La masturbación, fuente de inmadurez

En suma, la masturbación habitual y frecuente restringe la capacidad de socialización, manteniendo al joven en su narcisismo y en la permanente inmadurez que va a afectar todas las áreas de su vida: pensamiento, criterios, formación de opiniones, falta de fuerza de voluntad, etc

03/09/13 2:26 PM | Imprimir | Enviar

Si nos preguntásemos cuál es el sentido de nuestra vida, no sería una mala contestación el responder: amar y ser amados. Pero para ello necesitamos ser personas libres.

  Ser libre es una de las grandes tareas o la gran tarea de la vida. Mi cuerpo el órgano de mi libertad, y tenemos una libertad limitada, pero real y suficiente. Ser libre significa ser capaz de orientar y dirigir nuestra vida como nos parece mejor, aplicando nuestras fuerzas a una auténtica tarea, donde intervienen mi responsabilidad y mis valores religiosos y morales, pues no consiste en hacer lo que me dé la gana, sino en llegar a lograr mandar en mi mismo y en mis instintos, lo que supone la práctica de las virtudes, así como la capacidad de sacrificarme. Mi libertad sólo tiene valor positivo si sé utilizarla para buscar la verdad, hacer el bien y evitar el mal, pues así es como voy a conseguir el paso a una mayor madurez y a mi realización personal. Con la ola de sexualidad que nos invade, bastantes consideran que la masturbación no sólo no tiene importancia, sino que incluso que es algo positivo, como válvula de escape, conocimiento de sí mismo y de mi cuerpo y expresión de la sexualidad. Detrás de ello están las concepciones hedonistas que consideran que el fin de la sexualidad es el mero placer y una sociedad muy permisiva en lo referente a ella. Pero otros muchos, incluso no creyentes, por ejemplo Lenin, opinan que la incontinencia en la vida sexual es un signo de degeneración y que el dominio de sí mismo y la autodisciplina no significan esclavitud; sino que ambos son necesarios para el amor. Como ya dijimos en el artículo anterior su causa fundamental es no tener bien resuelto el problema afectivo. Quien logra resolverlo p. ej. el joven que está enamorado y respeta a su comparte, ha solucionado o está en vías de solucionar su problema. También ayuda, aparte de los medios sobrenaturales, el no obsesionarse con ella, sino salir de sí mismo por el trabajo, deporte y entrega hacia los demás Y es que en la masturbación falta la apertura de la sexualidad al amor. El acto masturbatorio no es evolutivo, sino regresivo, pues convertido en actitud permanente, puede hacer peligrar el positivo desarrollo de la personalidad, puesto que supone un ejercicio de la sexualidad en sentido distinto al que sería el desarrollo normal de la persona.

La actuación sexual genital es acto social, no pudiéndose vivir en toda su riqueza en forma solitaria, como lo prueba el tabú del incesto, que obliga a buscar el socio sexual fuera del ámbito familiar, y convierte así la sexualidad en poderoso motivo de relación. La masturbación hace que la sexualidad, que debe estar al servicio del amor y de la comunicación entre personas, se dirija al propio sujeto, encerrándole en sí mismo, reforzando su egoísmo, debilitando su fuerza de voluntad y dominio de sí, y dificultando el paso a una mayor apertura y madurez.

Si el joven se masturba frecuentemente, disminuye su incentivo para salir al exterior, pues descarga la tensión que le impulsa a superar sus miedos e inseguridades, tanto en la confrontación con los de su sexo como sobre todo con los del sexo contrario. La masturbación se presenta principalmente en períodos de aburrimiento, descontento y depresión. Se le hace más difícil salir de sí mismo y superar su egoísmo.

En suma, la masturbación habitual y frecuente restringe la capacidad de socialización, manteniendo al joven en su narcisismo y en la permanente inmadurez que va a afectar todas las áreas de su vida: pensamiento, criterios, formación de opiniones, falta de fuerza de voluntad, etc. Por ello cuando se la desea conscientemente y uno se apega a ella, la masturbación es un comportamiento moralmente equivocado que nos esclaviza, habituándonos a una sexualidad inmediata y egoísta que dificulta el dominio de los impulsos, así como nuestra maduración personal y la vida espiritual. El muchacho que tiene que luchar con la masturbación debe comprender que ha de superar ese estadio si quiere que su sexualidad evolucione y no siga siendo infantil.

En los adultos y muy especialmente en las personas casadas, la masturbación hay que considerarla en función de su frecuencia: cuando es pasajera puede significar que, frente a dificultades que van unidas a determinadas pruebas, la persona no consigue fácilmente restablecer el equilibrio y se otorga compensaciones. En ocasiones puede ser debida simplemente a que las circunstancias externas (enfermedad, soledad, lejanía de la pareja) no permiten relaciones sexuales. Cuando es habitual, puede constituir un síntoma de que experimenta dificultades para comunicarse y más concretamente de que sufre alguna incapacidad para establecer relaciones a consecuencia de bloqueos psicológicos, es decir puede ser expresión de una cierta patología psíquica.

Por ello su persistencia en la edad madura es signo de inmadurez en el desarrollo personal, de egocentrismo y de dificultades relacionales, o bien de compensación a frustraciones. Como autosatisfacción, no concuerda con el objetivo de una sexualidad madura. La masturbación esclaviza y pone en riesgo parte, al menos, de nuestra libertad. Pero recordemos que siempre sigue existiendo la posibilidad de mantener un cierto dominio de sí y de recuperar nuestra libertad.

 

P. Pedro Trevijano, sacerdote

 

Libros recomendados del P. Trevijano

Pensar a los 15 años

Orientacion cristiana de la sexualidad

32 comentarios

Comentario de Holmes
Muchas gracias por su artículo y por tratar estos temas con el rigor y la profundidad que merecen. se trata de temas en muchas ocasiones tabú, lo que provoca que no se traten adecuadamente y muchas personas sufren por ello, especialmente los jóvenes. Me gustaría preguntarle, ¿ puede considerarse la masturbación en algún caso pecado mortal?.

Muchas gracias
3/09/13 3:07 PM
Comentario de Xabier
Inmadurez, encerrarse en si mismo, que si esto que si lo otro, bueno ¿y qué?
A mí me parece que se parte de la conclusión, la masturbación es mala, y se organiza todo en relación a ese presupuesto.
También puede uno encerrarse en la lectura y eso puede significar que se buscan compensaciones o que se tiene dificultades de relación, no creo que escriba usted ningún artículo al respecto.
Usted puede imaginarse a Dios apuntando en una libreta cada vez que nos hemos nasturbado, a mí me cuesta hacerlo y no me figuro que el día del Juicio esos actos pesen mucho.
Y la sexualidad es muy compleja, la razón es que el organo más sexual del ser humano es el cerebro y de ese organo nos queda mucho por aprender, cuando descubramos más cosas del mismo, intuyo, que esas reflesiones suyan quedarán muy matizadas.
Personalmente me gustaría algo más dentido común en la moral sexual de la Iglesia. Todo llegrá.
Un afectuoso saludo.
3/09/13 4:47 PM
Comentario de Juan Mariner
Estoy totalmente de acuerdo. Si alcanzamos el dominio de nosotros mismos, también dominaremos el medio en el que nos movemos y seremos igual o tan fuertes como los poderosos que nos quieren, por contra, dominar en nuestra vida (todo ello Dios mediante). Nuestra vida es una proyección de nuestro raciocinio, con la razón bien orientada y con el control de los instintos esclavizantes, y si es necesario con ascetismo (como los que preparan oposicones durante varios años)seremos capaces de los mayores logros personales. El catolicismo bien vivido no es esclavitud, es auténtica libertad.
3/09/13 5:47 PM
A mi me preocupa el tema.
Cuando tengo que confesarme de ello es un martirio.
3/09/13 6:41 PM
Comentario de LAUTARO
ALGUN LIBRO PARA SOLUCIONAR ESTE PROBLEMA PATER,LO SUFRO MUCHO ESTO PADRE,MAS ESTANDO EN EL AMBIENTE RELIGIOSO,SI BIEN TENGO TRAUMAS EN MI NIÑEZ,NO SE SI ES REFERIDO A ESO,YA QUE NO PUDE SUPERAR SITUACIONES QUE ME ALEJARON DE LAS PERSONAS POR MUCHO TIEMPO
3/09/13 7:33 PM
Veo mucha filosofía y deducciones en clave psiquiàtrica para justificar que la masturbación es un pecado y no se acepta en el cristianismo.
3/09/13 11:05 PM
Comentario de Juan Mariner
Xabier: el tema de la sexualidad de las personas es muy complejo y muy simple a la vez.

Le pongo un ejemplo real de una presunta (luego ya no por las pruebas) violación de una mujer, juzgada ante una sección de una Audiencia Provincial española con tres magistrados en estrados formando tribunal: un hombre y dos mujeres. Los tres magistrado lo tienen claro, la violación se ha dado, ha existido con arma blanca intimidatoria, no ha habido consentimiento alguno de la víctima-perjudicada ni nada similar; a la hora de individualizar la pena las dos mujeres se decantan por 13 años de prisión (ganan por mayoria), el magistrado "hombre" se ve obligado a formular un voto particular en el que disiente de la pena impuesta en sentencia y dice en términos jurídicos que al acusado "le hubiese salido más a cuenta matar a la mujer" que no agredirla sexualmente. Para una mujer con dignidad, sufrir una violación le es peor que la muerte, tiene su cuerpo como un templo que merece el más absoluto de los respetos por parte de los demás; para un católico sincero, la masturbación es un acto "propio" pero execrable, el católico tiene en consideración su cuerpo como un templo que merece el mayor de los respetos desde la moral.

Coja cualquier cultura no mediatizada o influida por intereses bastardos antidemográficos y, de ella, deducirá que la masturbación es negativa y condenable en toda persona.
3/09/13 11:33 PM
Comentario de José Luis
Mila, San Alfonso María de Ligorio dice, que el demonio llega a quitar la vergüenza al pecador, a fin de que cometa tal pecado, que no sienta vergüenza de haberlo cometido, luego, cuando el pecador se acerca al sacramento de la confesión, vuelve a poner la vergüenza al penitente, para que no se confiese ese pecado, y muchos no se confiesa.
Pero ten esa fortaleza de que cuándo confieses sin esconder un solo pecado, vas a salir de confesionario con inmensa alegría, vas a disfrutar de la Gracia de Dios, de esa libertad espiritual, ágil que el Señor tiene preparado para todos los que se confiesan sinceramente. Será como un nuevo nacimiento.
Pero hay que tener cuidado, porque si hemos hecho una buena confesión, el demonio tratará de ensuciarnos con lo que sea, entonces, tenemos que ir corriendo a los pies de Jesús, que nos ayudará, o si estamos en casa, meternos en nuestra habitación, y de rodillas suplicar a María Santísima, rezando completamente la devoción del Santo Rosario.
Cuando el alma sienta ese aguijonazo de la impureza, inmediatamente, la oración, no se debe entablar atención a ninguna impureza.
Mila, no veas la confesión sacramental como un martirio, que no procede de Dios. El demonio hace sentir eso, pero es mentiroso y padre de la mentira. En realidad, la confesión es algo más grande, como queda dicho arriba, en este comentario. No se ha de temer el verdadero arrepentimiento y espíritu de enmienda.

El diablo padece cuando hay una buena confesión sacramental.
4/09/13 9:57 AM
Comentario de Pedro Trevijano
A Lautaro. Intento escribir sobre la masturbación lo mjor que sé. Para adolescentes recomiendo mi libro "Pensar a los quince" de Voz de Papel Libros Libres en España y con el mismo título, pero vocabulario argentino,en Editorial Sb de Buenos Aires. Para adultos tengo un libro bastante gordo sobre todos los temas de sexualidad titulado "Orientación cristiana de la Sexualidad", pero cada capítulo es independiente de los otros de la misma editorial en España y en Argentina titulado "Sexualidad: Una orientació0n cristiana" en Editorial San Benito. Un cordial saludo Pedro Trevijano
4/09/13 10:23 AM
Comentario de Luis Fernando
Hemos puesto enlace a los libros del P. Trevijano para comprarlos en la web de Amazon España.
4/09/13 12:14 PM
No comparto ni su idea de libertad,ni su única visión sobre la sexualidad,ni su exposición de argumentos que usted define como objetivos cuando no lo son ni de lejos. Pero considero muy interesante sus artículos,y válidos para aprender y considerar a los que piensan de una manera distinta desde la propia experiencia de uno,y no por cuatro tópicos malgastados.

No sé si borrará este comentario como lo hizo con el anterior, de todas maneras yo seguiré leyendo algunas de las cosas que escribe. Tanto si me elogia un comentario,como hizo en el pasado,como si me los borra.
5/09/13 3:21 PM
Del libro Recuperar la fe en dos días:
No obstante, dejando aparte la seguramente aquí mal llamada confesión catártica, acaso excepcional, la realidad actual nos muestra que la confesión de los pecados se ha convertido en un problema arduo y es posible que los obispos tengan que pensar cómo hacerlo para simplificarlo. ¡Doctores tiene la Iglesia! Aun así, parece que no se afronta el tema de lleno porque en ningún documento del Magisterio, ni siquiera libro o artículo de teología moral, se reconoce lo que todo el mundo sabe y piensa: que todo el problema de la crisis de la confesión auricular se halla en los pecados del sexto mandamiento, que a todo el mundo avergüenza tener que manifestar. Ya es casual que los pecados del sexo fuesen colocados en el sexto mandamiento, pues se trata de la misma palabra, ya que justamente este numeral también significa sexo, como lo evidencian el francés y el inglés que dicen los dos six, después del número cinco, por no hablar también del latín sex, seis. abrazándose…), debería especificarse bien y dejar claro –si es que no se trata de un disparate moral- que sólo se tienen que confesar aquellos pecados de índole sexual que una persona haya cometido con otra, permitiendo que aquellos pecados del sexto mandamiento que sólo afectan a la individualidad de cada persona fuesen perdonados a través de otros medios que la Iglesia siempre ha tenido para perdonar los pecados, al menos los leves o veniales, a saber: 1) la participación fervorosa en la
6/09/13 9:19 PM
los tres medios para perdonar los pecados veniales:
a saber: 1) la participación fervorosa en la Eucaristía; 2) las limosnas para los pobres; 3) el uso devoto del agua bendita
6/09/13 10:53 PM
Comentario de Tulkas
"se reconoce lo que todo el mundo sabe y piensa: que todo el problema de la crisis de la confesión auricular se halla en los pecados del sexto mandamiento, que a todo el mundo avergüenza tener que manifestar"

Ja Ja y Ja

Evidentemente es mucho más fácil confesar lo siguiente: "Padre, llevo dos años estafando a mis empleados", "Padre, llevo dos años engañando a mis clientes".

Venga ya.

El problema estriba, con respecto a los pecados del sexto, en opiniones como la que se manifiesta en este post. La Iglesia dice: "A es pecado", y a partir de ahí sacamos un discurso como el del post, que no sólo no reafirma que A sea pecado, sino que elucubra un constructo mental que NADA tiene que ver con el pecado.
7/09/13 6:54 PM
Definitivamente, la masturbación es pecado MORTAL. El poder que nos confiere Dios, de transmitir la vida, no se puede ir 'regando' por ahí, solitariamente. Y siendo este poder realizado por hombre y mujer, no es para placer 'propio'. Casi me atrevo a decir que es peor masturbarse, que tener relaciones sexuales. Decía yo en otro post de IC, 'benditas madres solteras', contra las abortivas. Digo casi lo equivalente en este post. Dios me perdone, pero eso del mal menor. SÍ me puede. Es como el aborto, contra los anticonceptivos, un abismo de maldad entre uno y otro.
8/09/13 4:58 AM
Comentario de Xabier
Que la masturbación es casi peor que mantener relaciones sexuales...?
Pero usted en que mundo vive?
Respetuosamente le pregunto si le parece equivalente, incluso mejor opción, ser infiel a su mujer que "el placeNr propio".
La Iglesia siempre ha enseñado que la masturbación es pecado grave, me parece una exageración pero ha sido así enseñado desde siempre. Confío en un camboo de criterio.
Saludos afectuosos...
8/09/13 12:48 PM
Comentario de Ricardo de Argentina
Así es Xabier: la Iglesia debería cambiar sus criterios para acomodarse el tuyo, ¿verdad?. Y tú confías que a la larga cederá, admirada ella por tu capacidad de detectar exageraciones...
¡A lo que llegan la ignorancia y la soberbia cuando hacen pacto!

Te diré un argumento de porqué la masturbación es peor que la fornicación: de ésta puede surgir una vida, lo cual es algo bueno. E incluso puede estar acompañada del nacimiento de un amor hacia el otro (la pareja) y de ambos hacia el niño. Con la posibilidad, en ciertos casos, de que la relación pueda llegar a regularizarse ante Dios.
Pero nada de eso pasa en la masturbación, que es un sucio pecado de egoísmo y autocomplacencia, estéril y esterilizante.

Es lamentable que algunos se confundan acerca de la gravedad intrínseca de la masturbación, llevados por la propagación pavorosa que ha tenido en las últimas décadas, a caballito de una diabólica campaña a favor de su práctica. Pero va a ser que no, porque en Moral, la Democracia de Mayorías no talla. ¡Es justamete al revés! Y va un ejemplo:
Cuando Abrahám quería convencer a Dios para que no destruyera Sodoma y Gomorra, no le argumentaba:"Mira que la mayoría hace eso que no te gusta" sino todo lo contrario: "Mira que hay justos que te son fieles". Y así es: Dios no justifica a los pecadores por ser legión, sino que al contrario, suele apiadarse de ellos por el testimonio de los santos.
Porque el pecado siempre será pecado, lo cometa uno o lo cometan millone
8/09/13 5:28 PM
La masturbación se aleja más de la naturaleza de la sexualidad, que las relaciones sexuales, es lo que ha planteado Don Pedro. Mi comentario es que podría considerarse como 'mal menor', la segunda opción. No es una afirmación categórica. Y respecto al ejemplo de ser infiel, o masturbarse, ahí, en ambos, incide una gran falta de justicia; y ya no es comparable.
Respecto a la gravedad del pecado, para mi es como dijo Papa Francisco sobre el sacerdocio femenino: 'caso cerrado'; NO es ninguna exageración. Queda ampliamente fundamentado por el artículo del RP Pedro Trevijano.
Gracias Don Pedro, y gracias Ricardo de Argentina.
8/09/13 10:58 PM
Comentario de Jordi Picazo
MILA,
te leo con ternura, realmente lo normal es que dé vergüenza confesarse cuando debería darnos más pecar. A veces pasamos por malos momentos, e incluso la confesión, siempre que nos acompañe el propósito y el arrepentimiento, podría darse de manera extraordinario a diario... pero no es lo normal, sería extraordinario. Sí que la confesión frecuente es una buena costumbre, a unos les sirve cada mes, otros cada quince días, otros semanalmente. Uno acaba arrepintiéndose de faltas de amor a Dios, se va enamorando de El. No serán pecado por lo que para que haya "materia" de confesión, osea pecados, bastará con mencionar que uno se arrepiente de los pecados pasados ya confesados en especial contra tal o cual virtud, y ya está. La Gracia actua. Los pecados de masturbación dan vergüenza confesaros pero no deberían, primero porque el curita lo ha oído todo, segundo porque se lo decimos a Cristo que ya lo sabe. Yo aprendí que la confesión debería ser CCCC, Clara, Completa, Concisa y Concreta. Padre, he cometido 5 pecados de masturbación por ponerme tontamente en ocasión y caer de cuatro patas... ya está, no hay que darle más vueltas, y uno sale adelante. Me enternece el sacramento de la confesión, algunas veces me da ganas de llorar, porque el curita es Cristo, igual que en la Misa: "Yo te perdono..." Confiesas a tu amigo Jesús. Es encuentro personal. "Quiero pedirle perdón al Señor de... me sabe mal haber..." y para los valientes, hablarle directamente, "Señor perdóname por..."
9/09/13 7:55 AM
"La masturbación, fuente de inmadurez"
---
Bueno,entonce el 90% de la poblacion mundial,es "imadura"...

Ruben(italia)
9/09/13 1:11 PM
Comentario de Jordi Picazo
No creo que para todos Rubén sea motivo de inmadurez, pues hay gente que la adopta como costumbre habitual, liberadora, catártica, y para ellos seguro que en su modus vivendi encuentran satisfacción... pero sin faltarles al respeto, también se llega ahí utilizando las drogas como terapia habitual contra el estrés o viviendo relaciones extramaritales de habitual para reencontrar la ilusión perdida... es una cuestión de principios, humanos, que no solamente de ideario religioso, sino darse cuenta que el sexo ocupa un cuarto o quinto lugar en una situación normal, por debajo de la familia, las creencias, el trabajo, los amigos etc. El estrés empero puede alterar todo esto, o la mercadería sexual que nos agobia, la misma inmadurez también, y estas son situaciones en las que la masturbación es traumática. Es un tema para hablar largo y tendido pero yo creo Rubén que en el corazón del hombre y de la mujer de buena voluntad está inscrito que el sexo es para el amor a la persona a la que quieres entregarte de por vida... ese proyecto sin embargo hay que cuidarlo también de por vida, para que no se corrompa.Los que viven lo que en católico llamamos castidad acostumbran a ser hombres y mujeres de una pieza, de los que uno se puede fiar.Hay pocos Rubén, pero vivirla y querer y luchar por vivirla es lo mismo, aunque se caiga por debilidad. El sexo es hermoso, tanto, que hay que guardarlo en paño doblado para la persona adecuada.
9/09/13 7:20 PM
Comentario de Pepito
Ruben:

Yo no me extrañaría tanto de que el 90% de la población mundial sea inmadura, al menos con inmadurez moral o falta de amor verdadero.

Creo que si el 90% de la población mundial fuese verdaderamente madura moralmente, es decir, nos amásemos verdaderamente unos a otros, el mundo no estaría como de hecho está, hecho unos zorros.

A las pruebas me remito de lo mal que está el mundo, principalmente por madurez moral, es decir, por falta de verdadero amor a Dios y al prójimo.
10/09/13 12:42 PM
Comentario de Eduardo Jariod
La masturbación no es tanto fuente o causa como consecuencia. La masturbación es puerto de llegada, no punto de partida que provoca la inmadurez. Si quiere, se puede considerar un síntoma, nunca una etiología.

Usted señala unas cuantas motivaciones que la provocan; hay infinidad de ellas más (no es cuestión aquí de enumerarlas de forma exhaustiva). Y atendiendo a ellas, ¿todas tienen la misma responsabilidad moral? No. ¿El acto masturbatorio en sí transgrede el orden natural de la sexualidad? Sin duda, y desde este punto de vista es, en efecto, pecado grave. Pero para considerar la gravedad moral de un acto, como usted conocerá, hay que determinar las circunstancias en las cuales se produce, como así señala con acierto el propio Catecismo. La gravedad de un acto no puede depender en exclusiva de la naturaleza desordenada del mismo. Si las circunstancias sobrevenidas (y en cuanto tal escapan a la responsabilidad de la persona) que rodean una vida son asimismo desordenadas, es normal pensar que producirán efectos que generen desorden. Exactamente esto es lo que sucede en la realidad.

En este ámbito, los confesores han de tener exquisito cuidado en valorar estas circunstancias para calificar la gravedad de todo acto pecaminoso. Quedarse con cosas como la cantidad, el cómo, el cuándo, etc., aparte de poder ser extraordinariamente impertinentes, no conducen a determinar la naturaleza moral del acto.
10/09/13 6:35 PM
Comentario de Jordi Picazo
EDUARDO

Suscribo lo que dices, ya de seguro que el buen confesor lo hace. hay muchos atenuantes a la responsabilidad moral del pecador pero el pecado material sigue siendo pecado, como tu sabes y en ningún momento has negado.

PEPITO Y RUBEN

Desgraciadamente no debemos hablar del 90% pues un gran porcentaje, seguramente más del 35%, seguro que no es exacto, son víctimas de la mala distribución de las riquezas. Hablamos de los hijos del consumismo. Muchos son deborados a costa de nuestro bienestar. El mundo está mal, pero se puede arreglar. Es cuestión de líderes morales. Gandhi, Teresa de Calcuta, Iñigo de Loyola, Juan Bosco, Martin LK, Lincoln, e innumerables otros... Cristo, tú, y yo.
10/09/13 9:46 PM
Comentario de Hortensia Pithod
El artículo, excelente. Algunos comentarios indican cómo ha prendido el trabajo que desde el 60 se viene haciendo para que la gente separe la sexualidad de cualquier ordenamiento y sólo se relacione con el placer. Si respecto al instinto de la conservación de la vida alguien se atreviera a aplicar dicha regla a la alimentación, todos nos recodarían que debemos comer para tener salud y no por el deleite que nos dan algunos alimentos. En la persona humana, cuerpo y espíritu, el sexo sirve de cauce al espíritu para llegar a la unión total de las personas. Lo dice de un modo perfecto el Génesis: y dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer y vendrán a ser una sola carne. Y agregó Jesús: que no separe el hombre lo que Dios ha unido.
Qué antinatural aparecen los desórdenes sexuales ante esta finalidad humana de la sexualidad!
11/09/13 12:17 AM
Comentario de Lector
"Te diré un argumento de porqué la masturbación es peor que la fornicación: de ésta puede surgir una vida [...] un amor [...] Con la posibilidad, en ciertos casos, de que la relación pueda llegar a regularizarse ante Dios".
(Ricardo de Argentina)

¿Ha terminado ya la novela? Pues ahora llega el telediario:
-El Nuevo Testamento (Jesús, San Pablo...) es infinitamente más duro con fornicarios y adúlteros (fornicar es simplemente hacerlo fuera del matrimonio) que con impuros solitarios.
-De la fornicación proceden casi todos los abortos que hay (y ninguno del pecado de masturbación obviamente).
-La fornicación corrompe generalmente a más de uno, o sea, procede en muchos casos de la seducción, el escándalo o el estupro.
-La fornicación crea además un horrible submundo poli-delictivo y esclavizador como es el de la prostitución y el proxenetismo, ahora reforzado por la droga y siempre por el alcohol y la perversión extrema.
-La fornicación --y no el onanismo, que casi sólo produce compasión-- está detrás de millones de familias destrozadas, mujeres vapuleadas o muertas, venganzas, abandono inconsolable del cónyuge traicionado que aboca a suicidios, hijos pequeños escandalizados y dejados a su suerte...
Parece mentira que se haya difuminado tanto el sentido común y el del término medio entre muchos católicos, señor Ricardo.
11/09/13 10:40 AM
Comentario de Antonio
Quierase o no, acá entra en juego también la sensibilidad. Una persona delicada no tiene dificultad para "sentir" que la no-masturbación es mejor que la masturbación. Los que la aprueban: Le enseñariais a vuestros hijos que pueden hacerlo y no pasa nada?

Por otra parte, con la escoria de moralidad que nos ponen delante de las narices todos los días los telediarios, masturbarse parece una inocentada; pero, poniendo el listón alto (a dondde sólo se puede llegar con la gracia de Dios), la masturbación no tiene lugar. Esto se viene defendiendo desde siempre, pero en esta época, teórica o prácticamente, esta tesis cuenta con numerosos detractores, que parecen no conocer la doctrina sobre la gracia (y también psicología clásica)

Por último, pienso que se necesita distinguir entre una masturbación ocasional y una habitual, así como entre una plena y concientemente querida, y una que no goza del uso pleno de la voluntad y la razón; así las cosas cambian. De cara a la gracia perdida, está claro que cuando hay plena voluntariedad y conciencia, se peca, de lo contrario no. Por lo cual, uno que conciente en el pecado, no es inocente.

En cuanto a lo psicológico, un masturbador: a la vez que demuestra escición interior, se expone a perder el control de sí mismo y verse esclavizado por una conducta desordenada en sí, que tendencialmente tiende a conducir a dejar de mirar los otros como necesarios para su autorrealización.
12/09/13 12:24 AM
Comentario de carlos
Muy buenos los comentarios a Mila de José Luis,Jordi y Pepito.No tengas verguenza,en esa persona que a lo mejor no see lo cree,por crisis de Fé,ESTA NUESTRO SEÑOR,no lo tomes como un complejo de culpa,la Sangre Santisisma de EL,personalmente,te perdona,y te da fuerza.Vela por la Castidad,soy casado,me gustan todas,por eso miro unicamente a mi Mujer.Se muy devota de la Santisima Virgen Maria.No mires imágenes que te pueden estimular,escuchar chistes verdes,quieren nuestra caida,detrás de todo esto está el demonio.Unete al SEÑOR,trata de conocerlo,haz vida de Sagrario,examén de conciencia,y te vas a acercar a la FELICIDAD verdadera al CONOCIMIENTO de Nuestro Señor Jesucristo,de su Iglesia.Sin El no existe AMOR.A Cristo por María con el Papa.
12/09/13 2:49 AM
Comentario de Roberto
Pues este tema es bastante espinoso,como casi todos los que tienen que ver con la moral sexual, evidentemente la masturbación no es la actitud ideal para vivir una vida sexual, pero ya me direís como viven su sexualidad las personas que sin tener vocación al celibato se quedan solteras por las causas que sean sin quererlo; noviazgos que no cuajan, falta de habilidades sociales, alguna enfermedad o discapacidad, no ser agraciado físicamente, rechazo del otro sexo, problemas laborales o económicos, y un largo etc.
Insisto que no es la actitud ideal, lo ideal es que todo el mundo viviéramos una castidad angélica y purísima desde una espiritualidad sólida y sin fisuras, pero no todo el mundo es así. También evita transmisiones venéreas, embarazos no deseados, relaciones inconvenientes, fomento de la prostitución.....insisto, con esto no justifico de ninguna manera que sea algo bueno, pero puede ser un mal menor. También habrá que ver casos y casos, si hay hábito, la edad, el desarrollo psico afectivo de la persona, etc. Cuidado con condenar sin tener en cuenta estos factores.
12/09/13 10:16 AM
Respecto al comentario de Carlos; es verdad que podría parecer que la masturbación podría ser un mal menor, pensando sobre todo en personas que en vez del autoerotismo se expondrían a las relaciones genitales y todos los efectos colaterales que ésta puede conllevar.

Pero creo que se olvida algo: Una persona con debilidad, fuera de la media, por el placer sexual, no se detiene en las mismas prácticas y su correlativa frecuencia: para alcanzar el mismo nivel de placer siempre se requieren actividades más estimulantes. Por tanto, pensar que la masturbación es una actividad sustitutiva, una opción digamos, del sexo arriesgado no es del todo correcto, pues el masturbador habitual siempre buscará una nueva experiencia que le dé el placer que le daba la masturbación en el inicio.

Entonces, modestamente opino que pensar que la masturbación sea una opción para evitar los riesgos del así llamado sexo seguro es un error: Para alcanzar los mismos niveles de placer, el cuerpo siempre pide nuevas experiencias. En realidad, está menos expuesta a los peligros del sexo una persona que no se masturba, que una que lo hace habitualmente. Hay una explicación científica al respecto, que tiene que ver con la liberación de la dopamina, pero no es mi campo ni soy capaz de darla.
12/09/13 2:54 PM
Respecto al comentario de Roberto; es verdad que podría parecer que la masturbación podría ser un mal menor, pensando sobre todo en personas que en vez del autoerotismo se expondrían a las relaciones genitales y todos los efectos colaterales que ésta puede conllevar.

Pero creo que se olvida algo: Una persona con debilidad, fuera de la media, por el placer sexual, no se detiene en las mismas prácticas y su correlativa frecuencia: para alcanzar el mismo nivel de placer siempre se requieren actividades más estimulantes. Por tanto, pensar que la masturbación es una actividad sustitutiva, una opción digamos, del sexo arriesgado no es del todo correcto, pues el masturbador habitual siempre buscará una nueva experiencia que le dé el placer que le daba la masturbación en el inicio.

Entonces, modestamente opino que pensar que la masturbación sea una opción para evitar los riesgos del así llamado sexo seguro es un error: Para alcanzar los mismos niveles de placer, el cuerpo siempre pide nuevas experiencias. En realidad, está menos expuesta a los peligros del sexo una persona que no se masturba, que una que lo hace habitualmente. Hay una explicación científica al respecto, que tiene que ver con la liberación de la dopamina, pero no es mi campo ni soy capaz de darla.
12/09/13 3:01 PM
Respecto al comentario de Roberto; es verdad que podría parecer que la masturbación podría ser un mal menor, pensando sobre todo en personas que en vez del autoerotismo se expondrían a las relaciones genitales y todos los efectos colaterales que ésta puede conllevar.

Pero creo que se olvida algo: Una persona con debilidad, fuera de la media, por el placer sexual, no se detiene en las mismas prácticas y su correlativa frecuencia: para alcanzar el mismo nivel de placer siempre se requieren actividades más estimulantes. Por tanto, pensar que la masturbación es una actividad sustitutiva, una opción digamos, del sexo arriesgado no es del todo correcto, pues el masturbador habitual siempre buscará una nueva experiencia que le dé el placer que le daba la masturbación en el inicio.

Entonces, modestamente opino que pensar que la masturbación sea una opción para evitar los riesgos del así llamado sexo seguro es un error: Para alcanzar los mismos niveles de placer, el cuerpo siempre pide nuevas experiencias. En realidad, está menos expuesta a los peligros del sexo una persona que no se masturba, que una que lo hace habitualmente. Hay una explicación científica al respecto, que tiene que ver con la liberación de la dopamina, pero no es mi campo ni soy capaz de darla.
12/09/13 3:58 PM

Dejar un comentario


Tu dirección email NO será mostrada en este sitio.
  • Los comentarios están limitados a 1.500 caracteres. Faltan caracteres.
  • No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.
  • Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

Los comentarios aparecerán tras una validación manual previa, lo que puede demorar su aparición.

Conferencias de espiritualidad

(141) Vida nueva Utopía evangélica 2

por José María Iraburu


Liturgia de las Horas

  • lecturas del tiempo del Año
  • lecturas del Santoral

Opinión

Mons. Fernando Arêas Rifan

Nos han precedido, por Mons. Fernando Arêas Rifan

Pedro Trevijano Etcheverria

La libertad como ideal humano, por Pedro Trevijano Etcheverria

Santiago Martín

Benedicto enseña de nuevo, por Santiago Martín

Ver todos los artículos►



Suscríbete al boletín gratuito de InfoCatólica

Todos los días en tu buzón de correo

Librería Balmes

C. S. Lewis y la Iglesia católica Cuando todos se van, ellos se quedan

Sugerencias de libros

.

Patrocinios
Fundación Gratis date Traducciones técnicas
Radio María Magnificat.tv
Quiénes somos | Contacta con nosotros | Política de Cookies | Aviso Legal y Condiciones de Uso