

1) Afectación del derecho a la vida: En primer lugar, los experimentos publicados han creado deliberadamente al menos 142 embriones humanos vivos para fines de investigación exclusivamente. Ello constituye una afectación del derecho a la vida y una inadmisible instrumentalización de la persona humana. Incluso en Estados Unidos, este tipo de experimentos no pueden realizarse con fondos federales por este motivo ético. En tal sentido, en el experimento comentado además se señala que para garantizar el éxito de la técnica si se aplicara para fines reproductivos, se tendrían que realizar diagnósticos genéticos preimplantatorios a todos los embriones para verificar que la corrección haya sido exitosa y no posean la mutación familiar u otras alteraciones del genoma fuera del blanco. Entonces, nuevamente se destruyen embriones humanos vivos. Además, el recurso a las técnicas de fecundación artificial para concebir estos embriones también enfrenta problemas bioéticos de fondo.

2) Principio de integridad de la especie humana: uno de los argumentos que se señalan para objetar la técnica de la edición genética humana es que se introducen de manera deliberada modificaciones al genoma humano que se transmitirán a la descendencia y se altera la integridad de la especie humana. Ciertamente, en el caso que comentamos se busca corregir una mutación patogénica pero la técnica en sí misma puede tener consecuencias todavía impredecibles y ello sin perjuicio de otros problemas éticos señalados.

3) Principio de precaución: en conexión con lo anterior, cuando una técnica experimental puede producir daños a las personas involucradas o si no se conocen exactamente sus consecuencias y no se puede afirmar con certeza que no habrá daños, entonces hay que aplicar un principio de precaución y abstenerse de realizar esa conducta.

4) Presiones para su uso compulsivo: la experiencia demuestra que, por mecanismos de presión que operan jurídicamente, la disponibilidad creciente de estas técnicas termina «forzando» a todas las personas que quieren tener descendencia a recurrir a estas técnicas para garantizar un hijo «sano». Esa presión opera principalmente por dos mecanismos: a) Los médicos son amenazados por eventuales demandas de daños y perjuicios a través de las acciones llamadas «wrongful life» y «wrongful birth», y así son compelidos a ofrecer de manera sistemática, y por momentos casi coercitiva, los mecanismos de selección genética. Esto se verifica de forma más palpable en la actualidad en torno a la generalización del diagnóstico prenatal en contextos de aborto libre y las enormes tasas de abortos de personas con discapacidad. b) Los padres son presionados desde los sistemas de salud, quienes pretenden excluir de la cobertura a los hijos «no sanos» o aumentar sus primas, en caso de que no se hayan tomado decisiones «correctas» sobre las características genéticas de la descendencia.

5) Pendiente resbaladiza: en tantoexiste un amplio rechazo a la posibilidad de diseñar genéticamente bebés, para lograr una legitimación social de estas técnicas se suelen invocar causales muy dramáticas o enfermedades muy graves como justificación para el uso. Pero la experiencia indica que luego se van autorizando progresivamente más causales y lo que inicialmente podía ser un uso acotado termina generalizándose e incluso comienza a utilizarse la técnica con la pretensión de elegir características físicas o intelectuales de los bebés por fines estéticos, militares, deportivos u otros. Si bien no constituye un argumento que responda al fondo del problema, expresa una dolorosa realidad constatada en la práctica.

6) Principio de no discriminación y exclusión de la eugenesia: una técnica que permite fijar las características genéticas de la descendencia configura una herramienta para la concreción de políticas eugenésicas, es decir, de mejora de la raza. La eugenesia merece un profundo reproche ético por violentar la dignidad de las personas que resultan «programadas» en sus características genéticas. Nuevamente, aunque en el caso que comentamos se presenta una finalidad terapéutica, la técnica conlleva problemas éticos que deben ser considerados.

7) Dilemas de las enfermedades de aparición tardía: en el caso que comentamos se pretende accionar sobre una enfermedad cardíaca que no es mortal en todos los casos y que es de aparición tardía. De hecho, algunos de los embriones «controles» tampoco presentaron la enfermedad. Si bien este argumento no apunta al fondo de la cuestión, permite agregar un argumento de conveniencia en el sentido que antes que modificar genéticamente a los embriones, con la incertidumbre que ello genera, habría que trabajar en otras formas preventivas de la enfermedad que no tengan tan graves reparos bioéticos.

Por estas razones, creemos que la edición genética humana no debería aplicarse ni a embriones ni a gametos, que debe ponerse freno a las investigaciones que crean y destruyen embriones humanos y que deben buscarse nuevas formas terapéuticas que sean respetuosas de la dignidad y derechos humanos. Ese es el auténtico camino para el avance científico.

Jorge Nicolás Lafferriere

Nota del autor: Agradezco a las Dras. Laura Vargas Roig y Graciela Moya sus correcciones y sugerencias. Los errores que pueda presentar el texto son exclusiva responsabilidad mía.

Publicado originalmente en el Boletín del Centro de Biotética

 

 

14 comentarios

Tito España
Todos estos investigadores, ¿consideran a la muerte como una enfermedad tardía, o piensan que pueden facilitar una vida sin fin?

Todos los que desean un hijo 'a medida', ¿piensan en el bien del ese niño o en su propia satisfacción personal? ¿Están seguros de que el niño responderá a sus planes? ¿Es eso amar a su hijo?

Parece que nadie quiere recordar los errores eugenésicos y las alteraciones de personalidad por forzados cambios de sexo y los suicidios consiguientes. No se quiere recordar la historia ya vivida y seguimos creyendo que el hombre solucionará todos los problemas de la vida.
8/08/17 4:36 PM
Javierrr
¿Desde la Santa Sede han dicho algo? ¿o iria contra el espiritu del mundo y no es la linea actual?
8/08/17 6:19 PM
juanlui
Si Dios no existe, todo está permitido.

Se devorarán a sí mismos. Esos científicos huirán para que no los eutanasien cuando empiecen a chochear. Sus propias malditas investigaciones para buscar al ser perfecto está creando una sociedad inhumana.
8/08/17 6:23 PM
Beatriz Mercedes Alonso (Córdoba - Argentina)
"Replicó la serpiente a la mujer: «De ninguna manera moriréis. Es que Dios sabe muy bien que el día en que comiereis de él, se os abrirán los ojos Y SERÉIS COMO DIOSES, conocedores del bien y del mal.» (Gén 3,4-5).
Señores: Les tengo una noticia. Eso lo dijo el padre de la mentira, Satanás. De dioses, nada. Criaturas de Dios, a quien debemos obediencia y respeto. Ante Quién rendiremos cuenta de todas nuestras acciones, hasta de una palabra ociosa (Mt 12,36), en el Juicio Final.
8/08/17 7:19 PM
Adelaida
No puedo entender cómo una persona con un mínimo de cultura y sensibilidad, consiente que tengan a sus hijos en estado embrionario congelados en un laboratorio, con la alta probabilidad de que el día de mañana le hagan verdaderas maldades ni como un hombre puede donar su semen a mujeres desconocidas o una mujer donar sus óvulos o alquilar su vientre para al cabo de unos meses, entregar al bebé a unos extraños. Creo que si nos dicen esto hace unos años, no nos lo hubiéramos creído y lo peor es lo que nos queda por ver.
8/08/17 8:46 PM
hornero (Argentina)
..A pesar que la doctrina de la Iglesia no determina cuándo se produce exactamente la concepción, admite como probable que se verifique en el momento de la fecundación (me refiero al caso de "in vitro), conforme la ciencia afirma que en ese momento el cigoto es un ser humano corporalmente completo, por lo cual el alma debe ser infundida en ese nuevo ser humano. Pero, aún prescindiendo de que se trate de un hombre-persona (esto es, con alma), las técnicas de laboratorio tal como hoy se realizan comportan un gravísimo atentado contra la dignidad de la persona humana, así estuviera en una fase previa a la infusión del alma, supuesto que ésta fuera recibida recién cuando haya sido transferido el cigoto (o embrión) a la madre. Primero, porque existe una elevada probabilidad que se trate de seres humanos con alma; segundo, porque se manipula irrespetuosamente a seres (en caso de que aún no tuvieran alma) destinados a recibir el alma, como tales les corresponde la mayor dignidad; tercero, por las intenciones de condicionar la especie humana a las determinaciones del laboratorio; cuarto, porque estos procedimientos favorecen la cultura de la muerte, al considerar el ser humano bajo un concepto materialista monstruoso que crea una mentalidad permisiva y hasta admirada de este “prodigio” de llegar a producir seres humanos a pedido y designios de los diseños del poder mundial, insaciable moloc que pretende devorar la especie humana o, lo que es peor, rediseñarla de modo opuesto al conce
8/08/17 9:15 PM
Maribel
¡Qué dolor, qué espanto! Experimentar así con seres humanos, ¡Qué maquiavelismo,qué perversión! Esto no es avance científico, eso es un crimen y pecado, es la declaración falsamente optimista y totalmente soberbia de la desnaturalización de la ciencia y de la perversión de los científicos. Que Dios acoja a esas personitas sacrificadas al dios "saber humano" que por querer lograr combatir una enfermedad es capaz de violar de esta manera el cuerpecito de tantos seres humanos creados para no nacer... Fecundados para el descarte. Abominable, ABOMINABLE
9/08/17 1:24 AM
cesar
Lo que no lo pudo lograr Hitler con sus SUPERHUMANOS DE RAZA ARIA ahora tenemos a neo-nazis de la ciencia queriendo hacer realidad las ideas diabólicas del Führer.Ya esta en marcha la llegada del ANTICRISTO con sus precursores cuidence, el misterio de iniquidad esta en camino.
9/08/17 2:47 AM
Josefarma
Excelente análisis científico y ético. El estudio referido, lo están difundiendo los medios como si fuera la panacea y omiten todos los problemas, sobretodo morales pero también técnicos, que este experimento implica. Estas omisiones tienen clara intención propagandística. Señores investigadores; sólo Dios tiene potestad absoluta sobre la vida y la muerte, y ustedes NO son Dios.
9/08/17 2:49 PM
hornero (Argentina)
Completo comentario- rediseñarla de modo opuesto al concebido por Dios. Tal es el propósito que el demonio impulsa, de modo conciente o no, en muchos científicos al servicio del NOM.
9/08/17 7:24 PM
Néstor
Me parece que se puede apostar que si un día se logra (si no se ha logrado ya) hacer que un óvulo fecundado "in vitro" se desarrolle en un útero artificial durante nueve meses, digamos, hasta poder luego tener una existencia autónoma semejante a la de todos los seres humanos normalmente nacidos, este nuevo ser humano va a poder aprender a hablar y comunicarse con sus semejantes, y crecer como cualquier otro ser humano, todas cosas imposibles sin la presencia del alma espiritual.

Saludos cordiales.
11/08/17 3:33 PM
hornero (Argentina)
Néstor: coincido con usted en que, si el óvulo fecundado "in vitro" puede recibir el alma por estar su materia suficientemente dispuesta, tal como la doctrina tomista de la Iglesia lo exige, y se intentara y lograra "engendrar in vitro" o en algo técnico semejante al organismo de una madre, y de allí naciera un ser humano, ciertamente tendría alma. La cuestión, creo, radica en la fecundación "in vitro", es decir, si ésta logra que el embrión (o como lo definan los científicos) reultante tenga su materia suficientemente dispuesta para recibir el alma. La ciencia no puede determinar más que si está suficientemente dispuesta esa materia humana, pero, no que el alma sea infundida; esta otra afirmación viene hecha por la Iglesia, en cuanto sea verdad lo afirmado por la ciencia, que sabemos, no es una verdad absolutamente cierta. Aquí radica el punto dudoso de la cuestión, porque la filosofía y la teología plantean la importancia de la maternidad como el instrumento establecido por Dios para la generación humana, que es eminentemente diferente de la generación animal, por causa precisamente de la infusión del alma. La duda, me parece, puede plantearse como hipótesis de que la madre no cumpla una misión sólo orgánico-fisiológica en relación al embrión transferido desde el laboratorio, sino una función “humana” por la cual el embrión recién una vez unido a su madre alcanzaría la perfección necesaria para recibir el alma, perfección de la materia corporal que no habría alcanzado de mo
11/08/17 10:08 PM
hornero (Argentina)
continúo. perfección de la materia corporal que no habría alcanzado de modo suficiente en el laboratorio. Tal hecho no es sugerido por el estado actual de los conocimientos científicos, que, por el contrario, juzgan completa la constitución humana del embrión; surge, sí, de una consideración espiritual de la relación hijo-madre, según la cual, al contacto físico con la madre, el embrión culminaría en su constitución corporal humana, y recibiría entonces el alma. Qué aporte decisisvo pudiera hacer la madre al hijo, es algo que puede ser motivo de reflexión por parte de la filosfía y de la teología, y de investigación por parte de una ciencia biológica que comprenda la importancia trascendente de la maternidad. Me quedo con esta pregunta ¿puede existir un ser humano, aún por breves horas, antes de tener madre, y en definitiva, no tenerla nunca? Porque sin maternidad no hay madre ni hay padre, sólo donantes de células reproductivas, que en el caso hoy aceptado de la fecundación “in vitro”, pueden generar un ser humano, que no tendrá padre ni madre hasta ser transferido a su madre. Sólo la maternidad permite que el embrión se constituya como hijo de tal padre y de tal madre, porque todo indica que la maternidad cumple no sólo una función biológica-fisiológica sino, unida esencialmente a ésta, una misión humana, como tal, trascendente-espiritual. La maternidad es un misterio que hoy, demanda especial atención, considerando la grave crisis de la familia, del sexo y de las investig
12/08/17 2:16 PM
hornero (Argentina)
tewrmino.. La maternidad es un misterio que hoy, demanda especial atención, considerando la grave crisis de la familia, del sexo y de las investigaciones genéticas.
14/08/17 1:16 AM

Dejar un comentario



Los comentarios están limitados a 1.500 caracteres. Faltan caracteres.

No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

Los comentarios aparecerán tras una validación manual previa, lo que puede demorar su aparición.