La existencia cristiana: fe, esperanza, caridad

La fe, la esperanza y la caridad están una en la otra, interpenetradas, en cuanto participación de las energías –del conocimiento, del amor y de la acción– del mismo Cristo en los cristianos.

19/08/13 10:58 AM | Imprimir | Enviar

Ramiro Pellitero

Ramiro Pellitero

Sacerdote, Profesor de Teología pastoral, Universidad de Navarra

Otros artículos del autor:

Ver más artículos del autor

Todo parece indicar que Benedicto XVI había proyectado una trilogía de encíclicassobre las virtudes teologales: la fe, la esperanza (cf. «Spe salvi», 2007) y la caridad (cf. «Deus caritas est», 2005). La Providencia ha querido que la tercera de estas encíclicas,Lumen fidei, apareciera, con la colaboración del Papa alemán, ahora emérito, dentro del Año de la Fe y en el pontificado de su sucesor, el Papa Francisco.

Desde la introducción explica la relación entre esas tres virtudes con referencia al plan salvífico de Dios uno y trino:

Las tres virtudes están nuclearmente en el plan salvífico de Dios

 «En la fe, don de Dios, virtud sobrenatural infusa por él, reconocemos que se nos ha dado un gran Amor, que se nos ha dirigido una Palabra buena, y que, si acogemos esta Palabra, que es Jesucristo, Palabra encarnada, el Espíritu Santo nos transforma, ilumina nuestro camino hacia el futuro, y da alas a nuestra esperanza para recorrerlo con alegría». Por ello, continúa, «fe, esperanza y caridad, en admirable urdimbre, constituyen el dinamismo de la existencia cristiana hacia la comunión plena con Dios» (n. 7). Fe, esperanza y caridad son como energías íntimamente conectadas (como si estuvieran una en otra) para el camino de la vida cristiana: como la luz, las alas y el amor que, conjuntamente, nos llevan a Dios y a los demás.

Las tres virtudes se revelan en la historia de la salvación

 Ya en el capítulo primero, el más bíblico, se vuelve sobre la esperanza a propósito de la fe de Abrahán: «Es verdad que, en cuanto respuesta a una Palabra que la precede, la fe de Abrahán será siempre un acto de memoria. Sin embargo, esta memoria no se queda en el pasado, sino que, siendo memoria de una promesa, es capaz de abrir al futuro, de iluminar los pasos a lo largo del camino. De este modo, la fe, en cuanto memoria del futuro, memoria futuri, está estrechamente ligada con la esperanza» (n. 9).

 La unidad de fondo entre fe, esperanza y amor se redescubre más adelante, al pasar de la vocación personal de Abrahán a la Alianza con Israel, y con ello a su propia misión y destino. Es el conocimiento o la verdad del amor de Dios por su pueblo y, a través de ese pueblo, por toda la humanidad y el mundo creado: «Mediante la experiencia de los profetas, en el sufrimiento del exilio y en la esperanza de un regreso definitivo a la ciudad santa, Israel ha intuido que esta verdad de Dios se extendía más allá de la propia historia, para abarcar toda la historia del mundo, ya desde la creación» (n. 28).

Las tres virtudes nos capacitan para compartir la vida de Dios

 Las tres virtudes nos capacitan para compartir la vida de Dios en nuestra vida, personal y social. «Precisamente por su conexión con el amor –se dice luego– la luz de la fe se pone al servicio concreto de la justicia, del derecho y de la paz». A partir de su encuentro con Dios, el creyente se integra en el dinamismo del amor de Dios y avanza hacia la plenitud del amor viviendo con él las relaciones humanas y los afanes concretos de su vida en el mundo (cf. n. 51). Esta capacidad transformadora de la fe, es la que hace a esta virtud ser un «bien común», un bien para todos que «nos ayuda a edificar nuestras sociedades, para que avancen hacia el futuro con esperanza» (Ibid).

Especialmente la familia y también los jóvenes

 Esto se descubre especialmente en la familia y lo han podido descubrir en concreto los jóvenes en las Jornadas Mundiales de la Juventud (como la que acabamos de celebrar).

 La familia se funda en el matrimonio, pues «prometer un amor para siempre es posible cuando se descubre un plan que sobrepasa los propios proyectos, que nos sostiene y nos permite entregar totalmente nuestro futuro a la persona amada»; lo mismo que los hijos son vistos como colaboración con Dios creador y fruto de su confianza en la generación de una nueva persona (cf. n. 52). Apoyados en la fe, los jóvenes manifiestan un compromiso sólido y generoso y la aspiración a una vida más grande (cf. n. 53).

 Y es que «el encuentro con Cristo, el dejarse aferrar y guiar por su amor, amplía el horizonte de la existencia, le da una esperanza sólida que no defrauda» (n. 53).

 En definitiva, «la fe no es un refugio para gente pusilánime, sino que ensancha la vida. Hace descubrir una gran llamada, la vocación al amor, y asegura que este amor es digno de fe, que vale la pena ponerse en sus manos, porque está fundado en la fidelidad de Dios, más fuerte que todas nuestras debilidades». Así reaparecen la luz y las alas, el impulso del amor, es decir, la profunda relación entre las tres virtudes, vista a la vez desde cada una de ellas) (n. 53).

Una ayuda para llevar el sufrimiento confiando en Dios

 También desde la experiencia del sufrimiento puede descubrirse que el servicio de la fe al bien común es un servicio de esperanza. Así acontece cuando confiamos en el amor de Cristo crucificado y resucitado. Y esa confianza nos dispone a vivir el amor a través de la preocupación por los demás: «El dinamismo de fe, esperanza y caridad (cf. 1 Ts 1,3; 1 Co 13,13) nos permite así integrar las preocupaciones de todos los hombres en nuestro camino hacia aquella ciudad ‘cuyo arquitecto y constructor iba a ser Dios’ (Hb 11,10), porque ‘la esperanza no defrauda’ (Rm 5,5)» (Lumen fidei, n. 57).

 Y de esta manera «en unidad con la fe y la caridad, la esperanza nos proyecta hacia un futuro cierto», lejos de los ídolos y con impulso nuevo para vivir cada día. Por tanto –propone el Papa Francisco– «no nos dejemos robar la esperanza» por los ídolos, las propuestas y las soluciones inmediatas, que solo sirven para hoy. Esas respuestas reducen el tiempo al espacio, que nos «cristaliza» en tres dimensiones y nos impide caminar hacia el futuro con esperanza (cf. Ibid).

* * *

Un cántico nuevo: la vida cristiana como ofrenda y servicio

En la misa de clausura de la Jornada Mundial de la Juventud en Río de Janeiro, dijo el Papa Francisco, a propósito del salmo 95, «Cantad al Señor un cántico nuevo», que ese cántico nuevo no son palabras, no es una melodía, sino el canto de la vida: «Es dejar que nuestra vida se identifique con la de Jesús, es tener sus sentimientos, sus pensamientos, sus acciones. Y la vida de Jesús es una vida para los demás. Es una vida de servicio» (Homilía en Copacabana, 28-VII-2013)

 En esto consisten la fe (compartir los pensamientos y la «visión» de la realidad que tiene Jesús), la esperanza (compartir sus acciones) y la caridad (compartir sus sentimientos). Así la vida compartida en unidad con Cristo se transforma en un canto de alabanza y ofrenda a Dios y de servicio a los demás.

Y sólo viviéndolo así, se transmite el mensaje cristiano. Esto es lo que hace posible que la vida ordinaria pueda tener una trascendencia eterna; que podamos «redimir el tiempo».

 Con estas palabras concluye Gustave Thibon su libro «Nuestra mirada ciega ante la luz» (Madrid, 1973): «La máxima nobleza del hombre y el único camino de salvación radican en este rescate del tiempo por la belleza, la oración y el amor. Sin esto, nuestros deseos, nuestras pasiones y todos nuestros actos se reducen a pura vanidad, son remolinos del tiempo que el tiempo se lleva. Todo lo que no es encuentro con la eternidad es tiempo perdido».

Tres hermanas totalmente compenetradas

 Y en el «pórtico del Misterio de la segunda virtud», Charles Péguy, en 1911, compara la fe, la esperanza y el amor a tres hermanas que van de la mano. La esperanza, más pequeña, va en medio, casi pasa inadvertida –de ella se habla poco– al lado de sus hermanas tan bellas y resplandecientes. Pero en realidad es ella quien las sostiene y las hace avanzar; y sin ella perderían su impulso y su fuerza.

La fe, la esperanza y la caridad están una en la otra, interpenetradas, en cuanto participación de las energías –del conocimiento, del amor y de la acción– del mismo Cristo en los cristianos.

 

P. Ramiro Pellitero, sacerdote. Capellán y profesor en la Universidad de Navarra.

Publicado originalmente en Iglesia y Nueva Evangelización

4 comentarios

Comentario de miguel
GRACIAS, por esta relacion tan espiritual
23/08/13 12:53 AM
Comentario de Samwise
Pregunta:
¿Es la fe, la esperanza y el amor durar más allá de la muerte? ¿Los santos tienen esperanza en el cielo, por ejemplo?
www.juanpablodostribute.blogspot.com
27/08/13 7:10 PM
Comentario de pascual
.Está muy bien esta página, ojalá la leyeran mucha gente, pero hay mucha gente que no entran en paginas religiosas, yo entro en muchas, y las descargo y luego las grabo y se las doy a mucha gente y sacerdotes para que las vean. Porque muchos no saben la cantidad de mentiras y leyendas negras que hay en Internet contra la iglesia y del general Franco cuando él nos libró de la muerte por la inquisición que crearon otros. También entro en páginas donde quieren seguir asesinando a niños antes de nacer y nacidos. La iglesia hoy necesita un cántico nuevo, yo toco en algunas iglesia donde me dejan toca el órgano, luego vienen algunas enteradas de otra parroquia que no me dejan tocar allí tirándome en cara que yo voy a un ritmo muy rápido o el canto no es igual y les digo claro que no porque yo voy a un ritmo para alegrar el corazón y levantar el espíritu no para dormir. Y cuando en alguna iglesias hay niños les toco y canto CRISTO AMA A NIÑOS COMO TU TU TU, CRISTO AMA NIÑOS COMO TU TU TU A NIÑOS COMO TU EL LOS ABRAZÓ. CRISTO AMA A NIÑOS COMO TU TU TU.Y MUCHA MÁS LAS PUEDEN ENCONTRAR EN INTERNET. Ponen Cristo ama a niños como yo yo yo. En Algunas iglesias cuando no voy me echan en falta y como yo voy a las que me dejan tocar y cantar. Donde encuentro un sacerdote yo le digo un bendito. a también la canción bendito bendito bendito sea Dios los Ángeles cantan y alaban a Dios. Por el amor al hombre moriste en una cruz y al cáliz bajaste por nuestra salud. Son canciones muy alegres. Q
29/08/13 11:20 PM
Comentario de pascual
El reverendo Ramiro me da que es un bendito que le gustan las misas alegres,donde no hay cantos ni música, les llamo misas a secas las encontré en Internet.las pueden buscar que allí explica lo que son.Busquen la canción. bendito bendito bendito sea Dios los ángeles cantas y alaban a Dios. Yo creo Jesús mio que estas en el altar oculto en la hostia te vengo adorar. Por el amor al hombre moriste en una cruz, y al cáliz bajaste por nuestra salud. No se si ustedes la saben en mis parroquias no la saben y yo se las canto y mucha gente les gustan aunque otras me dicen que yo voy muy rápido que yo no canto como en su parroquia y les digo una folia de lanzarote no tienen el mismo ritmo que las de fuerteventura. Bueno que Dios les bendigan.
30/08/13 3:38 PM

Dejar un comentario


Tu dirección email NO será mostrada en este sitio.
  • Los comentarios están limitados a 1.500 caracteres. Faltan caracteres.
  • No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.
  • Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

Los comentarios aparecerán tras una validación manual previa, lo que puede demorar su aparición.

Conferencias de espiritualidad

(137) Reino y mundo Vaticano II 24

por José María Iraburu


Liturgia de las Horas

  • lecturas del tiempo del Año
  • lecturas del Santoral

Suscríbete al boletín gratuito de InfoCatólica

Todos los días en tu buzón de correo

Opinión

Monseñor José Ignacio Munilla

Voz de los sin voz, por Monseñor José Ignacio Munilla

Pedro Trevijano Etcheverria

Aborto y vida, por Pedro Trevijano Etcheverria

Monseñor Juan Antonio Reig Pla

Llamar a las cosas por su nombre, por Monseñor Juan Antonio Reig Pla

Ver todos los artículos►

Librería Balmes

Alvaro del Portillo Pablo VI



Sugerencias de libros

.


Patrocinios
Fundación Gratis date Traducciones técnicas
Radio María Magnificat.tv
Quiénes somos | Contacta con nosotros | Política de Cookies | Aviso Legal y Condiciones de Uso