El cigoto: ¿es persona?

El cigoto: ¿es persona?

Reducir el alma humana y el ser persona únicamente al hecho de tener cerebro es tan absurdo como reducir la esencia biológica del hombre al caminar sobre dos piernas.

¿Cuándo empezamos a ser persona?

En la actualidad se están expandiendo en el mundo y en nuestra nación ciertas prácticas, como la Pastilla del Día Siguiente, el Aborto o la Fecundación in Vitro, que hacen referencia a un mismo problema filosófico: ¿en qué momento comienza a existir una persona?

O en otras palabras: esa primera unión del espermatozoide y el óvulo antes de empezar a tener aspecto humano, antes de haber anidado en el útero materno, antes de haber comenzado la primera división mitótica, antes incluso de concluir la formación plena del cigoto, ¿es ya una persona, o existe la posibilidad de que un ser humano biológicamente constituido no sea aún persona?

Sólo desde una atención coherente a esta pregunta es que podremos dar respuesta a esas prácticas que San Juan Pablo II no dudó en condenarlas en su carta encíclica Evangelium Vitae.

Sin lugar a dudas, esta cuestión es de suma vigencia e importancia para nuestro entorno, nuestra generación y el mundo que dejemos a las generaciones que nos sucedan.

‘Persona’ y ‘Ser Humano’, dos conceptos inseparables

Primeramente, nuestra atención se centrará en la Instrucción de la Congregación para la Doctrina de la Fe Dignitas Personae, en la cual se afirma que «A cada ser humano, desde la concepción hasta la muerte natural, se le debe reconocer la dignidad de persona» (Congregación para la Doctrina de la Fe, 2008).

Ya desde el primer número de esta instrucción se vislumbra la inseparabilidad de dos conceptos diversos: el de «ser humano» y el de «persona». Diversos en sus orígenes etimológicos y en sus implicaciones filosóficas. Sin embargo, no es labor de este trabajo desarrollar las diferencias, sino más bien evaluar hasta qué punto esta inseparabilidad nos demuestra que una simple célula ya posee la dignidad propia de la persona, y en qué modo.

En la filosofía actual

Ahora bien, sinceramente, pocos filósofos van a decir: «Amén» a lo que diga la Congregación para la Doctrina de la Fe. Por el contrario, la mayoría de los pensadores de las actuales corrientes filosóficas sostienen que una célula no es una persona, sino que la personalidad se fundamenta en la racionalidad. Esto es, que la esencia, lo que hace propio y distingue a la persona de los demás seres que habitan este mundo, es la capacidad de razonar, propia y única del ser humano.

En base a esto, podemos estructurar el argumento al que nos enfrentamos en este trabajo de la siguiente manera:

- La persona es de naturaleza racional

- La capacidad racional del ser humano se desarrolla en el cerebro

- Un cigoto no tiene cerebro

=> Un cigoto no es persona

Dicho de otro modo: si yo me corto una uña y le realizo un análisis de ADN, resultará que tiene un ADN humano; pero esa uña, por muy humana que sea, no es una persona. No lo es por el principio de unidad: Esa persona a la que hace referencia el ADN encontrado en la uña soy yo, que tengo autoconciencia de mí por mi capacidad racional; pero como esa uña no está unida a mi cerebro sino que ha sido separada, por mucho ADN humano que tenga, no es una persona, porque no tiene un cerebro humano desarrollado. Así invalidan el argumento del ADN.

¿Cuándo aparece el cerebro?

El origen más remoto del cerebro se da en el día 14 del desarrollo (Sadler, 1992 - Quinta Edición), aunque será en la semana 14 cuando tome su forma normal y seguirá desarrollándose hasta los 25 años de edad.

Si adoptamos el planteamiento expuesto arriba, deberíamos remitirnos a este dato para suponer que antes del día 14 es absolutamente imposible que exista ningún tipo de racionalidad en el embrión y que, por tanto, hasta ese momento no se puede sustentar que el embrión humano con un ADN humano completo sea considerado como persona. Es más, lo que tenemos aquí es una «línea primitiva» que se denomina así justamente porque es el principio de la generación del sistema nervioso central, que aún no está desarrollado en plenitud. No se puede decir que la línea primitiva sea muestra valedera de racionalidad.

De la misma manera que sería bastante absurdo argumentar que un ser humano de menos de 25 años no es una persona por el hecho de que su cerebro aún no está plenamente desarrollado, entenderemos que el desarrollo del cerebro no es la cuestión, sino su presencia que, como mencionamos arriba, surge en el día 14 desde la fecundación. Esa línea primitiva, que aún no es capaz de realizar ningún ejercicio de racionalidad humana, se marcaría entonces como el origen del ser persona, porque desde ese momento se adquiere la potencialidad de razonar.

Razonar y ser apto para razonar

Sin embargo, ¿acaso esa potencialidad se da recién en este momento? ¿Es que la línea primitiva surge «ex nihilo»? Ya desde el cigoto de cuatro células se sabe de cuál de ellas va a surgir la línea primitiva especializada y ya en el cigoto unicelular la línea primitiva se encuentra en potencia.

Ya desde la fecundación el cerebro está preparado para volverse acto y, por lo tanto, la racionalidad también. Si vamos un poco atrás en la historia y escuchamos al Doctor Angélico, quizás nos sorprenda con un mensaje que podría resolver esta tan actual disyuntiva: «El alma humana es, en cierta manera, todas las cosas, ya que es apta para conocerla todo» (Aquino, De Veritate, 1996).

No es que el alma humana lo sea porque conozca todas las cosas, sino porque es apta para conocerlas, porque tiene esa potencialidad. La racionalidad no es la posesión de conocimientos trascendentes, para lo que es necesario el desarrollo del cerebro; sino la capacidad de adquirirlos, capacidad que ya es real desde la fecundación. Un orangután jamás, por mucho que nos empeñemos, podrá conceptualizar el amor; un ser humano sí, y esa capacidad no surge como un añadido a su ser, sino que se da desde la misma generación de su ser.

«No es necesario que la substancia intelectual sea forma materia, aunque su ser esté en la materia (…) Pues no está en la materia como inmersa en ella o totalmente comprendida por ella» (Aquino, Summa Contra Gentiles). La racionalidad humana no se limita al cerebro material, sino que, como elemento de un alma inmaterial, lo trasciende.

Conclusión

Reducir el alma humana y el ser persona únicamente al hecho de tener cerebro es tan absurdo como reducir la esencia biológica del hombre al caminar sobre dos piernas. Es lo propio del hombre, lo que lo diferencia de los otros animales, su nota característica, pero no su única nota. De igual manera que un bebé gatea, pero ya tiene en su naturaleza todo lo necesario para en un futuro caminar erguido, igual sucede con el ser persona desde la fecundación.

Una persona no lo es por sus destrezas en acto, sino por la capacidad que tiene de desarrollar lo que le es propio. «La naturaleza de cada ser se manifiesta por su operación» (Aquino, Suma de Teología, 2001), pero los seres no manifestamos constantemente las operaciones que nos identifican. Son propias en cuanto tenemos la capacidad de realizarlas, ya en acto, ya en potencia.

Esa primera célula, desde el mismo momento de la unión del óvulo y el espermatozoide, ya posee en su naturaleza la potencialidad para operar todos los actos que identifican a una persona humana y, por tanto, es una persona humana. Si Descartes dijo: «Cogito, ergo sum», en la actualidad sería oportuno mantener: «Possum cogitare, ergo sum».

Javier G.F.-Cuervo

 

Trabajos citados

Aquino, S. T. (1996). De Veritate. Santiago de Chile: Ediitorial Universitaria S.A.

Aquino, S. T. (2001). Suma de Teología. Madrid: BAC.

Aquino, S. T. (s.f.). Summa Contra Gentiles. Obtenido de http://www.traditio-op.org/biblioteca/Aquino/Suma_ Contra_Gentiles_Sto_Tomas_de_Aquino_OP.pdf

Congregación para la Doctrina de la Fe. (08 de Septiembre de 2008). Dignitas Personae. Obtenido de http://www.vatican.va/roman_curia/congregations/cfaith/documents/rc_con_cfaith_doc_20081208_dignitas-personae_sp.html

Sadler, T. W. (1992 - Quinta Edición). Langman Embriología Médica. Carolina del Norte: Editorial Médica Panamericana.

 

75 comentarios

FSolano
A los 18 días de concebida la persona ya se puede oír el latido del corazón . ¿Cómo puede latir el corazón humano sin cerebro? Si late es porque el cerebro está ahí, como se indica en el artículo. Y no se puede sin ser humano sin ser persona humana.
1/08/17 6:04 PM
juvenal
¿Entonces una persona se puede desdoblar? porque de un mismo cigoto se pueden originar varios embriones
1/08/17 7:02 PM
Pablo
Por lo tanto, la naturaleza no es exclusiva de un individuo sino que expresa la potencia y acto de todos aquellos que pertenecen a ella. Debe, entonces, existir un individuo en quien se manifieste todas las perfecciones de la naturaleza humana al que denominaríamos modelo de perfección. Pues si el alma conoce, conoce lo que está en acto para deducir su potencia anterior o posterior. Ese modelo sería el límite de la potencia.

Aquellos individuos donde la potencia de su esencia no acaba desarrollándose, ¿diría que no existe en acto o que ya no existía, previamente, en potencia? ¿Dónde estaría el límite para poder determinar el mal como ausencia del bien posible y debido a una naturaleza determinada? ¿No podría caerse en el error de llamar al huevo una mala gallina o a un abuelo un joven averiado o a un centrocampista un mal delantero?

Es evidente la respuesta en cuanto a la capacidad común de amar, sin limitación, presente en todos los seres humanos. No obstante, considero que debería profundizarse más en la definición de naturaleza. «La naturaleza de cada ser se manifiesta por su operación» abriría las puertas a la justificación de actos u operaciones impropias de ciertos individuos. Es posible que esta definición de naturaleza carezca de un acto reflejo que asegure su potencialidad y límite ya sea singularizándola por la forma o por la materia o en relación al resto de seres que comparten esa naturaleza.
1/08/17 7:50 PM
hornero (Argentina)
Agradezco la información que nos ofrece. Soy ignorante de este asunto, acepto plenamente la doctrina de la Iglesia y de sus especialistas en la materia, pero, casualmente ayer me plantee la cuestión de si el cigoto (no se si equivoco la denominación) producido artificialmente "in vitro" en el laboratorio ha recibido ya el alma humana. La duda se me origina en el hecho de que la doctrina de la Iglesia y de los especialistas, como bien usted lo expone, sostiene que el ser humano lo es desde el mismo momento de la concepción. La pregunta es:¿hay concepción en el laboratorio antes de ser introducido el cigoto en la madre? Porque, entiendo, la concepción supone la madre que lo concibe en su seno, es decir, a partir del momento en que la célula masculina se une con la célula femenina dentro de la madre, estableciendo una relación biológica entre ambas partes, como es el caso de la fecundación artificial ya realizada en la mujer. Pero, antes de la introducción del cigoto en la madre, parece no poder decirse que haya habido concepción. Habría en la presencia interior del cigoto una quizás poco conocida relación al sólo contacto inicial con el cuerpo de la madre, que sería determinante del acto de concebir, y por tanto de la presencia del alma humana en el cigoto recién unido a su madre. Estas consideraciones no suponen de modo alguno justificar la inseminación artificial del óvulo en el laboratorio, pero sería por razones distintas a que de origen a un ser humano-espiritual. Le agr
1/08/17 9:15 PM
hornero (Argentina)
continúo:Le agradecería quiera ilustrarme al respecto.
1/08/17 9:43 PM
Néstor
Lo que sucede es que las células del embrión o cigoto en su primera etapa tienen una capacidad que luego se pierde: la "totipotencialidad", que es la capacidad de desarrollar un individuo completo de esa especie a partir de cualquier célula de ese organismo.

Y entonces sucede a veces en el embrión o el cigoto lo que sucede en los adultos de otras especies animales, como la estrella de mar o algunos gusanos, que una parte de ese individuo se separa de él y da origen a otro individuo de la misma especie.

Eso no quiere decir, obviamente, que el individuo original no sea también un individuo de esa misma especie.

No se trata por tanto de un desdoblamiento de la persona, sino del origen de una persona a partir de otra persona.

Saludos cordiales.
1/08/17 9:50 PM
Néstor
Cuando se habla de origen de la persona humana en la concepción, por "concepción" se entiende la fecundación del óvulo por el espermatozoide dando lugar a una nueva célula que tiene 46 cromosomas y no 23 como tienen el óvulo o el espermatozoide cada uno por su lado.

Independientemente, por tanto, de si esa fecundación se realiza dentro del vientre materno (que obviamente es el modo natural y ético) o fuera de él.

Saludos cordiales.
1/08/17 9:53 PM
Irma
Tan simple que de la unión de un espermatozoide y un óvulo humano, sólo puede nacer un ser humano y que todos fuimos cigoto, mórula, feto, antes de nacer y por lo tanto, seres humanos desde la concepción y por lo tanto dignos de existir y vivir
1/08/17 10:42 PM
Javier G.F.-Cuervo
01. Sr. Juvenal: La cuestión que tocas no es baldía. Gracias. Comprenderás que en un solo artículo no se puede abarcar toda la bioética de la embriología. Lo primero aquí a resaltar es cuando en el artículo se menciona el "ser persona" se hace en referencia a la persona como naturaleza, al ser personal, no a la individuación de cada persona. En este sentido, el cigoto que se divide dando como resultado dos gemelos monocigóticos es persona en su naturaleza. Es evidente que los gemelos son dos personas (en sentido individual) diversas, no la misma persona "desdoblada", como bien haces notar. Por ende, el único cigoto del que procederán los dos cuerpos, siendo una sola celula, es de naturaleza personal e implica a dos personas. Téngase en cuenta que si la división del cigoto se realiza después del día duodécimo, los gemelos monocigóticos no sólo van a compartir placenta y saco amniótico, sino que compartirán tejido corpóreo, hueso y hasta órganos (lo que comúnmente llamamos siameses). El tejido humano que comparten, ¿es de uno o del otro? ¿A cuál de las dos personas le "pertenece"? Es de los dos, es tejido compartido. Una misma célula puede ser de dos personas diversas sin implicar que la persona "se desdoble".

02. Sr. Pablo: Son varios puntos.
Primero, la naturaleza humana es común a todos los individuos de la especie humana, por supuesto, y queda limitada por sí misma, por la realidad. No se requiere una silla perfecta para definir a la silla, para identificar su ensencia
1/08/17 11:45 PM
Madel Lopez
Estoy de acuerdo con Irma
Si nosotros seres nacidos somos personas, lo somos desde nuestro origen, o sea, desde nuestra concepcion...nadie puede decir que nunca fue un cigoto, embrión o feto y luego un bebe, el cual por cierto, tiene cerebro, pero aun no esta maduro para razonar...pero ahi esta su cerebro...
2/08/17 2:22 AM
Luis Fernando
Renzo, un solo comentario más así y le aseguro que mientras yo sea el principal moderador de comentarios en este portal no se le publicará una miserable coma.
Y no le publico el que ha motivado esta intervención mía por no provocar una avalancha de respuestas.
2/08/17 9:01 AM
Andrés-Eduardo Luis
Las partículas mas simples capaces de multiplicarse, en biología, los genes que jamás olvidan transportar en su genoma son aquellos que les permitan encontrar las adecuadas condiciones para infestar y replicarse. Sin esas condiciones jamás existe vida. Hasta el pontificado de Francisco no se habló a nivel de encíclica de esto. Las circunstancias son las circunstancias que siempre hay que tener en cuenta si queremos ser amantes de lo que es verdad. Siempre que se habla de estos temas, aquí, las circunstancias se ignoran, como el que ve a alguien desangrándose y no llama al servicio de transfusión.
2/08/17 1:58 PM
Arfaxad bien Sem
Excelente la respuesta de Nestor.
Este tipo de artículos siempre son instructivos.

Ahora, leí el comentario de los siameses. Ellos comparten órganos y son dos personas. Quien iba a decirlo que aquí tenemos el ejemplo mas próximo a la Santísima Trinidad, varias personas y una sola naturaleza.
2/08/17 4:02 PM
Javier G.F.-Cuervo
No sé por qué razón mi comentario anterior se ha cortado. Seguramente por desatención mía. Continúo:
02. Sr. Pablo: si bien no es necesario un modelo de perfección que limite la potencialidad de una naturaleza, como veíamos con la silla, el ser humano sí tiene un modelo. Los católicos creemos en Dios hecho hombre, en Cristo, hombre perfecto.
Por otro lado, en cuanto a llamar a lo que no tiene en acto toda potencialidad un mal, creo que es un error. Con respecto a lo del huevo, los huevos que comúnmente consumimos no son gallinas bienas ni malas, porque no están fecundados. En el caso de un huevo ya fecundado, la relación entre huevo y gallina es la misma qie entre cigoto y adulto. Las etapas del desarrollo no suman o restan valor ontológico, así que no sería correcto reducir la ancianidad a una mala juventud, ni viceversa, pues en ciertos aspectos (como la sabiduría) también se podría considerar a la juventud como mala ancianidad. Hablamos de humanidad, de personalidad, que no depende de sus etapas de desarrollo.
Con respecto a su último párrafo, la cita del santo no es una definición de naturaleza sino una descripción de la manifestación de la misma. Así queda resuelto el asunto, aunque como punto final quisiera resaltar algo respecto a lo que dice de la justificación de actos impropios: si un hombre roba, es un ladrón. Esta nota es extraña a la naturaleza del ser humano, contraria a su fin, pero posible por el libre albedrío. Así, si un hombre roba, no es que transforme
2/08/17 4:32 PM
Pablo
Si la "naturaleza humana es común a todos los individuos de la especie humana" y «la naturaleza de cada ser se manifiesta por su operación» dígame qué similitud, en cuanto a la naturaleza, hay entre un ciego de nacimiento y otro que no lo es. Se podría decir que la especie humana es aquella que se distingue de otras por algo específico y exclusivo a todos los individuos que la conforman. Existen especies distintas que comparten unas mismas características.

La primera frase del primer párrafo es una deducción de lo reseñado en el artículo. La segunda frase una conclusión de la existencia de una única naturaleza humana. A continuación, una contraposición a la existencia de la naturaleza humana como concepto o universal que debería darse en cada individuo y una serie de ejemplos. Finalmente, una consideración sobre la definición de naturaleza que da santo Tomás.
¿Cuando dice limitada por sí misma quiere decir "propiamente"? Ya..., sí.
2/08/17 5:06 PM
Pablo
No es necesaria una silla perfecta para definir una silla porque es la esencia, el quid o capacidad, lo que se define pero no podría hacerlo si no lo conociese en acto. Puedo sentarme en una silla o en el capó de un coche. Es comprensible que una definición no deba perderse en lo accidental pero no debe confundir lo accidental, el color de los ojos, con lo contingente, poder ver. Un ser humano puede ver o estar ciego y no por eso deja de ser un ser humano. Así que la esencia debería recoger toda y sólo aquella capacidad que siempre pueda predicarse de esa esencia.

Aristóteles decía que el hombre es un animal racional. Un cigoto es un ser animado según una razón. Es, por lo tanto, una animal racional y por lo mismo, hombre. Porque la razón del desarrollo embrionario pertenece al cigoto. No responde a la concepción habitual de -racional- pero esta vertiente no puede ser obviada. Lógicamente la definición de hombre aristotélica la haría indistinguible de otros seres con cierta capacidad racional siendo, en ese sentido, incompleta. Creo que lo que realmente define una naturaleza es su principio anímico, su alma. Y ésta existe completamente desde el primer instante de la concepción. La veracidad es una de esas características que distinguen la naturaleza humana de cualquier otra y que no puede ser falseada
2/08/17 5:07 PM
Néstor
El asunto es que no se puede ser de naturaleza personal, en el caso del hombre, sin tener un alma espiritual, y esa alma tiene que ser individual, no puede ser la naturaleza de un alma. Por tanto, en el caso del ser humano, ser de naturaleza personal y ser una persona es lo mismo. De lo contrario, si no hay un alma espiritual individual, no hay persona, pero tampoco hay nada de naturaleza personal, y estaríamos en que el fruto de la concepción no es un ser humano, ya que efectivamente, no se puede ser humano sin ser persona humana.

Saludos cordiales.
2/08/17 6:35 PM
hornero (Argentina)
.Néstor: agradezco su respuesta clara y concreta. Así, me parece entender el sentido de la doctrina actual de la Iglesia. Digo "actual" porque la afirmación respecto al momento de la infusión del alma en el organismo humano recién generado, está condicionada a las afirmaciones de la ciencia, que determinan su real condición de tal. Es llamativo el progreso alcanzado en los últimos decenios, en esta materia, porque consultando sobre la misma en "Las Grandes Tesis de la Filosofía Tomista" del.A. D. Sertillanges O.P. (Edic. Descleé, 1948), afirma, en el título: "¿Cuándo tiene lugar la animación?" : "Eso es cosa de la ciencia positiva, y hay que reconocer que, en esto, la ciencia sabe muy poco. Se admite en general que sólo a partir del sexto mes va adoptando su constitución la corteza cerebral,...(expone detalladamente los conocimientos de ese momento acerca del desarrollo de las funciones cerebrales), para concluir: "Digamos que todo aquí es incierto, lo que justifica la práctica de la Iglesia, en relación con el bautismo: va a lo seguro. Pero, filosóficamente, poner un alma en el embrión, todavía informe (informis),...para Santo Tomás, es una herejía metafísica evidente. "Como poner el arte de construir edificios en una flauta". Con esta referencia no pretendo de modo alguno objetar el estado actual de los conocimientos científicos, en virtud de los cuales, la Iglesia sostiene que el alma está presente desde el primer momento de la concepción, y, según usted me manifiesta, el
2/08/17 6:55 PM
Pablo
En definitiva, existen otras formas de comunicar la existencia que van más allá de la simple expresión del raciocinio o de la actividad cerebral. Si cumplen con los principios de motor de sí mismo (ánimo), orden en su desarrollo (razón) y veracidad de su movimiento (reflejo) estaremos hablando de un ser humano. La reflexión, o acto reflejo, no comienza cuando se adquiere el uso de razón o con la formación del órgano cerebral, existe mucho tiempo antes aun sin conciencia de ella. Como ejemplo podría darse los tiempos de división celular o el de formación de los primeros órganos.
2/08/17 7:33 PM
Pablo
Si se define el hombre como una naturaleza animal y racional, ¿cuál sería el tercer principio constitutivo que lo distinguiría del resto de animales más o menos inteligentes? Un principio que es propio de todos los entes en cuanto conocidos pero sólo el hombre puede conocer. El principio de autenticidad o veracidad. Si un hombre nace con once dedos no por eso pierde su condición de hombre, si nace sin un órgano vital no la pierde y, tampoco, si nace con una enfermedad genética.

El principio de veracidad consiste en el reconocimiento de pertenencia a una naturaleza incluso si una capacidad esencial no se hubiese desarrollado. El ciego dice de sí que es hombre porque reconoce su ceguera como una carencia con la misma rotundidad con la que lo dice quien tiene vista. Se produce un reconocimiento intrínseco, reflexión, del acto -existencia- sobre la potencia -esencia- antes de adquirir toda la potencia racional. Un bebé en el seno de su madre no se llevará el pulgar a la boca si carece de él. Las células del embrión no se fusionan sino que se dividen y especializan en órganos con actos reflejos propios de un ser humano.
2/08/17 7:33 PM
Juan Francisco
El razonamiento del artículo no me convence. Nadie es persona por su capacidad o no de razonar si no por su naturaleza humana.
Un persona que nace en estado vegetativo sin capacidad de razonar ¿deja de ser persona por su incapacidad de razonar? No. Lo que le hace ser persona es su naturaleza humana (alma-cuerpo) que le viene dada desde la concepción.
2/08/17 7:50 PM
hornero (Argentina)
coontinúo.". Con esta referencia no pretendo de modo alguno objetar el estado actual de los conocimientos científicos, en virtud de los cuales, la Iglesia sostiene que el alma está presente desde el primer momento de la concepción, y, según usted me manifiesta, el concepto de "concepción" alcanza a la fecundación "in vitro" antes de su inserción en el cuerpo de la madre. Aquí es donde me parece que la cuestión merece algún reparo, porque el término “concepción” no es sinónimo de fecundación, si bien se admite que se corresponden en su simultaneidad. No hay concepción sin una persona humana, es decir, la madre, que conciba, que recepte y aloje al embrión o cigoto. La fecundación da lugar a un ser humano aún no concebido, está ubicado en el laboratorio , predispuesto a su alojamiento materno. Creo válido preguntarse si ha alcanzado su completa condición humana antes de ser recibido por la madre. Porque, parece inferirse que la maternidad fuera una condición secundaria en la constitución de la persona humana, de modo que, Dios infundiría el alma al cigoto en el laboratorio prescindiendo del orden natural creado que supone la maternidad como medio de generación. Podría admitirse, así, que un ser humano puede desarrollarse en un medio técnico adecuado, si se lograra un artefacto adecuado. Creo que la cuestión es importante, porque subraya la parte fundamental que cumpliría la madre en la determinación del momento de la animación; lo cual. podría determinar la ciencia en un futuro,
2/08/17 10:10 PM
hornero (Argentina)
Completo comentario. El embrión en sí mismo antes de ser alojado en el cuerpo de la madre (en el caso de "in vitro") carece aún de madre, lo cual parece ser una seria objeción a su condición de pleno ser humano. Idea ésta que relega la maternidad a una función secundaría en cuanto al hecho de la concepción o animación del embrión por el alma creada expresamente por Dios.
2/08/17 10:19 PM
Pablo
(*) En definitiva, existen otras formas...(tercer párrafo del último post).

Vuelvo a insistir sobre el acto reflejo o reflexión con un ejemplo que lo clarifica aún más y que lo distingue del instinto. Un hombre está de pie junto a una gallina. De pronto se oye un estruendo y los dos reaccionan huyendo como pueden. El hombre puede correr y corre. La gallina puede correr y corre. Pero no sólo hace eso, corre y agita las alas. ¿Por qué la gallina agita las alas si nunca ha podido elevarse y volar? Porque la gallina es un animal y no sabe que no puede volar. Vemos un caso de una falsa capacidad en el que no encontramos un acto reflejo o reflexivo. Al hombre nunca se le ocurriría agitar los brazos para salir huyendo como al bebé no se le ocurre chuparse el dedo si no lo tiene o al embrión formar un pie o el cerebro antes que el corazón. Ese principio de veracidad o autenticidad sólo se da en el hombre.

He ahí el quid de la cuestión. Cuando se habla del hombre como animal racional se confunde su animalidad con el conjunto de instintos irreflexivos propios de los animales. No era a eso a lo que se refería Aristóteles cuando habla de ánimo, alma o forma sustancial. Se refería al principio vital que conforma y mueve a la materia. Esto no quiere decir que el hombre no tenga instintos como la gallina puesto que los dos salen huyendo ante el peligro como reacción instintiva. Pero no es apropiado denominar instintos a las necesidades básicas que se satisfacen sin reflexión en los an
2/08/17 10:24 PM
Arfaxad bien Sem
Los comentarios olvidan que en la Única Naturaleza Divina existen Tres Personas?
Y que la Segunda Persona Divina tiene además naturaleza humana (cuerpo y alma)?
Esta es una cuestión que se zanjó hace siglos!
Un ángel es persona y no tiene naturaleza animal.

Ojo. Resumo:
Tres Personas con la misma Naturaleza.
Una Persona con dos naturalezas.
Una persona con una sola naturaleza.
3/08/17 6:29 AM
T_Paz
La solución cristiana al problema que plantea Javier Gutiérrez pasa por distinguir que es lo que principalmente diferencia al animal del hombre. Por influencia de la filosofía griega en general, y particularmente por Aristóteles, se define al hombre como una animal racional, poniendo los cristianos el acento en lo racional, y por tanto identificándolo con lo personal. De ahí el problema, pues cuando falta lo racional en el individuo hombre, ya no se le cree persona.

El dato bíblico es claro. Lo dice San Pablo, la Virgen y el AT. El hombre no es un alma espiritual en un cuerpo ensamblado hilemórficamente como dice Santo Tomás, sino cuerpo, alma y espíritu: una pequeña trinidad. Lo personal no radica en el alma, sino en el espíritu. Los ángeles, también son entes personales dotados de voluntad e inteligencia, y son espíritus. Los ángeles no tienen almas.

Por eso, cuando falta lo racional en el hombre, éste sigue siendo persona, pues lo personal radica en el espíritu, pues Dios es espíritu y una trinidad de personas.
3/08/17 9:22 AM
T_Paz
Lo que dice Arfaxad es casi correcto.Solo se equivoca al decir que el hombre es una persona con una sola naturaleza.

Esto es incorrecto. El hombre tiene dos naturalezas, como Cristo.

Cristo tiene una naturaleza animal (cuerpo y alma) y una naturaleza espiritual (Hijo de Dios engendrado y no creado). Al hombre le sucede lo mismo que a Cristo. Disponemos de una naturaleza animal (cuerpo y alma) y de una naturaleza espiritual (hijos de dios, PERO CREADOS en el tiempo, Y no engendrados FUERA del tiempo.) Ángeles y hombres compartimos la condición espiritual de hijos de Dios, unos por naturaleza participativa y otros por adopción participativa (bautismo).

No somos una una ensamblaje hilemófico de cuerpo y alma espiritual como dice Santo Tomás de Aquino, sino una unión hipostática de espíritu y carne (carne = ensamblaje hilemófico de cuerpo y alma), como dice San Pablo.
3/08/17 1:02 PM
Beatriz
Aprecio el artículo y agradezco al autor pero no puedo dejar de resaltar el comentario de Irma: "todos fuimos cigoto" es una verdad aplastante que nadie puede negar y en tan pocas palabras :) Los más jóvenes necesitan estas verdades expresadas con pocas palabras. Lamentablemente así están los tiempos que corren y hay que adaptarse para que no triunfe el error.
3/08/17 1:52 PM
Claudio
T_Paz.... Creo que no es del todo correcto lo que dices o lo que al menos uno comprende al leerte.

Solo Jesucristo tiene dos naturalezas: Divina, por ser el Verbo Eterno, Hijo de Dios; y la naturaleza humana, por ser hijo de María, en todo igual a nosotros excepto en el pecado. Ambas en perfecta unidad y sin confusión.

Los hombres tenemos una única naturaleza humana que implica una unidad personal de cuerpo y alma espiritual.

Los cristianos, por el Bautismo, somos hijos adoptivos de Dios y llamados a "participar" de la vida divina, que en sentido amplio los Padres de la Iglesia llaman la "divinización" del hombre. También decía San Agustín y repetía San Juan Pablo II: "Dios se hizo hombre para que el hombre se haga dios". Es evidente que no se trata de una "adquisición" de una segunda naturaleza sino que nuestra naturaleza humana es elevada o "sobrenaturalizada" como participes por Don Gratuito y amor de Dios a vivir su propia vida divina. Es como si un gran amigo tuyo, Rey, te invita a vivir en su palacio y participar de su corte tal como si fueras un Noble, aunque en realidad no lo eres.

Por ultimo, ni hombres ni Cristo por también serlo, tenemos una "naturaleza animal". Eso viene por Aristoteles que definía al hombre como animal racional. Pero creo que es tan confuso como decir que el animal es un vegetal caminante o el vegetal una piedra que crece...
3/08/17 2:47 PM
Palas Atenea
Beatriz: Esa frase está demasiado explotada y en realidad no dice nada, los que pueden escribir aquí hace mucho tiempo que dejaron de ser cigoto, lo mismo que los que dijeron "Yo soy Charlie Hebdo" nunca fueron Charlie Hebdo ¡Y bien contentos están de no serlo! La solidaridad sólo se da entre aquellos que esperan algo del otro o verse en su situación. Si el mundo diera marcha atrás los defensores del aborto ya no defenderían el aborto, con excepción de los suicidas.
3/08/17 3:45 PM
Pablo
T-Paz,

Si eso fuera así ¿qué sentido tendría el Bautismo? Creo que el alma es el punto donde se engarza lo material y lo espiritual. El alma se infunde en el acto de la concepción y a partir de ahí se desarrolla el cuerpo y el espíritu. La esencia, el alma, es tanto potencia del cuerpo como del espíritu. El cuerpo procede de los padres y el espíritu de Dios por eso somos imagen de unos y Otro según órdenes distintos y distinta semejanza. El alma de los animales no es de carácter espiritual pero el del hombre sí, y de ahí, que pueda reflexionar aunque unos lo hagan bien y otros mal. Santo Tomás desarrolla esa parte de la espiritual del hombre que los griegos dejaron sin explorar. ¿De qué carecían para no haber llegado a la profundidad del Santo? De la gracia santificante. Por eso se les llama pre-cristianos, porque si hubiesen conocido la Redención se les hubiera abierto las entendederas. La gracia existe y actúa, no es un modo de hablar. La vida es un soplo, ya verás.
3/08/17 10:37 PM
Charly
Terrible error con respecto a la enseñanza de la Iglesia!!!
Aclaremos: ser “persona” es el momento en que se infunde el alma de forma sobrenatural por el mismo Dios. La Madre Iglesia no a enseñado el momento donde esto ocurre. Y la frase «A cada ser humano, desde la concepción hasta la muerte natural, se le debe reconocer la dignidad de persona» (Congregación para la Doctrina de la Fe, 2008) no es univoca. Se la puede y debe entender según las enseñanzas de la Iglesia a lo largo del tiempo (2000 años de enseñanza). Las palabras “persona” y “ser humano” son usados de forma DIFERENTE por los documentos de la Iglesia. Veamos:

En la “declaración sobre el aborto” (documento de la misma Congregación, ratificado y confirmado por el Sumo Pontífice Pablo VI el 25 de junio de 1974 dice:

“12 … …Desde el momento de la fecundación del óvulo, queda inaugurada una vida que no es ni la del padre ni la de la madre, sino la de un nuevo ser humano que se desarrolla por sí mismo. No llegará a ser nunca humano si no lo es ya entonces.
13. A esta evidencia de siempre -totalmente independiente de las disputas sobre el momento de la animación(19)-, la ciencia genética moderna aporta preciosas confirmaciones.”

Ese pie de pagina 19 aclara:

“19. Esta declaración deja expresamente a un lado la cuestión del momento de la infusión del alma espiritual. No hay sobre este punto una tradición unánime, y los autores están todavía divididos. Para unos, esto sucedería en el primer instante; para
4/08/17 12:01 AM
Arfaxad bien Sem
T_paz
Todos los seres humanos somos criaturas de Dios.
Los seres humanos bautizados somos hijos de Dios por gracia (en filosofía la gracia santificante es accidente) y no por naturaleza (sustancia); de lo contrario en Dios habrían mas personas.

Charly, en el caso de Cristo, su Única Persona existía eternamente antes de la Encarnación. (Ante omnia secula)
4/08/17 2:00 AM
Charly
Se corto mi comentario anterior. Sigo

19. Esta declaración deja expresamente a un lado la cuestión del momento de la infusión del alma espiritual. No hay sobre este punto una tradición unánime, y los autores están todavía divididos. Para unos, esto sucedería en el primer instante; para otros, podría ser anterior a la anidación. No corresponde a la ciencia dilucidarlas, pues la existencia de un alma inmortal no entra dentro de su campo. Se trata de una discusión filosófica de la que nuestra razón moral es independiente por dos motivos: 1. Aún suponiendo una animación tardía, existe ya una vida humana, que prepara y reclama el alma en la que se completa la naturaleza recibida de los padres; 2. Por otra parte, es suficiente que esta presencia del alma sea probable (y jamás se demostrará lo contrario) para que arrebatarle la vida sea aceptar el riesgo de matar a un hombre, no solamente en expectativa, sino ya provisto de su alma.

Vemos q en 1974 dice q la Iglesia no enseño el momento. Y si analizan el documento es claro q con mucho cuidado habla de "ser humano" desde el cigote y no de persona. Asi son el resto de los documentos.
Piensen! Si en el 74 expresamente dice q no se define. Una posterior definicion del Magisterio seria una gran novedad para la moral católica. Que todos estudiariamos como la gran novedad...... Pero no, eso no ocurre porque no hay nueva enseñanza en la moral catolica sobre este tema. Y por eso NUNCA podran leer hasta el día de hoy. CLARAS y UNIVOC
4/08/17 4:57 AM
Pablo
El alma es potencia -activa- del cuerpo dándole forma, actualizándose, a partir del material genético heredado de los padres. No es la forma sustancial ni del padre ni de la madre, es una forma única que adquiere rasgos de uno y otro en su desarrollo. Por eso motivo es posible la procreación de gemelos idénticos pero imposible que un hijo sea idéntico a su padre o idéntico a su madre. Se heredan los rasgos físicos y también los psíquicos que son los que conforman el temperamento. El temperamento (la psiqué: virtudes de los no bautizados) y el cuerpo (el pneuma: perfecciones de los no bautizados) podrían ser denominados potencias -materiales- del alma. Están en potencia respecto del alma.

Por otro lado, hay que considerar el alma como potencia -receptiva- del espíritu por medio de la inteligencia y la voluntad por lo cual son llamadas potencias espirituales. Es, precisamente, el repliegue de la inteligencia sobre la voluntad lo que da lugar al acto reflejo o reflexión sin necesidad de que la psiqué, en última instancia pneuma, haya sido actualizada por la inteligencia (actividad subconsciente psíquica y física). A eso es a lo que llamamos conciencia y cuyos residuos encontramos en el cerebro, y otros órganos, desde el primer instante de su formación. Inteligencia y voluntad no están actualizadas pero sí existen, realmente, en potencia y lo que existe en acto como potencia es cognoscible.
4/08/17 10:25 AM
Pablo
Qué duda cabe que las potencias espirituales del alma repercuten sobre las materiales y éstas sobre las espirituales a medida que, unas y otras, se van actualizando o desarrollando. Igual que el alma conforma la herencia genética material, también, recibe el espíritu inmaterial ya sea el Espíritu Santo en el Bautismo o cualquier otro. El cigoto es persona en ambos sentidos, material y espiritual.

La unión hipostática en Jesucristo vendría dada por ser su "alma espiritual" idéntica a su espíritu, es decir, idéntica al Espíritu Santo donde el "receptáculo" contendría la infinitud del Espíritu. A diferencia del hombre esto sería así desde el primer instante de la Encarnación ya que Jesús no ha sido creado y como es Dios no hay potencia de cambio en su espíritu pues Dios es Acto Puro. Por eso se puede decir de Él que es verdadero Dios y verdadero Hombre.
4/08/17 10:27 AM
Para tener una visión más actualizada del Magisterio de la iglesia conviene leer esta Declaración de la Pontificia Academia Pro-Vida del año 2006, sobre "El embrión humano en la fase de preimplantación":

"Para poder formular un juicio más objetivo sobre la realidad del embrión humano y, por tanto, deducir indicaciones éticas, es preciso más bien tomar en cuenta criterios "intrínsecos" al embrión mismo, comenzando precisamente por los datos que el conocimiento científico pone a nuestra disposición. A partir de ellos se puede afirmar que el embrión humano en la fase de la preimplantación es: a) un ser de la especie humana; b) un ser individual; c) un ser que posee en sí la finalidad de desarrollarse en cuanto persona humana y a la vez la capacidad intrínseca de realizar ese desarrollo.

¿De todo ello se puede concluir que el embrión humano en la fase de la preimplantación ya es realmente una persona? Es obvio que, tratándose de una interpretación filosófica, la respuesta a esta pregunta no es de "fe definida" y permanece abierta, en cualquier caso, a ulteriores consideraciones.

Con todo, precisamente a partir de los datos biológicos de los que se dispone, consideramos que no existe ninguna razón significativa que lleve a negar que el embrión es persona ya en esta fase.

Naturalmente, eso presupone una interpretación del concepto de persona de tipo substancial, es decir, referida a la misma naturaleza humana en cuanto tal, rica en potencialidades que se expresarán
4/08/17 1:44 PM
Néstor
En cuanto a la distinción entre concepción y fecundación, el caso es que si con la fecundación ya tenemos un nuevo ser humano, no se le puede agregar ya nada en la línea sustancial de la humanidad, aún cuando esa fecundación haya sucedido "in vitro".

La naturaleza humana, en efecto, como todas las naturalezas en su aspecto sustancial, no tiene grados: o se es hombre o no se es. No se puede ser más o menos ser humano, ni más o menos persona.

Además, esa distinción es ficticia, porque si se implanta en el vientre de una mujer un óvulo ya fecundado no se puede hablar en ese caso de "concepción".

A todo ser humano (excepto Adán...) le corresponde ser concebido en el vientre materno, pero también le corresponde tener dos ojos, y sin embargo, hay muchos tuertos, que no por eso dejan de ser humanos.

Saludos cordiales.
4/08/17 1:48 PM
Néstor
Por otra parte, al ser humano ya existente, o sea, desde la concepción, no le falta nunca la "racionalidad" en el sentido en que lo entiende la filosofía cristiana, es decir, como la capacidad radical que hay en su alma espiritual, ya existente en acto, de desarrollar en su debido momento una facultad intelectiva y otra volitiva, o de realizar en su momento los actos correspondientes a esas facultades.

El sentido de llamarlo "racionalidad" es que justamente lo que caracteriza al alma espiritual en tanto que distinta de las almas meramente sensitivas o vegetativas es la capacidad de producir actos de inteligencia y voluntad.

El irracionalismo contemporáneo, derivado del nominalismo, lleva a despreciar el intelecto y a querer agregar al ser humano un tercer componente, el ·"espíritu", para sentirse autorizado a hablar de "alma espiritual".

No va por ahí Santo Tomás de Aquino, a quien pertenece la frase: "El sabio ama y honra al intelecto, que es lo más amado por Dios entre las cosas humanas".

Por eso, la "racionalidad" que la filosofía cristiana le reconoce a la naturaleza humana no se debe confundir con el ejercicio actual de la inteligencia o la voluntad, que puede faltar o bien por el temprano estado de desarrollo, o bien por algún tipo de impedimento como por ejemplo el estado comatoso.

Saludos cordiales.
4/08/17 1:56 PM
T_Paz
Teneís que empezar desde el dato bíblico.

Es San Pablo quien dice que el hombre es cuerpo, alma y espíritu.

El concepto "alma espiritual" no es un concepto bíblico, sino una creación metafísica cristiana que bebe de Aristóteles, pero no de la Biblia.

Aristóteles habla del hombre como una unión hilemófica de cuerpo y alma racional. Los cristianos identifican lo racional de Aristoteles con lo espiritual de la Biblia, y pasan a denominarla "alma espiritual".

Pero es contrario a llo que dice la Sagrada Escritura Sagrada Escritura, pues San Plablo y la Santísima Virgen diferencian entre alma y espíritu claramente.
4/08/17 2:15 PM
T_Paz
La palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que las espadas de dos filos, pues penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón.

Hebreos 4:12
_____________________________________________

Aquí, la Biblia diferencia claramente entre alma y espíritu. Y que con el alma se piensa, pero que con el espíritu se quiere.

Si hablaís de alma espiritual, haceís del espíritu un accidente del alma cuando no lo es. El espíritu es algo substantivo.

"Alma espiritual" no es un concepto bíblico, sino un aristotelismo cristianizado. Es una aproximación a la verdad, pero no es todo la verdad. Es una buena descripción, pero no es perfecta.

Hay que arrancar con el dato bíblico y luego aplicar la filosofía. No empezar con la filosofía y luego cristianizarla.
4/08/17 2:28 PM
T_Paz
Si eso fuera así ¿qué sentido tendría el Bautismo?
__________________________________________________
Es que no arrancas del dato bíblico y por eso te confundes.

De nuestros padres heredamos la carne. La carne compuesta hilemórficamente de cuerpo y alma humana. La carne está herida por el pecado original. Es impura.

Dios pone un espíritu puro en el momento de la concepción impura de nuestra carne, con el resultado que el espíritu queda impurificado. Por eso el hombre es impuro cuando nace.

El bautismo, lo que hace es purificar el espíritu y poner un sello entre el espíritu y la carne (cuerpo y alma), para que el pecado no lo contamine más y el mal se quede solo en el alma.

Esta tarde te pongo la cita bíblica, para que veas que es así.
4/08/17 2:38 PM
Luis Fernando
Señores, el debate es sobre el cigoto como persona.
4/08/17 2:44 PM
Néstor
De hecho, se es ser humano por la posesión del alma espiritual, y en eso no puede haber grados: o se la tiene, o no.

Saludos cordiales.
4/08/17 2:53 PM
Néstor
El espíritu sustantivo en el caso del ser humano es precisamente el alma espiritual. Un espíritu es un alma cuando por naturaleza es forma de un cuerpo, al que vivifica o "anima". Si el espíritu en el hombre es distinto del alma y no es accidente, entonces es otra forma sustancial, y entonces, habría en el hombre dos sustancias, introduciendo el dualismo. Además, ese "espíritu" no sería forma del cuerpo, que ya lo es el alma intelectiva, y entonces sería algo ajeno al ser del hombre, una especie de sustancia "asociada" a la persona humana.

Cfr. Tomás de Aquino, Comentario a la primera carta a los Tesalonicenses, V, lectio II:

"Con ocasión de estas palabras dijeron algunos que en el hombre una cosa es el espíritu y otra el alma, y así pusieron dos almas en el hombre: una la que anima el cuerpo, otra la que razona. Pero esta doctrina está reprobada por las enseñanzas de la Iglesia. Sépase, pues, que entre espíritu y alma no existe diferencia esencial, sino potencial; porque en nuestra alma hay ciertas capacidades o fuerzas (vires), que son actos de los órganos corporales, como lo son también las potencias de la parte sensitiva (la vista, el tacto, etc.). Hay en cambio otras fuerzas que no son actos de tales órganos, sino están separadas de ellos, como son las potencias de la parte intelectiva (inteligencia, voluntad); éstas se llaman espíritu, como si fuesen inmateriales y en cierto modo estuviesen separadas del cuerpo, por cuanto no son actos del cuerpo, y se llaman t
4/08/17 3:01 PM
Arfaxad bien Sem
Jesús tiene alma humana como todos los hombres. No es su igual a su espíritu encerrado. Igual a todos excepto en el pecado.

Jesús ya era Persona siendo cigoto.

Luis Fernando, el detalle esta que en el artículo no se menciona la definicion de persona. Ahí esta el problema. Se le da por "entendido".
Y vemos que para la Iglesia, el termino persona y el termino naturaleza tienen definiciones distintas. Porque una Persona puede tener dos Naturalezas como el Mesías. O Tres Personas pueden tener una solo Naturaleza.

Decimos que Jesús murió y sin embargo murió su cuerpo, porque su Alma es inmortal y su Naturaleza Divina no puede morir. Como tal fue a predicar a los infiernos. Por tanto asociar el concepto de persona para empezar a defender la vida no es necesario.

No caigan en el juego de los abortistas. Defendemos la vida del cuerpo y sabemos que el alma es inmortal.
4/08/17 3:56 PM
Néstor
El concepto de "persona" no puede ser silenciado al defender el derecho a la vida, porque el ser humano es persona por el alma espiritual, y sin ella no es tampoco humano, así que no hay forma de decir coherentemente que el ser humano existe desde la concepción que diciendo que la persona humana existe desde la concepción. La referencia a los misterios de la Trinidad y la Encarnación no es ilustrativa porque se trata de misterios sobrenaturales mientras que aquí hablamos de la constitución natural del ser humano.

Saludos cordiales.
4/08/17 5:02 PM
Néstor
Dice el Catecismo de la Iglesia Católica que el principio espiritual en el hombre es el alma:

“363 A menudo, el término alma designa en la Sagrada Escritura la vida humana (cf. Mt16,25-26; Jn 15,13) o toda la persona humana (cf. Hch 2,41). Pero designa también lo que hay de más íntimo en el hombre (cf. Mt 26,38; Jn 12,27) y de más valor en él (cf. Mt10,28; 2M 6,30), aquello por lo que es particularmente imagen de Dios: "alma" significa el principio espiritual en el hombre.

(…)

367 A veces se acostumbra a distinguir entre alma y espíritu. Así san Pablo ruega para que nuestro "ser entero, el espíritu [...], el alma y el cuerpo" sea conservado sin mancha hasta la venida del Señor (1 Ts 5,23). La Iglesia enseña que esta distinción no introduce una dualidad en el alma (Concilio de Constantinopla IV, año 870: DS 657). "Espíritu" significa que el hombre está ordenado desde su creación a su fin sobrenatural (Concilio Vaticano I: DS 3005; cf. GS 22,5), y que su alma es capaz de ser sobreelevada gratuitamente a la comunión con Dios (cf. Pío XII, Humani generis, año 1950: DS 3891).

Saludos cordiales.
4/08/17 5:03 PM
hornero (Argentina)
Coincido en lo fundamental con Néstor. No dudo de que el hombre es un compuesto de cuerpo y alma, sólo dos elementos, en una sola naturaleza humana. En cuanto al momento de la infusión del alma en el cuerpo recién constituido del embrión (cigoto) "in vitro", digo, que la Iglesia se orienta en esta materia por los conocimientos alcanzados por la ciencia hasta el momento actual, la cual considera que en el momento de la fecundación “in vitro” el ser humano queda constituido en su naturaleza, Por lo cual, la Iglesia estima que en ese momento ya le es infundida por Dios el alma. No objeto esta afirmación. Pero, tampoco es verdad de fe, tiene sólo un apoyo condicionado sólo por la ciencia. Ahora bien, en mi parecer, existen fuertes razones de orden filosófico y teológico que suponen necesaria, y no secundaria, la realidad de la maternidad como condición esencial para la conformación de la naturaleza humana y, por consiguiente, para determinar el momento de la infusión del alma, que no podría serlo fuera de la madre, o sea,con anterioridad a su inserción en ella.. Si se admite que la fecundación “in vitro” produce un verdadero ser humano completo en su naturaleza, implica admitir que un ser humano, así, carece de madre, por lo cual podría desarrollarse en un medio técnico adecuado hasta su edad de nacimiento. Esto supondría que la maternidad constituye un hecho secundario, sólo un instrumento fisiológico, posible de sustituir por un proceso técnico adecuado. Entiendo que este val
4/08/17 6:46 PM
Charly
Nestor la Congregación para la Doctrina de la fe, en sus documentos confirmados por Pablo VI, hace diferencia entre "ser humano" y "persona". En mi anterior comentario lo transcribí.
Nos parezca bien o mal, esa distinción la hizo la Iglesia, guste o no guste.
De hecho vuelvan a leer y veran q no tiene problema en decir en todos los documentos que desde el principio es ser humano y la CIENCIA lo puede demostrar (porque es claro q tiene ADN humano, no de perro, ni de gato). Perooooooo que tenga ALMA ESPIRITUAL (o sea humana) dice el mismo documento que es tema filosofico no medico. Cae de maduro que entonces no son analogos los terminos. guste o no guste.
4/08/17 6:48 PM
Charly
Arfaxad Bien Sem:
Charly, en el caso de Cristo, su Única Persona existía eternamente antes de la Encarnación. (Ante omnia secula)

Nada tiene que ver Cristo y su Persona Divina en lo que dije. O no fui claro que yo aclaro lo que enseña la Iglesia. Y no mi propia opinion???

Igual para dato de los que les gusta estudiar este tema lean la Suma Teologica donde Sto Tomas de Aquino aclara que Cristo es un tema aparte. Por su perfección y Divinidad su concepción es perfecta y lo hace un caso no equivalente con el resto de los mortales.
4/08/17 6:53 PM
comentario de la 1.44

ese documento de una academia (no es un documento confirmado por el Papa) sigue diciendo lo mismo que el documentos de 1974 "declaracion sobre el aborto" y que todos los demas. Es clarisimo
Declaración de la Pontificia Academia Pro-Vida del año 2006, sobre "El embrión humano en la fase de preimplantación":

" se puede afirmar que el embrión humano en la fase de la preimplantación es:
a) un ser de la especie humana (OBVIO NO ES UN SER PERRUNO O GATUNO;
b) un ser individual;
c) un ser que posee en sí la finalidad de desarrollarse en cuanto persona humana y a la vez la capacidad intrínseca de realizar ese desarrollo. (EPA, DICE FINALIDAD, NO DICE QUE ES)

Error del comentador. habla q no es de "fe definitiva". No es de fe definitiva, ni es de fe de ninguna tipo.
porque nunca se enseño desde la Iglesia!
4/08/17 7:00 PM
Arfaxad bien Sem
Nestor, estoy de acuerdo con que persona es un elemento esencial en la defensa de la vida y que es principio del recto razonamiento que las definiciones no se discuten.

Y aquí esta el "problema" porque los abortistas tienen otros conceptos de persona, para unos la persona empieza desde que hay cerebro , para otros desde que se anida, etc. (Materia) Y si nuestra defensa se fundamenta por razones espirituales entonces no se llegara a buen puerto.

Por ello, te invito a que cuando tengas tiempo y deseo,
publiques un articulo sobre la definicion catolica (y por tanto correcta) de persona. Muchas gracias.
4/08/17 8:59 PM
hornero (Argentina)
Termino mi comentario.Entiendo que este valor trascendente, que aquí adjudico por hipótesis, a la maternidad, es una cuestión no desarrollada suficientemente, porque los conocimientos científicos anteriores, no dejaban dudas al respecto. Pero, los avances recientes obligan a considerar la cuestión, que me limito aquí a plantear o enunciar: ¿ Es esencial a la conformación del ser humano la maternidad, esto es, la filiación del embrión a su madre, a fin de recibir de ésta la última y esencial conformación de su auténtica naturaleza humana? La cuestión es amplia, exige una respuesta en primer lugar de la filosofía y de la teología, en orden a la condición esencial hipotética del hombre como ser originado por filiación-materna; exige, también, de modo secundario, sólo como confirmación, un posible mayor conocimiento de la ciencia que estableciera si existe un aporte sustancial o esencial por parte de la madre al embrión unido a ella, para completar su constitución humana. Las consecuencias de tal respuesta son fáciles de prever, en torno a la dignidad sacra de la maternidad, y por consecuencia a la dignidad de la mujer, precisamente en tiempos de crisis profunda al respecto.
5/08/17 4:37 AM
hornero (Argentina)
Una última cuestión: ¿puede el especialista mediante su intervención en la fecundación "in vitro" decidir el momento en que Dios cree e infunda el alma al cigoto en el instante de su producción en el laboratorio?. En otras palabras, ¿puede el especialista sustituir el acto fundamental de los padres realizado mediante su unión, según lo dispuesto por Dios desde la Creación? Que ese ser logrado en el laboratorio sea humano, no implica que ya le haya sido infundida el alma; una gota de sangre o cualquier otra partícula humana son elementos humanos. La ciencia no tiene competencia para determinar la presencia o no del alma en el embrión, sólo puede afirmar que a su juicio (siempre limitado) el cigoto es un hombre en todo el sentido biológico. Pero, la ciencia se ha despreocupado de determinar si la madre confiere al cigoto una última perfección esencial. Por ejemplo, ¿no es en la madre, donde el cigoto experimenta por vez primera el amor, aún de modo elemental pero esencialmente real, que lo constituye en hombre verdadero?
5/08/17 5:10 AM
Gonzalo
El concepto de potencialidad se debe desarrollar y me hace pensar.
Yo lo que rengo claro cara a la evangelización de que de coyunda no sale pescao. Persona es concepto legal. Me gusta más vida humana que integra potencialidad y los diferentes estadios del desarrollo dl ser humano.

Salut
5/08/17 12:34 PM
Jorge
La pregunta creo no está del todo bien planteada. Equivaldría a preguntar si el cuepo humano es persona, y esta pregunta tiene una respuesta negativa. El cuerpo humano no es persona.

La respuesta que creo precisa la cuestión es la siguiente: el cigoto es el cuerpo de una persona.

El cuerpo sea cigoto, mórula, embrión, feto, cuerpo de un bebe, niño, adulto o anciano vivo, corresponden siempre a una persona.

La realidad del cuerpo corresponde al universo de las causas eficientes (divisibles, en el tiempo y espacio), en tanto la de la persona a la de las causas finales, indivisibles y únicas cada cual.

Pueden haber cuerpos genéticamente iguales, como los gemelos, sin embargo no hay dos personas iguales por pequeños y microscópicos sean sus cuerpos.
5/08/17 11:42 PM
Néstor
"Persona" no es ante todo un concepto legal, sino metafísico y antropológico.

La maternidad no puede ser esencial a la naturaleza humana porque en ese caso Adán no sería humano.

El científico que fecunda un óvulo "in vitro" decide tanto sobre la creación-infusión del alma por Dios como el violador que embaraza a una mujer.

La potencialidad de desarrollarse como persona no es lo mismo que la potencialidad de desarrollarse hasta llegar a ser persona.

De hecho, esto último es imposible, pues la no - persona, por más que se desarrolle, a lo sumo llegará a ser una no - persona desarrollada.

El alma espiritual, constitutivo de la persona humana, no puede desarrollarse a partir de la materia, porque es inmaterial.

"a) un ser de la especie humana
b) un ser individual;"

No se puede ser individuo de la especie humana sin el alma espiritual, y por tanto, sin ser persona.

Repito: "humano" sin "alma espiritual" es imposible, es un contrasentido, la naturaleza humana consta del alma y la materia.

Cuando se dice que la ciencia puede demostrar que el cigoto es humano, se restringe el significado de "humano" a solamente aquello que la biología puede constatar, o sea, los 46 cromosomas, etc.

No se toma "humano" en su sentido propio y elemental, que incluye inevitablemente el alma espiritual, a no ser que sostengamos que el alma espiritual, nada menos, es accidental a la naturaleza humana.

Obviamente que es este último sentido el que interesa al dis
7/08/17 1:52 PM
Néstor
Digo, que este último es el sentido que interesa al discurso sobre el aborto, porque éste no puede ser un crimen abominable más que si es la eliminación de un ser humano, y por tanto, de una persona humana.

Saludos cordiales.
7/08/17 4:06 PM
Renzo
"Repito: "humano" sin "alma espiritual" es imposible, es un contrasentido, la naturaleza humana consta del alma y la materia. "

Y eso ¿cómo lo demuestra usted?, Néstor, o es que, como tantas otras veces, con afirmar algo que cree por fe y doctrina ya tiene que bastarnos a todos sin necesidad de pruebas ni demostraciones.
Si pudiera aportar como prueba algo más que su habitual recurso a la potencia, esencia, accidente y demás jerga teológico-metafísica, sería todo un detalle por su parte.

Saludos.
7/08/17 9:56 PM
Renzo
El comentario de Homero sobre la fecundación "in vitro" me hace plantear una cuestión a Néstor. En el supuesto de que aceptemos la existencia del alma, el acto de la fecundación artificial ¿no supondría obligar a Dios a infundir un alma por la voluntad de un simple se humano? Siempre dicen ustedes que no se puede esperar que Dios haga milagros cuando alguien lo pide, pero aquí tendríamos un ejemplo justo de eso.

Saludos.

P.S.
No me planteo ninguna comparación entre la fecundación "in vitro" y una violación, como hace Néstor, porque me parece de mal gusto y sobre todo una falta de respeto enorme hacia los profesionales médicos y a quienes recurren a ellos y también a las víctimas de violación.
7/08/17 10:17 PM
Cada vez que un hombre y una mujer tienen relaciones sexuales y se produce la concepción de un nuevo ser humano, están por su voluntad de simples seres humanos ·"obligando" a Dios a infundir el alma espiritual. Lo que en realidad sucede es que así ha hecho Dios a la naturaleza humana, y se mantiene coherente con lo que ha hecho.

Por otra parte, aquí sí hay respuesta fáctica: ya hay entre nosotros muchos seres humanos que han sido fecundados "in vitro", y ningún cristiano puede dudar que tienen alma espiritual.

Imaginemos las consecuencias fáciles de prever relativas a la dignidad de estas personas si se acepta que no se es plenamente humano si no se ha sido concebido en el vientre materno.

Este punto lo estamos discutiendo entre católicos, entre los cuales es admitido que el ser humano tiene un alma espiritual.

El argumento de la "falta de respeto" viene bien cuando no hay razones para responder a una comparación acertada.

Saludos cordiales.
8/08/17 2:17 PM
Beatriz
Palas, sí, hace mucho que dejamos de ser cigoto, pero lo fuimos. Es una excelente (por lo breve) forma de explicar a los más jóvenes que el cigoto no es una masa de carne que se puede expulsar como si se tratara de un tumor benigno...
8/08/17 3:12 PM
Renzo
Néstor, entiendo que es suya la respuesta, yo no hablaba de "concepción por medios naturales", me he referido a la fecundación "in vitro" realizada, muy probablemente, por un médico no creyente, que obliga. Dios a infundir un alma a un ser que es creado en contra de lo que la doctrina de sus creyentes, inspirada por Él, dice. Y no tiene nada que ver con la naturaleza humana, ya que hablamos de un acto de Dios que sólo Él puede realizar. La cuestión es que o aceptamos que podrìan existir humanos sin alma, o Dios, en esto al menos, deja de ser un ser omnipotente y pasa a ser un autómata que ejecuta un algoritmo ineludible. No he cuestionado para nada la humanidad de los concebidos fuera de un útero, no empecemos con los hombres de paja.
Que a usted le parezca acertada su propia comparación no es nada sorprendente, no aporta nada más que eso, su opinión sobre su opinión, pero parece que con eso ya hay que darle la razón sin más y ahí se equivoca, recuerde que a mi no me puede aplicar los dogmas de fe de su religión ni sus trabalenguas tomistas.
Saludos
8/08/17 5:23 PM
David
Néstor, usted no tiene que darle explicaciones a ese ateo. Con que nos las dé a los creyentes, basta. Si él no quiere creer es su problema.

Y si se pone impertinente, recuerde el mandato de Cristo en Mateo 7,6. No pierda el tiempo con quien no merece la pena perderlo.
8/08/17 9:37 PM
Jorge
Renzo

Al parecer confundes la Omnipotencia de Dios, con su Voluntad y ésta con su Sabiduría y Libertad.

Si la Voluntad de Dios es crear un alma nueva, las contingencias humanas que permitan la concepción, sean estas cuales fueren (actos conyugales, violaciones, reproducción asistida, fecundación in vitro, clonación, etc), Dios todas ellas las permite, no se opone; pero sobre cada una de ellas, con Sabiduría, Dios ejerce su Voluntad y no al revés.

Al ejercer su Voluntad a través de su Omnipotencia, Dios es quien crea, no el hombre; y lo hace con Libertad y no por obligación.

La Libertad de Dios no es que elige lo que quiere y hace lo que puede (por mera voluntad y poder), sino que elige lo mejor (en términos de eficiencia) y lo que es bueno, conforme su Sabiduría y Bondad.
9/08/17 4:29 AM
Néstor
También crea-infunde Dios el alma humana cuando los padres no son creyentes, e incluso, como dije, en los casos de violación, que sin duda van contra la doctrina cristiana.

Más aún, conserva en la existencia a los mismos ateos y los mantiene en su ser y en su obrar incluso cuando blasfeman contra su infinita Bondad.

Los mismos demonios y condenados en el Infierno sólo pueden manifestar su odio a Dios en la medida en que Él los sostiene en el ser y el obrar, en tanto que son un bien, y permite, solamente, lo que ese obrar tiene de malo.

Nadie obliga a Dios a nada, al contrario, al realizar ciertos actos nos ponemos bajo el imperio de las leyes que Él mismo ha dado a la naturaleza.

Más aún, desde la Eternidad Dios prevé todo lo que ha de suceder en lo creado, bien por el querer libre de la divina Voluntad, o por su libre permisión, bien proceda de causas creadas naturales o de causas creadas libres.

Y fuera de esto, no sucede nada.

Y la naturaleza humana tiene de particular que su forma sustancial o alma es inmaterial y por tanto no puede ser producida por los padres, sino que ha de ser creada-infundida por el mismo Dios.

Saludos cordiales.
10/08/17 5:37 PM
Renzo
Parece que debo de haber gastado mis créditos para que me publiquen en este artículo, pero bueno, probaremos suerte.

Menos mal, Néstor, que le pedí que intentara explicarse sin recurrir a trabalenguas tomistas...

"Y fuera de esto, no sucede nada."

Pues mire ahí estoy de acuerdo con usted, lo que sucede es lo real y el resto nada. Y resulta que lo que sucede, sucede exactamente igual que sería de esperar si en lugar de un dios que lo prevé todo -y o bien hace que suceda por su voluntad o bien permite que suceda, también por su voluntad-, fuera todo cosa del puro azar, que es precisamente lo que cada vez se está mostrando -sí ya sé que cuesta admitirlo, pero la realidad es obstinada- con mayor claridad que es lo que sucede; y fuera de eso, no sucede nada.

Saludos.
10/08/17 7:04 PM
Néstor
Para nada la realidad muestra que todo sea fruto del azar. Al contrario, la realidad muestra un orden natural, que es lo contrario del azar. El azar como explicación última es solamente la hipótesis absurda de los que no quieren aceptar que ese orden se debe a una Inteligencia ordenadora.

Además, el azar como explicación última del orden natural es absurdo, porque para que los átomos, pongamos, choquen y se unan al azar entre sí, se presupone el orden natural, al menos, el orden natural de las leyes de movimiento de los átomos y en realidad, toda la Física.

Por otra parte, una estrategia muy común es la de acusar a alguien de contradecirse, y cuando el acusado muestra que en lo que dice no hay contradicción alguna, pedirle que demuestre esas afirmaciones no contradictorias entre sí, que es totalmente otra cuestión, pero se hace para tapar el hecho de que la supuesta contradicción que se denunciaba no existe en realidad.

Es como si yo dijese que la Luna es de queso y que por tanto los astronautas harían bien en llevar buena provisión de pan y fiambre, alguien me acusase de contradecirme, y al mostrar yo que no hay contradicción entre esas afirmaciones, se pidiese que demostrase que la Luna es de queso.

Aunque es claro que en este caso concreto lo que se parece a la tesis de que la Luna es de queso es más bien la hipótesis del azar como explicación última de todo.

Saludos cordiales.
11/08/17 1:30 PM
Renzo
Néstor, como ya ha quedado demostrado en esta y anteriores ocasiones, su desconocimiento de la Física y de la Ciencia en general es palmario, pero ello no le da un cheque en blanco para opinar sobre lo que no es opinable, que no es la existencia de Dios, sino el conocimiento científico verificado, demostrado y comprobado en experimentos y predicciones cumplidas infinidad de veces. Quizás sea hora de que aparque, aunque sea momentáneamente, a Tomás, Agustín y Aristóteles y se ponga al día antes de sentenciar sobre cuestiones que ignora en exceso.
Todo el proceso de aparición de nuestro Universo está suficientemente explicado sin necesidad de recurrir a intervenciones sobrenaturales ni inteligencia ordenadora de ningún tipo. Que usted, por ignorancia o por rechazo voluntario, prefiera despreciarlo, es sólo su problema y no cambia nada, ni afecta a la realidad. Siga usted con su Luna de queso, su orden natural "prefabricado" y demás elucubraciones fantasiosas, pero entienda que dar la espalda al conocimiento real, que nada tiene que ver con el pseudo conocimiento que ofrecen las religiones, no aporta, nunca ha aportado ni nunca podrá aportar nada al conocimiento. Escribir: "El azar como explicación última es solamente la hipótesis absurda de los que no quieren aceptar que ese orden se debe a una Inteligencia ordenadora."
no es argumento ni demostración de nada más que de su opinión sesgada y muestra que usted, que siempre exige a los argumentos ajenos valor probatorio, es inca
11/08/17 7:57 PM
Federico
Todo el proceso de aparición de nuestro Universo está suficientemente explicado...


El tío dice eso sin despeinarse. Ni Hawking llega a tanto. Él sí.
11/08/17 9:22 PM
Renzo
Termino lo que se cortó:

"...es incapaz de probar los suyos."

Saludos.
11/08/17 9:47 PM
hornero (Argentina)
Bueno, se comprende que la cuestión es amplia, compromete terrenos aparentemente alejados de la cuestión, pero, en verdad, si hablamos del universo, nos referimos a su variada multiplicidad y a su íntima unidad. Me permito simplificar mi parecer en este asunto en forma de pregunta dirigida a la filosofía, a la teología y a la ciencia: ¿es esencial a la constitución del ser humano la función de la maternidad?, o ¿puede existir un ser humano sin madre, esto es, por la unión "in vitro" de las células femenina y masculina de los donantes, sin que luego sean transferidas a la madre, en quien recibirían el alma? Adán, en efecto no tuvo madre, pero la obra de la creación humana se completa recién cuando Dios crea a Eva, y con ello posibilita la continuidad de la especie.
11/08/17 10:46 PM
Renzo
¿Pica, Federico?, pruebe con Talquistina, Alergical...o también puede probar a leer algo más que la Biblia, el Catecismo y los panfletos dominicales de su iglesia.... editado

---

LF:
panfletos dominicales...

Diccionario de la RAE
Panfleto
1. m. Libelo difamatorio.
2. m. Opúsculo de carácter agresivo.

Se lo advertí. Si seguía usted faltando al respeto a los creyentes, se acabaría su participación en la sección de noticias y artículos de opinión de este portal.

Acabada queda.
12/08/17 8:41 AM
Néstor
Eso equivaldría a decir que Adán no era plenamente humano al menos hasta la creación de Eva. La cual tampoco tiene su origen en una madre, según el Génesis, así que el primer ser humano sería Caín.

En la Escritura Dios infunde el alma espiritual en Adán antes de crear a Eva. Y con alma y materia es claro que ya tenemos un ser humano completo.

Además ¿cómo la naturaleza humana de Adán podía depender de un evento posterior? El primer hombre ya es una sustancia individual, todo lo que llegue a ser posteriormente es accidental, pero la naturaleza humana no puede depender de algo accidental.

Y metafísicamente hablando, tan accidental es para el ser humano estar dentro del vientre de su madre como estar fuera del mismo.

Finalmente, una apuesta: si mañana (o ayer) se perfecciona un útero artificial, y, lamentablemente, se produce un ser humano "in vitro" que luego se gesta en ese útero artificial hasta su "nacimiento", apostamos que ese ser humano con el adecuado aprendizaje va a poder compartir su vida con todos nosotros del mismo modo que todos los demás.

Aprenderá a hablar, a leer, escribir, etc. Y eso quiere decir que tendrá la facultad intelectiva, y por tanto, el alma espiritual.

Saludos cordiales.
16/08/17 1:07 PM

Dejar un comentario



Los comentarios están limitados a 1.500 caracteres. Faltan caracteres.

No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

Los comentarios aparecerán tras una validación manual previa, lo que puede demorar su aparición.