Mi fe y los cristianos perseguidos

Dos cosas caracterizan a los cristianos perseguidos: su fidelidad a Jesucristo y su increíble capacidad de perdonar.

19/03/16 7:11 PM | Imprimir | Enviar

Estos días he oído una conferencia de Fernando de Haro titulada «Cristianos perseguidos: el genocidio escondido», que me está llevando a replantearme mi fe. Sabíamos todos que cada año son asesinados por su fe miles de cristianos de todas las confesiones, evaluando la OSCE, es decir la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa, organismo laico, en casi cientocincuenta mil, las víctimas anuales. Y es que el Cristianismo, que nació como religión perseguida, sigue siendo una religión perseguida, y en estos momentos, claramente es la religión más perseguida.

Dos son los principales motivos de las persecuciones: el odio y la envidia. Es evidente que la mayoría de los musulmanes condenan los ataques contra sus conciudadanos no musulmanes. Sin embargo, este tranquila mayoría comparte una tradicional hostilidad y odio hacia Occidente, hasta el punto de considerar a los ciudadanos cristianos como aliados objetivos de Occidente, que no comparten su lealtad a la Umma [nación musulmana]. Además, la cultura más común entre la mayoría de los musulmanes es el de la «primacía de la mayoría», la «defensa de la religión », la « incredulidad » de los no musulmanes, la identidad religiosa primando sobre la identidad nacional. Así, la aplicación de la Sharía [en sus antiguas o modernas interpretaciones] se considera preferible a la ley civil. Pero los terroristas se consideran como los auténticos musulmanes y consideran a los demás como menos musulmanes. Y «el Islam oficial» generalmente no actúa en contra de ellos, por lo que siguen siendo incapaces de responder a las cuestiones clave relacionadas con los derechos humanos, las leyes de sucesión o el matrimonio con menores. En cambio los cristianos de esas zonas saben que son minorías y su papel es mejorar su país comportándose como ciudadanos leales, si bien en muchas ocasiones los países occidentales no les escuchan y se comportan como elefantes en una cacharrería.La consecuencia de ello es la ausencia de una cultura de la igualdad de la ciudadanía y la emigración de muchas comunidades cristianas, que son los representantes de la antigua historia y la civilización del país y en ocasiones son su elite social, política y cultural.

En cuanto a la envidia dice el libro de la Sabiduría: «Dijeron los malvados: Acechemos al justo, que nos resulta incómodo; se opone a nuestras acciones, nos echa en cara nuestros pecados, nos reprende nuestra educación errada, declara que conoce a Dios y se da el nombre de hijo del Señor; es un reproche para nuestras ideas y sólo verlo da grima; lleva una vida distinta a los demás y su conducta es diferente; nos considera de mala ley y se aparta de nuestras sendas»(2,12-16).

Dos cosas caracterizan a los cristianos perseguidos: su fidelidad a Jesucristo y su increíble capacidad de perdonar.

Si algo he aprendido de los cristianos perseguidos es que la fe forma parte de su idiosincrasia, Ya hace mucho tiempo me di cuenta que no tenemos una sexualidad, sino que somos seres sexuados. Pues algo así sucede con estos cristianos: su fe está indisolublemente unida a su personalidad, a su idiosincrasia. En su mentalidad ellos no cuestionan a Dios, sino que se sienten acompañados por Él en sus sufrimientos. Muchos de ellos han perdido todo por su fe, incluso varios familiares, pero como dijo Santa Teresa, como sólo Dios basta, nos dan un testimonio de alegría.

Al reflexionar sobre los cristianos perseguidos, me he dado cuenta que hay tres clases de fe: la de aquéllos para quienes la fe es una gabardina de quita y pon, como esa mujer que hace unos años en Damasco se encontró con tres chicas sirias y por si acaso, tuvo una apostasía preventiva: soy española, pero musulmana. Me lo contó con toda naturalidad y sin darle importancia. Otros, tenemos fe, y la fe penetra más o menos profundamente en nuestras vidas, Pero nos hemos quedado en el tenemos. Y otros, como los cristianos perseguidos, que saben que cualquier día van a ser muertos por su fe, no tienen fe, sino que son esencialmente personas con fe. La famosa diferencia entre ser y tener.

¿Qué quieren que les diga ? Pues que me gustaría pertenecer a esta tercera categoría de personas, para quienes la fe es algo consustancial con ellos.

                

Pedro Trevijano, sacerdote

 

3 comentarios

Comentario de M de los Ángeles Paz Sánchez
Es tremendo la evangelización que con su martirio y sufrimiento,estos hermanos nuestros están nos están dando. Pero que tibios seríamos los cristianos si para que la FE sea algo consustancial, me arriesgo a más, lo unico(Fe)que me ayudo a vivir el día a día después de una grandísima desgracia, a la que siguió la muerte de mi madre,si solo cuando estamos en peligro de perder nuestra vida,sintieramos fe. No hay que levantarse y decir siempre.
CREO EN DIOS PADRE, EN JESUCRISTO SU ÚNICO HIJO NUESTRO SEÑOR, EN EL ESPÍRITU SANTO SEÑOR Y DADOR DE VIDA,EN EL PERDÓN DE LOS PECADOS Y EN LA VIDA ETERNA. AMEN.
Su hermana en Cristo.
M Ángeles
20/03/16 9:06 AM
Comentario de Almudena1
La diferencia es que en Occidente la Fe es ya una "ideología" más. Los "creyentes", respetan tanto las otras ideologías que la propia la esconden, la tamizan, la gestionan para que "no quede mal" al lado de las demás. Callan, contemporizan cediendo principios y por un plato de lentejas no arriesgan su estatus en "el mundo".
Ser testigos de Cristo en Occidente, no sería tan difícil si estuviéramos dispuestos a perder todos los galones y prebendas por El.
Un placer leerle.
20/03/16 12:16 PM
Comentario de Pedro Martínez
Mi sensación, respecto de las religiones actuales, es que caminamos hacia una demonización global del fenómeno religioso, considerándolo como fuente u ocasión de todos los males en nuestras sociedades, sin distinguir tirios de troyanos, cristianos de musulmanes. Basta leer los comentarios habituales en las noticias de índole religiosa. Su anécdota de apostasía preventiva es muy significativa y reflejaría un sentir extendido. No hay respuesta al terror porque muchos están dispuestos a transigir con tal de seguir en su rutina y manteniendo sus comodidades. Fe sin raíz.
30/03/16 12:28 PM

Dejar un comentario


Tu dirección email NO será mostrada en este sitio.
  • Los comentarios están limitados a 1.500 caracteres. Faltan caracteres.
  • No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.
  • Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

Los comentarios aparecerán tras una validación manual previa, lo que puede demorar su aparición.

Conferencias de espiritualidad

(29) El crecimiento en las virtudes

por José María Iraburu


Liturgia de las Horas

  • lecturas del tiempo del Año
  • lecturas del Santoral

Opinión

Javier Gutiérrez

Por la Píldora Baila el Mono, por Javier Gutiérrez

Monseñor Francisco Pérez González

Europa: descubre tus orígenes y aviva tus raíces, por Monseñor Francisco Pérez González

Pedro Trevijano Etcheverria

Educación sexual anticonstitucional, por Pedro Trevijano Etcheverria

Javier Sánchez Martínez

La definición de la liturgia, por Javier Sánchez Martínez

Ver todos los artículos►

Suscríbete al boletín gratuito de InfoCatólica

Todos los días en tu buzón de correo

Librería Balmes

La teologia de la historia segun Francisco Canals Testigos

Sugerencias de libros

.


Patrocinios
Fundación Gratis date Traducciones técnicas
Radio María Magnificat.tv
Quiénes somos | Contacta con nosotros | Política de Cookies | Aviso Legal y Condiciones de Uso