Rusia y el derecho de los niños

Todo Estado está obligado a proteger a sus administrados de estas políticas de todos nosotros conocidas de los lobbies gays.

30/08/13 8:44 PM | Imprimir | Enviar

Crear opinión implica compromiso y compromiso en muchas ocasiones supone ir contracorriente. Juan Pablo II y los Papas que lo han sucedido, incluido Francisco –en la última encíclica, iniciada por Benedicto XVI, que él ha hecho suya– nos exige a los católicos comprometernos en la vida pública. Este compromiso pasa por traer a la sociedad la verdad aunque ello implique contradicción y enfrentamiento, aunque suponga ser «Bandera Discutida» y la única verdad que no admite interpretación es la basada en el orden moral objetivo y natural. Así el no matarás, no robarás, son verdades absolutas al margen de Credo o ideología, como lo son preservar el orden natural de la creación, defendiendo la vida desde su concepción hasta la muerte natural, es decir, evitando que una madre mate a su hijo y un hijo a su padre, o el matrimonio entre hombre y mujer abierto a la procreación libre y responsable como algo que contribuye al bien común, o denunciando que el Estado secuestre a los padres el derecho a educar moralmente a sus hijos.

Este compromiso con la verdad me obliga a manifestarme a favor de las tan criticadas leyes que Rusia, Ucrania y Moldavia han promovido sobre «La protección a los niños de información dañina a su salud y desarrollo», que al igual que les informa sobre el efecto nocivo y prohíbe la droga o el alcohol, prohíbe igualmente que exista propaganda que fomente las relaciones sexuales entre personas del mismo sexo y que se manipule la educación de los menores con políticas de «orientación sexual» o de «identidad o ideología de género», términos a través de los cuales se inocula en la inocente e inmadura moral de los niños las prácticas homosexuales, de contraconcepción y abortivas.

Todo Estado está obligado a proteger a sus administrados de estas políticas de todos nosotros conocidas de los lobbies gays, que apoyados por los políticos afines de UPyD, PSOE e IU y amparados en la tibieza –cuando no partidarios– de los políticos del PP, poco a poco están consiguiendo que nuestra juventud las asuma y haga suyas, incorporándolas a su vida como si de algo natural se tratara. Esta es la mayor perversión del sistema, privar a los padres del derecho a educar a sus hijos, atribuyéndose el Estado o determinados grupos de presión ese derecho. En consecuencia toda ley que tenga por objeto proteger a nuestros niños y jóvenes de estas prácticas contra la moral objetiva y el orden natural serán bienvenidas y más que eso, deseadas.

Por último nada tiene que ver mi apoyo a estas leyes justas con la violencia practicada contra los homosexuales, de todo punto condenable, ahora bien, tan condenable es violentar físicamente a una persona como hacerlo moralmente a unos niños y por ende a una sociedad.

 

Rafael López-Diéguez

Publicado originalmente en Intereconomía

17 comentarios

Comentario de Mariano
Un acertado artículo de Rafael López-Diéguez, político que admiro por su claridad y sinceridad.
30/08/13 11:23 PM
Muy bien Rafael López-Diéguez, creo que merece la pena que los católicos apoyemos a AES. Este hombre siempre es valiente y da la cara por nuestros principios.
30/08/13 11:26 PM
Comentario de Pepito
Muy bien por D. Rafael López-Dieguez. Este político es un vivo ejemplo de lo que un católico coherente desea en política. !Que le imiten los del PP si quieren mi voto y el voto de otros muchos católicos¡

Pero desgraciadamente al PP le interesa más llegar al Palacio de la Moncloa que hacer una política verdaderamente acorde con los valores innegociables católicos.

El PP hace la pequeña política cortoplacista que no vacila amoldarse a los deseos del pueblo, aunque sean inmorales e injustos, con tal de llegar al poder, antes de hacer la Gran Política con amplia visión de Estado que señala al pueblo sus miserias morales y graves injusticias, por impopular que ello sea.

Por muchos votos que se consigan amoldándose a lo que quiere la mayoría de la gente, jamás se conseguirá el bien común si el político, a cambio de congraciarse con la mayoría popular, consiente desde el poder grandes injusticias, como matar niños inocentes en el vientre materno, matrimonios homosexuales y divorcios exprés, entre otras.

La Gran Política requiere ante todo ser respetuoso con la moral objetiva expresada en los preceptos de la Ley natural.
31/08/13 4:22 AM
Comentario de Luis Moreno
Valiente Rafael, siempre defendiendo la Verdad. Los católicos, desde luego, tenemos muchas esperanzas puestas en Alternativa Española.
31/08/13 8:52 AM
Muy bien, demasiados están identificados con ser "occidentales". Eso no tiene nada que ver, si eres de una parte o de otra, lo que importa es la verdad.
31/08/13 10:29 AM
Se hace imprescindible algo de sentido común en la sociedad y en las leyes españolas o de lo contrario deberemos afrontar situaciones en el futuro que harán palidecer a la crisis actual. Mal vamos cuando resulta llamativo, novedoso e incluso transgresor, decir que la ley debe impedir que dos personas del mismo sexo puedan adoptar niños o que se debe preservar a la infancia de contemplar escenas que puedan pervertirlos o influir negativamente en su formación.
Animo Rafael López Diéguez, su opción política es imprescindible por sensata en los planteamientos y rotunda en los Principios.
31/08/13 11:15 AM
Comentario de Javier López
Me uno a Rafael López-Diéguez en su valiente apoyo a esas leyes de la Europa del Este que intentan preservar a las generaciones futuras de la corrupción moral propugnada por el activismo sodomita. Don Rafael y AES son una referencia ineludible para los católicos españoles en el momento actual, con independencia de las lógicas y sanas discrepancias que con ellos se puedan tener en cuestiones accidentales.

En todo caso, y viendo el poder crecientemente tiránico del llamado "lobby gay" en el mundo occidental, parece que las gentes sensatas de Rusia han optado por seguir la consigna de Churchill, precisamente con ocasión de la revolución bolchevique en dicho país, hace ya casi cien años: estrangular al monstruo en la cuna. Esperemos que en esta ocasión lo consigan.
31/08/13 4:47 PM
Comentario de Juan Mariner
Los dirigentes de Rusia y su entorno no acuden a las reuniones del Club Bilderberg y otras hierbas...
1/09/13 2:41 PM
Magnífico artículo de D. Rafael López-Diéguez. Doy gracias a Dios por la firmeza de Rusia a la hora de defender a sus niños y jóvenes frente a las mentiras del Nuevo Orden Mundial, en materia de moral sexual. Unas mentiras a las cuales muy pocos políticos españoles se atreven a enfrentarse de verdad; y tales políticos, desde luego, no militan en ninguno de los partidos del arco parlamentario, que son cómplices de ese Nuevo Orden Mundial anticristiano.
1/09/13 11:02 PM
Comentario de victor somo
Muy bien por don Rafael ya sabemos cual es la opcion de voto para los catolicos de voto y de militancia politica
2/09/13 8:38 AM
Comentario de Juan, Argentina
Hay que cambiar el discurso para el futuro. No se debe hablar más de "lobby gay" u "homosexualismo político" ya que eso dar pié al uso del neologismo "homófobo" cual si se tratara de una dialéctica exclusiva entre moral cristiana y el homosexual, reduccionismo que beneficia a estos ideólgos. Así como el marxisimo o comunismo, por ejem., surgió bajo el paraguas de los derechos de la clase proletaria, e iba mucho más allá de ello, hoy la ideología de género se apaña en los derechos de los homosexuales como excusa. Hay que hablar de ideología, quizás llamándolo "generismo" o similar, abarcando en esa denominación tanto la educación sexual que pretenden, como el aborto indiscriminado, la liberalizáción de las drogas, el matrimonio igualitario, etc, que aparecen ante la opinión pùblica como hechos distintos sin relacionarlos. Caso contrario caemos siempre en la "homofobia", que a nada conduce.
2/09/13 5:43 PM
Comentario de Juan, Argentina
Hay que cambiar el discurso para el futuro. No se debe hablar más de "lobby gay" u "homosexualismo político" ya que eso dar pié al uso del neologismo "homófobo" cual si se tratara de una dialéctica exclusiva entre moral cristiana y el homosexual, reduccionismo que beneficia a estos ideólgos. Así como el marxisimo o comunismo, por ejem., surgió bajo el paraguas de los derechos de la clase proletaria, e iba mucho más allá de ello, hoy la ideología de género se apaña en los derechos de los homosexuales como excusa. Hay que hablar de ideología, quizás llamándolo "generismo" o similar, abarcando en esa denominación tanto la educación sexual que pretenden, como el aborto indiscriminado, la liberalizáción de las drogas, el matrimonio igualitario, etc, que aparecen ante la opinión pùblica como hechos distintos sin relacionarlos. Caso contrario caemos siempre en la "homofobia", que a nada conduce.
2/09/13 8:19 PM
Comentario de Ignatius
El señor López Diéguez condena la violencia contra los homosexuales pero de inmediato introduce la adversativa ("pero" "ahora bien") ofreciendo un paraguas argumental a los radicales rusos que agreden homosexuales y se jactan de ello, colgando sus hazañas impunemente en internet. Esta impostada compunción no nos es desconocida. En España la sufrimos bien durante la barbarie terrorista ("bueno, algo habrán hecho"). El autor queda perfectamente retratado y su baja estofa moral, también.
2/09/13 9:36 PM
Comentario de Luis Fernando
Ese "pero" no es ningún paraguas que justifique la violencia. Simplemente introduce el hecho de que tan condenable es la violencia física como la depravación de la mente de los más pequeños.

Lo que ocurre es que a los lacayos del lobby gay les mosquea que alguien diga las cosas tan claras.
2/09/13 11:04 PM
De acuerdo con usted Luis Fernando, en cuanto alguien habla claro, siempre algunos se ponen nerviosos.
3/09/13 8:54 AM
Qué miserable comentario, Ignatius. Es usted el que ha quedado retratado con ese comentario y es usted el que tiene una estofa moral ínfima.

Rafael López-Diéguez es un santo varón. Pero ya se sabe que "calumnia, que algo queda", ¿No, Ignatius?

De auténtica vergüenza, vamos.
5/09/13 11:09 PM
Comentario de Joseph
En vez de Ignatius debería llamarse "Ignoto", que cuadra más con su comentario: no sabe de qué habla.

Total apoyo al señor López-Diéguez, que ha dicho lo que tenía que decir, y lo que otros temen. La dictadura de los homosexuales ("invertidos", se les venía llamando desde hace siglos)es una apisonadora: no permite a nadie discrepar de lo que ellos pretenden ¡olé la "libertad"!
6/09/13 1:37 PM

Dejar un comentario


Tu dirección email NO será mostrada en este sitio.
  • Los comentarios están limitados a 1.500 caracteres. Faltan caracteres.
  • No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.
  • Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

Los comentarios aparecerán tras una validación manual previa, lo que puede demorar su aparición.

Suscríbete al boletín gratuito de InfoCatólica

Todos los días en tu buzón de correo

Conferencias de espiritualidad

(134) Reino y mundo ss. XIX-XX-Liberalismo-II 21

por José María Iraburu


Liturgia de las Horas

  • lecturas del tiempo del Año
  • lecturas del Santoral


Sugerencias de libros

.



Librería Balmes

Aborto cero Reflexiones trabajo hogar

Patrocinios
Fundación Gratis date Traducciones técnicas
Radio María Magnificat.tv
Quiénes somos | Contacta con nosotros | Política de Cookies | Aviso Legal y Condiciones de Uso