¡Todos a la Vigilia pascual!

Es la más antigua de las celebraciones del año –junto con el domingo cristiano–, la más tradicional y la más importante. ¡Cuántas generaciones de católicos la han vivido!

10/03/16 11:36 PM | Imprimir | Enviar

Joya y corona, corazón y centro de todo el año litúrgico, es la santísima Vigilia pascual, en la noche de la Pascua, del sábado al domingo de Resurrección. Vivirla es una experiencia espiritual profundamente impactante, enriquecedora. Fortalece la fe, sostiene la esperanza, enciende la caridad.

¿Cómo perdérsela? ¿Quién será capaz de faltar?

El miércoles de ceniza abrió la cuaresma. La ceniza sobre nuestra cabeza (sí, cabeza, no frente) fue el billete de entrada para ir a la Vigilia pascual; fue el pasaporte para un largo viaje de 40 días y aterrizar en la Vigilia pascual. ¡Ese es su sentido!

La ceniza sobre nuestra cabeza sólo se lava y se quita de verdad con el agua de la aspersión bautismal de la Vigilia pascual. Ahí somos lavados y purificados, renovando la gracia del bautismo.

Los ayunos cuaresmales, verdaderos ayunos y privaciones (de alimentos, de cena, de dulces, de bebidas), se rompen definitivamente con la Comunión eucarística de la santa Vigilia pascual y la fiesta cristiana. Ayunábamos porque teníamos hambre de Cristo. Llega la santa Vigilia pascual, ¡Cristo vivo y resucitado!, y comemos de Él.

El silencio exterior e interior, la austeridad de la Cuaresma, se termina en la Vigilia pascual: ya se canta el Gloria (esa noche sí se tocan las campanas al cantarlo como un rito propio, no en Navidad) y por fin, ¡por fin!, vuelve el solemne y alegre «Aleluya» que resuena jubiloso.

¡Todos a la Vigilia pascual!

Es la más antigua de las celebraciones del año –junto con el domingo cristiano-, la más tradicional y la más importante. ¡Cuántas generaciones de católicos la han vivido! Pasaban la noche en vela, encendían las luces y el cirio pascual, escuchaban muchas lecturas bíblicas, cantaban los salmos y oraban, luego celebraban el Bautismo y la Confirmación de todos los catecúmenos y, finalmente, la Eucaristía pascual.

Yendo a la Vigilia pascual, nos incorporamos a la tradición de generaciones anteriores que velaban aguardando la Resurrección santísima de Jesucristo. ¡No dejes tu sitio vacío!

¡Todos a la Vigilia pascual!

–«No tengo costumbre», puedes decir. Es verdad que no hemos logrado que sea algo popular, anclado en las costumbres cristianas tanto como la Misa del Jueves Santo, por ejemplo. Pero ve este año, ¡te sorprenderás!

–«Es muy tarde». ¡Más tarde es la Misa del Gallo, en pleno invierno, y asistimos!

¡Todos, todos sin excepción, a la Vigilia pascual!

Durante la cuaresma no van a dejarnos de hablar de la Vigilia pascual, y para algo tiene que servirnos. Nos han predicado sobre la Vigilia pascual, han explicado sus partes y sus ritos, su vivencia espiritual e importancia.

De la Vigilia pascual nos han hablado en las homilías de cuaresma, en predicaciones especiales, en retiros, en catequesis de adultos, en círculos de formación y grupos de estudio; seguro que han distribuido material formativo: dípticos, folletos, etc., para divulgar, formar y enseñar sobre la Vigilia pascual. ¡Seguro que se ha hecho y se está haciendo todo eso! Más muchas catequesis y post en blogs y páginas católicas de Internet.

Por eso, ¡todos a la Vigilia pascual!, todos. También tú. No faltes: en tu parroquia habitual o en la parroquia donde te encuentres esos días, tal vez de vacaciones; sea en un convento o monasterio.

El Señor Resucitado te espera esa noche y tu Madre la Iglesia cuenta contigo. ¡Verás luego como agradeces haber participado en la santa Vigilia pascual!

 

Javier Sánchez, sacerdote

3 comentarios

Comentario de vicente
y todos a la Misa del día de Pascua.....
11/03/16 1:48 PM
Comentario de Inmaculada
¿Cómo perderse la celebración más bella de todo el año? ¡Imposible! Y qué pena me da ver cómo la iglesia se llena otros días y, sin embargo, permanece medio vacía esa noche.
Recuerdo a un sacerdote que dejaba la Vigilia Pascual en la mínima expresión. "Es demasiado larga, y hay que acortarla para que la gente no se desespere", decía. Y, sin embargo, jamás se me ha hecho larga, ahora que tenemos otro sacerdote, y la celebra con una solemnidad que llega al alma. Todo muy cuidado: los cantos (incluido el canto del Pregón Pascual oficial, las letanías de los santos...), el incienso, la proclamación de las lecturas bien hecha, la belleza de los manteles del altar y ornamentos especiales para ese día... ¿Quién puede estar pendiente del reloj cuando el corazón rebosa?
Un año más, volveremos a disfrutarla, si Dios quiere.
12/03/16 5:35 PM
Comentario de Saúl García
Que hermoso es vivir esta vigilia, en la cual la iglesia rejuvenece y los sìgnos y símbolos al máximo nos revelan el gran misterio que está ocurriendo!!!! Me parece también que del mismo clero a veces se silencia la riqueza de esta vigilia, dando más importancia a el descanso de los "cristianos" después de la "larga" jornada del Viernes Santo. Vamos Todos a la Vigília Pascual, con la gracia de Dios.
14/03/16 4:30 PM

Dejar un comentario


Tu dirección email NO será mostrada en este sitio.
  • Los comentarios están limitados a 1.500 caracteres. Faltan caracteres.
  • No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.
  • Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

Los comentarios aparecerán tras una validación manual previa, lo que puede demorar su aparición.

InfoCatólica necesita su ayuda

InfoCatólica necesita tu ayuda. Haz click para verlo a tamaño real

Opinión

Rafael María de Balbín

Ideología de género, por Rafael María de Balbín

Antonio R. Peña

Instaurare Omnia in Christo, por Antonio R. Peña

Pedro Trevijano Etcheverria

Corrupción y regeneración moral, por Pedro Trevijano Etcheverria

Javier Sánchez Martínez

Constitución Sacrosanctum Concilium, por Javier Sánchez Martínez

Ver todos los artículos►

Conferencias de espiritualidad

(20) Gracia, virtudes y dones

por José María Iraburu


Liturgia de las Horas

  • lecturas del tiempo del Año
  • lecturas del Santoral

Suscríbete al boletín gratuito de InfoCatólica

Todos los días en tu buzón de correo


Librería Balmes

La teologia de la historia segun Francisco Canals Testigos

Sugerencias de libros

.

Patrocinios
Fundación Gratis date Traducciones técnicas
Radio María Magnificat.tv


Quiénes somos | Contacta con nosotros | Política de Cookies | Aviso Legal y Condiciones de Uso